Concentración espontanea delante la Audiencia Nacional(2ª parte)

abril 8, 2010

¡GARZÓN,… ESTAMOS AQUÍ!

 
Apoyo a Garzón, 08 04 2010, frente a la AN. Foto “La Memoria Viv@”

Apoyo a Garzón, 08 04 2010, frente a la AN. Foto “La Memoria Viv@”

Apoyo a Garzón, 08 04 2010, frente a la AN. Foto “La Memoria Viv@”

Profesionales de CNN+ preparando “el directo de las 21h”

Apoyo a Garzón, 08 04 2010. Foto "La Memoria Viv@"

 


Concentración espontanea delante la Audiencia Nacional(1ª parte)

abril 8, 2010

En apoyo a Garzón , hoy 8 de abril 2010, en estos momentos, 20h 30 , unas 400 personas están manifestando su descontento con los prodecimietos en curso contra el Juez, frente a la Audiencia Nacional en Madrid.

Una vez finalizada la concentración colgaremos en este blog las imagenes del acto.

¡TODOS SOMOS GARZÓN!

Más información en :

http://www.publico.es/espana/305055/concentracion/audiencia/nacional/apoyar/garzon/facebook/franquismo

http://www.elpais.com/articulo/espana/Espana/reves/corruptos/fascistas/juzgan/juez/elpepuesp/20100408elpepunac_2/Tes

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

 Como prometido anteriormente , las fotos de esta concentración espontanea que no necesitan comentario añadido.

(Gracias al equipo de La Memoria Viv@ que estaba presente y que ha hecho lo imposible por traer estas imágenes , su particular manera de manifestar su apoyo a Garzón a través de este blog.)

Apoyo a Garzón, 08 04 2010, frente a la AN. Foto "La Memoria Viv@"

Apoyo a Garzón, 08 04 2010, frente a la AN. Foto "La Memoria Viv@"

Apoyo a Garzón, 08 04 2010, frente a la AN. Foto "La Memoria Viv@"

Apoyo a Garzón, 08 04 2010, frente a la AN. Foto "La Memoria Viv@"

Apoyo a Garzón, 08 04 2010, frente a la AN. Foto "La Memoria Viv@"

Apoyo a Garzón, 08 04 2010, frente a la AN. Foto "La Memoria Viv@"Apoyo a Garzón, 08 04 2010, frente a la AN. Foto "La Memoria Viv@"


El PP vasco ve “lamentable” que Falange siente a Garzón en el banquillo…

abril 8, 2010

Su secretario general, Iñaki Oyarzabal, lamenta el acoso al juez, algo que “no tiene ni pies ni cabeza”.

Las víctimas piden al Constitucional que suspenda la causa contra Garzón

El PP vasco apoya a Garzón – gabriel pecot

EFE – 08/04/2010 11:26

El secretario general del PP vasco, Iñaki Oyarzabal, ha afirmado que le parece “lamentable” que el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón se “tenga que sentar en el banquillo acusado por la Falange” y ha mostrado su respeto por este magistrado, de quien ha dicho que “ha prestado un servicio excepcional a la democracia en España”.

En una entrevista en Onda Vasca, Oyarzabal se ha referido así a la decisión del magistrado del Tribunal Supremo Luciano Varela de transformar en procedimiento abreviado las diligencias abiertas contra Garzón tras unas denuncias de la Falange y Manos Limpias al considerar que el juez pudo supuestamente cometer un delito de prevaricación al declararse competente para investigar los crímenes del franquismo.

“Garzón ha hecho un servicio excepcional a la democracia”

“A mí me parece triste lo que está pasando. Yo tengo mucho respeto por el juez Garzón, ha prestado un servicio excepcional a la democracia en España y me parece lamentable que se tenga que sentar en el banquillo acusado por la Falange, no tiene ni pies ni cabeza”, ha asegurado el dirigente conservador vasco.

Oyarzabal ha añadido que si la justicia ha tomado esta decisión “será porque (Garzón) no tomó las decisiones adecuadas en las diligencias de ese caso”, al tiempo que ha mostrado su deseo de que el asunto se “solvente” con su clarificación y que “todos reconozcamos el papel del juez Garzón”.

“Y no me gusta en absoluto que grupúsculos como la Falange puedan tener protagonismo de esta manera. Me parece triste y lamentable”, ha resumido.

