TRILEROS FRANQUISTAS…

 

Nuestro querido amigo Paco Tena, Dr. en Sociología y escritor con la joven memorialista Aurora Carreño en su primer acto...

Como familiar de uno de los cientos de miles de desaparecidos tras el golpe de estado militar contra el orden constitucional español, vengo manifestando mi impotencia cada jueves en la Puerta del Sol madrileña desde hace treinta y tres semanas. Mi cuñado, entonces un chico de dieciocho años, acudió en el verano de 1936 a defender la República. Sus padres y hermanos sólo supieron que había sido asesinado en Malpica del Tajo en febrero de 1939, cuando intentaba frenar inútilmente el último y definitivo asalto a Madrid. Parece que sus restos duermen bajo un campo estatal de adormideras. Aquellos felones traidores incubaron, como hacen las serpientes, miles de huevos que nadie ha intentado siquiera esterilizar y han continuado germinando entre nosotros.

Los partidos políticos articularon medidas que nos protegieran del terrorismo pero olvidaron, ahora creo que de forma deliberada, incluir algo que es muy doloroso para millones de españoles actuales: el terror a los símbolos fascista que perviven con total impunidad, y son exhibidos con descaro e incluso amparados judicialmente.

Cuando se condena acertadamente, e hilando muy fino, cualquier atisbo de apología del terrorismo y se encarcela a cómplices y encubridores, nos estamos olvidando de los comparsas que, como la banda de las pistolas y los correajes sobre camisas azules, simbolizaron durante décadas lo más abyecto del aquél nefasto régimen de terror. Este país no será un estado decente mientras no limpie su pasado que es también nuestro presente más vergonzoso. Y los franquistas sin rubor, aunque luzcan togas encumbradas por méritos corporativos, deben pagar por cada acto de connivencia manifiesta con una ideología totalitaria que tanta sangre y sufrimiento nos trajo, al parecer para quedarse.

Desde las cavernas del horror putrefacto se lanzan ataques contra personas decentes, que sólo cumplen con su deber cívico al denunciar una trama perfectamente orquestada por los enemigos de la verdadera Justicia Democrática de España, y no tenemos otra alternativa decente que levantarnos indignados y alzar nuestro puño cerrado como símbolo de una solidaridad adormecida pero no muerta.

Carlos Jiménez Villarejo tiene la solidaridad de todos los ciudadanos españoles que se sienten avergonzados por la utilización sesgada que se está haciendo de nuestras instancias judiciales, en otro tiempo prestigiadas por quienes hoy aparecen acusados por los cómplices de la barbarie. Ni su postura cívica responsable ni la del magistrado Garzón y otros que han mantenido contra todo despropósito la herencia de la Justicia sin sesgos torcidos, podrá ser silenciada.

Fdo.:  Francisco González de Tena

Doctor en Sociología.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: