Una exposición en La Nau hace visibles los espacios “emblemáticos y silenciados” de la represión franquista…

septiembre 29, 2010

VALENCIA, 28 (EUROPA PRESS)

El edificio histórico de La Nau de la Universitat de València (UV) ha inaugurado la exposición ‘Cartografías Silenciadas. Espacios de represión franquista’, una coproducción de la institución valenciana en colaboración con el Auditorio de Galicia, que pretende dar visibilidad a los lugares más emblemáticos de la represión franquista, como campos de concentración, colonias penitenciarias militarizadas y emplazamientos donde hubo fusilamientos masivos durante la Guerra Civil española y la posguerra.

La Nau de la Universitat de València (UV) ha inaugurado la exposición 'Cartografías Silenciadas. Espacios de represión franquista'

La exposición, que estará abierta hasta el próximo 7 de noviembre, ha sido presentada en una rueda de prensa a la que han asistido el vicerrector de Artes, Cultura y Patrimonio de la Universitat de València, Josep Lluís Sirera; el comisario del proyecto, Pep Benlloch, y la fotógrafa Ana Teresa Ortega.

En su intervención, Sirera ha destacado que es “muy gratificante” presentar esta exposición que supone “una forma de compromiso y de diálogo de la Universitat con nuestra sociedad” y ha añadido que “la recuperación de la memoria y del patrimonio cultural” así como el apoyo a la fotografía han sido siempre una constante en la línea de programación del Centre Cultural La Nau de la Universitat de València.

La selección, que abarca cronológicamente desde 1936 a 1962, recoge cerca de 70 fotografías de la artista y profesora Ana Teresa Ortega. Interesada “por la memoria histórica, en realidad por la desmemoria que ha padecido nuestro país tras la Transición”, según matiza, comenzó un exhaustivo trabajo de investigación en los archivos del ejército, el Archivo del Reino de Valencia, el del Tribunal de Cuentas y los archivos de otros organismos que custodian documentación de diversa índole sobre la Guerra Civil.

Estos lugares que se presentan en la exposición tienen hoy otros usos y casi en ninguno de ellos quedan vestigios de lo que fueron. De hecho, muchos han desaparecido y suelen carecer de placas que les hagan memoria. El proyecto esta contextualizado con documentos de archivos relativos al funcionamiento de los campos, su reglamento, normativas, planos, mapas y fotografías de los prisioneros de guerra procedente de varios archivos, entre ellos el más representativo, el Archivo General Militar de Ávila, han explicado fuentes de la UV.

El detonante para acometer este proyecto, según ha puntualizado Ana Teresa Ortega, fue la lectura del libro ‘Cautivos’ del investigador zaragozano Javier Rodrigo. A partir de ahí, emprendió su propia investigación. Sin duda la parte que más tiempo le ha llevado ha sido el trabajo de campo y el estudio de la represión e identificación exacta de los edificios y espacios.

En ‘Cartografías silenciadas’ se muestran los lugares más importantes habilitados como prisiones de todo el país, así como las instalaciones valencianas más significativas que abrieron en 1939 y sirvieron eventualmente como espacios de represión franquista.

De este modo, la Plaza de Toros de Valencia fue durante unos meses habilitada como campo de clasificación de prisioneros, mientras que el Convento de Santa Clara de la ciudad o la Biblioteca de San Miguel de los Reyes, lo serían como campos de concentración.

Esta exposición pretende dar visibilidad a unos espacios de represión que han sido silenciados. También aparecen, por ejemplo, el convento de La Mercé de Burriana que fue hasta 1942 la segunda cárcel más importante de Castellón y el campo de concentración de Albatera (Alicante) que fue uno de los más duros que hubo en España al final de la Guerra Civil y que en la actualidad se ha convertido en un campo de cultivo de palmeras (este espacio está reconocido con un memorial de la CNT).

“Las fotografías de Ana Teresa Ortega no pretenden ser representaciones de la realidad actual, sino que nos hablan de otro momento histórico pasado que se hace presente: a través de la memoria de una actividad oculta, de la que conocemos pocos testimonios y de la que solo nos queda la huella y el silencio”, señala Benlloch, de un proyecto que pone de relieve la vertiente documental de la imagen fotográfica y su capacidad de generar pensamiento y reflexión.

Pero junto al valor de estas fotografías que “asocian un pasado y un presente que hasta ahora no se había puesto en relación con tanto rigor, la exposición recoge interesante documentación de archivos militares”, entre los que destaca lo prestado por el Archivo General Militar de Ávila, y que para esta exposición ha cedido, entre otros documentos de interés, las normas y reglamentos en los campos de concentración franquistas, han subrayado sus responsables.

INVESTIGACIÓN EN ARCHIVOS

Ana Teresa Ortega comenzó a investigar en los distintos archivos hace cinco años, tiempo en el que ha constatado que “aunque actualmente, hay documentos de la guerra civil que siguen siendo difíciles de consultar, en los últimos años estamos conociendo poco a poco la verdadera envergadura y dimensión de la represión franquista gracias a la desclasificación de los documentos de los Archivos Militares, que aunque muy desorganizada, han permitido conocer el funcionamiento y los mecanismos de éste sistema represivo”.

La muestra además está acompañada de un audiovisual de 10 minutos de duración con el título ‘Cartografías silenciadas’, que permite ver algunos de los espacios donde como resultado de las conocidas “sacas” en los campos de concentración, culminarían la expresión de su violencia.

La exposición está integrada en la programación ‘Fotográfica 2010’, que desarrollará en Valencia entre los meses de septiembre y diciembre.

Europa Press via Yahoo! España Noticias


Andalucía estudia dignificar también a los homosexuales represaliados…

septiembre 26, 2010

ELPLURAL / ANDALUCÍA

Después de que la Junta de Andalucía anunciara que indemnizará a las mujeres represaliadas y humilladas durante la guerra civil y el franquismo, ahora le toca el turno a los homosexuales que fueron encarcelados bajo la Ley de vagos y maleantes. Hace dos meses, el comisario de Memoria Histórica, Juan Gallo, anunciaba que la Junta prevé, en un breve periodo de tiempo, dignificar a los represalias por su condición sexual.


Las mujeres andaluzas vejadas por ser republicanas o familiares de republicanos, fueron rapadas y obligadas a beber aceite de ricino, lo que convierte a Andalucía en la primera comunidad autónoma que les hace este reconocimiento y que incluye una ayuda única de 1.800 euros. Que recibirán cuando demuestren haber sido víctimas de las salvajadas del bando nacional

La caverna intenta culpar a Azaña
Libertad Digital, se hace eco de esta noticia y trae a la palestra una dura crítica a la iniciativa del Gobierno andaluza la que califica de “chapuzón guerracivilista”. El periódico digital publica hoy también que la ‘Ley de vagos y maleantes’ fue introducida en el Código Penal en 1933, bajo el gobierno legítimo de la Segunda República y que 21 años después fue “corregida” por Franco agregando a los homosexuales a dicha ley.

Franco comparó a los homosexuales con los proxenetas
La ley del 33 contemplaba a maleantes, proxenetas, mendigos, enfermos mentales, ebrios y toxicómanos. La ‘mejora’ que introdujo Franco en el 54, incluye explícitamente a los homosexuales, colectivo que fue perseguido, encarcelado y represaliado por la Policía de la Dictadura y no por la República , tal y como la ‘caverna’ intenta hacer ver.

Procesados y separados de la sociedad
Desde el 54 unas 5000 personas fueron procesadas bajo esta ley. A algunos de ellos se les enviaba a campos de concentración (internado de trabajo o colonia agrícola, según la ley) en donde eran vejados y torturados, tal como se refleja en el libro ‘Redada de violetas’ del periodista Arturo Arnalte.

Perseguidos hasta el 79
En el 70, ya con el dictador dando los últimos coletazos, la ley volvió a ser modificada y esta vez apareció con el nombre de Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social y se pasó de la persecución carcelaria al eufemismo de “dar tratamiento”. Durante los 9 años que duró se calcula que unas mil personas fueron encarceladas.

andalucia@elplural.com


Justicia después de 35 años…

septiembre 26, 2010

“No me depcione más, Sr. Presidente”, proclama Flor Baena, que exige la inocencia de su hermano, último fusilado por el régimen franquista…

Flor Baena, con una foto de su hermano Humberto Baena.

T.NOVOA Dan para mucho 35 años. Flor Baena los ha empleado en defender la inocencia de su hermano, uno de los cinco fusilados el 27 de septiembre de 1975 por el régimen de Franco. Después de tanto tiempo, Flor continúa luchando sin perder la esperanza por que se haga justicia.

Justicia. Es lo único que reclama Flor Baena, la hermana del último fusilado por la dictadura franquista, Xoxé Humberto Baena. El 27 de septiembre de 1975 Baena Alonso, Sánchez Bravo, García Sanz, ´Txiqui´ y Otaegui fueron víctimas del régimen dictatorial. Treintaicinco años después, la hermana del militante vigués de la FRAP (Frente Revolucionario Antifascista Patriota) continúa defendiendo su inocencia.
“No me decepcione otro año más, Sr. Presidente” con estas palabras comienza Flor una carta que dirige a Zapatero. Lleva cinco años pidiendo a las autoridades políticas que reconozcan públicamente la injusticia por la que su hermano perdió la vida. Por el momento no ha obtenido resultados. Baena advierte que la Ley de la Memoria Histórica no sirve para nada. “La Ley te permite reclamar ante el Constitucional la revisión de un caso que consideres injusto y así lo hicimos. La respuesta del tribunal fue que no pueden hacer nada porque en el 75 no había Constitución en España”, explica Baena, “por lo que la Ley de Memoria Histórica no es más que una cortina de humo”, añade. Lo mismo le ocurrió al reclamar ante el Tribunal de Estrasburgo, donde recibió la misma contestación porque hasta el 78 España no firmó la declaración de los Derechos Humanos. Ahora está reclamando ante la ONU, pero Flor se teme que el resultado sea el mismo.
Humberto, ´Peter´ como le llamaban en su casa de Lavadores, fue acusado de asesinar al policía Lucio Rodríguez el 14 de julio en Madrid, día en el que, según su hermana, Baena estaba en Portugal. En el juicio en el que fue condenado a pena de muerte, no se presentó ninguna prueba de su culpabilidad ni se permitió que testigos que presenciaron el asesinato declarasen ante el juez.
Este lunes con motivo de la conmemoración del fusilamiento de Baena, se celebrará un acto en el cementerio de Pereiró al que acudirán familiares y amigos para rendirle tributo. Además, Amigos de la República proyectará a las 20.00 horas el documental Septiembre del 75, basado en la vida de Baena, en el Centro Social Caixanova. La película también será retransmitida mañana a las 22.30 por la 2.

El Faro de Vigo


Una guerra en tres cajas de cartón…

septiembre 26, 2010

Nueva York exhibe las 4.500 fotografías de la maleta mexicana’ de Robert Capa, desaparecida durante décadas…

Una de las fotografías de Robert Cappa

Fueron hechas en blanco y negro durante la Guerra Civil y reveladas de forma tradicional, pero sus negativos se pueden ver ahora gracias a la tecnología digital. Son las 4.500 fotografías de Robert Capa, David Seymour y Gerda Taro que estuvieron desaparecidas durante 70 años, hasta que se recuperaron en 2007 en la llamadamaleta mexicana, y que, desde hoy, están expuestas en el International Center of Photography (ICP) de Nueva York.

“Los negativos constituyen una extraordinaria ventana a la producción de los tres fotógrafos durante ese periodo: son retratos, batallas e imágenes de las consecuencias devastadoras de la guerra en los civiles. Aunque algunas fotografías eran conocidas a través de antiguas imágenes impresas en periódicos y reproducciones de revistas, la maleta mexicana muestra por primera vez el orden y, en ocasiones, el contenido completo de una historia particular”, advierte al visitante la leyenda de entrada a la exposición.

“Estas fotos sientan la base del fotoperiodismo moderno”, dijo la comisaria Young

Cynthia Young, la comisaria de la muestra, se siente emocionada por haber recuperado y salvado las fotografías tras tres años de trabajo. “Son imágenes que han sido iconos durante años y pueden verse ahora; ser estudiadas en su contexto original y en la secuencia en la que fueron tomadas”, asegura. La importancia del material “no es sólo que muestra una visión rica y única de la Guerra Civil española, sino también que enseña el trabajo de estos tres fotógrafos amigos que sentaron las bases del fotoperiodismo moderno”.

La emoción de Young es compartida por la gente de su equipo, como Pauline Vermare, que se ha encargado de buscar los números de las revistas Ce SoirRegardes donde aparecieron publicadas por primera vez muchas de las fotografías. “Las dos revistas, de ideología comunista, encomendaron la cobertura de la guerra a los tres fotógrafos en un intento por implicar a Francia y Gran Bretaña en la guerra, algo en lo que fracasaron. Sin embargo, su labor es un éxito histórico porque permitió conocer bien las consecuencias de la guerra”, explica Vermare, quien muestra su extrañeza porque no hayan aparecido, hasta el momento, periódicos o revistas españoles que publicaran las fotografías de Capa, Taro y Seymour. “No se sabe bien por qué no se publicaron en España. Puede que porque los medios españoles ya tuvieran cubierta la guerra con fotógrafos como Agustí Centelles. Pero yo creo que sí deben haberse publicado y aún no han salido a la luz”.

Así se recuperó el tesoro

Christopher George fue el encargado de fotografiar y digitalizar uno a uno las casi 4.500 impresiones, incluidas las del también fotógrafo Fred Stein que retrató a Capa y a Taro en la contienda civil española. “Me llevó seis meses. Tuve que hacerlo con mucho cuidado pues eran películas muy antiguas pero, además, también porque los rollos habían estado muy apretados durante muchos años. Así que primero tuve que idear un sistema de cómo recuperarlos y, luego, cortarlos. Aunque afortunadamente estaban en muy buenas condiciones. Yo creo que cuando estuvieron en México apenas fueron tocados”, dijo George a Público.

En lo que se refiere a la historia de la fotografía y el periodismo gráfico, la maleta mexicana ha sido, a juicio de Young, más importante sobre todo por lo que respecta al trabajo de Seymour, al que llamaban Chim, ya que era menos conocido. “A diferencia de Capa y Taro, que buscaban las líneas de frente, Chim generalmente se fijaba en la gente fuera del contexto de la guerra, desde soldados a agricultores y obreros trabajando en las fábricas”, señala la comisaria de la exposición. Vermare destaca, especialmente, el trabajo de Chim en el País Vasco y Asturias, donde aparecen algunos retratos de campesinos, prácticamente inéditos hasta ahora.

Las imágenes de Capa y Taro destacan por su cercanía visceral a la acción en el frente

Las imágenes de Capa y Taro destacan por su cercanía visceral a la acción en el frente. “En uno de los rollos se puede ver cómo Capa se mueve con quienes son el objeto mismo de sus fotografías y trata de comprender y experimentar lo que hacen. Por ejemplo, en la Batalla de Teruel y en la visita a los campamentos de refugiados de Francia”, se lee en un cartel de la exposición.

La muestra, que estará abierta en Nueva York hasta el 9 de enero y que en otoño de 2011 viajará al Museu Nacional d’Art de Catalunya (Barcelona), es la culminación de una historia novelesca cuya trama empezaría en la Guerra Civil, donde Capa, junto Taro, su compañera sentimental, y Seymour, futuro cofundador de la agencia Magnum, desarrollaron buena parte de su trabajo.

Obligado a trasladarse de París a Nueva York por la persecución nazi, Capa le entregó 126 rollos de película a su ayudante. Esas tres cajas de cartón, que contienen el trabajo de los tres fotógrafos entre mayo de 1936 y marzo de 1939, acabarían en manos del general Francisco Aguilar González, que ayudaba a los republicanos españoles a salir del país desde Marsella. Aguilar las trasladó a México, guardándolas durante décadas sin decir una palabra a nadie. No fue hasta la década de los noventa cuando el International Centre of Photography conoce la existencia de la maleta mexicana. Tras una larga negociación, en 2007 las cajas llegaron al ICP y fueron sometidas al proceso de restauración que ha permitido su salvación.

Público.es


Memoria, impunidad y monarquía…

septiembre 26, 2010

El actor Alberto San Juan, presente en el Foro Público que celebró este periódico el pasado miércoles en el Ateneo de Madrid, hizo notar la temperatura emocional que se respiraba en el salón de actos de aquella docta institución con motivo del evento. Con el aforo al completo y los ánimos expectantes, era evidente que el asunto del debate, Memoria contra la impunidad, tenía la suficiente enjundia como para deparar ese tipo de atmósfera, propio de un conflicto pendiente de resolución en la sociedad española.

Me parecieron brillantes las exposiciones de dos de los ponentes, sobre todo: la del magistrado emérito del Tribunal Supremo, José Antonio Martín Pallín, y la de Emilio Silva, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica. Ambos, junto a Nicolás Sartorius y el historiador Josep Fontana, mostraron su indignación ante el procesamiento del juez Garzón por tratar de investigar los crímenes del franquismo. Todos pusieron a caldo la insuficiencia de la Ley de Memoria Histórica, aprobada hace casi tres años.

Pero lo más llamativo del acto, a mi juicio, fue que esa temperatura emocional de la que hablaba el actor San Juan impidió quizá que las intervenciones del público asistente fueran todo lo conceptualmente precisas que la cualificación de los ponentes y la misma materia demandaban. Hubo un exceso de tensión en algunas de ellas, así como un patente asomo de impotencia y enojo ante la deuda que el actual Estado español tiene con quienes se enfrentaron a la dictadura y pagaron con su vida, enterrada sin seña, su compromiso democrático.

No fueron muchas las intervenciones, pero si he de citar una que además me parece idónea para entender tanto la temperatura emocional del debate como esa mezcla de impotencia y exasperación que empapaba a los asistentes, me quedo con la última, breve y rotunda, expresada por una mujer de mediana edad: no puede haber una Ley de Memoria Histórica digna -vino a decir- mientras ocupe la Jefatura del Estado alguien que accedió a tal cargo por designio del dictador.

Cumplida la media hora de coloquio prevista, a mi estimado amigo Carlos París, presidente del Ateneo y moderador del acto, le pareció oportuno poner punto final -”con esa interesante reflexión”- a las intervenciones del público. El mito de la Transición no debe morir en la cama, había dicho Emilio Silva. Es preciso el ensache del marco democrático nacido en ese periodo. Las raíces de la democracia en España -comentó el abogado Juan Garcés- no pueden reposar en las fosas comunes.

Público.es

Félix Población


El Supremo avala la ayuda de Varela a Manos Limpias contra Garzón…

septiembre 26, 2010

El sindicato ultra necesitó hasta tres intentos para poder acusar al juez.

Baltasar Garzón.EFE/Julian Pérez

PÚBLICO.ES / AGENCIAS Madrid

El Tribunal Supremo ha vuelto a dar otro varapalo más a Baltasar Garzón al avalar la decisión del magistrado Luciano Varela depermitir a Manos Limpias y Falange Española subsanar los errores de sus escritos de acusación en la causa abierta contra el juez por investigar los crímenes del franquismo.

A través de dos autos, la sala de lo penal del Supremo ha rechazado los recursos de apelaciónpresentados por Garzón contra las resoluciones dictadas por Varela. En ellos, solicitaba que las acusaciones fueran expulsadas de la causa y que la querella fuera archivada.

En los autos, fechados el pasado 28 de julio, los magistrados entienden que Varela no incurrió en una “pérdida de imparcialidad” ni en “ninguna ilegalidad” cuando permitió a las dos organizaciones ultras corregir sus escritos contra Garzón, llegando a permitir hasta tres escritos de Manos Limpias.

Sin embargo, la Sala de lo Penal no ha decidido por unanimidad, ya que ha contado con el voto particular del magistrado Joaquín Giménez, que señala que Varela debería haber decidido admitir el escrito tal y como se presentó o rechazarlo y acordar el sobresemiento de la causa.

El Tribunal no ve “pérdida de imparcialidad” ni “ilegalidad” en la actuación de Varela

En consecuencia, el magistrado pidió a través de los recursos desestimados este viernes la nulidad de los escritos de acusación presentados contra él, una medida que hubiese supuesto en la práctica el archivo de la causa por falta de acusación. En base a estos mismos argumentos, Garzón solicitó la recusación de Varela, una petición que fue finalmente rechazada en julio pasado.

De este modo, el Supremo da un espaldarazo al juez Varela en su persecución a Garzón, a quien consiguió expulsar de la Audiencia Nacional por tratar de investigar los crímenes franquistas. Días antes, el magistrado había anunciado que se marchaba a La Haya a ejercer como consultor externo de la fiscalía de la Corte Penal Internacional a invitación del fiscal Moreno Ocampo.

Además del proceso por los crímenes del franquismo, Garzón se encuentra imputado en el Tribunal Supremo en otros dos procedimientos: por ordenar intervenir las conversacionesmantenidas en prisión entre los principales imputados del caso Gürtel y sus abogados y por no abstenerse en una querella contra los responsable del Banco Santander a pesar de que esta entidad bancaria subvencionó los cursos que el juez impartió en Nueva York.

Público.es


Velasco (PSOE) dice que quien no entiende la medida de apoyo a mujeres vejadas en el franquismo defiende la dictadura…

septiembre 26, 2010

CÓRDOBA, 25 (EUROPA PRESS) El vicesecretario general del PSOE de Andalucía, Rafael Velasco, ha dicho que el decreto del Gobierno autonómico para indemnizar con 1.800 euros a las mujeres que sufrieron represión durante la Guerra Civil y los primeros años del franquismo “intenta reparar a las mujeres que fueron vejadas por al martillo de una dictadura y quien no entiende eso está defendiendo la dictadura”.

Velasco, que ha acudido en Córdoba a la inauguración del X Congreso de Juventudes Socialistas de Andalucía (JSA), ha precisado que “en la medida que ha puesto la Junta de Andalucía no hay ni una frase de ir en contra de nadie, si no de reparar” a estas mujeres y “quien no entiende eso está instando a que esa dictadura es mejor que la democracia”.

Asimismo, ha señalado que “una generación de este país, por estar muy fresco aquello que pasaron, optaron por el silencio e hicieron bien; pero en otra generación, como es la actual, con tiempo de por medio sin revancha y sin venganza, es justo trabajar por recuperar esa memoria histórica y reparar los daños de 40 años de franquismo en este país”.

A ello emplazó a las Juventudes Socialistas de Andalucía durante su discurso y les pidió defender “las instituciones democráticas, aquellas que, sin ningún tipo de escrúpulos, el PP machaca constantemente”.

Velasco ha terminado su intervención leyendo un párrafo del libro ‘Decidme cómo es un árbol’, de Marcos Ana, que ha regalado durante el acto al secretario general de JSA saliente, Carlos Moya, y que dice que “la recuperación de la memoria histórica no es para pedir cuentas a nadie por las responsabilidades personales contraídas en el pasado, sino para situar la historia en su lugar, arrancar del olvido a las víctimas y cancelar los procesos y condenas incoados por un régimen ilegal, impuesto por las armas; es decir que se nos devuelva a los demócratas que luchamos por la libertad y se haga de manera pública e institucional el respeto y el reconocimiento que merecemos por nuestra lucha y sacrificio”. Velasco ha concluido su discurso diciendo que así lo harán “pese a quien le pese”.

Europa Press via Yahoo! España Noticias

El vicesecretario general del PSOE de Andalucía Rafael Velasco