La asociación que denunció a Garzón defiende tesis racistas…

julio 27, 2009

Libertad e Identidad critica, además, la “partitocracia” del Estado de derecho.

IÑIGO ADURIZ – MADRID – 27/07/2009 07:40  1248638968048garzon-detalledn

“Renovar la sociedad con las iniciativas adecuadas para tiempos de crisis”. Los responsables de la asociación Libertad e Identidad explicaron que estos eran los principales objetivos de la organización, cuando, el pasado 10 de marzo, presentaron ante el Tribunal Supremo una querella por prevaricación contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, por el caso de las identificaciones de las víctimas del franquismo y la dictadura. El Alto Tribunal la admitió a trámite el 24 de junio y decidió acumularla en un mismo caso, junto a la presentada por la organización Manos Limpias contra el magistrado por las mismas razones.

Detrás de esa imagen innovadora y aparentemente progresista con la que se presentó Libertad e Identidad ante los medios, se esconden unas ideas xenófobas, ultracatólicas y que incluso van en contra del Estado de derecho. La página web de la asociación explica de forma extensa pero con letra pequeña cuáles son las verdaderas convicciones e intenciones de la organización presidida por Julio Andrade Ruiz.

“Gentes desarraigadas”

Sus tesis sobre el fenómeno de la inmigración parecen sacadas del programa político de un partido de ultraderecha. “Desde hace unos años”, se indica en la web, “nuestro país sufre una masiva invasión de gentes extrañas que amenaza con destruir y barrer por completo nuestras mismas señas de identidad”. “Se trata”, añade el texto, “de un arrollador aluvión de gentes desarraigadas, venidas de los lugares más insospechados, a quienes importan un bledo nuestra historia, nuestra cultura y nuestros valores”.

“Desde hace unos años”, se indica en la web, “nuestro país sufre una masiva invasión de gentes extrañas

Desde Libertad e Identidad lanzan incluso una advertencia sobre la llegada de ciudadanos extranjeros a nuestro país en busca de una vida mejor. A su juicio, “la afluencia indiscriminada y masiva de inmigrantes amenaza con colapsar los servicios sociales y pone en peligro los derechos de los españoles”.

Frente a la España aconfesional que recoge la Constitución, la asociación defiende “la herencia cristiana” de nuestro país, “que forma parte indisoluble de nuestra misma arquitectura mental”, y “la impronta ancestral española”, herencia de la época medieval.

Los miembros de Libertad e Identidad se muestran “preocupados”, porque España está “desnortada, a la deriva, y ha dado la espalda a su propia historia”. De esa desorientación culpan, en gran parte, a “los separatismos, que imponen problemas ficticios basados en una mera superchería histórica”.

Cuestionan la democracia

La asociación también se atreve a cuestionar la democracia y el Estado de derecho españoles, “víctimas” del “monopolio de la participación política por parte de los partidos”. El texto parece insinuar que lo adecuado sería reinstaurar la dictadura. “La reivindicación de la identidad comunitaria y el altruismo para con nuestro pueblo son las herramientas más valiosas con las que emanciparse del caos partitocrático y volver a restaurar un orden que garantice la libertad de todos”, apunta.

Tanto Libertad e Identidad como Manos Limpias consideran que Garzón se declaró competente para investigar las desapariciones de miles de españoles del bando republicano “sabiendo que no lo era”. El magistrado instructor de esta causa conjunta en el Supremo, Luciano Varela, impuso a ambas asociaciones una fianza de 6.000 euros para que pudieran ejercer la acusación particular. Pero el pasado viernes, Libertad e Identidad la recurrió ante el Alto Tribunal.

El abogado de esta última, Juan Manuel Medina, explicó a Público que la organización presentó la querella porque “Libertad e Identidad busca la mejora y regeneración de las instituciones democráticas, así como de la administración de Justicia”.

Este diario intentó sin éxito hablar con el presidente de Libertad e Identidad, Julio Andrade Ruiz, para conocer su versión sobre la ideología ultra que la organización defiende en su página web.

Fuente: Público.es

http://www.publico.es/241009


Ratzinger en el Valle de Franco…

julio 27, 2009

El hoy pontífice, afirma Olmeda, rezó en silencio e hizo la señal de la cruz ante la tumba de Franco.

7417_ratzinger_en_el_valle

Félix Población (Público, 26-07-2009)

Hace cincuenta años que la inmensa cruz del Valle de Cuelgamuros se alza sobre la Sierra de Guadarrama “para perpetuar la memoria de los caídos de nuestra gloriosa Cruzada”, según quedó escrito en el acta fundacional del faraónico monumento ideado por Franco, a imagen y semejanza acaso del monasterio que erigió Felipe II en la vecina localidad de El Escorial. La obra, iniciada en 1940, duró casi cuatro lustros y su coste total ascendió a más de 1.000 millones de pesetas de entonces, equivalentes a casi 340 millones de euros de hoy, algo más de 56.000 millones de pesetas. Las cifras son especialmente sangrantes si se considera la situación de miseria y extrema penuria que vivía el país.

Más costosa habría sido la edificación del elefantiásico recinto -en cuyas pilas bautismales podría bañarse Pau Gasol, según calcula José María Calleja en su libro El Valle de los Caídos- de no haber contado la dictadura franquista con una mano de obra forzada y sumamente barata. Gracias al decreto de redención de penas por el trabajo, en torno a 20.000 presos republicanos intervinieron en las obras. Del pago estipulado, 10,50 pesetas al día por trabajador, sólo llegaban a sus manos 50 céntimos. Dos pesetas eran entregadas a la familia y una más por cada hijo menor de 15 años. El resto quedaba a disposición del Estado. Sólo tres de aquellos obreros viven actualmente y pueden testimoniarlo.

A ese régimen de semiesclavitud había que añadir las duras condiciones climáticas del entorno, muy frías en invierno y demasiado calurosas en verano, así como la carencia absoluta de medios tecnológicos para verificar tareas tan laboriosas como horadar la roca sobre la que se asiente el monumento, excavar la cripta con el riesgo de contraer silicosis o arrostrar los peligrosos trabajos de altura en la gran cruz que sirve de seña de identidad a la basílica. Todo, por un chusco de pan y una lata de sardinas, o un plato de lentejas al día en el mejor de los casos.

A fin de ser catalogado el lugar como basílica, el régimen hubo de solicitar permiso al Papa Juan XXIII, que lo concedió a cambio de que se alterase el objetivo inicial para el cual fue concebido el monumento. Ocurrió en 1959, una vez terminadas las obras, y la condición impuesta por el pontífice fue que también se enterrasen allí los caídos por defender la República, con la recomendación -eso sí- de que fuesen católicos o al menos estuvieran bautizados.

De los miles de víctimas republicanas no hay constancia alguna, pero sí de los “caídos por Dios y por España (1936-1939)”. La memoria escrita de los muertos en la Guerra Civil -se decía en un reportaje publicado en El País hace un par de años- no merece en el Valle de Franco más que una breve anotación contable en tres gruesos volúmenes. Se calcula que son más de 50.000 los españoles enterrados y, posiblemente, como afirmaba el reportero, ningún registro de víctimas haya merecido un descuido mayor en cualquier otro lugar de Europa. Ese mismo descuido se le ha dispensado al recinto, sobre cuyo régimen jurídico subsiste en la actualidad un insólito vacío legal. Todos los gobiernos democráticos, durante treinta años, se han limitado a omitir su significación. Sólo al amparo de la llamada Ley de la Memoria Histórica se pudo “despolitizar” el Valle para pasar a ser exclusivamente un lugar de culto católico. Con todo, los turistas que visitan la basílica siguen recibiendo las mismas explicaciones que hace varios decenios. “Fue construido -se dice en los folletos- por iniciativa del anterior jefe de Estado, Francisco Franco, como símbolo de paz y como última morada de las miles de víctimas de la Guerra Civil Española (1936-1939)”.

Cuenta Fernando Olmeda en su documentado libro El Valle de los Caídos: una memoria de España que cuando Joseph Ratzinger visitó El Escorial en 1989 como prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, el hoy Papa Benedicto XVI mostró su interés por personarse en la basílica, según confesión del monje benedictino Anselmo Álvarez. Durante el par de horas que permaneció allí, subió a la base de la cruz y pareció muy impresionado por la grandiosidad y armonía del conjunto arquitectónico. “La imagen vespertina de la sombra de la cruz proyectada sobre el suelo da pie a Álvarez -relata Olmeda- a sugerir una idea a Ratzinger: Le dije que el juicio final sería a la sombra de la cruz, y que el Valle de los Caídos, como el valle de Josafat, parecía esperar ese día. Me contestó: ¡A ver qué trampa podemos hacer para conseguirlo!”. La cosa no quedó ahí, pues alguien -se añade en el libro- llegó a plantear la idea de que el lugar se convirtiera en centro de una nueva evangelización al que peregrinaran los católicos europeos con el pontífice a la cabeza, algo que a Ratzginger la pareció un excelente proyecto. El hoy pontífice, afirma Olmeda, rezó en silencio e hizo la señal de la cruz ante la tumba de Franco.

Auswitch fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO como lugar de la memoria, único destino digno que le cabe al actual Valle de Franco cuando sean erradicados del lugar su sepulcro y el de José Antonio. Benedicto XVI dijo en Auswitch hace tres años: “Sólo se puede guardar silencio, un silencio que es un grito hacia Dios. ¿Por qué, Señor, permaneciste callado?, ¿cómo pudiste tolerar esto?” En lugar de unas reflexiones de similar cariz, a tono con la barbarie de una guerra civil y una posguerra represora, Ratzinger recapacita en Cuelgamuros de muy otra guisa. Sobre el mausoleo del dictador victorioso, gracias al apoyo armado de Hitler y Mussolini, lo más seductor para el actual pontífice era crear un centro de peregrinación al que acudiesen los católicos de Europa, víctima de la vesania nazi, cuyo parlamento en Estrasburgo condenó el franquismo.

(*) Artículo publicado hoy domingo en el diario Público.

http://www.diariodelaire.com/2009/07/felix-poblacion-hace-cincuenta-anos-que.html


La Iglesia y la guerra…

julio 27, 2009

Con 72 años de retraso, pero más vale tarde que nunca, un puñado de obispos se han dignado pedir perdón por el papel que mantuvo la Iglesia en la Guerra Civil, y lo que fue peor, en los 40 años de dictadura. Si ya en la contienda se pusieron al lado de los golpistas, con actuaciones tan deplorables como la de delatar a tantos republicanos en los pueblos de toda España, su connivencia posterior con el franquismo fue palpable y evidente. La Iglesia católica ejerció un papel represor ideológico feroz, y en las escuelas se enseñó la moral y la educación de los fascistas, cercenando toda la libertad y la cultura que florecieron en los pocos años que dejaron existir a la República. ¡Cuánto daño irreparable causaron durante tanto tiempo de oscuridad, de falta de libertad, de represión y desasosiego! Nunca demostró la Iglesia compasión ni piedad para tantos que sufrieron el castigo de perderlo todo. De los que murieron asesinados en las cunetas, de los que pasaron años en las cárceles, de los que tuvieron que emigrar a otros países, dejando familias destrozadas. Todo lo contrario, se colocó al lado de los opresores y les daba comunión y perdonaba sus pecados, y fue garante de la moral y la educación más retrógrada.

La noticia en otros webs

A la muerte de Franco, la jerarquía católica se quiso posicionar al lado de la democracia, pero pasado el espejismo de Tarancón, y de los curas rojos y obreros, ha vuelto donde solía, a defender la negación de todos los derechos conquistados y a querer meternos otra vez en la cueva. Si dependiera de ellos, volveríamos a los días negros y a la pesadilla de la dictadura, donde dominaban y nos sometían.

Sólo unos pocos obispos piden ahora perdón. Los demás, de momento, callan o siguen en su delirio de cruzada nacionalcatólica, santificando mártires de un lado y olvidando a todos los demás. Qué losa tan pesada tenemos encima y qué difícil es quitárnosla.

Fuente: El País.com / SALVADOR CANTABRANA JIMÉNEZ - Logroño, La Rioja – 27/07/2009

http://www.elpais.com/articulo/opinion/Iglesia/guerra/elpepiopi/20090727elpepiopi_10/Tes


Nace en Alicante una Coordinadora de Asociaciones para la Memoria Histórica para trabajar por “la tercera República”…

julio 26, 2009

ALICANTE, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

Diversas entidades han constituido la Coordinadora de Asociaciones de la Provincia de Alicante para la Memoria Histórica, con el fin de compartir, difundir e impulsar actividades y propuestas como las que ya se están desarrollando en el sur de la Comunitat Valenciana para reivindicar la memoria republicana.

La iniciativa tiene su origen en un trabajo común preexistente, las dos ediciones de las Jornadas sobre el Campo de Albatera, que en la práctica han supuesto una primera “experiencia de coordinación” de diferentes organizaciones republicanas en las comarcas alicantinas, según informaron fuentes de la entidad en un comunicado.

En las reuniones mantenidas hasta el momento, los asistentes han coincidido en señalar “la necesidad de apoyarse mutuamente” y en la intención de que “el conocimiento del pasado sirva para reforzar el trabajo por la consecución de la tercera República”, explicaron las mismas fuentes.

Hasta ahora, se han reunido representantes de la Asociación Guerra, Exilio y Memoria Histórica del País Valenciano; Asociación Víctimas del Franquismo 17 de Noviembre (Orihuela); Associació Cultural Memòria i Justícia d’Elx i Comarca; Ateneo Republicano “Nazario González” (Elche); Ateneo Socio-cultural “Viento del Pueblo” (Orihuela); Comisión Cívica por la Memoria Histórica (Alicante); Foro de Alicante por la III República; Movimiento Ciudadano por la III República “Miguel Hernández” (Orihuela); Plataforma Cívica por la Recuperación de la Memoria Histórica de Callosa del Segura; y Plataforma de Ciudadanos por la República.

Sin embargo, el objetivo de los promotores es continuar incorporando otras entidades de la provincia que compartan los mismos objetivos.

La aprobación definitiva de los Estatutos que regirán la vida de esta nueva Coordinadora serán aprobados definitivamente en septiembre, cuando se pongan en común también las diversas propuestas de trabajo concreto, así como los grupos que se formarán para desarrollarlo.

No obstante, y además de los objetivos ya mencionados, las entidades que han puesto en marcha este proyecto coinciden en “la necesidad de implicar a la sociedad en las tareas de recuperación de la memoria histórica”, con el fin de que “la reconozca como propia, frente a las falacias que se difunden intencionadamente desde determinadas instancias”. La coordinadora también busca “poner en valor los principios que defendieron los republicanos y republicanas durante la segunda República y, más tarde, en la resistencia contra el franquismo”.

Con ese fin, las diferentes organizaciones se han comprometido ya a poner en marcha tanto los medios de difusión necesarios como toda una serie de actividades de homenaje y reconocimiento hacia las personas que, “por la libertad y el progreso, lucharon por la República”, subrayaron desde el colectivo.


Jesús Munárriz recoge en ‘Por la gracia de Dios’ sus poemas dedicados a Franco y el franquismo…

julio 26, 2009

SEVILLA, 25 Jul. (EUROPA PRESS) -

Jesús Munárriz: Poeta, traductor y ensayista español nacido en San Sebastián en  1940. Reside en Madrid desde los 17 años. Suspendió sus estudios de arquitectura para licenciarse en Filología Germánica por la Universidad Complutense de Madrid, especializándose luego en la Universidad de Jena, en Weimar.

Jesús Munárriz: Poeta, traductor y ensayista español nacido en San Sebastián en 1940. Reside en Madrid desde los 17 años. Suspendió sus estudios de arquitectura para licenciarse en Filología Germánica por la Universidad Complutense de Madrid, especializándose luego en la Universidad de Jena, en Weimar.

El escritor vasco Jesús Munárriz recoge en el libro ‘Por la gracia de Dios’, editado por Point de Lunettes, los poemas que a lo largo de su carrera literaria a la figura de Franco y el franquismo, desde su obra ‘Cuarentena’, publicada en 1977 y recogida en esta nueva publicación, hasta una ‘Segunda Cuarentena’ y algunos inéditos.

En una entrevista concedida a Europa Press, Munárriz indicó que su vinculación con Franco ha sido lo que le ha llevado a escribir sobre él, pues más de la mitad de su vida ha vivido “a la sombra del caudillo”, ya que nació en 1940. Además, apuntó que trabajó como documentalista en una película sobre la figura del dictador.

‘Por la Gracia de Dios’, frase que se acuñó en las monedas de la época de la dictadura, muestra el “humor hábil y suelto” del escritor, nacido en San Sebastián. Al respecto del título, Munárriz añadió que algunos lectores dirán que “menuda gracia nos hizo Dios” con la presencia del general.

Otro elemento que puede “levantar suspicacias”, según el escritor, es la portada donde se representa “a Franco triunfal con un cerdo como si fuera un perrillo”. En este sentido, indicó que “hay gente para todo y que entenderá que no guste”.

La figura del dictador no es “muy frecuente” en la poesía contemporánea, sin embargo el autor cree que “la poesía tiene cabida para todo, pues es una forma de ver el mundo donde cabe todo lo bueno y lo malo o lo antiguo y lo moderno”.

Además, subrayó que la poesía es siempre “válida” si ha sido escrita una cierta “necesidad” y ha “despertado una emoción en el poeta”. Incluso, recalcó que lo “importante no es el tema, sino la capacidad de convertirlo en poesía y que el lector la haga suya y se sienta identificado en ella”, como todos nos sentimos parte de la frase de Antonio Machado, ‘se hace camino al andar’.

Apuntó que para que “Aznar y Zapatero tengan poesía en su honor habrá que dejar pasar el tiempo, pues a excepción de la poesía hecha en el exilio por Alberti, Machado o Neruda, en España nadie escribía a Franco desde la oposición. Añadió que “él ya escribió algún que otro poema a Felipe González”.

Avisado de las posibles críticas contraria que pueda levantar la obra, Munárriz entiende “hay gente de todo tipo” y destacó que “habrán de pasar más de medio siglo para que la gente quede desconectada de alguna manera del franquismo para poder hablar de él, como ya se puede hacer de las Guerras Carlistas”.

Munárriz, poeta, traductor y ensayista español, suspendió sus estudios de arquitectura para licenciarse en Filología Germánica por la Universidad Complutense de Madrid, especializándose luego en la Universidad de Jena, en Weimar.

Fue co-fundador y director de la editorial Ciencia Nueva desde su fundación  hasta su cierre administrativo en 1969, co-director de la colección de poesía Saco roto de la editorial Helios, director de publicaciones de la editorial Siglo XXI de España, y fundador y director actual de Ediciones Hiperión.

Ha traducido al español, entre otros, a Hölderlin, Rilke, Celan, Aragon, Wilde, Shakespeare y Pessoa. De su obra poética destaca ‘Viajes y estancias’, ‘Cuarentena’, ‘Esos tus ojos’, ‘Otros labios me sueñan’ o ‘Corazón independiente’

Fuente: Europapress

http://www.europapress.es/andalucia/noticia-jesus-munarriz-recoge-gracia-dios-poemas-dedicados-franco-franquismo-20090725115502.html


La ley de memoria histórica es la ley que se ha podido hacer…

julio 26, 2009

Mérida

Para el profesor titular de Literatura Española de la UNED, Vicente Granados Palomares, la Ley de Memoria histórica es una ley política, en la que no se ha encontrado un consenso entre los dos grandes partidos nacionales, por lo que su aplicación está costando mucho trabajo. “Ni es la mejor para la izquierda ni tampoco buena para la derecha”.

Vicente Granados Palomares, del Curso Letras y Espectáculos en la II República

Vicente Granados Palomares, del Curso Letras y Espectáculos en la II República

El curso Letras y espectáculos en la II República intenta mostrar una época de esplendor cultural importante, coincidente con el primer tercio del siglo XX. Para el profesor Vicente Granados, se tiene un concepto de República equivocado, “es más bien burguesa, lo que pasa es que cuando empieza la Guerra Civil toman fuerza dos partidos minúsculos, la Falange y el partido Comunista, pero el primer presidente de la República Alcalá Zamora era un hombre de derechas, había sido un ministro del Rey; y Azaña era de Izquierda Republicana, un partido que ahora sería el centro izquierda, un poco elitista, y no sé de donde se ha sacado que la República era una cosa de quemar conventos. El problema es que cuando comienza la Guerra Civil todo se radicaliza, y hay otro asunto que todavía sigue vigente y es la actitud por parte de la iglesia que desde el primer momento atacó la República”.

La República era un movimiento más bien burgués

En su ponencia ha hablado de la relación de la II República con la generación del 27.
“Voy a arrancar de un poema de los años 40 de Vicente Aleixandre, dedicado a su amigo Federico García Lorca: El enterrado. En él se hace referencia al olvido, al no querer olvidar cómo un grupo de hombres turbios asesinó a su amigo, para el que reclama una memoria. Entonces, dije que había que hacer algo para reivindicar e impedir el olvido de esas personas que habían dado su vida por la democracia, que pertenecían a la burguesía y que no eran revolucionarios, que es la imagen que quisieron dar de ellos.

Y eso ha cuajado en una Ley de la Memoria histórica muy controvertida…
Sí, una ley que intenta rehabilitar, ayudar y dignificar a esas personas que fueron encarceladas por ser demócratas. Se prueba en diciembre de 2007 y su aplicación está costando mucho trabajo, porque es una ley política y los dos grandes partidos nacionales no han encontrado un consenso y sí un gran enfrentamiento; la ley que salió no era la mejor para la izquierda, tampoco era buena para la derecha y está siendo controvertida por la apertura de fosas… está siendo un proceso muy largo, en Canarias incluso tienen que intervenir espeleólogos, ya que algunas están dentro de cuevas.
Aunque es una ley de ámbito estatal, cada Comunidad la tiene que aplicar y eso es difícil, el gobierno de Cataluña ha decidido por ejemplo abrir todas las fosas y las familias las colocan donde creen oportuno.

¿Por qué las asociaciones de memoria histórica han dicho al gobierno que les ha engañado con la ley?

La ley es la que se ha podido hacer. Hay un tema clave, anular los juicios o los juicios son ilegales. El gobierno se inclinó por anular los juicios, pero eso suponía una complicación tan grande que no se podía asumir y los declaran ilegales, que no es poco. Estos grupos que defienden la memoria histórica están trabajando para que se aplique de la mejor manera posible, pero un sindicato ultraderechista, Manos Limpias, está trabajando muy activamente para anular todas las medidas que se tomen a favor de la aplicación de la memoria histórica.

