¿Cuántas cosas no cambiaron Sr. González?

noviembre 5, 2011

Sin menos cabo de lo mucho que avanzó el país en la época de Felipe González, para lo bueno y para lo malo también, y reconociéndole que quizá haya sido el presidente más carismático de joven democracia española, no puedo obviar y dejar de ser crítico desde la visión que me impone la vicepresidencia y mi sentir memorialista y reflexionar sobre el tema que  me ataña preguntándome… ¿Cuántas cosas no cambiaron? Y visto lo visto al día de hoy,  y en el tema que me ocupa, nada cambió con los gobiernos del Sr. González, todo siguió atado y bien atado.

España seguramente requería de temas y asuntos mayores para  los  ejecutivos socialistas, eso indudablemente nadie lo puede discutir, pero tampoco es discutible que perdieron una gran oportunidad histórica de gestionar mucho mejor y con más valentía el espinoso tema de la Recuperación de La Memoria Histórica. Y es que hay asuntos que es mejor no tocarlos, sobre todo si son políticamente incorrectos, si pueden costar votos y además son el acicate que pueden provocar controversias por las reminiscencias del pasado,  sobre todo, cuando no se cree que el asunto sea  de importancia y la mejor opción es fomentar el olvido.  Pero  precisamente  por todo ello, porque el tema no es baladí desde el punto de vista legal e histórico, sobre todo para los afectados, no implica que temas mayores impidan que se deje de hacer justicia legal e histórica.

Los familiares de las víctimas del franquismo seguimos siendo obviados y olvidados, y sólo se nos menta cuando es necesario un apoyo político o cuando salir en la foto es apropiado u ocurrente. No estoy de acuerdo con el ensalzamiento (sin desmerecer los méritos conseguidos) gratuito de aquellos que tuvieron la oportunidad de cambiar y hacer justicia no sólo con la historia del país, sino con las víctimas y familiares de los represaliados por el franquismo,  aún olvidados, por tanto, no cambiaron tantas cosas, sólo las maquillaron con la pintura de la urgencia futura. Nos dejaron abandonados y olvidados a conciencia. Desde Suresnes hasta el día de hoy el Sr. González no se acordó nunca de los vencidos tricolores, es más, él también renunció a su esencia republicana por unas migajas de democracia impuesta y continuista del régimen anterior. ¿Cuántas cosas no cambiaron Sr. González?

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A. I. La Memoria Viv@

¡Cuántas cosas cambiaron…!

MARCO SCHWARTZ

Acarisma nadie le ganaba. “Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo”, le gritaban las mujeres en los mítines, y él se dejaba querer. Las elecciones del

28-O de 1982 eran su tercer intento para llegar a la Moncloa; en los dos anteriores, había topado con el amable heredero del ancien régime Adolfo Suárez. El González sin corbata y con aire de Curro Jiménez de previos carteles electorales se presentaba ahora con corbata, incipientes canas en las patillas y una mirada ensoñadora dirigida hacia algún punto álef elegido por el asesor de imagen. El lema: “Por el cambio”. Él ya había iniciado el suyo: ocho años antes, en Suresnes, había desalojado del poder del PSOE a los duros llopistas con el apoyo de los popes del socialismo europeo, Palme, Brandt y

Nenni. Y una de sus primeras acciones fue eliminar la invocación marxista de los estatutos del partido. Arrasó. Obtuvo 202 escaños, un récord hasta ahora imbatido en democracia. Se convirtió en el jefe de Gobierno más joven de Europa. El partido de Suárez, UCD, se hundió en el abismo; Alianza Popular, de Fraga, surgió como segunda fuerza. Y llegó “el cambio”. Los mercados, al comienzo aterrorizados, comprobaron que no había motivos para el pánico: los socialistas no venían con planes quinquenales, sino con un pragmatismo a prueba de hoces y martillos que encontró en Miguel Boyer, ministro de Economía, su máximo exponente. Del “OTAN, no”, se pasó al I love OTAN. Y surgieron aberraciones como los GAL. Al mismo tiempo, se desarrollaron políticas sociales desconocidas desde la República y se tomaron medidas osadas para su tiempo, como la renovación del Ejército o la despenalización del aborto que, aunque insuficiente, encabritó a la caverna huérfana del caudillo. Muchas cosas cambiaron, y el impulso duró su tiempo: para que la Moncloa cambiara de inquilino hubieron de pasar casi 14 años.

http://www.publico.es/especial/elecciones-generales/2011/carteles/6/


Nicolás Sartorius: “El 20-N Franco falleció en la cama pero su dictadura murió en la calle”

noviembre 5, 2011

La Constitución de 1978 implicó la ruptura con el franquismo, asegura el político y sindicalista

RAFAEL FRAGUAS | Madrid 04/11/2011

La Constitución de 1978 implicó la ruptura democrática con el franquismo, cuyo titular falleció el 20-N en la cama, si bien su dictadura murió en la calle. Este razonamiento del expolítico, dirigente sindical y exparlamentario Nicolás Sartorius resume su intervención en el tercer ciclo de la Fundación Progreso y Cultura dedicado a la Transición democrática en España en una conferencia-coloquio sobre “El ocaso del franquismo” celebrado este jueves en Madrid. En el evento han participado también el profesor y exparlamentario Antonio Chazarra y el escritor Javier Alfaya, que intervino como introductor y moderador del ulterior debate.

Alfaya abrió el tema negando la especie, que considera muy extendida, según la cual la agonía del franquismo anunciaba una liberalización política interior del régimen. Por el contrario, el escritor gallego aseguró que “los últimos años de la dictadura fueron momentos de verdadero terror, con las cárceles llenas de prisioneros políticos, procesos judiciales abiertos contra dirigentes de los sindicatos obreros clandestinos y una lucha incesante y muy arriesgada de los movimientos obrero y estudiantil, pese a lo cual no consiguieron derrocar al Gobierno”. Antonio Chazarra, exparlamentario autonómico socialista, destacó por su parte que el declinar franquista “ha sido objeto de un revisionismo reaccionario” y que la transición democrática “fue consecuencia del desgarro entre una sociedad española ya europeizada y unas estructuras dictatoriales incapaces de satisfacer los anhelos sociales de libertad”. Chazarra remarcó el papel de la cultura y de los intelectuales en aquel tránsito entre la dictadura y la democracia, y rechazó “la atribución de un protagonismo crucial en tal proceso a figuras providenciales”, protagonismo que atribuyó a las luchas ciudadanas.

Para Nicolás Sartorius, que vivió el ocaso del franquismo desde la primera línea política como dirigente del Partido Comunista Español y del sindicato clandestino Comisiones Obreras, “no fue lo mismo la agonía de Franco que la agonía de la dictadura, porque Franco falleció en la cama y la dictadura murió en la calle” en referencia a las luchas sociales obreras, estudiantiles, profesionales y campesinas desencadenadas por las fuerzas de oposición antifranquista. Más adelante, el presidente de la Fundación Alternativas reiteró que “no es lo mismo una democracia otorgada, como pretenden definirla quienes manipulan aquel proceso, que una democracia conquistada como la que entonces las luchas populares lograron adquirir”. De igual modo recordó el político comunista y dirigente sindical que “entre la muerte física del dictador y la legalización de partidos y sindicatos medió un largo año y medio jalonado por numerosas situaciones de represión, incertidumbre y retrocesos bajo el mandato de Carlos Arias Navarro, represor de Málaga en el primer franquismo”. Atribuyó Sartorius al Rey Juan Carlos “la certeza de que la monarquía no era compatible con la dictadura, consciente del desenlace político que acarreó el juego de Alfonso XIII con la dictadura del general Primo de Rivera”. En el coloquio, Nicolás Sartorius remarcó la idea central de su discurso, según la cual “la Constitución de 1978 supuso la ruptura democrática con el franquismo”. Por otra parte, el exlíder sindicalista informó de una reunión secreta entre el ministro del Gobierno predemocrático, Enrique de la Mata Gorostizaga, con la dirección clandestina de Comisiones Obreras en la cual el ministro pidió a los sindicalistas que aceptaran retardar la legalización sindical, a lo cual se opusieron. “Si quieren salir de la crisis económica, legalicen los sindicatos”, aseguró Sartorius que respondieron, y el Gobierno acabó por avenirse. En otro momento del debate dijo que “en ningún momento se depuraron responsabilidades políticas y policiales por la represión” y añadió “no haber oído nunca” la interpretación según la cual la continuidad del franquismo sin Franco, encarnada por el almirante Luis Carrero Blanco, hubiera polarizado la hegemonía de la transición democrática hacia la izquierda comunista, posibilidad que el asesinato del almirante a manos de ETA en 1973 truncó, permitiendo a otras fuerzas políticas no comunistas aprovechar aquella situación en beneficio propio.

El escritor Javier Alfaya, que cubrió informativamente la Revolución de los claveles en Portugal en 1974, aseguró haber recabado testimonios en medios de la izquierda gallega según los cuales “hubo entonces un tráfico de armas españolas hacia grupos contrarrevolucionarios portugueses, con complicidades de las autoridades españolas, para intentar sofocar aquella revolución”.

Durante el coloquio, los participantes tildaron de falacia la identificación del llamado “Estado de obras franquista” con el Estado de derecho como, a su juicio, las versiones manipuladoras o edulcoradas de la Transición han pretendido establecer.

El País.com


Vidas rotas, sepultadas y olvidadas…

noviembre 5, 2011
Sábado, 05 de Noviembre de 2011

Escrito por LQSomos. Clamor Republicano. Noviembre de 2011

ETA ha anunciado el cese definitivo de la violencia armada. Tendría que ser una buena noticia para todos, pero las felicitaciones son de baja intensidad pues deja con el pie cambiado a los que hasta hace cinco minutos tenían un gran argumento político de increíble rédito electoral en su existencia.

Los candidatos a la presidencia el próximo 20 de noviembre han leído un comunicado casi calcado donde hablan de la victoria de la democracia, donde han recordado la lucha contra el terrorismo y la heroicidad de las fuerzas de seguridad del estado y de los jueces y fiscales, ha sido una retahíla de felicitaciones que ha llegado hasta el presidente francés. Pero en lo que todos han enfatizado es en las víctimas, de tal manera lo han hecho que parecía que esta noticia era mala para ellas, cuando deberían alegrarse de que nadie más comparta su suerte. Es como si hubiera miedo a decir abiertamente que hoy es un día histórico que cambia el panorama político de este país, ni los políticos, ni los periodistas, ni los analistas políticos han hecho una valoración de lo que puede suponer esto, teniendo en cuenta que era una noticia que se olía en el aire. Nadie ha hecho una valoración mínimamente digna de un país maduro democráticamente, que ilusa, si no lo somos. Todos han tirado de hemeroteca para enseñarnos atentados, asesinatos, víctimas, como si mirar hacia adelante y seguir el camino de la paz fuera una traición a las víctimas de ETA. Y a este punto quería llegar.

El presidente Zapatero ha dicho que la historia la escribirán las víctimas, todas inocentes, pobre Melitón Manzanas, pobre Carrero Blanco. Las víctimas de ETA tienen un caché, un poder mediático y un valor en el mercado de los votos, cotizan en la bolsa política, son un actor más, y en su dolor no están solas ni moralmente, ni económicamente. Pero en este país hay muchas víctimas, mucho más numerosas que las 857 que han nombrado hoy hasta la saciedad. Estas víctimas hoy no sonríen sino que exigen que se les pida perdón, que los terroristas se rindan y se entreguen para cumplir las penas que les impongan, porque como ha dicho el presidente de la asociación de víctimas de Catalunya tiene que haber vencedores y vencidos. Esto nos ubica en la realidad de la que muchos disfrutan y otros sufren, en la de un estado donde tiene que haber quien venza y quien pierda y de eso sabemos mucho los familiares de otras víctimas que no tienen voz ni voto, las vencidas, las y los antifascistas que defendieron la República.

Transición bendecida
Aquí en el año 77 se pactó una ley de amnistía, ley de impunidad y punto final por la que los encarcelados por luchar contra el franquismo pudieron salir a la calle a cambio del salvoconducto de intocable para los asesinos, verdugos, autores y cómplices del terrorismo de estado de la dictadura franquista. Un asqueroso chantaje que los que tenían algo que decir bendijeron y subieron a los altares bautizando como inmaculada nuestra execrable Transición.

Nadie entonces salió a leer un comunicado diciendo nos alegramos de que haya desaparecido el dictador y su régimen dictatorial y recordamos en este momento a todos aquellos que lucharon hasta las últimas consecuencias para derrocarlo, a los que vinieron de fuera a ayudar a la democracia y ante todo a las víctimas, a las cientos de miles de víctimas que el franquismo aniquiló, torturó, aterrorizó y desapareció. Tenemos que pensar en ellas y en su sacrificio, su pena y su dolor. Nada de esto pasó, simplemente se ignoraron, se silenciaron, se pasó por encima de ellas para construir la tan bonita transición democrática que acabó coronada y con una mordaza para las víctimas del franquismo. Víctimas invisibles que a partir del año 81 fueron soterradas hasta la entrada en el siglo XXI, cuando la llamada Memoria Histórica explotó en la conciencia de los hijos y sobretodo de los nietos de los represaliados y se hizo visible y reivindicativa.

Todas son víctimas del terrorismo aunque no todas son iguales, todo es terrorismo, el de ETA y el del estado, el de la dictadura y el de los gobiernos democráticos que intentaron eliminar a la banda terrorista con armas inadmisibles en un estado de derecho, pero no todo el terrorismo es igual. Las víctimas no son iguales porque no han sido tratadas de la misma manera, unas pueden decir abiertamente que lo son, las de ETA; otras a pesar del tiempo transcurrido aún tienen miedo de hacer público que fueron víctimas del franquismo. Las primeras despiertan la conmiseración de toda la sociedad, las segundas son tratadas de revanchistas llenas de rencor que no hacen más que sacar a la luz cosas que deben olvidarse por el bien del buen funcionamiento de la democracia española, incluso desde supuestas izquierdas son ninguneadas. Unas merecen loanzas y prebendas, otras ponerse un punto en la boca porque sus exigencias son inadmisibles, la verdad, la justicia y la reparación no son para ellas.

Las víctimas del franquismo han vivido muchas décadas sin que nadie les pida perdón, sin que nadie sea juzgado ni condenado por los crímenes que cometieron con estas, y la mayoría sin exigir que los que quedan vivos y ocupan incluso cargos públicos en todos los estamentos del poder o dirigen grandes corporaciones, sean juzgados por sus crímenes, por colaboración necesaria, cobertura o complicidad.

No he visto rostros de pesar unánimes en la clase política en su totalidad al recordar o nombrar a las víctimas del franquismo, sí aburrimiento, desdén, burla o escarnio directamente por parte de los herederos de los ejecutores.

Así, el presidente del gobierno central, presidentes autonómicos, incluso aquellos que en un momento decisivo para su pueblo están de viaje por los EE.UU., candidatos del bipartidismo, el rey y las víctimas han tenido sus minutos televisivos en igualdad de condiciones. Esto es su democracia y su estado de derecho del que participan los que cumplen los requisitos para entrar en el club de los buenos demócratas.

El otro día una señora se presentó ante los conferenciantes de paz en Donosti para entregarles un tomo de título “Vidas rotas”, era un libro gordo y contundente, lo llevaba para decirles a los mediadores internacionales que son unos indocumentados y que no saben lo que pasa en este país. El día que las víctimas del franquismo y de la transición tengan que ir a los que están al frente de las instituciones, unas democráticas y otras no, pagadas de nuestros bolsillos, a decirles que no se enteran de lo que pasa y que no saben tan siquiera lo que es respetar los derechos humanos no habrá carretillas suficientes para llevar tomos y tomos de vidas rotas, sepultadas y silenciadas por el terrorismo de estado, por el fascismo.

http://www.loquesomos.org/component/content/article/24-la-diana/371-vidas-rotas-sepultadas-y-olvidadas-.html?mid=51


Puig (PSPV) apela a la memoria histórica para defender los principios “por los que muchos dieron su vida”…

noviembre 5, 2011

Ximo Puig En El Acto De Memoria Histórica

Foto: PSPV

CASTELLÓN, 1 Nov. (EUROPA PRESS) –

   El cabeza de lista al Congreso por Castellón, Ximo Puig, ha afirmado su “orgullo” de ser heredero “de aquellos que lucharon por la igualdad y gracias a los cuales hoy se ha podido llegar a tener el nivel de bienestar” actual. Por este motivo, ha apelado a la memoria histórica para animar a todos los progresistas “a combatir de ahora hasta el 20N por los ideales de todos aquellos que fueron fusilados por el franquismo”.

   Estas han sido algunas de las palabras que ha pronunciado Puig en el acto homenaje a los compañeros fusilados tras la Guerra Civil que ha tenido lugar este martes en el cementerio de Castellón, que viene celebrando la agrupación socialista de Castelló todos los 1 de noviembre, donde ha estado acompañado de Francisco Vicent y de los también candidatos Susana Ros, Josep Lluis Grau, Enrique Navarro y Antonia García Valls, entre otros muchos compañeros de partido, ha informado el PSPV en un comunicado.

   Puig ha empezado su intervención destacando lo que supone la celebración de hoy, “un día de recuerdo, de convicciones y de compromiso porque el olvido es la deserción de lo que son nuestras raíces”.

   En este punto, ha destacado “el importante avance que supuso la aprobación de la Memoria Histórica porque aquellos que durante tantos años han soportado el olvido, necesitan una reparación de aquellos que de alguna manera han contribuido a este silencio tenebroso”.

   “Cuando alguno hace apología del olvido, lo que intenta es tapar la historia, intenta que se destruya la historia y no debemos permitirlo”, ha declarado.

   “No estamos aquí para insultar a nadie como hacen ellos; no estamos aquí para hacer del rencor un símbolo. Estamos para defender un derecho para que todos tengan la capacidad de defender las ideas que han permitido a este país avanzar lo que tenía que avanzar. Hoy es un día de convicciones. Estas personas a las que rendimos homenaje lucharon porque querían libertad, igualdad y murieron. Tenemos que estar emocionados y honrados porque nos sentimos herederos de su memoria y porque gracias a sus ideas hemos conseguido que en estos años haya avanzado sustancialmente sus ideas”, ha defendido.

   Por estos motivos, Puig ha insistido en que “hoy es un día de convicciones y no puede haber un día de convicciones sin día de compromisos”.

   “No podemos bajar los brazos, nunca bajaremos los brazos por ellos. Ellos vivieron situaciones difíciles, por eso, no tenemos ninguna excusa los progresistas para decir que ahora tenemos tiempos difíciles, porque sus tiempos eran imposibles y combatieron en tiempos imposibles. Cómo no vamos a hacerlo ahora. Por ellos, estos días son días de combate porque es momento de defender las ideas que ellos combatieron hasta el final”, ha concluido.

Europapress vía Google Noticias


Rescate de la memoria histórica…

noviembre 5, 2011
Rescate de la memoria historica

“Cuchillo de palo”, de la realizadora paraguaya Renate Costa, abrirá el “I Ciclo de Cine y Memoria”, en la Embajada Argentina.
Una muestra de cine de rescate de la memoria histórica se prepara para la próxima semana.

El jueves 10, a las 19:00, arrancará el “I Ciclo de Cine y Memoria”, con la proyección de la película “Cuchillo de palo” de Renate Costa y el documental “Emboscada”, de Manuel Cuenca, en la Embajada Argentina (España y Perú).

Al finalizar la proyección se realizará una mesa de diálogo con el escritor Eduardo Jozami y los directores Renate Costa y Manuel Cuenca.

Hasta el 17 de noviembre se exhibirán títulos  cuyo eje es el periodo vivido por nuestras sociedades bajo las dictaduras latinoamericanas.

El emprendimiento es una iniciativa de la Mesa Memoria Histórica, con el apoyo de la Secretaría Nacional  de Cultura a través de los Fondos Concursables Bicentenario, del Museo de las Memorias, Embajada Argentina y de la Asociación de Periodistas de Espectáculos del Paraguay (APEP).

Las proyecciones tendrán lugar en la Embajada Argentina (España y Perú) y en el Museo de las Memorias (Chile 1072), con acceso gratuito.

El invitado especial del ciclo es el historiador argentino Eduardo Jozami, director del Centro Cultural Haroldo Conti, ubicado en las dependencias del centro clandestino de detención que funcionó en la ex Escuela de Mecánica de la Armada (Esma).

ABC.es vía Googler noticias