35 años han pasado y el tiempo no lo cura todo…

noviembre 20, 2010

Me entristece esta fecha. El 20 de noviembre es una de esas fechas que deberíamos tener todos presentes en el calendario, sobre todo, aquellos que nos  consideramos demócratas convencidos, todos los defensores de los derechos humanos y de la justicia propia y universal, todos los memorialistas y todos aquellos que se consideran personas de bien.

Hoy hace 35 años de la muerte del sátrapa dictador y Caudillo de aquella España en Blanco y negro que parece que nunca haya existido. De aquél que en nombre de la decencia, del orden y de Dios, se permitió actuar como su propio testaferro del horror dando o quitando la vida de miles de personas, así  como hicieron los antiguos césares  romanos y caudillos de las antiguas civilizaciones, sin la necesidad tan siquiera de levantar o bajar su pulgar, le bastaba firmar las sentencias con bolígrafos de diferentes colores, eso era más que suficiente.

¡Tanto tiempo parece que ha pasado ya…!  que ni los propios del lugar se acuerdan. La educación se olvidó de él y de sus grandes hazañas en el momento que hace 35 años dejó de existir, y a partir de entonces, sus grandes peripecias y actos, pasaron por ser puras anécdotas de libro de texto, eso sí, para tratarlas  de soslayo, no sea que el tiempo que lo cura todo, no fuese  capaz de cerrar las heridas que dejó abiertas en su ¡España…, una, grande y libre!

La gente más joven en su mayoría, no sabe o no conocen tan siquiera de su existencia, y menos se preguntan  qué hizo o qué dejó de hacer, y los más ancianos viven rememorando sus tiempos de gloria o denostando asustados su existencia. Y aquellos niños que vivimos todavía en su mundo de blanco y negro, aquellos que de jóvenes nos escondimos de aquellos señores vestidos de gris, o aquellos que vistieron de azul y que mano alzada le cantaron cara al sol, andamos entre la lucha estéril, unos por recuperar la historia y aquellos que formaron parte de la misma, y los otros por olvidarla y dejar que  las cosas sigan tal y como están, es decir,  en punto muerto desde hace más de setenta años. Con el coche sin velocidad alguna y avanzando por inercia.

Y así va pasando el tiempo, y aquí, en el lugar donde la historia o parte de su historia más relevante, de su pretérita existencia y de sus propios anales se van diluyendo como la bruma en la mañana, pero…, con la humedad que cala en los huesos de aquellos que sentimos todavía la presencia de los más de 113.000 desaparecidos, que al día de hoy  aún  abonan los fértiles campos de estas sacras tierras  que se visten con la  piel de toro, de todos aquellos que tuvieron que partir y dejaron clavadas las raíces del dolor en las tierras del exilio, de todos los que entre rejas perdieron la vida o parte de ella entre los  barrotes de dolor y la incomprensión de la diferencia mal entendida, de todas aquellas familias que perdieron niños y de todos aquellos niños que perdieron a sus familias y que han vivido en la perpetua mentira, de los niños que  hoy son hombres criados en el vacío temeroso de las inclusas, de todas aquellas mujeres vejadas de cabeza rapada y violadas en su dignidad, de todos aquellos que fueron perseguidos y sospechosos por el mero hecho de ser señalados con el dedo por tener o pretenderse  de ideario de  color rojo, cuando muchos tan siquiera tenían ni ideario, etc.; y en definitiva, de todas aquellas víctimas de un sistema ideado para perpetuarse en la limpieza ideológica de todo aquél o aquello que se pudiera considerarse contrario o peligroso para el propio sistema dictatorial y represivo y  organizado e instaurado por el cabeza electo de los golpistas, que en el mes de julio del año 1936 decidieron dar honor a nuestros campos sembrándolos de muertos y cuyo artífice  tenía un nombre, Francisco Franco Bahamonde.

Y que susodicho individuo, fue simplemente otro loco endogámico que la historia de la humanidad nos tiene por desgracia e incompetencia propia, acostumbrados a presentar cada cierto tiempo.

Hoy hace 35 años de su muerte en blanco y negro. Su dedocrático sucesor y  delfín quiso traernos la modernidad y el color a nuestras vidas, pero lo cierto, es que todo sigue prácticamente igual en nuestro país, excepto los avances tecnológicos. Y es que 35 años después, con la cantidad de injusticia, infamia, ocultismo y mentiras, sólo se demuestra una cosa, y es que…, el tiempo no lo cura todo, la verdad, la justicia y la reparación de dicha impunidad podría ser un buen principio para ello. Hoy hace 35 años que murió el asesino, hoy debería ser recordada su obra y su arte como enseñanza del mal que puede hacer el hombre, y porque,  la VERDAD,  la JUSTICIA y la REPARACIÓN pasan por que el olvido no sea su guía. Lo dicho, treinta y cinco años han pasado y el tiempo no lo cura todo.

 

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de La Memoria Viv@

Video del 20 de noviembre de 1975

Notificación de la muerte y Comunicado testamental de Francisco Franco por parte del Presidente del Gobierno  Arias Navarro:



Un cuadro de Goya (Eduardo Mendoza, 1936)

noviembre 20, 2010

JOSÉ-CARLOS MAINER 20/11/2010

Un historiador del arte busca afanosamente un cuadro perdido en la convulsa España de 1936.Riña de gatos, novela ganadora del último Premio Planeta, pinta un panorama histórico con el énfasis de la inteligencia, los perfiles del escepticismo y el ritmo enloquecido de cierto tipo de vodevil. Arte y vida, perros y gatos, obras de Velázquez y truculencia política, en una gran novela…

Manuel Azaña sale de la residencia de Niceto Alcalá Zamora el 17 de febrero de 1936, en una imagen captada por Santos Yubero (de la exposición de la Sala Alcalá 31 de Madrid).-

No creo que, a la hora de escribir Riña de gatos, Mendoza haya tenido en cuenta que en 1942 Wenceslao Fernández Flórez nos dio su agria y sectaria visión de la Guerra Civil en una narración, La novela número 13, donde un detective inglés, estólido y egoísta, busca inútilmente un caballo de carreras perdido en la retaguardia de la España republicana. También aquí un británico, Anthony Whitelands, que es historiador del arte español, pasea su despiste, su inmadurez y su tendencia a beber demasiado por un país al borde de la catástrofe, siempre en busca de un cuadro que acaba por arder en un incendio. Pero la visión que Mendoza nos proporciona del país en marzo y abril de 1936 tiene mucho más que ver con aquella otra pesimista y compasiva, irritada y exigente, que aparece en los mejores testimonios de Pío Baroja, un escritor al que el autor tiene siempre muy en cuenta. El título de la novela, Riña de gatos. Madrid 1936, dice mucho de su propósito. “Gatos” se llama a los madrileños desde la Edad Media y “pelea de gatos” es indicio de rebatiña ruidosa y repentina, más llena de aspavientos y arterías que otra cosa; José Antonio Primo de Rivera, uno de los personajes del relato, dice que la de los generales que conspiran para derribar a la República es una “pelea de perros”, y el teniente coronel Marranón, al hablar de los tiroteos entre los falangistas y sus enemigos, le dice a Anthony que “los señoritos son como los gatos. Los tiras de la azotea y no hay manera”. “Gatos” son, en suma, aquellos seres empeñados en perjudicarse mutuamente, llevados de una ventolera de violencia, y el título resultante ha venido a ser el de un cartón para tapiz goyesco, incluso con su dramático señalamiento espacial y temporal:Riña de gatos. Madrid 1936.

Tenemos, por tanto, un título que nos evoca un cuadro; otro misterioso cuadro imaginario que vemos y no vemos del todo, y que quizá sea un desnudo femenino de la mano de Velázquez, y otro lienzo (que es copia de un Tiziano que atesora la National Gallery), que también tiene mucho de resumen de la trama: La muerte de Acteón.Sorprendida por la mirada de Acteón mientras se bañaba, la diosa Diana transformó al curioso en un venado, lo asaeteó e hizo que lo devoraran sus propios perros. No solamente el perplejo Whitelands sino todos los personajes de la obra son cazadores cazados, víctimas de su curiosidad o de su empecinamiento, a punto de caer bajo las dentelladas de sus jaurías… Pero más que Tiziano, Velázquez es la referencia artística de esta novela en la que su protagonista intuye el desamparo del pueblo español al contemplar los retratos de los bufones llamados El Niño de Vallecas y El Primo, y en la que (ya en el epílogo) entiende Las meninascomo una escena cotidiana y trivial donde los reyes, el poder, están fuera del cuadro “pero lo ven todo, lo controlan todo y son ellos los que dan al cuadro su razón de ser”. De ese modo, las representaciones de la vida mediante el arte y la pugna permanente de los menudos contra los poderosos (los gatos contra los perros) se convierten en las líneas secretas que vertebran esta preciosa fábula moral. Una trepidante fantasía que lleva dentro un buen ensayo sobre la personalidad de Diego Velázquez (tributario del espléndido de Ortega, por supuesto), un excelente retrato de Manuel Azaña (“intelectual antes que político, siempre ha alcanzado las cimas del poder por las rápidas e imprevisibles corrientes de la historia y no por su empeño”), una penetrante disección de las personalidades de Mola, Franco y Queipo de Llano, y otra más demorada silueta de José Antonio Primo de Rivera, tan cautivador como botarate, eterno aprendiz de brujo en una revolución de tontos fanatizados, y al fin y la postre, representante de aquella irresponsabilidad de la aristocracia nacional que “con abnegación ha de sacrificar sus mejores cualidades en el altar de la irracionalidad, el inmovilismo y la incuria”.

Tal es la poderosa melodía intelectual que recorre de punta a cabo esta novela en cuya superficie se confrontan, sin embargo, la habitual brillantez estilística de Mendoza (una mezcla de aparente sencillez y refinamiento prosódico) y su vieja querencia por lo bufo y lo paródico. Dos rasgos muy suyos presiden la zarabanda de acontecimientos, casualidades y truculencias ingeniosas: por un lado, la tendencia al vodevil escénico (visible en las persecuciones y escondites, o las entradas y salidas de personajes, propias de un espectáculo de variedades) y la apelación a los recursos del folletín narrativo en lo que toca al curso de la acción (lo que se apreciará en la deliberada artificiosidad de las transiciones y cambios de escenarios). A medio camino entre la tragedia de la historia y el desgarro chusco del sainete, los personajes ingieren copiosos cocidos, lentejas con chorizo, churros grasientos o abusan del alcohol, pero también peroran sobre cuadros y política, o profieren expresiones castizas y pesimistas. Algunos de ellos son tan inolvidables como las aristócratas hermanas Paquita y Lily del Valle, tan redomadamente coquetas como inteligentes e imprevisibles, aunque no son más atractivas que la prostituta adolescente Toñita, en el lado opuesto del orden social. O como el estoico teniente coronel Marranón y su espolique, el renqueante capitán Cosculluela, y el siempre sorprendente y sentencioso Higinio Zamora Zamorano.

Riña de gatos pertenece, en fin, a esa línea narrativa de Eduardo Mendoza que ha buscado fijar panorámicas de la vida histórica española, recorridas siempre con inteligencia, compasión y escepticismo, y pobladas, de añadidura, por una revuelta barahúnda de bendecidos por la fortuna y de marcados por la adversidad, entre los que -a título de hilo conductor- sobrevive como puede un protagonista aturdido que nunca sabrá muy bien qué ocurre a su alrededor. La línea comenzó en La verdad sobre el caso Savolta, cuando Mendoza fijó su mirada en la Barcelona de los años veinte, y siguió con la ambiciosa La ciudad de los prodigios, que amplió el marco cronológico de la anterior. Luego vino el acercamiento a la posguerra en El año del diluvio, que abordó el mundo rural, y la más amplia y lograda Una comedia ligera, que hizo lo propio en la sociedad urbana. No hace mucho, Mauricio o las elecciones primarias narró con reflexiva acidez y personal desasosiego la crisis moral colectiva en los primeros años ochenta. Y algo parecido hay en el espíritu de esta nueva novela sobre los orígenes de la Guerra Civil, en la que -al margen de una tendencia dominante- ha prescindido de cualquier complacencia emocional, a favor de la penetración intelectual y de la virtualidad reveladora del sarcasmo. Alguna vez, el pesimista discreto que es Eduardo Mendoza ha hablado del eclipse de la gran novela decimonónica, del agotamiento del modelo de relato experimental y del inminente deterioro del pacto de los narradores con la novela comercial de éxito. También Baroja vio la narrativa de su tiempo en términos de una parecida entropía, a pesar de lo cual siguió escribiendo con desengañado heroísmo, al lado siempre de sus lectores. Esperemos que Mendoza siga su ejemplo con la probidad y la madurez que revelan sus últimos títulos y ahora esta preciosa Riña de gatos que lleva en su cubierta la mención Premio Planeta 2010. No es más que una feliz coincidencia.

El País (Babelia)

http://www.elpais.com/articulo/portada/cuadro/Goya/Eduardo/Mendoza/1936/elpepuculbab/20101120elpbabpor_12/Tes/



Científico, alcalde, escritor y fusilado…

noviembre 20, 2010

Galaxia reedita la obra teatral escrita por el último regidor republicano de Ferrol…

LORENA BUSTABAD – Ferrol – 20/11/2010

 

 

Fotografía de Xaime Quintanilla. En primer término, la reedición de su obra de teatro Alén.-

 

Fue el último alcalde republicano de Ferrol y el primero de una estirpe política de tres generaciones. Su hijo, fue el primer regidor ferrolano de la democracia. Los dos, médicos, alcaldes y socialistas. En el Ayuntamiento ferrolano, el apellido Quintanilla tiene solera y tradición por partida triple.

A Xaime Quintanilla Martínez (A Coruña, 1898), lo fusilaron en los primeros días de la Guerra Civil, en agosto de 1936. Tenía 39 años. Su hijo, Xaime Quintanilla Ulla (Ferrol, 1919) sucedió a su padre al frente de la alcaldía ferrolana en la Transición. Sobrevivió a cuatro décadas de férrea dictadura bajo el yugo de los asesinos de su padre, y presidió las dos primeras corporaciones democráticas de la ciudad. Xaime Quintanilla Rico, nieto e hijo de alcaldes, también fue edil del municipio.

El linaje de los Quintanilla ha llenado muchas páginas de la historia local. Al viejo Quintanilla, el padre, también le gustaba llenar de letras, versos e historias sus cuadernos. La editorial Galaxia acaba de reeditar Alén, una obra teatral escrita en gallego por Quintanilla en 1921, con la colaboración del ayuntamiento ferrolano y la Secretaría Xeral de Política Lingüística de la Xunta.

Es la primera obra de un autor gallego que pasa a engrosar la lista de títulos de la colección Biblioteca ESAD (Escola Superior de Arte Dramática de Galicia), junto a dramaturgos reputados como Albert Camus, Eugene O’ Neill o Sarah Kane. Médico, periodista ocasional, actor novel y escritor aficionado, Xaime Quintanilla Martínez se prodigó, con éxito, en muchos círculos científicos y artísticos. En su corta vida -no cumplió los 40-, dejó una extensa pegada en la sociedad gallega como político e intelectual galleguista.

“Es un ferrolano indispensable”, destaca el actual alcalde, Vicente Irisarri. Rescatar la dimensión intelectual de Quintanilla es una de las “deudas” que Galicia tiene con este polifacético alcalde represaliado. Su ciudad le recuerda, sobre todo, como “el médico de los pobres”, a los que nunca cobraba.

Los pocos datos que se conservan de su biografía, reunidos por Roberto Pascual, cuentan que nació en A Coruña, casi rozando el final del siglo XIX, y se crió en un hospicio. Su incansable curiosidad y su vocación científica lo empujaron hasta la Facultad de Medicina de Santiago. De regreso a Ferrol, en 1917 fundó una clínica por la que desfilaban centenares personas sin recursos que no podían pagar las consultas. “Era un gran humanista, comprometido con su tiempo, concienciado con los derechos de los trabajadores y con la igualdad de las mujeres. Un hombre digno de ser recordado”, resume Mercedes Carbajales, la edil de Cultura.

Quintanilla el Viejo, como se le conoce en la ciudad para distinguirlo de su hijo, se embarcó con 19 años en las Irmandades da Fala, financió las primeras exposiciones de Castelao y promovió el Estatuto de Autonomía de Galicia. Dirigió, aunque brevemente,El Correo Gallego, y la revista Céltiga, además de colaborar en las redacciones de otros medios como A Nosa Terra.

Su amor por la literatura y la lengua gallega se plasmó en Saudade y en dos textos teatrales: Donosiña (1920), que llegó a estrenar en el Teatro Jofre, y Alén (1921), con dedicatoria para Vicente Risco. Además, se atrevió con un ensayo que tituló O nazionalismo musical galego.

En la II República encabezó la lista local del PSOE y ascendió a la alcaldía, que ocupó del 31 al 34. Fue destituido y regresó como concejal en el 36. El 18 de agosto fue asesinado a tiros en una ejecución sin juicio, en algún lugar entre el castillo de San Felipe y el cementerio de Canido. “A pesar del tiempo transcurrido, Xaime Quintanilla sigue siendo uno de los grandes desconocidos de las letras, la cultura y el pensamiento político en Galicia. Tres ámbitos en los que destacó”, lamenta Manuel Vieites, director de la Escola de Arte Dramático (ESAD).

Parte de su legado se plasma en Alén, una “pequeña joya”, que hilvana con ironía ciencia y espiritismo. Ambientada en el Nueva York de los felices años veinte, la obra es una comedia dramática de un solo acto que protagonizan emigrantes irlandeses, alemanes y norteamericanos. Sus personajes se llaman Helen, Jex-Blake o Patrick, pero hablan gallego “como la gente de Mugardos o Valdoviño”. Buscan “bolboretas”, “raiolas” por las calles de Manhattan, enredados en una historia de amor imposible entre las tribulaciones de la extraña sociedad espiritista de la forman parte, y que espera el regreso de su gurú. La obra se distribuirá entre las bibliotecas, colegios, asociaciones vecinales y centros culturales de Ferrol.

El País (Galicia)

http://www.elpais.com/articulo/Galicia/Cientifico/alcalde/escritor/fusilado/elpepuespgal/20101120elpgal_9/Tes

 


Una sentencia del Supremo puede influir en el tribunal que juzgue a Garzón…

noviembre 20, 2010

La Sala Tercera tumba el acuerdo de que los eméritos no enjuicien aforados…

JULIO M. LÁZARO – Madrid – 20/11/2010

José Antonio Martín Pallín.-

Una sentencia del Pleno de la Sala Tercera de lo Contencioso del Tribunal Supremo, adoptada por unanimidad, puede dar un vuelco a los procesos que se siguen en la Sala de lo Penal contra el magistrado de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y otros aforados -diputados, senadores, etcétera- que están siendo investigados en el alto tribunal. La sentencia reconoce el derecho de los magistrados eméritos -los que siguen ejerciendo al llegar a la edad de jubilación- a participar en las salas de admisión de asuntos, en el enjuiciamiento de aforados y en los plenos jurisdiccionales, de los que habían sido excluidos.

En consecuencia, podrían entrar a formar parte de alguno de los tribunales que juzgue a Garzón, en el muy probable caso de que sus actuales componentes sean recusados por la defensa del magistrado.

De momento es solo una posibilidad, pues la aplicación de la sentencia tendrá que realizarla la propia Sala de lo Penal, y en buena medida dependerá de cómo y cuándo quiera hacerlo. Pero en la práctica podría ser perfectamente posible que alguno de los magistrados eméritos entrasen a formar parte de alguna de las tres secciones de la Sala de lo Penal que conoce de las causas contra Garzón. En la Sala de lo Penal hay tres magistrados eméritos: Enrique Bacigalupo, José Antonio Martín Pallín y Siro Francisco García Pérez (los tres de talante progresista). Martín Pallín no podría formar parte en ningún caso del proceso a Garzón por investigar los crímenes del franquismo debido a su activa campaña en contra del caso. Pero Bacigalupo o Siro García sí podrían tener que hacerlo, en el caso de que el Supremo se decida alguna vez a señalar ese juicio, pendiente desde hace seis meses.

La sentencia de la Sala de lo Contencioso, adoptada por unanimidad por los 30 magistrados que integran el Pleno, estima un recurso del magistrado emérito de la Sala de lo Penal José Antonio Martín Pallín, que ha conseguido tumbar sendos acuerdos de la Sala de Gobierno del Supremo y del Pleno del Consejo General del Poder Judicial. De paso, ha tirado por tierra buena parte de los informes del presidente de la Sala de lo Militar, Ángel Calderón, y del presidente de la Sala de lo Penal, Juan Saavedra, sobre los que se sustentaron dichos acuerdos.

Siguiendo las tesis de Martín Pallín, la sentencia no considera justificada la exclusión de magistrados eméritos del funcionamiento de las Salas Especiales, de las de admisión, de los incidentes de recusación y de los plenos de las salas jurisdiccionales. “Resulta poco razonable”, asegura, “que se admita la presencia de eméritos en sala no jurisdiccional porque su experiencia y conocimientos se consideran decisivos, y en cambio esa experiencia no sea necesaria cuando se trata de asuntos jurisdiccionales”.

La Sala explica también que la exclusión de eméritos puede en determinados supuestos afectar al derecho al juez ordinario predeterminado por la ley del artículo 24.2 de la Constitución, por lo que, en definitiva, estima el recurso de Martín Pallín y declara que los eméritos pueden ejercer con plena jurisdicción.

El País.com

http://www.elpais.com/articulo/espana/sentencia/Supremo/puede/influir/tribunal/juzgue/Garzon/elpepunac/20101120elpepinac_10/Tes


20 de Noviembre…

noviembre 20, 2010

35 años después de Franco


Hace ahora 35 años que falleció el dictador con más muertes a sus espaldas de la Europa del siglo XX, después de Hitler, Stalin y Mussolini. Cuesta creer que placas con su nombre y estatuas con su figura aún permanezcan en las vías públicas de algunos de nuestros pueblos y ciudades. Cuesta entender que haya ayuntamientos de los que sigue siendo alcalde honorario o que la Justicia democrática actual esté acusando a un juez de prevaricador por acercarse a escuchar el lamento de los familiares de más de 100.000 desaparecidos, víctimas del tirano y su régimen. Tampoco es fácil comprender que después de tantos años existan medios de comunicación desde donde se justifica la sublevación militar fascista causante de tanto y tan prolongado dolor o que el principal partido de la derecha española continúe negándose a condenar los 40 años de iniquidad, despotismo y represión que la siguieron.


Enrique Chicote Serna / Arganda del Rey (Madrid)

Extracto de la sección Carta de los lectores de Público: 20 de noviembre.

Cartas de los lectores / 20 de noviembre

Lectores de Público



El Algarrobico de Cuelgamuros…

noviembre 20, 2010

“La comunidad benedictina tiene la obligación fundacional de celebrar el funeral en memoria de Franco y de Primo de Rivera.” -Anselmo Álvarez, Abad del Valle de los Caídos-

La demolición del Valle de los Caídos es la fantasía política de varias generaciones de españoles desde hace medio siglo. Desde los presos republicanos que lo construyeron hasta quienes hoy vemos la cruz desde la carretera, pasando por aquellos exiliados que de vuelta a España lo visitaban sólo para pisar la tumba del dictador y asegurarse de que estaba bien cerrada, muchos han soñado con hacerlo desaparecer.

Frente a quienes proponen su demolición –como el Foro por la Memoria, que acaba de pedir que desaparezca la enorme cruz- están los que apuestan por no tocar una piedra. Unos lo defienden desde la nostalgia franquista sin complejos; otros, más disimulados, objetan argumentos históricos, religiosos y hasta artísticos, equiparando su conservación a la del acueducto de Segovia o las catedrales, cosa de risa. Están también quienes, desde el gobierno, se sienten incómodos pero no se atreven a meterle mano, así que lo cierran un tiempo por obras. Y luego están quienes rechazan su exaltación franquista y proponen cambiar su uso, para convertirlo en lugar de la memoria.

Yo mismo he propuesto alguna vez ese destino, aprovechar el conjunto para invertir su finalidad, pero cada vez descreo más. Lo veo improbable, vista la resistencia de unos y la poca decisión de otros; pero además no tengo claro que un monumento fascista así vaya a perder su significado por muchas placas informativas que le colguemos, y si no seguiría siendo lugar de peregrinación ultra cada 20-N aunque se llamase museo de la memoria.

Así que cada vez soy más partidario de borrarlo del mapa sin miramientos, por higiene democrática. Y ya que contra el Valle no sirve la ley de la memoria, yo propondría aplicarle la legislación medioambiental: tirarlo no por fascista, sino por su impacto visual, que no es precisamente pequeño, en un espacio natural. A ver si así cuela.

El Valle de los Caídos es como el hotel del Algarrobico, pero en montaña, y como aquel merece ser derribado. Por feo y por cargarse el paisaje. Aunque si van a tardar en tirarlo tanto como el hotel de Almería, ya podemos esperar.

Isaac Rosa

http://blogs.publico.es/trabajarcansa/2010/11/20/el-algarrobico-de-cuelgamuros/


 


Conciertos neonazis y misas enaltecerán hoy la dictadura…

noviembre 20, 2010

Diversos grupos fascistas han convocado hoy homenajes para recordar a Franco y a Primo de Rivera…

Un momento durante el homenaje a Franco de ayer en Madrid.

Un momento durante el homenaje a Franco de ayer en Madrid.

Varias manifestaciones de grupos de corte fascista y neonazis recordarán este fin de semana la Francisco Franco y de José Antonio Primo de Rivera. Además la policía está alerta ante la celebración de un concierto de grupos neonazis de varios países europeos que se llevará a cabo en un lugar indeterminado de Madrid.

En el Valle de los Caídos está prevista para esta mañana la celebración de una misa en recuerdo de ambos dictadores, celebrada por los monjes benedictinos de la basílica de la Gran Cruz, quienes se han escudado en que ésta “no tienen ninguna pretensión política”.

También en Madrid, la Federación Estatal de Foros por la Memoria ha convocado una protesta frente a la Delegación del Gobierno en Madrid para pedir la “voladura controlada” de la Gran Cruz de Cuelgamuros y para que se exhumen los restos del dictador y de fundador de la Falange.

Los convocantes han pedido a las personas que acudan a esta cita que lleven con un chaleco reflectante y que vayan con la idea de “celebrar la conquista de un espacio usurpado por el franquismo durante años”. Asimismo, solicitan a los asistentes que “eviten caer en provocaciones y los insultos de los fascistas”.

Homenajes fascistas y neonazis

Además de la misa en la basílica del Valle de los Caídos, que tendrá lugar tras un acuerdo entre la comunidad benedictima, la Delegación del Gobierno en Madrid y Patrimonio Nacional. La Fundación Francisco Franco celebró otra misa “por el alma y la memoria del general Franco” ayer viernes en la Iglesia de Santa Gema.

En todos estos actos suelen ser habituales las manifestaciones de apología al fascismoAsimismo, la autodenominada ‘Confederación Nacional de Ex Combatientes’ ha anunciado la una concentración autorizada el domingo, como años anteriores, en la Plaza de Oriente.  Pretenden que el acto “no quede únicamente en un acto de recuerdo a tan grandes hombres, y se convierta en un gran acto de indignación y repulsa a la supuesta Ley de Memoria Histórica”.

