VOLVIENDO SOBRE LA POLÉMICA DE CAPA…

Muerte de un miliciano…

pero no en Cerro Muriano.

La fotografía de Robert Capa se hizo a 50 kilómetros del campo de batalla.

Copia de la famosa fotografia "Muerte de un miliciano" del famoso fotógrafo de origen húngaro Robert Capa. EFE/Archivo - EFE

Copia de la famosa fotografia "Muerte de un miliciano" del famoso fotógrafo de origen húngaro Robert Capa. EFE/Archivo - EFE

La fotografía de Robert Capa más reproducida de la Guerra Civil española, en la que se ve al miliciano Federico Borrell mientras cae mortalmente herido en Cerro Muriano (Córdoba) no se hizo en ese lugar sino que fue un montaje.

El Periódico afirma este viernes, tras investigar las fotos que de ese suceso se exponen en el Museu d’Art de Catalunya (MNAC), que «esta imagen mítica fue tomada lejos del frente de batalla«, lo que «confirma casi definitivamente que la secuencia fue un montaje flagrante».

Añade que hasta ahora, la foto del miliciano caído no tenía un fondo que permitiese identificar el lugar, pero que la colección de 40 fotografías que de esa jornada del 5 de septiembre de 1936 se exponen ahora en el MNAC sí han podido confirmar que la instantánea se tomó en la loma de Las Dehesillas, junto al casco urbano de Espejo (Córdoba) y a unos 10 kilómetros del frente.

Añade este diario que el cambio de ubicación en 50 kilómetros «cambia toda la historia y confirma definitivamente que la secuencia estuvo preparada«.

En Espejo solo hubo lucha entre el 22 y el 25 de septiembre

Las mismas fuentes explican que en Espejo solo hubo lucha entre el 22 y el 25 de septiembre, al mismo tiempo que la fotografía era publicada en la revista francesa Vu, y 20 días después de que Capa y su compañera Gerda Taro dejasen Cerro Muriano, el 5 de septiembre.

El diario publica, además de esta mítica fotografía de Capa y otra de un miliciano caído en ese campo de batalla, fotos hechas el pasado miércoles en el mismo lugar en el que se tomaron las instantáneas en 1936, donde se ven los mismos puntos de referencia, la loma de las Dehesillas, en el límite del caso urbano de Espejo, una zona que entonces era un sembrado y que desde los años 40 es un olivar.

Enlace de la fuente:

http://www.publico.es/culturas/239298/foto/robert/capa/miliciano/caido/hizo/cerro/murciano/montaje

ARTÍCULO RELACIONADO:

La solución de la foto del miliciano de Capa deslumbra a los expertos.

  1. «Es tremendo e inapelable: estamos ante un fotógrafo que hizo trampas», dice Javier Cercas
  2. El historiador que identificó Cerro Muriano como la escena de la imagen acepta la nueva localización
AQUÍ SUCEDIÓ TODO. Esta panorámica del pueblo cordobés de Espejo, que se encarama lentamente hasta el castillo donde lucharon los últimos republicanos el 25 de septiembre de 1936 (20 días después de las fotos de Capa y Taro), muestra, ante las casas del pueblo, las lomas cubiertas de olivos (Las Dehesillas) por donde evolucionaron los milicianos. La foto está tomada desde el punto hacia donde enfocaban las cámaras. Foto: ERNEST ALÓS
AQUÍ SUCEDIÓ TODO. Esta panorámica del pueblo cordobés de Espejo, que se encarama lentamente hasta el castillo donde lucharon los últimos republicanos el 25 de septiembre de 1936 (20 días después de las fotos de Capa y Taro), muestra, ante las casas del pueblo, las lomas cubiertas de olivos (Las Dehesillas) por donde evolucionaron los milicianos. La foto está tomada desde el punto hacia donde enfocaban las cámaras. Foto: ERNEST ALÓS
ERNEST ALÓS
BARCELONA

Hay unanimidad entre los expertos: las explicaciones que ofreció ayer EL PERIÓDICO DE CATALUNYA sobre el lugar donde Robert Capa y Gerda Taro produjeron en 1936 su serie de 40 fotografías que incluye la inverosímil muerte de un miliciano obligan a reescribir la historia. Su ubicación en Espejo (Córdoba) y no en Cerro Muriano como se había creído siempre, y en un contexto que descarta que hubiera combates, confirma las tesis del montaje de la imagen más conocida de la guerra civil española. Mientras, el ICP, el centro que vela por el legado de Capa, mantuvo ayer un silencio total.
El historiador Francisco Moreno, autor de la crónica exhaustiva de la guerra civil en Córdoba y que identificó el punto como Cerro Muriano, reconoce que «el lugar está ahora identificado, y, si las cosas son como parecen, tendremos que rectificarlo todo. Aunque debemos precisar incógnitas y pulir datos».
José Manuel Susperregui, autor de Sombras de la fotografía, que identificó el lugar como algún lugar cercano a Espejo tal como publicó este diario el pasado 5 de julio, incorporará en la segunda edición de su libro las aportaciones publicadas en este diario sobre el lugar exacto y la contextualización histórica que hace imposible que la secuencia fuese real. «Yo partí del documental La sombra del iceberg, EL PERIÓDICO partió de mi libro y cada uno incorpora elementos nuevos».

IMPACTO EN EL MNAC / La noticia fue objeto de debate ayer en última sesión del curso dedicado a Robert Capa por la UB y el MNAC. Uno de los asistentes era el profesor Miquel Berga, comisario de la exposición sobre Agustí Centelles que estos días puede visitarse en el museo Jeu de Paume de París y de la que EL PERIÓDICO dedicó al fotógrafo catalán en octubre del 2008. En su opinión, la información «es una gran victoria de la verdad, porque ante las posibles lecturas sobre si los hechos pueden ser utilizados desde diferentes posturas ideológicas, lo único políticamente correcto es la realidad».
La presidenta de Reporteros sin Fronteras en España, María Dolores Massana, fue quien manifestó más dudas sobre el juicio profesional que merecería Capa: «Los periodistas no podemos perder la credibilidad. Era un magnífico fotógrafo pero lo que hizo no fue un pecadillo de juventud». Para Carles Hervàs, médico e historiador especializado en la sanidad durante la guerra civil, la ubicación de la fotografía en un lugar y un tiempo que la convierte en inverosímil le refuerza en su convicción técnica de que quien aparece en la foto no recibe un impacto de bala. «Una muerte fulminante debería ser causada por un impacto en el cerebro o el tórax que no se ve, y que un máuser a distancia acabase con dos personas en el mismo punto es estadísticamente imposible».

LA OBRA Y EL PERSONAJE / «Es tremendo, e inapelable: estamos simplemente ante un fotógrafo que ha hecho trampas. Esto no cambia el valor del resto de su obra pero quizá sí la visión que tenemos del personaje», opinaba también ayer el escritor Javier Cercas, cuyo libro Soldados de Salamina llevaba en portada una imagen de la despedida de las Brigadas Internacionales obra de Capa.

Enlace de la fuente:

http://www.elperiodico.com/default.asp?idpublicacio_PK=46&idioma=CAS&idnoticia_PK=630398&idseccio_PK=1013

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: