Recuperan en Casavieja los cuerpos de siete fusilados en la Guerra Civil…

marzo 14, 2009
Exhumando en Casavieja

Exhumando en Casavieja

Exhumación de siete fusilados en Casavieja (Foto: Fernando de León).

Algunos eran demasiado jóvenes y otros no alcanzaban el medio siglo de vida. Eran siete y sus familiares pudieron recuperar este viernes, por fin, sus cuerpos, enterrados en una fosa común tras ser fusilados en Casavieja.
Siete vecinos de esta localidad abulense ubicada en el Valle del Tiétar fueron llevados a los calabozos de Casavieja, donde, sistemáticamente, fueron torturados y obligados a golpearse entre ellos hasta que, unos días después, el 2 de septiembre de 1936, fueron conducidos hasta el cementerio y fusilados.
Se trataba de Román Martín Martín, Gabino Rodríguez Martín, Pedro Muñoz Díaz, Juan Sánchez de la Cruz, Victoriano Jiménez Martín y otras dos personas más, también víctimas de este fusilamiento, de las que no han podido localizarse sus datos, ya que ni siquiera aparecen en los registros parroquiales.
Exhumación
Los restos de estas siete personas, de entre 17 y 42 años de edad, fueron recuperados este viernes, gracias a la exhumación –la de mayor número de personas- que realiza ‘Nuestra Memoria’, asociación para la recuperación de la memoria histórica de la Sierra de Gredos y Toledo, que ya ha trabajado con anterioridad en el territorio abulense; en concreto, en una exhumación en Pedro Bernardo.
En este caso, las labores se prolongarán durante todo el fin de semana, pues, según detalla Marisa Hoyos, del equipo arqueológico, aunque los dos primeros cuerpos aparecieron a las 16.45 horas, aproximadamente, de este viernes, los huesos, sin embargo, se encuentran en “muy mal estado”, debido a las características del suelo.
Así, se prevé que el equipo arqueológico esté excavando y exhumando los cadáveres de estas siete víctimas durante todo el fin de semana, en unos trabajos a los que asisten familiares de los fusilados y vecinos de Casavieja, quienes también participaron a la hora de enterrarlos en una fosa excavada junto a la tapia del cementerio local.
Enterramiento común.

Y es que la fosa donde, hasta este viernes, yacían las siete víctimas, fue, de hecho, cavada por los propios vecinos de Casavieja, aquellos que tenían las mismas tendencias políticas que los fusilados y a los que se obligó a cavar y enterrarlos como escarmiento.
Dado el mal estado de conservación de los restos encontrados, por otra parte, estos serán trasladados a la Universidad de Granada para su identificación y, posteriormente, devueltos a sus familiares, que están pensando en llevar a cabo un enterramiento común en el municipio.
La exhumación que se lleva a cabo hasta el domingo en Casavieja -en función de la disposición de los cuerpos- es la segunda que realiza Nuestra Memoria en Ávila, que también ha trabajado ya en las provincias de Toledo, Jaén y Cáceres y que, después de Casavieja, se trasladará a La Serna del Monte, en Madrid. En la provincia de Ávila, se estima que el Valle del Tiétar es la zona donde más enterramientos de estas características hay de toda la provincia, donde se calcula que más de medio millar de personas fueron fusiladas o desaparecieron en el transcurso  de la contienda.
Estos trabajos, además, son los primeros que se realizan en una fosa común después de que el Senado decidiera no apoyar una moción para que el Gobierno se responsabilizara de la búsqueda de los desaparecidos.