El testimonio de 30 represaliados del franquismo recojido en un vídeo…

abril 22, 2011

El documental ‘Ecos de la memoria’ recopila, entre otros, los recuerdos de testigos directos del campo de concentración de Miranda y de familiares de asesinados tras la Guerra Civil

Portada del documental que se proyectará el lunes en la Casa de Cultura.

G.A.T.
G.A.T. / Miranda de Ebro

Una treintena de testimonios en dos horas exactas de metraje. Es lo que el lunes se podrá ver a las 19.00 horas en la casa de Cultura (entrada libre) de la mano de la Asociación por la Memoria Histórica de Miranda. Se trata del vídeo documental Ecos de la memoria, que con el subtítulo de La represión franquista en Miranda, pretende narrar «sin ser revisionistas ni revanchistas» un episodio de la historia de la ciudad visto a través de represaliados, sus descendientes y varios historiadores.
Se trata de una narración en la que el 80% son testimonios directos, vivencias de una treintena de personas narradas ante las cámaras. Entre ellas, testigos directos del la Guerra Civil y el franquismo que aún viven, y otros, que lo fueron siendo niños pero recibieron el testimonio de sus familiares. «En algunos casos son testimonios muy duros de un silencio que les ha amargado la vida», explicaba ayer el presidente del colectivo, Luis Alberto Egea, que al tiempo se lamentaba en cierto modo de que este trabajo no haya llegado antes, lo que hubiera permitido incorporar los «testimonios perdidos» de personas ya muertas o muy delicadas física y mentalmente.
«Queremos que las futuras generaciones entiendan de forma mucho más rigurosa lo ocurrido», explicó Egea, a lo que Alberto Mardones, también integrante del colectivo, añadió la idea «didáctica» del documento que pretende «dar a conocer una verdad de la historia de Miranda».
De su realización se ha encargado Daniel Alonso, quien recordaba que se han rodado 80 horas y se logró contactar con 115 personas, aunque reconociendo que «no todos han querido hablar». Algo que el colectivo vincula con «el miedo» que sigue existiendo, explicando que incluso algunas personas accedieron a ser grabadas pero finalmente pidieron no salir en el documental.
Y es que los testimonios son duros en buena parte, como el de Félix Padín, que fue prisionero en el campo de concentración de Miranda o el de otra mujer (cuyo nombre por expreso deseo queda en el anonimato) que narra cómo la dureza de la represión provocó que su abuelo delatase a su padre.
Del documento visual se van a editar 400 copias, que no serán vendidas sino entregadas a instituciones, colectivos, universidades e incluso se enviarán al extranjero, ya que se ha subtitulado en inglés y en francés, y además recoge parte importante de testimonios sobre el campo de concentración. Algo, que «despierta un gran interés fuera de Miranda, especialmente en el extranjero, y más en Polonia», recordaron.
Además, el vídeo podrá verse en la videoteca de la Casa de Cultura y el Ayuntamiento prevé volcarlo en su página web. Todo el material grabado quedará en los fondos del colectivo.    

Diario de Burgos vía google noticias


Piden a la Junta y a Fomento que cumplan la ley de Memoria Histórica…

abril 22, 2011

La asociación Foro por la Memoria se ha dirigido a la Administración regional y al ministro José Blanco para que se eliminen los vestigios de homenajes a personajes del Franquismo

Fachada del Tribunal Superior de Justicia en la capital, con el emblema del águila.

RUBÉN SERRALLÉ
M.O.

Más de tres años ha cumplido ya la controvertida Ley de Memoria Histórica aprobada por el Gobierno y que suponía la retirada de símbolos y emblemas que supusieran un homenaje a personajes del Franquismo. La asociación Foro por la Memoria en Albacete considera que todavía queda mucho por hacer en la provincia en este sentido, y por ello recientemente se han dirigido por carta, tanto a la Administración regional como al Ministerio de Fomento, para solicitar que en ambos casos hagan cumplir la ley.
En el caso de la Junta de Comunidades, el Foro se dirigió por carta al mismo presidente regional, José María Barreda, con el objetivo de que el Gobierno regional tenga en cuenta la aplicación de la ley de Memoria Histórica a la hora de conceder ayudas y subvenciones a los municipios. En la misiva se pide a Barreda su «más decidida intervención acerca de las Consejería de las cuales dependen las concesiones de ayudas para arreglos de mejores de calles o edificios». El objetivo es que cualquier ayuda incluya en los pliegos de condiciones la «inexcusable obligación» de cumplir con la ley de Memoria Histórica, porque en Albacete «en algunos pueblos o pedanías se siguen manteniendo en algunas de sus calles los nombres de personajes adeptos al régimen franquista».
El Foro por la Memoria argumenta que la propia ley recoge en su artículo 15 un abanico de posibilidades para facilitar el cumplimiento de la norma, por lo que «no sería demasiado complicada su aplicación».
El Foro por la Memoria en Albacete se ha dirigido asimismo al Ministerio de Fomento, y al ministro José Blanco, a través de otra carta. El motivo es que en la provincia se conservan algunos de los monolitos que recuerdan el traslado en noviembre de 1939 del cuerpo de José Antonio Primo de Rivera, desde Alicante hasta Madrid, un traslado que, como explica el Foro en su carta, fue «llevado a cabo por los falangistas y con el beneplácito y contribución del gobierno franquista».
Los monolitos pueden encontrarse a lo largo de la antigua carretera nacional, y pueden verse en La Roda o en las cercanías de la actual A-31. El Foro por la Memoria pide al ministro que haga «lo necesario para que los monolitos sean quitados y llevados al lugar que corresponda».

La Tribuna de Albacete vía google noticias


El negocio de la Memoria Histórica en Extremadura: 866.000 euros en diez años para «redactar» 5 tesis doctorales…

abril 22, 2011

El Diario Oficial de Extremadura del 20 de abril de 2011 ha publicado el último convenio de colaboración entre la Consejería de Cultura de la Junta, las dos Diputaciones Provinciales de Cáceres y Badajoz, y la Universidad de Extremadura para continuar el proyecto de «Memoria Histórica en el siglo XX en Extremadura.

Casi dos años después han querido desvelar el contenido de este documento, suscrito el 30 de diciembre de 2009. La andadura de este proyecto comenzó en 2002, y el 23 de septiembre de 2003 se firmó el primer convenio económico que tenía como objetivo la «realización del programa ‘Recuperación de la Memoria Histórica’ relativo a los acontecimientos relacionados con la Guerra Civil Española 1936-1939, que por distintas causas han sido relegados al olvido, debido a que han pertenecido al ámbito de los perdedores de la misma; recuperar la dignidad de las personas y asumir científicamente dichos acontecimientos». A pesar de ser ofrecida la dirección del citado proyecto a varios profesores de la Facultad de Filosofía y Letras de la UEx, estos rechazaron este honor, siendo recogida la invitación por Julián Chaves Palacios, asesorado en todo momento por su mentor, el catedrático Fernando Sánchez Marroyo.

Esta parrafada transcrita del convenio de 2003 evidencia una clara intencionalidad apriorística de los resultados de la investigación, llena de prejuicios, y muestra asimismo la falta de objetividad de los estudios o supuestos estudios que se elaborarían bajos los auspicios de este convenio. Es decir, el dinero público sirve para orientar la Historia oficial o la seudohistoria que de la Guerra Civil se hace desde la Universidad de Extremadura. Este primer convenio de 2003 tenía una financiación conjunta de las Diputaciones y de la Junta de 36.000 euros, todas gobernadas por el PSOE. Cantidad que se repetiría como cifra de subvención para las anualidades de 2004 a 2006. La «colaboración» se ha mantenido en el tiempo porque uno de los objetivos es trasladar a nuestros días la dinámica de los bandos de guerra para reabrir las heridas cerradas hace muchos años. Dada la opacidad que de por sí existe, ningún historiador ajeno al círculo de «iniciados» puede acceder a la documentación recopilada (que en teoría debe ser depositada en la Biblioteca de Extremadura) a pesar de haber sido acopiada gracias a la subvención pública. En el último convenio se hace una sucinta exposición de lo acaparado desde 2003:

a) «Detallada consulta y vaciado de información procedente de archivos municipales y registros civiles extremeños concernientes a los años treinta y cuarenta del pasado siglo, especialmente en lo referente a las prácticas represivas.

b) «Grabación en base de datos de esa información, así como de las más de cinco mil sentencias procedentes de consejos de guerra celebrados durante la Guerra Civil y el Franquismo contra republicanos extremeños, depositadas en el Archivo Histórico Militar de Ávila.

c) «Identificación y grabación de los expedientes procesales y de reclusión de los miles de extremeños que estuvieron recluidos en centros penitenciarios de la Comunidad de Extremadura y otras del país.

d) «Elaboración de un listado con la identidad de los miles de extremeños que perdieron la vida a causa de actos represivos y establecimiento de un buscador de represaliados en la web del equipo de investigación.

e) «Respuesta a la creciente demanda social de información por parte de familiares que perdieron a algunos de sus miembros a causa de actos represivos durante la Guerra Civil y el Franquismo, facilitándole datos sobre lo sucedido.

f) «Elaboración de un exhaustivo mapa de fosas con fusilados a causa de actos represivos franquistas, de las cuales una tercera parte han sido objeto de la preceptiva exhumación, de acuerdo con la demanda familiar en ese sentido.

g) «Celebración de múltiples seminarios, jornadas, congresos y cursos relacionados con la Memoria Histórica, Guerra Civil y Franquismo, junto a la publicación de diversos trabajos relacionados con esa temática en Extremadura, que sin duda han creando un ambiente propicio para que los extremeños se interesen sobre este pasado histórico tan trágico.

El 27 de noviembre de 2006 se suscribió un nuevo convenio de colaboración en el que se ponía de manifiesto la duplicación de la subvención, pasando de 36.000 euros a 82.000 euros anuales para los ejercicios de 2007, 2008 y 2009. En este convenio aparece un nuevo título para este proyecto «Memoria Histórica en Extremadura en el siglo XX». Denominación engañosa, pues todo se reduce una parte pequeña de la Historia del siglo XX, y que además se parte de un estudio sectario y maniqueo. Pero también usan un modo de trabajo poco escrupuloso. Así, a finales de 2008 publicaron en internet unas listas de «represaliados» que hubieron de ser retiradas por las críticas que recibieron por las múltiples equivocaciones, duplicaciones y «dudosos represaliados» como así fue advertido por los historiadores Ángel David Martín Rubio y Francisco Pilo Ortiz.

El 30 de diciembre de 2009 se firmó el último convenio, cuyo montante total, en plena crisis, para el cuatrienio 2010-2013 asciende a la suma total de 476.000 euros. Los objetivos de esta fase son:

a) Sintetizar «los innumerables datos» y exponer los resultados a través de cinco tesis doctorales que realizarán los cinco «historiadores» adscritos al equipo de investigación.

b) Continuar la exhumación de «fosas».

c) Seguir con las investigaciones destinadas a esclarecer la identidad de las víctimas de la represión y con la recogida de testimonios orales de personas que conocieron la contienda armada y el Franquismo, especialmente en lo relativo a la posguerra.

En esta fase ya se ha previsto la justificación que Julián Chaves Palacios hacía ocho años antes a sus compañeros de Facultad: «Crear nuevos doctores». Es decir, cuando se cumpla este decenio (2003-2013) de subvenciones, en total 866.000 euros (144.090.276 pesetas) para crear 5 doctores, los doctores más caros de la Historia. Umberto Eco dice que tres años es el tiempo razonable para concluir una disertación doctoral. Muchas veces se alarga por motivos de trabajo o por ciertas dificultades no previstas. Pero que cinco señores que concluyeron en 2007 los cursos de doctorado, dedicados a jornada completa a estos menesteres, y que necesiten seis años mínimos para redactar una tesis es muy grave. Como grave es además que esas 5 tesis doctorales estén financiadas conjuntamente por todos esos convenios que suman una cantidad astronómica evidencia el descontrol de las subvenciones que no lo es para los que promueven el negocio de la propaganda de la Memoria Histórica que en sí es puro despilfarro.

minutodigital vía google noticas