TRIBUNA: ARACELI MANJÓN-CABEZA. “La agonía del juez Garzón”…

Nunca un ciudadano todavía no procesado o imputado formalmente por delito alguno estuvo más condenado que el juez Garzón.

Una alianza que va de la ultraderecha a supuestos progresistas ha desencadenado toda una cacería.

Para rapidez, la del Consejo del Poder Judicial, que ya anticipa la condena.

Lo primero que salta a la vista es la coincidencia en poco tiempo de varios ataques contra este magistrado, en forma de querella admitida a trámite, querella a punto de ser admitida a trámite o querella preparada para ser interpuesta; como si cada una de ellas estuviese esperando al fracaso o al éxito de la anterior para activarse o no.

Segundo dato llamativo: son muchos los que, desde distintas instituciones, desde determinada profesión o desde ciertos colectivos, han respondido a lo que parece una convocatoria general para iniciar la batida del molesto sujeto. Y en esa concentración convergen personas que nada tienen en común, que son oponentes naturales y que, cuando esto termine -con gran probabilidad, porque finalmente se consiga perpetrar el plan-, actuarán contra sus antiguos compañeros de viaje. Aunque debe decirse también que algunos son entre ellos “más que un amigo”. Salvados estos íntimos, aquí hay mucha alianza contra natura: activistas de la ultraderecha, abogados que nadan y guardan la ropa, políticos -y no políticos- desenmascarados por la Operación Gürtel, magistrados “progresistas” a los que ya no amparan ni los suyos, informadores muy bien informados, etcétera.

Sólo hay una explicación a tan extrañas cohabitaciones y no es que para todos ellos Garzón sea un indeseable juez estrella; no, no es eso, porque ese sentir ya anidaba en cada uno de ellos desde antiguo. La cacería ha sido posible porque se han unido todos y han actuado a la vez, encubriéndose y envalentonándose los unos a los otros.

Hay protagonistas de esta persecución que nunca se habrían movido en solitario; huele a locura, soberbia y venganza. También están los que consienten y no dan un puñetazo en la mesa para abortar este acoso, pudiendo hacerlo desde sus elevadas posiciones, a pesar de que les repugna. Y también están los que empezaron a empujar hacia el precipicio, “para darle un toque de atención”, y ahora se dan cuenta de que se ha llegado muy lejos y de que hay que recular y dirigir la crítica contra otros, acaso a los que orquestan el linchamiento, pero ya es tarde.

Todos o algunos de estos protagonistas deberían verle las orejas al lobo. Se acaba de inaugurar un ejercicio de aniquilación sin precedentes, que lanza todo tipo de ataques de forma estudiadamente sincronizada, que prescinde de las reglas más básicas, que busca un objetivo predeterminado que puede alcanzarse por cualquiera de las vías, lo mismo da la Guerra Civil, que los coloquios patrocinados por el BSCH en Nueva York, que cual-

quier otra cosa que pueda llegar.

En resumen, tal como se escucha en comidas y reuniones: está muerto y si no es por una cosa será por otra, eso da igual, pero está muerto. Esta nueva forma de hacer que han parido tan extraños compañeros de viaje no morirá necesariamente con su víctima. Puede que una vez ensayado con éxito este proceder del todo vale / se ha abierto la veda, el mismo vuelva a activarse contra otro sujeto molesto, no descartándose que pueda alcanzar a alguno de sus primigenios urdidores y ejecutores.

El acoso y derribo a Garzón está consiguiendo que nuestra Administración de justicia, habitualmente lenta, nos esté ofreciendo un ritmo distinto: a veces lento, como a la espera de mejor motivo para acusar y prolongando la agonía, pero, a la vez, con una capacidad sorprendente de ir anunciando lo que está por caer; la justicia se está anticipando a sí misma, se está adivinando.

Esto es lo que se deriva del Auto de 3 de febrero de 2010 del magistrado Varela, que, debiendo sólo responder a la petición de sobreseimiento, va más allá, presentando un anticipo de sentencia condenatoria que, se anuncia, se activará en el mismo momento en el que la Sala ratifique la resolución. No es éste el proceder habitual de un instructor, o sea, decir tengo la munición cargada pero no disparo hasta que la Sala bendiga mi actitud y venga con ello a legitimarme y protegerme en los siguientes pasos. Hay que ser muy poco prudente para envidar de esta manera, salvo que se tenga la total seguridad de que tal bendición se va a producir.

Y todo esto ocurre sin existir una imputación formal y desoyendo al Ministerio Fiscal, al que le debe de doler la boca de pedir inútilmente que se acabe esta locura. Y no menos desesperante debe de ser el papel de otro fiscal, el que actúa en la causa abierta por el patrocinio del Banco Santander para unos cursos organizados por Garzón, en su calidad de docente, en Nueva York: sus escritos supuran desesperación por tener que repetir una y otra vez que esa causa ya ha sido archivada por el Tribunal Supremo y que nada hay de delictivo.

Para rapidez, la del Consejo General del Poder Judicial que, en contra del marco legal y de su propia práctica, ha decidido, en el seno de su Comisión Permanente, ir adelantando el trabajo y empezar a plantearse la suspensión del juez “para ganar tiempo”.

La razón es clara. El Consejo no se arriesgaría a ir teniéndolo todo preparadito “para ganar tiempo” si pensase que cabía la posibilidad de sobreseimiento. Tanta anticipación sólo puede obedecer a que la suerte está echada. Y sorprende la “especial beligerancia” demostrada por una vocal “progresista” en ir adelantando la tarea, cuando lo correcto por su parte hubiese sido abstenerse de inducir tal decisión y de participar en asunto alguno que afecte a Garzón, dada la enemistad manifiesta que, se dice, le profesa.

No dedico ni el más mínimo esfuerzo a explicar que sostener una interpretación, aún minoritaria, opuesta a otra que pueda ser más fundada, no es prevaricación. No, no lo es. Prevaricar es tomar decisiones que chocan frontalmente contra la Ley y que son insostenibles. Las opiniones de juristas de prestigio nacional e internacional acordes con las resoluciones de Garzón impiden calificarlas de insostenibles y prevaricadoras. Y no entro, a pesar de mi oficio, en la perspectiva jurídica porque ha quedado en otra galaxia; si a los fiscales del Tribunal Supremo se los está desoyendo en sus razonadísimos y muy reiterados argumentos, nada puedo yo aportar.

Ejemplos de prevaricación hay, pero no están en los autos del juez Garzón. Esta cruzada es un error monumental y alguien debe tener la suficiente cordura para detenerla. Con toda seguridad, si no se hace, el precedente se estudiará entre los disparates judiciales, y, además se habrá llevado por delante a un buen juez.

Araceli Manjón-Cabeza Olmeda es profesora titular de Derecho Penal de la Universidad Complutense de Madrid, ex magistrada suplente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y ex directora general del Plan Nacional sobre Drogas.

El País.com

NOTA DEL EDITOR:

En este país precisamente lo que no sobra es “presunción de inocencia”, sobre todo, si esta está relacionada con la Memoria Histórica. Los vencidos,  lo fueron por la gracia de Dios y del Caudillo, y por tanto, fueron “injusticiados” y recibieron su  divino merecido. No tiene nada que ver, que  fuera con una sublevación militar de salvapatrias que derrocó al gobierno legalmente constituido por decisión mayoritaria del pueblo, tampoco, el que ese hecho provocara la “Guerra Incivil”, y menos, que después de haberla perdido siguieran recibiendo su merecido, con asesinatos encubiertos de legalidad, secuestros bendecidos por la Iglesia, exilios y rupturas forzadas entre la elección de quedarse y terminar en prisión o “injusticiado”, o en su defecto, postergados a una vida de penalidades y miedos por haber sido señalados como “rojos”.

Claro, que ya ha llovido mucho  y no conviene remover la historia ni el pasado, ni reabrir viejas heridas, que por otro lado, nunca se cerraron, y sobre todo, dejar a los muertos descansar en paz. La paradoja es que los muertos llevan mucho tiempo descansando, los que no han podido descansar nunca, son los vivos, sus familiares queridos. Y  más claro está, que ahora aparece ese juez con afán de protagonismo y se pone a sacudir el panal alborotando el avispero, cuando todo estaba ya más que  olvidado por la amnesia impuesta en la “Intransición democrática”, y en la más que necesaria Ley de Amnistía, no fuera que esos rojos desvergonzados ganasen unas elecciones y levantasen de paso la alfombra donde está escondida toda la mierda fascista. Y eso no lo podemos permitir, máxime cuando tenemos un rey “republicano”, que nos ha traído la bonanza y la paz, y ha conseguido que todos volvamos a ser hermanos. Nada tiene que ver  tampoco, que él jurara fidelidad al Movimiento Nacional y pleitesía a su mentor…, el sátrapa Caudillo asesino. Que además  de preocuparse de aleccionar y dogmatizar a su discípulo, lo dejó todo atado y bien atado. Así que, como todo estaba tan bien en esta España ejemplar ante los ojos del mundo, a qué viene ahora levantarle la piel al toro y mostrar sus sanguinolentas entrañas. Cojamos al insurrecto juez entre todos y hagamos escarnio público de él, y que aprendan todos los demás…. A ver quién tiene reaños de señalarnos con el dedo y acusarnos de asesinos, cuando lo único que hicimos, fue salvar a este  miserable país  de piojosos, de estos comunistas y masones que se comen a los niños crudos.

Si tuviera que esgrimir una sola razón para avalar la labor del juez  Baltasar Garzón, no se me ocurriría una sola, tendría mil argumentos que exponer, pero basta que leáis las dos noticias anteriores a ésta y con eso sería más que suficiente. Gracias magistrado por alumbrar el oscuro camino de la búsqueda, gracias por poner a nuestros familiares de nuevo en este triste mundo y amnésico país. Gracias en definitiva, por haber sido honesto, valiente y por tanto molesto. Gracias Garzón.

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de La Memoria Viv@

6 Responses to TRIBUNA: ARACELI MANJÓN-CABEZA. “La agonía del juez Garzón”…

  1. Por eso vuelvo a repetir: EL GOBIERNO NO DEBE PERMITIR SEMEJANTE ESCARNIO Y SEMEJANTE INJUSTICIA! QUE LA SUPREMA CORTE DE INJUSTICIA PRETENDE EN LA FIGURA DE UN JUEZ QUE SI CADA PAIS TUVIESE UN JUEZ COMO EL SEÑOR BALTASAR GARZON LA HUMANIDAD ESTABA SALVADA.

  2. Magdalena A-Villalobos dice:

    Totalmente de acuerdo con lo escrito; mi apoyo y solidaridad con el juez Baltasar Garzón, víctima de una peligrosísima caza de brujas orquestrada por los que practican lo de que “la mejor manera de defenderse es atacar”. Es indignante que la justicia española que es tan lenta porque los juzgados tienen tanto trabajo gasten su tiempo así.¿Quién se beneficiará?
    Yo vivía en Londres cuando, gracias al Juez,detuvieron a Pinochet y la alegría de los chilenos, españoles, británicos y todos los que buscan que la justicia alcance a todos y que esos crímenes no prscriban fue inmensa.

  3. Bardenario dice:

    Sra. Manjón- Cabeza:
    Las actuaciones del magistrado Varela, se resumen para Ud. en: “decir tengo la munición cargada pero no disparo hasta que la Sala bendiga mi actitud y venga con ello a legitimarme y protegerme en los siguientes pasos”.

    Curiosa manifestación la suya, tratando de embarrar las actuaciones del magistrado Varela (de ideología de izquierdas, al igual que Garzón). Menos mal que no puede acusar al magistrado Varela de ser próximo a una ideología contraria a la de Garzón.

    Ud. está ensuciando la independencia que debe presidir las actuaciones del Poder Judicial, circunstancia agravada por razón del cargo que Ud. ostentó.

    Grave es imputar un delito, cuando no existe sentencia firme, que lo avale, pero igualmente grave es defender el principio de inocencia, mediante una campaña mediática de agitación, que se revela sin fundamento serio alguno.

    He escuchado numerosas opiniones, públicamente manifestadas, de magistrados que, elementalmente, se han abstenido de expresar una opinión en tanto y en cuanto no conociesen los autos, tarea encomendada – en primer lugar – al magistrado Varela.

    En el caso de las exhumaciones del franquismo, Ud. omite, deliberadamente, que la Fiscalía se puso a la iniciación del procedimiento.

    Como ya ha manifestado la Sala 2ª del TS, en este momento procesal no ha lugar a resolver sobre condena, o absolución, sino determinar si ha habido comisión de delito.

    Loa autos firmados por el Magistrado Varela, han sido elogiados por la Sala 2ª del TS: “contiene una muy técnica y bien construida motivación”, en su manifestación sobre “los fundamentos fácticos y jurídicos”.

    La prudencia extrema del Juez Varela que Ud. critica, con razonamientos espurios, avala el ánimo parcial que informa la totalidad de su escrito, y retrata su falta de fidelidad a la independencia de la Justicia, a la cual está Ud. éticamente obligada a defender, por razón del desempeño de su anterior cargo de Magistrada.

    No es preciso entrar en detalles porque la sala 2ª del TS, ha sido suficientemente clara y concisa en su manifestación, lo que debería obligar a Ud. a reflexionar sobre su impúdico escrito.

  4. Bardenario dice:

    fe de errata
    Donde dice: “la Fiscalía se puso a la iniciación del procedimiento.”

    Debe decir: “la Fiscalía se opuso a la iniciación del procedimiento.”

  5. Löwe dice:

    Leyendo lo que escribe Araceli Manjón-Cabeza, se llega a la conclusión de que Garzón en objeto de cacería.
    Leyendo lo que dice Bardenario, se llega a la conclusión de que cuanto dice podría tener más que fundamento con razonamientos “convincentes” y además legales.
    Sin embargo, la conclusión de conclusiones es, se quiera disimular como se quiera, que Garzón es pieza a cazar por aquellos que son perjudicados por sus actuaciones. Y no es la menor pecisamente, el caso Gürtel (Correa para los amigos).
    Están tratando los “perjudicados” de que les “salga” otra vez lo de Naseiro.
    Lo de la Memoria Histórica se debe al temor de algunos (¿a qué?) y lo de los ingresos allende los mares, simple propinilla.
    Todo muy bien “engarzado” para cazar a “Garzón”.

  6. Javier dice:

    Publicado recientemente en la web de la Universidad Complutense:

    “Baltasar Garzón participó el pasado 5 de noviembre en las jornadas “La justicia universal: tribunales internacionales y jurisdicción universal”, dirigidas por la profesora de la Facultad de Derecho Araceli Manjón-Cabeza”.

    Un ejemplo más de la amistad personal que une desde hace tiempo a la señora Manjón-Cabeza con el señor Garzón. Por cierto, la señora Manjón-Cabeza me impartió 3º de Derecho Penal, y no imaginaba yo que pudiera degenerar de esta forma. Imagino que será cuestión de ir posicionándose de cara al futuro…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: