La Iglesia contra Jesús…

enero 8, 2011

VICENÇ NAVARRO

Tengo que empezar este artículo diciendo que no soy creyente. No estoy entre los que –según la Iglesia católica– están bendecidos por el don de la fe. Pero soy un estudioso del papel que la Iglesia católica ha tenido en la historia de España. Y del análisis histórico y político de tal Iglesia puede deducirse fácilmente que una cosa es el cuerpo doctrinal derivado de las enseñanzas de Jesús de Nazaret y otra muy distinta la Iglesia católica (o, al menos, la jerarquía eclesiástica que la ha dirigido y continúa dirigiéndola). Esta última es una institución que en España ha sido parte durante muchos años de las estructuras de poder, habiéndose convertido durante la dictadura en una institución clave en la reproducción de unas relaciones de explotación que permitían el enriquecimiento de grupos sociales minoritarios a costa del mundo trabajador. La evidencia científica e histórica que apoya esta afirmación es enorme.
Esta postura de complicidad con los poderes establecidos estaba y continúa estando en clara contradicción con las enseñanzas de su fundador, Jesús de Nazaret, el cual había subrayado en repetidas ocasiones que “uno no podía servir a Dios y a los ricos a la vez” (Mateo, 6,24 16:13), “el amor y apego a la riqueza es la raíz de todos los males” (Timoteo, 6.10), o “es más fácil para un camello pasar a través del ojo de un alfiler que un rico entre en el reino de Dios” (Mateo, 19.24). El director de temas políticos de la revista británica New Statesman, Mehdi Hasan, acaba de publicar un artículo –“What would Jesus do?”
(13-12-10)– en el que se analiza el mensaje político que Jesús promulgó a través de sus enseñanzas. De este análisis podría concluirse que, como ha subrayado Hugo Chávez, el actual presidente de Venezuela (bestia negra de la Iglesia católica), “Jesús ha sido el mayor socialista en la historia de la humanidad”. Puede que exista una cierta hipérbole en esta declaración de Hugo Chávez al poner a Jesús de Nazaret como el mejor entre los mejores socialistas. Pero, por las enseñanzas de tal figura histórica, parecería razonable colocarlo claramente en la tradición socialista. Después de todo, Jesús de Nazaret condenó a los banqueros, a las estructuras del poder económico y a las iglesias de su tiempo, definiendo a estas últimas como hipócritas, adjetivo que parecería el adecuado y merecido ahora para la Iglesia católica española, que siempre ha apoyado sistemáticamente a las estructuras del poder económico y financiero existentes en España.
Tal como afirma Mehdi Hasan, de la lectura sistemática de las enseñanzas de Jesús de Nazaret debe concluirse que el fundador de la Iglesia católica se identificó con los oprimidos y los explotados de la sociedad en la que vivía. La lectura de sus enseñanzas permite alcanzar la conclusión de que Jesús de Nazaret tenía bastante buena idea de cómo funcionaba el orden y desorden social de su tiempo, y que sus simpatías estaban claramente en el lado de los grupos explotados y oprimidos, considerando que la riqueza de las clases dominantes estaba basada en tal explotación. De ahí que concluyera que sería imposible que los ricos fueran al cielo.
Existe, pues, una clara contradicción entre las enseñanzas de Jesús de Nazaret y el comportamiento de la Iglesia católica en España, cuyas prácticas son claramente opuestas a sus enseñanzas. El golpe militar de 1936 (que la Iglesia católica apoyó) liderado por el general Franco era la defensa de los intereses económicos y financieros de los grupos más privilegiados de la sociedad española, intereses que quedaban afectados por las reformas altamente populares llevadas a cabo por los gobiernos democráticamente elegidos durante la República. Entre estos grupos privilegiados estaba la propia Iglesia católica, que era una de las mayores propietarias de tierra, y por lo tanto, afectadas por la reforma agraria propuesta por la República. La Iglesia tenía también en los años treinta, 12.000 fincas rústicas y 8.000 edificios urbanos. La Iglesia era también la institución que ejercía un monopolio en la enseñanza, también afectado por las reformas educativas del Gobierno democráticamente establecido que favoreció el establecimiento de la escuela pública, medida también altamente popular.
De ahí que la Iglesia se convirtiera en el mayor portavoz de la resistencia a tales medidas, alentando públicamente al ejército a que se sublevara en contra del Gobierno democrático. Y cuando el golpe militar ocurrió, la Iglesia lo definió inmediatamente como una Cruzada, una cruzada que paradójicamente tenía en su vanguardia a tropas musulmanas, que eran las que la lideraban. No era de extrañar, por lo tanto, que cuando tuvo lugar el golpe militar sectores de las clases populares atacaran a las iglesias y al clero. Los excesos que ocurrieron en estos ataques (que deben criticarse) no debieran obstaculizar el entender (aunque no justificar) la enorme hostilidad existente hacia la Iglesia por parte de las clases populares que, traicionando el mensaje de su fundador, se había aliado con las fuerzas más explotadoras y oprimentes existentes en España, alianza que continuó durante la dictadura. Durante aquel odiado régimen, la Iglesia (con contadísimas excepciones) formó parte de él.
Esta institución fue, pues, una fuerza beligerante en aquel conflicto, y es de una enorme falsedad presentar a la Iglesia como “víctima”, como hizo recientemente Benedicto XVI. En realidad, su rol fue predominantemente victimizador. En muchas partes de España era la Iglesia la que confeccionaba la lista de los que la Falange o el ejército fusilaban, que eran, por cierto, los que defendían a un Gobierno democráticamente elegido. Y la enorme arrogancia que la caracteriza explica que no haya pedido ni siquiera perdón por su comportamiento a las víctimas, que pertenecían en su mayoría a las clases populares de las distintas regiones y naciones de España.

Vicenç Navarro es catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra

Ilustración de Mikel Jaso

Público.es (Opinión)

 


“Es hora de que la Iglesia pida perdón por tantos actos de agravio”

enero 8, 2011

La Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica subraya el apremio con el que la Iglesia debería disculparse por su complicidad con la represión franquista

PATRICIA CAMPELO Madrid 07/01/2011

DOCUMENTOS RELACIONADOS

La campaña para rescatar del olvido y del desconocimiento los más de 5.000 nombres de víctimas de la represión franquista en Galicia seguirá plenamente activa en 2011.

La Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica ha avanzado que el escrito dirigido al presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela,invitándole a visitar las fosas gallegas, es una forma de “contestar” las palabras que Benedicto XVI dirigió a los periodistas en el avión papal que le traía de visita a España y en las que comparaba el secularismo actual con el de los años de la II República.

“La Iglesia deber pedir perdón públicamente por tantos actos de desagravio”

“Si el Papa hizo esas declaraciones en calidad de jefe de Estado, no tiene porqué injerir en asuntos de otros Gobierno, y si las hizo como opinión de autoridad moral, que las haga en privado”. Rubén Afonso, miembro de la Comisión, ha explicado a Público.es que en la respuesta a las palabras del pontífice han querido dejar claro que están a favor de un “pacto por la laicidad” y en contra de la presión de la jerarquía católica para “imponer” su moral.

“Creemos que ya es hora que, en 2011, la Iglesia pida perdón públicamente por su apoyo a tantos actos de agravio”. Afonso lamenta el papel de la institución que bautizó como ‘Santa Cruzada’ los actos de represión, “fueron cómplices del golpe militar de 1936, en el que desempeñaron una importancia vital”.

A través de la misiva, el colectivo pretende que la institución católica participe en los homenajes a los “asesinados por defender la democracia” y, de este modo, se logre la “reconciliación” y un “cambio de rumbo” en la actitud de la Iglesia. “Hemos invitado a Rouco de buena fe porque su participación sería un acto de dignidad”, ha señalado Afonso.

Bajo palio

En la carta dirigida a Rouco, en la que la Comisión solicita dar traslado de sus peticiones a Benedicto XVI, recuerdan que Franco entraba “bajo palio” en las iglesias acompañado de la jerarquía eclesiástica, la misma que hacía “el saludo fascista” al paso del dictador. La proximidad con los dirigentes del régimen la evidencian evocando las palabras del arzobispo de Toledo en el funeral de Franco, en las que mencionó a la “civilización cristiana a la que quiso servir”. Asimismo le explican a Rouco que está documentado el “robo de miles niños y niñas” con la connivencia de las autoridades del franquismo.

Público.es (Memoria Pública)

Fotografía de archivo

 


La hebilla abierta de la memoria histórica…

enero 8, 2011

PEDRO CORRAL

Día 08/01/2011

El Ministerio de la Presidencia aprobó en 2010 una ayuda de 57.000 euros para el proyecto de localización, exhumación e identificación de los restos de al menos cuarenta soldados republicanos ejecutados por orden de sus propios mandos, el 20 de enero de 1938, en la localidad de Rubielos de Mora, durante la durísima batalla de Teruel, en la guerra civil española. Fue el primer proyecto que obtiene financiación del Gobierno socialista, en virtud de la Ley de Memoria Histórica, cuyo objetivo es la búsqueda de víctimas de la represión republicana, en este caso dirigida contra sus propios combatientes: los miembros de la 84.º Brigada Mixta del Ejército Popular, castigada y disuelta después de insubordinarse en Rubielos de Mora ante la suspensión de un permiso por su decisiva intervención, unas semanas antes, en la conquista de la ciudad de Teruel.

ABC
Los esqueletos en la fosa de Rubuelos.

La localización de la fosa donde se encontrarían los restos de tres sargentos, doce cabos, treinta soldados y un tambor de esta unidad republicana, ejecutados sin mediar juicio alguno a causa de su insubordinación, se puso en marcha en 2009. La voluntad de los descendientes de tres de los masacrados, el cabo Salvador Martínez Tarazona, el ametrallador Victoriano Alegre Navarro y el tambor Anacleto Esteban Mora, logró sortear el desinterés, cuando no el rechazo, de algunos a que estos 46 soldados republicanos se beneficiaran también de la Ley de Memoria Histórica.

Apoyados desde el primer momento por Luis Avial, técnico en geo-radar que ha ayudado a localizar más de noventa fosas, y por la Sociedad de Ciencias Aranzadi, cuyo riguroso equipo multidisciplinar encabeza el catedrático Francisco Etxeberría, estos familiares vieron cómo al fin, en la primavera pasada, se daba inicio a la búsqueda de los restos de sus seres queridos, como ya informó ABC.

La búsqueda en un paraje de rocas y pinares conocido como Piedras Gordas se antoja una de las más complejas para los investigadores, tanto por la extensión como por lo abrupto del terreno. En mayo pasado, gracias al testimonio de un agricultor que recordaba haber visto de niño unos cadáveres arrojados a una balsa de riego en las tierras de su familia, se localizaron dos esqueletos.

Según las primeras estimaciones de los profesionales de la Sociedad de Ciencias Aranzadi, se trata de dos varones jóvenes, muertos ambos de un disparo a quemarropa en la cabeza, si bien en uno de los esqueletos se halló una pequeña bola de plomo utilizada como metralla en proyectiles de artillería. Los restos de sus vestimentas indican su condición de militares: uno portaba cinturón con el emblema de la infantería española y el otro, además de un capote impermeable, llevaba otra hebilla, de nácar, grabada con una imagen que se antoja insólita para un supuesto soldado de una unidad mayoritariamente anarquista como fue la 84.ª Brigada: el emblema de los Santos Corporales de Daroca, un milagro eucarístico sucedido en la Edad Media en dicha localidad zaragozana, que quedó en zona nacional durante la Guerra Civil.

Todas las hipótesis están abiertas, incluso la de que un soldado de la 84.ª Brigada republicana tuviera la osadía de lucir tan piadoso cinturón a comienzos de 1938. Tampoco se descarta que los restos pertenecieran a dos combatientes franquistas de la guarnición de Teruel, ejecutados durante su marcha hacia el cautiverio, puesto que Rubielos fue uno de los itinerarios de traslado hacia Valencia de los miles de soldados nacionales apresados por el Ejército Popular en Teruel. Una tercera hipótesis es la de que fueran desertores del Ejército franquista, ajusticiados en la misma línea del frente por orden de sus mandos, como fue tan habitual en ambos bandos contendientes.

La posibilidad de que estos dos esqueletos no guarden relación con las ejecuciones en el seno de la 84.ª Brigada Mixta permite confiar de nuevo en la posibilidad de que los 46 soldados muertos en aquella masacre se encuentren en una sola fosa, y no en varias desperdigadas por aquel paraje. De hecho, una reciente inspección en otro lugar de Piedras Gordas ha arrojado el hallazgo de nuevas evidencias, como cartuchos, balas e insignias, que indican la posible localización de esta única fosa.

Una sencilla hebilla de cinturón ha venido a ahondar, aun más si cabe, la complejidad de este riguroso proyecto de búsqueda de los restos de 46 combatientes ejecutados sin juicio alguno por sus mandos, doce días después de haber tomado Teruel para la República. Aunque las piezas no encajen, por las dudas de que las dos víctimas por ahora exhumadas sean de un bando o de otro, todas ellas componen un mismo cuadro de barbarie y crueldad que invita a una misma piedad por todos los que sufrieron las consecuencias de aquel conflicto.

ABC.es vía google noticias.


450 globos al aire para recordar a más de 30.000 niños robados…

enero 8, 2011

A través de: jordigraug el 07 Ene 2011 – URL Permanente

Mar Soriano, una representante de esta plataforma, que se ha concentrado en la Puerta del Sol de Madrid para hacer una suelta de globos como símbolo

450 globos al aire para recordar 

Madres y hermanos de niños sustraídos al nacer durante el franquismo y los primeros años de la democracia han lanzado al aire esta mañana en la puerta del Sol de Madrid 450 globos para recordar su búsqueda.
“Quiero que mi padre encuentre a su hija, aunque su hija no le vea como un padre porque han pasado 46 años”, explicaba Mar Soriano, hermana de Beatriz, robada al nacer.
En la clínica O’Donell de Madrid a sus padres les dijeron que había muerto de otitis y que no podían verla porque ya la habían enterrado en una fosa común.
Pedro Soto, hermano de una niña robada en 1979, relataba a su lado: “A mi madre le dijeron que había nacido sin pulmones, aunque según la partida de defunción, mi hermana fallecido 12 horas después.
Mi madre siempre decía que se la habían robado, y en casa siempre pensamos que decía aquellas cosas por la frustración de que se le hubiera muerto su hija, hasta que hace cuatro meses conocimos a gente con situaciones parecidas, empezamos a investigar y descubrimos muchas irregularidades”. Pedro asistió recientemente a una reunión con el fiscal de la Audiencia Nacional Javier Zaragoza, quien les dijo que no podía hacer nada por ellos porque el robo de niños no entraba dentro de las competencias del tribunal.
Así lo ha reivindicado Mar Soriano, una representante de esta plataforma, que se ha concentrado en la Puerta del Sol de Madrid para hacer una suelta de globos como símbolo de los niños que les fueron robados a sus padres al nacer en las clínicas con la excusa de que éstos habían fallecido. “Lo que tenemos es el denominador común de la búsqueda de familiares que le dieron por muertos y no lo podemos olvidar”, ha explicado a los periodistas Soriano, quien ha relatado que su hermana fue robada en 1964 en el hospital madrileño de ODonnell.
Soriano ha lamentado con lágrimas en los ojos cómo su hermana nació sana y a pesar de eso los médicos insistieron en meterla en una incubadora como “un procedimiento habitual” que se hacía con los recién nacidos.
Ha recordado que en la reunión que representantes de la plataforma mantuvieron el pasado 21 de diciembre con el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, éste les dijo que les apoyaría a través de la vía administrativa.
Sin embargo, Soriano le trasmitió que aunque los familiares se fueran a limitar exclusivamente a la búsqueda de los hijos desaparecidos, “en algún momento se toparían con la Justicia” y por ello ha considerado necesario que ésta les “eche una mano”.
La Plataforma de Niños Robados espera ahora poder reunirse con el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, después de que el fiscal Zaragoza les recomendara que acudieran al Gobierno

 


Rebolledo, el maqui de Castilblanco, regresa a su pueblo…

enero 8, 2011

Los restos de este guerrillero republicano son trasladados desde la provincia de Cuenca, donde fue asesinado, hasta su localidad natal

RAÚL HABA
Rebolledo, el maqui de Castilblanco, regresa a su pueblo

El guerrilero Agustín Bonilla Bravo, ‘Rebolledo’./ HOY
CORRÍA el año 1948, en plena posguerra. Agustín Bonilla Bravo, guerrillero republicano conocido como ‘Rebolledo’, intentaba escapar a Francia con otros dos maquis, pero fueron delatados. En agosto de ese año fue asesinado en la provincia de Cuenca. El rastro de sus restos había desaparecido, como los de tantos otros en la Guerra Civil y en los posteriores a nuestra contienda. Ahora, 61 años después, Rebolledo, el maqui de Castilblanco, regresa a su tierra. Sus restos mortales, procedentes de la población conquense de Villalgordo del Marquesado, son trasladados a la Siberia extremeña para ser enterrados.

Tras huir a la sierra, Rebolledo se unió a la primera agrupación guerrillera del Ejército de Extremadura y Centro, llegando a ocupar el puesto de comisario político de la 12ª División, que dirigía el mítico guerrillero Pedro Díaz Monje ‘El Francés’.

Tras ser asesinado, al parecer a sangre fría, los restos de Agustín Bonilla Bravo fueron enterrados en Villalgordo del Marquesado, sin que su familia supiera el lugar exacto. Ahora han sido localizados por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Cuenca para trasladarlos este fin de semana por sus familiares desde la localidad manchega hasta el cementerio del pueblo donde nació, en Castilblanco.

Resistencia

Especialmente relevante para comprender los últimos años de vida de Rebolledo es la información facilitada por el cordobés Francisco Moreno Gómez en su libro ‘Extremeños, andaluces y manchegos en la Resistencia’. En este libro se relata que Agustín Bonilla Bravo, jornalero nacido en Castilblanco en 1917, se fue a la sierra el 23 de enero de 1943. Este guerrillero tenía dos hermanos de ideología republicana, Benito y Eulalio, que habían estado encarcelados un tiempo y luego confinados, uno en Alía (Cáceres) y otro en Peñarroya (Córdoba). «Otros miembros de su familia también sufrieron los efectos de la represión, siendo llevados en ocasiones a Cabeza del Buey, ante la presencia del temido capitán Chacón. También su madre, Carmen Bonilla, fue perseguida, al igual que su novia y su cuñada», relata Moreno en su libro.

De este mismo pueblo, Castilblanco, se fueron también a la sierra Calixto Bonilla Marrupe ‘Compadre’, que murió en un tiroteo el 17 de enero de 1946, y Timoteo Jurado Aguado ‘Medianoche’, que sería fusilado en 1947.

‘Cuquillo’

El huido pacense que más tiempo consiguió sobrevivir en la sierra fue Eugenio Herrera García ‘Cuquillo’, natural también de Castilblanco.

Al igual que el personaje al que da vida Javier Cámara en la película ‘Los girasoles ciegos’, a finales de 1939 ‘Cuquillo’ se ocultó en su pueblo, en la casa de un hermano de su padre, donde permaneció hasta primeros de 1941. Las autoridades locales le acusaban de haber intervenido en la muerte de nueve personas de derechas y de ser un destacado militante socialista, según el historiador cordobés. Completaba este grupo de refugiados en la sierra Visitación González Gil, de quien no se tienen más datos.

De las tres divisiones que componían la Primera Agrupación Guerrillera del Ejército de Extremadura y Centro, la 12ª era con mucho la más numerosa.

Esta división la dirigía Pedro Díaz Monje ‘El Francés’, que estaba auxiliado en el cargo de Estado Mayor por Eusebio Moreno Marcos ‘Durruti’ un anarquista de 39 años, natural de Navalmoral de la Mata y carnicero de profesión, que se había incorporado a la sierra el 20 de diciembre de 1944.

‘Rebolledo’ estuvo integrado en la guerrilla que dirigía Salvador Villa ‘Calandrio’, que andaba independiente por tierras comprendidas entre Cáceres y Toledo. El 4 de abril de 1947 tuvo un enfrentamiento en la sierra de Mohedas con la Guardia Civil y con varios antiguos guerrilleros que se habían entregado. En este enfrentamiento resultó muerto Diego Montealegre Paredes ‘Soli’, que había sido jefe de Estado Mayor de la división liderada por Quincoces.

El resto del grupo, integrado por Salvador Villa ‘Calandrio’, Agustín Bonilla Bravo ‘Rebolledo’, Juan Estrella Barroso, conocido como Petaca o Charavacas’, y ‘Cantador’ se fueron hacia la provincia de Ciudad Real, algo que anteriormente había hecho Honorio Delgado Blanco ‘René’, que procedía del maquis francés.

Cuando en 1948 vio que las cosas eran ya imposibles, ‘Rebolledo’ intentó escapar a Francia con Calandrio y Trapichea, pero fueron delatados y le mataron en la noche del 23 de agosto en Villalgordo del Marquesado (Cuenca). Agustín Bonilla Bravo falleció en el acto a consecuencia de las heridas provocadas por un disparo a bocajarro en la cabeza efectuado por un falangista en el exterior de una tahona.

A pesar de tener conocimiento oficial de su muerte, el Estado español, como consta en los archivos de la Guardia Civil, no comunicó nunca a la familia la muerte de Agustín. La familia tuvo noticia de su paradero recientemente. Como en tantísimos otros casos a raíz de la publicación del reseñado libro de Francisco Moreno Gómez, según señala el historiador Justo Vila. Ayer sábado se exhumaron en el cementerio municipal de Villalgordo del Marquesado los restos de Agustín Bonilla Bravo por solicitud expresa de su familia y al amparo de la Ley de Memoria Histórica para trasladarlos a Castilblanco.

http://www.hoy.es/20090322/regional/rebolledo-maqui-castilblanco-regresa-20090322.html


La CRMH invita a Rouco Varela a visitar las fosas comunes de Galicia…

enero 8, 2011

Imagen extraída de Google images para el artículo del blog de jordicarreno.wordpress.com "Cuestión de fe.., Sr. Rouco o Cuestión de Derecho..". Monseñor Rouco y el periodista Jiménez Losantos

07-01-2011 /

A Coruña, 7 ene (EFE).-

La Comisión por la Recuperación de la Memoria Histórica (CRMH) de A Coruña ha invitado hoy al presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, a visitar las fosas comunes que todavía permanecen en Galicia.

“Sin duda alguna su presencia sería un acto de reconciliación con las víctimas del franquismo y un cambio de rumbo en la actitud de la jerarquía de la Iglesia Católica”, ha señalado la CRMH en la misiva dirigida a Rouco Varela.

Durante este año, la CRMH tiene previsto homenajear a las víctimas del franquismo en A Coruña que todavía no han recibido “una sepultura digna” y que permanecen en varias fosas comunes en el ayuntamiento de Aranga (A Coruña), ha indicado.

Este conjunto de fosas, el más importante de Galicia, podría albergar más de 80 cadáveres, según investigadores consultados por la CRMH.

“Es hora de que la Iglesia Católica pida públicamente perdón por su participación en estos crímenes contra la humanidad y por su gravísimo pecado de sostener durante años una dictadura fascista”, ha señalado la CRMH.

La organización por la recuperación de la Memoria Histórica ha pedido también a Rouco Varela que traslade al papa Benedicto XVI las “reflexiones” sobre la participación de la Iglesia en la historia de la sublevación militar y la dictadura posterio

ABC.es vía google noticias