Un espía en la Guerra Civil…

El espía Guy Burgess

JAVIER VALLEJO – Madrid – 13/12/2009

«Creo que la orden de matar a Franco no ha salido de Stalin: los dictadores se respetan mucho», le dice el agente soviético Guy Burgess a su cofrade Kim Philby, corresponsal británico en la Guerra Civil española, en un diálogo de En la roca. Menudo personaje: mientras escribía crónicas profranquistas para el Times, Philby facilitaba a la Unión Soviética información confidencial sobre los movimientos de los sublevados.

EN LA ROCA

Autor: Ernesto Caballero. Intérpretes: Chema León y Eloy Azorín.

Dirección: Ignacio García.

Teatro Español, sala pequeña.

Hasta el 24 de enero.

La noticia en otros webs

Después de la Guerra Civil ingresó en el servicio secreto británico, donde espió para los soviéticos durante 25 años. Nunca lo pillaron. Algunas de las mejores novelas de Graham Greene, John Le Carré y Frederick Forsyth están inspiradas en él. Su mano derecha nunca supo lo que hacía su izquierda. Lo cierto es que la orden de matar a Franco se revocó. Ernesto Caballero, autor de En la roca, imposta la voz de estos dos espías dobles para hablar sobre nuestro pasado reciente y sobre la necesidad de cambiar la historia con decisiones atrevidas.

Su comedia gira en torno a un encuentro entre Burgess y Philby en un hotel de Gibraltar. Para mantener la tensión escénica durante esta situación única, planteada en tiempo real y en un espacio cerrado, sin suspense posible porque sabemos como acabó la guerra, haría falta que sus antagonistas lo fueran de verdad, que hubiera entre ellos un duelo afilado sin tregua, no el acuerdo reinante entre dos amigos fieles de por vida.

En sintonía política, los dos jóvenes del círculo de espías de Cambridge repasan lo sucedido en el frente, filosofan y especulan sobre sus próximos pasos sin fraguar apenas momentos de verdadero interés. Sus emociones no emocionan. El conflicto entre convicción y apariencia y la timidez genética de Philby florecen en la interpretación de Chema León. En la de Guy Burgess, Eloy Azorín acude al cliché del homosexual con mucha pluma y encantado de conocerse.

Tanto a Caballero como al director Ignacio García, que derrochan oficio en este espectáculo, cabe pedirles siempre el talento que han demostrado en otras ocasiones.

El País.com

http://www.elpais.com/articulo/madrid/espia/Guerra/Civil/elpepuespmad/20091213elpmad_12/Tes

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: