Respuesta de Francisco González de Tena al artículo publicado por El País de Ramón Jáuregui…

Francisco González de Tena leyendo un poema en el acto de Casavieja (Ávila)

La colaboración firmada por el diputado Ramón Jáuregui, titulada Amnistía y memoria histórica y publicada en la edición de ese periódico el 21/04/2010, causa perplejidad y una cierta vergüenza ajena. Por su condición de representante público en el Parlamento Europeo y experimentado parlamentario resulta difícil conciliar esa trayectoria con las inexactitudes que contiene su texto.

La llamada Ley de Amnistía de 1977 fue una conquista de la izquierda de este país, nada que ver con un concesión graciable de lo que era un Congreso, que devino en constituyente, y al que se le exigió desde la calle “Libertad, amnistía y estatutos de autonomía”, como todos los que vivimos esos días recordamos, o deberíamos recordar. Se trataba de una base mínima para echar a andar con una apariencia de legalidad, excarcelar a todos los presos políticos a fin de que las futuras elecciones contaran con esos luchadores antifranquistas cuyo único delito había sido oponerse a la dictadura. Una prueba irrefutable de que esa Ley hubo que arrancarla fue la clamorosa abstención que protagonizaron los franquistas residuales instalados en Alianza Popular, y encabezados nada menos que por un ex ministro de Franco, Manuel Fraga Iribarne. Si tan inteligente político franquista hubiese intuido que esa Ley iba a suponer la impunidad perpetua para con los crímenes de sus correligionarios, ¿hay alguna duda de que la habrían apoyado con entusiasmo? Rogaríamos a todos los que se alinean con las tesis demenciales de la facción reaccionaria que se molesten en consultar los Diarios de Sesiones del Congreso, los argumentos dados a favor y en contra de esa Ley, ruego que es extensivo a los que, revestidos de honorables y altas togas, pretenden torcer el sentido de una Ley coyuntural, redactada bajo la demanda de una izquierda que aún amordazada. La Ley no puede ser una tapadera o excusa de leguleyos para mantener la impunidad de crímenes imprescriptibles, crímenes de lesa humanidad cuya mención ni una sola vez fue puesta sobre las mesas de los diputados en 1977.

Un Estado de derecho está obligado a poner en marcha todos los mecanismos legales y materiales para localizar a esos ciento cuarenta mil desaparecidos, o se hará cómplice necesario de esa impunidad mantenida. Aquí hay pocos “delicados mimbres” que mantener, señor Jáuregui, y sí reconocer de una vez por todas que el terrible paréntesis de democracia aplastada, también desde el punto de vista legal, no puede amparar ni las farsas de juicios ilegales, ni los expolios de patrimonios otorgados impunemente a los asesinos y sus cómplices (base material de tanta fortuna manchada de sangre inocente) ni mucho menos, como se ha mantenido por altas instancias gubernamentales, la falacia de que  “impugnar el marco legal franquista supondría una quiebra de legalidad”.

¿A qué legalidad se refieren, a la que ahora intentan quebrar matando al mensajero de la Justicia?

Francisco González de Tena

Sociólogo y Escritor

Portada del último libro publicado por F. González de Tena

One Response to Respuesta de Francisco González de Tena al artículo publicado por El País de Ramón Jáuregui…

  1. CUAN CIERTO ES TODO LO EXPRESADO POR EL SEÑOR GONZALEZ TENA! NO CREO QUE HAYA NADIE CAPAZ DE REFUTAR SUS CONCIMIENTOS Y SUS VERDADES!

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: