Antihéroes de posguerra…

Los tebeos se llenaron de enmascarados y huérfanos a partir de 1940 – Una muestra rescata míticas cabeceras.

TEREIXA CONSTENLA – Madrid – 13/12/2010

Revista Florita para chicas.-

Un tebeo es también un tratado de sociología y un apunte histórico. Depende del público. Un niño de la posguerra española podía fantasear con ser el Jabato e identificarse con la hambruna insaciable de Carpanta. Un investigador, como Luis Conde Martín, repara que en las publicaciones juveniles de la época proliferan los huérfanos que “encaran la vida solos” y héroes enmascarados que “ocultan vidas anteriores o purgan errores del pasado”. Una expiación sobre la que se desconocían detalles y unos huérfanos que ignoraban, junto a sus lectores, por qué no tenían padres.

La guerra no estaba en aquellas viñetas que, sin embargo, estaban profundamente marcadas por lo ocurrido entre 1936 y 1939. Se puede ver en la exposición Los tebeos de la posguerra, organizada por el Centro Documental de la Memoria Histórica y que hoy se inaugura en el Palacio Episcopal de Salamanca. La muestra repasa editoriales y cabeceras míticas publicadas entre 1940 y 1960 como El Capitán Trueno -el próximo año se estrena la película sobre el personaje de Víctor Mora-, Roberto Alcázar y Pedrín, El Guerrero del Antifaz -200.000 ejemplares a la semana-, Pulgarcito, TBOPumbySissiTio Vivo o Can Can. La muestra es una continuación natural de la dedicada a las historietas en la Guerra Civil.

En los primeros años, cuenta Luis Conde, comisario de la exposición, “se advierte el empeño por utilizar el lenguaje de la historieta con ánimo didáctico y doctrinario, con torpeza expresiva y mucha carga ideológica”. El armazón censor montado por la dictadura no ignoró a unas publicaciones que poseían una evidente fuerza propagandística. Caperucita se vuelve AzulEncarnadaFlash Gordon es rebautizado como Roldán el Temerario. “Había obsesión por los desnudos femeninos y las desviaciones político-religiosas”, escribe el comisario. La mordaza aflojó algo con el tiempo, como evidencia Florita, una revista juvenil repleta de chicas en pantalones que tiraban con arco, un prototipo femenino que se habría vetado en los cuarenta.

Las mayores coacciones, según el periodista Vicent Sanchis, autor del libro Tebeos mutilados (Ediciones B), se dan a partir de los años cincuenta, cuando el Ministerio de Información y Turismo elabora las normas que debían acatar editores, dibujantes y guionistas. Se prohibía tajantemente cuestionar la autoridad paterna y se recomendaba no confundir hadas y ángeles.

No siempre esto fue a misa. Moncho Alpuente, que ha colaborado en la exposición del Ministerio de Cultura y que tuvo como primer tebeo de referencia el Pulgarcito, recuerda que la familia “no quedaba muy bien parada en la crónica costumbrista, devenida en ácida parodia, de las historietas”. La emblemática familia Cebolleta, creada por Vázquez en DDT, está liderada por Rosendo, un padre “chupatintas y esclavizado”. En la factoría Bruguera, casi todos los protagonistas eran seres apaleados por la vida, como la criada Petra. “Nos hicieron felices a tantos niños durante tantos años”, reflexiona Alpuente, “a costa de hacer infelices a sus héroes, siempre entrañables, casi nunca modélicos, reflejo deformado en esperpento gráfico de un país trágico y vestido de luto”.

El País.com

 

One Response to Antihéroes de posguerra…

  1. zenaida garibay arroyo dice:

    Pienso k fueron tiempos dificiles en los que los mas inocentes sufrieron mas y solo pensar k se criaron lejos de sus padres es trizte en verdad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: