El PCE se solidariza con el juez Garzón

febrero 8, 2010

IU recuerda al Tribunal Supremo que la Ley de Amnistía no hace impune al franquismo

Llamazares pide que no se use al Parlamento para exonerar a los franquistas y culpar a Garzón

El portavoz parlamentario de IU, Gaspar Llamazares, ha pedido al Tribunal Supremo que no utilice al Parlamento para exonerar a los franquistas, «los culpables del genocidio», y culpar a un juez «honesto», en referencia al procedimiento abierto contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón.

De este modo ha recordado que «ninguna ley democrática ha avalado la impunidad del franquismo, ni siquiera la de Amnistía», y ha pedido que no se culpe a «un juez honesto»…

Más información en :

http://www.publico.es/espana/292449/iu/recuerda/tribunal/supremo/ley/amnistia/impune/franquismo

 y en : http://www.pce.es/secretarias/seccomunicacion/pl.php?id=3617


Comunicado de la ARMH-Valladolid

febrero 8, 2010

COMUNICADO DE LA ARMH DE VALLADOLID ANTE EL AUTO DE PROCESAMIENTO DEL MAGISTRADO DEL JUZGADO CENTRAL DE INSTRUCCIÓN Nº 5 DE LA AUDIENCIA NACIONAL

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Valladolid quiere hacer público su rechazo a la decisión adoptada por el magistrado del Tribunal Supremo Luciano Varela de procesar al magistrado del Juzgado de Instrucción nº 5 de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por prevaricación.

La ARMH de Valladolid considera necesario mostrar públicamente su oposición a la admisión a trámite de la querella contra el juez que inició la investigación de los crímenes de la Guerra Civil y el franquismo. La instrucción llevada a cabo por la Audiencia Nacional respondía a las denuncias por desapariciones forzadas en el marco de crímenes contra la humanidad que habían sido presentadas por la ARMH de Valladolid junto con otros colectivos en diciembre de 2006.

Por otra parte esta Asociación recuerda que hace seis años a petición de los familiares de siete desaparecidos en 1936 naturales de Pajares de Adaja en Valladolid exhumó una fosa en la que pudo comprobar que la mayor parte de los restos encontrados fueron trasladados en 1959 al Valle de los Caídos. Desde esa fecha y por justo derecho intentó infructuosamente recuperar esos restos.

Al mismo tiempo quiere declararse en contra de actitudes presuntamente democráticas que parecen no buscar otros fines que mantener vigentes valores y comportamientos de la dictadura en contra de la verdad, reparación y justicia histórica de las víctimas de una democracia masacrada por voluntad de los golpistas de 1936.

 ARMH de Valladolid

En Valladolid


La aberración

febrero 8, 2010

Los crímenes del franquismo se vuelven contra el juez Garzón, que ha intentado investigarlos

08/02/2010

La aberración histórica de que herederos ideológicos del franquismo sienten en el banquillo al juez que intentó investigar los crímenes de aquel régimen, a demanda de familiares de víctimas que todavía yacen en fosas comunes, lleva camino de consumarse. Como si entráramos en el túnel del tiempo o el pasado más oscuro retornara, el juez del Tribunal Supremo Luciano Varela, instructor de las querellas por prevaricación formuladas por el sindicato Manos Limpias y la asociación Libertad e Identidad, ha concluido que hay motivos para enjuiciar a Baltasar Garzón por abrir una causa penal contra el franquismo. Ironía máxima: está pendiente de resolver otra del mismo tenor nada menos que de Falange Española.

A Garzón le queda todavía la posibilidad de apelar a la sección de la Sala Segunda del Supremo que admitió a trámite las querellas. Pero visto el tono y el contenido del auto de Varela -que más parece una sentencia condenatoria que una resolución en fase instructora-, pocas dudas caben sobre el curso del procedimiento. Las consecuencias inmediatas serían la suspensión cautelar de Garzón y su extrañamiento de la Audiencia Nacional, en la que acumula a lo largo de 23 años un ingente balance de actuaciones en la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y la delincuencia económica.

Es cierto que la «conciencia del juez no puede erigirse en tribunal de la conciencia de la ley». Pero se entiende que eso sucede cuando su actuación es manifiestamente contraria a derecho y queda fuera de lo jurídicamente defendible. No es el caso. La competencia de Garzón en la causa contra el franquismo suscitó una controversia jurídica que quedó resuelta por el órgano competente: la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional. Es más, la tesis competencial a favor de Garzón, aunque minoritaria, ha tenido defensores en la jurisdicción. El propio Varela parece moverse en esa controversia jurídica al polemizar en su auto, incluso en primera persona, con el juez querellado e intentar rebatir sus argumentos. Constituye, pues, una deducción temeraria afirmar que Garzón siempre «fue consciente de su falta de competencia».

Que la posición de Garzón, tanto sobre su competencia como sobre las cuestiones anexas -prescripción del delito, carácter de crimen contra la humanidad, aplicación de la Ley de Amnistía, etcétera-, fuera jurídicamente cuestionable no implica que tuviera carácter prevaricador. Ni la Ley de Amnistía ni la de Memoria Histórica pueden coartar la autonomía del juez penal en la averiguación del delito. Es injusto y ofensivo atribuir al intento de juzgar los crímenes de la dictadura la finalidad de burlar la voluntad de las Cortes democráticas de España. Sólo faltaba que en este asunto Garzón quedara como un intérprete falsario de la voluntad democrática de los españoles, y quienes se han querellado contra él como los auténticos intérpretes de esa voluntad.

Fuente: Editorial de «El País» 08/02/2010:

http://www.elpais.com/articulo/opinion/aberracion/elpepuopi/20100208elpepiopi_1/Tes