La justicia da la espalda a las víctimas de Franco

mayo 28, 2009

DIEGO BARCALA – MADRID – 28/05/2009 07:22

Las asociaciones de víctimas del franquismo llevan una década llamando sin éxito a los juzgados para que los crímenes que dejaron a sus antepasados bajo una cuneta sean juzgados. Cada vez que un fusilado es exhumado, informan al magistrado correspondiente. La respuesta habitual suele ser el silencio. La mayoría de jueces no acude a la fosa ni para identificar si los restos son humanos. Desde que fue aprobada en diciembre de 2007 la Ley de la Memoria Histórica tienen una excusa más. “La apertura de fosas corresponde al Gobierno”, argumentan.

El intento del juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón de abrir un juicio contra el franquismo basado en las denuncias de familiares de fusilados en 63 fosas tampoco ha tenido éxito. Tan solo tres juzgados Benavente (Zamora), Palencia y Villacarrillo (Jaen) de los 43 tribunales provinciales en los que se inhibió el pasado noviembre han continuado con la causa.

Uno de los últimos juzgados que ha escurrido el bulto ha sido el de la jueza de Ponferrada (León), María del Carmen Santos, que ha intentado adjudicar el caso a su colega de guardia, a pesar de que fue su sala la que recibió la inhibición de Garzón para investigar la fosa de Toral de Merayo. La magistrada admite que los hechos contituyen un delito pero niega su competencia. Sin embargo, esta misma magistrada sí abrió diligencias previas en 2002 para investigar una fosa en Magaz de Abajo (León). Las asociaciones creen que la presión mediática suscitada por las diligencias abiertas en 2008 por Garzón ha inyectado miedo en algunos jueces.

Archivo de la causa

La mayoría de los jueces en los que delegó Garzón no ha tomado una decisión, aunque los denunciantes creen que la postura mayoritaria será el archivo del caso, como ya ha ocurrido en O Porriño (Pontevedra) y en Moguer (Huelva).

Un juzgado de Zamora abriráuna fosa el próximo 8 de junio

El magistrado del juzgado de Palencia, Miguel Ángel Martín Maestro, es por contra el que más entusiasmo ha puesto en continuar la investigación. En un auto de “obtención de información” del pasado 15 de abril argumentó su decisión: “La identificación de los responsables, la reparación de las víctimas y la hipotética depuración de responsabilidades obliga a los Gobiernos y a la Administración Pública, entre la que se encuentra la Administración de Justicia, a no limitarse a una simple declaración de prescripción[de los hechos]”.

Este juez ha enviado esta semana a agentes de la Guardia Civil a entrevistar a aquellos que han trabajado en la recuperación de los restos humanos de la fosa de Villamediana (Palencia). Los agentes han tomado asimismo declaración a los familiares de las 13 personas de Dueñas que fueron secuestradas y posteriormente asesinadas en Villamediana. El juez asegura que son pruebas para investigar un posible crimen por “desaparición forzosa”. El auto llega a pedir pruebas que identifiquen a los “autores materiales de la detención, secuestro, traslado y asesinato de las víctimas (…), así como responsables militares, policiales o políticos”.

Otro de los juzgados favorables a la apertura de una causa penal, el de Benavente (Zamora), ya ha puesto fecha a la exhumación de los restos de la fosa de Santa Marta de Tera. Será el próximo 8 de junio.

La Guardia Civil también ha tomado testimonios de familiares de los asesinados en la fosa de Sorihuela de Guadalimar (Jaen). El juez de Villacarrillo, Florencio Rodríguez, les ha pedido que informen sobre “si se han exhumado cadáveres y, en su caso, si están identificados, así como su actual localización”. Uno de los fusilados en esta fosa es el abuelo de la mujer del juez Garzón.

O Porriño se niega

El tribunal de O Porriño (Pontevedra) se niega a investigar el crimen de cuatro canteros asesinados en 1936 y enterrados en la localidad pontevedresa de Salceda de Caselas. El juez archivó el pasado 29 de abril la causa al considerar que el hecho denunciado “no es constitutivo de delito” al no tener una finalidad penal. El magistrado añade la siguiente reflexión: “Si aún así se abriese, se pondría en marcha un mecanismo de diferentes diligencias y actuaciones procesales dirigidas a la nada, lo cual conllevaría retraso y acumulación de otros asuntosmerecedores de tal labor”.

Los denunciantes han recurrido a la Audiencia Provincial de Pontevedra. La Asociación Memoria Histórica Do 36 de Ponteareas cree que el archivo les deja “indefensos”.

Un juez de Huelva cree que no hay caso al haber muerto los culpables

El juzgado de Moguer (Huelva) también ha archivado la causa. La explicación que el magistrado ha utilizado en este caso ha sido que los supuestos criminales a los que alude Garzón los generales golpistas de 1936 ya han fallecido. Sin embargo, el denunciante, que tiene a su abuelo y a su bisabuelo bajo tierra en la fosa de la Rociana del Condado, asegura que demandará a los implicados en el asesinato de sus familiares en 1936 que todavía están vivos.

Los demandantes lamentan que los jueces no actúen bajo lo establecido en la Ley de Enjuiciamiento Criminal. “Están dando por cierto lo que dice una asociación”, explica el vicepresidente de la Asociación para la recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), Santiago Macías. Los denunciantes exigen a los jueces que actúen igual que cuando son encontradas pruebas de crímenes recientes.

En muchos tribunales el avance depende de la persistencia de los denunciantes que, en gran parte, tras la inhibición de Garzón, tiraron la toalla. “Necesitamos una acción conjunta que mueva todo a la vez. El reparto por juzgados es un caos”, analiza el abogado de la ARMH, Fernando Magán. “Es una cuestión de dinero. No todas las asociaciones pueden estar pagando a un procurador para que recurra y siga con el caso”, esgrime el portavoz de las víctimas que han recurrido en Porriño, Ángel Rodríguez Gallardo.

Los delitos exigen ser investigados

¿Impide la Ley de la Memoria actuar a la justicia?
Es uno de los argumentos usados por los jueces que se niegan a investigar las fosas. Sin embargo, algunos juristas señalan que la propia ley atribuye las competencias para la reparación de las víctimas –incluída la búsqueda de desaparecidos– a las administraciones pública y de justicia.

¿La muerte de los culpables prescribe el delito?
En algunos casos, los jueces rechazan investigar los restos humanos de una fosa común de la Guerra Civil porque los culpables ya han muerto, después de 70 años. Sin embargo, otros juristas advierten de que las denuncias hablan de un delito de desaparición forzosa. En estos casos, el delito no prescribe hasta que el cuerpo no se encuentra.

¿Es ilegal que un juez no acuda a reconocer los cuerpos?
Con la Ley de Enjuiciamiento criminal en la mano, sí. De hecho, las asociaciones de víctimas del franquismo que han acudido sin éxito a la justicia ya han presentado una queja al Consejo General del Poder Judicial por los casos concretos en los que un juez no ha acudido a identificar los restos encontrados en una fosa.

¿Qué procedimiento debe hacer un juez cuando se encuentran restos?
Como en cualquier otro crimen, el juez debe acudir al lugar donde se han encontrado los restos para comprobar si son humanos, si son de la Guerra Civil y la causa de su muerte. Después debe buscar a los culpables del asesinato.

Fuente de información:

http://www.publico.es/espana/228447/justicia/da/espaldaa/victimas/franco


“la eternidad”, una película con el Valle de los Caídos como hilo conductor

mayo 28, 2009

  eternidad-cartel-1

El estreno de mi película “la eternidad” tendrá lugar,
el martes 9 de junio a las 20h00,
en el Teatro del Instituto Francés de Madrid, 
C/ Marqués de la Ensenada, 10, Mº Colón (linea 4) 28010 Madrid
Entrada Libre
http://www.laeternidad.com / http://www.ifmadrid.com
Un saludo,
Jean Castejón Gilabert

Al juez Baltasar Garzón

mayo 28, 2009

 

Honorable y admirado Señor Baltasar Garzón,

 Hemos conocido la noticia  de la admisión a tramite por el Tribunal Supremo de una querella por prevaricación presentada por el Sindicato Manos Limpias contra Usted, en el procedimiento instruido por la causa contra el franquismo por Usted mismo.

Desde estas paginas expresamos nuestra mayor indignación por el comportamiento del T.S. y de los poderes que le sustentan. Que decir del S.M.L. También le brindamos desde nuestro modesto blog un apoyo incondicional.

Sin  duda alguna nos adelantamos a pensar que todas las asociaciones memorialistas y todas las personas implicadas en el proceso de recuperación de la Memoria Histórica están  de acuerdo en considerarle como el más brillante y mejor artífice con quien podíamos contar  para llevar a buen puerto nuestras reivindicaciones como familiares de victimas del franquismo.

Gracias a Usted y por primera vez en España se ha escrito negro sobre blanco y en un auto judicial lo que los libros de Historia habían dejado en la oscuridad y eso con el eco internacional que su  nombre avala.

Su valentía a dado muchas esperanzas a numerosas familias, su titánico trabajo ha permitido que empecemos a recuperar la dignidad arrebatada a nuestros desaparecidos forzosos.

Usted a impulsado  un momento histórico para nuestro país y también fuera del ámbito nacional, reconocido y admirado  internacionalmente a la vez que temido por los poderes facciosos que Usted ha perseguido.

Señor Juez, sabemos que Usted tiene una coraza moral a prueba de balas y los recursos suficientes para contrarrestar tan maniqueas estrategias.

Con todo el respeto que Usted se merece, reciba nuestro más cordial , solidario y fraternal saludo.

La redacción de La Memoria Viva .

Para información: http://www.elpais.com/articulo/espana/victimas/franquismo/Supremo/aplica/justicia/reves/elpepuesp/20090528elpepinac_5/Tes


El monumento a los republicanos se queda en un sueño…

mayo 25, 2009

Dos asociaciones culpan al Consistorio de obstruir un proyecto escultórico.

Recreación del monumento a los republicanos en el cementerio del Este.- JOSÉ NOJA

Recreación del monumento a los republicanos en el cementerio del Este.- JOSÉ NOJA

Familiares y amigos de los al menos 2.700 republicanos fusilados en las tapias del cementerio madrileño del Este a partir del 1 de abril de 1939 no podrán ver materializado, por el momento, su deseo de erigir un monumento a sus deudos. La burocracia municipal, a la que acusan de pelotear su reivindicación durante casi dos años “sin resolver en definitiva nada”, ha causado la cancelación de la ayuda de 60.000 euros que el Ministerio de la Presidencia les había ofrecido para costear el proyecto. Así lo explican Ana Vieitez e Isabelo Herreros, dirigentes de la Asociación de Familiares y Amigos de Represaliados de la Segunda República por el franquismo y de la Asociación Manuel Azaña, respectivamente.

La noticia en otros webs

En el cementerio del Este fueron fusilados al menos 2.700 republicanos

El Gobierno ha cancelado la ayuda de 60.000 euros para el homenaje

Ambos subrayan que sus asociaciones concurrieron a las ayudas del Gobierno desde que fueron convocadas por mor de la Ley de Recuperación de la Memoria Histórica. “Alentábamos la idea de levantarles un monumento en el mismo lugar donde nuestros familiares y amigos fueron fusilados, tras sufrir procesos sumarísimos sin garantías en el Madrid en la posguerra”.

“En nuestro periplo administrativo fuimos recibidos, primero, por el responsable municipal de cementerios, que nos recomendó un espacio idóneo para erigirlo, muy cerca del lugar donde una placa reza que fueron fusiladas las Trece Rosas (jóvenes y adolescentes acusadas de un crimen que no cometieron)”, cuenta la presidenta de la AFAR e Isabelo Herreros. “Aquello nos pareció excelente y el proyecto, que acometió con gratuidad plena el escultor José Noja, lo adaptamos a las dimensiones del espacio que nos fue propuesto”, dice Herreros. La idea de José Noja (Aracena, Huelva, 1938) plasma sobre dos muros de acero cortén el eslabón roto entre dos eslabones, conjunto escultórico que “se convierte en una metáfora de la libertad”. Las dimensiones del futuro monumento serían de tres metros de altura por siete metros de longitud. “El espacio que se nos propuso era idóneo para erigirlo”, añade Noja.

“La Dirección General de Infraestructuras de la Concejalía de las Artes que, con amabilidad, había acogido nuestra propuesta inicialmente, nos dijo que no podía manifestarse sobre tal autorización mientras no quedara constituida la Comisión de Calidad Urbana, de reciente creación entonces”, cuenta Ana Vieitez.

Los meses transcurrieron y, prosigue, “se nos dijo que era necesaria la protocolización de los asuntos concernientes a monumentos públicos”. “Con tal pretexto”, añade, “hemos visto agotarse los plazos de ejecución a los cuales estaban sometidas las ayudas del Ministerio de la Presidencia, que concluían en septiembre de 2008. Pedimos a Presidencia una prórroga, confiando en que el Ayuntamiento, que también nos remitió a la Consejería de Cultura del Gobierno regional, resolviera nuestra demanda. Obtuvimos un mes más”.

En octubre de 2008, la comisión interministerial que fiscalizaba la concesión de las ayudas dio por zanjado el proceso. “Con sinceridad, pienso que las razones burocráticas aducidas por el Ayuntamiento son una cortina de humo para discriminarnos de un derecho a la memoria que nos asiste”, concluyen Vieitez y Herreros.

Por su parte, fuentes municipales consultadas al respecto señalan: “El Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid está finalizando los trabajos de recopilación e información relacionados con la propuesta de implantación de un monumento a las víctimas represaliadas por el régimen de Franco solicitado por la Fundación Manuel Azaña, cumpliendo con las directrices aprobadas en la Comisión de Calidad Urbana”. Y agregan: “Una vez vistas las solicitudes por el Departamento de Patrimonio Histórico de la Dirección General de Infraestructuras Culturales, se elevarán de nuevo ésta y otras solicitudes a dictamen de la Comisión Institucional para la Protección del Patrimonio Histórico Artístico y Natural (CIPHAM), para monumentos urbanos”. Y precisan: “Esta comisión, creada recientemente, se reunirá, por primera vez próximamente para tratar éstos y otros temas”. La fuente municipal dice desconocer que el plazo gubernamental para realizar el proyecto ha concluido.

Isabelo Herreros, cuenta que entre los fusilados en aquellos primeros días se hallaba José Serrano Batanero, célebre letrado e impulsor de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad, precursora de la actual Caja Madrid. “Se defendió a sí mismo y ante la sorpresa de sus jueces, libre como estaba de delito de sangre alguno, admitió la ‘culpabilidad’ de ser leal a la legitimidad republicana, que los golpistas mancillaron”, comenta Herreros con emoción.

Fuente: El País (edición impresa) por : RAFAEL FRAGUAS – MADRID – 15/04/2009


Un tren conmemorativo del exilio viaja a la frontera francesa con 300 personas. La Generalitat erige un monumento en el cerro por el que huyeron miles de republicanos…

mayo 24, 2009

6915_gener

Soplaba una cálida tramontana ayer por la mañana en el cerro de Belitres, donde ya se huelen los aromas mediterráneos de los matorrales que florecen. Hace setenta años, en cambio, en esa misma collada, que tiene unas vistas al mar espléndidas y separa Francia de España, “hacía un frío tremendo”. Lo recuerda una mujer que entonces era una niña y subió a pie hasta allí. La guerra había terminado y ella seguía a sus padres, republicanos, hacia el exilio.

Este sábado esta mujer ha subido a ese mismo cerro en autocar desde la estación de Portbou. Venía de Barcelona, y ha llegado hasta la última población española antes de llegar a la frontera en un tren que la Generalitat de Cataluña ha fletado para recordar el setenta aniversario del exilio republicano. A las alrededor de dos decenas de testigos del exilio les han acompañado otros dos centenares de excursionistas. Y si en 1939 los que ascendían al cerro formaban una cola de pesarosos derrotados que huían de las tropas franquistas, ahora volvían al lugar agasajados por autoridades como Joan Saura, consejero de Interior, el departamento del que depende el Memorial Democràtic, o los alcaldes de Portbou y la francesa y colindante Cerbère, además de diputados catalanes.

La mayoría de estos testigos eran niños que huían con sus padres cuando terminó la guerra. Es el caso de Amadeo Gracia, que cruzó la frontera con cuatro años y sin un pie. Lo había perdido durante un bombardeo franquista. Alguien inmortalizó su escapada en una foto que se ha hecho célebre por retratar las penurias del éxodo. EL PAÍS rescató su historia hace un lustro, y ahora Amadeo ha vuelto a la zona.

La mayoría de los testigos que ayer estaban en Belitres eran niños en 1939, pero también había alguno que escapaba como un soldado derrotado. Otros viajeros del tren ya nacieron en Francia. “La vivencia del exilio es tan variada como las personas que lo sufrieron”, comentaban en el convoy dos mujeres mayores que cruzaron la frontera en 1939.

La Generalitat calcula que más de medio millón de personas lo hizo. Y el alcalde de Portbou ha asegurado que por Belitres pasaron 149.336 mujeres, hombres y niños. Para conmemorar lo que Saura ha calificado del “peor éxodo que ha sufrido Cataluña”, el Memorial Democrático del Gobierno catalán ha erigido cuatro monolitos con fotos de la época, cerca de la carretera.

Acompañaban a los viejos exiliados miembros de entidades como los Marxaires de Mataró-Canigó, una asociación excursionista que ya recuperó la ruta del exilio por los Pirineos catalanes hace años, la Asociación de Expresos Políticos o el Amical de Mauthausen, que reúne a españoles que estuvieron presos en ese campo de concentración nazi.

Personas de todas la edades, muchas ataviadas con banderas catalanas y republicanas, han subido hasta ese límite con Francia, donde la Generalitat ha erigido un monumento que recuerda los hechos del 1939 con imágenes de la época. Saura ha subrayado la importancia que tiene recordar ese éxodo, cuando hay, ha dicho, 13 millones de desplazados en el globo: “Cuando atacan la democracia y las libertades en cualquier parte del mundo, nos atacan a nosotros”, ha dicho. David, un chaval de 13 años que ha ido al lugar con su familia, confirmaba: “Me ilusiona poder recordar para evitar que cosas así vuelvan a pasar”, decía.

Hijo del exilio

Antoni Pou (Elne, 1943). Antoni Pou no vivió el exilio. Nació durante el destierro de sus padres. “Fui uno de los últimos bebés que nacieron en la maternidad de Elna”, asegura. Esta institución fue clausurada por la Gestapo poco después de que él naciera, en 1943. Fundada por una suiza que sirvió como enfermera voluntaria durante la Guerra Civil, se calcula en este centro sanitario del sur de Francia más de medio millar de mujeres exiliadas pudieron parir a sus hijos en unas condiciones aceptables, lejos de los campos de refugiados. “Cuando mis padres huyeron a Francia ya tenían un hijo y mi madre estaba embarazada de seis meses. Tuvo a mi hermano en condiciones muy difíciles”. A él ya lo pudo tener en Elna. Estuvo poco allí, porque su madre se lo llevó de vuelta a su pueblo, Mataró, en 1944. Su padre, que había sido redactor del periódico catalanista La Publicidad, se negó a retornar mientras viviese Franco. Tampoco lo hizo tras la muerte del dictador, y murió en Francia en 1984. Audio: “Fui uno de los últimos bebés que nacieron en la maternidad de Elna”

Hacia la frontera recordando a sus dos hermanos muertos

Benita Moreno García (Madrid, 1925) “Tenía pena. He ido muchas veces a Francia, a actos en memoria del exilio, pero hace muchas años que estaba esperando un acto en España”, dice Benita Moreno, de 84 años de edad. Va en el tren hacia Portbou, “muy satisfecha”, y lleva en la memoria a dos hermanos suyos, muertos ya. Uno no sobrevivió la Guerra Civil. El otro sí, pero sufrió siempre los dolores que le causó la metralla que llevaba en el cuerpo desde la conflagración. No le quisieron aliviar las molestias en el Madrid de 1940 “por rojo”, cuenta Benita, y tuvo que ser un cirujano del Hospital Clínico de Barcelona el que trató de curarle. Mientras todo eso ocurría, Benita y sus otros ocho hermanos huían de los bombardeos fascistas que padecía Madrid, hacia Barcelona. “Nos dieron una casa en Horta después de refugiarnos en el Estadio de Montjuïch”, nos trataron muy bien”, agradece. Pero también acabaron llegando a esa ciudad los bombardeos, y entonces se exiliaron. Vivió tres años en campos franceses de refugiados. Hoy, esta mujer que tiene siete nietos y un biznieto vuelve a residir en Horta. Audio: “Me quito una espina muy grande del corazón. Se lo dedico a mis dos hermanos”

El adolescente que busca su memoria

David Igual (Mataró, 1995). Descontando algunos niños, David es de los más jóvenes entre aquellos que han subido al cerro de Belitres para recordar el exilio de hace 70 años. La última abuela de este chaval, que tiene “casi 14 años”, murió con casi 90 años hace poco. Y David no llegó a conocer a su abuelo materno. Ni de ellos ni de los otros dos sabe demasiadas cosas, aunque le suena que alguno “hizo la mili bajo el franquismo”. El novio de su hermana mayor, sin embargo, le despierta a David el interés por el pasado más reciente. Le acompaña a museos y exposiciones, le llevó hace poco de excursión por los escenarios de la batalla del Ebro, y se han acercado con toda la familia a Portbou, donde piensan pasar un par de días visitando los escenarios del exilio. En la frontera sopla una cálida tramontana y ya se huelen los matorrales mediterráneos, y a David le parecen muy lejanas las fotos del exilio en el gélido invierno de 1939. “Pero está cerca al fin y al cabo, sigue pasando en otros lugares del mundo y forma parte de la historia de nuestro país”, opina. “Por eso quiero seguir conociéndolo”. Audio: “Es la historia de nuestro país”

La chiquilla vencida que ganó su última batalla

Josefina Piquet Ibáñez (Barcelona, 1934. “Iba hacia la frontera como una niña vencida y ahora vuelvo habiendo ganado la mayor batalla de mi vida: Romper el silencio”, proclama Josefina Piquet en el tren que le lleva a Portbou. Sigue una ruta parecida a la que cubrió cuando tenía cinco años y marchaba con sus padres, de la CNT, a Francia “por culpa de una guerra que no era la suya”, “sin saber lo que estaba pasando”. Era ajena a las causas del conflicto, pero lo vivió de cerca: Estaba entre las filas de republicanos que marchaban a la frontera que ametrallaron los aviones alemanes, oyó el silencio de esas colas de exiliados, que ella sólo rompía cuando “tenía hambre, angustia o frío” y sobrevivió al derrumbe de una casa en Figueras a causa de un bombazo. “Los niños no entienden nada, pero tienen sentimiento de culpa”, advierte. Un sentimiento que, explica, se le agudizó en Francia, donde asegura que los republicanos “levantaban sospechas” incluso después de colaborar en la resistencia. Volvió a Barcelona años más tarde. Y sufrió claustrofobia e insomnio durante mucho tiempo. Hasta que se enfrentó a sus “traumas” y decidió contar sus vivencias. Lo hizo en escuelas e institutos con la organización Dones del 36 hasta que ésta se disolvió en 2006. “La de los niños exiliados es la última generación que puede contar la guerra y sus consecuencias en primera persona”, constata. Y se muestra tranquila, porque cree que su testimonio, también tras su muerte, servirá para cambiar “la historia manipulada de los vencedores”.

El más viejo del lugar acabó saliéndose con la suya

Josep Prats (Barcelona, 1920). A los 12 años, Josep Prats ya sabía que quería ser electricista. A los 18, huía de su país, hundido, y derrotado tras luchar con el ejército republicano. Cerca de cumplir los 89, es el más viejo en el acto en recuerdo al exilio del cerro de Belitres. Seguramente es también el único que decidió huir, ya adulto, por iniciativa propia. En 1939 llevaba un año en las filas republicanas. Luchó en Balaguer, y dice que tuvo suerte de hacerlo allí: “Los que fueron a la batalla del Ebro no lo pueden contar”, se lamenta. Su guerra consistió en una retirada constante hasta los Pirineos. Luego pasó a Francia, donde recuerda que a los exiliados les soltaban los perros cuando se acercaban a algunas casas a pedir sal. Volvió a Barcelona poco después, cuando creyó que “los ánimos ya se habían calmado algo” y a él ya le consideraban “sólo medio rojo”. Entonces no tenía “ni oficio ni beneficio”, recuerda. “Antes de la Guerra nos daban muy buena formación en la Escuela Industrial, donde estuve tres años”, rememora, pero añade que a los franquistas “no les interesaba que estudiásemos”. Sin embargo, se acabó saliendo con la suya: Se ganó la vida gracias a la empresa de electricistas que montó. “Y ahora disfruto mientras pueda”, remata. Audio: “Cuando más aprendí fue durante la República”.

Una niña que Neruda ayudó en la huida

Montserrat Julio Nonell (Barcelona, 1929). “He tenido mucha suerte en la vida”, dice esta vieja actriz que acaba de cumplir 80 años. Estaba a punto de cumplir los 10 cuando cruzó la frontera con sus padres. “Yo no sufría, era una niña”, rememora, pero sus padres chocaron de lleno con una realidad del exilio que era más dura de lo que habían supuesto: Estos militantes del PSUC marcharon de su pueblo, Mataró, con varios amigos, un camión, un coche y un baúl lleno. “Iban muy a lo gauche divine”, opina Montserrat, que añade: “Al final, las cosas materiales valen muy poco en la huida”. Narra que acabaron tirándolo todo por un barranco para poder cruzar la frontera sin problemas. Estallaba la Guerra Mundial en Europa cuando Montserrat llegó con su familia, en septiembre de 1939, a Santiago de Chile a bordo del Winnipeg, el barco que Pablo Neruda organizó para socorrer al éxodo republicano. Antes, en Francia, esta chiquilla había perdido de vista a su padre durante varios meses, había vivido “el paisaje de juicio final” de los campos de refugiados y había acabado alojada en un castillo “precioso” cerca de Cognac “con un jardín enorme donde jugar”, rememora. Tras esta infancia, narra que fue feliz en el Nuevo Mundo, se convirtió en actriz, y volvió en la década de 1960 a España. Hoy reside en Madrid. Audio: “Embarcamos para Chile en el barco que fletó Pablo Neruda”

http://www.elpais.com/articulo/espana/tren/conmemorativo/exilio/viaja/frontera/francesa/300/personas/elpepuesp/20090523elpepunac_7/Tes?print=1

Fuente: (El País, 24-05-2009: BERTRAN CAZORLA – Barcelona – 23/05/2009


Brenan, memoria personal de España. El hispanista británico Gerald Brenan supo congeniar con los españoles, que acabaron viéndolo como uno de los suyos. Ahora se publican algunas de sus obras inéditas…

mayo 24, 2009
Gerald Brenan

Gerald Brenan

Con la aparición de El señor del castillo -la primera de una serie de obras inéditas que publicará la editorial Alfama-, el hispanista Gerald Brenan vuelve a estar de actualidad. Pasados ya 22 años desde su muerte, cabe preguntarse por la vigencia de su obra y sobre la relación que mantuvo con España, lugar donde se forjó como escritor.

A Gerald Brenan puede considerársele como uno de los grandes exponentes de un género literario popularizado por los escritores románticos: especular sobre un país ajeno. Al escritor foráneo se le otorga un punto de vista más válido y objetivo, puesto que se asume que no está involucrado emocionalmente con el país sobre el que escribe. España ha sido uno de los epicentros inspiradores de esta corriente literaria. Los dos grandes ejemplos procedentes del Reino Unido son Richard Ford y George Borrow, y de Estados Unidos, Ernest Hemingway. Todos son interesantes, pero fueron meros observadores, presenciaron los acontecimientos desde la barrera.

Por el contrario, Brenan no se limitó a la mera observación, su acercamiento fue más arriesgado e intuitivo, y a juzgar por el respeto que se ganó entre los españoles, no del todo equivocado.

Sin embargo, esa relación tan especial con España comenzó años antes de pisar suelo español. “Cualquiera que se plantee como modo de vida el ideal de ‘todo o nada’, está siguiendo, sea o no consciente de ello, un camino que discurre paralelo al trazado por los santos”. Estas palabras escritas por Gerald Brenan con apenas 18 años están recogidas en el primer volumen de su autobiografía, Una vida propia. Embebido por sus lecturas obsesivas de Teresa de Jesús y Juan de la Cruz, Brenan se había creado la imagen de un país, España, dentro de sí mismo, mucho antes de visitarlo.

Llegó a España después de la Primera Guerra Mundial, a finales de 1919. Era un lugar barato y con buen clima, el lugar idóneo para mejorar su formación intelectual, para empaparse de conocimiento por medio de la lectura. Su intención era continuar viaje hacia el Oriente.

Se instaló en Yegen, un pueblo de la Alpujarra granadina que describe en Al sur de Granada. En una entrevista recogida en la revista Litoral (1985), Brenan le describe a Eduardo Castro lo que significó esta experiencia: “Vine a Andalucía como se va a una universidad, pero sin clases ni profesores ni más compañeros que mis propios libros. Por supuesto, no podía imaginarme que terminaría quedándome aquí para casi toda mi vida”.

Encontrar a un escritor, como Brenan, que escriba con tanta profundidad sobre un país ajeno, y que aglutine temas tan diversos como su historia, su literatura y sus gentes, no es frecuente. Llegaría como autor, pero también como persona, a identificarse con un país extraño y diferente por completo al suyo.

Su infancia y los años de escuela, unidos a las difíciles relaciones con su padre, hicieron a Brenan retirarse en sí mismo. Ansiaba escribir, pero le daba miedo exponerse, mostrarse. Fue en España donde Brenan dio rienda suelta a su talento literario. Sintiéndose seguro en la distancia, comenzó a escribir de verdad, sin cortapisas.

Este proceso latente se inició en Yegen y eclosionó con el estallido de la Guerra Civil española; su reacción ante el horror fue un trabajo de cinco años, El laberinto español, aclamado por igual por crítica y público. Había nacido el gran escritor. No es casualidad que sus mejores escritos tengan por tema a España y los españoles.

Leer a Brenan es un recorrido preciso por la historia reciente de nuestro país. Observó de primera mano el tránsito de España pobre y rural de los años veinte, pasando por los años oscuros de la dictadura de Franco, hasta la aparición de los aires de esperanza que trajo la democracia. Hombre de vida azarosa, y mejor escritor, es autor de obras capitales en el conocimiento de la literatura, la historia o la etnografía de España como son Historia de la literatura del pueblo español, La copla popular española, La faz de España, El laberinto español o Al sur de Granada; junto con biografías como San Juan de la Cruz, o sendos volúmenes autobiográficos como Una vida propia y Memoria personal.

La relación personal de Brenan con España es comparable con la del biógrafo con el biografiado. El biógrafo termina dejando su impronta sobre la persona de la que escribe. España y su complejidad es el reflejo de la propia complejidad de Brenan. “Dentro de cada español descansa un derviche confuso, un genio de inmenso poder aprisionado en una botella, lo que García Lorca llama un duende, al que le encantaría liberar si fuera posible”, escribe Brenan en su introducción a La copla popular española.

Las intuiciones y observaciones de Brenan sobre España y los españoles, como pueden ser el orgullo, la impaciencia, el optimismo exagerado, la cólera ante la frustración etcétera, no tienen todas que ser correctas, son de un origen muy profundo, y muy próximo al propio Brenan persona.

Es verdad que ciertas opiniones y algunas de las descripciones que aparecen en sus libros pueden circunscribirse a una tradición romántica. Además, el propio Brenan siempre se consideró un romántico y fue lector acérrimo de los libros de Borrow y Ford, llenos de campesinos, bandoleros, paisajes pintorescos, gitanos, flamenco etcétera. Pero no siempre una cierta visión romántica tiene que ser desacertada. Es más, hace que el escritor se involucre emocionalmente y haga el tema suyo.

Por otra parte, Brenan nunca se cortó a la hora de criticar a los españoles. “España es pródiga en hombres que creen ellos solos ser capaces de alumbrar el manantial puro de las tradiciones nacionales y proyectarlo hacia el futuro. Todos los que no estén de acuerdo con ellos son necesariamente perversos y, en consecuencia, han de ser aplastados”, escribe Brenan en El laberinto español.

Instintivamente descubrió que una parte de los españoles y él compartían una misma alma. “El alma española es un castillo fronterizo, adaptado para la defensa y para la ofensiva en territorio hostil: la soberbia, o el orgullo, sumados a una eterna suspicacia, son sus cualidades más inveteradas, junto a la desconfianza de todo lo que no sean su destreza y sus propias armas. No obstante, lo que percibe la guarnición a todas horas es soledad”, escribió Brenan. Por tanto, el tópico de la religión, el realismo extremo de su literatura, la fuerza tiránica de los sentidos, según Brenan, forzaban a la aridez de imaginación, a la preocupación obsesiva por el dolor y la muerte; pero, por encima de todo, abocaba al orgullo desmedido que implicaba que nada estaba a la altura. “Así son los españoles en todas partes. Son hombres sin conflictos. Creen que siempre tienen razón, hagan lo que hagan, y esta convicción los dota de mayor vitalidad”, escribe Brenan en La faz de España.

Gerald Brenan era un conversador nato y un escritor de una curiosidad inusitada. Esas cualidades, que terminaron de explotar en España, forjaron un escritor de estilo vivaz y preciso, cuyos textos están regados de feraces generalizaciones que espolean la imaginación del lector. “Para la mente española supone un placer ascético el ver las cosas llevadas a sus últimas consecuencias”, de modo tal que “la meta del hombre está más allá de la razón, en el desconcierto de la razón”.

España, la suya, la del “todo o nada”, era un país que le fascinaba, aunque nunca fue ni se sintió español, ni siquiera se nacionalizó y siguió siendo muy inglés y perteneciente a su clase social. Pero, al final, con su estilo personal y entrañable, mezcla de inteligencia y sensibilidad, cautivó al pueblo sobre el que tanto y tan bien había escrito. Supo congeniar con los españoles, que lo veían como uno de los suyos. Como bien dice su lápida, que se encuentra en el Cementerio Inglés de Málaga: “Gerald Brenan. Escritor inglés. Amigo de España”.

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Brenan/memoria/personal/Espana/elpepiopi/20090523elpepiopi_11/Tes?print=1
Fuente: (El País, 24-05-2009).

CARLOS PRANGER 23/05/2009


En memoria de Luis García Pagador

mayo 23, 2009

POR LA MEMORIA HISTÓRICA

En Fuente de Cantos, Badajoz, a finales de 1936, el desconcierto y el miedo era lo único claro que corría esos días por este pequeño pueblo de Extremadura, cuna del genial Zurbarán; nadie se fiaba de sus vecinos, de sus allegados y mucho menos de los forasteros que esos días irrumpían por el pueblo.
Cualquier día era bueno para que con el chivatazo, la sospecha, la mirada o una simple insinuación pasases a formar parte de los elegidos ese día o mañana mismo para el paredón.
Eso fue lo que le ocurrió una mal día a Luis García Pagador, el mayor de los hermanos, el que debería tirar del carro cuando faltase el abuelo, por llevar una camisa cuyos colores no gustaban; ese día, los simpatizantes franquistas, a la sazón de paso por el pueblo, pasaron a su casa lo cogieron con tan sólo 17 años y lo fusilaron junto con otros en el kilómetro 6 de la carretera de Fuente de Cantos a Sevilla. Desde entonces nadie sabe dónde está, sólo se intuye, pero ahí está, como tantos otros.
Mi padre, Modesto García Pagador, con 14 años por entonces y testigo como sus otros nueve hermanos de esta tragedia sin sentido que ha marcado sus vidas, nunca lo ha olvidado, unas veces en silencio y otras con rabia e impotencia de no poder hacer nada, de no entender por qué no se ha hecho nada para rescatarlos, hasta este 12 de mayo de 2009, que ha fallecido.
Él ha recuperado para siempre, como él quería, su particular memoria histórica. Su última voluntad ha sido que una vez incinerado, sus cenizas sean esparcidas en ese maldito lugar de la carretera de Fuente Cantos a Sevilla.
Por fin, después de 86 años, descansa con su hermano, con sus amigos, con sus conocidos, descansa en paz, con rosas rojas y flores a su alrededor.
Mi homenaje, mi recuerdo, el de mi familia y con estas líneas el de mi padre a todos los represaliados por la Guerra Civil y a tantas almas desconocidas para unos y tan presentes día a día para otros que aún buscan refugio ante sus seres queridos y que no se merecen que se lo neguemos.

MODESTO GARCÍA RAMOS

Molina de Segura, Murcia – 22/05/2009

Nota: Este texto ha sido recogido ayer viernes 22 /05/09 en la sección  “Cartas al director/El País”.

Que esta carta , signo de reconocimiento hacia un padre y testimonio de otra injusticia más, sea un ejemplo para  todos los que tienen algo que contar y que no se atreven hacerlo público.  Para que nadie quede en el olvido y para que la Justicia tome nota de la reparación indispensable que debe a un numeroso grupo de ciudadanos de este país que pagaron con su vida la defensa de una sociedad más fraternal.

Desde La Memoria Viva nuestro solidario pésame a Modesto y a su familia.


Los restos de 133 personas sacados del Valle de los Caídos en febrero de 1980

mayo 22, 2009

El pasado nueve de mayo se celebró el primer aniversario de la construcción del Parque de la Memoria de Navarra, localizado en  las inmediaciones del municipio de Sartaguda, donde desarrolla su actividad la Asociación  Pueblo de las Viudas, denominación alusiva al elevado número de mujeres que quedaron en esa situación al segar la vida de sus maridos, los sicarios del golpe de Estado contra el gobierno legítimo de la República.

escanear0018

Asistí a dicho evento con la máxima ilusión, invitado por dos entrañables familias  del pueblo vecino del anterior,  Lodosa. Dichas familias  consiguieron rescatar los restos de sus seres queridos, del Valle de los Caídos en febrero de 1980. Una comisión de cinco familiares de víctimas, después de repetidas visitas y gestiones cerca de las autoridades locales , forales y gubernamentales, consiguieron sacar del citado lugar, los restos de 133 personas asesinadas en el verano de 1936 por la represión golpista, pertenecientes a 9 pueblos navarros. A Lodosa pertenecían los de cinco personas. Es esta circunstancia , la de haber podido llevarse los restos de sus seres queridos al cementerio de su pueblo, la que ha permitido nuestro conocimiento y amistad, pues yo llevo cinco años tratando de rescatar los restos de mi padre y de otras seis personas del pueblo de Pajares de Adaja ( Ávila ) , que aun permanecen en ese ignominioso lugar.

Volviendo al encuentro y actos celebrados  en el  Parque de la Memoria en Sartaguda, he de expresar mi admiración y satisfacción por el desarrollo del mismo. Asistieron alrededor de 1000 personas convocadas por la Asociación de Familiares de Fusilados de Navarra y la referida  Asociación de Viudas de Sartaguda. Hubo intervenciones alusivas al acto, de los representantes de las asociaciones, y se anunció la inclusión en el muro de 24 nuevos nombres de víctimas que se sumaron a los 3400  ya reflejados, pertenecientes a víctimas navarras. . Cada año se irán agregando más nombres a medida que se vaya investigando y documentando la aparición de nuevas víctimas.

escanear0016

 Cabe destacar también, las actuaciones de artistas y poetas que interpretaron piezas y versos acordes con el significado del acto. La propuesta del alcalde Sartaguda de exigir al Gobierno navarro su implicación en el mantenimiento del Parque , fue muy bien acogida por todos los participantes.

El Parque de la Memoria se comenzó a construir en el año 2004y fue inaugurado el 10 de mayo de 2008. La mayoría de la sociedad Navarra entendió las demandas de los familiares de los fusilados.       

El pasado 4 de marzo se instaló una nueva escultura de grandes dimensiones en bronce que preside la entrada del Parque de la Memoria. Como expresaba su autor  José Ramón Anda, “es una puerta de entrada, una invitación a ver el Parque, un abrazo al que viene”. Esta obra  se une a otros conjuntos escultóricos presentes en el Parque como son  “Atariaren besarkada “, del mismo autor ; “ Como una hoz atávica y mortal “ , de Néstor Basterretexea  ; “ Los acribillados en la santa cruzada “, de José Ulibarrena; “ Muro de los asesinados “ y “ Rincón de los escritores “.

escanear0017

 Joseba Azaolaza, representante de la Asociación Pueblo de las Viudas, expresó en el acto de la instalación de la mencionada escultura de la entrada , que “ tanto el Gobierno de Navarra, como el Gobierno central, como 90m ayuntamientos, han aportado financiación para este Parque , que supone un lugar donde las familias pueden cerrar el duelo, un lugar de convivencia y encuentro “.

A mi modesto entender , un ejemplo a seguir en todos los lugares de la geografía española que se pueda, impulsados estos Parques, por las Asociaciones Memorialistas  correspondientes, por familiares a título particular y apoyados financieramente por las entidades oficiales respectivas.

 El encuentro –aniversario del día 9 de mayo, acabó con una comida colectiva , en el Frontón de Sartaguda, con asistencia de 300 personas y en un ambiente de confraternización y buena sintonía como corresponde a  un grupo de personas unidas por el anhelo común de dignificar permanentemente a nuestros seres queridos que nos arrebataron de nuestras vidas, de manera tan dramática.

 Finalmente, el día 10 de mayo , junto a mis anfitriones de Lodosa, visitamos el monumento funerario erigido en el cementerio de esta localidad, en recuerdo , como reza en la piedra de mármol central  , de los “138 asesinados y humillados en 1936 y recuperados y dignificados en abril de 1979”, que fue cuando se inauguró este monumento . A Lodosa corresponden 131 víctimas , 5 a Pradejón y 2 a Lerín.

Madrid 20 de mayo de 2009

Fausto Canales Bermejo 

Querido Fausto, no es solo a tu modesto entender es también el nuestro, es un ejemplo a seguir en los numerosos lugares de este país marcado de cicatrices que se llaman fosas comunes, tapias de cementerios, plazas de toros, antiguos conventos transformados en centro de detención, de tortura y de muerte, campos de concentración, antiguas minas, pozos volcánicos, cárceles y por supuesto el ignominioso sitio de Cuelgamuros que reclamamos sea transformado en un centro de La Memoria con los restos que contiene cada uno llevado donde lo deseen sus familiares, como es tu caso.

No podemos aceptar que se construyan monolitos a la memoria de generales asesinos (Yagüe) y que los más de 120000 desaparecidos sigan sin nombre, sin un lugar de descanso digno donde podamos recuperar la dignidad que les fue arrebatada  y el sosiego para sus descendientes. 

Un abrazo fraternal, solidario y esperanzador de Pedro-Vicente Romero de Castilla Ramos y de Jordi Carreño Crispín

 


Palabras clave: Antropología de la Violencia y el Sufrimiento Social, Fosas Comunes.

mayo 21, 2009

 

 

 RDTPFrancisco_FerrandizPRUEBA

 

  de FRANCISCO  FERRÁNDIZ

Grupo de Investigación “Antropología Comparada de España y América ACEA”. 

 Centro de Ciencias Humanas y Sociales. CSIC. Madrid


Testimonio de los familiares de Leoncio Sánchez Castillo

mayo 21, 2009

LEONCIO Y VICTORIA.

Leoncio Sánchez Castillo nació en Casavieja, en 1877 y fue asesinado en 1936, su mujer Victoria Sánchez González, al igual que Leoncio nació en Casavieja en 1875 y fue asesinada en 1936. Si te sirve de referencia Leoncio tenía el apodo familiar de los Gerardos.

El abuelo Leoncio era un campesino de Casavieja, honrado, trabajador al cual no le faltaba el dinero, fruto de su esfuerzo y su trabajo. Cuando le sobraba algo de dinero y  cosecha, si alguien llegaba a su casa pidiéndole ayuda, se lo daba a cambio de que se lo devolviera cuando pudiera, esto era mas o menos en 1934-1935, su mujer se dedicaba a las faenas propias de las mujeres de la época (faenas de la casa, preparar la comida para el día siguiente…).

Una vez estallada la guerra, huyó con su esposa a localidad de San Martín de Valdeiglesias, por no sentirse seguro ya que el era Socialista. Esperando que las cosas se apaciguaran en Casavieja pasó tiempo en San Martín de Valdeiglesias con un familiar, cuando creyó que las cosas estaban mas calmadas en su pueblo decidió volver, descubriendo que las dos casas que tenía y los enseres que en ellas se encontraban, no quedaba nada, lo habían expoliado los mismos a los cuales les había prestado dinero y cosecha.

Le detuvieron junto a su esposa, fueron llevados a la cárcel (situada en esa época en la plaza del reloj), donde mandaban a su hija Severiana a que les llevara la comida y les limpiara la celda, hasta que un día la dijeron que no se molestara en ir que les iban a dar el paseíllo (llevarles andando hasta donde les iban a matar).

A Leoncio le bajaron desde la cárcel hasta el cementerio, y una vez allí le llevaron al Cerro del Águila, según se ha contado le bajaron dándole palos y maniatado. Cuando llegaron al lugar de los hechos, y según cuentan, le hicieron cavar su propia fosa y le dijeron que si prefería morir boca arriba o boca abajo, a lo que él contesto: Si me soltáis y venís de uno en uno os mato a todos.

A su mujer Victoria, se la llevaron junto a otra mujer y cuatro hombres al pueblo de Mijares, y una vez allí les mataron y enterraron. Llegó a los oídos de los asesinos que Victoria tenía un dinero escondido en los refajos, y decidieron desenterrarla para llevárselos, rompiéndole los refajos para ver si era verdad, como no era cierto y llevados por la rabia, apalearon el cadáver dejándolo tirada sin enterrarla.

El enterrador de Mijares, junto a su hijo (el cual nos ha contado esta parte de la historia), recogieron los restos de los asesinados y los enterraron dentro del cementerio.

Se ha exhumado la fosa donde asesinaron a Leoncio, encontrando las zapatillas, una costilla y el alambre con restos de tela, con el cual fue maniatado. Se encontraron en el lugar, 34 proyectiles en una forma de C, suponiendo que le hicieron bailar antes de asesinarle y darle el tiro de gracia.  De Victoria no se ha podido exhumar, ya que se encuentra dentro del cementerio, según nos ha narrado el hijo del enterrador de Mijares.

En el cementerio de Mijares
En el cementerio de Mijares

 

Este relato nos ha sido enviado por los nietos y bisnietos de Leoncio. Lo publicamos sin cambiar ni un punto ni una coma. La imagen cedida por su bisnieto la hemos introducido en la redacción. No disponemos de un retrato de Leoncio, ni de Victoria ( nos cuentan en el relato como su casa fué saqueada)

Queremos agradecer a Victoria, Rodrigo, Jesús, Enrique, Manolo, María-Angeles y familiares el esfuerzo que han realizado componiendo este trozo de la Historia. La acogida que nos han dispensado en sus domicilios de Casavieja ha sido cariñosa y sincera, un motivo más para darles nuestro apoyo solidario y fraternal.

Un abrazo tricolor de Pedro-Vicente Romero de Castilla Ramos y de Jordi Carreño Crispín.


Fosa en el Cerro del Águila, Casavieja(Avila)

mayo 20, 2009

Leoncio Sánchez Castillo asesinado en el otoño del 36, tenía 59 años cuando fue abandonado en una fosa detrás del cementerio de Casavieja en una finca, cerca de dos postes de la luz.

Cerca de los postes de la luz

Cerca de los postes de la luz

Este 15 de mayo 2009, sus nieta Vitoria con su esposo Rodrigo, sus dos hijos Enrique y Jesús y sus primos Maria- Ángeles y Manolo han restablecido con dignidad la verdad, una vez más oculta oficialmente desde 1936.

Acompañados por el equipo de La asociación Nuestra Memoria, Sierra de Gredos y Toledo y de voluntarios casavejanos, con la autorización del propietario de la finca, se ha realizado una localización con Georadar y detector de metales; la fosa estaba donde la historia oral la marcaba: en el paraje El Cerro del Águila cerca de dos postes de la luz. 

Familiares y participantes

Familiares y participantes

Rápidamente aparecieron las suelas del calzado de Leoncio confirmando la exploración del georadar. Con mucha cautela siguieron los trabajos hasta llegar a definir una fosa claramente delimitada con paredes y fondo de granito. De ella salieron a la luz restos óseos de costillas, una bala y un trozo de alambre  con restos de tejido adherentes (mangas de camisa) y retorcido como si hubiese sido utilizado como esposas. Según los arqueólogos allí presentes la composición química del terreno podría ser el causante de la desaparición del conjunto de restos óseos faltantes.

Suelas

Parte exterior de las suelas tal y como aparecieron

Con el detector de metales se encontraron unas 36 balas de fusil Mauser, la mitad disparadas y un casquillo de bala de pistola probablemente el correspondiente “al tiro de remate”. La distribución en el espacio colindante a la fosa de las balas y casquillos indica claramente el comportamiento de los que disparaban: por el caminillo hacia la fosa como un reguero de casquillos y luego en semi circulo frente a la fosa. Las marcas particulares en los casquillos, su fecha y origen de fabricación  determinan que fueron 3 fusiles diferentes los utilizados más una pistola; eso nos deja pensar que ensañamiento practicaron los asesinos, y que las suelas mirando al cielo y el alambre  indican que Leoncio fue enterrado boca  abajo con las manos atadas a la espalda.

Las suelas, el alambre(cerca de la flecha N) y el resto de costilla(punto naranja)

Las suelas, el alambre cerca de la flecha y costilla(punto naranja)

entre la referencia de escala y la flecha Norte, el alambre

Entre la referencia de escala y la flecha Norte, el alambre

!!!

!!!

!!!

!!!

Los familiares han decidido enterrar nuevamente los restos de Leoncio a la ocasión del acto que se realizará el 3 de octubre 2009 en Casavieja conjuntamente con los familiares de las otras victimas que se exhumaron en el cementerio de la localidad el 15 de marzo pasado(ver post “En primera persona, Ana…”).

Los familiares rinden homenaje

En homenaje a Leoncio Sánchez Castillo

 

Una vez más comprobamos que es el resultado del trabajo de una asociación, de voluntarios y de familiares. ¿Cuanto debemos esperar para que un “organismo del Estado” cumpla con sus ciudadanos (los vivos y los muertos)?

Distancia de las balas del camino a la cercania de la fosa

Distancia de las balas del camino a la cercania de la fosa

Un abrazo fraternal y solidario de Pedro-Vicente Romero de Castilla Ramos y Jordi Carreño Crispín.


En proceso de recuperacion de la dignidad

mayo 20, 2009

 

 

 

Blas Martin Gonzalez tío-abuelo de Isabel

Blas Martin Gonzalez tío de Isabel

 

Bueno compañeros, me siento arropada por eso es que voy a intentar resumiros todo esto que me pasa, no acaba aquí la historia porque esto es un proyecto de recuperación personal……

Soy, Isabel Mª Perera Martín, vivo en la Seu D´Urgell ( Lleida) y soy nieta de Nicolás Martín Tejada, sobrina-nieta de Isidro Martín Tejada y sobrina de Blas Martín González.

Como a todos nosotros, nos los arrancaron de nuestras vidas y algunos tenemos la suerte de saber  donde los fueron a poner. Yo se donde me los tiraron a mi abuelo y a mi tío, pero a Isidro, al tío Isidro nadie lo registró en aquellos momentos (secuestrado y llevado a la sierra de Monsalú- La Parra/Nogales)…….. En cambio a mi tío y mi abuelo si: enfrentamiento con arma de fuego….ya los tenemos localizados. Tal vez alguien pueda un día encontrar sus sentencias de muerte firmadas en un papel, porque la ultima vez que los vieron con vida se los llevaron atados y arrastrando por las calles…..y los fueron a matar y los tiraron a un pozo, a una fosa….eso si, del abuelo devolvieron las camisa manchada de sangre, para que no quedara ninguna duda que se habían atrevido a matarlo y a desatarle los zapatos….él que siempre decía que nadie se los podía desatar…… y campeando a sus anchas los asesinos infames de la infamia mas grande escrita en nuestra historia y la historia de Europa…no, no seremos europeos hasta que limpiemos , abramos, entreguemos a esas criaturas masacradas en un genocidio sin nombre…como todos los genocidios los culpables han de pasar ante la justicia…nuestro genocidio es  ……bueno: la historia los juzgará. Es  una cuestión de tiempo solo que nosotros tenemos prisa por renombrar su historia y que quede constancia……queremos homenajear a nuestros padres porque con su sufrimiento callado a cuestas nos tuvieron a nosotros y sin clases de adoctrinamiento, solo con la pena del recuerdo de los suyos nos inculcaron el amor y la decencia y la honradez y….

Pero……..

Hay tantas y tantas y tantas historias….

Fui a Feria a empezar a andar los pasos…solo estuve una mañana pero al final de ese tiempo y ver y pisar la tierra en donde están los que busco me invadió un sentimiento de pena, de tristeza, de querer llorar……me subí a la azotea de la casa de mi primo y veía el Castillo de Feria, el sol, la tierra de barros y lloraba por la pena y el dolor…era como si me los hubieran matado aquella mañana….

Es necesario que podamos hacer el duelo de nuestros familiares. Llorarles en público, que se nos acerquen los conocidos y los amigos y nos den el pésame…hasta que eso no pase las escenas del terror se renovarán generación tras generación….

Y cada día un sentimiento nuevo que a la vez duerme y despierta….es tan importante sentirse comprendido…..gentes como todos vosotros que sin conocernos , sin saber quienes somos …….hoy día 1 de mayo.

Hoy es un día importante para los trabajadores, para las personas trabajadoras. Día para reivindicar los derechos de la dignidad del ser humano que ha de trabajar para su desarrollo y para su sustento. Esta crisis tal vez sirva para que nos demos cuenta que falta todavía mucho por reivindicar….nos creíamos, nos hicieron creer que ya nada nos haría tambalear en nuestro estado del bienestar………

Estuve en Feria para dejar de aspirar a aspirar a que algún día…..el día tenía que llegar empezando a actuar.

Estuve con Cayetano Ibarra, en Extremadura es el responsables del Proyecto para la recuperación de la memoria……bien, bien, bien, bien…pero no. No funciona así. Cada uno de nosotros ha de reivindicar su derecho al rescate de sus seres porque por si sola la maquina no empieza a funcionar.

 

 

Este texto nos ha sido enviado el 1º de mayo 2009 por nuestra compañera y colaboradora Isabel; desde entonces su empeño y su valentía han conseguido que la exploracion con el Georadar se haga. La posibilidad de cumplir con la recuperacion de la dignidad de sus familiares desaparecidos se hace más tangible. Deseamos, desde La Memoria Viva, que se cumplan sus objetivos.

Nuestros agradecimientos a todos (en particular a el Proyecto para la Recuperación de la Memoria de Extremadura,  a la ARMH de Mérida y su Comarca, a la Junta de Extremadura y a  Condor-Georadar…)  que han hecho posible ese paso más para empezar a recuperar  la memoria individual y colectiva de lo ocurrido en Feria en septiembre de 1936 .

Hemos publicado este sentir con dolor patente al igual que el post “En primera persona, Ana,…”, que sirva este ultimo para dar  animos y esperanza a los que siguen buscando sus familiares represaliados.

Pedro-Vicente Romero de Castilla Ramos y Jordi Carreño Crispín.


In memoriam, MARIO BENEDETTI.

mayo 20, 2009
 
DESAPARECIDOS
 
Están en algún sitio / concertados
desconcertados / sordos
buscándose / buscándonos
bloqueados por los signos y las dudas
contemplando las verjas de las plazas
los timbres de las puertas / las viejas azoteas
ordenando sus sueños sus olvidos
quizá convalecientes de su muerte privada

nadie les ha explicado con certeza
si ya se fueron o si no
si son pancartas o temblores
sobrevivientes o responsos

ven pasar árboles y pájaros
e ignoran a qué sombra pertenecen

cuando empezaron a desaparecer
hace tres cinco siete ceremonias
a desaparecer como sin sangre
como sin rostro y sin motivo
vieron por la ventana de su ausencia
lo que quedaba atrás / ese andamiaje
de abrazos cielo y humo

cuando empezaron a desaparecer
como el oasis en los espejismos
a desaparecer sin últimas palabras
tenían en sus manos los trocitos
de cosas que querían

están en algún sitio / nube o tumba
están en algún sitio / estoy seguro
allá en el sur del alma
es posible que hayan extraviado la brújula
y hoy vaguen preguntando preguntando
dónde carajo queda el buen amor
porque vienen del odio

MARIO BENEDETTI
 
Este poema como memoria a alguien que fue, y es para muchos de nosotros un referente de entereza, lucha contra las mordazas del poder, y un referente para muchos movimientos de víctimas, que tienen en sus poemas, las palabras para la denuncia y memoria.
Quería enviaros este poema, porque ayer fue un día triste para todos, con lo que significó la pérdida de Mario Benedetti.
Un poema suyo, es ya “nuestro poema”, el emblema de la Asociación de la Memoria Histórica de Mérida y Comarca.
Un fuerte abrazo.
Libertad Sanchez.
 

En primera persona, Ana, familiar de Román Martín Martín y de Pedro Muñoz Díaz, nos transmite sus vivencias en una exhumacion en Casavieja. La dignidad como homenaje.

mayo 20, 2009
Desde que se hizo pública la noticia de la apertura de la fosa en Casavieja me han preguntado muchas veces que motivos me movían para implicarme tanto en el asunto si los familiares a los que reclamaba me tocaban tan de lejos y, por supuesto, no les había conocido. Casi siempre he respondido con las razones obvias que en principio nos mueven a todos: que se trataba de una cuestión de dignidad, de respeto y el reconocimiento de un derecho que en su día les fue negado.

En mi familia, como es lógico, siempre se han conocido los hechos y se ha sabido de la existencia de la fosa, pero me horrorizó comprobar que lo que yo pensaba que era del dominio público no era ni mucho menos así. Cuando conté a mis amigos cuales eran mis intenciones con respecto al proyecto que íbamos a acometer me di cuenta de que ninguno de ellos sabía que esto había pasado en su propio pueblo, estas personas habían sido olvidadas literal y jurídicamente, dado que ni siquiera consta en el registro la defunción de algunos de ellos.

Es cierto que no quería que la historia cayera en el olvido y que todo el mundo supiera que el 2 de octubre de 1936 siete vecinos de este pueblo fueron torturados y fusilados por tener tendencias políticas de izquierdas, pero la razón que me movió realmente fue el amor enorme que les tenía a mis abuelos, sentía que se lo debía a ellos.

Yo tenía dos familiares en la fosa: el padre de mi abuela paterna, mi bisabuelo Román Martín Martín y el hermano de mi abuelo materno Pedro Muñoz Díaz.

Román Martín Martín

Román Martín Martín

Dolía escuchar a mi abuela contar que el día anterior al fusilamiento, al llevarle la comida al calabozo donde les tenían retenidos, su  padre le dijo que “ya les habían confesado”, dándole a entender que el fin estaba cerca. Supongo que sus verdugos pensarían que ya que les iban a matar que murieran limpios de pecado y en paz con Dios, posiblemente eso les haría creerse menos asesinos.

Cuando mi abuela volvió al día siguiente con la comida y ropa limpia, alguien le dijo que “a su padre ya no le hacía falta más comida”… la noche anterior les habían dado el consabido paseo.

Mi abuela, con 19 años, se hizo cargo de la familia y tiró para adelante con sus tres hermanos de 10, 5  y 2 años, ya que su madre quedó bastante tocada.

Siempre que mi abuelo materno hablaba de su hermano lo hacía con cariño. Según él, Pedro era el más noble de los hermanos, tenía buen carácter y un gran corazón. Mi abuelo era un actor aficionado y junto con otras personas de la localidad representaban obras de teatro en este y otros pueblos de la zona. Pedro, que al parecer tenía una bonita letra, era quien se encargaba de escribir los guiones para cada uno de los actores.

Al haber tenido que abandonar el pueblo por la entrada de las tropas nacionales, el resto de la familia tardó unos días en enterarse del fusilamiento de Pedro, pero al saberlo tanto mi abuelo como su otro hermano varón se fueron voluntarios al frente, mientras el resto de la familia se dividía: unos se marcharon a la zona roja dejando atrás sus propiedades,  y mi abuela materna permaneció en el pueblo esperando a  que su marido volviera del frente. 

Pedro Muñoz Díaz

Pedro Muñoz Díaz

Todos estos recuerdos duelen. Ojalá hubiera podido dar a mis abuelos la satisfacción de  enterrar a sus seres queridos, pero seré yo quien finalmente lo haga en su nombre.

Al comienzo de la guerra civil el ayuntamiento de Casavieja estaba gobernado por la izquierda. En un primer momento la iglesia de la villa se utilizó como cárcel y allí se encerraron a los vecinos con reconocida ideología de derechas, aunque poco más tarde fue utilizada como almacén de víveres.

El 20 de agosto de 1936 el gobierno republicano envió a la zona la columna del Rosal, que se estableció con base en Casavieja, donde permaneció hasta el 29 de septiembre, fecha en que las tropas nacionales hicieron su entrada en el pueblo.

Al parecer las tropas republicanas tenían problemas de abastecimiento y se envió un convoy de provisiones guiado por algunos vecinos. Al volver al pueblo, estos hombres  fueron capturados, salvo dos de ellos que afortunadamente vieron que una persona les hacía señales para que huyeran y consiguieron escapar. Esta persona, con ideología de derechas, se convertiría más tarde en mi abuelo paterno,  pero lamentablemente  no logró salvar a Román, que habría de ser su suegro.

Los hombres detenidos fueron conducidos a los calabozos de la población y allí fueron torturados y obligados a golpearse entre ellos.

A nuestros oídos ha llegado la noticia de que a mi tío abuelo Pedro le obligaron a golpearse con otro de los detenidos a cabezazos, como si fueran carneros.

Finalmente todos fueron conducidos junto a la tapia del cementerio y fusilados. La fosa donde fueron enterrados la cavaron otros vecinos con idénticas ideas políticas, y también ellos pensaron que les darían muerte una vez concluida su tarea.

Nos han contado que mi bisabuelo Román hizo el que había de ser su último paseo con el puño en alto y gritando “salud” y “vivas a la república”.

El trabajo de documentación que hicimos en el ayuntamiento de Casavieja mi compañera Cristina Soto y yo fue exhaustivo y desesperante en algunos momentos.

De los siete fusilados teníamos a cinco identificados con nombre y apellidos, pero nos faltaban dos y nos dispusimos a buscar los certificados de defunción de cada uno de ellos esperando resultados positivos. Buscamos uno a uno en los registros de defunción desde 1936 a 1960 pero sólo encontramos tres de los siete que buscábamos.

Certificado de defunción de Román Martín Martín

Certificado de defunción de Román Martín Martín

Certificado de defunción de Victoriano Jiménez Martín.

Certificado de defunción de Victoriano Jiménez Martín.

Certificado de defunción de Juan Sánchez de la Cruz

Certificado de defunción de Juan Sánchez de la Cruz

 Empezamos a buscar los nombres que conocíamos pero no encontramos el primero hasta septiembre de 1938.

Seguimos buscando y no fue hasta 1946 que fueron registrados los otros dos que como digo encontramos. Era como mínimo indignante comprobar que además de la tardanza en registrarlos en la causa de la muerte constaba como tal la  “pasada guerra de liberación”.

Del resto de fusilados no había ni rastro, pero descubrimos una larga lista de vecinos de la localidad asesinados de forma similar en distintos pueblos de la zona.

Mientras leíamos uno a uno todos los nombres del censo de 1935 observamos una anotación junto a los que buscábamos. Alguien había escrito una pequeña “D” (de difunto) junto a algunos nombres. Anotamos estos y nos dimos cuenta de que eran todos fallecidos durante la guerra civil de uno y otro bando.

En esta lista de 20 ó 25 nombres constaban 2 mujeres, las únicas que fusilaron aquí durante la guerra.

Ya sólo fue cuestión de ir eliminando y con esto y la ayuda de algunos ancianos de la localidad fue posible concluir con éxito la identificación. Se trataba de:

 – Florentino Castillo González    14/03/1890

– Román Martín Martín               09/08/1892

– Juan Sánchez de la Cruz                     1892

– Félix Fuentes Jiménez               20/11/1889

– Gabino Rodríguez Ramos         19/02/1906

– Victoriano Jiménez Martín        13/01/1911

– Pedro Muñoz Díaz                     22/07/1912

 Todos ellos fusilados el 2 de octubre de 1936.

 

 En cuanto a la apertura de la fosa os diré que comenzamos la mañana del 13 de marzo de 2009.

Durante toda la mañana la búsqueda fue infructuosa y sinceramente te sientes decepcionada cuando la máquina excava y no se obtienen resultados. Empiezas a ponerte en lo peor y resulta descorazonador no encontrar nada después de haber puesto todas tus esperanzas en ello. Por la tarde, cuando se retomó el trabajo de excavación, apareció un pastor con su rebaño y nos dijo que estábamos buscando en el sitio equivocado. Nos indicó que debíamos hacerlo unos  metros más arriba. Este señor tenía razón y muy pronto tuvimos ocasión de comprobarlo.

Si hablo todo el tiempo incluyéndome en los hechos es porque se me permitió entrar en la fosa y extraer los restos junto con los miembros del equipo y os aseguro que fue una de las cosas más impresionantes que he hecho en mi vida.

Lo sentía como algo importante y me tocaba limpiar esos huesos para ayudar a extraerlos con todo el cariño y el respeto que se les debía.

En un primer momento pensé que no sería capaz y que sentiría incluso repulsión por los restos, todos sabemos que lo que tiene que ver con la muerte no es agradable y tiene mala prensa, de hecho mucha gente me ha preguntado como he sido capaz de entrar en aquella tumba y trabajar limpiando esos restos. No os miento si os digo que en ningún momento tuve esa sensación, todo lo contrario, allí se respiraba cierta alegría y mucha emoción. Resultaba especialmente emotivo mirar la cara de satisfacción  del hijo de Román, que sólo tenía 5 años cuando su padre fue fusilado.

Si  tenéis la suerte de localizar la fosa de vuestro familiar con resultados positivos y queréis  colaborar en los trabajos de exhumación es algo que os recomiendo absolutamente. Pero tampoco forcéis la máquina, si no sentís ese impulso tampoco lo sintáis como una obligación, para mí resultó terapéutico pero entiendo que no todo el mundo pensará igual que yo.

Fosa de Casavieja y trabajos de exhumación 1

Fosa de Casavieja y trabajos de exhumación

Fosa de Casavieja y trabajos de exhumación 2

Fosa de Casavieja al descubierto

Cuando finalizó la extracción de los restos y quedó la tumba totalmente limpia y vacía, algunos familiares y amigos nos colocamos en las mismas posturas en que habían estado situados los fallecidos. Yo estaba colocada espalda contra el suelo y cuando todo el mundo se quedó en silencio fui consciente del frío de la fosa  y se me vino a la mente la imagen de aquellos hombres que en aquella noche de octubre salieron del calabozo donde les mantuvieron retenidos y fueron golpeados y caminando como pudieron llegaron a la tapia del cementerio siendo conscientes  en todo momento de lo que les esperaba al final del camino.

Simulacion/reconstitucion del posicionamiento de los fallecidos

Simulacion/reconstitucion del posicionamiento de los fallecidos

Antes de que comenzaran los trabajos de exhumación yo estaba decidida a enterrar los restos de mi tío abuelo Pedro con los de su madre y dos de sus hermanos. El resto de familiares comenzaba a barajar la posibilidad  de enterrarles a todos juntos y tengo que reconocer que en un principio me opuse frontalmente ya que entendía que su sitio estaba con su familia. La verdad es que a medida que avanzábamos en los trabajos de exhumación sentía que los fusilados habían estado muchos años juntos y empezaba a pensar que no era justo separarles ahora, habían pasado a formar una “nueva familia” por ellos mismos.

Finalmente todos los familiares hemos decidido que los siete permanezcan juntos y serán enterrados en el cementerio municipal  en el mes de octubre, cuando se cumplan 73 años del fusilamiento. Para entonces estamos preparando un pequeño homenaje, pero creo que nos servirá más a nosotros que a ellos. Al menos sentiremos que estamos resarciéndoles de algún modo y reivindicando su memoria y unos hechos que nunca deberían caer en el olvido.

 El que finalmente me haya decidido a escribir todo el proceso para que se publique en este blog  de La Memoria Viv@ ha sido para infundir ánimos a todos aquellos que habéis decidido buscar a vuestros familiares desaparecidos. No os desaniméis y continuad la búsqueda, aunque a veces pueda resultar decepcionante casi siempre hay alguien que sabe o que puede ayudar a dar con ellos. Todo esto funciona, las asociaciones para la Recuperación de la Memoria Histórica funcionan. Pedid ayuda, preguntad a la gente mayor y confiad en su memoria, resulta tremendamente útil, especialmente si vivís en un pueblo.

Desgraciadamente no puedo decir lo mismo de las instituciones. No esperéis más ayuda de la imprescindible: acceso a archivos públicos y poco más. En el mejor de los casos algunos os brindaran apoyo moral.

De la Iglesia esperad menos aun, a nosotros no nos permitieron acceso a los archivos, únicamente pudimos facilitar los nombres y buscaron resultados desde 1936 a 1940, con pocos resultados y sin valor alguno para nuestro trabajo.

Cuando todo esto termina con resultados positivos, como ha sido nuestro caso, es increíble la sensación de tranquilidad que queda. Tienes la satisfacción de haber hecho lo correcto y lo justo. Sientes que tu aportación y tu trabajo han contribuido a que otras personas se sientan felices y que acabe el desasosiego que supone saber a un padre o a  un abuelo enterrado como un perro. Me reconforta pensar en que he contribuido a mantener viva la memoria de  estos siete hombres y a tranquilizar a sus familiares.

Me ha gustado tanto la experiencia y me ha hecho sentir tan bien que me he quedado dentro de la asociación, en este caso en Nuestra Memoria. Toledo y Sierra de Gredos.

Desde aquí os brindo mi ayuda.

A veces lleva tiempo, pero merece la pena.

Ana.

 

Nuestro agradecimiento Ana , por hacernos partícipes con tu relato lleno de cariño y respeto y también por el esfuerzo emocional que conlleva contarlo.

Igualmente es de reconocer la labor encomiable de todos los que han colaborado en esta exhumación y de  Nuestra Memoria. Toledo y Sierra de Gredos. (ver post publicado el 14/03/09 en este blog).

Uno de nosotros estará con vuestras familias el 3 de octubre en Casavieja, en el acto homenaje que devolverá  la dignidad y los nombres a vuestros fallecidos que  tanto tiempo han sido ocultados oficialmente.

Un abrazo fraternal y solidario de Pedro-Vicente Romero de Castilla Ramos y de Jordi Carreño Cripín.


El Sueño Igualitario…

mayo 19, 2009

girona

Del 9 de maig al 20 de juny de 2009, a l’Arxiu Històric de Girona, es presenta una exposició de fotografies de la sortida dels republicans per la frontera de Portbou i el Pertús cap a França al final de la Guerra Civil, febrer de 1939, realitzades per l’artista francès Manuel Moros.

Del 9 de mayo al 20 de junio de 2009, en el Archivo Histórico de Girona, se presenta una exposición de fotografías de la salida de los republicanos por la frontera de Port Bou i Pertús hacia Francia al final de la Guerra Civil, en febrero de 1939, realizadas por el artista francés Manuel Moros.

Manuel Moros (1898-1975) fou un artista francès d’ascendència colombiana que va viure al Rosselló francès i va recollir en imatges la tragèdia dels milers de refugiats espanyols que van passar la frontera fugint de l’exèrcit franquista al final de la Guerra Civil Espanyola. Aquest fotògraf va viure en primera línia aquell gran èxode i les terribles calamitats que patiren els exiliats ja en territori francès, l’internament en camps de concentració, la fam i la misèria i decidí traslladar-se a peu de carretera per fer els reportatges que donessin testimoni d’aquesta realitat.

Manuel Moros (1898-1975) fue un artista francés de ascendencia colombiana que vivió en el Rosellón francés i que recogió en imágenes la tragedia de miles de refugiados españoles que pasaron por la frontera huyendo del ejército franquista al final de la Guerra Civil española. Este fotógrafo vivió en primera línea aquél gran éxodo y las terribles calamidades que sufrieron los exiliados ya en territorio francés, el internamiento en campos de concentración, el hambre y la miseria y decidió trasladarse a pie de carretera para hacer los reportajes que dieran testimonio de esta realidad.

Aquestes fotografies s’han donat a conèixer a finals del 2008 a través d’una exposició realitzada per la Direcció de la Cultura de la Vila de Perpinyà en col·laboració amb el Museu Memorial de l’Exili (MUME), gràcies a la cessió de Jordi Figueres i de l’hereu de Manuel Moros, Jean Peneff. Gairebé totes les imatges que s’hi mostren eren inèdites fins aquell moment.

Estas fotografías se dieron a conocer a finales del 2008 a través de un aexposición realizada por la Dirección de Cultura de la Villa de Perpinyà en colaboración con el Museu Memorial de L’Exili (MUME), gracias a la cesión de Jordi Figueres i del heredero de Manuel Moros, Jean Peneff. Prácticamente todas las imágenes que se muestran eran inéditas hasta ese momento.

L’Arxiu Històric de Girona s’afegeix amb aquesta exposició als actes de commemoració dels 70 anys del final de la Guerra Civil amb la voluntat de contribuir a recuperar testimonis d’una vivència tràgica que forma part de la nostra història i de reivindicar els valors democràtics i les llibertats que han de regir la vida i la política de totes les societats. L’exposició ha estat realitzada per la Direcció de la Cultura de l’Ajuntament de Perpinyà en col·laboració amb el Museu Memorial de l’Exili. Comissari de l’exposició : Grégory Tuban, Coordinador de l’exposició : Eric Forcada

El Archivo Histórico de Girona se une con esta exposición a los actos de conmemoración de los 70 años del final de la Guerra Civil con la voluntad de contribuir a recuperar testimonios de una experiencia trágica que forma parte de nuestra história y reivindicar los valores democráticos y las libertades que han de regir la vida política de todas las sociedades. La exposición ha sido realizada por la Dirección de la Cultura del Ayuntamiento de Perpinyà en colaboración con el MUseu Memorial de L’Exili. Comisario de la exposición: Grégory Tuban, Coordinador de la exposición: Eric Forcada.

NOTA: La traducción ha sido efectuada por el administrador del blog manteniendo el texto literalmente a fin de no variar el escrito original en Catalá. A si mismo quiere agradecer  el envío de esta notica a nuestro correo electrónico a José María Coronas.