L’Ajuntament de Santa Maria retira la franquista “Cruz de los Caídos”…

abril 13, 2009

Retirada de la Cruz a los Caídos en Sta. María del Camí (Mallorca)

Retirada de la Cruz a los Caídos en Sta. María del Camí (Mallorca)

J. F. S. INCA. El ayuntamiento de Santa Maria ha iniciado la retirada de la Cruz de los Caídos, un monumento de carácter fascista que fue levantado para honrar a los muertos del bando vencedor en la Guerra Civil española.
En un pleno celebrado hace dos semanas, la institución local aprobó de forma provisional el catálogo de bienes patrimoniales del casco urbano de Santa Maria. La misma sesión dio el vistobueno a la descatalogación de la Cruz de los Caídos, que será trasladada al cementerio municipal una vez sea aprobado el catálogo de forma definitiva

Fuente: Diario de Mallorca


NOTA AGENDA: Los pueblos de Binissalem, Pollensa, Santa María, Manacor y Sant Llorenç del Cardessar (Mallorca) recuerda a las víctimas de la guerra y la represión franquista…

abril 13, 2009

cartell-bn

abrilrepublica1

manacor

sta-maria

El cartel de Sant Llorenç des Cardessar no se ha podido cargar por problemas técnicos.

Actividades en Mallorca: en varios  pueblos de la isla mayor de las Baleares  se recordarán en distintos actos, a las víctimas de la Guerra Civil y la represión, demandando verdad y justicia tal y como viene siendo habitual en las concentraciones de los grupos memorialistas; así como también durante el aniversario de la proclamación de la Segunda República se celebrarán distintos actos que recordarán el papel jugado por la Iglesia y otros estamentos, así como el recuerdo a los republicanos con recorridos históricos, charlas, concentraciones, etc.

La isla de Mallorca despierta y activa el recuerdo de la República a través de los actos y actividades antes mencionados, así como la de todos sus hijos, aquellos que lucharon y dieron su vida por los ideales de la libertad, igualdad y fraternidad.


Homenajean en Iruña a los 3.400 navarros asesinados en la Guerra Civil…

abril 13, 2009
Más de mil personas han acudido al acto convocado por la Asociación de Fusilados en Navarra en la Vuelta del Castillo. Han pedido una reflexión al conjunto de la sociedad y a Yolanda Barcina, quien no ha apoyado el homenaje.

Más de mil personas, entre ellos representantes de NaBai, PSN e IU, han participado en el acto convocado por la Asociación de Familiares de Fusilados en Navarra para rendir un homenaje en Pamplona/Iruña a los 298 pamploneses y 3.400 navarros que fueron asesinados durante la guerra civil.

El acto se ha desarrollado en la Vuelta del Castillo, lugar donde fueron asesinados varios concejales de Pamplona/Iruña.

Mirentxu Agirre ha tomado la palabra en nombre de la asociación, para asegurar que, una vez inaugurado el Parque de la Memoria de Navarra en Sartaguda, seguirá trabajando en la localización de fosas y exhumación de cadáveres.

También ha pedido una “reflexión” al conjunto de la sociedad, a los cargos públicos y en especial a la alcaldesa de UPN, Yolanda Barcina, que no apoyó este homenaje, porque ante “un problema humanitario” no cabe “no ser solidario” y “si el dolor de los familiares no tiene cabida, tampoco los familiares”.

Enlace al video del homenaje:

http://www.eitb.com/videos/detalle/126657/rinden-homenaje-298-iruindarras-fusilados/

Fuente: e!tb

NOTA DE AGENDA: 10ª Caravana Republicana y Homenaje a los fusilados del cementerio de Paterna…

abril 13, 2009

Estimado amigos y simpatizantes:

La Plataforma 14 de Abril por la III República, ha organizado la 10ª Caravana Republicana, que terminará, como siempre con un HOMENAJE A LOS FUSILADOS EN EL CEMENTERIO DE PATERNA.

Día 19 de Abril

-9,30 horas. Concentración en el Paseo de la Alameda, junto fuente de Viveros.

-10,00 horas. Salida de la manifestación-caravana rodada.

-Recorrido. Paseo Alameda/ San Pío V/ Puente de Serranos/ Plaza de la Reina/ San Vicente/ Pza.Ayuntamiento/ Játiva/ PuenteTrinidad/ Sagunto/ Constitución Primado Reig/ Peset Aleixandre/ Avda.Burjassot/ Ciudad Fallera/ Burjassot/ Carretera de Lliria hacia Paterna.

-12,00 horas. Homenaje en el Cementerio de Paterna a los fusilados.

Rogamos la máxima asistencia a estos actos, así como la máxima difusión de este comunicado.

Organiza: Plataforma 14 de Abril por la III República.

Apoyan estos actos:

-14 de Abril por Torrent.

-Ateneo Republicano de Paterna.

-Foro por la República del Camp de Morvedre.

-Foro por la República del País Valencià.

-Plataforma por la III República de Burjassot.

-Plataforma Castellonenca por la III República.

-Asociació Valenciana de Juristas Demócrates.

-A.R.D.E. Segorbe.

-Partido Comunista de los Pueblos de España.

-Partido Comunita de España.

-Esquerra Unida del País Valencià.

-Izquierda Republicana.

6591_fosacementeriodepaterna


De vuelta al cementerio de Madrid a homenajear a los Torreños…

abril 13, 2009

ACTO HOMENAJE CEMENTERIO DEL ESTE 11 DE ABRIL DE 2009

11_abril_20091

En la mañana del sábado se ha celebrado un acto de homenaje a los vecinos de de La Torre de Esteban Hambrán asesinados por la represión franquista

En la mañana del sábado 11 de abril se ha celebrado un acto de homenaje a los torreños asesinados por la represión franquista. La iniciativa partió de Daniel Serrano Recio y su hija Rose-Marie, residentes en Francia y familiares de Eudaldo Serrano Recio, asesinado en 1941 y que ostentó responsabilidades municipales en la localidad toledana de La Torre de Esteban Hambrán. Eudaldo fue Teniente de Alcalde de su pueblo de nacimiento durante la República, fue el impulsor de la reforma educativa en ese lugar y tras la finalización de la Guerra Civil fue fusilado en Madrid en el Cementerio del Este. Junto a él otros paisanos corrieron la misma desgracia, como el Alcalde, Pedro Caballero Bermúdez que fue asesinado en 1940 en Talavera.

Al acto asistieron varias personas desplazadas desde el vecino país que quisieron acompañar a los familiares y que, en algún caso, también son familia de represaliados y asesinados por el franquismo. Por ejemplo Acacia Condés, hija de Fernando Condés muerto en la Batalla de Guadarrama en la defensa de la capital de España. Marina Vázquez sobrina de Arturo Vázquez Vázquez héroe gallego en defensa de la República. También se recordó a Dionisio Gómez Hermoso, natural de Buenaventura (Toledo) fusilado en 1939.

Tras la lectura de escritos y poemas dedicados a los miles de asesinados en esas tapias del cementerio de Madrid, con los nombres de las Trece Rosas en nuestra Memoria, y recordando a todas las personas que murieron defendiendo la legalidad republicana, el Presidente del Foro por la Memoria de Toledo y Vicepresidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria, Emilio Sales, se dirigió a los presentes para agradecer la deferencia que la familia Serrano había tenido con la Asociación, recordando que la situación del movimiento memorialista es delicada por la falta de voluntad política, quizás estos lodos son producto de aquella glorificada Transición, como dijo hace pocos días la nieta del Dr. Negrín “España es el único país que no ha renegado del fascismo”.

La situación de la provincia de Toledo no difiere en mucho de la general, pero en el caso de La Torre si que es significativo que un Ayuntamiento (y además gobernado por el partido que más sufrió la represión) tenga como nombre del Colegio Público el del elemento fascista que se sublevó en la localidad a tiros y bombas contra sus propios vecinos. La Presidenta del Foro por la Memoria de Argentina, Inés García Holgado, envió su muestra de apoyo exigiendo Verdad, Justicia y Reparación y la Nulidad de los Juicios franquistas.

Con el canto de La Internacional terminó este emotivo acto de recuerdo y afecto a todas las personas que lucharon y dieron su vida por la República.

Fuente: Foro por la Memoria de Toledo.

A raíz de las anotaciones enviadas por Koncha, pasamos a eliminar la fotografía que aparecía como soporte de esta información, al parecer errónea. Muchas gracias por esta rectificación.

serrano_1


Del duelo a la condena…

abril 13, 2009

Tribuna: Jordi García

Suele mencionarse de forma anecdótica o casual, pero la idea lleva un contenido de fondo poderoso. A diversos articulistas o historiadores les parece que la sociedad española no ha hecho su duelo de la guerra y de los muertos de la guerra y que, por tanto, el Estado está en deuda. Interpretan que aún queda pendiente la interiorización profunda de la barbarie del pasado porque la Ley de Memoria Histórica se habría quedado corta o trabaja en el vacío.

La noticia en otros webs

Ni el Rey ni la Iglesia han reprobado públicamente el régimen franquista.

La Iglesia es un discapacitado democrático profundo.

Quizá 30 años de democracia y de evidente construcción de un sistema de libertades civiles, cabal y en marcha, no han bastado para satisfacer las exigencias del duelo, y eso es lo que defiende un libro reciente, que ni es casual ni es anecdótico, de Jordi Ibáñez Fanés, Antígona y el duelo (Tusquets). Pero la melancolía del libro alcanza a la transición entera, porque de ella asegura que hemos heredado una “pérdida severa de fundamentos y criterios para el discurso crítico y para una capacidad de análisis del presente”. O en fórmula más breve pero no menos severa, la democracia padece hoy una “pérdida de suelo moral”.

Yo lo entiendo exactamente al revés: su punto de vista es el de un profesor próximo a materias filosóficas y estéticas, más que propiamente políticas e históricas, que ha buceado con apasionamiento en los debates recientes sobre la guerra, sobre las deudas de la memoria, sobre la ley misma de reciente aprobación. Su perspectiva asigna la responsabilidad de una memoria del franquismo, todavía escindida en dos bandos, a la ausencia de un rito de naturaleza privada, el duelo, que debía convertirse en público y de Estado. Desde luego, también es una exageración que desenfoca las cosas decir que la transición “supuso un malentendido moral de consecuencias incalculables”, pero puede compartirse la sensación de que el pasado todavía no está interiorizado en forma de memoria compartida, como le gusta llamarla.

Pero ese duelo incumplido resulta una explicación parcial, o demasiado secundaria. La posible deficiencia de la democracia, en estas materias, está en otro sitio más crudo. Yo al menos no sé verla, como hace Jordi Ibáñez, ni en el olvido o arrinconamiento del pasado durante la transición ni en un difuso, simbólico e indefinible cumplimiento final del duelo. Para mí, está mucho más clara en términos políticamente definibles e histórica y socialmente identificables que han seguido complicando la asunción del pasado: ni el Rey ni la Iglesia han expresado públicamente su condena del régimen franquista, y eso sí puede estar en el origen de algún problema de fondo. Para Jordi Ibáñez, el Estado actual es heredero del Estado franquista, pero no sé cómo ponerme de acuerdo con esaperspectiva cuando mi interpretación es justamente la contraria: lo que hizo el Estado fue hacer inviable esa herencia extinguiéndose, anulando sus fundamentos de legitimación, y los viejos o jóvenes franquistas hubieron de acatar la nueva legalidad del Estado desde 1978. Lo que desde luego no se hizo fue fundar uno nuevo, porque eso no existe ni ha existido jamás en ningún sitio.

De esa interpretación se ha extraído la consecuencia de pedirle al Rey que pida perdón en nombre del Estado. Eso equivale a pedirle a la nación que se disculpe hoy por las vilezas de nuestros abuelos, lo que tampoco sé si es muy justo y resuena invenciblemente a terapia cristiana y vagamente neurótica. Pero además, las faltas son siempre nuestras, porque no se heredan las culpas de padres a hijos; en todo caso, nos protegemos contra ellas y desde luego fabricamos otras nuevas de las que nuestros hijos o nietos deberán librarse como sepan y puedan.

El perdón es una categoría moral en el fondo simbólica, y esa reclamación confunde más que delimita las cosas, porque el Rey no debe pedir perdón ni por el comportamiento de su padre ni por haber aceptado la continuidad institucional que ató Franco en 1969 (sobre todo por lo que supo hacer el Rey después con esa aceptación). Si algo podría esperarse del Rey no es precisamente que encarne una culpa que no tiene, aunque hubiese podido tenerla, sino que sea portavoz sin más de la condena objetiva e irrebatible del sistema franquista, y por tanto lo repruebe abierta y llanamente. Incluso si puede ser, solemnemente: es una legitimidad de fondo que le falta a la monarquía, aunque sea irrelevante para la mayor parte de la sociedad y sea altamente improbable. Pero la clave del asunto no es social, sino moral. Porque detener el golpe de 1981 no le otorgó esa legitimación, sino la de demócrata por fin contrastado, aunque fuese de manera democráticamente atípica: fue nombrado heredero de la jefatura del Estado por quien era jefe de Estado, Franco, y asumió ese cargo para encarnar el sistema político franquista. Pero lo que hizo fue encarnarlo primero y asumir después su desmontaje.

El sentimiento de duelo incumplido que puede estar en muchos, todavía hoy, no creo que lo remediase la imagen de un Rey compungido pidiendo perdón no se sabe bien a quién y en nombre de qué atrocidades y de qué víctimas: ¿todas? ¿qué hijos o nietos esperan hoy unas disculpas por atrocidades de sus padres o abuelos que prefieren no saber unos y no contar los otros? No acabaría duelo alguno con ese acto, creo yo, pero en cambio sí se me ocurre un efecto fulminante de la condena de aquel régimen por parte del Rey: un año como éste, 70 después del final de la guerra, parece ocasión pertinentísima.

Y ese efecto podría ser la deslegitimación radical de la propensión malévola de un sector de la derecha política a edulcorar con indulgencia piadosa e interesada, muy católica, el mismo sistema que la Iglesia protegió y avaló durante tantos años, y que tampoco ha condenado. Es la segunda ausencia tóxica de la democracia, y en este caso todavía más grave, dada su presunta autoridad moral: las disculpas pueden exigirse de quienes se sienten dueños de una verdad inmutable y universal, y ese papel es el que ha desempeñado en dictadura y en democracia la Iglesia.

Y con ambas condenas parece creíble la extinción de ese aval simbólico e indefinible, difuso pero real, que unos cuantos usan hoy para seguir difundiendo y alentando reivindicaciones disimuladas del pasado franquista o de nostalgias neofranquistas. La Iglesia es un discapacitado democrático profundo, como es obvio, y es también ingenuo esperar esa condena, dueña como es de sus verdades absolutas, pero mientras el Rey y la Iglesia no expresen esa condena de la dictadura, rotunda y con la solemnidad debida, el suelo seguirá siendo igual de estable que ahora, sin duda, pero también seguirán pensándose causas menores (como el duelo), cuando lo que queda por corregir es la debilidad moral de dos instituciones todavía incapaces de desatarse de sus propias fidelidades históricas.

