Comían hasta la paja de los colchones…

mayo 17, 2009

Trabajadoras de la fábrica de sa Turbina.

Trabajadoras de la fábrica de sa Turbina.

Trabajadoras de la fábrica de sa Turbina.
MULTIMEDIA

El Grup de Memòria Històrica de Esporles recopila material biográfico de los 20 ejecutados por la represión franquista

I. MOURE. ESPORLES. “La comida lucía por su ausencia. Sólo nos daban calabazas, después cebollas. No nos daban ropa ni zapatos. Tampoco había agua. Había gente que eran como esqueletos. Muchos murieron. Algunos comían hasta la paja de los colchones. Los familiares nos podían visitar, pero, como nos obligaban a hablar en castellano, la comunicación se hacía muy difícil, porque muchos no lo sabían hablar”.
Este testimonio del esporlerí Antoni Vich Mates, es Cavallito, capturado por las tropas nacionales cuando salió de su escondite para buscar un poco de comida en el pueblo, demuestra que los prisioneros del franquismo que tras la guerra recalaron en Formentera no se encontraron con el paraíso que buscan cada verano miles de turistas hoy en día. Sí que se encontraron, en cambio, con un lugar más parecido a un infierno rodeado de agua, en que los cuerpos se inflaban por inanición y los guardias preferían dar sus sobras a los cerdos, antes que a los seres humanos que custodiaban.
Como Vich, que logró sobrevivir al infierno de Formentera, otros 14 habitantes de Esporles acabaron en el campo de concentración de La Savina. Su experiencia, recogida en un libro de Jean A. Schalekamp, forma parte del material biográfico recogido por el Grup de Memòria Històrica de Esporles, con motivo del homenaje celebrado la semana pasada a las víctimas de la represión franquista en el pueblo.
La bota militar del general Franco pisó con fuerza en este pequeño pueblo, uno de los pocos de Mallorca donde se intentó poner en pie un intento de defensa de la legalidad republicana. Una veintena de vecinos fueron ejecutados y el Grup de Memòria Històrica ha singularizado cada una de estas dolorosas experiencias a través de la elaboración de documentadas biografías, con fotos y documentos personales. Vidas de otro tiempo. Algunas de ellas verdaderamente singulares. Como la de Josep Comes Ferrà. Conocido como Largo Caballero, en recuerdo del conocido dirigente socialista, Comes viajó a la Unión Soviética en 1933 y le impresionó lo que vio.
De las ideas pasó a la práctica y fue teniente de alcalde durante la Segunda República. Ésta fue su condena. El levantamiento franquista le obligó a esconderse en la montaña, cuando su hijo tenía apenas un mes. “Las cosas se están poniendo muy mal”, le escribió a su madre, poco antes de ser detenido. Una noche de octubre fue asesinado en Palma. La muerte venía sin anunciarse, pero también se presentaba de forma oficial, envuelta en el frío lenguaje administrativo. Uno de los materiales recogidos por el grupo de investigadores de Esporles así lo atestigua. Es el recorte de un anuncio que daba cuenta de la convocatoria de un consejo de guerra contra 37 esporlerins. Se reunió el 14 de junio de 1938 en el Institut Ramon Llull de Palma y en la acusación – “adhesión a la rebelión”– iba implícita ya la condena: pena de muerte o prisión durante 30 años.
Ya desde la cárcel, uno de ellos escribiría después a su mujer: “Estimada esposa, hoy me han puesto en la prisión junto con Bartolomé y todos los demás de Esporles, así que podéis estar tranquilos, que estoy bien. Me remitirás dos mantas, ropa interior y tabaco. Recuerdos a tus padres y besos a las niñas”. Como señalan desde el Grup de Memòria Històrica, las mujeres fueron las “víctimas silenciosas” de la represión franquista al enfrentarse a un sistema “machista” como el franquismo.

Fuente: Diario de Mallorca 17/05/2009


ERC se moviliza para que Defensa abandone Montjuïc…

mayo 17, 2009

Cientos de personas rodean la fortaleza con una cadena humana

Fuente: EL PERIÓDICO / BARCELONA

En materia bélica, rodear al enemigo ha sido siempre una demostración de fuerza; una manera de esperar la rendición y el reconocimiento de la victoria. Varios cientos de ciudadanos convocados por ERC y varias entidades de la ciudad se acogieron ayer a esta máxima y se plantaron en el castillo de Montjuïc para exigir la retirada del Ministerio de Defensa de la gestión del consorcio del nuevo centro por la paz, que se instalará entre las paredes del castillo en sustitución del Museo Militar.
Al frente de la cadena humana que se formó alrededor de la fortaleza estaban Jordi Portabella, presidente del grupo municipal de ERC; Joan Puigcercós, presidente del partido, y Oriol Junqueras, cabeza de lista para las elecciones europeas. Entre proclamas antimilitares, Portabella aseguró que ya no queda “ninguna excusa” para poder justificar la presencia de Defensa en la montaña de Montjuïc y adelantó que Esquerra presentará una iniciativa parlamentaria para que se derogue una ley de los años 60 que permite el uso militar del equipamiento.

SÍNDROME DEL PUENTE AÉREO
El líder municipal de ERC acusó al PSC de sufrir el “síndrome del puente aéreo” y de decir una cosa en Catalunya y pactar otra en Madrid, y recordó que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero prometió la devolución “sin condiciones” del castillo a la ciudad de Barcelona. “Ha llegado la hora de decir basta, la hora de plantarnos, la hora de levantarnos de la mesa”, reivindicó.
ERC, junto con ICV-EUiA y CiU, rechaza el acuerdo entre el PSC y el PP en el ayuntamiento por el cual el consistorio controlará el 60% del centro por la paz mientras que la Generalitat y Defensa se repartirán a partes iguales el 40% restante.


La barbarie tenía el carné número 1.393…

mayo 17, 2009

John Demjanjuk, en 1992, durante el juicio celebrado en Israel en el que fue absuelto.- AFP

John Demjanjuk, en 1992, durante el juicio celebrado en Israel en el que fue absuelto.- AFP

Un tribunal alemán determinará si John Demjanjuk participó en la muerte de 29.000 judíos en un campo nazi

JUAN JESÚS AZNÁREZ - Madrid – 17/05/2009

Fuente: El País

La crueldad de los guardias ucranios durante el acarreo de judíos hacia las cámaras de gas de Sobibor (Polonia), a patadas y bayonetazos, será nuevamente recordada por el único sobreviviente de aquel campo de exterminio: Thomas Blatt, de 82 años, testigo de cargo contra el ucranio John Demjanjuk, de 89, extraditado de Estados Unidos a Alemania para responder por la muerte de 29.000 judíos entre 1942 y 1943. “¡Agua!”, avisaba un operador nazi cuando el gas fluía hacia las cámaras donde hombres, mujeres y niños eran envenenados en tandas de 1.300. El procesado sería, según la fiscalía alemana, el sádico carcelero del campo donde fueron gaseados 250.000 prisioneros.

Los guardianes ucranios exigían joyas y dinero a cambio de piedad

“Demjanjuk tiene la suerte de tener familia. Yo la perdí”, dijo Thomas Blatt

El testigo Blatt asegura que nada conmovía a aquel guardián, ni siquiera las involuntarias deposiciones de las mujeres agolpadas en los pasillos de acceso a las cámaras cuando escuchaban los gritos de sus padres, maridos o hijos mientras perdían la vida a metros de distancia. Ellas serían las siguientes. El juicio de Múnich habrá de determinar si John Demjanjuk es el hombre que sobrepasó en ferocidad a los pelotones ucranios capaces de matar a capricho y torturar a un grupo de judíos polacos que no supieron cantar en ruso, tal como se les exigía. Figura en la lista de criminales de guerra más buscados del Centro Simón Wiesenthal.

“Sin la ayuda de los cien ucranios de Sobibor, los 30 alemanes de las SS [la policía política del régimen nazi] no hubieran podido asesinar a 250.000 judíos. Eran aterradores”, declaró Blatt, quien tenía 15 años cuando se produjeron las matanzas en el campo de Sobibor. Los cien del terror fueron soldados del Ejército Rojo hasta su captura en Crimea por los alemanes durante la invasión de Rusia, en 1941, y los cien ofrecieron su activo antisemitismo a los nazis. El reo de crímenes contra la humanidad no fue una víctima de los alemanes, un prisionero de guerra más, como argumenta su defensa, sino un verdugo de 23 años al servicio de las temidas SS: un peón de la poderosa maquinaria militar y de seguridad del Tercer Reich.

Extraditado el pasado día 12 desde Ohio, donde residía desde 1952, Demjanjuk ingresó en la cárcel muniquesa de Satrandelheim reiterando su inocencia, invocada durante 32 años de procesos judiciales en su contra. Estados Unidos le retiró la nacionalidad en el año 2002 por haber mentido para obtenerla. En 1948 escribió en un formulario que había sido granjero en Sobibor. “Hay una montaña de evidencias de que fue guardián de varios campos”, subrayó un funcionario del Ministerio de Justicia de EE UU. Un tribunal israelí le condenó a muerte en el año 1988 al ser reconocido por cinco sobrevivientes como el Iván el Terrible del campo de Treblinka (Polonia), donde murieron 850.000 prisioneros. Fue liberado cinco años después de que el tribunal dudara al recibir nuevos datos de los archivos rusos: el testimonio de 32 guardianes que mencionaron a otro como el carnicero.

“Se están equivocando de persona. Añoro a mi esposa, a mi familia, a mis nietos y quiero acabar mis días con ellos”, afirmó siempre Ivan, John en EE UU, jubilado del sector del automóvil. Blatt entiende que quiera estar con su familia: “Tiene la suerte de tenerla. Yo no”. La perdió en las cámaras de gas: padre, madre y un hermano de diez años. Nadie sería capaz de reconocer una cara después de 66 años de cambios, advirtió ante la inminencia del juicio, pero está seguro de que fue uno de los carceleros. “No eran guardianes. Eran asesinos que se convirtieron en guardianes para vivir mejor”, indicó.

¿Y cómo vivían mejor? ¿Cómo pagaban a las prostitutas? El salvajismo de los látigos, porras y bayonetas de los esbirros ucranios complacía a sus mandos nazis, que les permitieron lucrarse con la desgracia de los judíos, a quienes exigían joyas y dinero a cambio de piedad; si nada tenían, robaban las pertenencias de los muertos, apiladas en almacenes. Algunos acudían a los hornos crematorios a sabiendas de que entre las cenizas humanas habrían de encontrar los anillos o monedas de oro tragadas por las víctimas para salvarlas.

La fiscalía alemana no le imputa haber sido el Iván el Terrible de Treblinka, pero sí el guardián de Sobibor. Se estima que alrededor de dos millones de judíos murieron fusilados y en las cámaras de gas repartidas en la Polonia ocupada. Había unos 5.000 ucranios como John Demjanjuk adscritos a los batallones de las SS. Todos ellos recibieron entrenamiento y sus nombres aparecen en los archivos de la desaparecida URSS, que ejecutó a 15.

El cometido de esas criminales escuadras fue expulsar a los judíos de los guetos y empujarles hacia los trenes, rumbo a las cámaras de gas. Quinientos, entre ellos Demjanjuk, recibieron licencia para matar, según los datos de la fiscalía. Un número tatuado en el sobaco izquierdo, que el procesado habría borrado, les identificaba como servidores de las SS. La prueba clave contra el abuelo John Demjanjuk es el documento de identidad expedido por sus monitores nazis: carné número 1.393, con foto de Demjanjuk, nombres correctos de padres, color del pelo y registro de la cicatriz de una herida en la espalda cuando era soldado del Ejército Rojo. La cartulina le sitúa en Sobibor, no en Treblinka.

Las bestialidades de aquellos guardianes ucranios fueron detalladas por el ex oficial nazi Franz Suchomel durante su entrevista, hace 25 años, con el documentalista francés Claude Lazman. En esta ocasión, el ex oficial nazi hablaba de Treblinka: “Después de separarlos por sexo y ordenarles que se desnudaran tras bajar de los trenes, la técnica consistió en acelerar el proceso golpeando a todos para que nadie se resistiera y corrieran en la dirección de las cámaras de gas”, donde morirían. “Haciéndoles correr aumentaban los latidos del corazón y el proceso [la muerte] era más rápido”. Los pasajeros de algunos convoyes nada sabían sobre su destino y algunas adolescentes judías, cuando acudían al barbero para el pelado de la muerte, pedían, por favor, un corte de pelo no demasiado corto.


República contra la crisis: El tren tricolor llega de Orihuela a Castellón con una veintena de paradas…

mayo 17, 2009

Cartell-_Alacant_15_Abril

El País (Valencia)

MARÍA FABRA - Castellón – 17/05/2009

Con un centenar de personas inició ayer su recorrido, en Orihuela, el tren republicano que en Castellón se transformó en una concentración de cerca de dos millares de participantes, 4.500 según la organización. Tras el paso por 23 localidades, en un recorrido que recogió republicanos desde el sur hasta el norte de la Comunidad Valenciana, el tren llegó convertido en tricolor. El rojo, amarillo y morado de la bandera republicana inundó la estación de la capital de La Plana y el Himno de Riego fue la sintonía con la que, además de un fuerte aplauso, fueron recibidos los participantes en el acto de la Coordinadora del País Valencià per la República.

La noticia en otros webs

El “empeoramiento de las condiciones de las clases populares” fue denunciado

Bajo el lema Per la república, la reivindicación se concretó en cánticos como “No hay dos sin tres, república otra vez” y en consignas contra la monarquía, especialmente, la de los Borbones.

Sin embargo, no fueron éstos los únicos vítores que se corearon durante el recorrido por las calles del centro de Castellón, ya que la crisis fue otro de los temas que rondó, tanto en cánticos como en pancartas, y entre todos los manifestantes. De hecho, la situación económica ocupó uno de los dos manifiestos que se leyeron al acabar la manifestación, en el que plantearon como superación a la “crisis sistemática del capitalismo”, la apertura de un “proceso constituyente republicano”. Y criticaron a la “oligarquía” que intenta superar la crisis “socializando las pérdidas y privatizando las ganancias” y que “tiene como consecuencia el empeoramiento de las condiciones de vida de las clases populares”. “Defender la República, es defender lo público”, dijeron.

El tren republicano, que hace dos años realizó su recorrido en sentido inverso, de norte a sur, desplazó, en esta ocasión, a más gente joven que entonces. “Son ellos a quienes se les viene el problema encima y quienes tienen que llevar la bandera de la lucha con nuestro respaldo”, explicó Julio Estellés, un jubilado que subió al tren en Valencia.

“Han leído, han estudiado y conocen los valores republicanos”, defendió Dionisio Vacas, quien se rodeó de jóvenes desde Valencia hasta Castellón. “Saben a lo que vienen”, argumentó.

Aún así, el manifiesto que culminó la marcha resaltó su postura contra una monarquía impuesta, a favor de los derechos de las trabajadoras y los trabajadores y de la promulgación de un estado realmente laico. De la misma manera reivindicaron la memoria histórica y el reconocimiento de la “lucha y el sacrificio de los defensores de la República y de los luchadores antifranquistas”.


LAS AUTONOMÍAS SE NIEGAN A ASUMIR LA APERTURA DE FOSAS…

mayo 17, 2009

Fosas autonomías
nadaSólo el País Vasco y Canarias aceptan el protocolo de exhumación del Gobierno.

El País/NATALIA JUNQUERA - Madrid – 15/05/2009


El Gobierno no parece contar con el apoyo de las comunidades autónomas para la exhumación de víctimas de la Guerra Civil. El pasado 3 de diciembre de 2008, el Ejecutivo se dirigió a todas las autonomías, así como a la Federación Española de Municipios y Provincias, para pedirles que firmaran un convenio de colaboración que permita poner en marcha el protocolo de exhumaciones diseñado por el Gobierno. Pero sólo el País Vasco y Canarias se han mostrado dispuestas. El resto, según explicó un portavoz del Ministerio de Justicia, ha manifestado que las exhumaciones y su financiación son “competencia del Estado”. El proceso de negociación, según la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, sigue “en marcha”.


Ese protocolo, que el Gobierno envió también a la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) describe paso a paso qué hacer para abrir una fosa común y quién debe hacerlo. En su aspecto técnico, es muy similar al que ya manejan los arqueólogos y forenses que de forma desinteresada han permitido a la ARMH exhumar más de 4.000 cuerpos en los últimos nueve años. Pero tiene además una dimensión política, al dejar en manos de las comunidades autónomas y los órganos de Gobierno locales las autorizaciones para la apertura de fosas.


Las asociaciones de víctimas se oponen radicalmente porque consideran que su derecho a enterrar dignamente a su familiar dependería entonces del color político y la sensibilidad de la autoridad autonómica y local donde se hallaran los restos.

El Gobierno sí ha encontrado algo de apoyo para elaborar un mapa de fosas y cumplir así con el artículo 12 de la Ley de Memoria Histórica, aprobada en diciembre de 2007. Castilla-La Mancha, Aragón, País Vasco, Cataluña, Canarias, Andalucía, Extremadura y Melilla, están dispuestas a firmar un convenio de colaboración para la elaboración de ese mapa. Madrid, La Rioja, Murcia y Castilla y León (donde se concentran muchas fosas comunes) han transmitido al Gobierno su disconformidad. El Ejecutivo piensa suplir esa falta de colaboración con la de las asociaciones de afectados.


De la Vega anunció también ayer que el catálogo de símbolos del franquismo ya está hecho y que una comisión de expertos decidirá ahora cuáles no serán retirados por su valor artístico.


Balance de la Ley de Memoria Histórica


- Indemnizaciones. De las 77 solicitudes de indemnización a fallecidos entre 1968 y 1977, el Gobierno ha aprobado 12. De siete por lesiones incapacitantes, se han rechazado seis y otra sigue en trámite. De 68 peticiones de homosexuales represaliados, 14 son “favorables”. La asociación que les representa dice que presentó 185.


- Declaración como víctima del franquismo. De las 574 solicitudes, 464 cumplen los requisitos y serán entregadas “en los próximos días”, según la Vicepresidencia del Gobierno.


- Subvenciones. El Gobierno destina 3,8 millones este año para 203 proyectos (exhumaciones, cursos, monumentos, investigación).


LAS AUTONOMÍAS DEL PP SE NIEGAN A LOCALIZAR LAS FOSAS FRANQUISTAS

Los conservadores aseguran que buscar a las víctimas es tarea del Estado.


Público.es/DIEGO BARCALA – MADRID – 14/05/2009

Las comunidades autónomas gobernadas por el PP se declaran insumisas a la Ley para la Recuperación de la Memoria Histórica. Un informe del Ministerio de Justicia presentado este jueves por el Consejo de Ministros señala que las autonomías de Madrid, Castilla y León, La Rioja y Murcia se niegan a colaborar en la elaboración de un mapa de localización de fosas comunes de víctimas de la represión desatada por los generales golpistas de 1936.


Los conservadores argumentan que las tareas de búsqueda, documentación y localización corresponden a las competencias del Estado, según fuentes del Ministerio de Justicia. El mapa de inhumaciones es un compromiso de la ley aprobada en diciembre de 2007 “por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la guerra civil y la dictadura”.


En las autonomías donde los gobiernos dimitan serán las asociaciones de víctimas del franquismo las encargadas de completar el mapa. El Gobierno es consciente de que en las zonas donde el mapa se ha podido completar ha sido gracias a la tarea llevada a cabo por estos colectivos junto con algunas sociedades universitarias.


El antropólogo que elaboró el mapa de fosas comunes de la provincia de Sevilla, Ángel del Río, asegura que no habría podido localizar los lugares donde los franquistas enterraban a sus víctimas sin la colaboración, tanto económica como administrativa, de la consejería de Justicia. “Son los Gobiernos los que tienen los archivos, como los de la Guardia Civil que hicieron un mapa de fosas para llevar cuerpos al Valle de los Caídos”, explica.


El Gobierno aseguró que “ante las dificultades surgidas”, se están consultando archivos oficiales como el del Valle de los Caídos y de los Gobiernos Civiles de 1958 y 1959, cuando se hicieron los traslados de cuerpos a Cuelgamuros.


El presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Emilio Silva, criticó al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero (PSOE) por delegar en las víctimas: “Es como si un problema de salud pública tuvieran que arreglarlo los propios afectado. No saben lo que tienen entre manos. Mientras discuten de quién es la competencia se mueren a los que hay que reparar”.



Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 260 seguidores