La Fiscalía del TS pide la “nulidad radical” de los autos contra Garzón…

mayo 10, 2010

El juez Varela ordenó a Falange y Manos Limpias enmendar sus acusaciones.

Foto de archivo del magistrado Luciano Varela. EFE

La Fiscalía del Tribunal Supremo presentó hoy un recurso ante el Tribunal Supremo en el que solicita la “nulidad radical” de los autos por los que el magistrado Luciano Varela (que instruye la causa contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón por una presunta prevaricación al investigar las desapariciones del franquismo) ordenó a las acusaciones populares enmendar sus escritos de acusación, al contener éstos elementos ajenos al objeto del procedimiento.

El escrito, remitido a Varela, solicita la nulidad de pleno derecho de ambas resoluciones (en los que pidió a Manos Limpias y Falange Española y de las JONS que solventaran sus errores) “al haberse prescindido en las mismas de normas procesales esenciales, causando con ello indefensión del querellado”.

En el mismo, el Ministerio Público pide el sobreseimiento de la causa por entender que “no se ha formulado en tiempo y forma escrito de acusación válido” contra el juez Baltasar Garzón.


Víctimas de Franco, víctimas de ETA…

mayo 10, 2010

Memoria, dignidad y justicia son ya tres apellidos que acompañan a las víctimas del terrorismo de ETA. Estas víctimas han pasado de estar olvidadas, o patrimonializadas por la ultraderecha, en los años de la transición y comienzos de la democracia, a gozar en la actualidad de un reconocimiento legal, institucional y social en unos niveles que resultan modélicos para otros países.

Hemos sido víctimas de dos dictaduras: la de Franco y la de ETA. Ambas funcionaban con el odio y el miedo.

Las víctimas del terrorismo de ETA tienen hoy en España leyes que las amparan, apoyos económicos sin parangón, y gozan del reconocimiento y el afecto de la inmensa mayoría de los españoles. Además, nadie se atreve ya a decir, ni siquiera entre los menguantes jaleadores de ETA, aquella frase tremenda de ETA, mátalos, mientras que son habituales en los discursos políticos, y en las líneas editoriales de los medios de comunicación, las frases de reconocimiento y enaltecimiento de las víctimas. En España se da por hecho la superioridad moral de las víctimas del terrorismo y se identifica al verdugo que las creó como un símbolo del mal. De pecar por algo respecto de las víctimas del terrorismo de ETA, en España se puede pecar, a veces, por exceso.

Otras víctimas, las de la dictadura franquista, no sólo no tuvieron el menor reconocimiento durante los 40 años que el dictador estuvo en el poder, es que fueron perseguidas con saña hasta la agonía de Franco. Acabada la guerra, el régimen de Franco se dedicó con ahínco, de manera concienzuda y sistemática, a exterminar a la izquierda perdedora republicana: fusilamientos masivos, largas penas de cárcel, trabajos forzados, juicios sumarísimos, exilio, miedo y clandestinidad, moldearon una peculiar forma de guerra con un solo bando fieramente armado y el otro aniquilado. Durante esos 40 años fueron reconocidas, y tratadas de manera privilegiada, con cargos, oposiciones patrióticas, empleos, privilegios, apoyo económico, asientos reservados para caballeros mutilados, etc. las víctimas y los familiares de los caídos del bando franquista, que se alzó en golpe de Estado contra el Gobierno democrático de la República. Durante esos mismos 40 años hubo una política de exterminio, primero; y persecución, después, a los perdedores y a los opositores a Franco. El final de la Guerra Civil no dio paso a la reconciliación, sino al exterminio franquista de los derrotados, a los que se despojó de su condición de españoles.

Podemos decir que la recuperación de las libertades en España no trajo aparejado el reconocimiento a las víctimas provocadas por Franco. Miles de víctimas habían sido fusiladas o paseadas y sus restos yacen aún en cunetas, barrancos o fosas. La Ley de la Memoria Histórica plantea algo elemental: reconocer a las víctimas del franquismo que durante 40 años de dictadura y 30 de democracia no han sido reivindicadas. Pero, en este caso, la demanda de memoria, dignidad y justicia respecto de esas víctimas no sólo no cuenta con el apoyo unánime de la población española, sino que, por el contrario, levanta ampollas en importantes sectores de la tronante derecha política y mediática.

Andan estos núcleos de aroma franquista empeñados en rescribir la historia y se afanan por presentar al dictador como un personaje estupendo y necesario, y a sus víctimas como merecedoras de la muerte. Algo habrían hecho los comunistas, los socialistas, los republicanos, para que Franco los exterminara, parecen decir.

Resulta muy significativo que los mismos que incluso exageran en sus apoyos a las víctimas del terrorismo etarra no consideren que también son dignas de reconocimientos las víctimas de ese terrorismo gigantesco, eterno y muchísimo más sanguinario que fue el franquismo.

Algunos españoles hemos sido víctimas de dos dictaduras: la de Franco y la de ETA, y reconocemos en ambas ingredientes que las hacen parejas: las dos funcionaron a base de odio, muerte y miedo; las dos pretendieron aniquilar al contrario, en el caso franquista, con un éxito que duró 40 años, y en el de ETA con un fracaso que ha durado 40 años y ha provocado incomparablemente menos víctimas que el terror de Franco.

Ahora se trata, sencillamente, de reclamar el justo reconocimiento a las víctimas de un golpe de Estado y de esa dictadura basada en una represión feroz y sin tregua que fue el franquismo; se trata de que las familias de los perdedores puedan enterrar a sus víctimas con dignidad, donde ellos quieran; que sepan dónde están, que los puedan separar de la infame compañía del dictador que los mandó asesinar y que de manera incomprensible sigue enterrado, con todos los honores, al lado del altar principal la Basílica del Valle de los Caídos.

Se trata de reparar la memoria y la dignidad, de hacer justicia con las víctimas del terrorismo de Franco, que no fueron reconocidas durante 40 años de dictadura ni lo han sido en 30 de democracia. Negarse a este ejercicio democrático, básico para una convivencia en valores compartidos de libertad, retrata a quien lo hace, dificulta la definitiva reconciliación entre españoles y pone de manifiesto la dosis de odio que un sector de nuestro país mantiene aún enhiesto. No parece coherente reclamar memoria dignidad y justicia para las víctimas del terrorismo nacionalista vasco y no exigir el mismo trato para las víctimas del terrorismo nacionalista español.

José María Calleja es periodista.

El País.com vía Google Noticas


El Centro de la Memoria Histórica recibe el archivo sonoro del Partido Comunista…

mayo 10, 2010

J. M. B. | Salamanca

Actualizado lunes 10/05/2010

Fotografía: Archivo documental "Carteles" de La Memoria Viv@

  • Los documentos más antiguos corresponden al año 1954
  • Hay testimonios de La Pasionaria, Carrillo o Grimau
  • Entrega de las actas de ‘La Tierrina Leal’ asturiana

La subsecretaria del Ministerio de Cultura, Mercedes del Palacio, y Rogelio Blanco, director general del Libro, Archivos y Bibliotecas han entregado hoy al Centro Documental de la Memoria Histórica en Salamanca, veintidós dvd’s con documentos sonoros del Archivo Histórico del Partido Comunista de España (PCE).

La recuperación de estos documentos ha sido posible gracias a la colaboración entre el Ministerio de Cultura y la Fundación de Investigaciones Marxistas (FIM), entidad cultural que gestiona el archivo histórico de los comunistas españoles. Los trabajos se han realizado con la conformidad del Comité Central del Partido Comunista de España.

Los primeros documentos sonoros, grabados en distintos tipos de cintas magnetofónicas, datan de noviembre de 1954, fecha en la que tuvo lugar el V Congreso del PCE, que fue la primera reunión plenaria de los comunistas españoles tras la Guerra Civil. En ese Congreso se analizó la situación económica y política de España, se trazaron las líneas de actuación del Partido en la lucha contra la dictadura y para el restablecimiento de la democracia, se aprobaron los nuevos Estatutos del Partido y se eligió un nuevo Comité Central. Este Comité nombró un Buró Político y eligió a Dolores Ibárruri como secretaria general del Partido.

Además del V Congreso, los investigadores podrán consultar también en el Centro Documental de la Memoria Histórica las grabaciones de diferentes sesiones de los plenos del Comité Central de la década de los años cincuenta y sesenta (1958-1963), además de las sesiones VI Congreso (diciembre de 1959), con las intervenciones de delegados y dirigentes comunistas españoles.

Junto a estos materiales, también se encuentran cinco DVD’s monográficos, con grabaciones de diferentes intervenciones de Dolores Ibárruri Pasionaria, Santiago Carrillo, Ignacio Gallego y otras figuras del comunismo español en actos organizados con anterioridad al restablecimiento de las libertades democráticas en España. Sobresale por ejemplo, una intervención de Julián Grimau, realizando un análisis de la actuación del PCE durante la Guerra Civil, antes de su paso a la clandestinidad para reorganizar el Partido en el interior y su posterior detención y fusilamiento en abril de 1963.

Entre los documentos sonoros hay grabaciones de otros actos protagonizados por diferentes organizaciones comunistas del mundo con presencia de dirigentes españoles, como la ‘Segunda Declaración de La Habana’, donde se recogen, entre otras, las voces y discursos de Fidel Castro y Ernesto ‘Che’ Guevara.

También pueden accederse a las intervenciones de Salvador Allende, Pablo Neruda, Nicolás Guillén o Juan Marinello y otros destacados intelectuales y políticos en diferentes actos como Fernando Claudín, Jorge Semprún, Enrique Lister, Gregorio López Raimundo o Rafael Alberti.

Todos estos documentos sonoros serán próximamente descritos y podrán consultarse a través del Portal de Archivos Españoles (PARES) Asturianos en Argentina

Por otra parte, también se ha entregado hoy los seis libros de actas de la Agrupación Asturiana de Buenos Aires ‘La Tierrina Leal’, fechados entre 1958 y 1980.

La Agrupación ‘La Tierrina Leal’, creada en 1958 y dependiente del Centro Asturiano de Buenos Aires, tuvo un importante papel en la vida de la comunidad asturiana en Argentina. Su documentación recoge la vida social y las actividades culturales organizadas por esta institución republicana, ofreciendo una panorámica inigualable de la colonia asturiana, del exilio español en Argentina tras la Guerra Civil, y convirtiéndose en una importante fuente para el estudio del republicanismo español en América.

Los libros, procedentes del Centro Asturiano de Buenos Aires, fueron recuperados por el Ministerio de Cultura con la colaboración de la Fundación Claudio Sánchez Albornoz entre los años 1990 y 1996 y en el año 2000.


El Mundo.es vía Google noticias


Malagueños piden el derribo de un monumento ‘fascista’ en Mallorca…

mayo 10, 2010

Recuerda a una tripulación que bombardeó la carretera Málaga-Almería…

Monolito de Mallorca en recuerdo de los marineros fallecidos. | ELMUNDO.es

Monolito de Palma de Mallorca en recuerdo de los marineros fallecidos. | ELMUNDO.es

Marta Sader | Málaga

El siempre delicado asunto de la memoria histórica española vuelve a despuntar debido a un polémico monolito mallorquín. El asunto ha trascendido en Málaga debido a una carta abierta redactada por la Asociación Foro por la Memoria Histórica de la provincia, que exige a los responsables del Ayuntamiento de Palma de Mallorca la demolición de un monumento erigido en honor a las víctimas del hundimiento del Crucero Baleares.

La asociación esgrime que el monolito debe ser destruido por hacer apología del franquismo dado que, según datos aportados por el Foro, los marinos conmemorados bombardearon al grupo de más de 150.000 refugiados que huían de las tropas nacionales por la carretera de Málaga-Almería.

Para aliviar esta reivindicación, que también es apoyada por el Foro por la Memoria de Palma de Mallorca y varios colectivos independentistas de la ciudad, el gobierno municipal, liderado por la socialista Aina Calvo, decidió el pasado febrero eliminar todos los «elementos de exaltación fascista» del homenaje.

Así, en lugar del escudo preconstitucional y de la leyenda «Mallorca a los héroes del crucero Baleares. Gloria a la Marina Nacional. Viva España» que adornaban el monumento, se instaló una placa en la que se puede leer en cinco idiomas la inscripción: «Este monumento fue erigido en 1948 en recuerdo de las víctimas del hundimiento del crucero Baleares, durante la Guerra Civil (1936-1939). Hoy es para la ciudad símbolo de la voluntad democrática de no olvidar nunca los horrores de las guerras y las dictaduras. Palma 2010».

A pesar de que tanto la sustitución en sí como el propio texto son fruto del consenso de todos los partidos políticos de la ciudad, la respuesta del Consistorio supone «una aberración» a ojos del Secretario General de la Asociación por la Memoria Histórica de Málaga, Miguel Cerón.

Al responsable le parece una ironía que la nueva leyenda del monolito haga alusión a todas las víctimas de la guerra y considera que las demandas de la asociación sólo serán satisfechas una vez que se elimine el monumento en su totalidad, pues para él «sigue siendo un símbolo del fascismo en España».

Sin embargo, parece difícil que la demolición tenga lugar. La Hermandad de ex combatientes Marineros Voluntarios de Palma, acérrima defensora del monumento, sostiene que no se puede derruir ni modificar legalmente porque «fue erigido por suscripción popular».

Así, los hechos atestiguan que el 14 de Marzo de 1938, nueve días después de que el crucero nacional se hundiese en la batalla de Cabo Palos a causa de los bombardeos de la flota republicana, el periódico de Palma ‘La Ultima Hora’ organizó una recogida de fondos para sufragar el monumento. Se pretendía con él homenajear a los «heróicos» 786 desaparecidos en combate (más de la mitad de la tripulación).

Por ello, la Hermandad asegura que el monumento «sólo honra la memoria de los marinos muertos, no a Franco ni a la sublevación del 18-7-36». Coincide con esta opinión el informe redactado por los profesores de Derecho Constitucional de la ciudad, María Ballester Cardell, y de Derecho Administrativo, Bartomeu Trias.

Por todo ello, y por respeto a la Ley de la Memoria Histórica «igualadora de todas las víctimas y que no reconoce a unas frente a las otras», según la alcaldesa, el Ayuntamiento de Palma de Mallorca no planea derruir el monolito.

Enviado por Jordi Grau

Enlace:

http://lacomunidad.elpais.com/jordigraug/2010/5/10/malaguenos-piden-derribo-un-monumento-fascista-en


Los españoles, a favor de investigar los crímenes del franquismo…

mayo 10, 2010
España demanda que se investiguen los crímenes cometidos durante el franquismo. Tres de cada cinco ciudadanos no quieren la impunidad del régimen. La conclusión, rotunda, la arroja el último Publiscopio, realizado sobre la base de 800 entrevistas entre el 3 y el 5 de mayo, apenas una semana después de las multitudinarias manifestaciones que recorrieron las calles del país a favor del castigo judicial a la dictadura y en defensa del magistrado Baltasar Garzón.

En concreto, el 59,2% de los consultados “está de acuerdo” con que se investiguen los crímenes políticos de Franco que han quedado impunes. A ello se opone un 26,9%. Otro 14% prefiere no opinar.

El 58% censura al Supremo por abrir causa contra el juez de la Audiencia

La exigencia de que se abra una causa contra el régimen ha calado hondamente entre los socialistas. Hasta un 75% de los votantes del PSOE se manifiesta a favor, y sólo un 14% se dice contrario.

Los socialistas, con el juez

El PP y su líder nacional, Mariano Rajoy, han subrayado su rechazo frontal a que se pueda enjuiciar el franquismo. Sin embargo, sus electores, a tenor de los datos del Publiscopio, no lo tienen tan claro: un 34% de los votantes conservadores sí quiere que se indague el horror del régimen, y otro 53% lo cree inconveniente.

Hasta un 34% de los votantes del PP cree que hay que juzgar el régimen

Son los jóvenes de 18 a 29 años los que se expresan más partidarios de juzgar el franquismo. Un 70% está de acuerdo. El apoyo decrece en cambio conforme aumenta la edad. Así, entre los mayores de 60 años, sólo respalda la persecución judicial un 45%.

La encuesta descubre otro dato incontestable: el apoyo de la mayoría de los españoles a Garzón. Un 58,1% no está de acuerdo con que el Tribunal Supremo (TS), a instancias del juez instructor, Luciano Varela, haya decidido procesarle por haber cometido una presunta prevaricación al haberse atrevido a encausar los crímenes franquistas. Un 21,9% sí cree pertinente que se le siente en el banquillo.

De nuevo, se observan fugas en las filas conservadoras. Aunque un 52% de los electores del PP defiende el proceso al juez de la Audiencia Nacional como hace la cúpula del partido, otro importante 31% se manifiesta contrario.

La mitad de los españoles respalda que se eliminen los símbolos franquistas

Entre los electores socialistas prima la cohesión: un 75% no está de acuerdo con la decisión del TS, frente a un 8% que la avala. Asimismo se constata que los jóvenes son los más concienciados: hasta un 64% de los encuestados entre los 18 y los 29 años censura que se vaya a juzgar a Garzón.

La norma se conoce más

El Publiscopio también recoge la valoración ciudadana acerca de la Ley de Memoria Histórica, como ya hizo en octubre de 2007, dos meses antes de que las Cortes ratificaran definitivamente la norma. En menos de tres años, ha aumentado 7,5 puntos el apoyo a la misma y la concienciación social. Si en octubre de 2007 un 34% se mostraba de acuerdo con la ley, en 2010, ese porcentaje sube al 41,5%.

En tres años, sube más de siete puntos el apoyo social a la Ley de Memoria

El índice de rechazo baja, y pasa del 27,6% al 27,3%. Una variable que sí evoluciona es el volumen de sondeados que confiesa no saber nada sobre la ley. En 2007, se cifró en un 38,5%. Hoy, en el 31,3%.

La ley gusta más a los consultados con edades comprendidas entre los 30 y los 59 años. Y convence al 59% de los votantes del PSOE. Entre los electores del PP, es llamativo que un 22% defiende las líneas maestras de la norma.

Múltiples indicadores refuerzan la idea de que la Ley de Memoria ha generado mayor aceptación. Por ejemplo, cuando se pregunta si se respalda “que se eliminen los símbolos conmemorativos de la Guerra Civil y de la dictadura”. El 51,1% responde que sí, que lo apoya. Tres años atrás, estaba a favor un 44,7%.

La mitad de los españoles respalda que se eliminen los símbolos franquist!

Otro abultado 62,4% secunda que se concedan ayudas a los represaliados por Franco, frente al 53% que lo creía oportuno cuando se aprobó la norma. Esta medida también cuenta con el plácet de un 47% de los votantes del PP.

Igualmente crece el porcentaje de los que juzgan conveniente que se condene la dictadura: pasa del 52,4% al 57%. Sólo se contrae el número de los que aprueban que se declaren “ilegítimas” las condenas de los juzgados franquistas por causas políticas, del 49,1% de 2007 al 41,4% de hoy.

A favor de exhumar las fosas

Las ayudas a las víctimas reciben el beneplácito de los electores del PP

Vista la ley con perspectiva, un 47,5% cree que sí ha “fomentado el odio y la división entre los españoles”, mientras que un 39,5% juzga lo contrario. Son también más, en cambio, hasta un 38,1%, los que entienden que la norma no “se ha quedado corta”. La afirmación suscita controversia entre los votantes del PSOE, ya que en su mayoría (un 39%) tacha la ley de insuficiente.

El Publiscopio se cierra con otra cifra de apoyo a la memoria histórica: un 64,5% pide al Gobierno central que ponga los medios para que se saquen los cadáveres de las fosas franquistas. Rechaza la intervención del Ejecutivo un 24,8%.

La contradicción en el PP emerge otra vez: un 49% de sus electores reclama que se exhumen los restos. Un 40% de ellos no lo cree sensato. Los votantes socialistas lo tienen mucho más claro. Casi un 80% considera necesario que el Gobierno aborde la cuestión.

| ERNESTO EKAIZER

El ‘caso Garzón’ encara su recta final.

ERNESTO EKAIZER 10/05/2010 08:10

El magistrado Luciano Varela encara lo que será, a falta de curvas imprevistas, la recta final para sentar en el banquillo a Baltasar Garzón y lograr su suspensión en la reunión del Pleno del Consejo General del Poder Judicial del día 19. Este veloz retorno de Varela ha sido posible porque Andrés Martínez Arrieta, magistrado instructor del incidente de recusación planteado por Garzón, desestimó in limine litis, esto es, de entrada, el recurso sin cursarlo a la Sala Segunda, como hubiera sido normal. Ya este gesto de rechazo sumarísimo indica el cierre de filas en el Tribunal Supremo (TS) para sentar a Garzón en el banquillo.

Hay al menos dos recursos pendientes que podrían estar resueltos esta misma semana (nulidad solicitada por Garzón y recurso de Falange) que tampoco son obstáculo técnico (carecen de efecto suspensivo) para que Varela redacte su auto de apertura de juicio oral. Por tanto, todo está en marcha.

La fiscalía mueve ficha ante un TS que cierra filas contra el juez

En su auto del pasado 6 de mayo, Arrieta se mete en el recurso de la nulidad pendiente de resolución, cosa que no debería hacer. “El presupuesto de la recusación es la oportunidad de subsanación concedida a las acusaciones y la disposición de un plazo para realizarla. La misma falta de cobertura de las decisiones adoptadas en la instrucción de la causa ha sido objeto de impugnación ante la sala competente en el proceso penal”, señala el auto, en alusión al citado recurso.

La jugada de Arrieta

Y sigue: “Por lo tanto, en relación con el mismo hecho, el recusante plantea una doble pretensión. Primero, una revisora, en sede jurisdiccional, ante la sala que está conociendo del hecho punible que se investiga, y, otra, como fundamento de la recusación (…). En ambas expresa un mismo presupuesto, la falta de cobertura legal para la subsanación que acuerda. Desde esta perspectiva, la recusación carece de la expresión, precisa y concreta, del contenido en que se funda, porque en la recusación parte de la ilegalidad de la resolución para afirmar la afectación de su imparcialidad, ilegalidad que el mismo recusante discute ante el órgano jurisdiccional que conoce de la causa”.

Varela indicó a las acusaciones cómo perfeccionar sus escritos

Tras decir esto, Arrieta matiza: “Este instructor del incidente de recusación no puede pronunciarse sobre la regularidad de la actuación del instructor de la causa que el recusante discute, pues no es competente, sin perjuicio de serlo en relación con lo que pudiera significar una pérdida de imparcialidad”. No puede pero deja el balón en la portería para que la sala rechace el recurso de nulidad.

La Fiscalía del Supremo entregará hoy su informe sobre el recurso de Garzón, y va a dar batalla pidiendo la nulidad de actuaciones.

Varela, al sugerir a las acusaciones populares la forma en que debían presentar sus escritos, ha roto su imparcialidad de manera flagrante porque, tras haber dictado el llamado auto de acomodación (transformación de las diligencias previas en procedimiento abreviado), se había abierto la llamada fase intermedia del procedimiento, entre el final de la instrucción y el comienzo del juicio oral.

El instructor debe limitarse a decidir sobre el sobreseimiento o la apertura de juicio oral. Y Varela, precisamente para poder acusar, indicó a las acusaciones cómo perfeccionar sus escritos.

OTROS ENLACES RELACIONADOS:

Enviado por Jordi Grau

Enlace:

http://lacomunidad.elpais.com/jordigraug/2010/5/10/los-espanoles-favor-investigar-crimenes-del-franquismo


La Comisión de Memoria Histórica estudia cambiar el nombre de 20 calles de Logroño…

mayo 10, 2010

La Comisión de Memoria Histórica estudia cambiar el nombre de 20
Rioja2.com

La Comisión de Memoria Histórica estudia cambiar el nombre de 20 calles de Logroño.

Los rótulos de Primo de Rivera, General Yagüe o Teniente Santos Ascarza, entre otros, serán sustituidos por nombres de personas o acontecimientos pertenecientes a la historia de la democracia riojana más reciente. La Comisión emitirá un dictamen antes de verano.

Calle Calvo Sotelo de Logroño
A partir de 1939 el Régimen Franquista se dedicó rebautizar calles, paseo, avenidas, plazas o monumentos con nombres de políticos y militares unidos de alguna manera a la idiosincrasia del régimen. Así la Avenida de Jose Antonio Primo de Rivera, fundador del único partido permitido durante el franquismo, Falange Española, el Teniente Santos Ascarza, fallecido en los años 40 cuando formaba parte de la División Azul o General Yagüe, Doce Ligero de Artillera, Alférez Provisional… pasaron a ser referencia en el callejero municipal hasta hoy.La aprobación de la Ley de la Memoria Histórica en 2007 obliga a ayuntamientos, diputaciones y comunidades autónomas a ‘deshacerse’ de monumentos, calles y honras que hagan referencia a uno de los bandos de la Guerra Civil y a los 40 años de Franquismo.

Han pasado tres años desde que naciera la Ley que venía también a restaurar la memoria de los caídos en el otro bando, la de los exiliados, encarcelados y represaliados. En diciembre del 2009, el Ayuntamiento de Logroño se decidió a ponerse manos a la obra y creó la Comisión para el Estudio de la Ley de la Memoria Histórica.

En esa comisión participan, además de los representantes municipales como el concejal de Cultura del Ayuntamiento, representantes sindicales, la Federación de Asociaciones de Vecinos de Logroño y otras asociaciones como la de La Barranca que aglutina a supervivientes y familiares de la represión franquista.

Todos ellos llevan reuniéndose desde finales del año pasado y uno de los temas de más transcendencia social es el cambio de nombre de las calles. Navajas estima que al menos 20 ó 30 calles de Logroño son susceptibles de ese cambio. En sus rótulos hacen referencia a hechos históricos y a personajes que tuvieron una especial importancia durante la Dictadura y por orden legal deben desaparecer. Pero la tarea no es fácil. En su contra juega el tiempo, la costumbre y la tradición de una ciudad habituada a llamar a una calle y a un barrio General Yagüe sin saber, a lo mejor, que tras ese nombre se esconde uno de los episodios más cruentos de la Guerra Civil Española: la represión de Badajoz.

Por ello, la primera reunión de la Comisión fue una toma de contacto entre los representantes de los colectivos sin entrar en el fondo de la cuestión. Navajas quiere ser conciliador en todo momento y apela al consenso y al acuerdo entre todos. Va con pies de plomo en una cuestión tan delicada. “En Logroño hay muchas calles con nombres franquistas, eso no significa que vayan a cambiarse todas” asegura. Aunque no se aventura a dar nombres, sólo los más significativos como Primo de Rivera o General Yagüe.

También es consciente de que la Comisión no puede prolongarse en el tiempo y marca una fecha: antes del verano. Será entonces cuando se entregue un dictamen que deberá ser aprobado en pleno municipal ya que la autoridad local tiene la última palabra.

No hay una fecha firme para el cambio del nombre de calles, aunque con toda probabilidad comenzará a partir del año que viene. Tampoco parece que habrá sorpresas. En los barrios nuevos de la ciudad se han utilizado nombres de países de la Unión Europea. En Zaragoza, por ejemplo, se ha utilizado nombres de películas míticas para bautizar las calles.

En Logroño no van a ser tan originales. Serán más bien, nombres o fechas de personas y acontecimientos que marcaron la etapa democrática de nuestra región y en especial, de la ciudad de Logroño.

Enviado por Jordi Grau.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 260 seguidores