Jordi Gracia es catedrático de Literatura Española de la UB.

Fuente: El País 13 de abril de 2009


La Iglesia mantiene el escudo franquista en un rosetón del templo del Tibidabo…

abril 13, 2009

Banderines requetés siguen en Montserrat y la basílica de la Mercè

Rosetón con el escudo franquista

Rosetón con el escudo franquista

La retirada de los pocos símbolos franquistas que quedan en Barcelona topa con la Iglesia. Mientras que el Ayuntamiento se esmera en cumplir la Ley de Memoria Histórica y quita los vestigios que ensalzan la Guerra Civil y el franquismo en la vía pública, en algunos santuarios emblemáticos de Barcelona persisten aún elementos que la institución católica no prevé mover, empezando por el que corona el templo del Sagrado Corazón de Jesús, en el Tibidabo. Un escudo franquista decora uno de los rosetones del santuario, que se terminó en la posguerra.

La noticia en otros webs

Una placa califica una bandera en el templo de la Mercè de “enseña invicta”

El rector de la iglesia, que depende de los padres salesianos, no piensa quitarlo: “Eso son tonterías”, dice. Añade que su congregación ya ha gastado mucho dinero en retirar otros símbolos.

El arzobispado, en cambio, sí que prevé borrar la inscripción en recuerdo de José Antonio Primo de Rivera que subsiste, muy borrosa, en la pared de la catedral que da a la calle de Santa Llúcia. Será una iniciativa aislada, aprovechando la rehabilitación de la fachada en curso. Más allá de esta acción, el arzobispado no ha inventariado los símbolos franquistas en los templos de su competencia ni prevé hacer nada, puntualiza Josep Maria Bonet, delegado de Patrimonio de la archidiócesis.

La ley, que prevé incluso la retirada de subvenciones si no se retiran los símbolos que ensalcen el franquismo, salva a aquellos elementos “de estricto recuerdo privado”. Por ejemplo, la placa que conmemora, en el claustro de la catedral, a los que fueron “mártires” durante la guerra. La Iglesia incluye en ese apartado las banderas que ofrecieron los requetés carlistas catalanes, que lucharon con los sublevados, a las patronas de Barcelona y de Cataluña. Así, un banderín ofrecido a la Mercè en 1951 sigue en su templo, junto a una placa que la califica de “enseña invicta” y “testimonio de tantas gestas religiosas”. “No pienso moverla. Faltaría más, que nos digan lo que podemos tener en las iglesias”, se defiende el rector de la parroquia, mosén Carles. Expuesta sigue también la bandera que ofreció el tercio de Montserrat a esa virgen tras ganar la Guerra Civil. Fuentes del monasterio, que la conserva en un lugar privilegiado cerca de la Moreneta, indican no la desplazarán, porque es “una ofrenda que hizo un grupo de personas devotas de la Virgen, que nunca impuso nada”.

Mientras tanto, el Ayuntamiento sigue su trabajo, después de la demolición, en febrero, del monumento a José Antonio Primo de Rivera. El área de Paisaje Urbano prorrogó hasta el pasado 31 de marzo su campaña para retirar gratuitamente las alrededor de 4.000 placas franquistas que calcula que hay en bloques de viviendas. Recibió unas 300 solicitudes de comunidades de vecinos. Por otro lado, la comisión de esculturas del municipio estudiará la retirada de la escultura de la victoria que hay en el cruce del paseo de Gràcia con la Diagonal, que ya aprobó el pleno del distrito del Eixample. La Comissió de la Dignitat quiere ir más allá, y pide que se restituya la estatua al presidente de la Primera República, Pi i Margall, que se erigió en ese lugar en 1936. Se retiró en 1940 y reclamará su restitución en un acto, el 19 de abril.

Fuente: El Pais / BERTRAN CAZORLA - Barcelona – 12/04/2009


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 268 seguidores