La mina de los horrores…

El Arzobispado de Toledo financia una excavación en una fosa común de la Guerra Civil donde hay 300 cadáveres.

Algunas víctimas podrían haber sido enterradas vivas. : J. V. M.

28.02.10 – 02:37 – J. V. MUÑOZ-LACUNA | TOLEDO.

‘Las Cabezuelas’ es una antigua mina romana de plata situada a las afueras de Camuñas (Toledo). Una gran cruz y una lápida dan algunas pistas de su tétrico uso en los primeros meses de Guerra Civil: fosa común de sacerdotes, obreros, propietarios, industriales y agricultores sospechosos de simpatizar con el bando franquista.
En el marco del furor excavador que ha propiciado la Ley de la Memoria Histórica, pero sin reclamar subvención alguna, el Arzobispado de Toledo ha financiado un exhaustivo análisis de esta mina. Se han localizado restos de 41 personas, en su mayoría varones. Sin embargo, todas las hipótesis apuntan que en lo más profundo hay enterradas al menos 300 personas más.
La intención de la Iglesia no ha sido remover viejas rencillas ni rencores, sino identificar a un grupo de sacerdotes que acabaron sus días en la mina y cuyo proceso de su beatificación se inició en 2002. Su localización ha sido posible porque sus nombres estaban inventariados en la Causa General que Franco abrió en 1939 para honrar su memoria. «Nosotros consideramos que sus cuerpos son reliquias y sólo queríamos saber dónde estaban», explica el sacerdote Jorge López Teulón, postulador de las causas de los mártires de Toledo y Ávila.
Balas, rosarios y peines
La Sociedad de Ciencias Aranzadi se ha encargado de la dura excavación en esta mina bajo la dirección de Francisco Etxeberria, profesor de Medicina Forense de la Universidad del País Vasco, con amplia experiencia en esta ingrata tarea en fosas de víctimas republicanas y en países como Argentina, Chile, y Afganistán. Cerca de 30 toneladas de tierra han sido retiradas con la ayuda de una carretilla desde una profundidad de 27 metros.
Lo que se ha encontrado no deja lugar a las dudas: restos óseos con orificios de bala, proyectiles, rosarios, peines, horquillas y fragmentos de largas telas negras que en su día fueron sotanas. «Son personas que nunca empuñaron un arma», añade Jorge López. «Las familias de estas víctimas piden que haya justicia pero también un perdón cristiano», apunta.
La Iglesia y las familias no quieren exhumar los 41 cuerpos encontrados porque, entre otros motivos, un análisis de los restos con la prueba del ADN resultaría carísimo. Además, es muy posible que estos cadáveres son sólo una pequeña muestra de lo que en realidad esconde ‘Las Cabezuelas’. Esta sospecha se basa en el testimonio de ancianos del pueblo que eran niños en 1936 y que cuentan cómo algunos camiones perdidos por Camuñas preguntaban por la ubicación exacta de la mina. Bajo sus lonas, varios pudieron ver decenas de cadáveres apilados que acabaron arrojados al fondo del pozo. Incluso otros aseguran que algunas víctimas fueron lanzadas vivas y enterradas con cal y arena. Los camiones procedían de Toledo y Ciudad Real y, tal vez, también de Madrid. El Arzobispado de Toledo calcula que varios centenares de personas podrían estar enterradas en esta fosa común. Su único delito fue no simpatizar con el Frente Popular, haber sido visto en misa o vestir una sotana.

La mina de los horroresEl Correo Digital (Vizcaya)

NOTA DEL EDITOR:

” HAY FOSAS y FOSAS…”

Está más que claro. Aunque la derecha de este país clame al cielo por la labor que realizamos las asociaciones que trabajamos para la “Recuperación de la Memoria Histórica“,  con argumentos tan peregrinos como la fragmentación del país,  abrir las viejas heridas cerradas por la Transición, que es una recuperación parcial,  porque siempre nos olvidamos de Paracuellos y similares, etc. Queda patente con la actuación del Arzobispado de Toledo que precisamente los argumentos que ellos esgrimen, son precisamente los que  utilizan para que así sea. Nosotros todavía esperamos la colaboración de la Iglesia, y no en forma de subvenciones, bastaría con que nos facilitasen las documentaciones que muchas veces nos niegan de los registros,  documentando enterramientos,  exhumaciones, etc. Ya está que en su día pidieron perdón – eso sí, con la boca chica, como se dice comúnmente-. Pero no es suficiente si después no ejercen equitativamente. y por ahora no han demostrado que lo sientan.

