El robo de bebés bajo el franquismo

enero 31, 2011
 

grupo de hijos de presas en 1955 en la carcel de Ventas de Madrid. Foto Santos Yubero

 

Denunciantes e investigadores discrepan sobre la responsabilidad de la dictadura en las adopciones irregulares

DIEGO BARCALA MADRID 30/01/2011

El 16 de octubre de 2008, el juez Baltasar Garzón denunció ante la opinión pública un hecho tan grave que pocos le creyeron. En España, miles de niños han crecido en una familia que no era la suya. Sus verdaderos padres fueron castigados políticamente por una dictadura tan fascista que aplicó el exterminio a todo aquel que no pensara como ellos decían que había que pensar. A los que permitió vivir, les quitó lo que más querían: sus hijos. Muchos se han acordado de ese auto durante esta semana, cuando una asociación ha presentado ante la fiscalía una denuncia conjunta de 261 adopciones irregulares desde la década de 1950 hasta la de 1980, pero el ideólogo del escrito de Garzón, el historiador Ricard Vinyes, niega cualquier relación: “El franquismo fue suficientemente perverso como para que le atribuyamos unos delitos que al caerse por su propio peso borren las verdades”.

 Las asociación que ha presentado la denuncia, Anadir (Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares), huye de cualquier vinculación con la causa abierta por Garzón. Ya sea por el portazo judicial que la Audiencia Nacional dio a la investigación, por las pruebas que han reunido o por cuestiones ideológicas, esta asociación repudia cualquier relación con el franquismo. “No existe la represión política en nuestros casos. No les importaba el origen de la familia. Obviamente no le robaban un niño a un Guardia Civil, pero aunque admito que el origen del mal puede estar en el robo a las reclusas, pasados los años se convirtió en un vil negocio”, opina el abogado de la Anadir Enrique Vila.

 “No hay pruebas que digan que eran parte del proyecto de Estado”, dice Vinyes

Una maquina inexistente

El presidente de la asociación denunciante, Antonio Barroso que descubrió con 38 años que había sido un niño comprado en una adopción por 200.000 pesetas va más allá en la crítica a los que ven la mano del dictador detrás de las adopciones. “Hemos descubierto que una de las intermediarias que se hizo multimillonaria con la venta de bebés era la guerrillera comunista Pilar Conesa”, denuncia. No aporta pruebas. Las asociaciones que conocen al detalle la biografía de todas las maquis desconocen ese nombre. Ni en la Agrupación de Guerrilleros de Levante y Aragón, ni en La Gavilla Verde tienen registrada ninguna Pilar Conesa. La vehemencia en la denuncia de Barroso se palpó el pasado jueves cuando algunos de los denunciantes acudieron a la fiscalía con carteles con el siguiente eslogan: “No somos memoria histórica”.

 “Estoy de acuerdo en que detrás de los casos de los sesenta y los setenta no está la represión política, pero sí la moral”, analiza la periodista de TV3 Montse Armengou que junto con Ricard Belis hizo el documental Los niños perdidos del franquismo, basado en la investigaciones que Ricard Vinyes reunió en Irredentas. Las presas políticas y sus hijos en las cárceles franquistas (Temas de hoy, 2002). Armengou  presentará el próximo miércoles Devolvedme al niño. Los niños robados del franquismo, en el que demostrará que “la fiera creada por el franquismo en los años cuarenta necesitaba seguir alimentándose una vez que ya no había presas a las que robar. Y detrás de la maquinaria siempre está el establishment de Franco con sus médicos, sus jueces y sus religiosas que engañaban a las madres solteras para que entregaran a sus hijos”, denuncia la periodista.

“El franquismo necesitó madres a las que robar cuando no quedaban presas”, dice Armengou

La tesis defendida por Armengou tiene en marcha una vía judicial. Otra plataforma de afectados por adopciones irregulares en clínicas y hospitales consiguió adjuntar su causa a la abierta por Garzón y de momento no ha conseguido progresar judicialmente. Sin embargo, el fiscal de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, que se opuso ferozmente a que su tribunal investigase el genocidio franquista, pidió el pasado 22 de noviembre al Ministerio de Justicia que abriera una oficina administrativa para atender los casos de niños robados.

“No existe ni una prueba empírica que demuestre que estos robos pertenecen a un proyecto del Estado en lugar de a la delincuencia común”, insiste Vinyes.

No opina lo mismo el sociólogo Francisco González de Tena, autor del informe que estuvo sobre la mesa de Garzón cuando el magistrado decidió adjuntar los robos en las clínicas maternales de O’Donell y San Ramón a su proceso . De Tena concluye que “la impunidad moral creció en España hasta el punto que estas redes fueran intocables”. Para el autor de El papel de la Iglesia en el Auxilio Social (Sepha), el nexo entre los robos a las presas denunciados por Vinyes y los de Anadir está en el poder de los obispos con Franco. “Que la Iglesia abra los archivos para demostrar por qué no bautizó in artículo mortis a los niños que se supone nacieron muertos. En cada clínica había un capellán que cobraba por ello”, denuncia.

La impunidad moral del franquismo que arguyen Armengou y De Tena para justificar las responsabilidad del Gobierno franquista tampoco convence a Vinyes. “Esa impunidad es para todo el país y todas las cosas. También para meter mano a un niño de cinco años y para eso no hace falta estar en dictadura o en democracia. El franquismo no tenía moral y si la tenía era la de la Iglesia. A veces las explicaciones de las cosas no son tan complicadas. Basta con que una enfermera conozca a un militar y le robe un niño”, ejemplifica el historiador que será citado como testigo por la defensa de Garzón en el Tribunal Supremo.

Por una vía o por otra cientos de madres robadas al dar a luz e hijos que han descubierto su identidad falsa se debaten en cinco plataformas en cómo conocer la verdad. Para Loli Díez, Belén Montes, Eloisa Arcos, Encarnación Caballero, Humildad Calvente, Josefa García y Gracia Maqueda desconocen si fue el franquismo, una mafia o una familia poderosa los que le robaron parte de su vida. Sólo quieren saber la verdad.

http://www.publico.es/espana/358847/el-robo-de-bebes-bajo-el-franquismo

Enlaces relacionados:

http://www.publico.es/espana/358592/hay-quien-ha-llevado-flores-a-un-ataud-vacio

http://www.publico.es/espana/358594/la-denuncia-por-adopciones-ilegales-masivas-llega-al-fiscal

https://lamemoriaviva.wordpress.com/2009/06/30/aviso-importante-y-peticion-de-colaboracion-sobre-desapariciones-de-recien-nacidos-en-madrid-maternidad-de-o%c2%b4donell-desde-1940/

https://lamemoriaviva.wordpress.com/2009/10/27/los-ninos-el-auxilio-social-y-la-iglesia/

https://lamemoriaviva.wordpress.com/2010/12/13/mensaje-de-anadir-denuncia-conjunta-de-casos-de-ninos-robados-por-el-franquismo/

https://lamemoriaviva.wordpress.com/2011/01/17/investigan-el-robo-de-bebes-durante-el-franquismo/

Noticia relacionada:

  Documental Montserrat Armengou 2 de Febrero 2011 Estreno en TV3, miércoles 2 de febrero a las 21.50h. en el Sense Ficció.

“¡DEVOLVEDME A MI HIJO!” (Los niños robados del franquismo)
Cientos de personas han denunciado la “desaparición” de su hijo recién nacido en los años 60 y 70. Podría ser usted uno de esos niños robados? De Montse Armengou y Ricard Belis
De los autores de “Los niños perdidos del franquismo”, un documental que prueba como el régimen permitió la apropiación de niños y las adopciones irregulares.

Adelanto de la emisión del documental y corte en

http://adoptadosbilbao.blogspot.com/2011/01/documental-montserrat-armengou-2-de.html


Brigadistas internacionales árabes en la Guerra Civil española…

enero 30, 2011

Centenares de árabes vinieron a defender la República española, entre ellos, dos iraquíes: Nuri Anwar Rufail y Setti Abraham Horresh.

Gracias a la tarea de Salvador Bofarull, funcionario jubilado de la UNESCO e investigador de los grupos nacionales minoritarios de las Brigadas Internacionales 52 de la revista Nación Árabe, podemos afirmar que los árabes constituyeron uno de los más numerosos contingentes de combatientes internacionalistas.

Gracias a su investigación de los archivos moscovitas del RGASPI (Archivo Gubernamental Ruso de Historia Política y Social, anteriormente, archivo de la Internacional Comunista), Bofarull ha rescatado para la historia de la gesta de las Brigadas Internacionales a dos iraquíes que vieron a luchar a España junto a marroquíes, argelinos, egipcios, palestinos, sirios, libaneses e incluso saudíes.Según cuenta Bofarull se conservan los expedientes de dos voluntarios iraquíes: Nuri Anwar Rufail, de familia árabe, y Setti Abraham Horresh, de familia judía, este último procedente de Uruguay.

Nuri Anwar Rufail, de nacionalidad iraquí, nació en Bagdad el 27 de marzo de 1905 y residió con su familia en su ciudad natal, en el número 313 de la calle Karrada Este. Cursó estudios de ingeniería en la Universidad Americana de Beirut, Líbano. También poseía el título de maestro, actividad que ejerció en 1930 y 1931 en Bagdad, dando clases de matemáticas en una escuela de secundaria. No tomó parte en actividades sindicales y en 1933 ingresó en el Partido Comunista de Siria, del que fue secretario general en 1934. Visitó varias veces Palestina y tomó parte en actividades en favor de su independencia. Visitó EEUU, donde cursó estudios de ingeniería durante dos años en el Massachussets Institute of Technology de Boston (Cambridge, Massachussets). Trabajó como ingeniero ayudante en topografía, en el Survey Department de Iraq en 1935, y nuevamente en 1937 en el Iraq Railways Survey del ferrocarril iraquí. Hablaba y escribía árabe, inglés y francés. Publicó artículos en el periódico iraquí Abali e hizo traducciones del inglés al árabe. El 29 de noviembre de 1936 fue detenido en Iraq por sus actividades políticas, siendo liberado el 15 de abril de 1937 en Bagdad, por falta de pruebas. El 20 de noviembre del mismo año huyó de su país, al enterarse de que la policía iba a detenerle.

Se estableció entonces en París donde permaneció hasta el 7 de febrero de 1938. Se incorporó al Batallón Lincoln de las Brigadas Internacionales en Tarazona. Sirvió primero como soldado, siendo posteriormente ascendido a cabo y a sargento. Se afilió al PCE en noviembre de 1938. Luchó en la batalla del Ebro, en los sectores de Gandesa y Mora de Ebro. Para su repatriación pidió ir a Estados Unidos. Como nota humorística, en su hoja de servicio del Comité Central del PCE, calle Balmes, 205, Barcelona, se le pidió su nombre cristiano, lo que parece un sarcasmo.

Por su parte, Setti Abraham Horresh, nació en Bagdad el 15 de junio de 1905, de familia judía. Trabajó en la confección de sellos de goma, y como tipógrafo y linotipista. En 1929, emigró a Uruguay, donde se afilió al Partido Comunista. En diciembre de 1937, vino a España y se incorporó como soldado en la Segunda Compañía del 24 Batallón de la 15 Brigada Internacional, asignado al Parque Automovilista. En 1938 se afilió al PCE. En su hoja de servicio consta que habla y escribe árabe, español e inglés. Su expediente no contiene más datos, aparte de una foto de carné.

Sobre la participación de brigadistas árabes en la Guerra Civil Española, Bofarull afirma que mientras la participación de tropas coloniales o mercenarias integradas por marroquíes en la Guerra Civil junto a los sublevados es bien conocida, la participación de ciudadanos árabes a favor de la República es un hecho generalmente ignorado o del que sólo se tienen referencias muy imprecisas. En el Apéndice 8 de La Guerra de España y las Brigadas Internacionales, de Santiago Álvarez (Las Brigadas Internacionales, Ediciones del PCE, Madrid, s/f), se da la lista de los distintos países de donde vinieron voluntarios a luchar a España, mencionando argelinos y marroquíes; pero en esta lista no se menciona el número de voluntarios de cada nacionalidad. Entre los investigadores de las Brigadas Internacionales en nuestra Guerra Civil hay la impresión de que se trataba de un pequeño grupo cuyos integrantes eran difíciles de identificar. La realidad pudo ser muy distinta.

Un internacionalista árabe conocido fue Mohamad Belaidi, un mecánico marroquí convertido en ametrallador que combatió en defensa de la República en la Escuadrilla Malraux, compuesta por uno de los primeros grupos de internacionalistas llegados a España. Belaidi resultó muerto en un combate aéreo sobre la Sierra de Madrid, suceso narrado por el propio Malraux en su libro La Esperanza.

Tercera Información:

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article21839

 

Los árabes que gritaron “¡Libertad!”

Cerca de 1.000 musulmanes llegaron a España para defender los ideales de la II República durante la Guerra Civil

El brigadista iraquí Nuri Anuar
El brigadista iraquí Nuri Anuar
La historia la escriben los vencedores, no los vencidos. No es nada nuevo. Por eso cuando se piensa en la participación de musulmanes en la Guerra Civil española es fácil que acuda a la mente la imagen de la Guardia Mora, los 70.000 marroquíes a los que Franco prometió un “bastón de oro” por su lealtad y que fueron una pieza clave de su implacable triunfo militar.

Sin embargo, hubo otros árabes cuya memoria ha sepultado el tiempo: aquellos que acudieron a España para defender los ideales de la II República y que se integraron en columnas anarquistas y trotskistas, en la aviación y, sobre todo, en las Brigadas Internacionales. Aunque el estereotipo marque lo contrario, no todos fueron utópicos franceses, estrictos ingleses o disciplinados belgas. Hubo un numeroso grupo de tez oscura que hablaba dialectos bereberes y que cinco veces al día dejaban el fusil para orar hacia La Meca.

Desde Orán hasta Alicante

Es difícil calcular la cifra exacta porque la mayoría entró en la Península con pasaporte europeo, ya que sus países de origen eran entonces “colonias”, mandatos o protectorados de diversos estados occidentales. Las fuentes señalan que el número rondó los 1.000 combatientes, y el grupo más numeroso fue el de los argelinos. Al menos medio millar, la mayoría comunistas, se embarcaron en Orán rumbo a Alicante a mediados del 36. En esas mismas fechas llegaron a España 400 guerrilleros enviados por el Partido Comunista de Palestina, que se enrolaron en la 12ª y 13ª Brigada Internacional.

Pero hubo representantes de otras nacionalidades del mundo árabe que lucharon bajo la bandera tricolor de la República; un numeroso grupo de marroquíes, sirios, libaneses, saudíes, egipcios o iraquíes, entre otros. Muchos de ellos murieron en la sierra de Madrid, en la campaña de Extremadura o en el frente del Ebro. Sus huesos se perdieron en fosas comunes y su historia en el tiempo.

Uno de los pocos que sobrevivieron fue Nayati Sidqi, un joven cartero de origen turco-palestino nacido en Jerusalén, pero afincado en Francia en los años 30. Militante comunista, viajó a España para trabajar en la propaganda antifranquista. Escribió artículos en periódicos de la época como Mundo Obrero o El Heraldo de Madrid bajo el pseudónimo de Mustafá Ibun-Jalá. Después, armado con un megáfono, aleccionó desde las trincheras republicanas de Córdoba a los marroquíes que se alinearon con el bando nacional. El soldado contó su periplo en unas memorias que vieron la luz en 2002.

También conocemos el caso del argelino Muhammad Bilaidi, reclutado por André Malraux como mecánico y que perdió la vida al ser derribado su avión por los alemanes. O el del también argelino Rabah Oussidhoum, que al mando del Batallón La Marselleise murió heroicamente en el frente de Aragón el 17 de marzo de 1938. Pero hubo muchos más: un boxeador tangerino, un peluquero egipcio, un obrero de la construcción marroquí…

Venís desde lejos

La egipcia Amal Ramsís quiere recuperar la memoria de todos ellos y prepara un documental que cuente su historia. Le falta aún al menos un año de trabajo y financiación, pero el título lo tiene claro. Será Venís desde lejos, tomado de la oda que Rafael Alberti creó para las Brigadas Internacionales: “De este país, del otro, del grande, del pequeño / del que apenas el mapa da un color desvaído / con las mismas raíces que tiene un mismo sueño / sencillamente anónimos y hablando habéis venido”.

Brigadistas llegados de 54 países

1936: Movilización internacional

Las Brigadas llegaron de Moscú para ayudar a los republicanos en la guerra, pero las movilizaciones se extendieron por toda Europa.

1937: Acciones de guerra

Con más de 20.00 hombres en sus filas, los brigadistas participaron en batallas decisivas como la del Jarama, la de Belchite o la del Ebro.

1938: Año de despedida

“Sois la leyenda, ejemplo de solidaridad y héroes de la democracia”, dijo Dolores Ibárruri, La Pasionaria, en su despedida.

logotipo de webislam


No son cosas del pasado…

enero 30, 2011

Desde el jueves el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, tiene una denuncia colectiva para investigar el robo de 261 niños recién nacidos en clínicas y centros hospitalarios en las dos últimas decadas del franquismo y primeros años de la transición democrática. Cada robo acumula toda una serie de delitos -tráfico de niños, falsificación de documento público, secuestro, coacciones, engaño…-, pero todos juntos esbozan un cuadro que, por la indefensión de las víctimas, la impunidad de los autores y el clima de dominación social en que se producen, muestra rasgos propios de un delito de lesa humanidad, por naturaleza imprescriptible.

Lo que piden investigar al fiscal general del Estado no son cosas del pasado, que hay que aceptar para no reabrir heridas, como algunos han dicho de las víctimas del franquismo amontonadas en fosas comunes, sino cosas que afectan a personas todavía vivas a las que una actividad criminal les arrebató la madre, les quitó al hijo o les cambió el hermano. Habría que preguntarse más bien por qué hechos terribles ocurridos en el franquismo han tardado tanto tiempo en salir a la luz, quizás hasta que han llegado generaciones liberadas del trauma de sus padres.

Los casos denunciados podrían aumentar. Parece que su motivación fue el lucro, aunque recubierta de justificaciones morales. En esos años tales robos carecían de la motivación ideológica -apartarles de madres incapacitadas para educarles como quería el franquismo- de los que padecieron presas y mujeres republicanas represaliadas en los cuarenta y que han quedado impunes. El juez que intentó abrir una causa penal por esos hechos está imputado por prevaricación, hurtando a las víctimas un pronunciamiento judicial sobre su naturaleza criminal, aunque estén prescritos o amnistiados. Es de esperar que no corran la misma suerte los robos de niños en el último franquismo y que no se busquen pretextos para no perseguirlos.

El País.com:

http://www.elpais.com/articulo/opinion/cosas/pasado/elpepiopi/20110129elpepiopi_2/Tes?print=1

 


El botín de la Memoria Histórica…

enero 30, 2011

Un informe del senador del PP, Joan Huguet, destapa cómo y entre quién se ha repartido el dinero de esta ley.

PALOMA CERVILLA |  MADRID
Día 30/01/2011


Desde que en diciembre de 2007 se aprobó la polémica Ley de Memoria Histórica, el Gobierno de Zapatero ha concedido 13.459.000 euros para la aplicación de esta normativa, que han ido destinados a la financiación de actividades como exhumación de fosas, estudios, homenajes o documentales, a través de subvenciones adjudicadas a asociaciones, fundaciones, agrupaciones familiares, sindicatos y universidades. Un total de 439 entidades subvencionadas, una gran parte vinculadas a la izquierda ideológica, según el informe que el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, presentó en el Senado el pasado 9 de diciembre.
El hecho de que una pequeña parte del presupuesto, solo un 25 por ciento, se haya destinado a la exhumación de fosas para localizar a los fallecidos antes, durante y después de la Guerra Civil, llevó al senador del Grupo Popular, Joan Huguet, a bucear sobre el origen de las entidades que han recibido el dinero y el destino real del mismo. Fruto de estas investigaciones ha sido un completo informe sobre la aplicación real de esta Ley, al que ha tenido acceso ABC, y que ofrece una radiografía sobre el destino de estos millones de euros y sobre lo que hay detrás de las entidades que lo han recibido.
La primera conclusión a la que llega el senador popular es que la aplicación de esta Ley ha sido «sectaria» porque ha beneficiado, principalmente, a entidades vinculadas a la izquierda, como el propio Partido Socialista, Partido Comunista y a sindicatos como UGT, CC.OO. o CGT.
Antes de entrar a analizar en profundidad las entidades vinculadas a la izquierda, Huguet apunta la extrañeza que le produce el hecho de que en el reparto del dinero estén beneficiadas al menos cinco entidades vinculadas a León, ciudad natal de Zapatero, que reciben 594.732 euros.
UGT y el PCE
Uno de los datos más destacados de este análisis es que las entidades vinculadas al PSOE han recibido, al menos 617.346 euros. Entre estas entidades y particulares hay que destacar la Asociación de descendientes del exilio español, presidida por Ludivina García, ex diputada por Asturias y eurodiputada, que recibió en 2008 dos subvenciones por importe de 65.900 euros; la Fundación Ferrocarriles Españoles, cuyo director gerente es Jaime Barreiro, ex portavoz del PSOE en el Senado, al que se le han concedido tres subvenciones en sucesivos años por importe de 40.000, 45.000 y 26.826 euros; .
La UGT también ha recibido al menos 207.976. Una de las más elevadas es la de la Fundación Progreso y Cultura de la UGT de Madrid, con 30.050 euros en 2008 y 23.500 en 200. Pero no solo el PSOE, sino varias organizaciones vinculadas al PC han recibido subvenciones, como la Fundación Rey del Corral de Investigaciones Marxistas, 30.500 euros en 2008, 18.000 en 2009 y 12.671 en 2010.

De la Guardia Roja a Pilar Bardem

ASOCIACIÓN GUARDIA ROJA
29.906 euros
Esta asociación recibió esta subvención para un trabajo de recopilación, conservación y difusión del patrimonio escrito y fotográfico de dicha formación
FUNDACIÓN MESTIZAJE
93.000 euros
La Fundación Contamíname Mestizaje Cultural de Pedro Guerra organiza actividades culturales en las que participan asiduamente Pilar Bardem, Almudena Grandes o Juan Diego Botto
FUNDACIÓN L´ ALTERNATIVA
10.000 euros
Esta entidad recibió este dinero para un proyecto con el que trataban de difundir los valores republicanos. Los Joves de Esquerra tuvieron 18.500 euros para difundir «La revolución y el deseo»
Desde que en diciembre de 2007 se aprobó la polémica Ley de Memoria Histórica, el Gobierno de Zapatero ha concedido 13.459.000 euros para la aplicación de esta normativa, que han ido destinados a la financiación de actividades como exhumación de fosas, estudios, homenajes o documentales, a través de subvenciones adjudicadas a asociaciones, fundaciones, agrupaciones familiares, sindicatos y universidades. Un total de 439 entidades subvencionadas, una gran parte vinculadas a la izquierda ideológica, según el informe que el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, presentó en el Senado el pasado 9 de diciembre.
El hecho de que una pequeña parte del presupuesto, solo un 25 por ciento, se haya destinado a la exhumación de fosas para localizar a los fallecidos antes, durante y después de la Guerra Civil, llevó al senador del Grupo Popular, Joan Huguet, a bucear sobre el origen de las entidades que han recibido el dinero y el destino real del mismo. Fruto de estas investigaciones ha sido un completo informe sobre la aplicación real de esta Ley, al que ha tenido acceso ABC, y que ofrece una radiografía sobre el destino de estos millones de euros y sobre lo que hay detrás de las entidades que lo han recibido.
La primera conclusión a la que llega el senador popular es que la aplicación de esta Ley ha sido «sectaria» porque ha beneficiado, principalmente, a entidades vinculadas a la izquierda, como el propio Partido Socialista, Partido Comunista y a sindicatos como UGT, CC.OO. o CGT.
Antes de entrar a analizar en profundidad las entidades vinculadas a la izquierda, Huguet apunta la extrañeza que le produce el hecho de que en el reparto del dinero estén beneficiadas al menos cinco entidades vinculadas a León, ciudad natal de Zapatero, que reciben 594.732 euros.
UGT y el PCE
Uno de los datos más destacados de este análisis es que las entidades vinculadas al PSOE han recibido, al menos 617.346 euros. Entre estas entidades y particulares hay que destacar la Asociación de descendientes del exilio español, presidida por Ludivina García, ex diputada por Asturias y eurodiputada, que recibió en 2008 dos subvenciones por importe de 65.900 euros; la Fundación Ferrocarriles Españoles, cuyo director gerente es Jaime Barreiro, ex portavoz del PSOE en el Senado, al que se le han concedido tres subvenciones en sucesivos años por importe de 40.000, 45.000 y 26.826 euros; .
La UGT también ha recibido al menos 207.976. Una de las más elevadas es la de la Fundación Progreso y Cultura de la UGT de Madrid, con 30.050 euros en 2008 y 23.500 en 200. Pero no solo el PSOE, sino varias organizaciones vinculadas al PC han recibido subvenciones, como la Fundación Rey del Corral de Investigaciones Marxistas, 30.500 euros en 2008, 18.000 en 2009 y 12.671 en 2010.

ABC. es vía google noticias


Treinta y ocho semanas de lucha y dignidad en la Puerta del Sol…

enero 30, 2011

Treinta y ocho semanas contra el olvido...

Hoy se ha notado mucho el frio en Sol, aunque el calor que da la gente que se acerca a acompañarnos nos lo hace llevadero y , encima hoy mi querida hija que se ha querido fotografiar con las fotos de todos los abuelos, ( como ella dice) que llevaba hoy en mi bolsa. Nuevas historias para mi como la de Antonio Virtud o Remedios Palomo contando hoy la historia de su abuelo Lorenzo Palomo…, y mucha pero que mucha DIGNIDAD.

Fotografías y texto de Fuen Benavente para la A. I. La Memoria Viv@

Merilé, relevo memorialista quiso fotografiarse con todos los "Nuestros"..., los abuelos de todos.

Hay cosas a las que uno nunca llega a acostumbrarse y en lo relativo a la memoria de nuestros familiares represaliados aún menos. Son las distintas reacciones que se expresan en cada acto, todas ellas cargadas de una emotividad y sentimentalismo puro que denotan el dolor macerado en años de olvido, la dignidad condimentada con aires de justicia, el reclamo contra la podedumbre de la desmemoria forzada y también la alegría de compartir con los compañeros esta lucha contra el tiempo, la impunidad y la injusticia histórica y de derecho.

En cada acto hay un hilo conductor, una reivindicación, un sentido compartido y común, que al observador no le pasarán desapercibidos, pero hay cosas que sólo se pueden ver desde dentro y con la óptica de aquellos que saben lo que significa estar ahí, representar a todos con su presencia y formar parte de la esencia de los mismos y que está llena de pequeños actos individuales que son los grandes homenajes contra el olvido. Esos detalles insignificantes para el ojo de neófito, del desmemoriado, del indiferente, del cómplice de la barbarie por omisión y de todo aquél que no sabe ver más allá de su propia pituitaria.

Treinta y ocho semanas de presencia reivindicando historia, derecho y justicia que eviten el borrado definitivo de las vidas robadas, encarceladas, secuestradas, exiliadas, perseguidas, vejadas, etc. Treinta y ocho semanas de alzar la voz contra el silencio de la impunidad bárbara de los crímenes cometidos, pero sobre todo son treinta y ocho semanas de entrega de todos los compañeros asistentes, amigos y  familiares  de las víctimas del franquismo, en un acto que debe ser la punta de lanza contra el más alevoso olvido, negación y omisión de las vidas robadas y tapadas con tierra, polvo, miedo, vergüenza y silencio más absoluto. De hacer relucir la vergüenza miserable de un país que esconde bajo su tierra, en archivos polvorientos, allende de sus fronteras, o en identidades ocultas la parte más negra de su historia.

Hoy como cada jueves el acto adicionó dos dígitos más a su macabro marcador de la “desmemoria democrática y la injustica”, y  fue un acto seguro como todos sobrio, riguroso, digno y emotivo en sus formas; pero yo esta vez…, me quedo con uno de esos pequeños actos individuales que engrandecen más si cabe al comunitario. Me quedo con el detalle de Merilé, nuestra joven activista, que además de asistir a todas las convocatorias y participar activamente en ellas, el jueves quiso hacer algo que sólo por su simbolismo merece mención, se quiso fotografiar con todos los abuelos, sus abuelos, porque el abuelo de uno es el de todos. Y éso, me hace sentir que la lucha aunque sea larga siempre tendrá a alguien dispuesto a recoger nuestra antorcha.  Porque el detalle no es fotografiarse, es el sentido que se le da al mismo, Merilé el jueves les dijo a todos que no se preocuparan, que ella estaba allí para que ellos, todos ellos fueran recordados. Gracias a todos compañeros, y sobre todo, gracias Merilé por ser luz de esperanza en la oscuridad del olvido de todos los nuestros. ¡No a la impunidad contra los crímenes del franquismo! ¡Salud y Memoria!

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A. I. La Memoria Viv@



La Justicia chilena investiga la muerte de Allende…

enero 29, 2011

Casi 40 años después, aún se desconoce si se suicidó o fue asesinado

SOLEDAD PINO Santiago de Chile 27/01/2011

Salvador Allende, en una imagen de fecha desconocida.

Salvador Allende, en una imagen de fecha desconocida.

La Justicia chilena ha decidido investigar una antigua duda: ¿el ex presidente Salvador Allende se suicidó o fue asesinado en el interior del palacio de La Moneda el 11 de septiembre de 1973, cuando las Fuerzas Armadas dieron el golpe de Estado?

Su muerte será investigada por el juez especial Mario Carroza junto con otros 725 casos de violaciones de los derechos humanos cometidos durante la dictadura de Augusto Pinochet, sobre los que hasta ahora no se habían iniciado actuaciones judiciales.

Aún es un misterio lo que ocurrió la mañana del 11 de septiembre. Cuando los militares llegaron hasta La Moneda, el ex presidente se puso un casco de minero que tenía en su despacho y tomó la metralleta AK-47 que meses antes le había regalado Fidel Castro en una visita que hizo a Chile.

Allende recibió varias llamadas telefónicas de generales que le pedían que saliera, que le enviarían un avión. Allende se negó. “A mí no me van a hacer salir en pijama ni ir a asilarme a una embajada”, afirmó Allende, según han recordado sus colaboradores.

Quiso salir el último

En la soledad de su despacho, con los bombarderos sobrevolando La Moneda, el ex presidente improvisó un discurso dedicado “al pueblo de Chile”. Luego hizo salir a todos sus asesores y dijo que él saldría el último.

El doctor Patricio Guijón, era parte del equipo médico del Gobierno y estaba ahí esa mañana. Era cercano a Allende, pero no se le reconocía militancia política. Guijón es conocido como el único testigo de la muerte del ex presidente chileno.

En 1984, Guijón relató a la desaparecida revista Cauce: “Iba saliendo y de pronto pensé que nunca había estado en una guerra y me devolví para ir a buscar una máscara y llevársela de recuerdo a mi hijo De pronto, justo frente a la puerta vi el momento en que Allende se pegó un tiro”.

Mientras la familia y varios allegados del ex mandatario chileno siempre han mantenido la tesis de que Allende se suicidó, otros dudan de la verosimilitud del relato de Guijón y se cuestionan que Allende fuese sepultado de noche, sin que la viuda pudiera reconocer el cuerpo.

Dudas sobre la autopsia

Hace poco más de un año, el perito forense Luis Ravanal abrió una polémica en Chile al presentar un estudio forense (basado en la autopsia de Allende) que asegura que el ex presidente fue asesinado.

Ravanal, en conversación con Público, insistió: “Aquel 11 de septiembre, Allende recibió un proyectil en la cara. Procedía de un arma de bajo calibre que le entró cerca del ojo derecho y salió por la parte posterior de su cabeza”.

Según el médico, “a los pocos minutos de haber muerto, recibió un disparo de metralleta AK-47, justo por debajo el mentón”.

Los autores de la autopsia realizada a Allende son los médicos José Luis Vásquez y Tomás Tobar. El ginecólogo Vásquez realizó también el informe forense del diplomático español Carmelo Soria, donde aseguró que había muerto en un accidente de automóvil. Más tarde, la Justicia descubrió que fue secuestrado por la policía secreta, torturado y murió, con múltiples fracturas cervicales y de columna, en 1976.

Público.es


PIERRE SEEL, TESTIMONIO DEL ESTIGMA Y PERSECUCION CONTRA LA HOMOSEXUALIDAD…

enero 29, 2011

Pierre Seel no podía imaginarse las consecuencias de denunciar el robo de un reloj en una zona de cruising de Mulhouse. Tenia 16 años solamente y la gendarmería francesa lo apuntó en una lista de homosexuales en una Francia en la que la homosexualidad no era ilegal.


Tras la invasión alemana la lista fue a parar a manos de la Gestapo y todas sus esperanzas de fututo se devanecieron.Tras la llegada de los invasores la policia les entregó su lista “rosa”. El propio Pierre nos cuenta que él y otros homosexuales fueron golpeados. A algunos de los que intentaron resistir a las SS se les arrancaron las uñas. Otros fueron violados con reglas rotas que les perforaron los intestinos, provocándoles hemorragias. 

Inmediatamente después fue enviado al campo de concentración Natzweiler-Struthof. Pronto durante un paso de revista matutino, el comandante nazi anunció una ejecución pública. El hombre que iba a ser ejecutado fue sacado al aire libre y Seel reconoció la cara como la del que había sido su amante de 18 años en Mulhouse. Según el testimonio de Seel, los guardias desnudaron a su amante y colocaron un cubo de metal sobre su cabeza. Entonces soltaron varios pastores alemanes entrenados y los azuzaron contra él, desgarrándolo en cuerpo vivo, hasta que murió por las mordeduras. En sus memorias nos cuenta:

“Desde entonces, todavía me despierto a menudo gritando en medio de la noche. Durante más de cincuenta años esa escena se ha repetido incesantemente ante los ojos de mi mente. Nunca olvidaré el bárbaro asesinato de mi amor — ante mis ojos, ante nuestros ojos, porque había cientos de testigos”

Experiencias como esa pueden explicar la alta tasa de mortandad de los homosexuales en los campos en comparación con la de otros grupos considerados por los nazis como “antisociales”. Un estudio afirma que el 60% de los homosexuales en campos de concentración murió, comparado con el 41% de los prisioneros políticos y el 35% de los testigos de Jehová.
Los homosexuales mas jóvenes fueron liberados, se les dio la nacionalidad alemana y se les envió a primera linea de fuego. Fue el caso de Pierre, era un “Malgré nous” (A pesar nuestro) y se vio obligado a luchar contra sus propios conciudadanos franceses, contra la resistencia yugoslava. La peripecia pasó por un centro de procreación de la raza aria, finalmente fue enviado al frente ruso, allí desertó y se entregó a los soviéticos,, estos lo enviaron a un pelotón de fusilamiento, pero su conocimiento de la Internacional lo salvó. 

Tras cambiar de nombre para evitar represalias que podían venir de todos los lados se apuntó a un grupo de la Cruz Roja que le iba a enviar a Francia. El viaje duró mas de una año y en unas condiciones que eran de todo menos humanitarias. Finalmente llegó a su país en agosto de 1.945.

Una vez acabada la guerra la homosexualidad volvió a estar prohibida y optó por el silencio. Eliminaron las leyes antisemitas, pero decidieron seguir persiguiendo a los homosexuales. Su familia le rechazó y lo desheredó, sus amigos le dieron la espalda y en su ciudad vio como se agredían a personas que hacían visible su condición sexual.

Para ocultar su homosexualidad se casó y tuvo cuatro hijos, pero el matrimonio fue un calvario por el tuvo que pasar para ocultarse de una ciudadanía homófoba. Vergüenza, confusión, culpa …. finalmente en 1.978 se separó de su mujer.

Unas declaraciones y acciones homófobas en 1982 del obispo de Estrasburgo, Léon Elchinger, le hicieron salir a luz pública y exponer su caso. Su historia fue recogida solamente por revistas gays. Tuvo que esperar a 1.994 tras la publicación de su libro Moi, Pierre Seel, déporté homosexuel” (Yo, Pierre Seel, deportado homosexual) para que su historia llegara a la opinión pública. 

Hasta el 2.003 no se le reconoció su condición de víctima del holocausto, era ya el único homosexual superviviente de la barbarie. Entonces vino el reconocimiento, su familia le apoyó y su esposa retiró la demanda de divorcio. En noviembre de 2005 moría en Toulouse el  testimonio del estigma sufrido por los homosexuales en Europa durante 50 años. Una calle le recuerda.

ANEXO: MEMORIA DEL HOLOCAUSTO.

El triángulo rosa es el distintivo que en la solapa y en una pernera del pantalón debían llevar los homosexuales en la Alemania de Hitler, así como en los territorios ocupados. Entre 250.000 y 600.000 personas por ser homosexuales o tener relaciones sexuales con otros hombres fueron deportados a campos de concentración, allí eran considerados la escoria de la escoria.

Palizas, castraciones, trabajos forzados, inyecciones mortales con morfina, lobotomías  eran la práctica común. Los mas jóvenes se les hacia servir como cobayas. Los suicidios eran numerosos, el porcentaje fue el mas alto después de la comunidad judía, se cifra por encima del 60%.
Pocos regresaron a casa, cuando lo hicieron la homosexualidad seguía siendo considerada un deleito. Por ello y por miedo al estigma los familiares, amigos y afectados optaron por el silencio, por ello las cifras reales aun hoy se desconocen.

En el año 2000 se conocían menos de diez prisioneros vivos que llevaron un triángulo rosa. Solo recientemente se ha comenzado a fijar las historias de estos prisioneros. El gobierno alemán empezó a reconocerlos en el 2.002, la mayoría ya habían muerto.

http://leopoldest.blogspot.com/2011/01/pierre-seel-testimonio-del-estigma-y.html