TRIBUNA: ARACELI MANJÓN-CABEZA. “La agonía del juez Garzón”…

febrero 17, 2010

Nunca un ciudadano todavía no procesado o imputado formalmente por delito alguno estuvo más condenado que el juez Garzón.

Una alianza que va de la ultraderecha a supuestos progresistas ha desencadenado toda una cacería.

Para rapidez, la del Consejo del Poder Judicial, que ya anticipa la condena.

Lo primero que salta a la vista es la coincidencia en poco tiempo de varios ataques contra este magistrado, en forma de querella admitida a trámite, querella a punto de ser admitida a trámite o querella preparada para ser interpuesta; como si cada una de ellas estuviese esperando al fracaso o al éxito de la anterior para activarse o no.

Segundo dato llamativo: son muchos los que, desde distintas instituciones, desde determinada profesión o desde ciertos colectivos, han respondido a lo que parece una convocatoria general para iniciar la batida del molesto sujeto. Y en esa concentración convergen personas que nada tienen en común, que son oponentes naturales y que, cuando esto termine -con gran probabilidad, porque finalmente se consiga perpetrar el plan-, actuarán contra sus antiguos compañeros de viaje. Aunque debe decirse también que algunos son entre ellos “más que un amigo”. Salvados estos íntimos, aquí hay mucha alianza contra natura: activistas de la ultraderecha, abogados que nadan y guardan la ropa, políticos -y no políticos- desenmascarados por la Operación Gürtel, magistrados “progresistas” a los que ya no amparan ni los suyos, informadores muy bien informados, etcétera.

Sólo hay una explicación a tan extrañas cohabitaciones y no es que para todos ellos Garzón sea un indeseable juez estrella; no, no es eso, porque ese sentir ya anidaba en cada uno de ellos desde antiguo. La cacería ha sido posible porque se han unido todos y han actuado a la vez, encubriéndose y envalentonándose los unos a los otros.

Hay protagonistas de esta persecución que nunca se habrían movido en solitario; huele a locura, soberbia y venganza. También están los que consienten y no dan un puñetazo en la mesa para abortar este acoso, pudiendo hacerlo desde sus elevadas posiciones, a pesar de que les repugna. Y también están los que empezaron a empujar hacia el precipicio, “para darle un toque de atención”, y ahora se dan cuenta de que se ha llegado muy lejos y de que hay que recular y dirigir la crítica contra otros, acaso a los que orquestan el linchamiento, pero ya es tarde.

Todos o algunos de estos protagonistas deberían verle las orejas al lobo. Se acaba de inaugurar un ejercicio de aniquilación sin precedentes, que lanza todo tipo de ataques de forma estudiadamente sincronizada, que prescinde de las reglas más básicas, que busca un objetivo predeterminado que puede alcanzarse por cualquiera de las vías, lo mismo da la Guerra Civil, que los coloquios patrocinados por el BSCH en Nueva York, que cual-

quier otra cosa que pueda llegar.

En resumen, tal como se escucha en comidas y reuniones: está muerto y si no es por una cosa será por otra, eso da igual, pero está muerto. Esta nueva forma de hacer que han parido tan extraños compañeros de viaje no morirá necesariamente con su víctima. Puede que una vez ensayado con éxito este proceder del todo vale / se ha abierto la veda, el mismo vuelva a activarse contra otro sujeto molesto, no descartándose que pueda alcanzar a alguno de sus primigenios urdidores y ejecutores.

El acoso y derribo a Garzón está consiguiendo que nuestra Administración de justicia, habitualmente lenta, nos esté ofreciendo un ritmo distinto: a veces lento, como a la espera de mejor motivo para acusar y prolongando la agonía, pero, a la vez, con una capacidad sorprendente de ir anunciando lo que está por caer; la justicia se está anticipando a sí misma, se está adivinando.

Esto es lo que se deriva del Auto de 3 de febrero de 2010 del magistrado Varela, que, debiendo sólo responder a la petición de sobreseimiento, va más allá, presentando un anticipo de sentencia condenatoria que, se anuncia, se activará en el mismo momento en el que la Sala ratifique la resolución. No es éste el proceder habitual de un instructor, o sea, decir tengo la munición cargada pero no disparo hasta que la Sala bendiga mi actitud y venga con ello a legitimarme y protegerme en los siguientes pasos. Hay que ser muy poco prudente para envidar de esta manera, salvo que se tenga la total seguridad de que tal bendición se va a producir.

Y todo esto ocurre sin existir una imputación formal y desoyendo al Ministerio Fiscal, al que le debe de doler la boca de pedir inútilmente que se acabe esta locura. Y no menos desesperante debe de ser el papel de otro fiscal, el que actúa en la causa abierta por el patrocinio del Banco Santander para unos cursos organizados por Garzón, en su calidad de docente, en Nueva York: sus escritos supuran desesperación por tener que repetir una y otra vez que esa causa ya ha sido archivada por el Tribunal Supremo y que nada hay de delictivo.

Para rapidez, la del Consejo General del Poder Judicial que, en contra del marco legal y de su propia práctica, ha decidido, en el seno de su Comisión Permanente, ir adelantando el trabajo y empezar a plantearse la suspensión del juez “para ganar tiempo”.

La razón es clara. El Consejo no se arriesgaría a ir teniéndolo todo preparadito “para ganar tiempo” si pensase que cabía la posibilidad de sobreseimiento. Tanta anticipación sólo puede obedecer a que la suerte está echada. Y sorprende la “especial beligerancia” demostrada por una vocal “progresista” en ir adelantando la tarea, cuando lo correcto por su parte hubiese sido abstenerse de inducir tal decisión y de participar en asunto alguno que afecte a Garzón, dada la enemistad manifiesta que, se dice, le profesa.

No dedico ni el más mínimo esfuerzo a explicar que sostener una interpretación, aún minoritaria, opuesta a otra que pueda ser más fundada, no es prevaricación. No, no lo es. Prevaricar es tomar decisiones que chocan frontalmente contra la Ley y que son insostenibles. Las opiniones de juristas de prestigio nacional e internacional acordes con las resoluciones de Garzón impiden calificarlas de insostenibles y prevaricadoras. Y no entro, a pesar de mi oficio, en la perspectiva jurídica porque ha quedado en otra galaxia; si a los fiscales del Tribunal Supremo se los está desoyendo en sus razonadísimos y muy reiterados argumentos, nada puedo yo aportar.

Ejemplos de prevaricación hay, pero no están en los autos del juez Garzón. Esta cruzada es un error monumental y alguien debe tener la suficiente cordura para detenerla. Con toda seguridad, si no se hace, el precedente se estudiará entre los disparates judiciales, y, además se habrá llevado por delante a un buen juez.

Araceli Manjón-Cabeza Olmeda es profesora titular de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid, ex magistrada suplente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y ex directora general del Plan Nacional sobre Drogas.

El País.com

NOTA DEL EDITOR:

En este país precisamente lo que no sobra es “presunción de inocencia”, sobre todo, si esta está relacionada con la Memoria Histórica. Los vencidos,  lo fueron por la gracia de Dios y del Caudillo, y por tanto, fueron “injusticiados” y recibieron su  divino merecido. No tiene nada que ver, que  fuera con una sublevación militar de salvapatrias que derrocó al gobierno legalmente constituido por decisión mayoritaria del pueblo, tampoco, el que ese hecho provocara la “Guerra Incivil”, y menos, que después de haberla perdido siguieran recibiendo su merecido, con asesinatos encubiertos de legalidad, secuestros bendecidos por la Iglesia, exilios y rupturas forzadas entre la elección de quedarse y terminar en prisión o “injusticiado”, o en su defecto, postergados a una vida de penalidades y miedos por haber sido señalados como “rojos”.

Claro, que ya ha llovido mucho  y no conviene remover la historia ni el pasado, ni reabrir viejas heridas, que por otro lado, nunca se cerraron, y sobre todo, dejar a los muertos descansar en paz. La paradoja es que los muertos llevan mucho tiempo descansando, los que no han podido descansar nunca, son los vivos, sus familiares queridos. Y  más claro está, que ahora aparece ese juez con afán de protagonismo y se pone a sacudir el panal alborotando el avispero, cuando todo estaba ya más que  olvidado por la amnesia impuesta en la “Intransición democrática”, y en la más que necesaria Ley de Amnistía, no fuera que esos rojos desvergonzados ganasen unas elecciones y levantasen de paso la alfombra donde está escondida toda la mierda fascista. Y eso no lo podemos permitir, máxime cuando tenemos un rey “republicano”, que nos ha traído la bonanza y la paz, y ha conseguido que todos volvamos a ser hermanos. Nada tiene que ver  tampoco, que él jurara fidelidad al Movimiento Nacional y pleitesía a su mentor…, el sátrapa Caudillo asesino. Que además  de preocuparse de aleccionar y dogmatizar a su discípulo, lo dejó todo atado y bien atado. Así que, como todo estaba tan bien en esta España ejemplar ante los ojos del mundo, a qué viene ahora levantarle la piel al toro y mostrar sus sanguinolentas entrañas. Cojamos al insurrecto juez entre todos y hagamos escarnio público de él, y que aprendan todos los demás…. A ver quién tiene reaños de señalarnos con el dedo y acusarnos de asesinos, cuando lo único que hicimos, fue salvar a este  miserable país  de piojosos, de estos comunistas y masones que se comen a los niños crudos.

Si tuviera que esgrimir una sola razón para avalar la labor del juez  Baltasar Garzón, no se me ocurriría una sola, tendría mil argumentos que exponer, pero basta que leáis las dos noticias anteriores a ésta y con eso sería más que suficiente. Gracias magistrado por alumbrar el oscuro camino de la búsqueda, gracias por poner a nuestros familiares de nuevo en este triste mundo y amnésico país. Gracias en definitiva, por haber sido honesto, valiente y por tanto molesto. Gracias Garzón.

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de La Memoria Viv@


El Supremo confirma el archivo de la denuncia contra Garzón por sus cobros en EE UU

febrero 17, 2010

El Alto Tribunal rechaza la querella de los abogados que denunciaron al juez

Garzón salida T.S 9/09/2009

EFE – Madrid – 17/02/2010

 El Tribunal Supremo ha rechazado anular el archivo, acordado en julio de 2009 por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), de la investigación sobre los cobros del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón durante su estancia en Estados Unidos entre 2005 y 2006, en los que no apreció falta disciplinaria. El Supremo rechaza así, en un auto notificado hoy, la querella presentada por los abogados que denunciaron a Garzón por dichos cobros (Antonio Panea y José Luis Mazón) contra la decisión del CGPJ, que según el alto tribunal contaba con una “motivación suficiente”.

El TS considera que el acuerdo del CGPJ cumple con las exigencias mínimas para proceder al archivo de las actuaciones, ya que disponía de “un conocimiento suficiente de los hechos denunciados” y además éstos se valoraban motivadamente en la resolución.

No obstante, el auto de la Sala de lo Contencioso-Administrativo reitera que la valoración que realiza el CGPJ, en el caso de considerar que no existe motivo para sancionar a un juez o ni siquiera para abrir un expediente disciplinario, no puede ser sustituida por la que realice el Supremo.

Fuente: http://www.elpais.com/articulo/espana/Supremo/confirma/archivo/denuncia/Garzon/cobros/EE/UU/elpepuesp/20100217elpepunac_29/Tes


REPORTAJE: Última fiesta antes de la Guerra…

febrero 17, 2010

O Barco se prepara para revivir un acto celebrado seis días antes del golpe del 36

Héctor Díaz y María López, dos de los escasos supervivientes de entre los niños que participaron en la fiesta.- PEDRO AGRELO

SILVIA R. PONTEVEDRA - Santiago – 17/02/2010

María, Matilde, Héctor, Manolo, Gabino y Leoncio. Por más que se busque no quedan otros testigos, y de éstos ya no todos viven en el pueblo. Han pasado casi 74 años, y aquellos niños que participaron en la última fiesta que se pudo celebrar en Éntoma (O Barco) antes de la Guerra Civil están ahora muertos o son los más viejos del lugar. De todos ellos, María López Núñez, Chucha, que va camino de los 88, y su cuñado Héctor Díaz Peral, Pira, de 82, son los que mejor recuerdan. Llevan meses refrescando la memoria, y escribiendo en la memoria en blanco de los más jóvenes, y el 27 de marzo este pueblo de 330 habitantes festejará la inauguración de la Fonte do Loureiro. En esto no habría nada de particular si no fuese porque este caño, con su correspondiente lavadero cubierto, lleva inaugurado (y últimamente manando con más pena que gloria) desde aquel 12 de julio de 1936 en que fue bienvenido con pompa, autoridades municipales y música de gaitas.

La noticia en otros webs

El concejal de Cultura huyó a León en julio del 36 y fue asesinado

Ahora la fuente se seca en verano y un desagüe vecino la ha contaminado

Aquel acontecimiento habría pasado como otro cualquiera si seis días después el estallido de una guerra que duró mucho más que tres años no hubiese acabado con las alegrías y celebraciones. Pero las circunstancias mitificaron aquella inauguración, entre otras cosas porque el pueblo se la había tomado muy a pecho y porque en ella participó un concejal republicano, Manuel Blanco Pascual, que después fue torturado y muerto por los falangistas. Sus supuestos restos, recuperados en julio de 2009 en La Cabrera (León), aguardan para ser enterrados en el suelo civil del cementerio de O Barco, también el 27 de marzo.

“Fuentecita del chorro de plata, del rumor de arrullo, de los iris que el sol desparrama sobre las perpetuas ondas de esmeralda con que el aire riza la serena quietud de las aguas”. Desde que el alcalde pedáneo de Éntoma, José Urdangarain, les anunció a los patriarcas del pueblo que el Ayuntamiento planeaba recuperar la fuente, a Chucha no hay quien la pare. Coge carrerilla y recita de cabo a rabo su papel, el más largo en la representación infantil que tuvo lugar aquel 12 de julio en la explanada de la fuente. La gente se apelotonaba en las leiras de alrededor porque había que dejar sitio suficiente para los burros y las cabras que participaban en la escena. Las niñas más pequeñas, vestidas de blanco, llevaban diademas de flores, y los mayores de la escuela iban caracterizados según personaje que les tocase encarnar. “Uno iba de pastor, otro de príncipe, otra de princesa, otro de barbero, otra de una moza guapa que se llamaba Carmela…”, recuerda la vecina, “y a mí, como siempre tuve buena memoria, doña Fermina, la maestra, me encargó el papel que abría y cerraba el número. Era la bruja buena del bosque, vestida de oscuro, que al morir se convertía en hada. Entonces me quitaba la ropa negra y aparecía toda de blanco”.

“Fuentecita alegre, dile a las mozas de todas las tierras, dile a las niñas bonitas y blancas, que ya pasó el tiempo de los sueños locos, de las fantasías vendidas y falsas. Que borre del campo de sus pensamientos al príncipe lindo de tierras lejanas, al rico que compre sus almitas tiernas, y al guapo que viva para avasallarlas”. Chucha se acuerda de lo suyo y de casi todo lo de los demás. Recita de corrido y el nieto graba. Lo que nunca supo es quién escribió aquello. “A lo mejor fueron los maestros”, aunque sospecha que los maestros, más que inventar, se inspiraron en libros que había en la escuela.

Doña Fermina era hermana de Manuel Blanco Pascual, a la sazón teniente de alcalde, concejal de Cultura en el gobierno del luego fusilado Abdón Blanco, y autoridad local que mandó construir la fuente. De profesión era fotógrafo y ayudó a crear el Frente Popular como miembro del Partido Comunista. Huyó a finales de julio del 36 y en O Barco ya no se supo más de él. Parece ser que era uno de los escapados que el 6 de julio de 1940 fueron cercados en Lomba, La Cabrera, en casa de Laura Blanco, una señora que les ofreció escondite. En medio del combate con militares y miembros de la falange, el de Valdeorras logró alejarse del lugar, pero estaba herido y enseguida lo apresaron. Luego lo torturaron hasta matarlo en el pueblo vecino de Sigüeya.

Los asesinos obligaron a cavar su fosa a un pastor, y el año pasado un familiar de éste señaló el lugar. “La familia está segura de que los restos descubiertos son los suyos”, dice el ahora concejal de Cultura de O Barco, Eduardo Ojea. “Le haremos un entierro civil por la mañana, y por la tarde celebraremos el acto de la Fonte do Loureiro, aunque aún nos quedan preparativos pendientes: tenemos que lavarle la cara y ponerle una placa”. La fuente está enfrente de la casa de Chucha, pero hace tiempo que no la visita por culpa de una pierna. De joven iba siempre allí a lavar. “El agua, en invierno, sale caliente”. Pero ahora, en verano, se seca, en las proximidades vierte un desagüe sospechoso y ya no es potable.

El País.com


VÉLEZ-MÁLAGA Localizados 229 represaliados enterrados en fosas…

febrero 17, 2010

EFE 17/02/2010

Un estudio geofísico con radar de las fosas comunes existentes en el cementerio de Vélez-Málaga ha permitido obtener imágenes en tres dimensiones y delimitar la zona en la que reposan los restos de 229 represaliados entre 1937 y 1940. De los 229 represaliados que se han documentado, 105 eran de Vélez-Málaga y el resto de otros municipios de la comarca de la Axarquía. Está previsto que se proponga una protección cautelar arqueológica para este conjunto de fosas.

El País.com


Todo el Juzgado Central número 5 sale en defensa del juez Garzón

febrero 17, 2010

Las dos secretarias judiciales y los 29 funcionarios adscritos hicieron público su “más sincero apoyo” al magistrado

Audiencia Nacional. A.V.

Las dos secretarias judiciales y los 29 funcionarios adscritos al Juzgado Central de Instrucción número 5 hicieron público ayer su “más sincero apoyo” al juez Baltasar Garzón, como “magistrado y como persona”, en un manifiesto en el que dicen no entender “la situación de crítica permanente” a la que se someten todas sus decisiones por parte de aquellos a los que no benefician.

Los funcionarios destacan que desde su “privilegiada posición” pueden comprobar “día a día” cómo el juez “trabaja sin descanso durante jornadas maratonianas” que no distinguen “de días laborables y festivos”, y en los que la escasez de medios materiales se suple “con su fuerza de voluntad” y la de sus funcionarios.

Por eso, “se nos hace harto difícil entender que sus decisiones y órdenes puedan ser consideradas a sabiendas injustas y, por tanto, constitutivas de una conducta prevaricadora”.

Dos procesos

Los funcionarios niegan así que Garzón haya cometido el delito por el que el Tribunal Supremo le ha abierto dos procedimientos, uno por abrir la primera causa penal para investigar los crímenes franquistas y otro por la financiación por el Banco Santander de los cursos que impartió en Nueva York, durante el año y medio que estuvo en dicha ciudad.

El comunicado, que resalta la labor realizada por Garzón “en la persecución de los más graves delitos contra la comunidad, a escala nacional e internacional”, como los de terrorismo, concluye confiando en que “la Justicia sea realmente el valor democrático que se enseña”. Por si queda alguna duda, acuden a Montesquieu: “Una injusticia hecha al individuo es una amenaza hecha a la sociedad”.

Fuente: http://www.publico.es/espana/295218/juzgado/central/numero/sale/defensa/magistrado


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 269 seguidores