¡El miedo y el silencio rotos” : En el Laboratorio de la Universidad de Ponferrada

octubre 27, 2010

En el décimo aniversario del movimiento para la recuperación de la memoria histórica; de Fuencisla, en representación de la Memoria Viva, un corto texto con imagenes duras, pero llenas de respeto y Memoria.

De todas las cosas acaecidas en Ponferrada esta quizás por ser la primera, me impactó totalmente. Ahí estaban las victimas…tratadas con un cariño y un respeto provocando, dentro de uno, alteración de todos los sentimientos. Un joven arqueólogo nos explicó todos los pasos que se siguen aquí para la identificación. Un laboratorio lleno de luz y juventud en el corazón de la Universidad de Ponferrada…

Fuencisla Benavente Rubio

 Ver más en :http://www.facebook.com/#!/album.php aid=45501&id=1675625553&fbid=1347630705578

Fotos todos los derechos reservados “Fuen/ La Memoria Viva”

……………………………………………………………………………………………………..

Emilio y Ramón Silva, hijos del primer fusilado del franquismo exhumado e identificado por ADN. Foto "Fuen/LaMemoria Viva"

“Cuando te entregan los restos de tu familiar, el mundo cambia”

Los hijos del primer fusilado del franquismo exhumado e identificado por ADN colocan una placa conmemorativa en la cuneta en la que arrancó la recuperación de la memoria histórica

NATALIA JUNQUERA – Ponferrada – 24/10/2010

 Emilio y Ramón Silva, hijos del primer fusilado del franquismo exhumado e identificado por ADN, han colocado hoy, 10 años después, en la cuneta de Priaranza del Bierzo (Ponferrada) de la que recuperaron sus restos, una placa que recordaba que aquella fosa “rompió el silencio sobre miles de desaparecidos y dio lugar al nacimiento de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica”.

“Que sirva para todos los demás, para los que aún tienen a sus familiares perdidos”, pidió Emilio Silva Santín, de 84 años, que tenía 7 cuando un grupo de falangistas fusiló a su padre y cuyo hijo preside la asociación. “Cuando se abre una fosa, recuperan los restos y te los entregan, el mundo cambia. Puedes volver a la vida normal. Porque siempre has sentido que te falta algo”.

Ramón, que acompañó a su padre cuando lo detuvieron, recordó cómo su madre le llevó comida y todas las joyas que tenía en casa el primer día. “Al siguiente, fue a llevarle el desayuno y le dijeron que había saltado por una ventana y se había escapado”. Emilio Silva Faba había sido, en realidad, paseado y fusilado junto a otros 12 hombres. “Con 14 años me puse a trabajar en el taller del hombre que había conducido la camioneta hasta la fosa. Me dijo quién había matado a mi padre, pero no lo puedo decir, y que antes de morir había dicho: ‘Tenga en cuenta que tengo hijos’. El que disparó había sido expulsado de Renfe por pertenecer al Partido Comunista…”.

“Pero se cambió de bando”, prosigue el entonces alcalde de Priaranza, Daniel Fernández. “Todo el mundo conocía esta fosa. Mi padre había visto los cuerpos antes de enterrarlos porque entonces los dejaban unos días para que la gente los viera y cundiera el ejemplo. Un profesor incluso había traído aquí a sus alumnos. No tuve ninguna duda de que había que abrir esta fosa. Creo que todos estábamos esperando a que alguien diera el primer paso”.

El primer paso fue aquella exhumación, que hoy han recordado los arqueólogos, antropólogos y forenses que intervinieron en la clausura de las jornadas por el décimo aniversario del movimiento para la recuperación de la memoria histórica. María Encina Prada, antropóloga física, contó que los huesos fueron analizados en un laboratorio improvisado en una casa del Ayuntamiento y que cuando los encontraron “fue un instante maravilloso, muy emocionante, en el que las familias se abrazaban y lloraban”.

http://www.elpais.com/articulo/espana/entregan/restos/familiar/mundo/cambia/elpepuesp/20101024elpepunac_6/Tes


1.145 combatientes de la Batalla del Ebro recuperan su nombre

octubre 27, 2010

Nuestra compañera y colaboradora de La Memoria Viva, Leonor Villegas Escolá estuvo en “Les Camposines”, añadimos a este artículo sus imágenes y comentarios para completar esta información.  

 

Colas y colas para poder coger alguno de los autocares que nos llevaron a "Les Camposines"..... En concreto estuvimos 45 minutos para poder subir en uno....

 

Colas y colas para poder coger alguno de los autocares que nos llevaron a "Les Camposines"..... En concreto estuvimos 45 minutos para poder subir en uno....

Otro aspecto del polideportivo de Gandesa.... nosostros estuvimos en el 1er acto. Tuvieron que repetirlo, tal fue la cantidad de gente, familiares, que acudimos.

Placa en la que se puede leer el nombre del abuelo de Leonor: "Fèlix Escolá Sandrós". En su honor.

 

“mi madre mirando el nombre de su padre, mi abuelo Félix Escolà Sendrós”

 

Aqui se muestran las placas(por orden alfabético) de los 1145 soldados a los que se ha podido poner nombre.... ojalà podamos ir añadiendo más

 

Fuimos muchas las personas que llevamos la bandera de la República....

Se respira una paz excepcional en este lugar.....

Con mi madre, María Escolà ..... fue un dia excepcional para ella. Al empezar la guerra mi madre tenía 6 años.... al acabar 9 años.... recuerda casi todo de la guerra y como no de la posguerra.

“Los Nuestros”, Un abrazo para todos mis compañeros de la AI la Memoria Viva

 

 Todas las fotos derechos reservados: ” Leonor/La Memoria Viva”

 

Tres mil personas participan en el primer homenaje institucional a las víctimas

MARÍA MORELL TARRAGONA 24/10/2010

Muchos vecinos de la Fatarella y de Gandesa, dos pequeños pueblos del sur de Tarragona, aún bajan instintivamente la voz si se habla de la Guerra Civil. Cada palmo de los 10 kilómetros que los separan se disputó a muerte entre el ejército republicano y el franquista en la Batalla del Ebro, la más parecida a una carnicería que se recuerda en España. Los cien días de sangre se saldaron con más de 20.000 muertos muchos de ellos aún dispersados en fosas comunes o en paradero desconocido, el adiós de las Brigadas Internacionales y la derrota casi definitiva de la República.

Más de 3.000 personas rindieron homenaje en esa misma tierra a los combatientes republicanos, convocados por el Consorcio Memorial de los Espacios de la Batalla del Ebro (Combebe) y el Memorial Democrático. El público desbordó de tal manera el acto que tuvo que repetirse dos veces para no dejar a nadie fuera en el polideportivo de Gandesa.

La antigua ermita de Sant Bartomeu, un cruce de caminos en la partida agraria de Les Camposines, es ahora un espacio dedicado a la memoria y a la reflexión. Allí se descubrieron 29 placas con los nombres y apellidos de 1.145 combatientes desaparecidos en la batalla, como símbolo de las miles de víctimas que perdieron allí la vida. A Joan Carles Vilalta, nieto de uno de ellos, se le quebró la voz al explicar: “Veo el nombre de mi abuelo escrito por primera vez en un homenaje”.

“Nadie puede impedir ya a las familias el derecho a la justicia universal”

El Combebe no distingue entre bandos y el objetivo de Les Camposines es mostrar los horrores de la guerra para que no se repita. Aún así, Vilalta pidió que “nadie vea aquí un acto de revancha” porque “todos queremos un lugar, que hasta ahora no teníamos para honorar a nuestros muertos”. También Núria Gallach, sobrina de un desaparecido y vicepresidenta de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Catalunya, dijo rotunda: “Nadie puede impedir ya a las familias el derecho a la justicia universal”. Además se mostró convencida en que “con este acto, se demuestra que tanto sufrimiento no ha sido gratuito”.

Presencia de la Generalitat

La presencia de los consellers de Interior, Joan Saura, y de Universidad, Innovación y Empresa, Josep Huguet, convirtió además el acto en el primer homenaje institucional a la Batalla del Ebro.

Huguet (ERC) condenó que “la Ley de Amnistía de octubre de 1977” que supuso el perdón a todos los actos de intencionalidad política de antes del 15 de diciembre de 1976 “se convirtiera de amnistía a amnesia”. Saura, responsable político del Memorial Democrático de Catalunya, se mostró partidario de blindarse “de cara al futuro” para evitar que puedan repetirse más guerras.

El homenaje clausuraba las jornadas Días de guerra, diálogos de paz. Fosas comunes: Un pasado no olvidado, que se iniciaron el viernes.

http://www.publico.es/espana/343199/1-145-combatientes-de-la-batalla-del-ebro-recuperan-su-nombre