El periodista Fernando Olmeda analiza el presente y el futuro del monumento y asegura que la Ley de Memoria Histórica sólo es “el principio del cambio”…

marzo 31, 2009

Después de 34 años de la muerte de Franco, el Valle de los Caídos sigue siendo la mejor representación de una dictadura que dinamitó al país. Familias de republicanos que solicitan sacar a sus muertos del mausoleo y que siguen sin obtener respuesta. Una Ley de Memoria Histórica que ha limitado al Valle a su uso religioso, pero que no se ha enfrentado a otras propuestas como hacer allí un Centro de Memoria. El Valle de los Caídos, como ha dicho Fernando Olmeda, ha sido “una fuente de conflictos continúa”. El periodista analiza en su libro y con Nuevatribuna.es el presente y el futuro del polémico monumento.

LA PRUDENCIA DEL GOBIERNO

Al leer el libro de Fernando Olmeda, la melancolía te descubre de repente. Una sensación de deudas pendientes y de llegar al siglo XXI con los deberes sin hacer.

  • ¿Una Ley de Memoria Histórica insuficiente?- Ante la pregunta el autor reflexiona unos instantes y asevera: “Creo que muchas de las propuestas que se escucharon en el debate público y la tramitación parlamentaria de la LMH eran muy sensatas. Hasta ahora nadie en su sano juicio ha hecho una propuesta seria de derribar el monumento, porque los espacios de la memoria han de permanecer para que las nuevas generaciones conozcan qué fue de la dictadura española. El Gobierno ha sido prudente en el manejo del destino del Valle, limitándolo al uso religioso y no político, pero considero que no es más que el principio. Tarde o temprano las demandas sociales que fueron derrotadas en el Parlamento deberán tener su sitio”.

Según el autor, la prudencia del Gobierno se debe a dos factores: por un lado el interminable número de apartados a negociar en las cuales hay muchos asuntos “más importantes que el Valle de los Caídos”, y por otro, el hecho de que “generar más polémica con este monumento les podría traer problemas con el Vaticano”. A pesar de que Olmeda considera que la solución de ahora “es breve y corta”, el periodista está convencido de que esta Ley es sólo el principio: “Al igual que la desacralización del Valle es un tema más peliagudo, sí pienso que sería indispensable la apertura de un museo en el que se explicara la historia del mausoleo. La reforma no se puede quedar así porque ni la historia del monumento lo merece, ni los muertos que reposan allí, ni la sociedad española”.

LA MEMORIA, UNA DEUDA PENDIENTE

El simple hecho de hablar de ‘memoria’ en este país desata pasiones y odios, Olmeda es consciente de ello y por eso prefiere terminar con ciertos tópicos: “Conocer nuestra historia reciente no tiene nada que ver con abrir o cerrar heridas, esa es una tesis que plantea la derecha. El problema reside en todo lo que no está contado, porque hasta ahora la historia la escribieron los vencedores y queda mucho que descubrir”.
El juez Garzón fue el último en intentar desempolvar nuestro pasado pero le salió el tiro por la culata: “Parece que es imposible sentar en el banquillo a los responsables de la dictadura, pero también hay que ser realistas, lo que no quiere decir que no haya que pedir lo máximo. Ahora mismo lo más importante es continuar con las exhumaciones, apoyar el trabajo de las asociaciones memorialistas y confiar que una gran parte de la sociedad quiere conocer su historia”. El periodista reconoce que estamos a años luz de otros países que llevan mucho tiempo buscando a sus muertos y apoyando a sus familias, sin embargo es muy optimista: “Nos queda mucho camino que recorrer y tenemos que aprender de otros países como Alemania o Argentina. En la medida que la memoria venza al olvido se podrá aspirara a la normalización, la reconciliación me parece difícil, pero vivir con normalidad nuestra historia sí se podrá conseguir”.

Además de ser un camino arduo, Olmeda señala algunos obstáculos a tener en cuenta: “No hay que olvidar que los memorialistas de derechas también están haciendo su trabajo, como ocurrió con el Holocausto, reuniendo datos para crear una verdad distinta a la verdad, o para mantener su tesis sobre lo que ellos dicen que ocurrió. Hace poco la diputación de Castellón ha sacado un libro en el que se niega la sublevación contra el régimen republicano y se dice que era legítima, y eso ha sido financiado por fondos de la Diputación de Castellón”, cuenta indignando.

“SÓLO LOS MONJES LO SABEN”

Entre los numerosos conflictos que ha desencadenado el Valle de los Caídos, uno de los más perturbadores para los familiares de republicanos, es conseguir trasladarlos del mausoleo para darles su propio entierro. Tal y como cuenta Olmeda en su libro, las llamadas de familiares a Patrimonio Nacional han sido constantes: “Aquellas personas que saben que tienen familiares en el Valle están totalmente legitimadas para solicitar su traslado, pero más allá de esta legitimidad hay que tener en cuenta dos cuestiones: una es técnica y la otra está vinculada con la legalidad del trámite”. Olmeda señala que al estar enterrados en un terreno católico, perteneciente a Patrimonio Nacional y por tanto recinto público, es importante que las administraciones determinen qué es lo legal y lo técnicamente posible.

Según el periodista, localizar a los muertos es lo más sencillo: “Están perfectamente pormenorizados los días, el número de personas que ingresaron, conciliación conocida o desconocida, y en qué columbario de qué capilla están. Está perfectamente listado, dos libros y medio, no hay más que verlo, tal persona, en tal sitio, en tal piso. En principio no habría más que ir y sacarlo”. Incluso en el caso de los desconocidos, descripción a la que pertenecen la mayoría de los republicanos, se podrían encontrar vía la procedencia. Uno de los casos más conocidos lo relata en el libro: “Sí, el caso de Pajares de Adaja, cuyo padre aparece como desconocido, pero sí sabe que se encuentra en el columbario 17 porque allí están los que venían del pueblo Aldeaseca, por lo tanto o por la vía del nombre o de la procedencia se sabe dónde están”.

Sin embargo el periodista, con los datos en la mano y después de haberse estudiado durante un año esos dos libros y medio, reconoce que no ha bajado allí, es más, en su libro recoge una declaración del Padre Abad en la que señala la imposibilidad de sacar a los muertos porque se han amalgamado las cajas con el cemento de la cripta debido a filtraciones: “No voy a entrar a valorar las palabras del padre Abad, pero sí puedo asegurar que sólo los monjes saben qué es lo que hay y en qué situación se encuentra”.

¿FRANCO HA GANADO LA PARTIDA?

Las familias siguen sin recuperar a sus muertos, los 20N están llenos de falangistas y Franco y José Antonio Primo de Rivera siguen allí. En el último capítulo del libro, Olmeda reconoce que a pesar del esfuerzo de la Guardia Civil porque el último 20N se cumpliera la LMH (actos no políticos en el Valle, prohibida de entrada de símbolos franquista como banderas preconstitucionales…) “las cosas no han cambiado tanto”.

  • ¿Es muy atrevido pensar que de alguna manera Franco ha ganado la partida?-
  • “Sí, de momento. Tiene sentido, porque yace en su monumento por antonomasia, el monumento simbólico de su dictadura y la LMH determina un uso sólo religioso, pero que no garantiza un futuro razonable para el monumento. El simple hecho de que haya una misa por Franco y José Antonio implica la asistencia de 3.000 personas con sus hijos pequeños a un oficio religioso que es algo más que eso. Por otro lado hay que reconocer que es minoritario y hay que dimensionar la importancia del monumento en la sociedad española. Pero en cierta medida todo sigue igual. ¿Qué si ha ganado la batalla?, de momento sí, su monumento le ha sobrevivido 34 años. Por eso la LMH sólo se puede considerar como el principio de un impulso para que las cosas caminen en función de las demandas sociales, y para que sea un monumento de todos los españoles Franco y José Antonio no pueden estar allí.”.

Setenta años de la victoria de Franco…

marzo 29, 2009

Se cumplen ahora 70 años del final de la Guerra Civil, de aquel parte oficial emitido desde el cuartel general de Franco el 1 de abril de 1939 y difundido con la voz del locutor y actor Fernando Fernández de Córdoba.

La noticia en otros webs

El fin de la República fue un triunfo de Hitler y una derrota de las democracias europeas

Atrás había quedado una guerra de casi 1.000 días que dejó cicatrices duraderas en la sociedad española. El total de víctimas mortales se aproximó a 600.000, de las cuales 100.000 corresponden a la represión desencadenada por los militares sublevados y 55.000 a la violencia en la zona republicana. Medio millón de personas se amontonaban en las prisiones y campos de concentración. El éxodo que emprendió la población vencida dejó también huella. “La retirada”, como se conoció a ese gran exilio de 1939, llevó a Francia a unos 450.000 refugiados en el primer trimestre de ese año, de los cuales 170.000 eran mujeres, niños y ancianos. Unos 200.000 volvieron en los meses siguientes, para continuar su calvario en las cárceles de la dictadura franquista.

Franco logró lo que se proponía: una guerra de exterminio y de terror en la que se asesinaba a miles en la retaguardia para que no pudieran levantar cabeza en décadas. Forjado en el africanismo, la contrarrevolución y el anticomunismo, nunca concedió el más mínimo respiro a los vencidos o a sus oponentes. De palabra y de obra. “No sacrificaron nuestros muertos sus preciosas vidas para que nosotros podamos descansar”, declaraba en la inauguración del Valle de los Caídos en abril de 1959. Recordar la guerra, siempre en guardia contra el enemigo, no cambiar nada, confiar siempre en esas fuerzas armadas que tan bien habían servido a la nación española, utilizar la religión católica como refugio de su tiranía y crueldad. Ésa era la receta.

Ni Hitler ni Mussolini llegaron al poder por medio de una guerra civil. Ésa fue una gran ventaja que, desde el punto de vista de la política interior, sólo Franco pudo gozar. La guerra actuó como punto de unión entre todos los que prestaron su apoyo al Estado franquista. El Ejército, la Falange, la Iglesia católica, representaban a esos vencedores, y de ellos salieron durante años el alto personal dirigente, las autoridades locales y los fieles siervos de la Administración.

España comenzó los años treinta con una República y acabó la década sumida en una dictadura derechista y autoritaria. Bastaron tres años de guerra para que la sociedad española padeciera una oleada de violencia y de desprecio por la vida del otro sin precedentes. Por mucho que se hable de la violencia que precedió a la Guerra Civil, para tratar de justificar su estallido, está claro que en la historia del siglo XX español hubo un antes y un después del golpe de Estado de julio de 1936. Además, tras el final de la Guerra Civil, en 1939, durante al menos dos décadas no hubo ninguna reconstrucción positiva, tal y como ocurrió en los países de Europa occidental después de 1945.

Cuando empezó la Guerra Civil española, los poderes democráticos estaban intentando a toda costa “apaciguar” a los fascismos, sobre todo a la Alemania nazi, en vez de oponerse a quien realmente amenazaba el equilibrio de poder. La República se encontró, por lo tanto, con la tremenda adversidad de tener que hacer la guerra a unos militares sublevados que se beneficiaron desde el principio de esa situación internacional tan favorable a sus intereses. Las dictaduras dominadas por Gobiernos autoritarios de un solo hombre y de un único partido estaban sustituyendo entonces a las democracias en muchos países europeos, y si se exceptúa el caso ruso, todas esas dictaduras salían de las ideas del orden y de la autoridad de la extrema derecha. Seis de las democracias más sólidas del continente fueron invadidas por los nazis al año siguiente de acabar la Guerra Civil. España no era, en consecuencia, una excepción ni el único país donde el discurso del orden y del nacionalismo extremo se imponía al de la democracia y de la revolución.

Las dictaduras que emergieron en Europa en esos años tuvieron que enfrentarse a movimientos de oposición de masas, y para controlarlos necesitaron poner en marcha nuevos instrumentos de terror. Ya no bastaba con la prohibición de partidos políticos, la censura o la negación de los derechos individuales. Un grupo de criminales se hizo con el poder. Y la brutal realidad que salió de sus decisiones fueron los asesinatos, la tortura y los campos de concentración. La victoria de Franco fue también una victoria de Hitler y de Mussolini. Y la derrota de la República fue asimismo una derrota para las democracias.

El descubrimiento de esa historia de vencedores y vencidos, de víctimas y verdugos, ha suscitado un agrio debate en la sociedad española en los últimos años. Pese a las miles de páginas escritas por historiadores, que no dejan duda alguna sobre la existencia y definición de esos crímenes políticos, algunos de los mitos fundacionales de la dictadura tienen todavía común aceptación en las opiniones y recuerdos de un amplio sector de la población. En ese conflicto entre diferentes memorias, el proyecto de cambio político y social de la República quedó sepultado en la gran tumba que el franquismo cavó desde abril de 1939. Y ahí sigue arrinconado, 70 años después.

Julián Casanova es catedrático de Historia Contemporánea en la Universidad de Zaragoza.

Fuente: El País 29 de marzo de 2009


En las tapias del cementerio del Este, avenida de las Trece Rosas, brotan flores rojas…

marzo 29, 2009

Madrid 28 de marzo del 2009.

Numerosos familiares y amigos de las victimas del franquismo en Madrid han rendido homenaje a sus desaparecidos.

Un largo y respetuoso silencio seguido de un caluroso aplauso abrió el acto, luego canciones, lecturas de “la ultima carta” y poemas llenaron el espacio de cariño y recuerdo.

En algunos rostros, lagrimas; de la mano de una mujer un beso llevado con delicadeza y armonía hacia los retratos de los desaparecidos.

Emoción, pero también reivindicación a través de un comunicado conjunto de asociaciones y colectivos memorialistas.

Las fotografías de los “nuestros” y la Memoria Viv@ en este hermoso acto han ampliado las tapias del cementerio de Madrid a toda España.

(Sin poder citar a todos los amigos allí presentes hay que agradecer el maravilloso trabajo de los convocantes y de los que han puesto su arte al servicio de esta convocatoria: J.M. Alfaya, L.F. Barrio, M. Núñez Díaz-Blart, M. Ávalos, P. Bardem, P. Martín, S. Arias (leyó a Marcos Ana) y M. Pastrana.)

Gracias a todos los asistentes y a los que representaban.

Os envío las fotos que hablan por si solas.

Salud, Memoria, Justicia y Fraternidad.

P.V. Romero de Castilla Ramos

****************************

Que cada acto que se lleva a cabo  honra la memoria de los nuestros es indudable, pero que en cada acto, que alguien nos representa, ese sentimiento se hace más grande en la distancia, el orgullo y la emoción de las familias que ven a sus seres queridos siendo honrados por otros, que lo hacen con la misma dignidad, entereza y cariño como lo harían ellos mismos, no tiene precio, y es el mejor homenaje que les podemos ofrecer. Ellos que no tuvieron una vida longeva, ahora viajan y están presentes en casi todas las concentraciones y convocatorias, están más vivos que nunca. Gracias amigo por ser una vez más el estandarte de todos ellos; y gracias a todos los asistentes que representaron un solo cuerpo, una sola idea…la de la libertad, la dignidad y la justicia.

Jordi Carreño.

dsc_00577

dsc_01143

dsc_00613

dsc_00652

dsc_00762

dsc_01073

dsc_00852

dsc_00862

dsc_00872

dsc_00962

dsc_00984

dsc_00672


La Asociación Nuestra Memoria de Toledo y del Valle del Tiétar abrirá la primera fosa común en la Comunidad de Madrid…

marzo 28, 2009

TOLEDO/MADRID, 26 Mar. (EUROPA PRESS) –

La asociación Nuestra Memoria de Toledo y del Valle del Tiétar prevé proceder en breve a la apertura de una fosa ubicada en el municipio serrano de La Serna del Monte para llevar a cabo la exhumación de ocho cuerpos que supuestamente yacen ahí, al recibir el permiso del dueño de la finca en la que se ubica el enterramiento.

Si las condiciones meteorológicas lo permiten, la asociación tiene previsto intervenir en la fosa antes de Semana Santa, con lo que sería el primer enterramiento de la Guerra Civil exhumado en la Comunidad de Madrid.

Los familiares de los enterrados solicitaron al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón que ordenara la exhumación de los cuerpos en el marco del sumario sobre los desaparecidos de la Guerra Civil y el Franquismo. El pasado noviembre, Garzón se inhibió de la causa a favor de los juzgados territoriales, una decisión que decepcionó a las asociaciones de Memoria Histórica.

No obstante, el sumario sigue aún en manos de Garzón al no informar a los juzgados competentes. La competencia en las decisiones a tomar respecto a la fosa de La Serna corresponde al partido judicial de Torrelaguna. Una vez que se proceda a la exhumación de los cadáveres, la asociación procederá a informar a esta sede judicial.

La secretaria de la asociación, Marisa Hoyos, explicó a Europa Press que han recibido el permiso del dueño de la finca para intervenir en la fosa común. Si el tiempo lo permite, según adelantó, prevén proceder a la apertura el fin de semana del 4 de abril.

Se trata de ocho personas incluidas en el listado con 133.708 nombres de personas desaparecidas en esas fechas (1936-1975) aportados al juez por veintidós asociaciones de familiares de desaparecidos en la guerra civil y la dictadura franquista.

En la solicitud que la asociación presentó a Garzón, los familiares le reclamaban que pidiera al Obispado de Madrid la apertura de la fosa, puesto que se sitúa en un terreno de su propiedad y que se encuentra a la salida de La Serna del Monte, junto a la A-1 (carretera de Burgos).


Por primera vez en los últimos 60 años víctimas de los campos de exterminio nacionalsocialistas son aceptados como querellantes por la justicia española…

marzo 27, 2009

Información
Caso Mauthausen

Listado de acusaciones particulares en el caso de las víctimas españolas de los campos de exterminio del III Reich.

Introducción:

El Equipo Nizkor presentó el 19 de junio de 2008 la primera querella interpuesta en España por las víctimas españolas en los campos de exterminio nacional-socialistas durante la II Guerra Mundial. Esta querella fue admitida por el Juzgado de Instrucción Núm. 2 de la Audiencia Nacional el 17 de julio de 2008.
La estrategia jurídica en este caso ha sido dar lugar a que los familiares y sobrevivientes de los campos de concentración, especialmente los de Mauthausen, estén representados directamente en el procedimiento, de manera que sean ellos directamente los actores del mismo. Con esta finalidad, todas las personas que a continuación presentamos como acusaciones particulares han otorgado poderes al Equipo Nizkor a efectos de garantizar la unidad procesal y el nombramiento de abogados y procuradores. De esta manera la dirección jurídica del caso es llevada directamente por nosotros con nuestro propio equipo jurídico y nombrando además abogados que, o bien han actuado en el caso Scilingo, o que son integrantes de otras asociaciones de víctimas del franquismo que tienen abogados, como es el caso de la Federación de Foros por la Memoria.
Asimismo, bajo la dirección y coordinación del Equipo Nizkor, han colaborado y colaboran en el procedimiento: la International Human Rights Law Clinic (American University, Washington College of Law), la Allard K. Lowenstein International Human Rights Clinic de la Facultad de Derecho de la Universidad de Yale y la firma internacional de abogados Cleary Gottlieb Steen & Hamilton LLP (Oficinas de Nueva York y Moscú).
Han otorgado también poderes al Equipo Nizkor para su representación como acusaciones populares AFAR II Rep y AGE como forma de apoyar este histórico procedimiento.
Por primera vez en los últimos 60 años víctimas del nacional-socialismo alemán y, especialmente del campo de exterminio de Mauthausen, pueden presentarse ante los tribunales españoles a efectos, no sólo de exigir justicia, sino también de lograr su reconocimiento jurídico negado sistemáticamente por el Estado español, tanto por el régimen franquista como por los gobiernos democráticos surgidos después de la constitución de 1978.
En este caso concreto la Audiencia Nacional, y especialmente los fiscales asignados al caso y el juez instructor, tienen en sus manos, no sólo hacer justicia, lo cual por sí solo ya sería suficiente, sino que exista un reconocimiento de tales víctimas y de la colaboración española con el III Reich.

Gregorio Dionis
Presidente del Equipo Nizkor
Charleroi y Madrid, 20 de marzo de 2009
MAS INFORMACION:
Tfono: +32.71.798.634

Fuente:    logonizkor


El Proyecto de la Memoria ya lleva recopilada el 70% de la información…

marzo 27, 2009
«La Guerra Civil española ha sido el acontecimiento más importante del siglo XX en España», aseguró ayer Etxebarría.
jchaves
Sus consecuencias en Extremadura, que fueron «dramáticas», fueron recordadas ayer en Badajoz durante el Congreso Internacional que organizó el Proyecto de la Memoria Histórica, que pretende recopilar esta parte de la historia reciente «con distanciamiento, como exige la ciencia historiográfica», explicó su director, el profesor Julián Chaves.

En estos seis años de investigación, la Universidad de Extremadura ya ha recopilado «el 70% de la información», contrastada en todos los registros civiles de la región, los de las prisiones, buena parte de los municipales, y casi todos los nacionales.

En total, se tienen datos de 14.000 represaliados del bando republicano y franquista en las dos provincias, y se sigue trabajando con la recogida de testimonios por todos los pueblos entre los familiares de las víctimas y testigos aún vivos de lo que ocurrió. El siguiente paso, en su opinión, es el de generar documentos e información que pueda ser consultada libremente por ciudadanos e investigadores en el futuro con el fin de aclarar, «hasta donde se pueda», las circunstancias de la Guerra Civil en la región.

En este sentido se pronunció también ayer Francisco Etxebarría, que aseguró que en Extremadura se está abordando de forma correcta la investigación de esta parte de la historia, pero consideraba necesarias dos cosas más: que se cree un centro histórico público de documentación sobre la memoria histórica, similar al que ya existe en otras comunidades; y una oficina de atención a las víctimas de la represión, para que los familiares o herederos de estas víctimas tengan un sitio de referencia al que acudir, bien en demanda de información, aportar datos, o solicitar su búsqueda.

En la actualidad, existe mucha desinformación respecto a qué lugares se debe acudir, y muchos ciudadanos siguen confundiendo el Proyecto de la Memoria con las diferentes asociaciones.


Iniciativa pide que se retire el libro ´España, sueño imposible´ de las bibliotecas…

marzo 27, 2009

Memoria Histórica

Sorribes denuncia que el libro publicado por la Diputació de Castelló supone “una apología del franquismo”

EFE El dirigente de Iniciativa Vicent Enric Sorribes ha pedido a la Conselleria de Cultura la retirada del libro publicado por la Diputación de Castellón, “España, sueño imposible”, de José Luis Lapeña, de la red de bibliotecas públicas valencianas por constituir “una apología del franquismo”.

Según ha asegurado Sorribes en un comunicado, en este libro se hace también “apología del genocidio, justifica el golpe de Estado y menosprecia y humilla la memoria de los demócratas víctimas de los crímenes, persecución y represión del franquismo”.

Según ha expuesto Sorribes, este libro “está repartido por toda la red de bibliotecas públicas de las comarcas de Castellón, así como en las agencias de lectura”, por lo que “pueden existir cerca de un centenar de un ejemplar de este panfleto repartidos en la demarcación de Castellón”.

Ha recalcado que la distribución de esta publicación “no sólo se limita a la voluntad de exaltados extremistas y negacionistas como Carlos Fabra o Miguel Ángel Mulet, sino que también afecta a la Conselleria de Cultura, que ha de pronunciarse como responsable máximo de la red pública de bibliotecas valencianas”.

Por ello Iniciativa ha pedido a la Conselleria la retirada de todos estos ejemplares, por suponer “un atentado a las víctimas del franquismo”.