Varela retrasa su decisión sobre la recusación de Garzón…

abril 27, 2010

El juez de la Audiencia le achaca “tener interés en la causa” y parcialidad.

JOSÉ YOLDI – Madrid – 27/04/2010

El juez del Tribunal Supremo Luciano Varela ha aplazado hoy pronunciarse sobre la recusación que Baltasar Garzón presentó en su contra el pasado viernes. El juez de la Audiencia Nacional achaca a Varela “tener interés directo o indirecto en el pleito” que instruye contra él por investigar los crímenes del franquismo.

La ley no fija ningún plazo para que Varela se pronuncie, pero se supone que debe hacerlo cuanto antes, ya que el artículo 223.3 de la Ley Orgánica del Poder Judicial establece que “formulada la recusación, se dará traslado a las demás partes del proceso para que, en el plazo común de tres días, manifiesten si se adhieren o se oponen a la causa de recusación propuesta o si, en aquel momento, conocen alguna otra causa de recusación”. Y agrega poco después: “El día hábil siguiente a la finalización del plazo previsto en el párrafo anterior, el recusado habrá de pronunciarse sobre si admite o no la causa o causas de recusación formuladas”.

Y Varela no ha dado traslado a las otras partes para que se pronuncien sobre la recusación. Ello podría significar que el juez del Supremo tiene previsto rechazar de plano la recusación. Lo único que ocurre es que esa circunstancia, sólo es posible, de acuerdo con la reforma de la ley en diciembre de 2003, en el caso de que la recusación no contenga los motivos en los que está basada o si no se hubiera acompañado la documentación correspondiente.

Pero ese no es el caso. La recusación de Garzón está fundada en que Varela dio la semana pasada una segunda oportunidad a Falange Española de las JONS y Manos Limpias para que subsanasen los defectos de forma que contenían sus escritos de acusación, en los que se solicitaban 20 años de inhabilitación para Garzón por un delito de prevaricación.

Si el magistrado no les hubiera abierto esa puerta, dándoles además instrucciones para realizar las correcciones pertinentes, hubiera tenido que dar los escritos de acusación por inadmitidos, como en su día ocurrió con la acusación del Partido Popular en el caso Filesa. Eso hubiera supuesto el fin del proceso por falta de acusación, puesto que la fiscalía ha solicitado reiteradas veces el archivo de la causa por estimar que no existe delito.

El País.com


Escaño Cero.- La memoria presente…

abril 27, 2010

MADRID, 27 Abr. (OTR/PRESS) –

Lo he dicho en multitud de ocasiones: si mi abuelo estuviera enterrado en una cuneta querría rescatar sus restos y enterrarle dignamente. De manera que no sólo comprendo, sino que me solidarizo con quienes no sólo perdieron a familiares, sino que, además, estos permanecen perdidos en cunetas u otros lugares.

Se supone que la Ley de Memoria Histórica debía de reparar estas situaciones y prestar todo el apoyo posible tanto a asociarnos como a particulares que quisieran recobrar los restos de sus familiares, así como reivindicar su memoria. Pero hubo quien quiso ir más allá y hacer lo que no se hizo en la Transición, es decir hacer un proceso al franquismo, aunque fuera un proceso moral. Y es en ese momento cuando las asolaciones acuden al juez Garzón, cuando éste se declara competente, cuando Falange Española y Manos Limpias irrumpen presentando una querella contra el juez, y cuando se organiza todo este sin sentido.

Como no soy jurista, no me siento capaz de decir si el juez Garzón actuó de acuerdo a la letra y música de la ley, lo que sí sé es que chirría que se ponga en marcha un proceso contra él a causa de Falange Española y de Manos Limpias. Vaya por delante que a nadie se le oculta que Garzón es un juez muy particular y que muchas de sus actuaciones son más que controvertidas, que ahí está el tema del Santander o el de las escuchas a los abogados de Gürtel u otras muchas actuaciones sorprendentes. Pero estos casos son una cosa, y procesarle a cuenta de Falange es otra. De ahí la indignación de miles de ciudadanos y esas manifestaciones y apoyos, alentados unos y espontáneos otros, tanto da, precisamente porque lo que muchos ciudadanos no han podido digerir es que pueda ser Falange quien le siente en el banquillo. Ahí está el quid de la cuestión.

Verán yo creo que todo este asunto debería de reconducirse. No es posible que este país vuelva a estar dividido en dos mitades, que volvamos a la dialéctica de los buenos y los malos, que borremos de un plumazo treinta años de convivencia pacífica, que de repente parezca que fue ayer cuando se murió Franco.

Insisto en que me parece de justicia enterrar dignamente a los muertos y recuperar su memoria, pero para esto no es necesario barrer de un plumazo todo lo que se ha construido en estos años de democracia, y no sobre el olvido como dicen algunos, sino sobre el perdón y la generosidad de quienes fueron los perdedores de la guerra civil, y también de la sociedad entera que sufrió los cuarenta años de franquismo.

Julia Navarro

Julia Navarro

Escaño Cero.- La memoria presente.

Europa Press


El PSOE defiende el derecho a “enterrar a los muertos” y ve innecesario cambiar la Ley de Amnistía…

abril 27, 2010

MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) –

El portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, defendió el derecho de los familiares de víctimas de la Guerra Civil y de la dictadura a “enterrar dignamente a los muertos”, pero distinguió este asunto, recogido en la Ley de Memoria Histórica, de la investigación penal que pretendió abrir el juez Baltasar Garzón. Sobre este segundo punto, no ve necesidad de reformar la Ley de Amnistía de 1977 al entender que la legislación española ya permite perseguir el genocidio y los crímenes contra la humanidad.

En la rueda de prensa posterior a la Junta de Portavoces del Congreso, el portavoz del PSOE fue preguntado por la polémica suscitada a raíz de las muestras de apoyo al juez Garzón, los intentos de IU-ICV y del BNG para cambiar la Ley de Amnistía para garantizar que se pueda abrir un proceso penal contra el franquismo y las quejas de ERC y otros grupos por el lento desarrollo de la Ley de Memoria Histórica.

Sobre el PP, que acusa al Gobierno de promover una “crisis institucional” por permitir ataques al Tribunal Supremo que juzga a Garzón, Alonso dijo que “la única crisis política” que existe en el país proviene de “los escándalos de corrupción” que afectan a los ‘populares’ y que pretenden “tapar”.

LA ÚNICA CRISIS, LA DE LOS “ESCÁNDALOS” DEL PP

“En nuestro país se ejercen las libertades y se respeta a las instituciones con toda normalidad, y aunque haya fricciones, éstas se resuelven democráticamente”, manifestó el portavoz socialista, para quien es “bastante peligroso e injusto” el discurso que defiende el principal partido de la oposición. “Dejen de perturbar la convivencia en España”, les espetó.

En cuanto a las quejas de los familiares de víctimas de la dictadura franquista, admitió que “hay decenas de miles de personas indignamente enterradas en nuestro país” y que lo que queda por hacer es precisamente ayudarles a “enterrar dignamente a los muertos”.

Agregó que la Ley de Memoria ha empezado a funcionar recientemente y que hay una unidad específica en Moncloa para coordinar todos los esfuerzos, que hay que continuar y que pueden mejorarse.

Ahora bien, quiso dejar claro que la acción del juez Garzón y el espacio de actuación de la Ley de Memoria son distintos porque el magistrado inició un proceso de naturaleza penal, cuando la ley prevé medidas de naturaleza administrativa y política.

¿CÓMO HAN ACTUADO LOS JUECES HASTA AHORA?

En cuanto a las demandas para modificar la Ley de Amnistía de 1977 para excluir los delitos de genocidio y de crímenes contra la humanidad, el dirigente socialista recordó que esos delitos ya son perseguibles con el ordenamiento jurídico nacional e internacional del que disponen nuestros jueces, apuntando que sostener lo contrario es cuestionar las decisiones que sobre estos delitos se han ido adoptado en las últimas décadas por parte de la Audiencia Nacional.

“¿Con qué leyes han estado actuando los jueces a partir de 1977? –se preguntó–. Pretender decir que esos delitos no están en nuestro ordenamiento jurídico es un poco paradójico porque sería presumir que las actuaciones de los jueces en estos años estaban colgadas de la brocha”.

Además, el portavoz socialista insistió en que la Ley de Amnistía de 1977 se hizo para sacar de la cárcel a los luchadores contra el franquismo y evitarles problemas de naturaleza legal con la recuperación de la democracia.

Europa Press vía Google noticias


La ignorancia como valor…

abril 26, 2010

María Dolores de Cospedal no es una ciudadana cualquiera. Como secretaria general del Partido Popular –una organización con 700.000 afiliados, unos 10 millones de votantes y serias posibilidades de gobernar España– sus declaraciones tienen el valor añadido de la representatividad y, por tanto, merecen tomarse con especial atención. El lunes pasado, De Cospedal dijo lo siguiente en una entrevista en la Ser, en referencia al juez Garzón y sus investigaciones frustradas de los crímenes del franquismo. La cita es textual: “Si hoy hiciera una encuesta, el 80% de los españoles no ha oído hablar de lo que fue Franco o de la Guerra Civil, afortunadamente”.

De todos es sabido que el PP hunde sus raíces en el franquismo. Su presidente fundador, para no ir más lejos, fue ministro de Información y Turismo con Franco. Ese atavismo histórico aflora de tanto en tanto en declaraciones de dirigentes conservadores que evocan los “tiempos de placidez” o los “logros sociales” del franquismo. Dicho nexo con el pasado ha impedido que el partido dé el paso democrático de condenar formalmente la dictadura.

De Cospedal parece persona de talante moderado y no ha hecho en este caso apología alguna de Franco; pero no por ello sus palabras resultan menos inquietantes. Que la número dos del PP considere “afortunado” un apagón educativo sobre 40 años de la historia reciente de España no se compadece con lo que debe ser una democracia abierta, madura y libre. Pero lo más grave es que, aunque quizá exagere en su cálculo, De Cospedal tiene –desgraciadamente– razón: muchos jóvenes españoles apenas han oído hablar de Franco y la dictadura, porque en las escuelas esta terrible etapa de la historia se pasa de puntillas y, por lo habitual, con una equidistancia disfrazada de rigor que impide a los alumnos distinguir con nitidez quiénes destruyeron y quiénes defendieron las instituciones democráticas.

En un momento en que se ha abierto el debate de si existe o no legitimidad para juzgar las atrocidades de la dictadura, y en que 113.000 cuerpos aún yacen en fosas comunes y cunetas, el supuestamente nuevo PP que encarna De Cospedal debería, como mínimo, colaborar para que mejore la calidad de la asignatura de Historia. Y no defender la ignorancia como un valor.

Público.es

Versión Libre

Versión Libre

Por Marco Schwartz

Mª Dolores de Cospedal: Imagen blog de juventudes socialistas de Argamasilla de Calatrava

PARA ABRIR ALGO PRIMERO DEBE ESTAR CERRADO Y PARA REABRIRLO DEBE HABER SIDO CERRADO POSTERIORMENTE…

No hay más tonto que aquél que no quiere aprender porque no desea saber, o mejor dicho, no hay más ciego que aquél que no quiere ver. Ya he escrito alguna otra vez, que el buen uso de nuestra idioma es primordial para el entendimiento. Entre otras cosas, porque si hablamos de modo apropiado no sólo estamos dejando denotar ante los demás y de forma inequívoca nuestro nivel cultural, sino que además, el receptor al que nos dirigimos y emitimos el mensaje es más fácil que nos entienda. Lo cual, nos lleva a la posibilidad de empatizar mejor, o como mínimo, a comprender mejor las posturas de nuestros adversarios. Con ello no quiero decir que por el mero hecho de hablar correctamente sea más fácil coincidir y llegar a acuerdos, pero sí probablemente, estaremos más cerca de conseguir consensos, además de cumplir con uno de los mayores preceptos de la democracia, expresarse libremente, dialogando  y debatiendo posturas enfrentadas.

Toda esta parrafada introductiva viene a colación de las declaraciones efectuadas por la Sra. Mª Dolores de Cospedal, en relación a las críticas emitidas sobre el ejecutivo actual, acusándole de REABRIR las heridas del pasado. Como bien indica el título de este artículo, para abrir algo primero debe estar cerrado, y para poder reabrirlo,  previamente debe haber sido cerrado. Ya sé que parece una perogrullada, pero el significado está más que claro según nuestra Real Academia. REABRIR: Volver a abrir lo que estaba cerrado. Ejemplo: Se reabrió su herida.

Pues nada señora Cospedal, ahora que tenemos claro cual es el significado de la palabra reabrir, espero que utilice dicha acepción con la corrección que se merece, es decir, que para que la misma tenga significado en la sintaxis de su más que deplorable oratoria, la misma debería designar que las heridas de la Guerra Civil a las que usted hace referencia estaban cerradas, lo cual no es cierto, al menos para una gran parte de los ciudadanos de este país como se demostró el pasado sábado en una clamorosa expresión popular (base de lo que se denomina Democracia o según la R. A. E. también: Doctrina política favorable a la intervención del pueblo en el gobierno). Que ustedes las den por cerradas es casi lógico,  porque tienen a los suyos identificados, enterrados, reconocidos, recompensados y hasta santificados, pero le recuerdo que nosotros, y me refiero a los vencidos dos veces, la primera en la Guerra Civil y posterior represión, y la segunda durante la Transición democrática y con el olvido de la Democracia, no las cerramos nunca y para nosotros siguen tan abiertas como aquél 18 de julio de 1936.

Que el silencio provocado por el miedo y los traumas de  nuestros mayores, no fue un callar y otorgar, y que aquí no ha pasado nada. Porque desde entonces, en muchas casas de este país el dolor ha vivido permanentemente con el recuerdo de los seres queridos, con la impotencia de haberlos perdido y sobre todo, por no haber podido recuperarlos, por la triste sensación de no haber hecho todo lo que se debía o podía, para que el tiempo NO los olvidara y borrara permanente  su presencia en la Tierra. Viendo a nuestros padres, tíos, abuelos o bisabuelos con sus decrépitos cuerpos y ojos enrojecidos contarnos las historias de aquellos que ya no están, que no estuvieron nunca para muchos de nosotros, pero que sus recuerdos viven todavía escenificados iconográficamente en las fotografías de color sepia que nos miran continuamente solicitándonos la vuelta a casa y con la memoria de las historias contadas hasta hace poco, por que el temor y el dolor no dejaban contarlas en tiempos pretéritos.

Por eso señora Cospedal, no hay heridas que reabrir, porque éstas nunca fueron cerradas. El sábado salimos los hijos vivos, hermanos, nietos, bisnietos,  sobrinos, primos, amigos y gente decente que sí está por cerrar las heridas, sí está por la reconciliación, sí está por la libertad y la democracia entendida desde la pluralidad y el entendimiento, y no desde la una única postura de “conmigo o contra mí” como ustedes predican. Pero para ello, primero debemos estar en igualdad de condiciones para con los nuestros, y para ello, se debe completar la historia oculta desde el alzamiento, y se tiene que hacer justicia por tal hecho, a posteriori, se podrá empezar a analizar las actuaciones de unos y de otros y actuar en consecuencia, con valentía a la verdad,  con honorabilidad y las ganas verdaderas de “pasar página”, con la finalidad del reconocimiento mutuo, del posible entendimiento entre las futuras generaciones, que además serán las que tienen encomendada la labor de pasar la página definitiva de la historia, para que puedan  afrontar un futuro mejor y en armonía, con las heridas cerradas por el entendimiento y no por un decreto ley.

Así que no nos ofenda más con sus demagógicas palabras de libertad, democracia, antidemócratas, justicia, historia y reabrir. No hay nada que reabrir, sólo hay que cerrar.

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A. I. La Memoria Viv@


¿Acto brutal y antidemocrático? Al señor Rajoy.

abril 26, 2010

Al Señor Rajoy y los demás políticos afines,  quienes afirman (entre otras cosas) : las manifestaciones del sábado 24 04 2010 en apoyo al Juez Garzón y a las víctimas del franquismo son un acto brutal , antidemocrático, y ponen en peligro el Estado de derecho.

bala encontrada en las fosas comunes de Mérida

Mire Usted, ( miren Ustedes ), esta bala se encontró en las fosas comunes delante las tapias del cementerio de Mérida cuando se buscaban los restos de casi 1500 emeritenses asesinados por el mal llamado bando nacional. Le enseño esta bala porque para restos óseos pocos se encontraron en las 4 fosas, de 10m por 12 cada una, que se excavaron. En todo caso multitud de vértebras calcinadas y huesos triturados, algún pié casi completo, hebillas y enseres personales fueron lo único que salió de la tierra y de esos huesos no se ha podido extraer ADN para determinar a quien pertenecían esos restos.

restos de huesos del pié

suela

Mire Usted…. señor Rajoy,  yo he participado en diferentes eventos y a la manifestación, (con 60.000 otras personas), que Usted tacha de brutal y antidemocrática porque apoyo a un Juez que intenta darme respuesta a las siguientes preguntas:

-¿Es esa la bala que mató a mi abuelo Wenceslao?

-¿ Quien la disparó?

-¿Porqué le asesinaron?

-¿ Donde se encuentran los restos mortales de mi abuelo?

-¿Porqué mi abuela Dolores y sus 9 hijos sufrieron represión, acoso y discriminación?

-¿Porqué mi padre ha vivido con miedo a preguntar todo esto, durante la dictadura y también en  casi 30 años de Democracia?

Mire Usted… resulta que en otra manifestación del 24 de abril, en otro espacio y  compuesta de un  centenar de individuos, veo en una foto donde la bandera española enrollada esconde un instrumento que es similar al palo de un hacha.

el palo de hacha

¿Brutal y antidemocrático dice Usted?

Mi más profundo desprecio para Usted y los voceros de su calaña.

Pedro Vicente Romero de Castilla Ramos.

La foto del palo está en: http://www.publico.es/espana/307607/manifestacion/falangistas/garzon/falange/franquismo/impunidad/crimenes


Los jueces, presionados por el Tribunal Supremo, archivan las denuncias…

abril 26, 2010

EXHUMACIÓN DE FOSAS:

La mayoría de los juzgados territoriales han dado carpetazo a los expedientes remitidos por Garzón para investigar los crímenes del franquismo. Los colectivos de víctimas exigen a la autoridad judicial que intervenga en los desenterramientos de las fosas clandestinas mientras el Tribunal Supremo se niega a resolver la cuestión de competencia.

NUEVATRIBUNA.ES / ISABEL G.CABALLERO 25.04.2010/Última actualización 26/04/2010@

“Después de lo que está ocurriendo con Baltasar Garzón qué juez en España se va a atrever a abrir una fosa”, dice Manuel Perona, presidente de la Asociación de Cataluña para la Recuperación de la Memoria Histórica. “En España no hay un solo juez ni juzgado competente para investigar estos crímenes”, lamenta Marçal Isern de Temps de la Memoria. “Los jueces están siendo coaccionados por el Supremo”, afirma el abogado Fernando Magán.

Desde que Garzón se inhibiera en noviembre de 2008 a favor de los distintos juzgados territoriales la mayoría de los expedientes (46 de 60) han sido archivados. La falta de un pronunciamiento claro del Tribunal Supremo sobre la cuestión de competencia y el proceso abierto contra el magistrado ha derivado en una disparidad de actuaciones en los procedimientos abiertos. Dos juzgados, el de Granada y el del San Lorenzo de El Escorial mantienen que la competencia para investigar los crímenes de la dictadura la tiene la Audiencia Nacional. Otro, el de Benavente (Zamora) ha sido el único hasta ahora que se ha declarado competente y ha procedido a la exhumación. La mayoría ha aceptado la inhibición y ha dado carpetazo al asunto sin llamar a ningún testigo a declarar. Y es que no hay autoridad judicial en España que quiera hacerse cargo de los miles de cuerpos enterrados en las fosas clandestinas.

150.000 DESAPARECIDOS

Lo que se dirime en el fondo de la llamada ‘causa Garzón’ o ‘causa contra el franquismo’ o ‘causa de la memoria histórica’ no es más que la ‘causa de las fosas’. En España existen más de dos mil fosas clandestinas y decenas de miles de desaparecidos. Sólo en el auto emitido por el juez de la Audiencia Nacional con fecha 16 de octubre de 2008, figura la cifra de 114.266 muertos pero la estimación de los peritos es de alrededor de 150.000 cuerpos enterrados. Las denuncias partieron de los familiares de las víctimas.

El crimen a investigar es de un delito de detención ilegal, de desapariciones forzadas, que se enmarcan en la categoría de crímenes contra la humanidad. Como dice el citado auto en relación a la guerra civil los responsables de la insurrección armada llevaron a cabo un programa de exterminio “acompañado del ocultamiento sistemático de los cuerpos, de modo que los familiares no pudieran ubicar el lugar de inhumación”. Esos hechos son precisamente los que determinaron la apertura de la investigación por parte de Garzón del paradero de miles de personas detenidas y aniquiladas por el régimen franquista.

Hasta la entrada en vigor de la Ley de Memoria Histórica de 2007 la autoridad competente y única eran los jueces y también los ayuntamientos cuando se trataba de cementerios en los que se actuaba por vía administrativa. Hace ya años que en España se está procediendo a la exhumación de fosas pero la novedad aportada por la nueva normativa impulsada por el Gobierno del PSOE es que abre la posibilidad de que las comunidades autónomas puedan proceder a las exhumaciones a través de un protocolo. Sin embargo, las víctimas del franquismo exigen que se proceda por vía judicial y que se investiguen los crímenes por detención ilegal y desaparición forzada tal y como estableció Garzón.

“Se trata del mismo delito cometido en distintas partes del territorio. No hablamos de asesinatos, hablamos de desapariciones”, resalta la letrada Elena Reviriego, que critica la actuación de la Audiencia Nacional por no haber asumido la ‘causa general’ dando lugar a un sinfín de resoluciones dictadas por los juzgados territoriales.

CATALUÑA (3.338 VÍCTIMAS)
“En Cataluña no se ha hecho ninguna exhumación por orden judicial y los intentos hasta ahora han sido inútiles” afirma Manuel Perona. Se estima que en esta comunidad haya más de 200 fosas y más de 3.000 peticiones de familiares de desaparecidos. Los dos casos derivados por Garzón han caído en saco roto. El juzgado no se ha puesto en contacto con las víctimas. El Govern aprobó una ‘ley de fosas’ para recuperar los cuerpos que obliga a comunicar a los juzgados la orden de exhumación. También disponen de un censo y de un mapa de fosas pero los únicos desenterramientos llevados a cabo se han hecho por vía administrativa. Las víctimas sostienen que la apertura de una fosa es competencia judicial.

MALLORCA (1.486 VÍCTIMAS)
“Las exhumaciones están judicialmente paradas. No hay ningún tribunal competente. Las fosas no se pueden tocar. Los recursos se desestiman. No hay voluntad política. El apoyo de las instituciones es nulo”, explica Marçal Isern. Las dos causas abiertas en las Islas Baleares son por las fosas comunes de Porreres y Calvía. Ambas han sido desestimadas por la Fiscalía. El asunto está en manos de la Audiencia Provincial y las asociaciones de víctimas están dispuestas a llevarlo al Constitucional. Los juzgados se niegan a investigar por un delito de lesa humanidad sino por delitos de asesinato que ya habrían preescrito.

ANDALUCÍA (42.131 VÍCTIMAS)
“La responsabilidad es del Estado. Los jueces tienen que actuar. Algunos no han entrado ni a pronunciarse, no contestan. Hay un abanico de actuaciones, cada uno interpreta la ley como mejor le parece”. Lo dice Manuel Velasco, presidente de la Asociación “Guerra-Exilio y Memoria Histórica de Andalucía, región en la que hay más de 600 fosas localizadas. El Gobierno de la Comunidad está elaborando el mapa de fosas de las ocho provincias andaluzas que luego se integrarán en el mapa estatal del Ministerio de Justicia. El juzgado de Granada, donde se encuentra la causa de Federico García Lorca, rechazó la inhibición de Garzón y está pendiente del pronunciamiento del Supremo sobre la cuestión de competencia. No obstante sí se procedió a la exhumación de la fosa de Alfacar (donde al final no se encontraron los restos del poeta) por vía administrativa.

VALENCIA (29.034 VÍCTIMAS)
“Buscar a los desaparecidos es una obligación del Estado. Entendemos que se debe proceder por orden judicial en la exhumación de fosas”, afirma Empar Salvador del Fòrum per la Memòria del País Valencià. En el cementerio de Valencia hay seis fosas comunes. Garzón ordenó la exhumación de tres de ellas. La causa es archivada en aplicación de la ley de Memoria Histórica y de la Ley de Amnistía. El asunto llega a la Audiencia Provincial, también la causa de Orihuela en Alicante y después al Constitucional que no admite a trámite el recurso de amparo de los familiares de las víctimas.

MADRID (3.424 VÍCTIMAS)
“En Madrid se paralizaron las exhumaciones cuando se tocó el Valle de los Caídos”, asegura Fernando Magán. La causa va camino del Tribunal Constitucional después de que la Audiencia Provincial rechazara el pasado mes de diciembre los dos recursos de apelación presentados por familiares de dos de las víctimas negando que se tratara de crímenes contra la humanidad. Uno de ellos es resultado de la denuncia por un bebé supuestamente “robado” en la maternidad de O’Donnell. La Audiencia anula la causa llega a argumentar que “la desaparición del bebé no puede estar inmersa en los supuestos de la llamada Memoria Histórica al ocurrir en 1964 y por tanto fuera del lapsus temporal de lo que se consideró propio de la represión realizada durante la guerra civil y los años siguientes”.

VARIOS AVISOS DE LA COMUNIDAD INTERNACIONAL

En este sentido hay que recordar que el periodo de estudio que estipuló Garzón va desde del 17 de julio de 1936 a diciembre de 1951, pero la represión continuó hasta el final de la dictadura y de hecho el juez no cierra la posibilidad de que se puedan investigar delitos posteriores a la década de los 50. En la querella por genocidio presentada en Argentina por familiares de las víctimas la causa se amplía hasta 1977.

En Extremadura (9.486 víctimas), los cuatro juzgados que recibieron el encargo de Garzón han archivado las causas. La exhumación de fosas se ha paralizado en el último año. Igual sucede en Galicia (7.000 víctimas), donde los familiares amenazan con llegar al Constitucional. En Burgos (Castilla y León, 14.660 víctimas), la causa está en la Audiencia Provincial.

En el último año distintos organismos internacionales han instado a España a “continuar e incrementar sus esfuerzos para ayudar a las familias de las víctimas a esclarecer la suerte de los desaparecidos, identificarlos y obtener las exhumaciones de sus restos” (Comité contra la Tortura). También han mostrado su preocupación por “los obstáculos con que han tropezado las familias en sus gestiones judiciales y administrativas para obtener la exhumación de los restos y la identificación de las personas desaparecidas” (Comité de Derechos Humanos).

Nueva Tribuna.es

El acoso al juez Garzón: Zapatero frena a los líderes del PSOE que exigen mayor apoyo a Garzón…

abril 26, 2010

Blanco, Pajín y Chaves pidieron más compromiso hacia el juez de la Audiencia Nacional – El respaldo al magistrado lo ejercerá el partido, pero no el Gobierno.

J. CASQUEIRO/ L. R. AIZPEOLEA – Madrid – 26/04/2010

Gaspar Zarrías sigue al vicepresidente del Gobierno Manuel Chaves.- GARCÍA CORDERO

Fue una discusión interesante y viva y acabó en un reparto de papeles. Sucedió el pasado lunes, 19 de abril, a primera hora de la mañana, en la reunión de estrategia semanal que se celebra en La Moncloa y a la que acude la cúpula del Gobierno, del Grupo Parlamentario y del PSOE. Varios dirigentes del partido, como la secretaria de Organización, Leire Pajín; el vicesecretario general, José Blanco, y el propio presidente del partido, Manuel Chaves, reclamaron mayor compromiso en la defensa del juez Baltasar Garzón ante el malestar social que ha generado su enjuiciamiento por el Tribunal Supremo por su investigación de los crímenes del franquismo. Zapatero insistió en no rebasar el límite del respeto a las instituciones y a la independencia judicial. Tras el debate se pactó una salida: el Gobierno evitará cualquier manifestación que pueda cuestionar esa independencia o pueda interpretarse como una presión sobre los jueces. El apoyo a Garzón lo ejercerá el partido.

El presidente exige que no se traspase el límite del respeto a las instituciones

Quiere evitar que el PP le acuse de causar descrédito al Supremo

Unos días antes, el pasado 13 de abril, se había celebrado en la Universidad Complutense de Madrid un acto de apoyo a Garzón al que acudió el secretario de Estado de Política Territorial, Gaspar Zarrías, que acabó con agrias invectivas de algunos oradores, sobre todo del ex fiscal Anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo, contra algunos magistrados del Supremo que en el pasado fueron jueces del franquista Tribunal de Orden Público (TOP).

Mientras Chaves, Pajín y Blanco defendían la mayor implicación del partido en el apoyo a Garzón, algunos de los presentes apuntaron que la presencia de Zarrías quizá no fuera del todo oportuna. Incluso señalaron que hubiera sido mejor que ningún cargo del Gobierno estuviera en actos con un resultado tan polémico que sirvió al PP para lanzar una campaña contra el Gobierno acusándole de deslegitimar las instituciones judiciales. Uno de los asistentes a la reunión, Manuel Chaves, al que une una larga tradición política y personal con Zarrías, se vio obligado a justificarla por razones personales y detalló la represión franquista contra el abuelo de Zarrías, fusilado, y contra su padre, encarcelado.

La conversación derivó hacia cuál debe ser el tratamiento que los miembros del Gobierno y el PSOE deben dar a los magistrados del Tribunal Supremo y cómo graduar el apoyo a Garzón en este polémico caso . Los más implicados en la gestión del partido -Chaves, Blanco y Pajín- demandaron una posición contundente y clara. El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y la ministra de Economía, Elena Salgado, apenas intervinieron. Tampoco destacó la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega. Zapatero, cuyo abuelo también fue víctima de la represión franquista, tuvo una intervención fría y analítica. En este tipo de debates, el presidente encarna el papel de árbitro. Escucha y espera. Y luego toma partido. Así sucedió el lunes.

El presidente sabe que Garzón suscita grandes controversias en la familia socialista. Una parte importante de la vieja guardia del partido no le tiene simpatía por su actitud cuando en 1994 dimitió como delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas del Ejecutivo de Felipe González. Ese sector no olvida cómo, al volver a su despacho de la Audiencia, removió el caso GAL sentando en los tribunales a la cúpula de Interior del Gobierno de González.

Otros ex cargos de Gobiernos socialistas, como el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch; la ex secretaria de Estado de Interior, y ahora vocal del Poder Judicial, Margarita Robles; y la actual vicepresidenta primera le desprecian por los enfrentamientos personales que mantuvieron con él cuando entre 1994 y 1995 coincidieron en la cúpula del Ministerio de Justicia e Interior. Por último, los jóvenes socialistas tienen una gran simpatía a Garzón por sus actuaciones contra ETA o las dictaduras chilena y argentina.

Zapatero, tras señalar que las víctimas del franquismo tenían todo el apoyo del Gobierno y situar en este terreno la actividad del juez Garzón, puso el acento en los comportamientos políticos. Según señaló Zapatero, el PP pretende, además de seguir atacando por el flanco de la crisis económica, abrir una vía de ataque al Gobierno tratando de responsabilizarle de participar en una campaña de descrédito de las instituciones como el Tribunal Supremo y el Tribunal Constitucional. Zapatero recordó que el PP ya lo había ensayado con la presencia de Zarrías en el acto de la Complutense. Y las posteriores declaraciones de Mariano Rajoy y otros dirigentes del mismo partido arreciaban en la misma dirección.

Reclamó, por ello, mucha prudencia a todos, especialmente a los miembros del Gobierno para no facilitar la nueva estrategia del PP . Y dejó un margen de actuación al partido para que defendiera a Garzón pero sin poner en cuestión al Tribunal Supremo . Propuso que se diera la vuelta a la estrategia del PP lanzando el ataque del PSOE contra este partido acusándole de sectarismo contra las actuaciones judiciales que le perjudicaban (caso Gürtel).

Esta posición de Zapatero fue tenida en cuenta ante la convocatoria de la manifestación celebrada el pasado sábado. No hubo ningún representante del Gobierno, y la representación oficial del partido se limitó al miembro de la Ejecutiva Pedro Zerolo. No obstante, sí acudieron algunos diputados nacionales y autonómicos mezclados entre la multitud.

Zapatero mantuvo la misma actitud ante el debate social suscitado por el retraso de la sentencia del Tribunal sobre el Estatuto de Cataluña . El líder socialista avanzó en esa reunión lo que el miércoles expondría públicamente en la sesión de control del Congreso. Zapatero dijo a los socialistas que la responsabilidad del bloqueo del Tribunal no radicaba en los magistrados sino en el PP que había puesto cantidad de obstáculos a su renovación y había tratado de condicionar su composición.

El presidente también insistió en que los magistrados elegidos por el PSOE mantenían actitudes más independientes que los del PP cuya actuación era uniforme. Por ello aclaró que no se puede abogar por el nombramiento de independientes para los principales cargos judiciales y luego exigirles obediencia partidista, en alusión a algunas críticas que algunos dirigentes socialistas dirigieron hacia el magistrado Manuel Aragón que discrepó de la posición mayoritaria del bloque progresista del Tribunal.

Como tras los maitines se reúne la Ejecutiva del PSOE, esa dualidad la debía encarnar inmediatamente Pajín, la número tres del partido. Un problema de agenda lo trastocó todo. Blanco, vicesecretario general del PSOE, tras la charla en La Moncloa, declaró en la Cadena SER, antes de que congregase la Ejecutiva del partido, su admiración por Garzón y su lamento porque Falange pudiera ganar esa batalla judicial. ¿En calidad de qué se manifestaba Blanco? Su discurso descolocó la estrategia y, sobre todo, a Pajín, que compareció horas más tarde en Ferraz con el paso cambiado y el discurso tomado.

El País.com