Un documento fechado en 1942 ayudará a encontrar nuevas fosas en Málaga…

diciembre 13, 2009

EFE

Un documento con fotografías resultado de un vuelo que el RAF, el ejército aéreo inglés, hizo de Huelva a Cartagena en 1942 podrá ayudar a confirmar la existencia de nuevas fosas en el antiguo cementerio de San Rafael de Málaga, el mayor conjunto de fosas comunes de la Guerra Civil y el franquismo.

Según las asociaciones que trabajan en este asunto, el documento contiene fotografías que, tras estudiarlas y analizarlas, pueden ofrecer un testimonio de las fosas abiertas que había en esa época y de su situación, algo importante ya que, además de las nueve fosas exhumadas en el recinto, se tiene constancia de la existencia de hasta dieciocho.

De esta manera, estas fotografías pueden añadir información al estudio del Instituto de Geofísica de la Universidad de Granada, que es el que ha permitido localizar las fosas sobre las que se ha trabajado hasta ahora.

El objetivo de este viaje del ejército inglés, que contaba con el visto bueno del dictador Francisco Franco, era el desembarco de aliados en las playas andaluzas, una franja en la que se incluía la zona donde su ubica el antiguo cementerio de la ciudad.

El vicepresidente de la Asociación contra el Silencio y el Olvido por la Recuperación de la Memoria Histórica de Málaga, José Galisteo, ha explicado a EFE que el documento lo descubrió en una exposición sobre cartografía de la Guerra Civil y decidió pedirlo al Instituto Cartográfico Andaluz -propietario del mismo- al pensar que el camposanto podría encontrarse en la zona fotografiada.

Aunque aún espera a poder hacerse con la copia, Galisteo ya ha podido trabajar con algunas fotografías y ha descubierto que, tras ampliar las mismas, se ve cómo hay manchas que coinciden en su localización con las fosas ya exhumadas.

Una vez que la asociación tenga los documentos, se podrá trabajar con las imágenes desde un estereoscopio para verlas en relieve y poder determinar las fosas que realmente existían en la época.

Mientras tanto, y una vez concluida la exhumación de restos en las fosas, los cuerpos han sido trasladados al cementerio municipal de San Gabriel, donde se les está haciendo una ficha con las medidas para comparar los datos con los de familiares e identificarlos.

En la zona, las fosas han sido cubiertas por una capa geotextil y rellenas de grava blanca para delimitar su perímetro, además de colocar a sus pies carteles con información de las dimensiones, el número de cuerpos hallados en cada una y la fecha de inicio y fin de la excavación.

Por otra parte, continúa la recogida de muestras de familiares de fusilados y desaparecidos para extraer posteriormente el ADN y cruzarlo con el de los restos encontrados.

http://lacomunidad.elpais.com/memoria-historica/2009/12/11/un-documento-la-raf-ayudara-localizar-fosas-malaga

Noticia extraída del For por la Memoria:

http://www.foroporlamemoria.info/2009/12/un-documento-fechado-en-1942-ayudara-a-encontrar-nuevas-fosas-en-malaga/


Memoria histórica en Alcudia (Mallorca)

diciembre 13, 2009

Entre los días 4 y 18 de diciembre se celebrará un ciclo de conferencias y un concierto en relación con la recuperación de la memoria histórica en Alcúdia

http://www.memoriadelesilles.org/?p=504



Defensa retirará escudos y símbolos franquistas de los cuarteles de Melilla antes del 31 de diciembre…

diciembre 13, 2009

La directora general de Infraestructuras del Ministerio de Defensa, Mónica Melle, anunció hoy durante una visita a la ciudad autónoma que el departamento que dirige Carme Charcón “retirará casi la totalidad de los símbolos franquistas que aún permanecen en los acuartelamientos “antes del 31 de diciembre” de 2009. Seguir leyendo el arículo

Melle dijo que tomarán esta acción, en las que se incluyen tanto escudos del antiguo régimen así como todos los símbolos que impuso el caudillo Francisco Franco, “para dar cumplimiento a la Ley de la Memoria Histórica”.

En este sentido, rechazó la petición de la Ciudad Autónoma de instalar la única estatua de Franco que aún permanece en la vía pública en España, la de Melilla, en un cuartel o museo militar al haberse realizado por su condición de comandante de la Legión que salvó a la ciudad de la invasión marroquí y no como dictador, como ha pedido el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda.

La directora general aseguró que en las instalaciones militares “no podemos tener estatuas que no son de Defensa” y más aún cuando “lo que estamos haciendo nosotros es retirarlas”, como harán con los escudos y símbolos franquistas “antes de que acabe este año”.

Europa Press via Yahoo! España Noticias


Combatientes de Sidi Ifni reclamarán en el Congreso la compensación prometida…

diciembre 13, 2009

Han sobrevivido más o menos la mitad de los que combatieron en la guerra de Sidi Ifni, unos 4.000, todos de más de 70 años, y lo que quieren ahora es que el Gobierno cumpla su compromiso de compensarles por luchar en el último conflicto colonial de España, y así lo exigirán el miércoles ante el Congreso.

Vendrán de Valencia, Barcelona y Madrid para exigir al Ejecutivo la indemnización prevista -que no cuantificada- en la Ley de la Carrera Militar aprobada hace dos años, en reconocimiento a su participación en una contienda a la que fueron como reclutas forzosos entre 1957 y 1959.

Lo último que saben de esa ley, según ha dicho a Efe Vicente Brines, antiguo soldado en Ifni, es que Defensa está elaborando un listado de los soldados que fueron movilizados y de los que aún viven, y en función del número de personas que haya que indemnizar, una vez acreditada su participación en la guerra, se fijará la cuantía.

No obstante, Brines cree que el Gobierno está tratando de dilatar el pago de esas compensaciones y encadena una excusa con otra, ya que él no ve tan difícil la confección de un listado con los supervivientes.

Así ha propuesto que o bien uno mismo, como ha hecho él, o a través de las asociaciones de veteranos, soliciten los correspondientes expedientes a los registros de Ávila o Guadalajara, los más importantes que hay sobre este conflicto.

“Lo que pedimos es un poquito de caso”, ha señalado Brines, por intervenir en una guerra en la que murieron alrededor de 300 soldados y más de 500 resultaron heridos, y han aprovechado el “tirón” de la Ley de la Memoria Histórica para hacer fuerza sobre la parte de memoria que les corresponde.

El Gobierno, de momento, ha puesto sobre la mesa un millón de euros en concepto de resarcimiento económico, pero también para actividades de las asociaciones, una partida que ha ido saltando del presupuesto de 2008 al de 2009, y ahí sigue sin gastarse.

EFE via Yahoo! España Noticias


Barricada llena de emoción Anaitasuna en una noche histórica…

diciembre 13, 2009

El grupo Barricada, en el pabellón Anaitasuna. (IÑAKI PORTO)

La banda desgranó los 18 temas de “la tierra está sorda” y remató con sus canciones clásicas.

El público llenó por completo el pabellón, rindiéndose ante la legendaria formación pamplonesa.

j. óscar beorlegui – Domingo, 13 de Diciembre de 2009 –

La voz de los sin voz, la de los fusilados, encarcelados, huidos, represaliados de todo tipo y demás damnificados en general del bando que perdió la Guerra Civil de 1936: he aquí la que sonó ayer sábado con fuerza en el viejo Anaitasuna de Pamplona, haciéndolo en las voces de Javier Hernández Boni, Enrique Villarreal el Drogas, Alfredo Piedrafita e Ibon Sagarna Ibi, los incombustibles músicos de Barricada, quienes, respaldados en esta ocasión por Iker Piedrafita a los teclados, a las guitarras, al bajo en varias canciones y a los coros, comparecieron en éste, su escenario por excelencia, con motivo del inicio de la gira de presentación de La tierra está sorda, su flamante nuevo trabajo: ingente, pasional y reflexiva obra conceptual concebida sobre las consecuencias del golpe militar dirigido por Franco contra la II República. Contra, recordémoslo, el gobierno legítimo de la época. Bueno, y asimismo, también se escucharon las voces de sus familiares y allegados, víctimas directas de la sublevación también; también éstas sonaron y resonaron, además de en las de los músicos, en las de todos los presentes, un público integrado por personas de todas las edades, y que, llegado en algunos casos de provincias limítrofes, cantó la totalidad de las canciones nuevas con emoción contenida y no tan contenida en algunos casos; viviendo las canciones, al igual que los músicos, a flor de piel, y consiguiendo, en definitiva, que en algunos momentos se nos pusiera la carne de gallina. Que un sentimiento de nunca más recorriera el pabellón.

El concierto, maratoniano nuevamente (como acostumbran a ser los de Barricada en los últimos años), tuvo dos partes bien diferenciadas; una primera en la que sonaron todas las canciones del nuevo disco, que se prolongó hasta las once de la noche, y otra en la que, tras un breve descanso, ya en clave de fiesta, se sucedieron buena parte de los éxitos acumulados por la banda durante sus más de 25 años de trayectoria: temas como Sean bienvenidos, Rojo o Todos mirando, que fueron las tres primeras.

Así las cosas, ante una expectación sin precedentes (por mucho que suene a tópico), en medio de un ambiente propio de las grandes citas, la actuación se inició a las 21.30 horas bajo los sones de Desfilan, sonando luego Sotanas, Hasta siempre Tensi, y Cierra los ojos.

“Siempre supo la Iglesia a que lado ponerse. Buenas noches, Iruña. Todo empezó con una novela de Dulce Chacón, La voz dormida, la voz silenciada“, saludó El Drogas a los presentes: a un público que desde el principio se mostró emocionado, cómplice con los músicos, ofreciéndoles calor a espuertas.

Volviendo al desarrollo de esta primera parte del concierto, verdaderamente emotiva, diremos que sobre el escenario montado en el Anaitasuna, un tanto sobrio si se quiere, al igual que la iluminación, el repaso de La tierra está sorda continuó con Infierno de piedras, La estancia o 22 de mayo, deparando momentos sublimes con las mismas antes de terminar esta primera parte con Pétalos, La libertad y Una lágrima en el suelo.

proyecto sugerente Tras sentar en los 80 los cimientos de su más que exitoso devenir, asentar su trayectoria con fuerza en los 90, saludar con tres grandes discos al nuevo siglo y llevar a cabo entre 2005 y 2008 un ejercicio de recuperación y recopilación de su propia memoria musical (plasmado en los CD/DVD Latidos y Mordiscos, la caja recopilatoria Barricada: 25 años de rocanroll, y el DVD Otra noche sin dormir), después de componer un montón de clásicos -como los que sonaron ayer en la segunda parte, canciones que ya forman parte de la memoria histórica de nuestro rock-, Barricada, con el depósito a tope y el cuentakilómetros a cero, decidió sumergirse en uno de los proyectos más sugerentes y grandes de su carrera, aportando con él su granito de arena a la ardua tarea de tratar de recuperar la memoria histórica… colectiva, en este caso: la preparación del CD-libro La tierra está sorda, trabajo que, en loor de multitudes, en medio de un éxito artístico y de público difícilmente igualable, fue presentado ayer en Pamplona. Un disco éste que, de salida, ocupó el puesto 6 de la lista oficial de ventas y que, a tenor de lo visto, estamos seguros de que va a volver a catapultar a la banda a las más altas cimas del rock.

Noticias de Navarra / Google noticias

Y además…

Barricada por la libertad Noticias de Navarra


Jerez aún no tiene memoria histórica…

diciembre 13, 2009

la polémica estatua de Miguel Primo de Rivera de la plaza del Arenal (Fot de archivo)

13.12.09 – MARÍA JOSÉ PACHECO

Las dos Españas, ésas de las que habló Machado, siguen sin reconciliarse del todo. Ni siquiera la tan conocida como polémica Ley de la Memoria Histórica, de la que hace apenas unos días se celebró el segundo año de su entrada en vigor, ha sido la herramienta que muchos esperaban para dejar atrás el pasado y «para ampliar los derechos de los que padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la Dictadura, para promover su reparación moral y la recuperación de su memoria personal y familiar y para adoptar medidas que supriman aquellos elementos que creen división entre los ciudadanos».
Dos años después de la aprobación de esta norma por las Cortes Generales, en la ciudad de Jerez la memoria histórica es un tema olvidado, en el dique seco, sobre todo porque los iniciales intentos del gobierno local por crear un grupo de trabajo en el que todas las sensibilidades estuvieran representadas aún no ha dado frutos concretos, aunque sí sirvió para avivar la polémica en la calle, entre unos ciudadanos que no siempre se mostraron a favor de cambiar la nomenclatura de algunas calles que recordaban a políticos o militares del régimen franquista. Lo cierto es que en Jerez todo sigue igual que a final de 2007 pese a que el artículo 15 de la mencionada Ley de Memoria Histórica dice textualmente que «las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Entre estas medidas podrá incluirse la retirada de subvenciones o ayudas públicas». La misma normativa incluye excepciones en los casos en los que «las menciones sean de estricto recuerdo privado, sin exaltación de los enfrentados, o cuando concurran razones artísticas, arquitectónicas o artístico-religiosas protegidas por la ley», lo que protege al patrimonio de las iglesias.
Así, en la ciudad, y pese al mandato de esta ley, los ciudadanos pueden seguir contemplando el gigantesco escudo preconstitucional con el emblema franquista de «Una, grande y libre» que preside la entrada al colegio Isabel la Católica; o los escudos, yugos y flechas de la fachada de la Escuela de Arte y Oficios; sin olvidar los nombres de calles, barriadas, colegios y hasta pedanías y poblaciones rurales que recuerdan a políticos y militares del régimen. Por poner sólo un ejemplo, ahí está Majarromaque, que sigue siendo conocida -y así lo atestiguan los paneles informativos a su entrada- como barriada José Antonio (en recuerdo al fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera).
En el caso de los nombres de las calles, los ejemplos son numerosos, como destaca el presidente de la Asociación de la Memoria Histórica y Justicia de Andalucía (AMHyJA) de la provincia, Sebastián Cauqui, que recuerda que en la comisión que se creó en Jerez para trabajar en la supresión de los símbolos, escudos, insignias y nombres relacionados con la Guerra Civil y la Dictadura ya se había cerrado un listado consensuado que se elevó al gobierno municipal para que comenzara a actuar y a cambiar el nombre de esas vías.
Y es que en la ciudad aún se puede caminar por calles con rótulos como los de Comandante Paz Varela, Tomás García Figueras o Alcalde Álvaro Domecq, una arteria principal de la ciudad en la que además, para descontento de las asociaciones que velan por la restauración de la memoria histórica, se instaló hace ya más de dos años -pocos meses antes de la aprobación de la norma- una estatua en homenaje a este político de la dictadura, que también fue un famoso rejoneador.
Desde algunos de los colectivos que integran la comisión municipal, que estaba presidida por el concejal Francisco Benavent y que no se reúne desde hace medio año aproximadamente, esperan con prudencia que se den nuevos pasos. Así lo manifiesta el presidente de la AMHyJA, que insiste en que «los cambios de nombres de las calles ya podían haberse iniciado, porque el grupo de partidos y colectivos hizo su trabajo de elevar la propuesta. Ahora es tarea del ejecutivo local, que no sabemos por qué ha provocado este parón y sigue sin ejecutar la orden».
Sin duda, lo que no se debe olvidar en este punto es que el catálogo de calles que se había confeccionado sumaba más de una docena de nombres de vías en las que los cambios, según informan algunas de las asociaciones integrantes de la comisión, afectarían a unos 60.000 vecinos de Jerez que deberían modificar sus direcciones.
Esta particularidad puede ser uno de los motivos del retraso en la aplicación de la ley, lo que se suma a la polémica que ya hubo en su momento por el enfado de los familiares de algunos de los personajes incluidos en la lista, como es el caso del comandante Paz Varela y del Duque de Abrantes. A ese respecto, Francisco Benavent ya dejó claro entonces que se debía trabajar con pies de plomo, con documentos contrastados y en estos casos concretos incluso llegó a pedir disculpas a los descendientes por haber tildado a sus antepasados de franquistas.
Y más complicada si cabe puede ser la retirada de los símbolos o escudos de más envergadura. En ese sentido, Cauqui se mostró poco partidario de las prisas y dijo que «es lógico que en cuestiones como ésta no haya precipitaciones, porque hay determinados casos en los que se debe estudiar si un patrimonio debe permanecer o si está afectado o no por la ley».
Ése es el caso de la polémica estatua de Miguel Primo de Rivera de la plaza del Arenal, que fue construida por Mariano Benlliure en 1922 y que, pese a lo que defienden algunos colectivos, con la actual norma en la mano no debe retirarse, ya que se trata de un monumento anterior al periodo al que hace referencia el texto.
También se debe tener en cuenta que, y así lo reconoce la propia AMHyJA, en el caso de algunos nombres relacionados con el régimen «no habría problemas en que permanecieran si lo que se ensalzan fueran las virtudes artísticas o profesionales del personaje, y no su adhesión política o militar al régimen». Como ejemplos, la posibilidad de añadir el término ‘escritor’ cuando se habla del colegio José María Pemán, o ‘científico’ Manuel Lora-Tamayo, cuando se refieran al que también fue ministro con Franco, o eliminar el ‘alcalde’ de la avenida Álvaro Domecq y cambiarlo por un ‘rejoneador’. Y es que reconocen que la Ley de Memoria Histórica es compleja y está cargada de matices.
En definitiva, el debate sigue abierto dos años después y los símbolos y nombres permanecen intocables, mientras la cuestión de la memoria histórica se ha avivado en la ciudad estos días por el anuncio de la Junta de la excavación de la fosa común de El Marrufo y por el ejemplo cercano de la localidad de Cádiz, que el pasado viernes retiró el águila franquista del escudo del Instituto Hidrográfico.

La Voz Digital (Cádiz) /Google noticas

OTRAS NOTICAS RELACIONADAS:

Los historiadores piden que no se vaya contra la Ley de Patrimonio La Voz Digital (Cádiz)


La UPV creará una base de datos sobre la represión franquista en Álava…

diciembre 13, 2009

Exterior del edificio Las Nieves, donde se ubica el Instituto Valentín de Foronda, que reproducirá documentos de la represión. (Foto: j. r. g.)

Un acuerdo permite al instituto valentín de foronda recuperar documentos de la época.

El centro, gracias al convenio alcanzado con el Ministerio de Cultura, podrá recurrir a los distintos archivos estatales

dna – Sábado, 12 de Diciembre de 2009 –

El Ministerio de Cultura y el Instituto Valentín de Foronda han firmado un convenio para reproducir documentos de la represión franquista que están repartidos en distintos archivos estatales y elaborar una base de datos digital sobre represaliados alaveses bajo la dictadura.

En un comunicado, el delegado del Gobierno en el País Vasco, Mikel Cabieces, subrayó ayer la importancia del convenio porque, según dijo, “va a permitir un avance en la recuperación de la memoria histórica de los alaveses”. “El acuerdo refleja el espíritu de permanente colaboración del Ministerio de Cultura para fines en beneficio del conjunto de la sociedad”, añadió Cabieces en la nota.

Estos documentos se conservan en la actualidad en distintos archivos estatales, como son el Archivo Histórico Nacional, con sede en Madrid; el Archivo General de la Administración, ubicado en la localidad de Alcalá de Henares; el Centro Documental de la Memoria Histórica, de Salamanca; y los tres archivos provinciales de los territorios de Álava, ubicado en Vitoria, de Gipuzkoa, localizado en Oñate, y Bizkaia, con sede en Bilbao.

Recuperación de la memoria. Este convenio supondrá “un importante avance” en la recuperación de la memoria histórica de los habitantes alaveses, ya que en virtud del mismo se facilita al Instituto Universitario Mixo de Historia Social Valentín de Foronda la realización del encargo solicitado por la Diputación Foral de Álava para que lleve a cabo un Estudio sobre la represión franquista en el Territorio Histórico de Álava.

Cabe destacar que el objetivo de dicho estudio es la elaboración de una base de datos y de un repositorio de documentos digitalizados sobre represaliados alaveses bajo la dictadura de Franco, que se prolongó entre los años 1939 y 1975. De este modo se pretende poner a disposición de las instituciones e investigadores todo el material informático y documental que necesiten para impulsar las distintas investigaciones que vayan a llevar a cabo.

El Ministerio de Cultura, organismo que custodia este tipo de fondos documentales, facilita con la firma de este convenio el conocimiento de los hechos y las circunstancias acaecidas en este periodo histórico, fomentando la memoria histórica, según explica la Delegación del Gobierno central en la Comunidad Autónoma del País Vasco.

Noticias Álava/Google noticas


Una espía con mucho Garbo…

diciembre 13, 2009

Araceli González, esposa de "Garbo", en una cena en Madrid, cuando se rumoreaba que era agente de la CIA-

MARTA RIVERA DE LA CRUZ 13/12/2009

Él era Garbo, el espía español más famoso de todos los tiempos. ¿Pero quién era su esposa, Araceli? Nada se ha escrito sobre ella. Ni de su importancia en el éxito de su marido. Ahora, un documental recupera su figura.

Fue el más famoso espía español de todos los tiempos. Juan Pujol García, Garbo, trabajó para los aliados durante la II Guerra Mundial y fue pieza decisiva en el éxito del desembarco de Normandía. Condecorado por los alemanes, que siempre le creyeron uno de los suyos, y también por los ingleses, pasó a la historia y a la leyenda. Sin embargo, nada se ha escrito sobre su esposa, Araceli, ni sobre su influencia en el éxito de Pujol como agente doble. El documental Hitler, Garbo… y Araceli descubre su vida.

La noticia en otros webs

A Pujol, los servicios secretos del Reich le bautizan Arabel en homenaje a su esposa (Araceli bella)

Los alemanes nunca sospecharon del agente doble Arabel, y Hitler concedió al español la Cruz de Hierro

En 1984, la radio informó que había reaparecido Pujol, al que se había dado por muerto 30 años atrás

Se llamaba Araceli González Carballo y había nacido en el Lugo de 1914, en una familia acomodada. Tuvo una infancia feliz. Era una belleza, y habría hecho una buena boda si la Guerra Civil no hubiese enviado al frente a los muchachos que la cortejaban. Araceli se ofreció como voluntaria en un hospital de sangre. Para sorpresa de quienes la conocían, la niña bien vaciaba orinales, pelaba patatas y se despellejaba las manos en el agua helada. Viendo de cerca el sufrimiento, Araceli maduró. A finales de 1938 dijo que quería marcharse de Lugo. Su padre le encontró un puesto en Burgos como secretaria del gobernador del Banco de España. Allí, en febrero de 1939, conoció a un joven oficial llamado Juan Pujol.

Pujol había comenzado la guerra en el ejército republicano para pasarse luego a las tropas franquistas. El bando nacional le decepcionó. Interesado en la política internacional, intuyó la catástrofe que traería el avance de los fascismos en Italia y Alemania.

El flechazo entre Araceli y Juan fue inmediato. Al terminar la guerra, y ya casados, se trasladaron a Madrid. La invasión alemana a Polonia llega ese mismo año. La certeza de que el mundo iba a saltar en pedazos no dejó indiferentes a dos jóvenes idealistas que acariciaban la idea de entrar en la historia. Con ingenuidad, Juan y Araceli visitan la embajada británica en Madrid para ofrecerse a colaborar en la lucha contra Alemania. Su propuesta no es tomada en serio: donen dinero, les dicen. Araceli sugiere a su marido que puede convertirse en pieza apetecible para los británicos siendo colaborador del III Reich.

La embajada alemana recibe con simpatía la visita de un oficial del ejército de Franco. Pujol repite la oferta hecha a los británicos y exagera al hablar de sus contactos en el extranjero. Los alemanes le ponen a prueba: ¿sería capaz de conseguir un visado para entrar en Inglaterra?

Empieza la aventura. Pujol viaja a Lisboa, donde se las arregla para fotografiar el salvoconducto de un empresario y reproducirlo en una plancha de metal para fabricar un tampón con el sello oficial de la embajada española. Con él falsifica una visa. Vuelve a Madrid y muestra su botín a los alemanes.

Pujol entra a trabajar para los servicios secretos del III Reich, la famosa Abwehr. Se le bautizará como Arabel, en homenaje a su esposa (Araceli bella), y se le asigna un hombre de contacto, Federico Knappe, que le instruye en el manejo de códigos cifrados. Debe trasladarse a Inglaterra. Pujol se pregunta cómo va a moverse por Gran Bretaña si ni siquiera sabe inglés. Araceli le anima a seguir. Se instalan en Lisboa, haciendo creer a los alemanes que Pujol se encuentra en Londres.

Pujol envía a la sección española de la Abwehr informaciones que extrae de la prensa portuguesa, de conversaciones en los cafés… y de su propia imaginación. El material es tan endeble que los alemanes pueden darse cuenta de que los está engañando. Para averiguar el grado de confianza que merece Arabel, Araceli regresa a Madrid. Federico Knappe recibe la visita de una joven muy guapa que le dice que su marido se ha marchado a Londres y apenas tiene noticias suyas. Sabe que ha mantenido reuniones con él. ¿Puede facilitarle alguna información sobre sus actividades? Knappe finge no saber de qué le habla. Araceli rompe a llorar. Le muestra la foto de su hijo recién nacido. Teme que Juan la haya abandonado… Quizá los servicios secretos de Hitler no habían preparado a Knappe para resistir el llanto de una joven hermosa. Knappe consoló a Araceli: tenía su palabra de que Juan Pujol estaba haciendo una labor esencial para el futuro del III Reich. Los alemanes habían mordido el anzuelo.

Pujol consiguió enviar a la Abwehr una información muy valiosa que hablaba de la salida de una flota británica desde el puerto de Liverpool con destino a Malta. Había obtenido los detalles por casualidad, pero los alemanes los valoraron como una prueba de su pericia. La fortuna quiso que los ingleses interceptasen el mensaje de Arabel. La existencia de un agente alemán sin identificar causó inquietud entre la inteligencia británica, que creía tener localizados a los espías que se movían por territorio inglés.

Araceli cree que ha llegado el momento de contactar con los aliados. Consigue una entrevista con el agregado naval norteamericano en Lisboa, Edward Rousseau, y presenta pruebas de la identidad de Arabel. Araceli convence a Rousseau de que Arabel está dispuesto a ponerse a disposición de los británicos para trabajar como agente doble. Se preparó una operación para trasladar a Londres a toda la familia Pujol, quien recibió otro nombre en clave: Bovril.

Corría la primavera de 1942. Juan se puso a las órdenes del MI5, que le buscó una tapadera como intérprete de la BBC. Mientras, la Abwehr recibía informaciones de Arabel sobre las zonas que debían ser bombardeadas, sin sospechar que Pujol estaba seleccionando objetivos donde se causaban pocas bajas. Para confundir a los alemanes, Arabel hacía llegar fotos trucadas de ruinas y cadáveres. Logró persuadir a la Abwehr de la creación de una red de 20 agentes. La capacidad de convicción de Pujol hace que los británicos le rebauticen como Garbo.

Para la familia, aquellos fueron tiempos intensos. Araceli y Juan saben que con cada información falsa que llega a la Abwehr, el peligro para ellos se multiplica. Acaban de ser padres por segunda vez y, a pesar de la tensión constante, Araceli es feliz en Londres. Se hace un hueco en la sociedad inglesa. Conoce a la duquesa de Kent y a otros miembros de la aristocracia. También Winston Churchill simpatiza con ella. En una ocasión, mientras estaban charlando, del puro de Churchill se desprendió un montón de ceniza que fue a parar a su chaqueta sin que él se diera cuenta. Los presentes intercambiaron miradas incómodas. Fue Araceli quien reaccionó: “¡Tenga cuidado, sir Winston…!”, le dijo, mientras sacudía los restos del cigarro. Cuando se lo solicitó, el propio Churchill firmó un permiso para que pudiese viajar a España y visitar a su familia.

En el año 1944, Pujol participó en la más importante misión como agente doble: la operación Fortitude, que tenía como objetivo confundir a los alemanes en cuanto al lugar de entrada en Europa de las tropas americanas. El desembarco de Normandía marcó el principio del fin de la II Guerra Mundial. Los alemanes nunca sospecharon de Arabel, y Hitler concedió al español la Cruz de Hierro. El agente Garbo recibe también la Orden del Imperio Británico, pero no podrá recogerla: el MI5 ha recomendado el regreso inmediato a Madrid de Juan Pujol.

Ya en España, Arabel es citado por la Abwehr. Pujol quiere ignorar la llamada, y es Araceli quien acude al encuentro, que puede ser una trampa. Pero el contacto alemán sólo quiere entregarle un dinero con el que el ya extinto Gobierno del Reich desea gratificar los servicios de su agente.

Los Pujol se trasladan a Lugo. La policía de la ciudad recibe un mensaje de Madrid: se sospecha que una lucense puede estar involucrada en actividades de espionaje. Al saber que se trata de Araceli González Carballo, las fuerzas del orden aseguran que debe tratarse de un error: aquella mujer extrovertida es la última persona a la que alguien podría tomar por una espía.

Pujol vive angustiado ante la posibilidad de ser descubierto. La pareja se muda a Caracas, donde nacerá su hija María Eugenia. Juan y Araceli están cada vez más distanciados. Ella no se adapta a la vida en Venezuela, pero Juan no quiere volver a Europa. Deciden separarse. Araceli regresa a Lugo con sus hijos y después de tres años se instalan en Madrid.

La situación económica de la familia es delicada. Araceli se pone en contacto con la embajada inglesa, donde recuerdan a la esposa de Garbo. Ella y sus hijos se trasladan a un ático de la calle de los Hermanos Bécquer facilitado por los ingleses. Es entonces cuando llega a España la noticia de que Juan Pujol, ciudadano español, ha fallecido en Mozambique. Con él muere la última pista de Garbo, de Bovril, de Arabel.

Araceli empieza a trabajar para las embajadas inglesa y americana. Aquella española desenvuelta y cosmopolita se convierte en intérprete y guía para los invitados vip de las delegaciones diplomáticas. Araceli es la encargada de acompañar a los visitantes ilustres en sus paseos por Madrid. Sigue siendo una mujer hermosa, poseedora de una arrolladora simpatía, que vive volcada en sus hijos -Juan, Jorge y María Eugenia- y en su trabajo de relaciones públicas de lujo para americanos e ingleses.

En 1956, el americano Edward Kreisler acababa de llegar a Madrid para desarrollar un negocio de artesanía española, pues, a pesar de la pujanza del turismo, todavía no se contaba con un mercado de souvenirs. Kreisler, procedente de una acaudalada familia de Ohio, tenía contactos en España y dejó el negocio del automóvil para probar suerte en otro campo. Era un hombre inteligente y atractivo. La fortuna familiar y su pasado como actor -había hecho teatro en Broadway y trabajado en Hollywood como doble de Rodolfo Valentino- aumentaban su capacidad de seducción. Como a otros visitantes de postín, Araceli fue la encargada de servirle de intérprete, y el americano no tardó en enamorarse de aquella mujer espontánea y bella.

Edward y Araceli pusieron en marcha un próspero negocio de recuerdos para turistas. Bautizaron la tienda con el nombre de Festival, y cada día centenares de extranjeros se llevaban de allí los objetos más variopintos.

Araceli se casa con Kreisler en 1958. Edward da su apellido a los tres hijos de Pujol y forman una nueva familia. Su negocio va bien, y en 1965 Araceli propone ampliarlo fundando una galería de arte, la famosa Galería Kreisler, que llegará a tener sucursales en varias ciudades. Los Kreisler son parte importante de la sociedad madrileña. Siguen siendo anfitriones de viajeros ilustres y no es raro verles cenar en los locales de moda en compañía de americanos famosos de paso por Madrid. Algunos llegan a decir que Araceli y Edward son en realidad agentes de la CIA y los negocios son sólo una tapadera para sus actividades de espionaje.

La vida de la familia transcurrió sin sobresaltos. Los hijos se casaron. Araceli se convirtió en abuela. Ella y Edward seguían trabajando en la galería. Y una mañana de 1984, Juan Kreisler escuchó por la radio que había reaparecido el más importante espía español. Se llamaba Juan Pujol García, vivía en Venezuela y se le había dado por muerto 30 años atrás…

Los acontecimientos se precipitaron. Los medios se hicieron eco de la noticia, especialmente cuando se supo que Pujol iba a ser recibido en Buckingham Palace para hacerle entrega, con todos los honores, de la Orden del Imperio Británico. La fotografía de Garbo ocupó las páginas de los periódicos… y Araceli recibió una llamada del que fuera su marido. Pujol dijo a la señora Kreisler que quería ver a sus hijos.

Araceli habló con Juan, Jorge y María Eugenia, que accedieron a encontrarse con Pujol. Padre e hijos se citaron en Barcelona. Juan Kreisler recuerda lo que su madre les dijo antes de partir: “Que os cuente lo que él quiera. No hurguéis en las heridas del pasado”. Ella sabía de las terribles dificultades que había pasado Juan Pujol y no quería que escuchase reproches de sus hijos. Cuando los tres hermanos se encontraron con su padre, se fundieron con él en un abrazo.

Gracias a que Araceli fomentó aquel encuentro, la historia de Pujol tuvo un final feliz. El antiguo espía viajó a Madrid para conocer a sus nietos y durante años envió largas cartas a Tamara, la mayor. A su vez, los suyos volaron a Venezuela para abrazar a la nueva familia de su padre, que se había casado allí y tenía otros tres hijos.

Juan Pujol murió en Venezuela en 1988. Araceli le sobrevivió dos años. Falleció en Madrid a consecuencia de un derrame cerebral. Nadie supo nunca su verdadera historia. Meses antes se había escandalizado con las memorias de Aline Griffith, en las que la condesa de Romanones afirmaba haber trabajado como espía para la inteligencia americana: “Pero, ¿cómo se atreve esta mujer a contar estas cosas? ¡Ay, si yo pudiera hablar…, si yo hablara…!”. P

El documental ‘Hitler, Garbo… y Araceli’ se emitirá estas navidades por la Televisión de Galicia.

El País semanal

http://www.elpais.com/articulo/portada/espia/mucho/Garbo/elpepusoceps/20091213elpepspor_7/Tes/


Un espía en la Guerra Civil…

diciembre 13, 2009

El espía Guy Burgess

JAVIER VALLEJO – Madrid – 13/12/2009

“Creo que la orden de matar a Franco no ha salido de Stalin: los dictadores se respetan mucho”, le dice el agente soviético Guy Burgess a su cofrade Kim Philby, corresponsal británico en la Guerra Civil española, en un diálogo de En la roca. Menudo personaje: mientras escribía crónicas profranquistas para el Times, Philby facilitaba a la Unión Soviética información confidencial sobre los movimientos de los sublevados.

EN LA ROCA

Autor: Ernesto Caballero. Intérpretes: Chema León y Eloy Azorín.

Dirección: Ignacio García.

Teatro Español, sala pequeña.

Hasta el 24 de enero.

La noticia en otros webs

Después de la Guerra Civil ingresó en el servicio secreto británico, donde espió para los soviéticos durante 25 años. Nunca lo pillaron. Algunas de las mejores novelas de Graham Greene, John Le Carré y Frederick Forsyth están inspiradas en él. Su mano derecha nunca supo lo que hacía su izquierda. Lo cierto es que la orden de matar a Franco se revocó. Ernesto Caballero, autor de En la roca, imposta la voz de estos dos espías dobles para hablar sobre nuestro pasado reciente y sobre la necesidad de cambiar la historia con decisiones atrevidas.

Su comedia gira en torno a un encuentro entre Burgess y Philby en un hotel de Gibraltar. Para mantener la tensión escénica durante esta situación única, planteada en tiempo real y en un espacio cerrado, sin suspense posible porque sabemos como acabó la guerra, haría falta que sus antagonistas lo fueran de verdad, que hubiera entre ellos un duelo afilado sin tregua, no el acuerdo reinante entre dos amigos fieles de por vida.

En sintonía política, los dos jóvenes del círculo de espías de Cambridge repasan lo sucedido en el frente, filosofan y especulan sobre sus próximos pasos sin fraguar apenas momentos de verdadero interés. Sus emociones no emocionan. El conflicto entre convicción y apariencia y la timidez genética de Philby florecen en la interpretación de Chema León. En la de Guy Burgess, Eloy Azorín acude al cliché del homosexual con mucha pluma y encantado de conocerse.

Tanto a Caballero como al director Ignacio García, que derrochan oficio en este espectáculo, cabe pedirles siempre el talento que han demostrado en otras ocasiones.

El País.com

http://www.elpais.com/articulo/madrid/espia/Guerra/Civil/elpepuespmad/20091213elpmad_12/Tes


Capitanía, sin escudo franquista…

diciembre 13, 2009

Capitanía, sin escudo franquista- EFE

El Ministerio de Defensa retirará, 34 años después de la muerte de Franco, el símbolo de la dictadura -el escudo franquista con el águila, el yugo y las flechas, y la leyenda “una, grande y libre”- del palacio de Capitanía en Barcelona. El lunes comenzarán las obras de desmantelamiento del símbolo de la dictadura, que será sustituido por uno constitucional. Al cabo de unos 10 días sucederá otro tanto con el escudo franquista de Gobierno Militar, en el Portal de la Pau, y desde el pasado lunes se trabaja en la retirada de los dos del cuartel del Bruc, en Pedralbes. El Ayuntamiento de Barcelona se comprometió el pasado 18 de noviembre a que se retiraran en el plazo de tres meses los emblemas franquistas de las dependencias militares.