Angel Briz

UNED


Harry Patch, la última memoria de las trincheras Fallece a los 111 años el único soldado que quedaba vivo del frente occidental de la Primera Guerra Mundial…

julio 26, 2009

Como el último Mohicano, así se ha ido Harry, sólo y en silencio, en su lucha por olvidar todo el daño que vio durante la I Guerra Mundial. Sin embargo y pese a su discreción, su vida es más importante de lo que a él le hubiera gustado que fuera, ya que con él, se va el último testimonio vivo de una de las etapas más oscuras de la historia del hombre. No quiso participar de modo activo en la II Guerra Mundial y posiblemente su participación como bombero apagando los fuegos de los bombardeos alemanes fue su expiación de los pecados. Adiós Harry, descansa en paz…

Harry Patch, en una fotografía de archivo.- REUTERS

Harry Patch, en una fotografía de archivo.- REUTERS

Ya no queda nadie que recuerde el infierno de sangre y fango que se vivió en las trincheras de la Primera Guerra Mundial. El británico Harry Patch, el único soldado que quedaba vivo del frente occidental murió ayer a los 111 años en la residencia de Wells (Somerset, al suroeste de Inglaterra) donde residía. Con él se extingue la memoria de uno de los episodios más terribles de la historia de la humanidad, el horror sin precedentes de millones de hombres recluidos en agujeros y empantanados en una guerra de posiciones en el fuego cruzado del frío, las balas y las enfermedades.

VIDEO – AGENCIA ATLAS – 25-07-2009

Fallece Harry Patch, el último combatiente británico de la Primera Guerra Mundial

Harry Patch, el último soldado británico que había luchado en las trincheras de la Primera Guerra Mundial, ha muerto. En 1917 un proyectil estuvo apunto de matarle pero sobrevivió. Años más tarde participaría, también, en la Segunda Guerra Mundial. - AGENCIA ATLAS

La noticia en otros webs

En los últimos tiempos, la salud de Patch había empeorado y había perdido el oído, aunque seguía gozando de buen humor, según contaba su amigo Nick Sears. En agosto de 2008 su médico le aconsejó rechazar ya cualquier entrevista con la prensa, aunque siguió participando en actos de homenaje a sus compañeros. El 11 de noviembre de ese año pudo vérsele sonriente junto a sus camaradas Bill Stone y Henry Allingham en Londres en la ceremonia que recordaba el 90 aniversario del fin de la Gran Guerra. La foto, con los tres veteranos en silla de ruedas, es ya irrepetible. Stone, que sirvió en la marina, murió el 10 de enero de este año a los 109 años. Y Allingham, último superviviente de la batalla de Jutlandia, falleció hace apenas una semana, el 18 de julio a los 113.

Patch había nacido en Combe Down, cerca de Bath, el 17 de junio de 1898. Dejó la escuela para hacerse fontanero pero cuando cumplió 18 años tuvo que ingresar en el Ejército para servir en la Guerra. Su destino fue manejar una ametralladora del cuerpo de Infantería Ligera del Duque de Cornualles y fue enviado a Ypres, en Bélgica, donde los alemanes habían usado en 1915 por primera vez los gases venenosos. Allí se libraba la tercera batalla de Ypres, conocida también como de Passchendaele, una de las más terribles de la guerra. Sólo en aquel sector se calcula que murieron en los cuatro años de guerra unos 300.000 soldados británicos. Patch tuvo mejor suerte: en septiembre de 1917 fue herido en la ingle por un proyectil alemán que mató a tres de sus cuatro compañeros de ametralladora y pasó el resto de la guerra en un hospital de la isla de Whigh. 90 años después, en el cementerio de guerra de Flandes comentaría su perplejidad por ser el único superviviente de aquella carnicería. “Cualquiera de ellos podría haber sido yo”, dijo entonces, “millones de hombres vinieron aquí a luchar y es increíble que yo sea el único que quede vivo”.

Después de la guerra volvió a su trabajo como fontanero y en 1919 se casó con un joven que había conocido cuando se recuperaba de sus heridas, Ada Billington. No participó en la Segunda Guerra Mundial -tenía ya 42 años cuando Inglaterra le declaró la guerra a Hitler- pero se apuntó como bombero voluntario para apagar los fuegos que causaban los bombardeos alemanes. Con Ada, que murió en 1976, tuvo dos hijos, también fallecidos. En 1980 volvió a casarse, pero su nueva mujer, Jane, falleció cuatro años después. En sus últimos años tuvo una tercera pareja, Doris, una compañera de la residencia de Wells donde pasó sus últimos años.

A Patch no le gustaba hablar de la guerra. De hecho no participó en ningún acto conmemorativo hasta que tuvo más de 90 años. Pero cambió de opinión al ver como los veteranos de la I Guerra Mundial empezaban a convertirse en una especie en extinción y participó en 1998 en un programa de testimonios de soldados de la BBC. A partir de ahí, y a medida que se reducía el número de ex combatientes, se fue convirtiendo en una celebridad en Reino Unido. En la que probablemente fue su última aparición pública, el pasado 9 de marzo, Patch fue nombrado oficial de la Legión de Honor por el embajador de Francia en Reino Unido.

Disparos a las piernas

En agosto de 2007 vio la luz su autobiografía, The Last Fighting Tommy. Parte de sus vivencias en el frente habían sido recogidas también en Last Post, publicado en 2005 por Max Arthur con testimonios de 21 supervivientes británicos de la Primera Guerra Mundial. Entre sus recuerdos más vívidos del campo de batalla estaba la muerte de un compañero que agonizaba en tierra de nadie y que le pedía que le disparara para acortar su sufrimiento. Antes de que pudiera sacar su arma, el soldado murió pronunciando la palabra “madre”. Pero no era un grito de dolor, sino de gozo y sorpresa, como el de alguien que encuentra a un conocido de forma inesperada. Después supo que la madre del militar había fallecido hacía tiempo y comprendió entonces que “la muerte no es el final”. “Creo desde ese día”, decía en su relato para Last Post, “que la palabra madre es la más sagrada en lengua inglesa”.

En el mismo libro relataba como él y su compañero Bob mantenían siempre el arma -la ametralladora- apuntando hacia abajo, para herir en las piernas pero no matar a sus enemigos. “Creo que nunca maté a un alemán”, contaba. Otra anécdota, confirmaba el carácter pacífico y sensible del soldado: cuando disparó en el hombro, y luego sobre la rodilla, para no acabar con la vida de un soldado enemigo que venía hacia él bayoneta en mano.

Tras la muerte de Patch sólo queda un soldado británico de la I Primera Guerra, Claude Choules, de 108 años, que sirvió en la marina y en la actualidad vive en Australia. Además, quedan otros dos veteranos de aquella guerra reconocidos por sus respectivos gobiernos, un canadiense y un estadounidense. Las principales autoridades de Reino Unido han lamentado el fallecimiento. “Nunca olvidaremos la valentia y el sacrificio de su generación, que sigue siendo un ejemplo para todos nosotros”, ha dicho la Reina Isabel II. El Principe de Gales, el primer ministro, Gordon Brown, o el líder conservador, David Cameron, también han tenido palabras de reconocimiento para Patch.

El duelo también ha llegado internet. Se cuentan ya por centenares los mensajes de condolencia en el grupo Harry Patch Appreciation Sociaty de Facebook, que tenía hasta ayer más de 2.200 miembros. Tras conocerse el fallecimiento se creó otro grupo en la misma red social, RIP Harry Patch, al que se habían unido a las 11 de la noche más de 1.100 seguidores. Allí se multiplican los pésames, las alabanzas al soldado y se debatía la idea lanzada en el blog de Damian Thompson, en el Daily Telegraph, apenas una hora después de anunciarse la muerte: ¿Debería ser honrado Patch con un funeral de Estado? Varios internautas recordaban que el fallecido, por pura modestia, había rechazado esta posibilidad en sus memorias. Otros proponían aprovechar su muerte para rendir un homenaje conjunto a todos los soldados de la Gran Guerra y no contravenir así el último deseo del fallecido.

Fuente: El País.com / BERNARDO MARÍN - Madrid – 26/07/2009

http://www.elpais.com/articulo/sociedad/Harry/Patch/ultima/memoria/trincheras/elpepusoc/20090726elpepusoc_1/Tes


Los ‘traidores’ de Hitler serán rehabilitados: Alemania anulará las condenas de los soldados del Ejército que conspiraron contra el nazismo…

julio 26, 2009
Tres soldados alemanes en el puerto francés de Le Havre, en 1941.- AP

Tres soldados alemanes en el puerto francés de Le Havre, en 1941.- AP

Pocos días antes del 70º aniversario de la invasión de Polonia en septiembre de 1939, el próximo 26 de agosto, el Bundestag [Cámara baja del Parlamento] alemán rehabilitará por fin a los llamados traidores de guerra: los soldados de la Wehrmacht acusados de haber favorecido al enemigo y perjudicado a las propias tropas. Los nacionalsocialistas equiparaban con ese término la solidaridad con judíos acosados, la resistencia política, los comentarios negativos sobre Hitler en un diario o las posturas críticas con la guerra de miembros del Ejército.

La noticia en otros webs

La presión pública obligó a los partidos a rehabilitar a los militares desertores.

El Rote Kapelle fue un gran grupo de oposición al führer durante la guerra.

Los militares opositores son las últimas víctimas a las que se repara.

De los 30.000 condenados por la justicia militar nazi, se ejecutó a 20.000.

Los sectores más conservadores del país han esgrimido siempre la presunta puesta en peligro de los compañeros de armas para rechazar cualquier intento parlamentario de revocar los fallos. Pero el análisis de sentencias conservadas no ha sacado a la luz caso alguno con esas características. En el libro Das letzte Tabu , publicado en 2007, un equipo de investigadores liderado por el historiador Wolfram Wette analiza 33 juicios por “traición de guerra” contra más de 60 soldados. La conclusión: no existía delito colectivo. “El único rasgo común de todos estos casos es la aplicación indiscriminada de la pena de muerte”, explica Wette.

El 22 de diciembre de 1942, el teniente de las fuerzas aéreas Harro Schulze-Boysen, el tirador Kurt Schumacher, así como el operador de radio Horst Heilmann mueren como traidores de guerra en la horca de la prisión Berlín-Ploetzensee. Junto a estos militares se ejecuta también a varios civiles: tres mujeres -una de ellas la esposa del teniente Libertas Schulze-Boysen- y tres hombres son guillotinados, Otros dos hombres, ahorcados. La justicia nazi aplica un término distinto para el supuesto crimen de los civiles, se trata de “alta traición”. Pertenecían al grupo de resistencia Rote Kapelle, nombre que acuñó el Gobierno de Hitler para un conjunto de diversos círculos de oposición. Desde agosto de 1942 hasta marzo de 1943 el Reichskriegsgericht

[el Tribunal Supremo Militar] y el Volksgerichtshof condenan a muerte a más de 60 de los alrededor de 150 miembros ubicados en Berlín. Fue uno de los grupos de resistencia más numerosos del III Reich y sus objetivos comunes radicaban en conseguir el fin inmediato de la guerra y la restitución de los derechos humanos.

Gracias a Harro Schulze-Boysen, la Rote Kapelle tenía acceso a documentos secretos de la Wehrmacht: intentaba pasar esas informaciones a representantes de las embajadas norteamericana y soviética. La labor de los activistas, provenientes de todos los estratos sociales, incluía la ayuda a ciudadanos amenazados por los nazis tanto como a trabajadores forzados. Asimismo, la documentación de crímenes violentos de los alemanes en las zonas ocupadas y la difusión de panfletos antibelicistas. Esas actividades constituían infracciones inaceptables para “una jurisdicción elástica, sostenida por jueces autorizados por Hitler a endurecer la ley”, precisa el historiador militar Manfred Messerschmidt. Los trabajos de este autor fueron fundamentales para que en 1995 el Tribunal Supremo pudiera sentenciar que los magistrados del régimen nazi “deberían haber respondido de prevaricación y comisión de crímenes capitales”.

Los traidores de guerra representan los últimos damnificados por la justicia militar del III Reich a la espera de una absolución simbólica, pues ninguno de ellos la vivirá. “Anular las sentencias de manera global significa revocar también los fallos legítimos. Así se deslegitima a los jueces y se les califica como criminales”, responde tajante Norbert Geis, diputado del ala más tradicionalista de la bávara Unión Social Cristiana (CSU) y miembro de la Comisión de Derecho del Bundestag. Esa objeción no convence, sin embargo, al experto Wolfram Wette: “No es que se desacredite a los jueces, es que están deslegitimados”.

La “traición de guerra” constaba ya en el Código Penal Militar de 1872. En 1934, Hitler decidió generalizar la pena de muerte para los supuestos traidores en el Ejército, aunque la ley de 1872 sólo la preveía para casos precisos. Se eliminaron todas las definiciones concretas, así que se conservó únicamente el párrafo 57, que exigía la pena capital.

En 1998 el Gobierno de CDU/CSU y FDP aprobó la llamada Ley para la Anulación de los Fallos Injustos Nacionalsocialistas contra las personas “condenadas por razones políticas, militares, racistas, religiosas e ideológicas”. La coalición excluyó de manera consciente a los desertores y traidores, argumentando que no quería poner en la picota al resto de los veteranos. Pero la opinión pública que antes había tachado de cobardes a los desertores, objetores de conciencia y traidores, ya había cambiado gracias a exposiciones sobre los crímenes del Ejército alemán de 1939 a 1945, además de testigos como Ludwig Baumann, desertor de la Wehrmacht y presidente de la Asociación Federal de Víctimas de la Justicia Militar del Régimen Nazi, organismo que cuenta con el asesoramiento de expertos en la materia como Wette y Messerschmidt.

De los 30.000 condenados a muerte por la justicia militar nazi, 20.000 fueron ejecutados y Baumann quería recuperar la dignidad de todos ellos, no sólo la suya. La creciente presión pública llevó al Gobierno de SPD y Los Verdes a anular también, en 2002, las sentencias contra los desertores, los objetores de conciencia, así como los homosexuales, con los votos en contra de CDU/CSU y FDP.Pero aún quedaban fuera los traidores de guerra. En 2006, la ministra de Justicia Brigitte Zypries (SPD) escribió a Baumann que no se les podía incluir en la ley de 1998 puesto que no se podía descartar que perjudicaran a otros soldados alemanes. Los comparó además con militares que maltrataron a sus subordinados, con saqueadores y con profanadores de cadáveres. A Baumann aquella carta le “escandalizó”: “No todos los soldados alemanes eran asesinos, evidentemente. Todos servían, sin embargo, en los ejércitos que perpetraron una guerra de exterminio y de agresión. Me parece increíble que se valore más el posible peligro para los soldados alemanes que la salvación de millones de presos en los campos de concentración, de civiles e incluso de los mismos soldados”.

Baumann se dirigió entonces al partido Die Linke [la Izquierda] donde encontró apoyo para su última lucha. Sesión tras sesión, durante más de tres años, el diputado Jan Korte (Die Linke) proponía, en la Comisión de Derecho, un proyecto de ley para rehabilitar a los traidores de guerra. A principios de 2009 la ministra de Justicia pidió un informe sobre la legitimidad del párrafo 57 al ex juez del Constitucional Hans Hugo Klein, afín a la CDU. Éste concluyó de forma inequívoca que el artículo era “incompatible con los principios de un Estado de derecho” ya que únicamente establecía la pena de muerte sin tener en cuenta la gravedad de cada caso.

Pero los políticos aún tardaron varios meses en ponerse de acuerdo. Hasta finales de junio, Jan Korte y varios diputados de Los Verdes y del SPD consiguieron las firmas de más de 160 diputados de diversos partidos para un proyecto de ley conjunto. Como la CDU siguió con su actitud de bloqueo, una parte del SPD abandonó por fin su resistencia a rehabilitar a los traidores de guerra con Die Linke y Los Verdes. Esto llevó a la CDU a cambiar de rumbo, para no quedarse sola en la oposición a una ley mayoritariamente apoyada por la población. Pero en lugar de sumarse al proyecto de ley conjunto, propuesto por Die Linke, creó otro igual con el SPD, compañero de coalición de Gobierno. “No importa quién haya escrito la ley. Lo que importa es la señal que da 64 años después de la guerra”, afirma Jan Korte.

Ahora sólo queda por incluir a los verdugos en la recuperación de la memoria histórica. Ninguno de los magistrados fue condenado por los juzgados alemanes después de la guerra. “Habría que revisar el papel de los jueces en la posguerra. Muchos lograron puestos importantes en tribunales desde los cuales rechazaron todas las peticiones de indemnización de las víctimas”, subraya Messerschmidt.

Fuente: El País.com/ANNA-MARIA HOLLAIN - Madrid – 26/07/2009

http://www.elpais.com/articulo/internacional/traidores/Hitler/seran/rehabilitados/elpepuint/20090726elpepiint_3/Tes

NOTA:

Si hay un país que nos puede enseñar algo a cerca del fascismo, sus consecuencias, la recuperación de la memoria histórica y la reparación de las víctimas, es sin duda Alemania. Nunca llueve a gusto de todos, eso está claro, pero aún así Alemania ha tenido la valentía y la coherencia de crear las herramientas necesarias para no olvidar su historia (y aunque no les gusta recordarla, lo cual es lógico), creando los Museos de la II Guerra Mundial, el Museo del Holocausto de Berlín o el Museo Judío, etc. Habilitando la ley de modo que favorecía la recuperación de las víctimas de la represión fascista del nazismo, eliminando toda su simbología y penando la pertenencia a grupos nazis o afines.

Se han preocupado de entender y hacer entender que una parte de su negra historia, merecía no desaparecer como símbolo de un mal pasado, pero también, se han centrado en la recuperación de la dignidad de aquellos que padecieron las graves consecuencias de un régimen absurdo e inhumano, y sobre todo, sobre la recuperación de la dignidad de un pueblo señalado como uno de los grandes males de la destrucción de la humanidad.

Alemania nos ha enseñado a leer las páginas de la historia sin borrarlas, pidiendo perdón, reparando el mal cometido y convirtiéndose en uno de los países motores de la democracia y del desarrollo, sin que por ello nadie entienda que se ha removido el pasado de modo innecesario, sino todo lo contrario.

Con esta nueva acción: “Anulación de las condenas a los soldados considerados traidores del régimen nazi”, nos vuelve a dar un ejemplo de coherencia, justicia y reparación moral e histórica.

Deberíamos aprender de nuestros amigos teutones a mirar nuestro pasado con ojo crítico para construir un futuro de esperanza, desarrollo y de perdón sin olvido.

Jordi Carreño. /  La Memoria Viv@


Archivada la causa por los desaparecidos en la dictadura…

julio 25, 2009

L. GARRIDO - Valencia – 25/07/2009

La titular del Juzgado de Instrucción número 12 de Valencia ha archivado, por prescripción de los hechos, la causa abierta por delitos de detención ilegal relacionada con los desaparecidos durante la dictadura franquista. Así lo comunicó ayer el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) valenciano.

La causa fue abierta por el juzgado central de Instrucción número 5 de Madrid de la Audiencia Nacional, que se inhibió el pasado mes de noviembre en favor de distintos juzgados.

La juez de Valencia, tras el correspondiente reparto del Decanato, abrió diligencias el pasado mes de abril y decidió posteriormente archivarlas por entender que los hechos que debían ser investigados y enjuiciados habían prescrito.

La asociación Fòrum per la Memòria del País Valencià, personada en la causa, interpuso un recurso a la propia magistrada que no fue estimado. Ahora, el colectivo puede acudir a la Audiencia Provincial.

Valencia recibió la causa de Garzón junto a al menos 28 juzgados más. El juez de la Audiencia Nacional derivó el asunto “en la medida en la que a cada uno le corresponde en función de los hechos acontecidos en su respectiva jurisdicción”. Con ello, determinó que fueran estas oficinas judiciales las que dieran respuesta a “las exhumaciones solicitadas” por los familiares de víctimas de la represión franquista.

http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/Archivada/causa/desaparecidos/dictadura/elpepiespval/20090725elpval_6/Tes?print=1


La polémica por el monumento a las víctimas del fascismo llega a Miami…

julio 25, 2009

Abundan las opiniones favorables a un reconocimiento conjunto a perseguidos de los dos bandos.

El debate en la web de La Voz pone de manifiesto quejas por la retirada de la obra de Puchades en 2006.

La prevista instalación de un monumento, diseñado por Isaac Díaz Pardo, en la avenida de Ramón Ferreiro en recuerdo de las víctimas del franquismo provoca un vivo debate social, que traspasa las fronteras españolas y llega a los Estados Unidos. Las que siguen son sólo algunas de las opiniones expresadas. Desde Miami, Juan Carmelo Rodríguez-Cobas se suma a quienes defienden que si se erige un monumento como el indicado debe estar dedicado «tanto a los republicanos como a los falangistas, si es que vamos a hacer justicia». Señala Rodríguez-Cobas que en su familia hubo víctimas en los dos bandos.

De modo similar se expresa en la web de La Voz Sandra . de Lugo, que dice que «está bien recordar a las víctimas del franquismo y tienen todo el derecho a ser indemnizados por lo que sufrieron». Añade: «Lo que no tiene sentido es recordar sólo a las víctimas del franquismo y olvidar a las del otro bando aunque lo fueron en menor número, porque son tan víctimas como las otras». Además resalta que en la escultura de Puchades, retirada de la avenida, «no había ningún lema y el único escudo que había era el de Lugo».

Desde Madrid, Pilar Iglesias Martínez teme que los lucenses hayan elegido «la vía del revanchismo», mientras la sociedad española, en general, avanza «con paso firme por la senda de la reconciliación». Cree que hay quienes «incitan al odio».

Fuente: La Voz de Galicia.es

http://www.lavozdegalicia.es/lugo/2009/07/24/0003_7866494.htm


La II República revive en San Telmo…

julio 25, 2009

Un grupo de restauradores revisa y preserva el archivo del antiguo centro republicano.- RICARDO CEPPIUn grupo de restauradores revisa y preserva el archivo del antiguo centro republicano.- RICARDO CEPPI

JOSÉ LUIS ESTÉVEZ - Buenos Aires – 25/07/2009

El País.com

Conseguir que no se pierdan los documentos que atestiguan la actividad del extinto Centro Republicano Español de Buenos Aires es la labor en la que está inmerso el Museo de la Emigración Gallega en Argentina (MEGA). La institución alberga, desde que fue creada en 2005, cerca de un centenar de cajas en las que puede rastrearse la historia del Centro Republicano, que donó sus fondos en los años noventa a la Federación de Sociedades Gallegas.

La noticia en otros webs

Entre los registros se encuentran los de Castelao y Lorenzo Varela

Picasso solicita, en una carta, ayuda para los huérfanos de la Guerra Civil

El centro había cerrado sus puertas a finales de la década de los setenta, tras la muerte de Franco. La orientación republicana y de izquierdas que ha caracterizado a la Federación de Sociedades Gallegas a lo largo de su historia la convertía en receptora ideal para estos fondos.

El subdirector del MEGA, Miguel Chiloteguy, explica que alguna de las cajas ni siquiera han sido abiertas, pero en los últimos meses se ha iniciado un proyecto para restaurar las cerca de 5.000 fichas existentes de miembros del Centro Republicano y que corrían peligro de perderse por el mal estado de conservación. Entre ellas pueden encontrarse las de personajes históricos como Castelao, Arturo Cuadrado o Lorenzo Varela. “En apenas tres meses se han restaurado 2.500 fichas y a finales de este año esperamos haber completado el trabajo”, indica Chiloteguy.

En la restauración de estos documentos trabajan diariamente estudiantes de Restauración y Conservación de Bienes Culturales de la Universidad del Museo Social Argentino. Una vez que son restauradas las fichas son microfilmadas, lo que facilitará el trabajo de los investigadores que deseen acceder a las mismas. El estado de conservación es muy diverso y hay muchas fichas perfectamente legibles y que incluyen hasta fotografías de los miembros del Centro Republicano, mientras que en otras el trabajo de los restauradores ha sido mucho más complicado. Además de estos registros, el archivo cedido incluye una colección completa de la revista España Republicana y libros procedentes de la biblioteca del centro.

Pero el trabajo de recuperación de la memoria que realiza el MEGA no se termina con la recuperación del archivo del Centro Republicano. Chiloteguy apunta que en los próximos meses se iniciará la restauración y digitalización de los periódicos El Despertar Gallego (1921-1930) y Galicia (1930-1976). Ambas publicaciones fueron editadas por la propia Federación y de hecho Galicia sigue publicándose hoy en día.

Entre sus fondos el MEGA ya cuenta con importantes objetos y documentos vinculados a la emigración gallega, al exilio y a la República, como una carta manuscrita de Picasso en la que el artista solicita ayuda para los huérfanos de la Guerra Civil. Los documentos que tiene el MEGA en su biblioteca son consultados frecuente por parte de investigadores argentinos y españoles. En el seno del museo se ha formado un centro de investigación que lleva por nombre el del político galleguista Ramón Suárez Picallo.

La Federación de Sociedades Gallegas, propietaria del MEGA, nació en 1921 con los objetivos de “la redención del campesino gallego, la superación del atraso económico y cultural de Galicia y la libertad del conjunto del pueblo español”. En los años treinta, la Federación se adhirió con entusiasmo a la II República y llegó a contar con dos diputados en las Cortes, Ramón Suárez Picallo y Antón Alonso Ríos. Tras la Guerra Civil se convirtió en un ariete permanente contra el régimen franquista y en el principal ámbito de actuación de los intelectuales exiliados (Castelao, Arturo Cuadrado, Luis Seoane, Lorenzo Varela, etcétera). Su momento de esplendor lo atravesó en la década de los cincuenta cuando llegó a agrupar a 58 entidades con 15.000 socios. En la actualidad la Federación está integrada por 14 sociedades.

La sede del MEGA y de la Federación se ubica en el barrio porteño de San Telmo. La memoria histórica se mantiene viva en este pequeño rincón de Sudamérica en el que encontraron refugio tantos gallegos y españoles que huían de la dictadura.


Las Memorias de José María Martínez Cachero…«Vi pasar por Pajares los trenes con mineros camino de Madrid, en julio de 1936; iban felices»

julio 24, 2009

«Uno de los que incendiaron la iglesia de mi pueblo, en la guerra, comentó: “Ya se quemaron todas; no va a quedar ésta por guapa”» – «Mi madre trabajó en una compañía privada de telefonía del empresario Próspero Blanco, pero tuvo que dejarlo cuando se casó»

Pajares Mineros

Voto a la República y después a la CEDA. «Mis padres se establecieron en una casa de la calle del Carpio y allí nació una niña a la que no conocí, Elena, que cumplía cuatro años cuando yo nacía y al poco falleció. A los seis años nació mi hermano Luis Alfonso, que se mató hace unos años cuando venía a veranear a Oviedo, por un choque en la provincia de Ávila contra un camión que bajaba con los frenos perdidos. Mi hermano era doctor en Derecho, profesor de Económicas y también trabajó en el Ministerio de Trabajo. Era una España muy agitada la de aquellos años. Muy pronto tuve una gran afición a la política -a la altura de los años 1934 y 1936-, y notaba a veces que mi padre venía del Gobierno Civil preocupado, inquieto, nervioso, y mi madre le preguntaba qué pasaba. Había huelgas en Asturias, especialmente en al minería. Llegan las elecciones el 14 de abril 1931 y hubo mucha gente de clase media, por ejemplo, mi padre, que votó a favor de la República y en contra de la dictadura amparada por la Monarquía, y también en contra de Alfonso XIII, que para muchos no resultaba nada simpático. Pero los cambios fueron muy curiosos y en las elecciones de 1933, en las que triunfa a Lerroux y la CEDA, mi padre vota a este último partido. Mi padre, como otros muchos, había sufrido una enorme decepción con la República, a la que había acogido con gran ilusión».
Podéis seguir las memorias en: La Nueva España – Diario Independiente de Asturias.
Enlaces:

http://www.lne.es

http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009072400_76_784182__Siglo-XXI-pronto-tuve-aficion-politica-surgio-Maristas-1935

http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009072400_76_784183__Siglo-XXI-pasar-Pajares-trenes-mineros-camino-Madrid-julio-1936-iban-felices


Asturias: El Concello de Carreño con la Ley de la Memoria Histórica…

julio 24, 2009

Carreño: El gobierno y la UNA eliminan Fernández Ladreda del callejero.
PP y URAS se opusieron, y UICA, escisión de IU, se abstuvo. La vía pasará a llamarse desde ahora del Ferrocarril.

Candás,

Braulio FERNÁNDEZ

El gobierno local, formado por PSOE e Izquierda Unida, se sirvió del apoyo de Unidad Nacionalista Asturiana para eliminar ayer el nombre de José María Fernández Ladreda del callejero candasín. La propuesta planteada por IU en la Comisión de Cultura salió adelante, además, gracias al voto doble del PSOE, ya que la medida no ha contado con un amplio respaldo entre el resto de fuerzas políticas. Incluso la escisión de la IU, UICA, se abstuvo en la votación. La calle pasará a llamarse ahora del Ferrocarril, una vez lo refrende el Pleno, el próximo 30 de julio.

La propuesta de eliminación de Fernández Ladreda del callejero de Candás se debe a la aplicación de la ley de Memoria Histórica, según el gobierno, y es el primer caso en que aplica en Carreño, que a principios de los años 80, con el Partido Comunista en el gobierno, ya había ejecutado la desaparición de los nombres inspiradores del franquismo. Entonces, Fernández Ladreda se «libró», al ser tenidas en cuenta las especiales actuaciones que el ministro de Obras Públicas de Franco había impulsado en el concejo, tales como el puerto, la finalización de la línea de ferrocarril hasta Gijón o la elección de Tabaza como sede de Ensidesa, hoy Arcelor-Mittal.

La sustitución del nombre del militar franquista no ha estado exenta de polémica hasta el último momento, ya que URAS y PP no han considerado que la aplicación de ley de Memoria Histórica sea de aplicación en el caso de Fernández Ladreda. El ministro fue honrado con el nombre de la calle por ser benefactor del pueblo, y a título personal, y no como una medida de exaltación del régimen dictatorial, según la postura de la oposición. «Es un error eliminar el nombre de Fernández Ladreda del callejero porque la ley de Memoria Histórica no obligaba a ello», explicaba a la salida de la comisión el concejal de URAS Joaquín Rodríguez. Para el hombre que consiguió retrasar en un primer momento la sustitución del nombre, la medida es también «injusta para con una persona que hizo cosas muy importantes para Carreño».

Por otra parte, UICA se abstuvo. «En su día, y bajo el mandato de José Luis Vega -fundador de UICA-, IU ya suprimió los nombres de las calles con referencias al franquismo y quedaba mantenerlas limpias y cuidadas, pero la nueva coalición no lo entiende así, y prefiere dedicarse a hacer aspavientos ideológicos para la galería, y tener la villa sucia, deteriorada y llena de obstáculos», explicó el portavoz de UICA, Ramón Artime. «No obstante, y como no queremos ser sospechosos de ir contra la ley de Memoria Histórica, nos hemos abstenido», concluyó.

«No nos oponemos a la ley, pero IU debería ocuparse antes de tener la calle limpia»

Ramón Artime., Portavoz de UICA

«Es un error eliminar el nombre, porque la ley no era aplicable en este caso»

Joaquín Rodríguez

Fuente: lne.es (La Nueva España)
http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2009072400_54_786398__Centro-gobierno-eliminan-Fernandez-Ladreda-callejero


LOS ORÍGENES DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA: Una revolución histórica

julio 24, 2009

Fuente:Libertad Digital

http://libros.libertaddigital.com/

Por José María Marco

Pío Moa.
Hace diez años un escritor sólo conocido en algunos círculos muy restringidos, en general en el entorno del Ateneo de Madrid, publicó una obra titulada Los orígenes de la guerra civil española. De un anonimato relativo, el autor, Pío Moa, pasó directamente a las listas de superventas. Y se convirtió, de paso, en uno de los historiadores más discutidos de los últimos años.
Desde entonces, la visión progresista de la Segunda República y la Guerra Civil, elevada hacía tiempo a dogma oficial, se ha derrumbado con estrépito. Sigue siendo hegemónica en la universidad, donde muy pocas voces se atreven a ponerla en cuestión, y se sigue inculcando a jóvenes fáciles de manipular, que llegan ya adoctrinados de una enseñanza media convertida, en líneas generales, en una gigantesca máquina de reproducción ideológica. Ahora bien, fuera de eso, en el debate público, en los medios de comunicación y en la percepción que la opinión tiene de la gran tragedia española del siglo XX, el libro de Pío Moa cambió, y me parece que para mucho tiempo, la visión que los españoles tenían de esos años.

¿Qué había pasado para que ocurriera tal terremoto en la historia y en la sociedad española? En primer lugar, el mérito corresponde al autor, a Pío Moa, que se atrevió a analizar con rigor lo ocurrido y dejar de lado la idílica interpretación oficial, según la cual los republicanos, inmaculados santos laicos, defendían la legalidad democrática, la libertad, la emancipación de las clases trabajadoras y la modernización de la sociedad española. Es curioso que Los orígenes de la guerra civil española, aunque aporta alguna documentación nueva, se basa sobre todo en documentos ya conocidos. Se ve que nadie se había tomado la molestia de leerlos. Cultivando esta ceguera voluntaria es como se han levantado innumerables reputaciones académicas en el terreno de la historia.

Además, Pío Moa rompía con una tradición también bien asentada acerca de la República y la Guerra Civil. Por supuesto que había habido excelentes historiadores que se habían esforzado por analizar con pulcritud la sublevación revolucionaria del 34 y, en otros campos ajenos a este libro, la del 36, la represión indiscriminada –el terror, propiamente dicho– puesta en marcha por los autodenominados “defensores de la legalidad republicana”, o la historia militar de la Guerra Civil. La novedad del estudio de Pío Moa es que cambiaba la perspectiva en que todo esto se situaba.

Hasta entonces los mantenedores de la versión oficial habían sostenido, aprovechando la naturaleza no democrática del régimen de Francisco Franco, que la rebelión del 36 había atacado la democracia en sí. Pío Moa demostró lo contrario. Quienes habían atentado contra el régimen democrático eran los revolucionarios del 34 y, con ellos, buena parte del establishment republicano de centro, por así llamarlo, que no aceptó el resultado de las elecciones de 1933, cuando la izquierda perdió el respaldo de la opinión pública.

Pío Moa demostraba, primero, que la sublevación del año 34 fue una revolución diseñada para implantar una dictadura de corte estalinista en España, y, de paso, dejaba bien claro que la izquierda republicana, desde Azaña, supuesto moderado, los comunistas y la inmensa mayoría del PSOE no sentían el menor respeto por la democracia cuando no servía a sus fines. El análisis abría la vía a una reflexión de fondo sobre la naturaleza de la izquierda española con amplias repercusiones en la realidad actual.

Ni qué decir tiene que el estudio de Pío Moa fue recibido con un clamor histérico –aún sigue causándolo–. Aunque se le ha llegado a dedicar más de un libro, nunca se ha discutido en serio. Fuera de los insultos y las descalificaciones personales, el ninguneo ha sido la estrategia generalizada de sus detractores. Estrategia fallida, porque, aparte del respaldo de algunos –escasos– valientes historiadores académicos, como Stanley G. Payne, que firma en la introducción a esta nueva edición ampliada –con un epílogo del autor–, las obras de Pío Moa, y ésta muy en particular, se han vendido como ninguna otra de las que exponen la versión oficial.

Mención aparte merece la recepción de éste y otros títulos de Pío Moa por parte del centro derecha político. Aquí ha pesado un silencio denso. Los libros de Pío Moa resultan material inflamable y promocionarlos, o utilizar la argumentación que ofrecen, sigue siendo tabú en la política española. El caso de Pío Moa no es único: lo mismo ha ocurrido con el libro de César Vidal sobre las Brigadas Internacionales o los de Ángel Martín Rubio sobre la represión en el bando republicano.

Si está claro que en la sociedad no existe consenso sobre la historia española, ¿por qué esforzarse en seguir manteniendo una fachada más que cuarteada y desaprovechar la argumentación y las nuevas perspectivas? Es algo que resulta asombroso, pero que también ayuda a entender muchas otras cosas.

PÍO MOA: LOS ORÍGENES DE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA. Encuentro (Madrid), 2009, 477 páginas. Prólogo de STANLEY G. PAYNE.

Pinche aquí para acceder a la web de JOSÉ MARÍA MARCO.


El templo de los ‘mártires del 36′ se encoge un 80%…

julio 24, 2009

El gran templo consagrado a los mártires del bando franquista de la Guerra Civil en Valencia se reducirá a una pequeña iglesia. Al menos de momento. El arzobispado de Valencia ha presentado al Ayuntamiento una nueva memoria del polémico proyecto impulsado por el cardenal Agustín García-Gasco en 2007 en la que anuncia que sólo acabará ahora un 20% del recinto para dar cabida a 144 fieles -más un centenar en el coro-, frente al millar de personas del plan original.

La noticia en otros webs:

La iglesia se construye en una de las naves protegidas de la antigua industria química de Cross, junto a la zona de expansión de la Ciutat de les Arts i les Ciències. La documentación del proyecto indica que el resto de la obra se continuará “al ritmo que posibiliten los medios económicos”. Fuentes del arzobispado explicaron que es “habitual” construir las iglesias por fases y que la primera se abrirá en un año.

El edil socialista Juan Soto, que desveló el cambio de planes, pidió al nuevo arzobispo, Carlos Osoro, que “abandone el proyecto de macrosantuario de los mártires, que es megalómano y una afrenta para las víctimas del otro bando”, y que destine el resto de la nave a “un servicio social“.

Fuente: El País.com (Comunidad Valenciana)

http://www.elpais.com/articulo/Comunidad/Valenciana/templo/martires/36/encoge/elpepuespval/20090724elpval_11/Tes


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 260 seguidores