«Mi candidatura al Premio Príncipe fue un pulso a la Casa del Rey»…

10.12.09 – MARTA VARELA cuencas.co@elcomerciodigital.com MARTA VARELA | LA FELGUERA.

  • Marcos Ana Escritor, comunista y luchador antifranquista
  • El poeta recibirá en marzo de 2010 el premio de la Asociación Foro Pozo Fortuna

Marcos Ana

«La gente es la que hace posible la Ley de Memoria Histórica. No obstante, la norma es insuficiente»

Fernando Macarro Castillo vive bajo el pseudónimo de Marcos Ana en homenaje a su padre y a su madre, gentes sencillas, campesinos sin tierra que apenas sabían leer y escribir. Historia que dejó cautiva para siempre en las páginas de su libro autobiográfico ‘Decidme cómo es un árbol (2007)’ que ayer presentó en el Nuevo Teatro de La Felguera como broche final de los actos del X aniversario del colectivo sociocultural Les Filanderes. Ana habló con EL COMERCIO justo después de que los representantes de la Asociación Foro Pozo Fortuna le comunicasen la concesión de su galardón anual, del que se le hará entrega el próximo mes de marzo.
-Afirma que tiene 90 años, menos 23, los que pasó en la cárcel por sus convicciones políticas. ¿Entienden los jóvenes el sacrificio que hizo?
-Llevo dos años viajando para explicar mis experiencias. Mi último libro está dedicado a los jóvenes para que sean conscientes de su historia. Estoy convencido de que la vacuna de un futuro en libertad está en conocer nuestra historia. Perdí 23 años de mi juventud, pero no mi dignidad, y eso tienen que comprenderlo. Yo me dedico mucho a hablar con los jóvenes y a discutir con los de mi generación porque es necesario llegar a las generaciones de menor edad. Hay que explicarles lo que significa que tantos hombres y mujeres hayan dado su vida para que hoy ellos sean libres. Necesitamos que se impliquen en la vida política. En las manifestaciones, la mayoría son gente joven, pero, a la hora de votar, no acuden. Para ellos, la política es un circo mediático en el que no están dispuestos a participar. Y es que, en muchos partidos, hay ovejas negras. Los comunistas tenemos alcaldías y concejales y ninguno está imputado por corrupción. Hay una diferencia ética y de actitud ante las cosas. Es necesario que los jóvenes lo aprecien. Tienen que tener confianza y seguir luchando.
-Puso muchas esperanzas en la Ley de la Memoria Histórica. ¿Han sido recompensadas?
-No suficientemente. No hemos sido capaces de ver la importancia de esta ley. Su desarrollo es posible gracias al trabajo del pueblo, porque una parte de la clase política la tiene en vía muerta. Es necesario conocer nuestra historia para que los momentos amargos no se repitan. La ley se promulgó a finales de 2007 y la recibimos con un poco de reserva, pero como un paso positivo. No obstante, ha sido insuficiente desde su origen, pero, gracias al trabajo de los ciudadanos, se están consiguiendo avances.
-¿Merece la pena seguir luchando desde la cárcel?
-Yo soy comunista y, por supuesto, revolucionario, incluso con todos los desastres que he visto, como la caída de la Unión Soviética por sus errores. Pero es que la bondad de las ideas no tiene nada que ver con eso. Y por ella siempre merece seguir luchando, por mis ideas comunistas.
La poesía como grito
-Se le considera un símbolo. ¿Cómo lo lleva?
-Yo sufro porque pienso en la gente sencilla, sin rostro, que ha luchado como yo y tiene los mismo méritos, pero no se les reconoce. Soy afortunado porque vivo entre los aplausos de la gente.
-Lleva muchos años recogiendo premios, pero muchos de su generación no estaban convencidos de que fuera a ganar el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2009.
-Los premios que más me gustan son los que me da el pueblo. Esos son los más importantes para mí. En cuanto del Premio Príncipe, no me postulé. Había gente que me apoyaba y compañeros que me decían que, de los Borbones, ni agua. Para mí fue una situación incómoda, pero vi justo luchar por que se reconociese a un comunista republicano como yo. Fue un pulso a la Casa del Rey.
-Su poesía, que sale del corazón, se gestó en la cárcel. ¿Cómo vivió ese proceso?
-En la cárcel conocí los dramas propios y los de mis compañeros. Había mucho material. Mi poesía fue más un grito, una manera de llegar al corazón de los demás. Ahora tengo menos tiempo. Escribo cuando me enamoro, que suele ser a menudo.

«Mi candidatura al Premio Príncipe fue un pulso a la Casa del Rey»
El Comercio Digital (Asturias)

One Response to «Mi candidatura al Premio Príncipe fue un pulso a la Casa del Rey»…

  1. Xesus dice:

    ¿Qué hay de cierto sobre sus actividades en la retaguardia, concretamente en Alcala de Henares? Mi abuelo, con 17 años SÍ que estuvo en el frente,concretamente en el de Aragón y, no se retiró del mismo hasta años después.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: