“Mi abuelo Franco”

La revista Época, avalada por su declarada simpatía hacia el viejo régimen, acaba de estrenar una serie documental suscrita por un curtido periodista de confianza, Antonio D. Olano, en la que abunda en la memoria histórica que le es afín: “Lo que nunca se contó de Franco. Historias del “Azor”. Como se deducirá por la publicación que fomenta o promociona tal oferta, así como por el fragmento que me permito transcribir, lo que se cuenta no decepcionará a los más nostálgicos defensores o justificadores de la dictadura.

Escribe Olano acerca de la personalidad responsable y cristiana del extinto caudillo, versión filial de Carmencita Franco: “Si los problemas eran graves, esperaba de pie. El embajador de Alemania conminó a Franco para que la mañana siguiente diese una respuesta a Hitler que llevaría a la debilitada España a una guerra mundial. Franco -me explicaron mis amigas- se fue a la capilla del Palacio y pasó, despierto y rezando, toda la noche. Nosotras le acompañábamos. Cuando amanecía y se esperaba la visita del diplomático alemán, nos comunicaron que había muerto de repente”.

Supongo que en línea similar con esas plácidas memorias franquistas de Olano a bordo del yate de recreo del dictador, su nieto Francis Martínez Bordiú, a quien se le cambió el apellido por el de su abuelo a golpe de decreto, pondrá en la calle en otoño otras en las que obviará algunos pasajes del currículo que se le imputa y del que daba somera reseña Pilar Barrientos hace unas fechas en El Confidencial.

Francis Franco, como su padre Cristóbal Martínez Bordiú, estudió medicina y obtuvo la correspondiente titulación, pero no ejerció nunca como tal por considerar que esa profesión no era la más indicada para ganar todo el dinero que apetecía. También estimaba, al parecer, que el apellido impuesto no era el más indicado para tal actividad: ¿Cómo voy a ejercer de médico llamándome Francis Franco?

Cuentan que Salgado Araujo, jefe de la Casa Militar de Franco, vaticinó que algún día a Francis le gustará llamarse sencillamente Martínez. No será así a propósito de las memorias que se anuncian, pues el negocio comercial ha de basarse sobre todo en la firma y condición del autor. No se dice nada del título del libro, pero el más indicado para ganar dinero entre nostálgicos apasionados y algún que otro curioso y morboso lector podría ser: “Mi abuelo Franco”.


Voz de memoria Por Félix Población / (Público.es)


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: