COMPARTIENDO NUESTRA MEMORIA VIV@

En alguna ocasión he señalado que las personas deben tener el corazón en el pasado, el cerebro en el futuro y los pies en el presente. El corazón que es nuestra memoria, la que remite a nuestros sentimientos y sin la que no somos persona, aquello que resuena como el eco de los pasos ya recorridos –el persono latino que está en el origen de la palabra–; los proyectos que calificaron por anticipación al futuro a nuestros ancestros en la evolución del cerebro humano; y, todo ello, con los pies en la tierra, en el presente construido de los sueños y las esperanzas en un mundo más justo.

La memoria no se puede mantener en el vacío. Eso lo sabemos con justeza aquellos que tenemos la desgracia de ver mutilados nuestros recuerdos, la memoria de la infancia, cuando nuestro hermano o alguien muy próximo penetra en esa sombra terrible que es el alzhéimer. El corazón, y la memoria que le otorga sentido, es muy poco en solitario; para que la memoria se contraste necesitamos al otro, al cercano, en el que nos reflejamos con plenitud. Sin ese referente en el espejo nuestra memoria no tiene en qué apoyarse. Por eso me causan pánico los que repudian a los otros, por el simple hecho de ser distintos, cuando el distinto es el que otorga sentido al valor propio. Y por eso me aferro a la idea de solidaridad, la unión que hace la fuerza de los dedos soldados entre sí para ayudarnos mutuamente, no para amenazar como los simples interpretan nuestras llamadas al quehacer solidario.

Todas estas ideas se agolpan hoy en mi corazón cuando miro hacia atrás, a sólo un humilde año muy fértil, que es la vida que ha recorrido Nuestra Memoria Viv@. En un proyecto común, sin protagonismos inútiles, con el puño apretado para forzar las barreras estériles que se levantaron para impedir que recuperemos la dignidad de nuestros asesinados, la que nunca perdieron, pero que el olvido intencionado y las paletadas de una tierra que les pertenecía y en la que algunos pretenden que el tiempo selle su crimen genocida en la ignorancia de las generaciones futuras.

¡Salud y fuerza para seguir nuestro camino!

Es mi pequeña colaboración al primer aniversario de la MV. ¡Felicidad compartida por los objetivos alcanzados!
Paco.

Nota: Este texto/reflexión nos ha sido enviado por nuestro amigo colaborador y hermano de lucha  Francisco González de Tena, a quien agradecemos, en la redacción de La Memoria Viv@, su exquisita felicitación; especialmente cuando expresa “Nuestra Memoria Viv@” uno de nuestros objetivos. La de Todos , los colaboradores y los lectores.

One Response to COMPARTIENDO NUESTRA MEMORIA VIV@

  1. jordicarreno dice:

    No podía ser de otro modo; y yo al menos, e imagino que mi compañero y amigo de fatigas Pedro también, estamos abrumados y sorprendidos por la cantidad de agradecimientos y enhorabuenas recibidas estos días, además de la difusión que se le está dando a nuestro primer aniversario. En este caso concreto, por quién lo escribe, por el aprecio personal y por su trayectoria en la lucha y trabajo memorialista,no puedo más que agradecer a nuestro amigo Paco este precioso y emotivo texto, y desde aquí solo decir…¡qué seguiremos trabajando para mejorar y crecer más todavía! Garcias Paco,gracias a todos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: