El Valle de los Caídos mantendrá su gran cruz

mayo 31, 2011

Los expertos que reinventarán el Valle de los Caídos, con el ministro Jáuregui (centro), ayer en La Moncloa.- B. PÉREZ

Rouco Varela retira al arzobispo de la comisión sobre el futuro del monumento

NATALIA JUNQUERA – Madrid – 31/05/2011

Los monjes benedictinos y la cruz de 150 metros que preside el monumento a la victoria franquista se quedarán en el Valle de los Caídos. Son las únicas líneas rojas que marcó ayer el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, tras la primera reunión de la comisión de expertos que ha de decidir, en un plazo de cinco meses, qué hacer para que el recinto deje de ser “un monumento a la guerra y al nacionalcatolicismo” para convertirse “en un lugar de memoria reconciliada, no de parte”, en palabras del ministro.

Jáuregui compareció ayer en La Moncloa junto a los dos presidentes de la comisión: Virgilio Zapatero, ministro de Relaciones con las Cortes con Felipe González, catedrático de filosofía del Derecho y actualmente vicepresidente de Caja Madrid, y Pedro José González-Trevijano, rector de la Universidad Rey Juan Carlos, catedrático de Derecho Constitucional y vocal de la Junta Electoral Central. El ministro explicó que tras hablar varias veces con Antonio María Rouco Varela, la Conferencia Episcopal había decidido retirar a última hora de la comisión al arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián. El equipo se ha quedado finalmente en 12 miembros, entre los que hay historiadores, como Ricard Vinyes; filósofos, como Amelia Valcárcel y Reyes Mate; juristas, como Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, y un monje benedictino, Hilari Raguer.

Preguntado por si le preocupa que el año que viene el PP gane las elecciones y rechace el proyecto que ha de salir de esta comisión, Jáuregui confió en que “ningún Gobierno pueda meter en un cajón” el informe que estos expertos con “autoridad científica y pluralidad ideológica” han de elaborar en los próximos cinco meses.

La comisión decidirá si los restos de Franco y Primo de Rivera deben salir del monumento. También diseñarán un memorial para dignificar a las más de 33.800 personas enterradas allí y explorarán todas las posibilidades para que las familias de los republicanos inhumados en el Valle de los Caídos junto a su verdugo sin su consentimiento puedan recuperar sus restos. Los forenses enviados por el Gobierno lo descartaron por ser “extremadamente complejo”. Pero Jáuregui les ha prometido seguir intentándolo. “Tienen derecho”, dijo.

http://www.elpais.com/articulo/espana/Valle/Caidos/mantendra/gran/cruz/elpepunac/20110531elpepinac_16/Tes

(PD: Los vocales son los  miembros del Consejo de Estado Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón y  Amelia Valcárcel Bernardo de Quirós, los catedráticos Carme Molinero,  Alicia Alted, Carmen Sanz y Ricard Vinyes, además del profesor Manuel  Reyes y el antropólogo social Francisco Ferrándiz, del Consejo Superior  de Investigaciones Científicas. También forma parte del comité  Hilari Raguer i Suñer, historiador y monje de la Comunidad Benedictina  de Montserrat.)


¡ LA FISTORIA DE ESPAÑA SE ESCRIBE CON “F” DE FRANQUISMO!

mayo 31, 2011

Desde La Memoria Viva expresamos nuestra profunda indignación y apoyamos las iniciativas que tengan por finalidad la revisión urgente de tal atropello a nuestra dignidad como familiares de víctimas del franquismo, a la Historia reciente de nuestro país,  a la más elemental conducta de respeto a la Verdad sobre los crímenes cometidos por Franco (o bajo sus órdenes) y a la Memoria de nuestros familiares represaliados en todas las formas que de manera fehaciente han sido demostradas.

Os pedimos vuestra adhesión a la carta enviada:

Denuncia al Ministerio de Educación:
Historiadores revisionistas en la Academia de Historia:

http://www.exiliados.org/exiliados/espana/851-carta-a-d-angel-gabilondo-pujol.html

Hemos recopilado varias informaciones sobre la escandalosa e insultante versión de la la publicación del Diccionario Biográfico Español por la Real Academia de la Historia:

Urge una revisión a fondo:

http://blogs.publico.es/versionlibre/469/urge-una-revision-a-fondo/

Los ideólogos del diccionario
que ensalza a Franco:
http://www.publico.es/culturas/379294/los-ideologos-del-diccionario-que-ensalza-a-franco

Vuelve la seudohistoria

http://www.publico.es/culturas/379251/vuelve-la-seudohistoria


Plaza del Sol, a las 20h, el 26 05 2011: ¡ Un año de “rondas”, todos los jueves !

mayo 27, 2011

La estatua y la "haima" 21 05 2011. Foto la Memoria Viva.

En la plaza acampada  de indignados (¿y cabreados ?), la estatua ecuestre de Carlos III  , estaba engullida  en un mar de lonas azules que crean una gran “haima”  donde numerosas comisiones debaten sobre la ausencia de democracia en este país.

26 05 2011. Foto La Memoria Viva

Las rondas que se han llevado a cabo  todos los jueves durante un año, hoy no podían transcurrir alrededor de esa escultura pasando delante el consistorio de la Comunidad de Madrid (antigua Casa de Correos, centro de tortura y represión franquista. El Oso y el Madroño , tan representativos de Madrid, han servido hoy como punto de encuentro, para reclamar Verdad , Justicia y Reparación para las víctimas de la represión franquista.

26 05 2011. Foto La Memoria Viva

26 05 2011. Foto La Memoria Viva

Los numerosos asistentes han escuchado, solidarios, rompiendo en aplausos tras cada intervención de los que han explicado que tuvimos  una verdadera democracia llamada República truncada por un golpe de Estado cuyo resultado fue una larga dictadura franquista acompañada de una feroz represión y que nuestro país no puede reclamarse democrático mientras sigan fosas comunes repletas de cuerpos por toda nuestra geografía, mientras los crímenes del franquismo sigan impunes, mientras sigan 30000 niños robados, mientras sigan 130000 hombres y mujeres desaparecidos, mientras no se reconozcan y restituyan todos los derechos a aquellos que sufrieron la represión en todas sus variantes, torturas , exilio y expolio.

26 05 2011. Foto La Memoria Viva26 05 2011. Foto La Memoria Viva

 

26 05 2011. Foto La Memoria Viva

Hoy delante “los indignados” otros indignados menos jóvenes ( solo en edad) han reclamado la necesidad de incluir en su larga lista de aspiraciones necesarias para la construcción de una  verdadera Democracia, la Recuperación de la Memoria Histórica como punto de partida para construir una sociedad futura libre con su pasado esclarecido.

26 05 2011. Foto La Memoria Viva

Un saludo fraternal para todos aquellos allí congregados.

Pedro Vicente Romero de Castilla Ramos.


REPORTAJE: VIDAS ROBADAS: “Busco a mi hermano mellizo. ¿Podrías ser tú?”

mayo 22, 2011

Ana Vega lanza una web para localizar a un niño dado por muerto en 1977

N. JUNQUERA / J. DUVA 22/05/2011

“Tú eres impresionable. Te va a afectar. Tienes a tu niña, a tu mujer… Es mejor que no lo veas. Está deformado, te va a marcar para siempre. Hazme caso. Nosotros ya nos encargamos de todo”. Y Luis Vega obedeció a aquel médico. Hoy se arrepiente.

Ana Vega y su hermano Luis, en una de las fotos que cuelga en la web.-

Era 20 de noviembre de 1977. Un matrimonio joven fue a la Clínica Nuestra Señora del Rosario de Madrid para tener a su segundo hijo. El parto les dio una sorpresa: venían dos, niño y niña, mellizos. “Mi abuela, que había sido matrona en su pueblo, se pasó todo el embarazo diciéndole a mi madre que llevaba dos bebés porque tenía la barriga muy alta. ‘Pero quién va a saber más, ¿usted o yo, que soy el médico? le decía, pero resultó que tenía razón”, relata Ana, la niña nacida aquel 20 de noviembre. “El niño”, prosigue su padre, Luis, “nació muerto. Eso fue lo que me dijeron los médicos. Y yo me lo creí porque la palabra de un médico entonces, al menos para mí, iba a misa”.

Los doctores convencieron a Luis Vega de que ocultara a su esposa que había tenido dos bebés y que uno había muerto. “Al final terminé contándoselo. Y en la revisión de la niña, a los 10 días, mi mujer comentó: ‘Qué lástima el niño…’ El neonatólogo se puso como una fiera. Le dijo que se olvidara de eso, que aquel niño ya no existía y que nosotros ya teníamos la parejita”.

Ana cuenta que siempre ha tenido a su mellizo muy presente. “En los cumpleaños mis padres siempre decían que podían haber sido dos, y preguntaban: ‘¿Cómo sería ahora tu hermano?’ …Mi madre siempre había tenido la sensación de que algo raro había pasado porque no le parecía normal que no hubiesen querido enseñarle el bebé a mi padre. Cuando escuchamos a otras familias repitiendo exactamente las mismas frases que nos habían pasado a nosotros, empezamos a sospechar. Mi padre fue a pedir papeles y comprobó que no había rastro de mi hermano por ningún sitio”.

Vega pidió información al director de cementerios de Madrid, Manuel Torres Iribarne, que le aseguró que, tras comprobarlo en el registro, no había inhumación alguna “de un feto de padres llamados Inés y Luis” por aquellas fechas. Tampoco está el legajo de aborto en el Registro Civil. “Tengo la convición de que mi hijo vive y que fue vendido a otra familia. Para ellos no tengo ningún reproche. Solo quiero que mi hijo sepa que nadie le abandonó y que, si tiene interés en conocer a su familia biológica, aquí estamos para recuperar estos 30 años perdidos”. Con esa esperanza ha creado Ana una web con fotos y vídeos de ella y de su hermano mayor, Luis, desde que eran niños hasta hoy. Y en la que hace un llamamiento: “Busco a mi mellizo. ¿Podrías ser tú?” Su dirección es http://buscoamihermanomellizo.weebly.com/


REPORTAJE: VIDAS ROBADAS: “A mis 39 años me acabo de enterar de que soy un niño comprado”

mayo 22, 2011

Vicente Martínez Gil, en la parafarmacia que regenta en L'Eliana (Valencia).- JESÚS CÍSCAR

Vicente Martínez ha conocido su pasado gracias al chismorreo de unas vecinas

JESÚS DUVA / NATALIA JUNQUERA – Valencia – 22/05/2011

“Mis amigos sabían que yo era un chico adoptado, que mis padres no eran mis padres biológicos. Eso era un secreto a voces. Pero yo me enteré por casualidad hace cuatro meses al escuchar una conversación de unas vecinas”. Vicente Martínez Gil ha descubierto, a sus 39 años, que en su día fue “un niño comprado”. Sus padres adoptivos, que jamás le revelaron ni media palabra de sus orígenes, han acabado admitiendo que lo recogieron un día de 1972 “en una casa particular”, probablemente el domicilio de un médico.

“Quiero destapar a esa gente que se creían dioses y traficaban con bebés”

Tras destapar el engaño en el que había vivido, Vicente se puso a investigar y así supo que en realidad vino al mundo el 14 de marzo de 1972 en el hospital clínica Casa de la Salud, en Valencia, y no en el hospital La Cigüeña, como siempre le había hecho creer su madre adoptiva.

Siguiendo con sus pesquisas, logró arrancarles a sus padres la pista de que habían empezado la operación de “compra” a través de un íntimo amigo, que a su vez les había puesto en contacto con un médico. Sin embargo, Vicente averiguó que en realidad ese amigo íntimo había enlazado a sus padres con un cura, un tal don Salvador, quien a su vez les encaminó hacia unas monjas.

“Fui a ver a don Salvador, que solía venir a la casa de mis padres con ocasión de las comidas familiares. Me dijo que estaba esperando mi visita tras las informaciones que estaban saliendo en prensa y televisión sobre las tramas de adopciones ilegales”, explica Vicente en la parafarmacia de L’Eliana, a tiro de piedra de Valencia, donde trabaja. “Ese sacerdote me espetó: ‘¿Qué andas buscando? Nosotros hacíamos una obra de caridad. Las madres seguramente serían jovencitas pudientes que no querían tener a sus hijos. ¿Por qué andas moviendo esto ahora, con la educación que te han dado tus padres?’ A mis padres, en efecto, les dijeron en su día que mi madre biológica era una chica que no quería quedarse conmigo”, explica Vicente, sin perder de vista a su hijo Mario, de dos años, que corretea en derredor.

“Según me han contado mis padres, a ellos les llamaron por teléfono de madrugada, con prisas. Les citaron en una casa que ellos sospechan que era la casa de un médico. Fueron y pagaron unas 40.000 pesetas en el momento de recogerme. Yo estaba totalmente desnudo y les dijeron que fueran a comprarme ropita. Volvieron por la tarde y me recogieron. Al día siguiente me inscribieron como si hubiera sido mi madre adoptiva la que me había engendrado”. El médico que figura en sus documentos es Julio V. I., que falleció hace 11 años.

Su padre, comerciante, y su madre, ama de casa, tenían unos 40 años cuando se decidieron a adoptar a un niño. ¿Cómo se tomaron ellos el hecho de que Vicente descubriera que le habían tenido engañado toda su vida? Él lo cuenta así: “Cuando me puse a buscar mis orígenes, ellos reaccionaron mal. Ahora se muestran indiferentes y no tenemos contacto. Ellos son ya muy mayores y no entienden que yo quiera averiguar quién soy y de dónde vengo. De nada vale que les insista en que lo único que quiero es conocer mis orígenes, pero que ellos van a seguir siendo siempre mis padres. Tienen miedo. Yo les respeto y no quiero que se asusten”.

Pero este hombre también tiene otro objetivo: “Quiero buscar a esta gente que se consideraban que eran dioses y que traficaban con recién nacidos. En realidad eran gentuza: médicos, curas, monjas, matronas… hay gente que todavía ejerce la profesión y me gustaría desenmascararlos para que todo el mundo sepa lo que hacían y a lo que se dedicaban”.

Sin embargo, su búsqueda está resultando complicada. Todos los papeles que posee son falsos. En el hospital donde se supone que nació le han dicho que destruyeron todos los archivos referentes a esas fechas. Por eso, ha pedido ayuda a todos los que, como él, están embarcados en una tarea que en la mayoría de los casos solo conduce a la frustración y a la melancolía. “Han venido madres a verme para pedirme consejo y otras con la creencia de que yo pudiera ser su hijo”, dice Vicente.

Ya se ha hecho las pruebas de ADN en el laboratorio genético indicado por la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir), por las que ha pagado 133 euros. “Hace 20 días presté declaración ante la Fiscalía de Valencia. El fiscal me aseguró que llamará a testificar a mis padres adoptivos y al cura que intermedió en la operación”, concluye.

El País.com


ENTREVISTA: NUEVO LIBRO SOBRE FRANCO Ángel Viñas Historiador “Creo que Franco ordenó un asesinato para empezar la guerra”

mayo 22, 2011

JUAN CRUZ 22/05/2011

Angel Viñas está convencido de que Franco ordenó asesinar al general Amado Balmes Alonso, responsable militar en Gran Canaria, para dejar expedito su paso e iniciar la Guerra Civil el 18 de julio de 1936.


“Hubo una entrevista a solas Balmes-Franco en torno al mes de mayo del 36. Balmes salió muy serio de esa entrevista”

“Al liquidar a Balmes Franco se hace con la guarnición. Con Balmes en contra se trastocaban los tiempos del golpe”

El historiador no tiene los documentos, pero mantiene que de otro modo sería inexplicable la versión que el franquismo dio desde un principio de que el militar se había disparado su pistola al desatascarla contra su bajo vientre.

Franco hizo que el Dragon Rapide, el avión que le sirvió para salir de Canarias y empezar la rebelión en África, aterrizara en Gran Canaria. Balmes murió el 16 de julio; Franco dejó Tenerife para estar en el entierro, y desde la isla de enfrente emprendió un viaje que cambió su destino, y el de la República.

Viñas es catedrático, ha ejercido la diplomacia, es autor de El escudo de la República (sobre el oro de Moscú), El honor de la República (sobre el acoso fascista, la hostilidad británica y la política de Stalin), y recientemente publicó la edición de las memorias de Paulino Azárate, político y diplomático muy ligado a Juan Negrín.

El libro en el que explica sus sospechas sobre el posible asesinato de Balmes que ordenaría Franco está publicado, como la mayoría de los suyos, por Cátedra, se titula La conspiración del general Franco y nació de su deseo de investigar la hostilidad británica hacia la República. Como tuvo que buscar en el origen inglés del Dragon Rapide y de su tripulación, halló que este avión voló a Las Palmas en circunstancias que permiten dudas; esas dudas le llevaron a hacer pesquisas que están a medias entre el historiador y el detective. Juntos en la misma persona el historiador y el detective, Viñas llegó a conclusiones que arrojan dudas muy serias sobre la versión oficial: la muerte de Balmes pudo haber sido un asesinato premeditado y alevoso.

En el libro, además, Viñas se muestra muy enfadado con parte de la historiografía española que dio por sentado que Balmes murió en un accidente sin hacerse las preguntas que hubieran incriminado a Franco, y también con la desfiguración interesada de los inicios de la guerra para ocultar lo más oscuro de la conspiración.

Pregunta. Está usted indignado, se ve en el libro.

Respuesta. Soy de los que creen que el franquismo montó una historia, un dogma, un corpus de doctrina para explicar los orígenes y el desarrollo de la Guerra Civil y sus consecuencias. Y ese dogma no tiene mucho que ver con la realidad.

P. Lo manipularon.

R. Sí, manipularon ese pasado un tanto mitológico en función de sus conveniencias políticas. Un poco como lo que pasó en la URSS en la época de Stalin. En el caso soviético fue mucho más exagerado porque también los crímenes eran de otra magnitud, pero en la sustancia, cuando rascas, el enfoque de Franco no es diferente del enfoque de Stalin, o de los servidores del poder en uno y en otro caso. Inventaron ambos una historia que sirviera para explicar lo que es difícilmente explicable. Por ejemplo, la muerte del general Balmes.

P. Dota usted a Franco de una enorme capacidad maquiavélica.

R. No, no. No es que Franco sea maquiavélico; es un hombre astuto. Tampoco es que sea un gran general; no tiene experiencia en el manejo de la guerra, la suya es una experiencia con la Legión en Marruecos, que es una guerra colonial completamente subdesarrollada. Es un general cortesano y un general político. Eso es lo que hace en la República. El hombre de Estado que sabe anticipar el futuro… eso son bobadas inventadas para alimentar su ego. En tiempos de la República tiene muy claros cuáles son sus intereses, a los que sirve con disciplina y rigurosidad. Un hombre disciplinado.

P. Que se subleva.

R. Si es cierto lo que Pedro Sainz Rodríguez ha dicho en varias ocasiones, toda la operación que Franco monta en Las Palmas está orquestada para ponerse al frente del ejército de Marruecos. Hace tiempo, antes de morir, don Pedro me contó que quizá lo que quería Franco era ser alto comisario de España en Marruecos y que ese era su objetivo inmediato en julio de 1936. Ponerse a la cabeza de esa poderosa máquina de guerra que le hubiera dado un peso muy importante en el conjunto de los sublevados. Luego las cosas no fueron como él pensaba. Le fueron mejor. Lo que le allana el camino es la muerte del general José Sanjurjo, en accidente. Ese sí que fue un accidente.

P. Porque usted cree que la muerte de Balmes no fue un accidente.

R. Yo estaba siempre con la mosca detrás de la oreja mientras estudiaba la imbricación de los servicios de inteligencia británicos en el vuelo del Dragon Rapide. Y empecé a buscar documentos hasta que llegué al suceso de Balmes…

P. Y ahí empezó su pesquisa, como un detective.

R. Sí, puede decirse así. Estaba muy sensibilizado con el tema de Balmes. Que se pegara un tiro en las condiciones que se lo pegó me parecía raro. Fui a Canarias, hablé con unos y con otros y me encontré con alguien emparentado con el ayudante de Balmes en julio de 1936. Este me contó que hubo una entrevista a solas Balmes-Franco en torno al mes de mayo de 1936. Fue a solas. Balmes salió muy serio de esa entrevista… En la familia del ayudante del general se comentó mucho esta circunstancia: qué le diría Franco a Balmes que salió tan circunspecto de una reunión supuestamente amistosa.

P. ¿Y qué le pareció raro a usted mismo?

R. Que habiendo tanta literatura sobre esa época, nunca se dijera nada de esa reunión secreta. Lo comenté con Gabriel Cardona, el extraordinario historiador militar que acaba de fallecer. “¿Cómo te suena?”, le dije. “¡Me suena muy mal!”, me dijo. Y me aconsejó que leyera el libro de Pinto de la Rosa, que era, cuando murió Balmes, el juez militar que se hizo cargo de aquel accidente. Claro, por el hilo tiras del ovillo. Y aquellos disparates que él cuenta, apoyados por las cosas aún más absurdas que publicaba la prensa de la época, me encendieron las luces. No fue una muerte casual. Alguien empujó la pistola, parece evidente.

P. Dice usted que Franco estuvo activísimo y una de sus actividades podría haber sido acabar con Balmes…

R. Su objetivo era sublevar las guarniciones de Tenerife y de Las Palmas. La de Tenerife la tenía en su mano porque él estaba allí, pero no disponía de la de Las Palmas, necesitaba hacerlo a través de personas interpuestas. Yo sospecho de las personas interpuestas. Por ejemplo, de Rafael Díaz-Llanos, que está en una misión de larga duración en Las Palmas, enviado por Franco. Eso aparece en la hoja de servicios de Díaz-Llanos. Podría haber ido para otras cosas, pero a mí me resulta sospechoso. La mayoría dice que todos los oficiales de Las Palmas estaban a favor de la sublevación. No, no, no. No lo sabemos. Es posible que algunos lo estuvieran, otros no lo estaban.

P. ¿Y Balmes?

R. Balmes era el general. Pues Balmes no estaba convencido. Luego se dice que sí, pero eso todo es a posteriori. Este es un asesinato, creo yo, bien planeado, bien ejecutado, pero hay que disimularlo. No solo el día 17 de julio. Pues al día siguiente es el alzamiento y ya hay que preparar argumentos para que la historia se diga como Franco quería. Así que cuando se decreta el bando de guerra (¡y qué bando!), a ver quién se mueve para explicar lo de Balmes.

P. Pero Franco va al entierro.

R. Va al entierro porque quiso matar a Balmes y quiere estar en su sepelio en Las Palmas. Allí lo espera el Dragon Rapide; él hace la carambola de obligar a que el avión británico aterrice ahí porque ese es su plan, y para eso ha de tener un pretexto que le lleve a Las Palmas.

P. Todo planificado, pues.

R. Exactamente, lo tiene todo planificado. Además, lo sabemos por el testimonio del marqués de Luca de Tena, que tiene que ir a Las Palmas a principios de julio. El marqués no tiene por qué saber lo que está pensando Franco, y Franco, naturalmente, no le diría nada. Lo que Franco sí dice es: “Quiero el Dragon Rapide en Las Palmas”. Ahí es cuando puede planificar también su acción sobre Balmes.

P. ¿Y quién mata a Balmes, según sus sospechas?

R. Hay unos papelitos en el Gobierno militar. Dicen que ese día de la muerte Balmes está revistando armas de la sección de destino. ¿Un general revistando armas de los cuatro gatos que hay en esa sección? ¡Un general no hace eso! ¿Por qué lo hace? Probablemente porque se quiere cerciorar de que su guardia, los que están más cerca de él, estén armados. En el regimiento hay un oficial que se encarga de la gestión de armas. Su nombre no aparece. Por consiguiente, debería haber estado allí, y a él se dirige Franco unos días después, y acomete misiones ultrasecretas… Pudo haber sido él.

P. ¿Y por qué no dice el nombre?

R. Porque no tengo la certidumbre. Es que en realidad no sabemos cómo murió Balmes, pero sí sé que la versión que siempre se ha manejado no se sostiene bajo ningún concepto… Al liquidar a Balmes, Franco se hace con la guarnición y deja el camino expedito, pues con Balmes en contra se trastocan todos los tiempos del golpe, y ese era un riesgo grave.

P. Como el asesinato.

R. Por eso lo disimulan. Si trascendía el asesinato, era un asunto de importancia capital: mataba, o mandaba matar, a un compañero suyo antes de que se haya declarado el bando de guerra. Parece algo banal tal como fueron las cosas, pero no, ¡es un asesinato con premeditación y alevosía. Y punto!

P. Pues el silencio dura hasta hoy.

R. Convenía. Fíjate que cuando la viuda de Balmes pide la pensión completa, los juristas del Cuartel General se la niegan porque no murió en acto de servicio, sino por “una gran imprudencia” al ponerse el cañón de la pistola con la mano izquierda en el bajo vientre… ¡A quién se le ocurre! Y Franco se hace el distraído. Y a quién se le ocurre no indagar qué pasó con la pistola, que el chófer se deja olvidada en algún sitio…

P. Lo que llama la atención es que sus sospechas sean inéditas…

R. Sí ha levantado sospechas. Paul Preston se las hace en su biografía de Franco. ¿Por qué Balmes no tiene un monumento, ni está entre las víctimas de los caídos? Algunos desaprensivos dicen que esa manera de tratar la pistola era una técnica del general… ¡Pamplinas!

P. Trabajó usted como un detective.

R. Sí, he trabajado como un detective, pero que no me pidan la orden de asesinato. Eso se dice de palabra, se da una orden y ya está. Personalmente no tengo ninguna duda. Pero eso no lo puedo decir, no puedo decir que haya encontrado la orden de asesinato. Además, eso no se encuentra.

El País.com


Un poco de memoria…

mayo 22, 2011

Hoy millones de ciudadanos acudirán a las urnas. Con los años se está convirtiendo en una costumbre, en un rito. Puede que con el uso de la democracia se pierda la conciencia del poder que tenemos a la hora de trazar el rumbo del futuro, y también es posible, sobre todo para los que no han conocido otra cosa, que la libertad, como decía Pablo Guerrero, se acabe convirtiendo en una palabra escrita en la pared.
Por encima de otras consideraciones, y ahora que tenemos cerca las rebeliones de Oriente, donde salir a la calle a reclamar lo elemental se sigue pagando con cientos de muertos, hoy es un día festivo, se vaya o no se vaya a votar. Hoy, cuando esos muertos se mezclan con otras cifras en los periódicos y acaban ahogados en un mar de letras.
Yo festejo, decía, el hecho de poder escribir aquí sin que unos policías se presenten en mi casa y me lleven a comisaría. Hay que recordarlo de vez en cuando, como hay que recordar a aquellos que hicieron posible con sus años de cárcel que esta realidad fuera posible, y también a los que dedicaron todos sus esfuerzos a perseguirles, a encerrarles, a que sufrieran torturas, a que en España nunca hubiera libertad porque querían disfrutar eternamente de los privilegios que les concedía la injusticia y que, como los alienígenas, siguen entre nosotros.
Los he conocido, a unos y a otros, y los recuerdo porque todavía tengo memoria, ahora con la edad, memoria histórica, necesaria, imprescindible, y así no me confundo, los distingo bien, por desgracia, demasiado bien, y eso me hace subjetivo.

Público.es