Público.es


Dos jueces y un destino…

abril 8, 2010

Luciano Varela (izda.) junto a Baltasar Garzón, en una conferencia de éste último celebrada en 1992. Foto: FdV

ÁNXEL VENCE. PALMA.

Cuando allá por junio de 1992 el juez gallego Luciano Varela hizo la alabanza de su colega Baltasar Garzón ante el público del Club Faro de Vigo, (periódico que, al igual que DIARIO DE MALLORCA edita Prensa Ibérica) ninguno de los dos podía imaginar que casi veinte años después el presentador de entonces se convertiría en instructor y el conferenciante en encausado. Tanta era la familiaridad entre los dos magistrados que Varela llegó a bromear sobre su condición de “presentador oficial” de Garzón, tras servirle de telonero en casi todas las charlas que el juez de la Audiencia Nacional dio por aquella época en Galicia.
El destino ha vuelto a unirlos ahora en el mucho menos relajado ámbito del Tribunal Supremo, donde Varela ejerce de instructor de la causa que se sigue contra su colega y antiguo amigo por un presunto delito de prevaricación. A diferencia de lo que ocurrió con Humphrey Bogart y el policía de Casablanca, este bien podría ser el final de una vieja amistad que tan buen principio había tenido.
Adscritos ambos a la parte progresista de la judicatura, Varela y Garzón parecían coincidir en no pocos aspectos de su trayectoria. Si el juez gallego era -y es- un señalado miembro de Jueces para la Democracia, Garzón alcanzó también fama por la exitosa persecución internacional de tiranos de extrema derecha como Augusto Pinochet o el encausamiento del mismísimo general Franco y treinta de sus secuaces bajo la acusación de haber elaborado un ´plan de exterminio´ de sus oponentes que dejó, entre otras secuelas, un total de 100.000 personas desaparecidas.
Paradójicamente, este último es el caso que va a sentar en el banquillo a Baltasar Garzón. Entiende el instructor Varela en el auto con el que se abre la vía al procesamiento de su colega que éste se excedió al admitir la denuncia presentada contra el régimen franquista por la Asociación de la Memoria Histórica. A su juicio, Garzón fue consciente en todo momento de su falta de competencia sobre un asunto saldado ya por la amnistía y, a mayores, no dudó en calificar su iniciativa de “artificiosa” y en atribuirle el desconocimiento de “principios esenciales del Derecho Penal”.
Para acentuar las aparentes incongruencias de este caso, la corporación progresista de Jueces para la Democracia -a la que Varela pertenece- salió en defensa de Garzón, mientras la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura echaba su cuarto a espadas a favor de la instrucción “escrupulosa y regular” hecha por el juez gallego.
Más que en la política, la explicación bien podría residir en el muy distinto perfil de los dos jueces ahora enfrentados en el foro. Aunque los dos gasten fama de progresistas, tampoco es menos verdad que Varela se ha labrado una reputación de jurista técnico y hasta puntilloso, en contraste con un Garzón al que sus oponentes -y algunos que en teoría no debieran serlo- atribuyen cierta tendencia a la prisa y al descuido en la instrucción de los sumarios.
Muy diferente resulta también la actitud de uno y otro ante los medios. Varela no es exactamente el discreto juez de provincias que pudiera sugerir su larga estancia de 23 años en la Audiencia de Pontevedra, como acaso pruebe su papel de redactor de la Ley del Jurado y la notoriedad que le proporcionaron su activa contribución a Jueces para la Democracia y la inusual costumbre de redactar sus sentencias en gallego. Pero tampoco parece en modo alguno un hombre al que seduzcan los focos de la tele.
Nada tiene que ver, desde luego, con un Baltasar Garzón que ingresó y tal vez inauguró por voluntad propia la galaxia de los llamados jueces-estrella. Un juez que no dudó en aprovechar la popularidad que le habían proporcionado las cámaras para subirse al tren de la política con billete de ida y vuelta como candidato escolta de Felipe González en las elecciones de 1993. Bien pudiera ocurrir que aquella experiencia en la que Garzón cambió el foro por el mitin sin alcanzar -pese al desgaste de imagen- los objetivos que al parecer se había propuesto abriese ya entonces los desencuentros con su antiguo presentador de conferencias.
No parece en todo caso que se trate de una cuestión personal, sino más bien de una diferencia de carácter entre los dos magistrados a los que el destino ha situado ahora frente a frente. Más allá de lo próximas que estén sus convicciones ideológicas con las de Garzón, Varela pasa por ser un juez técnico y meticuloso al que no inquieta el hecho de que la denuncia contra su colega haya sido presentada por una organización de la derecha tirando a extrema. Poco importa que el conferenciante al que hace años presentaba en distintos auditorios considere una “burda represalia” la acusación formulada por Manos Limpias si de ella deduce -como se desprende de su reciente auto- que a su juicio existió prevaricación.
Lo cierto es que, dieciocho años después de compartir con Garzón la silla de conferenciante, Varela acaba de sentarlo ahora en el banquillo. Para bien y para mal, son dos jueces predestinados a encontrarse.

Diario Mallorca


Y Franco levantó la cabeza…

abril 8, 2010
La República, – 7 Abril 2010

Vergüenza nacional e internacional. Garzón será finalmente juzgado por investigar los crímenes del fascismo español.

Vergüenza nacional e internacional. Garzón será finalmente juzgado por investigar los crímenes del fascismo español.

El magistrado del Tribunal Supremo Luciano Varela ha resuelto finalmente proceder penalmente contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por un presunto delito de prevaricación que habría cometido al investigar las desapariciones durante el franquismo. El auto hecho público este miércoles, contra el que cabe recurso de apelación, da diez días a las partes para que presenten escrito de acusación contra el juez y soliciten la apertura del juicio oral.

La resolución supone el inicio de los trámites de preparación del juicio, al poner fin a la fase de instrucción de la primera de las tres causas abiertas al titular del Juzgado Central de Instrucción número 5.

En su auto, Varela rechaza todas las pruebas solicitadas por Garzón en su defensa, entre las que se incluían la declaración de los magistrados de la Audiencia Nacional favorables a su tesis y también las de juristas internacionales, al considerar que “exceden del contenido propio” de las diligencias de instrucción.

Se produce así un hecho insólito en el mundo y una vergüenza nacional e internacional que no sucedió ni con la Alemania de Hitler ni con la Italia de Mussolini, ni tampoco con las dictaduras militares en sudamérica. Franco parece que lo dejó todo mucho mejor atado que aquellos otros genocidas, y levanta así la cabeza a través de una Justicia heredera de aquel régimen, esta vez para sentar en el banquillo al juez que intentó investigar sus crímenes.

http://www.larepublica.es/spip.php?article19343


La “Causa General contra el franquismo” también está atada y bien atada…

abril 8, 2010

No se discute si el procedimiento está  sujeto o no a derecho, si el juez Baltasar Garzón era  competente o no para juzgar los delitos cometidos por el franquismo, tan siquiera, si el modo o forma ha sido el más adecuado y correcto, sólo hablamos de “JUSTICIA”, que por lo visto, poco tiene que ver con que haya leyes, ya que éstas,  no garantizan el que se haga la misma, es decir,  protección y  compensación de la víctima con el castigo del delincuente. Así que no hablamos de asegurar el cumplimiento  o no de la norma como ejercicio de repartir y aplicar “JUSTICIA”. Si no de beneficiar a la víctima siempre.

Entre los muchos significados de nuestro diccionario (el cual básicamente relaciona la justicia al cumplimiento de las leyes) son significativas estas definiciones: “Una de las cuatro virtudes cardinales, que inclina a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece” y “Derecho, razón, equidad”, es decir, la virtud de castigar o premiar de manera equitativa. ¿Es justo entonces que las víctimas del franquismo y la represión ejercida por el mismo setenta y cuatro años después del golpe de Estado, sigan sin haber recibido por derecho, razón y equidad compensación alguna? ¿Es justo que aquellos que representan a los infractores de los derechos alienados por el golpe de Estado, provocadores de una cruenta Guerra Civil, ejecutores de asesinatos masivos, selectivos y premeditados, y de una brutal represión, no sólo queden impunes, sino que se permitan denunciar y hacer juzgar al magistrado que intenta corregir un error de derecho y justicia contra las víctimas y la historia de este país? ¿Es justo entonces, que la defensa del derecho sea la injusticia de perjudicar a las víctimas por formulismos o normas que coartan el beneficio para las mismas y éste mismo recaiga en el infractor?