El País.com (Cataluña)

http://www.elpais.com/articulo/cataluna/Capitania/escudo/franquista/elpepuespcat/20091213elpcat_3/Tes


Un libro rescata la España prebélica…

diciembre 13, 2009

EFE – Sevilla – 13/12/2009

Los diarios que el periodista y escritor Alfredo Muñiz (Los Villares, Jaén, 1897, México, 1982), compañero de redacción de Manuel Chaves Nogales, llevó desde el 16 de febrero hasta el 15 de julio de 1936, ofrecen una radiografía de la España prebélica y de una sociedad divida hasta la muerte.

La noticia en otros webs

Hombre de izquierdas exiliado tras el conflicto, admirador de Manuel Azaña y republicano, Muñiz recoge en sus páginas, desde la privilegiada atalaya de una redacción madrileña, lo que cada día sucede en España desde la victoria del Frente Popular en las elecciones de febrero hasta el 15 de julio, cuya hoja queda en blanco tras haber consignado los asesinatos del teniente Castillo y de Calvo Sotelo. En Días de horca y cuchillo (Espuela de Plata), Muñiz toma nota de los sucesos violentos cada día y el resultado es una radiografía de un país enfermo, de una violencia política convertida en algo cotidiano y de una espiral en la que cada agresión o atentado es contestado del mismo modo, sin esperar la acción de la Justicia.

En tan sólo un día, el 16 de marzo de 1934, Muñiz consigna en sus diarios sucesos violentos en casi toda España, sobre todo en la región de Murcia, con una contabilidad total de 9 muertos, 19 heridos, cinco iglesias incendiadas y un intento de quema de otra más, cuatro conventos incendiados y un intento de asalto a un cuartel de la Guardia Civil.

Ese mismo día, Muñiz contabiliza el asalto a un casino, el incendio a cuatro sedes de entidades políticas, el incendio de dos colegios y de la sede de un periódico y, entre varias detenciones, una de quince individuos, además de manifestaciones, contra-manifestaciones y varias alteraciones del orden público de diversa índole.

No todos estos hechos trascendían a la opinión pública, ya que, como consigna Muñiz, la censura del Gobierno no deja informar de los más sangrientos, ya que el Ejecutivo del Frente Popular sostiene la misma censura que empleó el Gobierno de la derecha.

De ahí que Muñiz, el 31 de marzo de ese mismo año, se desahogue con su diario: “Ambos sucesos se pierden, como tantos otros, en el poco de silencio del gabinete de censura ¡Triste sino de la prensa española!”. Muñiz publicó varias novelas con éxito de público y crítica, fue cronista, crítico, reportero, además de autor teatral.

El País.Andalucía

http://www.elpais.com/articulo/andalucia/libro/rescata/Espana/prebelica/elpepuespand/20091213elpand_16/Tes


De bendecir a Franco a salvar el matrimonio…

diciembre 13, 2009

El obispo que dio misa con la bandera franquista coordinará el acto de las familias.

Juan Antonio Reig, en una imagen de archivo.

JESÚS BASTANTE – MADRID – 12/12/2009 22:00

La misa de las familias que se celebrará el próximo 27 de diciembre en la plaza de Lima de Madrid con presencia de cardenales de Roma y de toda Europa, y la participación por videoconferencia de Benedicto XVI, estará coordinada por el obispo de Alcalá, Juan Antonio Reig, que en las últimas semanas protagonizó un sonoro escándalo al presidir una misa por los caídos en Paracuellos del Jarama junto a una bandera franquista.

Reig será el encargado, junto a la secretaria de la Provincia Eclesiástica de Madrid, María Rosa de la Cierva, de presentar los pormenores del acto, que contará con la inestimable colaboración de Kiko Argüello y neocatecumenales de toda Europa. De hecho, la idea de “abrir” el evento al Viejo Continente es de Argüello, quien quiere que el acto sea un punto de partida al movimiento antiaborto y contra los matrimonios gay en toda la Unión Europea.

De la Cierva manifestó este viernes en la Cope que esperan la presencia de más de dos millones de personas, que protestarán contra la “persecución del Gobierno contra la familia católica”.

“Presión de una cultura laicista”

La decisión de dar a Reig (responsable de la Subcomisión de Familia y Vida del Episcopado) se ha llegado a cuestionar en las últimas semanas después de hacerse públicas las imágenes de la misa que presidió por los caídos de la Guerra Civil, que contó con la presencia del líder ultra Blas Piñar.

En la web del encuentro, monseñor Reig arremete contra “el proceso de descristianización y la continua presión de una cultura laicista inspirada en el feminismo radical, y ahora en la ideología de género” en España, que “están provocando un verdadero cambio de mentalidad. No sólo se ha abdicado de la fe, sino también de la razón, como medio para conocer la verdad. Nihilismo, relativismo e individualismo se han entronizado“.

El papel de Reig ha generado dudas en grupos de la diócesis de Madrid, que temen que el acto sea acaparado por los kikos. De hecho, tanto Reig como la práctica totalidad de los 20 cardenales que acudirán a la cita pertenecen o están cercanos al Camino. Uno de los motivos de controversia está en la petición de Kiko Argüello de que tanto los purpurados como él mismo puedan hablar a los asistentes, como ya hicieran en la de la primera concentración de 2007, recordada por las imprecaciones contra el Gobierno.

Público.es

http://www.publico.es/277573/bendecir/franco/salvar/matrimonio/misa/familias/kiko/arguello/juan/antonio/reig/bandera/franquista