Los grupos falangistas también han organizado sus respectivos 20-N. Así, FE- La Falange ha convocado un manifestación de homenaje a José Antonio Primo de Rivera, también autorizada.

Hasta el año pasado los asistentes a la manifestación marchaban toda la noche a pie y con antorchas hacia el Valle de los Caídos, donde depositaban una corona de flores en la tumba de Primo de Rivera. “Ahora el lugar se encuentra en estado de sitio y está vetado para gente como nosotros”, afirman en su página web.

En todos estos actos suelen ser habituales las manifestaciones de apología al fascismo, además símbolos y banderas fascistas y preconstitucionales.

Alerta por un concierto neonazi

Por otro lado, está prevista la celebración de un concierto de grupos neonazis europeos, organizado por Juventud Patriótica de Madrid que tendrá lugar en un lugar indeterminado de Madrid. Eneste evento está previsto que actúen la banda británica ‘Brutal Attack’, la italiana ‘Malnatt’, la francesa ‘Fakass’ y la alemana ‘Non plus ultra’, entre otras. En este sentido, Movimiento contra la Intolerancia ha pedido la Fiscalía de Delitos de Odio que investigue este concierto.

Fuentes de la Delegación han remarcado “el carácter preventivo” de un despliegue policial “necesario y proporcionado” cuyo objetivo es garantizar la seguridad de todos y hacer cumplir el ejercicio de los derechos y libertades públicas en el marco de la Constitución y de la Ley de Memoria Histórica.

Público.es


 


La Asociación de Archiveros de CyL presenta hoy el primer manual sobre exposiciones documentales en España…

noviembre 20, 2010

SALAMANCA, 20 Nov. (EUROPA PRESS) –

La Asociación de Archiveros de Castilla y León presentará en el Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca hoy, 20 de noviembre, el primer manual sobre exposiciones documentales en España que lleva por título ‘Exponer documentos. Diseño y producción de muestras documentales’, dentro de la colección ‘Estudios profesionales’.

Según han informado a Europa Press fuentes de la organización, se trata de una obra colectiva que aborda la temática de la realización de exhibiciones y muestras de libros y documentos archivísticos para impulsar el conocimiento y la comprensión de los documentos en los archivos y del patrimonio cultural.

Estos trabajos han sido redactados por especialistas como el director del Proyecto Culturas de Archivo, Jorge Blasco Gallardo; el corredor de seguros  de la compañía STAI, José Martín Franco; los transportistas Jesús García Navarro y Antonio Ortega Ortega, que se han encargado de trasladar emblemáticas obras como el Guernica, la Dama de Elche o la colección del Museo Thyssen-Bornemisza; el museólogo Jorge Hernández Sanz, y el conservador Arsenio Sánchez Hernampérez, entre otros.

Las mismas fuentes han subrayado que, para que los archivos cuenten con el apoyo de los ciudadanos, “no basta con que ofrezcan buenos servicios”, sino que “deben captar su interés y comunicarles su propia creencia en el valor e importancia de lo que hacen y ofrecen a la sociedad”.

Las exposiciones, en tanto que lugar de sociabilidad y de presencia real de documentos, son un “medio propicio” para involucrar a los espectadores en el dialogo y en el contacto con sus documentos.

La presentación, que comenzará a las 13.00 horas, correrá a cargo de los autores y del editor y presidente de la Asociación de Archiveros de Castilla y León, Luis Hernández Olivera. También intervendrá la directora del centro Documental de la Memoria Histórica, María José Turrión.

Europa Press Castilla y León vía Google noticas


28 jueves en Puerta del Sol

noviembre 20, 2010

El jueves 18 hemos  tenido sorpresa en Sol…, la Navidad se ve que se acerca rápido y Gallardon tiene prisa por traerla. No importa como veis las alambradas nos han servido muy bien. Si nos quitan el caballo nos vamos a la fuente. Hoy he estado en la mesa y me ha gustado mucho ver gente joven firmando, parejas dando donativos….En fin mucha actividad …otro jueves exijiendo VERDAD, JUSTICIA Y REPARACION.

Texto y fotografías de Fuen Benavente para La Memoria Viv@