Es un agravio comparativo el que ellos puedan abrir, exhumar fosas, manifestarse y hacer cuanto les plazca, sin que  jueces prevaricadores o no,  se inmiscuyan por  medio, sin que alcaldes, ediles y gobernantes en general, afines a esconder las vergüenzas históricas  debajo de la alfombra de la piel de toro, callen y otorguen por el foro , con sus mutis hipócritas. Y es más vergonzoso, que eso encima se haga con el mismo dinero público que mantiene un estamento eclesiástico, en contra del sentido común de un Estado moderno y aconfesional, y que es el mismo dinero que pagamos todos, y que se nos niega a los republicanos, amén de las migajas que aportan las subvenciones estatales a algunas asociaciones, lo cual después de setenta y tantos años no parece demasiado esfuerzo.

Esta bien para las familias de aquellos que serán recuperados, y  que tampoco podemos obviar que fueron víctimas, pero el rasero de medir debería ser el mismo para todos. Es una vergüenza, máxime cuando al menos estos estaban enterrados y localizados, y los nuestros siguen en cunetas olvidados.

Como siempre queda la evidencia de que siempre ha habido y habrá clases, y el dicho,  de que la muerte nos iguala a todos, no deja de ser un eufemismo y una falacia más. Lo demuestra que todavía hasta en la barbarie de la muerte en caso de guerra,  y para muestra un botón…, hay fosas y fosas. La del halo de los vencedores y las de la deshonra de los vencidos.

Luego nos acusarán a nosotros de hacer precisamente lo que ellos hacen. Nosotros al menos no vetamos y somos partidistas con la información, la proporcionamos toda, nos sea favorable o no, y después que cada uno opine lo que quiera. ellos nunca dieron esa oportunidad. ¿Y ahora quién fragmenta y abre heridas?

Jordi Carreño

Vivepresidente de la Asociación Independiente La Memoria Viv@

3 Responses to La mina de los horrores…

  1. Antonio dice:

    Esta es una prueba que se cometieron atrocidades por los dos bandos y al mismo tiempo, víctimas inocentes. Pero no comprendo el motivo que se permitan fácilmente recuperar pruebas contra las atrocidades del bando rojo, y al mismo tiempo pongan dificultades para tener pruebas del bando contrario; cuando lo lógico sería reconocer las víctimas tanto de un lado, como del otro. Pero aún es más intolerable que se ignore (O se quiera ignorar) que también existen victimas “COLATERALES” como por ejemplo mi familia y yo mismo.
    Al Juez Garzón se lo quieren “CARGAR” Cuando es la sola persona que demuestra tener un poco de sentido común. Ya que si este hace como este Arzobispo de Toledo muchos de los que actualmente están bien implantados en la política actual, se encontrarían con dificultades a responder a varias preguntas.
    Yo por ejemplo les preguntaría (si las leyes me lo permitieran) ¿Dónde habéis escondido los documentos de los Hogares de Auxilio Social que habéis ocultados en 1977? ¿Dónde están registradas las expulsiones de sus hogares de las familias republicanas? ¿Dónde están las listas de la personas que Franco buscaba después de terminar la guerra para matarlos? ¿Dónde están las listas de las personas nacidas en zona roja que le anularon su valo solo por ese motivo y por no escribir su declaración de nacimiento en castellano?
    Para responder a estas preguntas, no hay que escarbar con picos y palas y no costaría mucho dinero. Solo habría que fotocopiar los registros que están ocultos.
    El documento con más dificultad a encontrar, seria en donde se encuentra registrada “LA VERGÜENZA”

    Me gusta

  2. Marisa Hoyos dice:

    Lo mejor de todo el artículo es la aclaración que hacen sobre la financiación de la exhumación. Creo que la iglesia tiene suficientes fondos como para financiar la recuperación de los miembros de la misma. los familiares de las vícitmas del franquismo no tienen los mismos recursos y aún asi, durante muchos años ellos pagaron los gastos y los trabajos se hicieron voluntariamente. También me parece vergonzoso y una falta total de respeto hacia las vícitmas de la dictadura el decir que, sus muertos erán personas inocentes y los demás qué, claro como eran rojos carecen de presunción de inocencia.
    Que país, espero y deseo que la iglesia deje de meter las narices en todo y se dediquen a predicar con el ejemplo, falta los hace. Porqué creen estos señores que cada vez tienen menos seguidores, hagan examen de conciencia, sí es que tienen.
    Espero que alguno de estos iluminados un día se de cuenta de lo que hace y lo que dice y recuperen la Vergüenza y, sobre todo, el respeto a todas la VÍCTIMAS

    Me gusta

  3. Que quiere demostrar el obisto de Toledo con esa actitud? porque si el señor obispo sabia bien donde estaba esa fosa quiere decir que los republicanos no escondieron ni negaron sus actos como hicieron los que dieron el golpe de estado y masacraron con TERRORISMO DE ESTADO a todos los civiles que no pensaban como ellos? aun terminada la contienda? Porque los actos de defensa de los soldados leales a la republica se cometiron durante la contienda , no una vez que habia finalizado la misma,HAY UNA DIFERENCIA NO?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: