LOS CRÍMENES DEL FRANQUISMO Las otras víctimas: “En España hay miles de muertos en vida”…

abril 17, 2010
AGNESE MARRA
Los desaparecidos y sus cadáveres tirados en la cuneta no son las únicas víctimas del franquismo. Sus familiares tienen un dolor que sólo se cura cuando cuentan su historia. Por el encierro simbólico que se está haciendo por el juez Garzón en la facultad de Relacionaes Laborales, pasan los testigos de una época que sólo les trae a la memoria recuerdos de “horror y muerte”. Hoy hablan con naturalidad y hasta con algo de humor, pero siempre exigiendo justicia.

NUEVATRIBUNA.ES-15.04.2010

“Soy Carmen Páez, vivo en Torrejón y soy una ciudadana cualquiera. Vengo aquí en representación de mi abuelo: Don Sabino Pareja Carmona. A él le asesinaron”. Así comienza uno de los testimonios más conmovedores que se escucharon esta mañana en la Universidad de Relaciones Laborales de Madrid donde se lleva a cabo desde el miércoles un encierro simbólico en solidaridad con el juez Garzón. Lo que era un acto de apoyo se ha convertido en un acto de memoria, casi catártico, al que van acudiendo familiares de víctimas, gente joven, curiosos, que en ese pequeño espacio encuentran un pedazo de historia que durante años se tapó dejando un reguero de sangre.

Carmen Páez habla alto, en la sala convivimos periodistas con familiares o con señores de alrededor de 80 años que tienen los ojos bien abiertos y las ansias de tomar esa palabra que durante décadas les arrebataron. Carlos Agüero, miembro de Asociación para la Recuperación de la Memoria Hhistórica (ARMH) va creando turnos, y con mucha educación controla a los abuelos deseosos de opinar, de contar, de ser escuchados.

Carmen con su voz rotunda fue la primera. Después llegarían los demás, uno a uno, la historia de cada testimonio llamaba a otra historia. Pero Carmen comenzó: “Lo poco que sé de mi abuelo es por mi madre, pero ella tenía mucho miedo de hablar de él, hasta ahora sigue teniendo miedo. Pero yo quiero saber, quiero encontrarle”. Don Sabino Pareja Carmona fue arrestado en plena guerra por los falangistas: “Le hicieron el paseíllo dos veces. Una vez logró escaparse de un camión, y una segunda vez le tirotearon, pero él se hizo el muerto y finalmente pudo escapar”. Las que no escaparon de las torturas y las humillaciones fueron la mujer de Sabino y sus cinco hijos: “Mi madre me contó cómo llegaban por la noche los falangistas a la casa de mi abuela, la cogían a ella y a su hijos y los sacaban a la calle, desnundos, para humillarlos, para que todos los vecinos recordaran que eran familia de rojos”, dice esta nieta con una lágrima incipiente que su rabia no le permite que salga.

Sin embargo, Sabino Pareja Carmona no pertenecía a ningún partido político, era un ciudadano que vivió la República, el régimen democrático que había elegido en las urnas, y también por el que peleó en la calle: “Mi abuelo era un ignorante, ni rojo, ni nacional. Yo vengo aquí a reclamar Justicia, vengo aquí a pedir dignidad para mi abuelo que lo único que hizo fue luchar por su país, por la República, contra unos golpistas. Por eso se merece ser recordado con dignidad y no con vergüenza, tirado en una cuneta sin saber dónde está”.

Y es que Sabino, el 1 de abril de 1939, al acabar la guerra, decidió entregarse a los nacionales. El día 5 era asesinado: “Lo llevaron a un camino y le pegaron un tiro en la nuca”. Carmen Páez quiere saber dónde, quiere desenterrarle y enterrarle otra vez con sus merecidos reconocimientos. Lleva su vida entera dedicada a su abuelo. -”Es afortunada”- dice otro testimonio, porque Carmen, al menos tiene una partida de defunción que cerifica la muerte de su abuelo. Carmen, también sabe que está en Torrejón, en Madrid.

Pero las adminstraciones no han hecho justicia con ella. Muros de silencio, cabezas que se giran para otro lado, miedo y vergüenza. La búsqueda del ser que ha marcado su vida la está llevando a cabo la ARMH, quienes se reafirman señalando estos muros: “En el 91% de los casos tenemos problemas con los archivos de las parroquias, se niegan a darnos información, dicen que allí no hay nada”, confirma Carlos Agüero.

La Parroquia de San Juan en Torrejón es uno de los obstáculos con los que se ha encontrado Carmen, quien recobró la confianza en saber el paradero de su abuelo hace dos años: “Ayyy cuando me enteré que Garzón iba a investigar los crímenes…. Me acuerdo que le dije a Carlos – se riefere al miemdro de ARMH- esta vez nos va a ir bien, tengo mucha confianza en este hombre. Pero ahora que veo que a él también le han cortado las alas… . No sé, yo le quiero preguntar las los jueces de España: ¿Todavía tenemos que tener miedo?. Yo no quiero seguir diciendo en voz baja que soy republicana, ni quiero señalar a los falangistas con susurros, quiero hablar alto. Y sobre todo, lo que más quiero en el mundo es que mi abuelo y las miles de personas como él sean reconocidas por haber luchado por su país. Quiero que tengan un monumento donde pueda llevar a mis sobrinos y se lea el nombre de Don Sabino Pareja Carmona, y yo les diga, ése era mi abuelo”.

“SOY UN NIÑO DE LA GUERRA”

Mientras Carmen hablaba iba entrando gente a la sala, curiosos que después se convertirían en protagonistas. Un señor bajito de unos ochenta años, enjuto, piel arrugada, una boina en la cabeza y andares pizpiretas, es presentado por Carlos Agüero: “Acabo de conocerle y me ha pedido si puede contar su historia, así que le doy la palabra”. El caballero se sienta, y con una sonrisa de quien ha vivido mucho, pero sobre todo ha aprendido a aceptar la vida, nos dice: “Yo soy un niño de la guerra”. Su nombre es Antonio Virtud Casado, nació en Madrid en 1930. A través de la historia de sus padres y de la suya propia, Antonio, como en un flasback, nos transmite imágenes de la época que terminan siendo una auténtica lección de Historia. Cuando acababa de cumplir seis años le tocó el golpe de estado. Su padre luchó como republicano y decidió enviar a sus hijos y a su mujer a Valencia. Al acabar la guerra volvieron a Madrid. Su padre ya no estaba: “Imaginábamos que había muerto pero no sabíamos nada de él, usted señora Carmen tiene mucha suerte por tener esa partida de defunción”.

En ese momento le contesta otro de los asistentes:

  • “Pero Antonio es que su padre es un desaparecido”-
  • “Claro, eso lo sé ahora, pero antes no se usaba el término desaparecido, yo no sabía lo que significaba, esa palabra la utilizamos ahora”-
A Antonio y a su familia la vida, y por decirlo claramente, el franquismo les ha maltratado mucho. “Franco le quitó a mi madre la pensión de viudedad porque mi padre era republicano. Después los jefes de barrio que ponía Franco, nos echaron de nuestra casa y vivimos seis años en unas chabolas que había en Comillas, por no hablar de las constantes humillaciones que nos hacían por ser hijo de del bando de los vencidos”. Con la Ley de la Memoria Histórica Antonio comenzó a investigar, a buscar documentación sobre el paradero de su padre: “Antes no podía hacerlo, me decían que tuviera cuidado no fuera que averiguara que mi padre era un rojo”. Hoy sí puede, pero los obstáculos son muchos. Por ahora sólo sabe que su padre murió en Usera. Pero el ministerio de Justicia no le hace caso, sólo recibe ayudas de las asociaciones. “Yo les digo una cosa, aquí todavía sigue mandando Franco, miren lo que ha sucedido con Garzón”.

Si Antonio era un niño de la guerra, otro de los asistentes dice: “Yo soy un niño del auxilio social”. No dice su edad, pero debe estar ceca de los ochenta años. Antonio se marcha para ir a buscar a su nieto a la escuela, y le da el turno al nuevo testimonio. “Yo con 10 años hacía trabajos forzados. En el auxilio social he pasado las mayores penalidades y humillaciones”. Treinta años después, este señor descubre que su vecino también estuvo en auxilio social, pero matiza: “Mi vecino llegó como cuatro años después que yo, y a él sí que le adoctrinaron, es todo un falangista reaccionario, el producto que querían sacar de los centros de auxilio social”. De pronto se queda callado durante unos segundos para decir: “Quiero agradecer todo a Garzón, gracias a él hoy tenemos este espacio en el que estamos contando nuestras historias, que no son batallas de abuelete, son necesarias. Si Garzón no nos hubiera hecho caso hoy no podríamos estar aquí, juntos, compartiendo nuestro doloroso pasado”. Los asistentes empiezan a aplaudirle, el señor se levanta y se despide: “Disculpad se me hace tarde”.

Ya han pasado casi dos horas dedicadas en exclusiva al testimonio de las víctimas. Todo ha sido improvisado, la reunión inicial pretendía dar a conocer el trabajo de la Oficina de Atención a las Víctimas de la ARMH, sin embargo la necesidad de hablar del pasado ha sido mayor, y así se ha respetado.

La última en tomar la palabra es otra mujer, tendrá poco más de 60 años. Son pocas sus palabras, pero son enérgicas y profundamente tristes: “Mi padre murió de tuberculosis en 1955, la había contraído duarante la guerra. Mi tio estuvo 22 años en la cárcel, 16 en el penal de Burgos. Toda mi familia ha sido represaliada y lo que no se ha dicho hasta ahora es que en España no sólo murieron los desaparecidos, los asesinados, sino que hay miles de muertos en vida, yo soy uno de ellos. Este país se convirtió en una cárcel, fue una tortura para las familias. Recuerdo la tortura desde los siete años, cuando estaba en las colonias y las hijas de los falangistas me humillaban por ser hija de rojos”. Ella no puede evitar las lágrimas, pero continúa: “Por eso es una obligación denunciar el horror que hemos pasado, por la dignidad de nuestras familias y por la nuestra”. Recibe aplausos, y más de uno se acerca a ella para abrazarla.

Pareciera que hubiéramos asistido a una terapia de grupo, insisto, totalmente improvisada. El psicólogo que trabaja en la oficiana de Atención a las Víctimas de ARMH, es Guillermo Fouce y nos explica: “Estas personas necesitan hablar, y cuando empiezan es como si se destapara una botella, se quitara el tapón y no se pudiera parar. Hay que dejar que se expresen, es la única forma que tienen para curar sus heridas”.

Ya son las dos y media de la tarde. Las víctimas van dejando la sala. En los pasillos de la universidad voluntarios cuelgan carteles y decoran este espacio que hasta el 22 de abril servirá no sólo como un ‘encierro simbólico’, sino que será un espacio de memoria, ese lugar que el Estado y la Justicia española se empeñan en negar. A las puertas de la facultad de Relaciones Laborales, está la última mujer que habló en la sala, me mira y me ofrece una amplia sonrisa, la única que le había visto hasta el momento. En Madrid sigue lloviendo, pero la catarsis, al menos a ella le ha surtido efecto.

Nueva Tribuna.es:

http://www.nuevatribuna.es/noticia.asp?ref=32957


ERC pide que la Ley de Memoria Histórica reconozca la nulidad de los juicios franquistas…

abril 17, 2010

Los republicanos desean que la norma recoja explícitamente el término para cerrar el caso Companys

M. ROGER - Barcelona – 16/04/2010

“Haremos la prueba del algodón, y veremos que sale”. Joan Ridao, secretario general de Esquerra Republicana, planteó hace dos semanas la metáfora, tras la decisión de la Fiscalía General del Estado de no reclamar la revisión del juicio al presidente de la Generalitat, Lluís Companys.

El ministerio público concluyó que las penas que comportaron el fusilamiento de Companys no revestían revisión porqué de la Ley de Memoria Histórica ya deja claro que estos juicios son nulos. Sin embargo, la norma aprobada en 2007 no contemplaba este término explícitamente. La cuestión no es baladí, ya que parte de la discusión se centró en si los juicios debían declararse nulos, algo que pretendía Esquerra y al final no consiguió.

La metáfora de la prueba del algodón la ha continuado hoy Joan Ridao: ERC presentará en el Congreso una proposición de Ley para cambiar el redactado y declare las causas judiciales franquistas “nulas de pleno derecho”, tal como establece la sentencia de la Fiscalía. Ridao fue muy duro en un escenario de especial significación histórica, el Fossar de Santa Helena, donde fusilaron a Lluís Companys. “Han retorcido la Ley para decir que está anulado. Hagamos la prueba del algodón, cambiemos la norma”, reclamó Ridao, que juzgó que “la dignidad de Cataluña merece otro tratamiento”.

El País (Cataluña)

http://www.elpais.com/articulo/espana/ERC/pide/Ley/Memoria/Historica/reconozca/nulidad/juicios/franquistas/elpepuespcat/20100416elpepunac_31/Tes


Los jueces y la democracia…

abril 17, 2010

JULIÁN CAMPO - Madrid – 17/04/2010

Imaginemos que en un país, Polonia, por ejemplo, familiares de judíos víctimas del nazismo deciden recurrir a un juez para que les permita recuperar los cuerpos de sus familiares, enterrados en fosas comunes.

Imaginemos ahora, que el partido nazi se querella contra el juez que lleva el caso por prevaricación, alegando una ley de amnistía nacional, redactada en la posguerra, y que el Tribunal Supremo de ese país admite la querella. ¡Qué escándalo estallaría! Estaríamos todos apelando a una ley internacional superior a la del propio país, reclamando que son delitos de lesa humanidad.

Imaginemos también que un reputado juez francés acude a España a dar unas conferencias, que dichas conferencias son patrocinadas por varios organismos e instituciones privadas. Tiempo después, este juez lleva un caso en el que está implicada una de esas instituciones, la declara inocente y los acusadores se querellan contra el juez también por prevaricación: se vendió por dar unas conferencias. Bajo precio para incitar a la prevaricación.

Por último, imaginemos una derecha que en todos los casos donde ella o sus intereses se ven implicados en asuntos judiciales declara que es la policía la que actúa de forma ilegal, que los jueces actúan de forma más que dudosa, que la fiscalía está corrupta, que existe una conspiración en la sombra. Y que, sólo cuando le interesa, apela al respeto a las instituciones y a la democracia.

No imaginemos más, todo es real y pasa aquí, en España.

Por cierto, el Parlamento polaco ha decidido modificar el Código Penal de forma que queden prohibidos por ley todos los símbolos nazis y comunistas. Todo el arco parlamentario conservador ha apoyado esta reforma.

El País.com


Las víctimas del franquismo avisan: si inhabilitan a Garzón irán a Estrasburgo…

abril 17, 2010

“Si lo inhabilitan entenderemos que se han cerrado las investigaciones sobre el franquismo”, asegura una asociación.

Una mujer sostiene una pancarta en apoyo al juez Garzón. - REUTERS

PÚBLICO.ES / EP – Barcelona – 16/04/2010 19:46

Aviso de las víctimas del franquismo: la posible inhabilitación del juez Garzón tendrá respuesta. El presidente de la Asociación de la Recuperación de la Memoria Histórica de Cataluña y Mallorca, Manuel Perona, ha advertido de que si los jueces del Supremo, Varela y Saavedra, consiguen inhabilitar a Garzón llevará su causa al Tribunal Europeo.

La asociación sostiene que el proceso contra Garzón persigue un objetivo claro: Deshacerse de un juez que molesta. Además consideran que quitándose de en medio a Garzón se cierra con él el acceso a la tutela judicial que tienen como víctimas.  Inisiten en que los jueces Varela y Saavedra prevarican, motivo por el cual han presentado una querella criminal contra ambos.

El fin de las investigaciones

“Mientras el juez esté imputado la instrucción queda detenida, y si lo inhabilitan entenderemos que en España se han cerrado las investigaciones sobre el franquismo”, lamentó Perona.

El presidente de la asociación comparó la falta de interés de la justicia española en resolver los crímenes propios en comparación del trato que se le da a los crímenes de desapariciones forzadas en otros países. “Estamos naufragando y no nos ofrecen nada para flotar”, sentenció.

“Estamos naufragando y no nos ofrecen nada para flotar”

Ayer, el abogado del juez Garzón descartó la posibilidad de que exista una persecución contra el juez y pidió calma a sus defensores para que sus manifestaciones no perjudicasen al magistrado. La asociación ha insistido en que su querella no va en el sentido de defender al juez sino la causa por la que están luchado.

Justicia en el extranjero

El presidente de la asociación estuvo secundado por el presidente de los presos de Catalunya, Enric Cubí, quien expresó la “injusticia de ver que el franquismo no ha sido condenado, pero sí existe una ley de Amnistía que condona a los franquistas”.

“El franquismo no ha sido condenado”

En este sentido Cubí explicó que “siendo optimistas” tendrán que buscar justicia en el extranjero, “porque siendo pesimistas diría que -tras el acto- nos meterían en la cárcel”, bromeó.

El día 24 de abril tienen prevista una concentración de apoyo al juez Garzón en la plaza de la catedral de Barcelona.

Público.es


Un juez archiva la denuncia de FAMYR sobre la fosa común de Llaranes al considerarlo un asunto “administrativo”…

abril 17, 2010

La Federación anuncia movilizaciones si las autoridades no evitan la destrucción del enterramiento…

EUROPA PRESS. 17.04.2010

La denuncia penal de la Fosa de Llaranes presentada por la Federación asturiana Memoria y República (Famyr) ha sido archivada por el Juzgado de Instrucción número 1 de los de Avilés, que considera que dichos crímenes y enterramientos son un tema “administrativo” y no penal. La resolución judicial les remite, según informó la Federación en una nota de prensa, a acudir a las autoridades municipales y autonómicas, a quienes considera “competentes” para este caso.

Famyr no comparte esta resolución y lamenta la existencia de un clima judicial “muy adverso para los jueces que quieran tener sensibilidad con las victimas del Franquismo, tras el procesamiento del Juez Garzón, y dentro de los límites de una Ley de Memoria Histórica insuficiente, que no estableció el carácter obligatorio de la intervención judicial para el levantamiento y protección de las fosas”.

Asimismo, valora, con sus asesores legales, la posibilidad de recurrir este auto judicial, que considera “un grave precedente”. En este sentido, considera que “ante el menor indicio de existencia de un cadáver enterrado ilegalmente deben ser los jueces quienes intervengan e investiguen” e indica que lo demás es “una clara negligencia que genera indefensión en las victimas de cualquier crimen”, y, especialmente en las del Franquismo.

Por otra parte, informan de que ante la negativa de intervención de las autoridades judiciales y del Delegado del Gobierno, han vuelto a solicitar una reunión al viceconsejero de Vivienda y Bienestar Social, Ángel González, responsable de asuntos de la memoria, “sin que por el momento se halla producido la misma, aparentemente por motivos de agenda”.

Los integrantes de este colectivo muestran preocupación ante “la lentitud y falta de voluntad política de intervención en este tema del Gobierno autonómico y del Ayuntamiento de Avilés”. A su juicio, dicha actitud va en consonancia a “la misma tibieza con que se aprobó una insuficiente Ley de Memoria Histórica”.

Por último, la Federación anuncia movilizaciones en las próximas semanas “si no se toman medidas efectivas por las autoridades, tanto para evitar la destrucción de dicha fosa por parte de las obras del PEPA, como para lograr una exhumación, en debidas condiciones de acuerdo con los protocolos de Naciones Unidas”.

La Federación interpuso el pasado 31 de marzo ante el juzgado de guardia de Avilés una denuncia penal por un “delito de crímenes contra la humanidad”, una semana después de haber solicitado a diferentes instituciones, así como a la propia UTE de empresas encargada de las obras, la paralización de los trabajos para construir una carretera de acceso al Parque Empresarial del Principado de Asturias (PEPA), al encontrarse “una fosa de republicanos asesinados durante la represión franquista”.

Un juez archiva la denuncia de FAMYR sobre la fosa común de 20 minutos


La reconquista 4. El mito fundacional…

abril 17, 2010

El día que muere Franco señala el fin de una era y el comienzo de otra, erigida sobre la general desmemoria. El país parece afectado por la repentina epidemia de Alzheimer que impide recordar los hechos más recientes.

> JOSÉ M. ROCA: La reconquista 1. El golpe judicial
> JOSÉ M. ROCA: La reconquista 2. La sombra de la victoria
> JOSÉ M. ROCA: La reconquista 3. Rebote
NUEVATRIBUNA.ES – 15.4.2010
Políticamente, la sociedad española de nuestros días se erige sobre el mito de la refundación democrática de la segunda restauración borbónica -o la tercera si se tienen en cuenta la de Fernando VII, en 1814, y la de Alfonso XII, en 1875- y la reforma del Estado plasmada en la Constitución de 1978, proceso conocido como transición a la democracia.

En nuestro moderno mito fundacional los elementos racionales y visibles, los componentes históricos y sociológicos verificables se combinan con pasajes ambiguos o notablemente oscuros, cuya vigencia explicativa se debe más a la creencia de los gobernados en la necesidad de compartir ciertas ficciones político -jurídicas, que a su relación con hechos verificables y actitudes demostrables. Pese a ello, ese relato se ha convertido en hegemónico.

Este discurso, surgido públicamente al intentar dirigir el sentido de aquellos hechos y luego brillantemente reformulado a la luz de los resultados, ha quedado, para uso interno, como la explicación dominante sobre la transición y, para uso externo, como un modelo que ha sido propuesto -exportado- a países de América Latina y del Este de Europa que han abordado cambios políticos similares.

Este relato sobre la transición, en que se reparten abundantes halagos para sus protagonistas, afirma, en síntesis, que el cambio de régimen desde la dictadura franquista hasta la monarquía parlamentaria fue un proceso democrático en sí mismo -transición democrática-, cuya realización ha sido posible por la madurez cívica del pueblo español, porque fue conducido de manera serena por una clase política responsable -tanto la élite originaria del franquismo como la surgida de la oposición democrática-, por el respeto mostrado por los llamados poderes fácticos, en particular por el Ejército, por la intercesión de la Iglesia católica en favor de la reconciliación entre españoles, por haber estado impulsado por un noble motor -la Corona- y por haber sido patroneado hasta buen puerto por un excelente timonel -el Rey-.

Esta delineada explicación, ideal, o mejor dicho ideológica, pues responde a intenciones derivadas de conveniencias de grupo y de intereses de clase, al hacer que esa interesada representación de la realidad sea asumida por toda la sociedad española, destaca los acuerdos, elimina las diferencias y oculta los intereses particulares, que, provenientes, sobre todo, del bloque social dominante en la dictadura, han conseguido pervivir posteriormente amparados en el interés general, nacional y pretendidamente racional, del nuevo Estado de derecho. Nos hallamos, pues, ante una muestra del hilo que une la narración histórica con el cálculo político.

Como sucede con otros mitos, para poder cumplir satisfactoriamente su función aglutinante, el moderno relato legitimador necesita ser recordado, repetido, hasta convertirse en la incuestionada explicación dominante que adquiere socialmente la misma consistencia que un mito; que lo tenido por cierto, sin refutación racional posible.

Pero nuestro moderno relato fundacional, el discurso que debe ser recordado, se yergue, curiosamente, sobre la amnesia.

El día que muere Franco señala el fin de una era y el comienzo de otra, erigida sobre la general desmemoria. El país parece afectado por la repentina epidemia de Alzheimer que impide recordar los hechos más recientes. Epidemia si cabe más dolorosa porque hace olvidar no eventos remotos sino la historia inmediata, la historia personalmente vivida por la gran mayoría de los españoles. A partir de esa fecha, los ciudadanos deben renunciar a sus recuerdos y esperar lo que los amanuenses de la transición decidan imprimir sobre sus mentes.

El consenso con que empieza la transición -el pacto para no hablar del pasado ni exigir cuentas, y el acuerdo sobre las reglas de juego del régimen democrático- se prolonga como una amenazadora sombra hacia el porvenir; el consenso táctico -el acuerdo coyuntural entre élites políticas- se convierte en el diseño estratégico de la desmemoria social y en el compromiso doctrinal que habrá de alumbrar la interpretación posterior de los acontecimientos según lo acordado en aquel pacto fundacional erigido sobre el olvido.

Nueva Tribuna.es (Enviado por Jordi Grau):

http://www.nuevatribuna.es/noticia.asp?ref=32956

* José M. Roca
Más artículos de este autor

Para que gane la democracia…

abril 17, 2010

Decía el escritor suizo Henry F. Amiel: “No niego los derechos de la democracia; pero no me hago ilusiones respecto al uso que se hará de esos derechos mientras escasee la sabiduría y abunde el orgullo”. Lo ocurrido con Baltasar Garzón es el mejor ejemplo que ilustra la frase del escritor…

NUEVATRIBUNA.ES – 14.4.2010

…Existe un amplio consenso sobre que la democracia es el mejor sistema para gobernar a las personas y que la defensa de este sistema, con sus virtudes y defectos, se debe de realizar constantemente.

Pero aun cuando algunos dicen defenderla, se valen de las herramientas que les brinda este sistema para conservar su poder a toda costa. En algunas ocasiones, estos gestos son inocuos, casi imperceptibles, pero en otras son de tal magnitud que requieren de una respuesta sin paliativos. Porque, de no ser así, estos casos serán cada vez más y convertirán un sistema democrático en otro despótico aprovechándose de él.

A nadie se le escapa, que lo ocurrido con el Juez Garzón, tiene mucho de esto. Que los denunciantes sean el pseudosindicato Manos Limpias y la Falange Española de las JONS y que se valgan de la Constitución Española para defender el régimen franquista da buena muestra de ello. Pero hay mucho más, sin duda.

Porque este caso me recuerda a una novela de Mario Puzo, donde el Don busca el momento más adecuado para vengarse de alguien que le ha estado instigando y poder lanzar así un mensaje claro a todos los que él considera sus rivales: otros jueces, medios de comunicación, jefes de otras bandas….

Lo lamentable es que en esta ocasión el “momento más adecuado” haya sido elegido jugando con los anhelos e inquietudes de los familiares de los más de 130.000 desaparecidos durante la guerra civil y la dictadura, cuyo delito fue el de defender la libertad y un gobierno plenamente democrático como era la República.

Muchas somos las personas de izquierdas que estamos mostrando nuestra indignación ante estos hechos y, que sin compartir plenamente algunas acciones de Garzón, estamos escribiendo en blogs, redes sociales, medios de comunicación….en definitiva, movilizándonos por evitar un ataque a la democracia, que es lo que subyace en todo esto.

Por eso animo a todos los ciudadanos y especialmente a los más jóvenes a movilizarse para que gane la democracia y evitar que sean los mismos quienes ganen nuevamente la batalla 70 años después.

Óscar Blanco Hortet – Portavoz de Juventud del Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Madrid.

Nueva tribuna.es (Enviado por Jordi Grau):

http://www.nuevatribuna.es/noticia.asp?ref=32931

OTROS ENLACES RELACIONADOS:

El Supremo anula el encuentro con periodistas

Desconocemos los motivos porque el comunicado del Tribunal no los aclara y simplemente se refiere al “notable” número de solicitudes recibidas para asistir. Sí es cierto que la convocatoria ha estado envuelta en la polémica desde el principio.

España ha dejado de ser un Estado de Derecho

MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ ARIAS
¿Cuántos ciudadanos estamos quedando definitivamente fuera de este Estado vulnerador de Derechos Humanos, situados ante el deber de la defensa de estos últimos frente a actuaciones criminales institucionales?


13 de abril. Lo más importante de un acto importante

abril 17, 2010

Hay actos importantes, otros son emotivos, otros dignos. El acto homenaje al Juez Garzón que los sindicatos han celebrado en la Facultad de Medicina puede ser cualquiera de estas cosas, o todas a la vez. Yo estaba allí. Y ha sido un acto de los que reconfortan, reconcilian, alivian, y dan esperanza…

NUEVATRIBUNA.ES – 13.4.2010

…Ha sido reconfortante escuchar a dos jóvenes mujeres hablar de dignidad, memoria, justicia, y derechos. Reconcilia escuchar la lucidez y mesura del Fiscal Villarejo, del rector Berzosa. Ambos dominan el verbo, son amables en sus expresiones y firmes en sus opiniones. Alivia saber que Cándido Méndez tiene palabras duras para referirse a la situación que padece el Juez Garzón y tiernas para las abuelas de la Plaza de Mayo, presentes en el acto con su pañuelo blanco y acompañadas por la primera nieta rescatada, para los sindicalistas, que pagaron cara su afiliación a la UGT, para los defensores de la memoria histórica, para los asistentes al acto y para los que no pudieron asistir. Y dan esperanza las palabras de Ignacio Fernandez Toxo cuando reclama que este país, nuestro país, necesita una transición ética y moral.

Esta última idea es, tal vez, lo más importante de un acto muy importante. Que un líder obrero reivindique la ética y la moral como señas de identidad de un país, el nuestro, es un soplo de aire fresco, un viento que puede empezar a fluir con fuerza, una llama que, si prende en la sociedad, puede tomar la fuerza de un huracán capaz de llevarse las malas nubes del desprestigio, la corrupción y la crispación política.

Hoy, en la Facultad de Medicina, había gente que sabe de justicia, de lucha y de futuro, de ética y de moral. Había gente que habla de política, entendiendo ésta como el noble arte de organizar la vida en común, de hacer la justicia, de defender la moral y la ética. Por supuesto, hablaban de una moral y una ética pública y laica.

Amalia Álvarez – Escritora.

Nueva Tribuna (Enviado por Jordi Grau):
http://www.nuevatribuna.es/noticia.asp?ref=32918

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 261 seguidores