Todo ello, sin tener en cuenta el coste jurídico que tendrá el inhabilitar al juez Garzón, hecho que puede producir  la apertura de la caja de Pandora judicialmente hablando, ya que todas sus causas podrán ser recurridas y sometidas a revisión. ¿Quién se beneficiaría por lo tanto de dicha inhabilitación? No sé cuáles han sido las motivaciones del Sr. Varela, y aunque nos quiera vender a través de su auto,  que la justicia funciona y que no hay nadie por encima de ella, lo cierto, es que le ha hecho un flaco favor a la misma en su significado más amplio, quizá no al derecho (lo que todavía está por ver), pero sí indudablemente a la “JUSTICIA”, ya que las víctimas son las perjudicadas en este caso al quedarse indefensas, sin reconocimiento y sin ningún tipo de compensación, mientras que los hacedores de delitos, son  los beneficiados al quedar impunes. Algo falla en el sistema y nada ha cambiado en setenta y cuatro años.

Es nuestra obligación ahora más que nunca, el alzar las voces en defensa de todas las víctimas y sobre todo, como modo de hacer  reflexionar y  entender, no sólo al poder judicial, sino también al gobierno,  que sin JUSTICIA (no leyes), no puede haber libertad, democracia y Estado de Derecho, ya que éstos están atados y bien atados en la complicidad de los mismos, con  las reminiscencias pretéritas del mayor de los asesinos de la Historia de este país. Yo hoy me siento como Baltasar Garzón, acusado y próximo al banquillo de la vergüenza. Soy una víctima culpable. Varela nos ha sentenciado a todos.

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A. I. La Memoria Viva


Perseguir a Garzón es ´culpabilizar´ a las víctimas. La ARMH habla de “agravio” a las víctimas de la dictadura franquista…

abril 8, 2010

EP.

La Asociación para la recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) lamentó hoy la decisión del Tribunal Supremo de proceder penalmente contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por una presunta prevaricación en su investigación del franquismo. Consideran que la decisión supone un “agravio” a las víctimas de la dictadura franquista y ” satisface a quienes cometieron y legitimaron las violaciones de derechos humanos de la dictadura y a quienes desde el presente las enaltecen”.

En un comunicado remitido hoy, la Asociación afirma que el intento de Baltasar Garzón de investigar las, al menos, 113.000 desapariciones causadas por la represión franquista supuso “un momento especialmente importante para los familiares de esos desaparecidos y desaparecidas”, al tratarse del mayor delito violento de nuestra historia reciente.

A su juicio, el proceso abierto contra el juez “aleja al Poder Judicial español de la Justicia y lo coloca en un lugar más cercano a la política, al incumplimiento del derecho humanitario y a algo parecido a una caza de brujas”.

Por ello, esperan que en su defensa el juez pueda demostrar “que cumplió con su deber y que es insostenible que en nuestra sociedad sigan muriendo personas que han padecido los delitos más graves que pueden ocurrir en una sociedad y los poderes del Estado no trabajan para garantizarles su derecho a la verdad, a la justicia y a la reparación”.

Desapariciones programadas

Esas desapariciones ocurrieron mayoritariamente entre el 18 de julio de 1936 y el 30 de octubre del mismo año, según la asociación, lo que quiere decir que “alguien dio la orden de comenzarlas y alguien dio la orden de detenerlas”.

Por esa razón, consideran q el tratamiento pretendido por la Fiscalía de la Audiencia Nacional de que se trataba de hechos aislados y eran competencia de los Juzgados de Primera Instancia constituye “una manipulación más política que jurídica”.

“Se trata de un periodo en el que desaparecían después de una detención ilegal más de 1.200 civiles cada día y eso sin duda fue consecuencia de una campaña dirigida y orquestada por una banda armada, compuesta por militares golpistas y pistoleros de Falange y cuya investigación, sin duda alguna, es competencia del juzgado central, la Audiencia Nacional”, insisten.

Recuerdan además que la Ley de la Memoria Histórica , que entró en vigor diez meses antes de que Baltasar Garzón iniciara la instrucción sobre los crímenes del franquismo, preveía la posibilidad de que los familiares pudieran abrir una vía judicial.

Concluyen que la Asociación “continuará ayudando a los familiares de los desaparecidos y seguirá tratando de encontrar justicia para ellos mientras el sistema judicial español continúa sin hacer nada para que los familiares de delitos tan graves se sigan cometiendo”.

Perseguir a Garzón es ´culpabilizar´ a las víctimas‎ – La Opinión de Tenerife


La decisión del Supremo obliga al CGPJ a suspender a Garzón…

abril 8, 2010

Publicado el 08-04-2010 , por V. Martínez-Vares / M. Serraller

El Pleno del Consejo General del Poder Judicial suspenderá cautelarmente al juez de la Audiencia Nacional el próximo 22 de abril a instancias del auto del Supremo que se dictó ayer.

El magistrado del Tribunal Supremo (TS) Luciano Varela dictó ayer un auto en el que dispone proceder y transformar en procedimiento abreviado las diligencias abiertas contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por la causa de la Memoria Histórica, lo que obliga al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) a suspender cautelarmente a Garzón a instancias de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ). El auto anticipa la decisión de juzgar a Garzón por un delito de prevaricación.

Por lo tanto, la suspensión cautelar es obligada, la cuestión es cuándo lo acordará el CGPJ ya que el auto no es firme. Fuentes del Órgano de Gobierno de los Jueces aseguran que no será en la reunión de la Permanente de hoy, sino que la tomará el Pleno el próximo 22 de abril.

Aunque un recurso de Garzón podría retrasar el acuerdo, las mismas fuentes recuerdan que el CGPJ decidió suspender al juez Javier Gómez de Liaño sin que el auto fuera firme. Se acordó por 17 votos a favor y cuatro abstenciones “por estricta aplicación de los artículos 383.1 y 384.1 de la LOPJ”, a pesar de la petición de Liaño de que se aplazase la decisión hasta que el procesamiento fuese firme.

El entonces portavoz del CGPJ, Benigno Varela, destacó que “el artículo 384.1 contiene un mandato imperativo”. Y añadió que “aunque el auto no es firme y contra él caben recursos, no conllevan efectos suspensivos”.

Estas consideraciones se suman a que el CGPJ suele suspender en sus funciones a los jueces que son investigados tras la admisión de una querella criminal contra ellos cuando ésta ha sido instada por la Fiscalía, pero en el caso del juez Fernando Ferrín Calamita, la querella por “retardo malicioso” de la adopción de una pareja de lesbianas se incoó a instancias de parte, si bien el Ministerio Público informó a favor de la suspensión mientras se dirimía la causa penal.

Por su parte, el auto del TS hecho público ayer asegura que, al declararse competente para investigar las desapariciones durante la Guerra Civil y el franquismo, Garzón actuó con unos objetivos “no justificables”, cuando un juez debe depender “sólo, pero siempre, de la Ley”. “Y no se actúa con independencia cuando se resuelve para fines no acogidos por el ordenamiento jurídico, o incluso bajo la mera opinión personal –cualquiera que sea la intención que la impulse– que no encuentra apoyo en dicho ordenamiento”, añade.

Varela ha enviado las actuaciones al fiscal y a las acusaciones –el sindicato Manos Limpias, la asociación Libertad e Identidad y Falange Española de las Jons– para que en un plazo de diez días soliciten si lo estiman procedente la apertura del juicio oral.

Manos Limpias no quiere esperar y, por ello, anunció ayer que hoy aportará testimonio del auto de Varela ante el CGPJ, que debe actuar “de oficio y de inmediato”, sin aguardar a la sesión plenaria. Solicitará 20 años de inhabilitación y la multa máxima.

Según Varela, Garzón decidió conscientemente ignorar la Ley de Amnistía de 1977. El instructor no considera necesario citar a declarar a personalidades jurídicas internacionales que han intervenido en asuntos de crímenes contra la humanidad. Señala que “sólo desde una apriorística desconsideración, no ya del Tribunal enjuiciador, sino de la capacidad técnica de la defensa de las partes, se puede entender necesario, ni siquiera útil”, acudir a la ex fiscal del Tribunal Penal Internacional Carla del Ponte y al juez chileno Juan Guzmán, que procesó a Pinochet.

El abogado de las asociaciones para la Recuperación de la Memoria Histórica, Fernando Magán, calificó ayer de “total indefensión” para Garzón que se prohíba acudir a los testigos solicitados en su defensa al juicio que se celebrará en el TS. Los sindicatos UGT y CCOO han convocado para el próximo 13 de abril un acto de apoyo al juez.

Expansión.com


Varela lleva a Garzón al banquillo por su “imaginación creativa” con el franquismo…

abril 8, 2010

El juez del Supremo le imputa asumir las exhumaciones sin tener competencia

El juez Baltasar Garzón, a su salida ayer de la Audiencia Nacional.- SANTI BURGOS

JULIO M. LÁZARO – Madrid – 08/04/2010

El juez instructor del Tribunal Supremo Luciano Varela sentará al juez Baltasar Garzón en el banquillo de los acusados en las próximas semanas por “múltiples motivos opuestos al ordenamiento jurídico”, entre ellos el de “haber intentado asumir el control de las localizaciones y exhumaciones de cadáveres de víctimas del franquismo”, lo que según Varela constituye un delito de prevaricación judicial.

El instructor ha rechazado todas las pruebas pedidas por el magistrado

En un auto dictado ayer, Varela utiliza un tono incendiario para descalificar la “imaginación creativa” de Garzón, acusarle de “desconocer principios esenciales del Estado de derecho” o “leyes democráticamente aprobadas, como la Ley de Amnistía”, y le imputa haber actuado por “objetivos no justificables”.

El instructor tampoco se priva de “calificar” antes que las acusaciones el supuesto delito de Garzón como el de prevaricación del artículo 446.3 del Código Penal -dictar a sabiendas una resolución contraria a derecho-, castigado con una pena de 10 a 20 años de inhabilitación especial para empleo o cargo público y multa a pagar durante dos años. Varela prefiere la calificación más grave a la de la modalidad imprudente del artículo 447 que reduciría la pena a un máximo de dos a seis años de inhabilitación.

En su auto, el instructor transforma las diligencias en procedimiento abreviado y da a las acusaciones de Manos Limpias y de Falange Española de las JONS un plazo común de 10 días para formular sus escritos de acusación. El fiscal tiene el mismo plazo para solicitar el sobreseimiento.

Pese a que Varela afirma que en este momento no le incumbe establecer “con certeza” la imputación, sino sólo “una veracidad probable”, en su exposición final de los hechos el juez parece querer evitar al Supremo el trabajo de dictar una sentencia condenatoria. Según su versión, tras aprobarse la Ley de Memoria Histórica, Garzón “intentó asumir el control de las localizaciones y exhumaciones” de las víctimas de la represión franquista, pero, “consciente de su falta de competencia”, construyó “una artificiosa argumentación para justificar su control del procedimiento”.

Privado del control de las exhumaciones por decisión expresa de la Audiencia Nacional, Garzón puso fin a la tramitación del sumario, “lo que pretendió justificar por la acreditación del fallecimiento de los que él mismo había identificado como eventuales responsables criminalmente de los hechos”. Según Varela, además de no tener competencia para abrir la causa al franquismo, Garzón tampoco la tuvo “para declarar la extinción de responsabilidad en el marco del sumario que no concluyó”.

Previamente, el instructor rechaza todas las pruebas pedidas por Garzón, con una displicencia que apenas deja margen a que en su día pueda admitirlas la Sala de lo Penal cuando juzgue al magistrado. En concreto, deniega el testimonio de juristas internacionales que declaren sobre la perseguibilidad de los crímenes contra la Humanidad porque sería una “desconsideración” a la Sala Penal del Supremo y a los letrados de las acusaciones “acudir a la opinión de otros juristas”.

El juez del Supremo tampoco considera “útil?” la declaración como “experto” del que fuera primer fiscal Anticorrupción, Carlos Jiménez Villarejo, porque la defensa de Garzón no expone “qué tipo de experiencia ha puesto a contribución” en la causa sobre el franquismo. Tampoco admite la del fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, cuyo criterio resulta “extensa y nítidamente expuesto” en sus dictámenes contrarios a la competencia de Garzón. Así, Zaragoza, que había aceptado ser testigo de descargo de Garzón, no tendrá opción a expresar su opinión sobre si el juez delinquió o no. Para Varela, tampoco es “pertinente” la declaración del testigo Ricardo Vinyes sobre lo horrendo de los crímenes del franquismo por cuanto “esa constatación en nada añadiría ni restaría”, a las razones para imputar a Garzón.

El instructor ni siquiera admite la propuesta del fiscal del Supremo para que declaren los magistrados de la Audiencia Nacional que respaldaron la competencia de Garzón para investigar los crímenes del franquismo, ya que “dichos magistrados han dicho en su voto particular cuanto estimaron conveniente”.

Varela se ufana de que la Sala Penal haya confirmado su decisión de denegar el sobreseimiento, e incluso llega a afirmar que la “intencionalidad” del juez imputado ha sido ya objeto de “valoración suficiente” por el propio instructor y “por la Sala Segunda del Supremo”. Según fuentes jurídicas, estas afirmaciones pueden poner en un brete la pretendida ausencia de “contaminación” de la Sala que pretende juzgar a Garzón.

El País.com

OTRAS NOTICIAS RELACIONADAS: El País.com

La suspensión, en un par de semanas

Garzón, en el banquillo

Camino del banquillo

El juez Varela sentará a Garzón en el banquillo por su causa al franquismo

Asociaciones y familiares de víctimas convocan una concentración de apoyo a Garzón

¿Se quiere condenar a Garzón sin pruebas?


Asociaciones y familiares de víctimas convocan una concentración de apoyo a Garzón Organizaciones de Derechos Humanos preparan otro acto de protesta en Argentina contra el procesamiento del juez…

abril 8, 2010

NATALIA JUNQUERA – Madrid – 08/04/2010

La convocatoria, anónima, se está extendiendo por Internet. “Ha sido una decisión espontánea que ha empezado con un grupo de apoyo en Facebook“, ha comentado el presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Emilio Silva. Colectivos de memoria, familiares de víctimas del franquismo y partidos políticos de izquierda de toda España preparan una macro concentración de apoyo al juez Baltasar Garzón. Ya tienen cartel e incluso un lema: “Investigar los crímenes del franquismo no es delito”, aunque todavía no la fecha, porque quieren salir a la calle el mismo día en que el magistrado sea suspendido.

La noticia en otros webs

“Únete. Hay que estar con la Justicia y la Verdad. Con la Memoria Histórica. No podemos olvidar tanta ignominia. Ya sabes, a las 20 horas el día que se produzca la suspensión, nos vemos junto a la Audiencia Nacional”, se lee en una de las convocatorias. Otras piden hacer lo mismo frente a los tribunales superiores de justicia de otras ciudades españolas.

En Teruel, por ejemplo, Izquierda Unida ha convocado otra concentración de apoyo a Garzón para el próximo 14 de abril. “Resulta bochornoso para los demócratas que los descendientes de los asesinos puedan sentar en el banquillo al juez”, declaró el coordinador del partido en Teruel, José María Martínez Marco.

No serán las únicas. “En Argentina, donde Garzón es muy querido, las organizaciones de defensa de los derechos humanos también están preparando manifestaciones de protesta para el día en que sea suspendido”, ha asegurado Silva. Desde que se abriera el proceso contra Garzón por investigar los crímenes del franquismo todas las grandes organizaciones de defensa de los derechos humanos (Amnistía Internacional, Human Rights Watch…) han emitido comunicados de apoyo al juez.

El País.com


GARZÓN AL BANQUILLO: El coste judicial de suspender a Garzón

abril 8, 2010

La probable suspensión al juez afectaría a casos contra el entorno de ETA, redes mafiosas, las torturas en Guantánamo o el ‘caso Forum’

PUBLICO.ES / EUROPA PRESS – Madrid – 07/04/2010 19:19

La probable suspensión de Baltasar Garzón por investigar los crímenes cometidos durante el franquismo podría afectar al desarrollo de numerosas causas que el juez tramita en el Juzgado Central de Instrucción número 5.  Entre ellas, las abiertas contra el entorno de ETA, como la operación ‘Bateragune’, la investigación penal al PCTV y ANV, o el entramado de extorsión de la banda.

Además de los casos contra el entramado y la financiación de la banda terrorista, Garzón investiga asuntos de gran calado como el denominado ‘caso Faisán’, la mafia rusa radicada en España, una red de corrupción en Catalunya –‘Caso Pretoria’– y otros asuntos como el genocidio en el Sahara y las torturas en Guantánamo. Todos estos casos podrían verse afectados.

El juez Luciano Varela ha transformado hoy las diligencias abiertas contra el juez en un procedimiento abreviado por lo que probablemente se le suspenderá cautelarmente, por las querellas de las tres asociaciones ultras que acusan de prevaricación al juez.

Si Garzón es suspendido, y hasta que el Consejo General del Poder Judicial nombre otro magistrado para su juzgado, lo más probable es que los casos pasen a ser llevados por su compañero Santiago Pedraz, que es su sustituto natural en periodos vacacionales.

En cuanto a causas económicas, Garzón lleva instruyendo desde mayo de 2006 la estafa de Fórum Filatélico en la que mantiene a más de una veintena de imputados por presuntos delitos de estafa, blanqueo de capitales, contra la Hacienda Pública, insolvencia punible, administración desleal y falsedad documental.

Asimismo, dentro del ‘caso Fórum’ el juez mantiene abierta una pieza separada en la que investiga la posible conexión de los ex directivos de la filatélica con la operación marbellí ‘Ballena Blanca’, germen del ‘caso Malaya’, donde se investiga un presunto blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico en la Costa del Sol.

Además, Garzón tramita una querella contra el fundador y ex presidente Astroc, Enrique Bañuelos, por presunto delito de maquinación para alterar el precio de las cosas por maquillar las cuentas anuales del ejercicio 2006, así como la auditoría de la correspondiente a dicho ejercicio, con la intención de mantener el valor bursátil de la inmobiliaria.

Labor contra ETA

 El pasado 10 de febrero, Garzón comunicó al ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi y a otros ocho dirigentes de la izquierda abertzale su procesamiento en la causa en la que investiga el proyecto ‘Bateragune’ , con el que el entorno de ETA pretendía crear “un referente político” que pudiera concurrir a las elecciones municipales y forales de 2011.

Otegi también es investigado por Garzón en la denominada causa de las “herrikos”, dentro de la causa que investiga la presunta subordinación de la formación ilegalizada a ETA y su financiación a través de las denominadas ‘herriko tabernas’. Además, Garzón mantiene abierta otra instrucción contra responsables de las formaciones políticas PCTV y ANV.

Otro de los asuntos  que tramita actualmente Garzón es la investigación autores de un presunto “chivatazo” policial realizado en 2006 a personas que estaban siendo investigadas por conformar el aparato de extorsión de la banda. Por otro lado, Garzón sigue indagando la extorsión terrorista a empresarios vascos.

Justicia Universal

En el campo de la justicia universal, de la que Garzón ha sido siempre uno de sus máximos defensores, su juzgado todavía investiga dos causas. Una de ellas es la que abrió en octubre de 2007 para investigar crímenes cometidos en el Sáhara Occidental y en la que están imputados 13 altos cargos y funcionarios del régimen alauí por un presunto delito de genocidio y el asesinato, las torturas y las lesiones que habrían sufrido un total de 32 personas.

Finalmente, entre las causas destacadas de Garzón se encuentra la dirigida contra la familia de Augusto Pinochet. El pasado mes de noviembre, el juez de la Audiencia Nacional solicitó el pago de una fianza solidaria de 77.348.374 dólares (51.441.746 euros) a la viuda del ex dictador chileno, Lucía Hiriart, a su abogado Oscar Custodio Aitken y a dos altos cargos del Banco de Chile, Pablo Granifo Lavín y Hernán Donoso Lira, con objeto de que indemnicen a las víctimas del régimen.

Público.es

NOTICIAS RELACIONADAS:

El juez se enfrenta a una pena de hasta 20 años de inhabilitación

Un caso para la historia universal de la infamia

En unos hechos que pasarán a la historia universal de la infamia, un magistrado del Supremo, Luciano Varela, pide sentar en el banquillo al juez Baltasar Garzón por haber intentado abrir una causa contra los crímenes del franquismo. El magistrado considera que Garzón cometió prevaricación y, para que no queden dudas sobre la gravedad de la ofensa, tipifica el delito en su vertiente más severa (artículo 446.3 del Código Penal), que supondría la inhabilitación del juez por 12 a 20 años, en lugar de aplicar el artículo 447, de “imprudencia grave”, que reduce el castigo a entre dos y seis años.
El verdadero delito de Garzón fue intentar desanudar el legado franquista del “atado y bien atado”, para lo cual utilizó todos los recursos y plazos jurídicos a su alcance hasta que, atendiendo las órdenes de la Audiencia, se inhibió de la causa y remitió el expediente a los juzgados ordinarios concernidos. Con posterioridad, dos organizaciones de ultraderecha promovieron contra el juez la querella que ahora amenaza con hundir su carrera. Y esto sucede mientras la Falange, uno de los acusadores, continúa montando con total impunidad actos de enaltecimiento de la dictadura.

El auto del magistrado Varela constituye una advertencia tajante a todo juez que pretenda husmear en los crímenes del franquismo: en la España del siglo XXI existen aún líneas rojas que no se pueden cruzar. Alemania pudo juzgar el nazismo porque Hitler perdió la guerra. En España, Franco ganó, mandó durante casi cuatro décadas y, por lo visto, continúa victorioso 35 años después de su muerte. Una ley preconstitucional de aministía aún funciona como muro contra la verdad y la justicia. Algo falla en una democracia donde cabe semejante afrenta y humillación.

http://blogs.publico.es/versionlibre/89/un-caso-para-la-historia-universal-de-la-infamia/