PSOE acusa PP de “ofender víctimas” al referirse a ellas como simples huesos…

agosto 11, 2010

Mérida, 9 ago (EFE).-

La portavoz del PSOE extremeño, Ascensión Murillo, ha acusado al PP de Extremadura de “ofender a las víctimas” de la represión franquista al referirse a ellas como “simples huesos”.

Murillo ha lamentado, en ese sentido, las declaraciones hechas recientemente por el alcalde en funciones del Ayuntamiento de Badajoz y presidente provincial del PP, Francisco Javier Fragoso, quien criticó el campo de trabajo para jóvenes que lleva a cabo la Junta en Navalmoral de la Mata (Cáceres), según sus palabras, para “buscar huesos”.

La portavoz socialista ha precisado que el PP, “en su intento continuo de atacar a la Junta de Extremadura, no tenía necesidad de ofender a las víctimas”.

Ascensión Murillo ha recordado que “hubo una derecha fascistas y golpista que asesinó a miles de extremeños y lamentablemente hay otra derecha hoy que sigue pisoteando a aquellos que perdieron la vida asesinados”.

Ha manifestado que, cómo mínimo, en tres ocasiones dirigentes del PP han calificado de “simples huesos” los restos humanos de las víctimas de la represión franquista, por lo que ha pedido a este partido “respeto, medida, contención y no seguir insultando la memoria y dignidad de aquellos que fueron asesinados y de sus familias”.

La portavoz socialista ha indicado que Francisco Javier Fragoso sabrá seguramente dónde están enterrados sus abuelos y podrá llevarles un ramo de flores, “los demás no sabemos”, ha dicho, por lo que ha reclamado “el respeto legítimo que se nos debe de querer saber dónde están nuestros familiares para exhumar sus restos y darles una sepultura digna”.

Finalmente, ha aclarado que los chicos que participan en los campos de trabajo sobre memoria histórica precisamente lo hacen porque “son jóvenes responsables que quieren saber lo que ocurrió en este país, quieren conocer nuestra historia para que no vuelva a repetirse”.

ABC.es


El alma de los verdugos se vio con Garzón…

agosto 11, 2010

Apenas aterrizó en Córdoba, el juez español Baltasar Garzón se abrió paso presuroso, enfocó su teléfono celular y fotografió el amanecer. Es un primer recuerdo de un día inolvidable. Así empieza Nora Veiras su puntual crónica en el diario Página/12 sobre la presencia de Garzón en la sesión de ayer del juicio contra Jorge Rafael Videla y otros treinta acusados de torturas y asesinatos durante la dictadura argentina. Al estar legalmente representados en la sala, el presidente del tribunal les permitió a todos ellos el derecho de ausentarse, algo que hicieron de inmediato. Demostrarían un poco de dignidad escuchando los testimonios de quienes sufrieron, dijo Baltasar Garzón, cuya mirada no aguantaron los represores, titula la cronista.

En la crónica se cuenta el minucioso y duro testimonio, entre lágrimas y silencio, del abogado Enrique Mario Asbert, hoy diputado, que soportó siete años de presidio. Es la primera vez que Baltasar Garzón asiste en Argentina a una audiencia de esta entidad. Lo hace cuando está procesado en España por intentar investigar los crímenes del franquismo. El testimonio de Asbert es como sentir la vibración de las víctimas, dijo. Calificó la experiencia de intensa, como persona, como jurista y como juez que investigó esos hechos desde 1996 y de cuyo trabajo dejó constancia en un libro estremecedor, escrito con el periodista Vicente Romero, El alma de los verdugos.

Aunque evitó pronunciarse sobre su proceso en nuestro país, por respeto al Tribunal Supremo, su respuesta en torno a la significación que juicios como el de Córdoba tienen para Argentina va mucho más allá del ámbito geográfico: Estos juicios demuestran que la sociedad no se rompe, sino que se vertebra mucho mejor. Es el resarcimiento de las víctimas que por años de vigencia de las leyes de impunidad no vieron garantizado ese derecho. En esas circunstancias actuamos como instancia de la justicia universal, procurando la acción de la Justicia. Nosotros hicimos nuestro trabajo de acuerdo con la ley.

No lo cuenta Veiras, pero los simpatizantes de los acusados presentes en la sala dedicaron a Garzón un grito previsible que hoy es noticia en nuestros periódicos: ¡Vivan los falangistas de España! No podía ser de otro modo, dada la confraternización histórica que une a unos y otros en la represión terrorista. Es muy provocador que Garzón vuelva de Córdoba con la fotografía de un amanecer como primer recuerdo de un día inolvidable.

Público.es

Félix Población


“Las dictaduras han torturado más a las mujeres que a los hombres”

agosto 11, 2010

Garzón señala cómo las dictaduras en países como Argentina, Perú y Guatemala daban un trato peor a las mujeres.

PUBLICO. ES / EFE Madrid 09/08/2010

Baltasar Garzón.PÚBLICO Monica Patxot

Las torturas durante las dictaduras en países como Argentina, Perú y Guatemala se ejercieron desde una “perspectiva de género”. El ensañamiento con la mujer fue mayor durante los crímenes cometidos estas dictaduras. Así lo ha asegurado el juez Baltasar Garzón en unas jornadas sobre derecho penal internacional y género en Buenos Aires.

“La comisión de la verdad en Perú detectó que esa perspectiva de genero en la acción criminal de forma sistemática, no sólo por agentes del estado sino también por “guerrilleros” de Sendero Luminoso. Había un método y en Guatemala ocurrió algo similar”, sostuvo Garzón en el hotel porteño donde desarrollan las jornadas.

En Argentina y Chile también se detecta una “mayor vileza en el accionar” con las mujeres que con los hombres secuestrados durante las dictaduras.

“No se le ha dado la importancia que merece esta perspectiva de género en las torturas”

El magistrado apeló a la necesidad de la investigación para esclarecer esta perspectiva de torturas. “Eso tiene que ser investigado porque la forma de torturar no era la misma, había un plus y técnicas que no se hacían a los hombres, como las amenazas con los hijos o las grabaciones con los niños llorando”.

En esa línea y respecto al genocidio argentino entre 1976 y 1983 ha subrayado que la perspectiva de género “ha estado mucho tiempo ausente de las investigaciones sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos durante al dictadura argentina”.

“Lo que se percibe es que quizás, ante la magnitud de crímenes masivos, no se le había dado la relevancia que tiene esta perspectiva”, enfatizó.

Respecto a las implicaciones en estos crímenes, el magistrado apuntó hacia las personas que tenían responsabilidades en los centros clandestinos de detención, ya que “todos los que allí colaboraban sabían las acciones que se aplicaban contra las mujeres”. Por ello Garzón cree que en este ámbito tan desatendido es primordial “otorgar el valor que tiene el género como un sistema de ataque permanente y pormenorizado contra la mujer”, agregó.

Otros compromisos

Dentro de esta nueva visita a Argentina, país que mantiene una relación de gran estima hacia al juez por la investigación que hizo de los crímenes de la dictadura argentina, Garzón asistirá el martes al juicio público oral que se desarrolla en la ciudad de Córdoba al ex presidente Jorge Rafael Videla por delitos de lesa humanidad.

Fuentes del Tribunal Oral Federal número 1 confirmaron que Garzón presenciará una de las audiencias del juicio “como público y no en carácter de testigo”.

El miércoles, el juez asesor en la Corte Penal Internacional de La Haya, participará en una charla abierta en la Casa de la Memoria y la Vida de la localidad bonaerense de Morón, donde funcionó una cárcel clandestina durante la dictadura, conocida como “Mansión Seré”.

Favorable opinión internacional

En julio pasado, Garzón fue homenajeado en Buenos Aires durante un acto realizado por el Gobierno en la ex Escuela Superior de Mecánica de la Armada (ESMA), donde funcionó el mayor centro de detención ilegal durante la última dictadura argentina.

El juez, que está suspendido de funciones en España desde que tratara de investigar los crímenes del franquismo, ejerce como asesor en la Corte Penal Internacional de la Haya y goza de muy buena imagen en el país latinoamericano donde organizaciones de derechos humanos al frente del abogado Carlos Slepoy presentaron una querella en Buenos Aires para tratar de llevar adelante la investigación que a Garzón le fue impedida.

Público.es


El juez Garzón, increpado en el juicio contra el ex dictador Videla…

agosto 11, 2010

El magistrado asiste como invitado al juicio contra el ex dictador argentino y otros 30 represores de la última dictadura militar en el país.

PUBLICO.ES/EFE Madrid 10/08/2010

Con gritos como “¡vivan los cristianos de España, vivan los falangistas, váyase por los terroristas de ETA!” recibieron a Baltasar Garzón simpatizantes de los acusados en el juicio que se celebra en la ciudad argentina de Córdoba contra dirigentes de la última dictadura militar.

Entre los acusados está el ex dictador Jorge Rafael Videla, que se enfrenta al cargo de haber cometido crímenes de lesa humanidad.

Los incidentes se produjeron a la salida del recinto donde se tramita el juicio, al que el magistrado asistió en calidad de público junto al secretario argentino de Derechos Humanos,Eduardo Luis Duhalde, quien también fue increpado por seguidores de la Asociación de Familiares y Amigos de los Presos Políticos de la Argentina, que, además, golpearon a un periodista.

Garzón: “los juicios contra dictadores no rompen la sociedad”

En protesta por la presencia de Garzón y Duhalde, los acusados pidieronretirarse a una sala contigua al recinto donde se enjuicia a Videla y a otros 24 antiguos jefes militares y policías, entre ellos el ex general Luciano Menéndez, por crímenes de lesa humanidad cometidos en la dictadura (1976-1983).

Un grupo de simpatizantes de los acusados golpeó en la nariz a un reportero de Radio Nacional cuando intentó fotografiarles mientras insultaban a Garzón, quien se dirigía a otra sala del tribunal para ofrecer una rueda de prensa en un receso de la vista.

“Estar aquí es un derecho que tienen los acusados, pero con estas situaciones buscan cargar contra quienes quieren trabajar con legalidad. Creo que los acusados deberían demostrar dignidad, sobre todo con los testimonios de quienes sufrieron la falta de libertad”, sostuvo el juez español minutos después en la rueda de prensa.

Garzón consideró que en el juicio todos deben tener “garantías” incluidos los imputados, quienes “privaban de la libertad” durante el régimen.

Justicia para las víctimas

En la misma línea de peticiones que hicieron a Garzón las víctimas del franquismo , el magistrado ha querido subrayar que los juicios contra represores “demuestran que la sociedad no se rompe, y que hay una reconciliación de las víctimas y la sociedad civil con la justicia, la cual, durante mucho tiempo, por leyes de impunidad no podía hacer nada”, opinó.

El magistrado evitó de nuevo referirse a su situación en España y dijo que será “respetuoso con el tribunal” que sigue su proceso, el Tribunal Supremo.

El tribunal de Córdoba, a unos 800 kilómetros de Buenos Aires, enjuicia a Videla, presidente de facto entre 1976 y 1981, quien hasta ahora suma cuatro condenas a prisión perpetua en otros tantos juicios por violaciones a los derechos humanos.

Antes de asistir al juicio, Garzón se entrevistó hoy con el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, y se reunió además con miembros de organismos de derechos humanos que le entregaron un documento respaldando su actuación en España.

Garzón anunció este lunes que trabajará con Argentina en el desarrollo de programas relacionados con la defensa de los derechos humanos tras reunirse en Buenos Aires con el canciller argentino, Héctor Timerman.

El magistrado, que trabaja como asesor en la Corte Penal Internacional de la Haya, pasa unos días en Argentina donde ayer participó en unas jornadas sobre derechos humanos y género.

Público.es