La ultraderecha homenajea a Primo de Rivera en la jornada de reflexión…

noviembre 20, 2011

Unas 300 personas se han concentrado esta noche en Madrid convocados por Falange

EFE Madrid 20/11/2011

Cientos de ultra derechistas homenajean a Primo de Rivera en Madrid. EFE

Cientos de ultra derechistas homenajean a Primo de Rivera en Madrid. EFE

Unas 300 personas se han concentrado esta noche en Madrid convocados por la Falange para homenajear a su fundador, José Antonio Primo de Rivera. El acto, que ha coincidido con la jornada de reflexión, ha estado plagado de críticas al sistema democrático, a la ley de Memoria Histórica y al PSOE y al PP.

Frente a la que fuera casa de José Antonio Primo de Rivera y rodeado de asistentes que portaban banderas de la Falange y de España -algunas con el escudo preconstitucional-, se ha celebrado este acto, inicialmente prohibido por la Junta Electoral de Madrid y que finalmente autorizó el Tribunal Superior de Justicia de esta comunidad.

En el homenaje ha intervenido el jefe nacional de la Falange, Manuel Antonio Lobo, que se ha felicitado de que finalmente se haya podido celebrar el acto de hoy y la posterior marcha al Valle de los Caídos, inicialmente prohibidos por su coincidencia con la jornada de reflexión y el día de las elecciones.

Lobo ha dicho que no iban a pedir al voto “ni para unos ni para otros porque son los mismos perros con distinto collar” y ha cuestionado el valor de las elecciones de mañana. En su opinión, en los últimos tiempos ha quedado demostrado que “quien quita o pone gobiernos” es la canciller alemana, Ángela Merkel, o el presidente francés, Nicolás Sarkozy.

También ha recordado los obstáculos que se han puesto para celebrar el acto de esta noche y la posterior marcha al Valle de los Caídos. Lobo ha calificado de “mamarracho sectario” a la delegada del Gobierno, Dolores Carrión, y ha acusado al Ejecutivo de dar instrucciones a la Junta Electoral “para evitar que nos presentemos a las puertas del Valle de los Caídos con nuestras banderas y nuestras camisas azules”.

Para el jefe nacional de la Falange, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, eligió la fecha del 20 de noviembre para las elecciones generales “sabiendo muy bien lo que hacía” y ha dicho que es un “colofón a su política revanchista”.

Lobo ha arremetido contra la ley de Memoria Histórica y ha dicho que “mientras se persigue a los Caídos”, se ha permitido que los nombres de etarras estuvieran en calles de pueblos del País Vasco y que mañana “los terroristas de Amaiur puedan tener varios diputados” en el Parlamento.

También ha criticado la reforma de la Ley Electoral, que ha dicho que les ha impedido presentarse a las elecciones de mañana, pues aunque presentaron 5.000 firmas, más de los 4.700 avales exigidos, la Junta Electoral les anuló 400, “las justas para que no estén mañana nuestras candidaturas”.

También intervino en el acto Martín Sáenz de Ynestrillas, hijo del comandante Ricardo Sáenz de Ynestrillas, asesinado por ETA, que ha dicho que mañana “ganará la derecha del PP” que continuará con los recortes del PSOE.

El acto finaliza con el ‘Cara al sol’

Ha añadido que con el PP “sólo una cosa no será igual”, la “batalla ideológica” que ha llevado a cabo el PSOE durante estos años de gobierno, con leyes como la del aborto, el matrimonio homosexual o la memoria histórica, que cree que el PP no se va a atrever a derogar. El acto ha finalizado con los asistentes cantando el ‘Cara al sol’, el himno de la Falange, y gritos de “Arriba España”, “José Antonio, presente” y “Viva Franco”.

Después han partido hacia la plaza de Moncloa para hacer un acto de despedida a la corona que llevarán al Valle de los Caídos y luego marchar hasta ese lugar, donde tienen previsto llegar a primeras horas de mañana, 20 de noviembre, fecha en que se cumplen 75 años del fusilamiento de José Antonio Primo de Rivera y 36 de la muerte del dictador Francisco Franco.

http://www.publico.es/espana/407909/personas/homenajean/primo/rivera/jornada/reflexion


Una, grande y rica…

noviembre 20, 2011

Franco ató con más eficacia el futuro de la familia que el del país. la fortuna que su familia conserva hoy prueba que la democracia la ha tratado infinitamente mejor que el dictador a la democracia. Mañana se cumple el aniversario de su muerte por primera vez sin actos de exaltación hacia su figura

TEREIXA CONSTENLA 19/11/2011

Hace 36 años, el 20 de noviembre de 1975, los Franco perdieron todo el poder, pero retuvieron algo más importante: el dinero. Como icono, los Franco se desmoronaron con el franquismo. De la cúspide, de ser el perejil de cada cóctel y la escopeta de cada cacería, cayeron por unos años en el foso de los apestados sociales, aquellos a quienes conviene rehuir porque contaminan. Malas compañías. Lo peor en un país proclive a favorecer arribistas sociales. Golpeados por la súbita pérdida de privilegios, unos se dieron al victimismo, otros se replegaron discretamente y alguno hubo que jugó a la provocación, incapaz de admitir que la democracia les estaba tratando infinitamente mejor que el dictador a la democracia.

“MI ABUELO ERA SOCIALISTA Y LEGALISTA”

REGALOS PÚBLICOS EN MANOS PRIVADAS

 Francisco Franco Bahamonde

Francisco Franco Bahamonde

Franco, rodeado por sus nietos

 
 El Caudillo, retratado en el palacio de El Pardo rodeado por sus nietos; de izquierda a derecha, Jaime, Carmen, Arancha (de espaldas), Mariola y Cristóbal. Abajo, el pazo de Meirás fotografiado en su primer día de puertas abiertas, el 25 de marzo de 2011.- GABRIEL TIZÓN
 
La duquesa de Franco y marquesa de Villaverde

 
 En 1978, la duquesa de Franco y marquesa de Villaverde convocó una rueda de prensa en su domicilio madrileño para explicar por qué pretendió trasladar de España a Suiza 31 medallas y siete insignias que finalmente quedaron retenidas en el aeropuerto de Barajas.- MARISA FLÓREZ
 
La familia Franco, en el funeral del marqués de Villaverde

 
 La familia en 1998, en el funeral del marqués de Villaverde, en la Almudena. De izquierda a derecha, José Cristóbal, Carmen Franco, Carmen Martínez Bordiú, Arancha, Merry y Mariola. Detrás, Francisco Franco y Jaime con su esposa Nuria March.- LUIS TORRES (EFE)

Carmen Franco está al frente de sociedades domiciliadas en su propia casa

Cuatro días de visita al Pazo de Meirás al mes es el único arañazo público a su patrimonio. La Xunta de Galicia lo cerró en agosto para el veraneo de la familia

Su viuda, Carmen Polo, cobró hasta su muerte una pensión superior al sueldo de los presidentes Adolfo Suárez y Felipe González. Su única hija y su marido disfrutaron de pasaporte diplomático hasta que caducó en 1986. El Rey les obsequió con un nuevo título nobiliario: el ducado de Franco. Hacienda no investigó sus cuentas. No fueron empujados al exilio, ni su fortuna fue confiscada, como le ocurrió a la familia del dominicano Leónidas Trujillo tras su asesinato en 1961. Ni siquiera aquellos bienes que Franco había recibido como jefe del Estado y que, en puridad, deberían engrosar el patrimonio nacional fueron reclamados por los nuevos gobernantes. A diferencia de los descendientes de Pinochet -procesados por malversación en 2007-, nadie les molestó. Tampoco cuando jugaron con la extrema derecha y encabezaban nostálgicos actos el 20-N. Los Franco se salvaron por uno de los sumideros conciliadores de la Transición.

Mañana se cumplirá el aniversario de la muerte de Franco sin actos de exaltación por vez primera en 36 años. Se han prohibido para que no interfieran en la jornada electoral. Habrá, sin embargo, la tradicional misa en el Valle de los Caídos en memoria del dictador, a la que, previsiblemente, asistirá su hija, Carmen Franco Polo, actual cabeza del emporio inmobiliario tejido por la que fuera primera familia española durante décadas. Precisar su patrimonio es complejo. En el guion de los ricos va escrito en letras mayúsculas la opacidad. Carmen Franco está al frente de sociedades domiciliadas en su propia casa de la calle de los Hermanos Bécquer (Madrid), que gestionan alquileres de pisos, explotan aparcamientos (Atocha 70, por ejemplo) y realizan actividades inmobiliarias y financieras, como Fiolasa, Montecopel, Sargo Consulting o Centro de Agentes Unidos del Calzado Español. Algunas nacieron en democracia, otras se arrastran de los opacos tiempos del régimen.

En los 36 años transcurridos desde la muerte del dictador, los Franco no han destacado como emprendedores o linces de los negocios. Hasta que la epidemia del ladrillo les engordó las cuentas gracias a la recalificación en 2003 de la finca Valdefuentes, cerca de Madrid, habían tenido que ir aligerándose de patrimonio para mantener su tren de vida. Lo describió gráficamente el marqués de Villaverde en 1989: “Llega un momento determinado en que una vaca se queda sin leche y hay que comerse la vaca”. Noqueados seguramente con su nuevo papel en la vida, en las primeras décadas hubo sonadas pifias: a Francisco Franco lo detuvieron por furtivismo y le investigaron en Chile por estafa, Cristóbal picoteó en diversos entornos sin sentirse cómodo en ninguno (a los anales pasará su famosa frase, proferida cuando pertenecía al Ejército: “El uniforme me pone cara de gilipollas”, dicho lo cual el teniente tardó dos telediarios en colgar los avíos) hasta que se casó con la modelo y presentadora Jose Toledo; y la madre del clan fue sorprendida en Barajas sacando monedas de oro e insignias para Suiza que juró en rueda de prensa que irían destinadas a un reloj. Un tribunal la exoneró de pagar la multa por contrabando de 6,8 millones de pesetas.

La vida privada de la mayor, Carmen Martínez-Bordiú, alimentó grandes morbos, teniendo en cuenta que mientras que el país optaba por la vía reformista de la Transición, ella se inclinaba por el rupturismo sin contemplaciones. Abandonó a su primer marido, Alfonso de Borbón, y a sus dos hijos para irse a vivir en París con el anticuario Jean-Marie Rossi, con quien tuvo una hija, Cynthia. Hoy, casada con el cántabro José Campos, sigue siendo la que tiene el perfil más público del clan por sus amoríos y sus exclusivas. Tal vez sea la menos esclava del pasado, ya que ha ido poniéndose la vida por montera a la vista de todos. Es el polo opuesto al grupo de hermanos que eligió la discreción como seña de identidad: Mariola, arquitecta sin ejercicio, casada con Rafael Ardid, nieto de un republicano represaliado; Mery (sin doble erre), que huyó de lo público como un hurón después de la terrible experiencia de estar casada con Jimmy Giménez-Arnau, y Arancha, casada con el abogado coruñés Claudio Quiroga. De forma sorprendente, en los últimos años ha irrumpido con brío en el mundo de la carnaza del entretenimiento Jaime, el benjamín, abogado, exmarido de la modelo Nuria March, denunciado por malos tratos por su novia Ruth Martínez, vendedor de exclusivas en programas basura, adicto a la cocaína y contumaz protagonista de trifulcas violentas.

Para Mariano Sánchez Soler, el periodista que mejor conoce el devenir de los negocios de la familia (publicó un libro, Los Franco S. A., en la editorial Oberon, que es obligada biblia para cualquiera que esté interesado en el tema), las propiedades de los Franco superaban con creces los mil millones de pesetas en 1975. En las siguientes décadas se comieron “algunos trocitos de vaca” y vendieron varios inmuebles, incluido el palacio del Canto del Pico o el chalé que Carmen Martínez-Bordiú transmitió a los embajadores de Venezuela por 150 millones de pesetas. Otra estimación de su fortuna fue ofrecida por Joan Herrera (IU-Iniciativa per Catalunya Verds) en el Congreso de los Diputados el 25 de septiembre de 2007: “Con un sueldo de humilde general, la familia atesoró más de 60.000 millones de las antiguas pesetas”. Herrera había presentado una iniciativa para reclamar un inventario de las propiedades en manos de los Franco que eran patrimonio del Estado y que se estudiasen las vías jurídicas para recuperarlas. “Mucha gente que no entiende cómo la familia Franco puede tener tanta fortuna y el Estado quedarse de brazos cruzados, no entenderá que no aprobemos algo de sentido común: que auditemos lo que tienen, que intentemos recuperar lo que era del Estado y que ayudemos a la Xunta a conseguir entrar en el pazo de Meirás”. No prosperó.

La petición de Herrera se había tramitado al calor de lo que estaba ocurriendo con el pazo de la escritora Emilia Pardo Bazán en Sada (A Coruña), comprado mediante colecta forzosa y regalado a Franco en 1937. Un Gobierno bipartito gallego (PSOE-BNG) lo declaró en 2008 bien de interés cultural y obligó a abrirlo al público. Aunque la familia se resistió todo lo que pudo, los tribunales finalmente ordenaron a Carmen Franco que permitiese las visitas cuatro días al mes. Hay lista de espera para pasear por estancias atiborradas de piezas de caza, donde la esencia de Franco se ha comido la de Pardo Bazán. El refuerzo de la seguridad privada en esos días recae sobre el bolsillo de la Xunta, que además permitió cerrar el pazo el pasado agosto para que la familia veranease en él sin contratiempos. Cuatro días de visita al mes al literario pazo es, pues, el único arañazo de lo público sobre el patrimonio privado de los Franco.

La confusión entre una cosa y otra fue total durante el régimen. Franco exhibía la austeridad propia de un africanista, mientras de su familia podríamos decir que no había hecho la mili. Su mujer compraba pisos en las zonas más selectas de Madrid, como el citado edificio de la calle de los Hermanos Bécquer o apartamentos en el paseo de la Castellana, con el objetivo de regalarle uno a cada nieto. El marqués de Villaverde participaba en decenas de empresas por el mero hecho de ser el yernísimo (entre otras: MKT Plasco, Waimer, Metalúrgica Santa Ana, Sanitas, Climesa, Siderúrgica del Norte…). Los españoles inundaban de regalos al general. De todo tipo. Banales y valiosos. Un día, un rebaño de ovejas; otro, el palacio del Canto del Pico, en Torrelodones.

Paremos en él. Legado por el conde de las Almenas a Franco por haber puesto a España en el camino del que nunca debería haberse apartado, fue declarado museo del Estado en 1955, en buena parte fruto de la rapiña de otros monasterios y castillos (esa es otra historia). En este edificio, donde Antonio Maura murió y el general Miaja dirigió la batalla de Brunete, se almacenaron durante años los presentes entregados a Franco. Hasta que la Transición trajo consigo el saqueo anónimo de su contenido, el desinterés de la familia y finalmente su conversión en liquidez. Carmen Franco lo vendió por 320 millones de pesetas a un empresario hotelero en 1988.

El Canto del Pico es el perfecto ejemplo del ventajismo de la familia, que aprovechó la nula separación de la esfera pública de la privada durante el régimen. El dictador derogó la ley de patrimonio de la Segunda República, que en 1931 se había incautado de bienes privados de la familia real, y dictó en su lugar una vaga norma. Según los expertos, no decía ni blanco ni negro, no establecía fronteras entre lo que debía ir a parar al bolsillo de Franco o al del Estado. Y donde no hablaba la ley, actuó la familia: los regalos al jefe del Estado de cuatro décadas han cimentado parte de la fortuna personal de los Franco. Similar trato recibieron todos los documentos del militar, que sus descendientes se llevaron consigo hasta que se depositaron en la Fundación Francisco Franco, donde durante años vetaron el acceso a los investigadores de fidelidad no acreditada. La digitalización de los fondos, pagada con una subvención del Gobierno en tiempos del PP, permitió que el Estado se hiciese con una copia que puede consultarse en el Centro Documental de la Memoria Histórica, en Salamanca, aunque sin la certeza de saber si el material ha sido expurgado respecto al original.

En su día, el dictador había temido por los suyos. Desconfió que, tras su muerte, peligrase su fortuna y se curó en salud. Jamás lo sabría, pero ató con más eficacia el destino de su familia que el de su país. Mariano Sánchez Soler asegura que Franco legó en su testamento dos millones de pesetas (12.000 euros) a cada nieto (Carmen, Mariola, Francisco, Mery, Cristóbal, Arancha y Jaime), la cantidad resultante de sus ingresos como militar. El chocolate del loro. Lo jugoso estaba en manos de su hija, Carmen Franco Polo, y sociedades controladas por testaferros como José Luis Sanchiz, tío del yerno del dictador, el marqués de Villaverde, desde antes de 1975. Otras propiedades, como el palacio coruñés de Cornide, figuraban a nombre de su esposa desde que Pedro Barrié de la Maza, pagado con el título de conde de Fenosa, acudió a una subasta amañada para comprar el edificio y regalárselo a Carmen Polo.

Incluso su nieto Francisco Franco Martínez-Bordiú confiesa su sorpresa al descubrir la extraña maniobra legal que ejecutó el dictador para blindar la titularidad de su hija sobre la finca Valdefuentes, una explotación de 850 hectáreas entre Móstoles y Arroyomolinos, comprada en 1952 a Luis de Figueroa, conde de Romanones, mediante un intermediario (el citado Sanchiz). La propiedad, adquirida originalmente para alojar un rebaño de ovejas que alguien donó a Franco, se convirtió, gracias a la última juerga inmobiliaria de la democracia, en el maná del clan, feliz ante la decisión del Ayuntamiento de Arroyomolinos de recalificar 3,3 millones de metros cuadrados rústicos como urbanizables para construir viviendas, un centro comercial y un polígono industrial junto al complejo Xanadú. En vida, el dictador prohibió su desarrollo urbanístico y experimentó con cultivos, uno de sus pasatiempos predilectos por su cercanía a Madrid, incapaz de imaginar que la Transición la mudaría en plató de películas eróticas y de terror por decisión de su nieto favorito, Francisco, y que la explosión inmobiliaria de comienzos del siglo XXI la convertiría en un gigantesco pelotazo. El futuro familiar, a la postre, quedó bien atado.

 

“MI ABUELO ERA SOCIALISTA Y LEGALISTA”

La única ley feminista de Franco se gestó para saciar su ego masculino: en 1954 se aprobó una norma que permitía cambiar los apellidos -y anteponer el de la madre- para facilitar que su tercer nieto -y primer varón- pudiese heredar su nombre. De justicia es aclarar que la propuesta partió del conde de Argillo, padre del marqués de Villaverde, procurador en las Cortes franquistas y consuegro jabonoso. Nadie entonces barruntaría que con el tiempo sería una losa tan pesada como la cruz del Valle de los Caídos. Francisco Franco Martínez-Bordiú se ha avergonzado a menudo al escuchar que le llamaban por megafonía y ha soportado decenas de chistes telefónicos, coronados con el clásico “y yo soy Colón, claro”. A punto de cumplir 67 años, ha decidido que es hora de reivindicar en público al hombre que le dio el nombre y que le contagió la devoción por la caza y la pesca. Y al que no considera un dictador.

En ‘La naturaleza de Franco’ (La Esfera de los Libros) proporciona el amable semblante de un abuelo en su faceta privada visto por su nieto favorito. Comprensible. El dislate arranca cuando el Franco nieto da pinceladas del Franco público. “Y del mismo modo que no temo afirmar que mi abuelo era un socialista, tampoco creo que esté cegado por la cercanía y el cariño cuando afirmo que también fue uno de los mayores conservacionistas del país”. Este protector de hombres, animales y plantas fue también un “legalista” convencido y un defensor de la meritocracia. Prueba de ello, según su nieto, es que “no le importaba que a algunos ministros le gustasen los señores” y que mantuviese algunos cargos públicos en la universidad o la justicia que no simpatizaban con él. Se olvida de citar, sin embargo, a los miles de funcionarios depurados de un tajo por su dudosa fidelidad al régimen y de la persecución legal de homosexuales, internados a veces en centros especiales donde les sometían a salvajes tratamientos para “curarles”.

La historia vuelve a saltar por los aires en otros pasajes del libro donde afirma que defendía las lenguas “regionales” -el gran ejemplo es que los marineros del ‘Azor’ hablaban gallego y euskera- y que fue un gran protector de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. (Cita algunos diplomáticos franquistas que salvaron vidas -los hubo-, pero olvida el campo de concentración de Miranda del Ebro donde se internaron a miles de refugiados que huían de los nazis). En conclusión: “Yo no conocí al autócrata, ni tampoco al héroe de Africa o de la cruzada nacional. Para mí solo era mi abuelo”.

 

 

REGALOS PÚBLICOS EN MANOS PRIVADAS

Pazo de Meirás. En diciembre de 1939, con pompa eclesiástica, la Diputación de A Coruña entrega el título de propiedad de las Torres de Meirás en “ofrenda-donación al fundador del Nuevo Imperio, jefe del Estado, Generalísimo de los Ejércitos y Caudillo de España”. La propiedad de 66.792 metros cuadrados, ubicada en Sada (A Coruña), había sido refugio de la escritora Emilia Pardo Bazán. Se compra en plena Guerra Civil gracias a donativos públicos y una colecta forzosa. Se regala a Franco, aunque figura a nombre de su esposa, Carmen Polo.

Palacio del Canto del Pico. Construido en 1920 en Torrelodones (Madrid) sobre una finca de 820.000 metros cuadrados del conde de las Almenas, que decidió legársela a Franco “aun cuando no tengo el gusto de conocerle, por su grandiosa reconquista de España”, según consta en el Registro de la Propiedad de San Lorenzo de El Escorial. Carmen Franco lo vendió por 320 millones de pesetas (1,9 millones de euros) en 1988.

Casa de Cornide. Adquirida en subasta en 1962 por Pedro Barrié de la Maza, fun-dador de Fenosa y propietario del Banco Pastor, íntimo de Franco, que la cedió a Carmen Polo. Aún sirve de residencia de verano de la familia en A Coruña.

http://www.elpais.com/articulo/Revista/sabado/grande/rica/elppor/20111119elpepirsa_1/Tes


Las víctimas del franquismo protestan en el Valle de los Caídos…

noviembre 20, 2011

Las asociaciones reclaman que el lugar deje de ser un “parque temático” del “fascismo internacional”.

CAROLINA MARTÍN Madrid 19/11/2011

Doscientas personas piden un 'memorial anti-franquista' - ÁNGEL NAVARRETE

Doscientas personas piden un “memorial anti-franquista” – ÁNGEL NAVARRETE

Al grito de “¡Viva la República!” y bajo una intensa lluvia, más de un centenar de representantes de asociaciones de víctimas del franquismo se concentraron ayer frente al Valle de los Caídos un día antes del 36º aniversario de la muerte Francisco Franco. Este lugar “se ha convertido en un centro de atracción del fascismo internacional” están enterrados el dictador y el fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera, denunció el presidente del Foro Estatal de la Memoria, José María Pedreño, que espera verlo convertido pronto en un “memorial democrático”.

Coincidiendo con la jornada de reflexión electoral y con un cambio de Gobierno en ciernes, las asociaciones por la memoria congregadas plantearon sus exigencias al nuevo Ejecutivo que salga de las urnas el 20-N para alcanzar una “solución justa” al mausoleo de granito.

Los familiares piden la “desacralización de la basílica” y que se desmantele la cruz

Así, durante la lectura del manifiesto, demandaron a los próximos mandatarios la “desacralización de la basílica, el traslado de la orden religiosa que custodia el Valle y el desmantelamiento de la gran cruz”. La niebla que cubría la sierra madrileña impedía verla. También, la distancia con la concentración, situada en la misma carretera y a varios metros de la puerta que da acceso al Valle de Cuelgamuros.

Para los familiares de las víctimas que se dieron cita allí, “el monumento es un símbolo de la bochornosa complicidad de la Iglesia con la dictadura franquista y su pervivencia no hace sino perpetuar el recuerdo de esa herencia”. Por otro lado, también reclamaron al próximo Gobierno que realicen la exhumación del dictador y del fundador de Falange, José Antonio Primo de Rivera, para que sean entregados a sus familias “inmediatamente”.

Que el PP haga como Merkel

El Foro por la Memoria exige al PP que siga el ejemplo de Angela Merkel

Ante la previsible victoria del PP en las elecciones generales, Pedreño sostuvo que celebraría que los conservadores les dieran “la sorpresa de comportarse como sus socios europeos”. En concreto, como la cancillería de Angela Merkel,que autorizó la demolición de la tumba del lugarteniente de Adolf Hitler, Rudolf Hess, y la incineración de sus restos.

Posteriormente, estos fueron arrojados al Báltico para “impedir que el enterramiento se convirtiera en un lugar de memoria y peregrinación neonazi”, destacaron en el manifiesto. En este sentido, recordaron que el Valle de los Caídos es el único de los monumentos construidos como símbolo por los regímenes fascistas que sobrevive .

“Nosotros somos más humanitarios”, matizó Pedreño al recordar que su petición implica entregar los restos a la familia. No obstante, el presidente de los foros duda de los cambios que traerá un Gobierno del PP. “Ya sabemos de qué pie cojea. Cuando se condenó el régimen franquista en el Parlamento Europeo, lo condenaron todas las fuerzas, salvo la ultraderecha polaca y el PP”, recuerda Pedreño, que también apunta a las actuaciones contrarias de algunos ayuntamientos tras el 22-M, al “quitar calles a poetas para ponérselas a Primo de Rivera”.

“El monumento es un símbolo de la complicidad de la Iglesia”, afirman

Los familiares de las víctimas también reclamaron que se investigue “el número y el origen de los miles de personas allí sepultados” y que la Comunidad de Madrid retire el Valle de los Caídos como una de las paradas turísticas de “la ruta imperial” por la capital. Las organizaciones cuyos miembros llegaron de Málaga, Salamanca, Madrid, Segovia y Granada, entre otras ciudades exigieron “coherencia democrática y valor para poner fin de una vez a este gigantesco homenaje a la dictadura”.

La jornada estaba deslucida por el mal tiempo, pero los asistentes no cejaron de ponerle buena cara coreando consignas contra el mausoleo como “Madrid será la tumba del fascismo”, “Arriba, arriba, con la goma-2, que en el Valle se prepara, pim pam pum, la demolición” o “Benedictinos, guardianes y asesinos”. Pero también se oyeron proclamas contra la monarquía. Además del rey, este año ha sido objeto de críticas su yerno.

Tareas pendientes

Durante la hora concedida por la delegación del Gobierno para concentrarse a las puertas del Valle, también se reivindicó el valor de la memoria. “El derecho a recordar no figura entre los derechos humanos consagrados por la ONU como dice Eduardo Galeano, pero hoy es más que nunca necesario reivindicarlo y ponerlo en práctica para evitar que se repita el pasado”, subrayaron. Ese en el que la dictadura cometió muchos crímenes y cuyas víctimas no han recibido homenaje.

Un año más, Purificación Gallardo hizo su pequeño homenaje a su abuelo fusilado en 1940, cuyos restos no han recuperado de una fosa común, subiendo hasta el Valle de Cuelgamuros. Su deseo es conciso: “Verdad, justicia y reparación”. Tres conceptos que no se han logrado en estos años. Gallardo se mostró “dolida” con el PSOE porque “tendría que haber hecho mucho más por la memoria histórica”. En esta línea, Pedreño insiste en que el Gobierno de Zapatero “pasó de puntillas” por el problema, que “no es el fascismo, sino el franquismo sociológico que queda en el país”.

http://www.publico.es/espana/407855/las-victimas-del-franquismo-protestan-en-el-valle-de-los-caidos


Nace el Archivo General e Histórico de Defensa, que será de titularidad estatal y carácter nacional…

noviembre 20, 2011

MADRID, 18 Nov. (EUROPA PRESS) –

 

   El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un Real Decreto por el que se crea el Archivo General e Histórico de Defensa, de titularidad estatal y carácter nacional, que tendrá su sede en Madrid y está llamado a ser uno de los principales referentes del Sistema Archivístico de la Defensa.

http://www.europapress.es/nacional/noticia-nace-archivo-general-historico-defensa-sera-titularidad-estatal-caracter-nacional-20111118172150.html

 

   Los fondos custodiados en el Archivo General e Histórico de Defensa procederán del propio Órgano Central del Ministerio, de sus organismos autónomos y periféricos, así como de otros órganos que gestionan los Cuerpos Comunes de las Fuerzas Armadas.

 

   Igualmente, custodiará los fondos procedentes de cualquier otro organismo dependiente del Ministerio de Defensa no integrado en los Subsistemas Archivísticos del Ejército de Tierra, la Armada o el Ejército del Aire; y podrá también aceptar la incorporación de fondos documentales procedentes de otros organismos públicos, o de personas físicas o jurídicas de carácter privado, vinculados a la Defensa o a las Fuerzas Armadas.

 

   El Ministerio de Defensa tiene a su cargo el mayor volumen de patrimonio documental del Estado después del Ministerio de Cultura, con extensos y  valiosos fondos que se custodian en los archivos históricos e intermedios militares. En 1977, con la desaparición de los antiguos Ministerios del Ejército, de la Marina y del Aire, y la creación de un único Ministerio de Defensa, éste asumió la responsabilidad de la custodia y control de todo el patrimonio documental producido por las Fuerzas Armadas.

 

   En la actualidad, el Ministerio de Defensa gestiona un total de ocho archivos históricos de carácter nacional (Archivos Generales Militares de Segovia, Madrid, Guadalajara y Ávila; Archivo Cartográfico y de Estudios Geográficos del Centro Geográfico del Ejército; Archivo General de la Marina ‘Álvaro de Bazán’; Archivo del Museo Naval, y Archivo Histórico del Ejército del Aire), a los que viene a sumarse el Archivo General e Histórico de Defensa.

 

   Defensa también gestiona 17 archivos intermedios, correspondientes a los de los tres Cuarteles Generales (Tierra, Armada y Aire) y a los de las antiguas circunscripciones territoriales de los Ejércitos. Al grupo de archivos históricos cabría añadir también, aunque no tengan carácter de archivos nacionales, los archivos históricos de dos establecimientos científicos de la Armada, el Real Instituto y Observatorio de la Armada y el Instituto Hidrográfico de la Marina.

 

   La creación del Archivo General e Histórico de Defensa se enmarca en las diversas actuaciones que viene realizando el Ministerio de Defensa durante los  últimos años para la mejor conservación y difusión de la documentación bajo su custodia, y contribuir así al conocimiento y la reflexión sobre nuestra historia.

 

   En este sentido, el Ministerio de Defensa, con la aprobación del Reglamento de Archivos Judiciales Militares (2009) y en cumplimiento de la Ley 52/2007, conocida como Ley de la Memoria Histórica, viene realizando en los últimos años diversas actuaciones para poner a disposición de la sociedad los expedientes de los encausados por la jurisdicción militar como consecuencia de la Guerra Civil y la Dictadura.

 

   De este modo, se han firmado convenios con Comunidades Autónomas, Universidades y Fundaciones o entidades privadas vinculadas con la  recuperación de la memoria histórica, para digitalizar y facilitar la difusión de esta documentación, como parte de una línea continuada de actuación para promover el acceso de ciudadanos e investigadores a la documentación histórica acumulada a consecuencia de la actividad de las Fuerzas Armadas.


Desaparecido: “Manuel, un desaparecido sin lápida ni sepultura …”

noviembre 20, 2011
 
 
Me llamo Manuel Monfort Pastor, tengo 22 años, un saco de ilusiones, y aunque de familia humilde, muchas ganas de comerme el mundo. Mi historia se remonta a hace dos años, concretamente, cuando decidí enrolarme en el ejército para luchar en contra de los rebeldes, pues, se decía que la República tenia los días contados y, sin embargo, éramos muchos los que defendíamos un mundo más justo, de reformas, equitativo, libre, en fin, como dirían hoy ustedes democrático…
 
Este podría ser el inicio de las memorias de Manuel Monfort Pastor, un joven que a la edad de 20 años decidió alistarse en el ejército legítimo, el republicano, para luchar contra los golpistas. Manuel abandonó su pequeño pueblo natal, Sarratella en Castellón, se despidió de sus padres, de sus hermanos pequeños y no regresó jamás. Tras dos años, y luchar en la batalla del Ebro, fue herido y apresado por el ejército de ocupación, hubo un juicio y ya, nunca más se supo nada de Manuel. Se perdió su huella. Fallecieron sus padres sin saber qué fue de su hijo, dónde estaría su cuerpo y cómo pasaría sus últimas horas. Su hermano, Benjamín Monfort Pastor, y su hermana, mi abuela, Concepción Monfort Pastor pasaron sus vidas recordándole, para que no cayese en el olvido, y el hijo de ésta ayudó a buscar a Manuel, aquel hermano mayor que no les vio crecer, ni casarse y ni mucho menos dar a luz a sus sobrinos… Pasó el tiempo. Archivos. Cartas. Preguntas. Vacíos…

El tiempo transcurría,y aunque con la llegada de la democracia muchos retos se han logrado permanecen en el silencio preguntas que aún esperan respuestas. Su hermana, siguiendo el orden lógico de la vida, falleció y, parecía que nada se iba a saber de Manuel… Una víctima como muchos hombres y mujeres que perdieron la vida tras un levantamiento militar, tras una cruenta guerra civil, tras las capas de condena y olvido que impuso con ahínco una dictadura para perecer en el polvo, en el indómito silencio… Hasta ahora, pues, gracias a la Universidad de Castellón la familia hemos podido recuperar los papeles que forman parte de su último juicio en Zaragoza, 1939, sin embargo, la pista vuelve a perderse, Manuel fue declarado en rebeldía, como si fuese un fugitivo, un desaparecido, pues, no se presentó al último juicio por ser trasladado al Hospital de Zaragoza donde no se notificó su estado, ni su supuesta defunción o que fue de él una vez se le trasladó al hospital, de nuevo ahí, volvemos a perder a Manuel…

¿Por qué desde la curiosa mirada de Hipatia sacamos a la luz la breve historia de un joven de 22 años llamado Manuel Monfort Pastor? Muy sencillo… No queremos levantar ampollas, señalar con el dedo ni caer en recriminaciones. La Historia todos la sabemos y no reconocerla es condenar al olvido a Manuel y mucho más, pero no sólo a Manuel, también a las generaciones futuras que desconocen de su pasado… A diferencia de países como Chile, Alemania o Italia, entre otros, donde sus dictaduras sí fueron condenadas, aquí en España el no reconocimiento de los hechos, el silencio, ha condenado a toda una generación a perder su nombre, su identidad y, desgraciadamente, a la violación de la HISTORIA con mayúsculas, pero no queremos hablarles de esa historia, más bien sí de esos nombres perdidos, víctimas que aún son buscadas y se merecen descanso… En definitiva, un anhelado reconocimiento…

Actualmente, asistimos al desmantelamiento de ETA, su adiós a las armas marca un punto de inflexión en la vida política y social del País Vasco donde ante todo se exige el reconocimiento de las víctimas, pues, fueron asesinadas por el capricho de unos pocos, de unos asesinos que sin escrúpulos arrebataron sus vidas. Es cierto, que sus nombres no pueden caer en el olvido y se les debe ese homenaje… Toda la sociedad nos volcamos con ellos y, bien sabemos que no se les olvidará…

Pero, paradójicamente, aunque hablamos de víctimas, hay otras víctimas que muchos han olvidado, que sus cuerpos han sido engullidos por la tierra sin que nadie pudiese darles sepultura, que nadie supo qué fue de ellos y miles de familias tuvieron que vivir con la congoja, la desesperanza y la impotencia de no saber qué fue de sus hijos, hermanos, novios, maridos, padres o abuelos. De ahí, nuestra pequeña historia, porque buscamos un reconocimiento de unas víctimas que han sido exiliadas al olvido sin poder recibir ni flores ni sepultura.

Manuel aún sigue desaparecido, no sabemos qué fue de su cuerpo, tan solo nos cabe seguir esperando y contar con el apoyo de las instituciones para encontrar al hijo, al hermano que marchó a la guerra y jamás volvió para poder contarle quiénes somos, qué no pudo vivir y, sobre todo, como a cualquier ser querido rendirle un último homenaje…

 
Dedicado a Manuel Monfort Pastor, a mi abuela Concepción Monfort Pastor, a mi tío abuelo Benjamín Monfort Pastor, a sus padres, mis abuelos que jamás conocí, y especialmente, a todos los asesinados por el franquismo que aún siguen desaparecidos y sin encontrar su descanso…
 
 Arantxa Carceller.

Poema de Luis Cernuda a un brigadista…

noviembre 13, 2011

03 nov 2011

José Iturmendi, ex decano de la Facultad de Derecho, aspiró al rectorado de la Universidad Complutense en las pasadas elecciones. Fue derrotado por José Carrillo, que el pasado 22 de octubre inauguró un monumento a las Brigadas Internacionales en el campus de la citada universidad, donde muchos de estos voluntarios perdieron la vida defendiendo a Madrid de los bombardeos nazis. En esa misma fecha, Iturmendi comentó en el diario La Razón que con ese monolito en honor de los voluntarios extranjeros que lucharon contra el fascismo en la Guerra de España, Carrillo pretendía “reescribir de manera unilateral la memoria histórica” y que tal monumento “no es pertinente, adecuado ni oportuno puesto que no conmemora algo pacífico”.

Las palabras del ex decano de la Facultad de Derecho parecen haber surtido su efecto el pasado fin de semana. Sobre el monolito apareció una pintada en la que sus autores califican de asesinos a quienes acudieron a defender la segunda República contra el golpe de Estado franquista y los regímenes fascistas de Alemania e Italia que lo apoyaron. Esa rebelión armada contra el estado de derecho legítima y democráticamente instaurado es lo que, como bien debería saber el señor Iturmendi, nunca se debió conmemorar, aunque aquí lo estuvimos haciendo y padeciendo durante casi cuatro décadas.

Pocos años antes de morir, como refleja Antonio Rivero Taravillo en su muy documentada biografía en dos tomos de Luis Cernuda (Ed. Tusquets), visitó el poeta una universidad de los Estados Unidos con objeto de leer allí algunos de sus poemas. Fue en ese acto, al terminar su recital, cuando Cernuda se encontró con un ex soldado voluntario de la Brigada Lincoln que lo vino a saludar con la emoción reverdecida por la evocación que los versos habían sembrado en su memoria.

No espero que quienes pretendieron enlodar la memoria de esos luchadores en el campus de la Complutense lean ese poema, escrito por Cernuda en su hotel la misma noche del encuentro con el brigadista, pues probablemente su sensibilidad esté embotada para tales menesteres, pero que un profesor de Derecho ignore, pase por alto o desprecie el significado de esos versos y los manche con su opinión acerca del proceder de aquellos voluntarios me parece desolador y vergonzoso. El poema se titula 1936 y termina así:

Gracias, compañero, gracias
por el ejemplo. Gracias por que me dices
que el hombre es noble.
Nada importa que tan pocos lo sean:
Uno, uno tan sólo basta
como testigo irrefutable
de toda la nobleza humana.

Público.es

http://blogs.publico.es/felix-poblacion/453/poema-de-luis-cernuda-a-un-brigadista/


Franco impuso su catecismo atómico…

noviembre 13, 2011

Una investigación detalla la propaganda pronuclear en las escuelas durante los años del nacionalcatolicismo para facilitar la construcción de reactores

MANUEL ANSEDE MADRID 13/11/2011 12:00

Seis de julio de 1965. El obispo de Sigüenza, Laureano Castán, engalanado con mitra y báculo, levanta su hisopo y rocía de agua bendita la tierra de Almonacid de Zorita (Guadalajara) en la que se levantará la primera central nuclear española, José Cabrera. A su lado, con gesto solemne, un sacerdote con gafas de sol estilo Porrina de Badajoz y el ministro de Industria del Generalísimo, Gregorio López Bravo, que coloca la primera piedra del reactor.

La imagen, hoy impensable, podría haber ilustrado ajustadamente cualquiera de los manuales escolares de la época: “El Creador ha puesto en las manos del hombre un caudal inagotable de energía que este va utilizando en su provecho en las formas más variadas: energía mecánica, calorífica, luminosa, eléctrica, química, atómica, etcétera”, pontificaba, por ejemplo, el libro de Física y Química de cuarto de Bachillerato de la editorial Bruño, en 1962.

Los libros de texto del franquismo atribuían la energía atómica al “Creador”

“Estas expresiones religiosas y de misterio son las que se emplearon en los años del nacionalcatolicismo para difundir la energía atómica”, explica el químico José María González Clouté, que acaba que terminar una vasta investigación sobre el imaginario social de la radiactividad y la energía nuclear creado a conveniencia con manuales escolares, literatura, cine, televisión y noticieros documentales durante la segunda mitad del siglo XX.

Su trabajo intenta desvelar qué personas y organismos intervinieron en la transmisión de los conocimientos nucleares, qué contenidos fueron seleccionados y quiénes lo hicieron. La investigación deja claro el adoctrinamiento al servicio de la política atómica del dictador Francisco Franco, empeñado en sacar adelante la nuclear de Zorita, esa “colosal aventura económica y científica, que en un principio pudo ser noblemente tachada de ilusoria y quijotesca”, como describió en su portada ABC el día de su inauguración.

Durante los últimos cuatro años, González Clouté ha devorado 200 manuales escolares de la época, procedentes de la Biblioteca Nacional, el Centro Internacional de la Cultura Escolar y el centro de investigación MANES, de la UNED, con el que colabora. Durante el régimen de Franco, los textos sobre la energía atómica, como los demás, se sometían a una doble censura: la del Movimiento y la de la Iglesia católica. “Todos los manuales escolares necesitaban el níhil óbstat del obispo correspondiente”, resume Miguel Somoza, profesor de Historia de la Educación en la UNED y director de esta tesis doctoral.

Los manuales escolares requerían el níhil óbstat del obispo de turno

Los libros que memorizaban los estudiantes reflejaban la política del régimen: exaltación de las innegables virtudes del átomo y negación de sus inconvenientes. En 1970, recuerda Somoza, decenas de litros de residuos altamente radiactivos se escaparon de las instalaciones de la Junta de Energía Nuclear en Madrid. En pocos minutos, a través de los desagües, las aguas contaminadas llegaron al río Manzanares, al Jarama y, finalmente, al Tajo. Muchas huertas quedaron regadas con estroncio-90, cesio-137 y plutonio.

“Fue un accidente absolutamente ocultado”, lamenta Somoza. El reactor de Zorita ya se había inaugurado, con una inversión de 2.500 millones de pesetas. Y Garoña (Burgos) y Vandellós (Tarragona) estaban en camino. Nada podía frenar “la era atómica industrial en nuestra patria”, como rezaba la placa clavada en la puerta de Zorita que descubrió Franco.

Mientras, los libros de texto recogían “informaciones sesgadas” sobre la comparación energética entre el uranio y el carbón, que tendían a “magnificar una proporción que ya es de entrada favorable al uranio, aunque no en tanta cuantía”, señala González Clouté. Según el libro de Química de quinto de Bachillerato de la editorial Cabezas Serra, la energía liberada en la fisión de un solo gramo de uranio equivaldría a quemar 8.800 toneladas de carbón. Era 1958. Pero, en plena Transición, las cifras se trasmutaron. En 1978, los escolares ya estudiaban que un gramo de uranio desprende una energía equivalente a tan sólo la de tres toneladas de carbón, según el libro de Física de COU de Jaime Agulles. Los manuales franquistas multiplicaban por 3.000 la realidad.

Una fuga radiactiva al río Tajo fue ocultada por el régimen en 1970

La operación de blanqueo de la energía nuclear desplegada por el régimen bebía directamente de Atoms for Peace (Átomos para la Paz), una gigantesca campaña de propaganda iniciada por el Gobierno de EEUU en 1953 para borrar del imaginario colectivo el horror provocado por las bombas de Hiroshima y Nagasaki.

“Nuestro amigo el átomo”

Ese mismo año, General Electric, ya con 14.000 empleados en su división nuclear, coprodujo un cortometraje de dibujos animados de 15 minutos, A is for Atom, que se proyectó durante años en miles de colegios, mostrando la capacidad de la ciencia para “domeñar a la bestia y convertir la fuerza del átomo en un poderoso aliado del ser humano”, según ha estudiado Alfredo Menéndez Navarro, historiador de la ciencia de la Universidad de Granada. Hasta Disney, en 1957, produjo un telefilme de dibujos animados, Nuestro amigo el átomo, que marcó a una generación entera de estadounidenses.

En los institutos se soslayaban los efectos negativos de la radiactividad

En poco tiempo, la campaña Átomos para la paz llegó a España, gracias al talonario de la Comisión de Energía Atómica de EEUU. Una exposición en la Casa de Campo de Madrid recordaba en 1958 “las infinitas aplicaciones que tiene el átomo en la medicina, agricultura en industria”, como el tratamiento de los tumores malignos y la propulsión de buques mercantes. Hoy, en España, hay 32.000 instalaciones de rayos X para diagnóstico médico y veterinario. Radiactivas y esenciales.

La investigación de González Clouté también revela que los efectos biológicos de la radiactividad, conocidos por los escritores, no siempre fueron mencionados en los libros del periodo 1950-1975. “Sólo empezó a hablarse de los problemas de la energía nuclear coincidiendo con la Transición”, señala el químico.

“La campaña de propaganda de las eléctricas, que querían poner centrales nucleares en España, llegó incluso a instalar un minirreactor atómico en la Ciudad Universitaria de Madrid para que lo vieran los jóvenes”, recuerda González Clouté. Fue en 1964 y acudieron unos 7.000 estudiantes. Sólo sus hijos, a partir de la década de 1980, pudieron forjarse una opinión en libertad sobre la energía nuclear.

Público.es

http://www.publico.es/ciencias/406599/franco/impuso/catecismo/atomico


Cómo mataron en Galicia…

noviembre 13, 2011

De las 4.468 personas asesinadas durante la guerra, 800 siguen desaparecidas – Los fascistas organizaron ‘paseos’ en el 80% de los municipios

ÓSCAR IGLESIAS – Santiago – 13/11/2011

“Sembrar el pánico en la sociedad y en el círculo más íntimo del asesinado, preso o huido. De eso se trataba”. Las conclusiones de Xeografía da represión en Galicia (1936-1939), último trabajo del proyecto interuniversitario Nomes e Voces, ya están en su web. En la guerra de exterminio contra civiles desarmados espeja la “limpieza necesaria” que Mola y Franco prescribían para el conflicto. Lo que faculta a los historiadores para hablar de genocidio. Las cifras, cuadros y mapas de la represión, incluyendo lugares de enterramiento, tipología y lugares de muerte en Galicia constituyen, además, la taxonomía más completa de la violencia fascista puesta a disposición del público en España.

“Los cadáveres se trasladaban para causar el mayor dolor posible”

Se mataba en todas partes, pero siempre había una iglesia cerca

En un contexto determinado. “No es lo mismo meter miedo aquí que en Castilla”, resume en el trazo grueso el historiador Dionisio Pereira, que filtró los datos de la provincia de Pontevedra para un trabajo que se nutre de las aportaciones de Julio Prada (Ourense), María Jesús Souto (Lugo) o Emilio Grandío (A Coruña), entre otros investigadores. Utilizando siempre cifras “de mínimos”, en Galicia, donde no hubo frente bélico -faltaron armas y acuerdo entre los gobernadores civiles y la posible resistencia-, está documentada la muerte de más de 4.000 personas solo entre 1936 y 1939. Fuera, 400 bajas más. Un recuento español, de circunstancias, a falta de datos de Aragón o Andalucía, formado sobre todo por los muertos del frente de Asturias.

Centrándose en las 4.000 personas asesinadas en el interior, Dionisio Pereira calcula 800 desaparecidos. En las tablas cuentan solamente los 169 con causa conocida, del resto no aparece nada en sentido estricto. Muchas de esas presencias se volatilizaron en cementerios removidos como el de Lugo, ahora Gran Hotel. Víctimas como el fogonero de la CNT Manuel Montes, que organizó hasta 20 fugas por mar, y su hijo Carlos. El barrendero coruñés Cipriano Amor, sin adscripción política, fue a recoger una citación y ya no volvió a casa. El coordinador de Nomes e Voces, Lourenzo Fernández Prieto, sitúa aquí la variable de los fascismos y totalitarismos del siglo XX: “Frente a la tradición de enterrar a los muertos, consolidada en las guerras contemporáneas, se inicia la lógica de la desaparición”.

Sí se sabe donde fueron sepultadas 3.200 personas: en 447 cementerios, de los que solo 35 albergan los restos de 10 o más personas (a resaltar las 353 inhumaciones en el cementerio ferrolano de Canido, 343 en el vigués de Pereiró y 255 en Santo Amaro, en A Coruña). Arrimados a los camposantos, con los huesos entreverados de suicidas, represaliados o marineros devueltos por el mar, familiares y colectivos vinculados a la memoria histórica -sobre todo la ARMH- se las han arreglado para exhumar hasta 18 fosas. La mayor de las fosas comunes del franquismo, rías aparte, sigue estando en el cementerio de Vilarraso (Aranga). Sin excavar todavía, allí se calcula que podrían estar enterradas 35 personas, 11 de ellas con filiación documentada en los trabajos al respecto de Emilio Grandío y Eliseo Fernández.

En el escaso número (26) de fosas en campo abierto, casi la mitad en el entorno de los camposantos, sitúa también Pereira un cierto contraste entre aquella política que imponía la muerte y la cultura funeraria de la Galicia parroquial. “Solo 84 personas están enterradas en fosas comunes en campo abierto, que sepamos, nada comparable a los enterramientos masivos de Oviedo o Teruel. Tiene que ver con que Galicia no era zona de guerra, pero también con la dispersión poblacional”. Se mataba casi en todas partes, pero siempre había una iglesia cerca. Si aquellos cadáveres acababan en el cementerio, dentro o fuera, lo explica “por la propia cultura de la muerte en Galicia”. “Las mismas personas de derechas que tampoco veían bien que se enterrasen personas como si fueran cerdos”.

La tipología de las muertes, sin embargo, no añade elementos de lo sagrado. Solo un tercio de las 4.000 personas asesinadas falleció en fusilamientos acordados por tribunales militares o en las ejecuciones derivadas de la aplicación in situ del bando de guerra, como la oficiada por el capitán Carreró y el teniente de la Guardia Civil Francisco Rodríguez, O Rabioso, en Vigo, saldada con 20 muertos y 50 heridos. Eso explica la concentración de las víctimas en capitales de provincia, ciudades y campos de concentración como los de Camposancos o Celanova, donde se formaron tribunales ad hoc. La Xeografía da represión desmenuza las muertes por categorías: además de los fusilamientos, muertes por confrontación armada (el mayor número, 44, es el que suman Vigo, Teis y Lavadores), en prisión o centros de detención (más de 180 sólo entre la Illa de San Simón, Oia, Celanova y Camposancos) o víctimas aleatorias, asesinadas en operaciones de castigo y limpieza.

Entre todas estas metodologías, la más importante es la represión paralegal. Hubo víctimas de sacas o de la Ley de Fugas, pero sobre todo hubo paseados. En más del 80% de los municipios hubo vecinos afectados o aparecieron ejecuciones paralegales. En el 56% de los ayuntamientos, el número de personas asesinadas lejos de su pueblo supera a las ejecutadas en el lugar de origen. “Se trasladaba a las víctimas para causar el mayor dolor y terror posibles”, nomina Pereira. “Así nadie conocía al muerto, que podía estar pudriéndose tres o cuatro días, a la vista de todo el mundo”.

La triste peregrinación de las familias, casi siempre a sabiendas de lo que iban a encontrar, favoreció otra geografía de la muerte. La fijó la memoria popular, adherida durante más de 70 años a los puentes, las curvas o las cunetas de las carreteras secundarias.

“No supimos aprovechar este tiempo”

Prorrogados en el último Consello de la Xunta bipartita, los 230.000 euros con los que contaba el proyecto Nomes e Voces se redujeron a 30.000 en 2010. Ahora se divide por dos. 15.000 a abonar todavía este año y otro tanto en 2012, según Cultura.

“A nosotros nos dijeron que estaban negociando”, matiza con esperanza Lourenzo Fernández Prieto. “Es un fondo patrimonial que debemos conservar”. El proyecto, con un catálogo de más de 6.000 imágenes y un fondo único de casi 500 testimonios orales a disposición de los investigadores, todavía percibe ayudas de la Diputación de Lugo y de Justicia.

A falta de cartografiar el franquismo, el futuro se refleja en el oscurecimiento en Cataluña del centro estable Memorial Democràtic, la primera institución oficial del Estado para la recuperación de la memoria histórica. Retirado en Galicia el apoyo para exhumar víctimas y con la Ley de Memoria Histórica esperando por el Gobierno entrante, Dionisio Pereira recuerda lo que costó normalizar, en forma de políticas públicas, el apoyo a la memoria. Y critica la tibieza del PSOE: “Perdimos la oportunidad de reconocer a las víctimas”. Con la derecha apuntando al poder en la práctica totalidad del Estado, libre de expresar su desdén hacia algo “que no interesa a nadie”, como afirma Rajoy, el historiador remarca “el diferente estatus de las víctimas de ETA y las víctimas del franquismo”. “Habrá que decir que no supimos aprovechar este tiempo de manera que no hubiese vuelta atrás”.

Los números de la represión

– Víctimas sentenciadas a muerte por los tribunales militares o derivadas de la aplicación del bando de guerra: 1466 personas

– Paseos, sacas o aplicación de la Ley de Fugas: 1839 personas

– Muertos en cárceles y campos de concentración: 765 personas

– Muertos en confrontación armada y resistencia al golpe: 229 personas

– Desaparecidos con causa conocida: 169 personas

– TOTAL: 4468 muertos (1936-1939)

El País.com

http://www.elpais.com/articulo/Galicia/mataron/Galicia/elpepuespgal/20111113elpgal_9/Tes


La fiscalía ordena exhumar las tres primeras fosas por el robo de bebés…

noviembre 13, 2011

La decisión busca aclarar la identidad de recién nacidos en Alicante y Alcoi

EL PAÍS – Alicante – 13/11/2011

Las críticas parecen haber sido escuchadas. Apenas un par de días después de que familiares de supuestos bebés robados se concentraran en toda España para exigir a fiscales y jueces que investiguen las denuncias y no las archiven sin realizar las diligencias oportunas, la fiscalía de Alicante ha decidido autorizar las primeras exhumaciones que se practicarán en la provincia. El ministerio público ordenará en breve la apertura de tres fosas -dos ubicadas en el cementerio de Alicante y la tercera en el de Alcoi- con la intención de esclarecer el paradero de tres bebés que podrían haber sido sustraídos tras su nacimiento, según denuncian sus familiares y contó ayer el periódico Información.

En Alicante se han abierto 16 diligencias por la sustracción de niños

La fiscalía de Alicante ha abierto un total de 16 diligencias por el supuesto robo de bebés en la provincia, seis de las cuales ya han sido archivadas, según han asegurado fuentes judiciales. De las 10 diligencias restantes, en tres casos se ha tomado ya la decisión de abrir las fosas de los presuntos niños robados, y quedan siete pendientes de una resolución del ministerio público. La decisión de exhumar las tres fosas ya ha sido tomada y se firmará en los próximos días, según las mismas fuentes. La lista de estas exhumaciones ordenadas por la fiscalía de Alicante podría ampliarse próximamente.

En otros puntos de España ya se ha procedido a exhumar diversas fosas para aclarar el supuesto robo de bebés y en algunos de los casos este paso ha confirmado las sospechas sobre estas desapariciones.

En el cementerio de Alicante, la fiscalía tratará de aclarar, a través del ADN si aparecieran los restos, el paradero de dos bebés: una niña nacida en el Hospital General de Alicante en 1962 y enterrada en una fosa común, cuya hermana gemela reclama ahora que se investigue su posible robo; y un niño nacido en el mismo hospital y que estaba sano, según asegura su madre. En el cementerio de Alcoi la decisión de la fiscalía intentará aclarar la desaparición de otro bebé.

En los tres casos investigados se repite la misma versión de los familiares: tras el parto los médicos informaron del fallecimiento del recién nacido sin que los familiares hayan logrado obtener a posteriori información clara y fiable sobre el fatal desenlace.

Las familias ni olvidan ni se rinden

Pocas informaciones han despertado tanta inquietud social como los robos de bebés en España entre los años cincuenta y ochenta del siglo pasado. Las primeras y tímidas denuncias iniciales fueron seguidas de un aluvión de casos boceados desde todos los rincones del país. Y la Comunidad Valenciana ha aparecido a menudo como origen o destino de estos bebés robados. “Creemos que Valencia y alrededores fue una especie de puerta de salida a otros sitios”, opinaba una afectada que el pasado mes de mayo acudió al centro de cultura de Catarroja, donde se reunieron alrededor de 200 vecinos de Aragón, Murcia y de la Comunidad Valenciana para organizarse.

La Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir) estima que en la Comunidad Valenciana hay alrededor de 200 casos de niños robados, aunque la mayoría de ellos todavía no han sido denunciados. La fiscalía de Valencia, de hecho, apenas cuenta con 30 denuncias y en Alicante se han abierto 16 diligencias por este motivo procedentes de toda la provincia.

Esta semana se convocaron concentraciones en varias ciudades españolas, entre ellas Valencia y Alicante, ante la decisión de algunos fiscales de archivar masivamente los casos por falta de indicios o por prescripción de los posibles delitos. Pero los familiares de los bebés robados, convencidos de que fueron vendidos con la colaboración de quienes les atendieron en el parto, no se rinden.

El País.com

 


Miguel Hernández, de ida y vuelta

noviembre 13, 2011

El Ayuntamiento de La Zubia, del PP, borra al autor de ‘Nanas de la cebolla’ del callejero y, tras las críticas, propone rebautizar la biblioteca con su nombre

VALME CORTÉS – Granada – 13/11/2011

El Ayuntamiento de La Zubia, en el área metropolitana de Granada, ha decidido eliminar el nombre de Miguel Hernández de una de las calles más céntricas del municipio. Se vuelve a llamar calle Real, que es como la conocen coloquialmente los vecinos de más edad del pueblo. Las quejas por este gesto del equipo de gobierno municipal, donde desde mayo tiene el mando el PP con el apoyo de un grupo escindido de ese partido (APZ), proceden tanto de los grupos de la oposición de La Zubia como del Ayuntamiento de Orihuela (Alicante), de donde era natal el poeta. En el próximo pleno, los oriolanos decidirán si reprueban la iniciativa del Consistorio granadino que rige Antonio Iglesias.

El concejal de Urbanismo y primer teniente de alcalde en La Zubia, José Torregrosa, dice estar “sorprendido” por la trascendencia que ha alcanzado el asunto. Además del nombre de Miguel Hernández también se va a quitar del callejero al Che Guevara y al anarquista Buenaventura Durruti. El cambio no se hará hasta que pasen las elecciones autonómicas para evitar cualquier incidencia con las votaciones. Por tanto, será después de marzo cuando se inicie el trámite para renombrarlas, una decisión que ya se aprobó en pleno municipal. Las calles se volverán a llamar Real, Garzón y Atarazana, respectivamente.

Torregrosa justifica la decisión y explica que se trata de tener en cuenta “el uso y la costumbre” de la gente del pueblo. “No lo hemos cambiado por el de otra persona, político o gobernante, sino que volvemos al nombre con el que realmente se refiere a ella la gente de La Zubia”. Esa denominación tiene siete décadas. Antes de llamarse Miguel Hernández su nombre era Queipo de Llano. Fue la primera corporación democrática la que acordó sustituir al general por el poeta alicantino. Después ha gobernado el PP en La Zubia y “no ha tomado esa decisión de cambiarlo, por eso no lo entendemos ahora”, explica la exalcaldesa y actual portavoz socialista, Mercedes Díaz.

IU se opone también a la medida y cree que el gobierno “ha borrado por decreto su memoria, su vida dedicada a luchar por la democracia”. La coalición de izquierdas ve en el gesto una “venganza de la derecha rancia” que elimina del callejero a “un símbolo de la batalla del pueblo español por alcanzar la democracia”, según manifestó en el pleno el portavoz adjunto, Antonio Arquelladas. IU cuestiona además el coste económico de la iniciativa que no se va a traducir en una mejora en la situación “de miles de zubienses en paro”.

La calle, que atraviesa el casco histórico, conserva todavía placas con la denominación calle Real sobre la puerta de algunas de las casas. Quienes ahí viven reconocen los dos nombres: “Es Miguel Hernández, pero también se le conoce como calle Real”. El municipio, a solo cinco kilómetros de Granada, tuvo un gran crecimiento en las últimas décadas y ahora solo el tercio del total de sus habitantes (17.800) ha nacido en él. Por eso no tiene explicación que el cambio sea por el uso, agrega Díaz, quien incluso hubiera aceptado una denominación mixta “calle Real Miguel Hernández”. Como protesta leerá un poema antes de cada pleno.

PSOE e IU aseguran que el PP quiere borrar al poeta pastor del callejero por lo que representa su figura. El actual gobierno municipal mantiene que solo pretende “recuperar nuestra identidad y no excluir a nadie”. Los vecinos, en muchos casos, viven ajenos a la polémica, pero el Ayuntamiento, consciente del revuelo político, rectifica a su manera y va a proponer que la biblioteca municipal lleve el nombre del autor de Nanas de la cebolla para evidenciar, según el concejal, que en La Zubia no tienen “nada contra el poeta”.

El País.com

http://www.elpais.com/articulo/andalucia/Miguel/Hernandez/ida/vuelta/elpepuespand/20111113elpand_5/Tes

 

 


Mis recuerdos de la División Azul…

noviembre 13, 2011

EL PAÍS desempolva los diarios de Luis García Berlanga durante su estancia en el frente ruso – Son cuadernos repletos de escritos políticos, poemas y dibujos

GREGORIO BELINCHÓN – Madrid – 13/11/2011

Luis García Berlanga, en primer plano y con bigote

Luis García Berlanga, en primer plano y con bigote, en el Ejército español en una imagen sin fechar ni localizar.-

Anotaciones, dibujos y un autorretrato de Luis García Berlanga

Anotaciones, dibujos y un autorretrato de Luis García Berlanga en uno de sus diarios.- LUIS SEVILLANO

Uno de los cuadernos ni siquiera tiene tapas y el hilo que cose las páginas vive sus últimos estertores. Es el más antiguo, porque en él están los apuntes del colegio y los poemas escritos aún en España, entre ellos el dedicado a Federico García Lorca. El otro, una libreta con las páginas pegadas por su borde superior, todavía conserva la contraportada. Le quedan algunas hojas en blanco y es menos abigarrado que el anterior. Además les acompañan unas hojas sueltas: un pequeño diploma para María García García del colegio Sagrado Corazón de Jesús, cuyo envés aprovechó su hermano para escribir, y un papel de carta en el que aparece impreso un membrete que dice: “Diputado republicano por Valencia”. Recién sacados de la caja fuerte, y encima de una mesa para ser fotografiados, parecen papeles viejos sin más. Y sin embargo pueden ser considerados como una piedra Rosetta del cine español: son los diarios escritos por Luis García Berlanga durante su estancia en el frente ruso en la División Azul a sus 20 años. Tocarlos infunde temor y respeto: su autor los conservó durante 70 años. Por algo sería. En ellos está sus primeras berlangadas, sus escritos políticos marcados por una visión romántica de la Falange, críticas de cine, una novela, múltiples reflexiones, decenas de dibujos… y sobre todo poemas, muchos poemas, casi todos dedicados a su amor de juventud, Rosario Mendoza, una de las razones por las que Berlanga se alistó en la División Azul. “Porque, en el fondo, Luis quería ser poeta”, cuenta Basilio Rodríguez, presidente del Pen Club en España, dueño de la editorial Sial, y responsable de la publicación de estos cuadernos. Hoy domingo se cumple un año del fallecimiento del cineasta español y es la primera vez que estos diarios salen a la luz pública.

 Hoy se cumple un año de la muerte del gran cineasta

Todo el material formará parte de un libro de próxima publicación

“En mi familia no sabíamos ni que existían”, asegura José Luis García-Berlanga, el primogénito del cineasta. “Hasta que un día me llamó Miguel Losada, me habló de un editor que los tenía y que quería publicarlos y me sobresalté: ‘¿Quién los tiene y por qué?’. Yo los tengo porque me los dio su padre, pero siempre tuve claro que no eran un regalo, sino que me los había entregado para su publicación”, cuenta Rodríguez. En 2006, él era uno de los amigos más jóvenes de García Berlanga. “Nos juntábamos a comer en una trattoria italiana enfrente de su despacho en Madrid en unos encuentros muy informales. Entre los comensales estaban escritores como José Alcalá-Zamora, Luis Alberto de Cuenca o Andrés Aberasturi, y en ocasiones se unían las poetisas Beatriz Russo, Sol de Diego y Pura Salceda, chicas carnales que tocaban el tema del erotismo en su escritura como a Berlanga le gustaba. En uno de esos almuerzos Luis me dijo que tenía mucho material poético, y creo que fue en el tercer o cuarto encuentro cuando ya me confesó que deseaba publicarlo, pero que antes necesitaba corregirlos: no quería caer en el ridículo. Yo me ofrecí a transcribirlos, para que él después los editara. Colaboré con él en el primer premio de literatura erótica de Madrid, en otros actos parecidos y un día me llevó a su casa, me enseñó estos materiales, metidos en una caja en el altillo de su casa de Somosaguas, junto a otras cosas, como una espectacular colección de literatura y revistas eróticas, o un montón de zapatos femeninos, como gran fetichista”.

José Luis García-Berlanga corrobora esa visión del editor. “En ese desván hay una colección fascinante, de primera calidad. A mi padre le conocían en las principales librerías europeas por su afán coleccionador. Hasta tenía un carné especial de la librería neoyorquina The Strand, con el que le dejaban subir al piso donde guardan el erotismo. Pero no creo que haya mucho material cinematográfico, salvo muchas revistas de cine y algún guion más. Todo está a la espera de que iniciemos una fundación Berlanga”.

Rodríguez recibió los manuscritos. “Desde el primer momento tuve conciencia de su gran valor: es historia viva de él y de España. Los llevó en su zurrón y los guardó durante siete décadas. Pero cuando empezamos la labor, cuando empezó a hablar de los poemas que quería publicar, se rompió la cadera, se enclaustró en casa y se nos impidió a los amigos acceder hasta él. Nos cortaron la comunicación”. Los originales acabaron en la caja fuerte del editor. “Yo no podía editarlos sin un consentimiento”.

Aquí entra Miguel Losada, el responsable de la sección de cine del Ateneo de Madrid, poeta publicado por Rodríguez y experto en cine. Ambos planean sacar una colección cinematográfica, la Colección Lumière, para otra editorial de Rodríguez, Pigmalión. Deciden arrancarla con estos cuadernos y aguardar a que Berlanga mejore. Esperan dos años. Pero Luis García Berlanga fallece el 13 de noviembre de 2010. “Tras el lógico duelo, Miguel, que conoce a José Luis, habla con él. Sí, recibí varias ofertas económicas muy jugosas; sin embargo, siempre fui consciente de que no eran míos, que me los dejó en depósito”. Tras la primera sorpresa, la familia Berlanga accede a su publicación. “Yo solo he visto los facsímiles, nunca el original”, dice García-Berlanga, “pero me parece un material fundamental para entender a mi padre”. El libro se presentará el próximo día 23 en un acto en la Academia de Cine, donde Rodríguez devolverá los cuadernos a los Berlanga. “He editado 500 libros; este es para mí como un hijo”, confiesa su responsable. La edición, cuidada, tiene la transcripción casi completa de los diarios y muchas de sus páginas, estallidos de dibujos, de color y de textos comprimidos, se reproducen en formato facsímil.

Losada ha estado seis meses leyendo con lupa esas páginas, en realidad sus facsímiles, porque los originales estaban a buen recaudo en la caja fuerte, para hacer la transcripción. “Conocí a Berlanga hace como poco 15 años y he realizado mi labor con todo el cuidado del mundo. No es una edición crítica, se han respetado incluso algunos errores y dejado en blanco las palabras ilegibles, sino que queda en manos de los investigadores esa labor de reflexión. Yo he sido fiel a lo que está ahí”. Y lo que está muestra a un fascinante Berlanga poeta, al chaval que se va a Rusia el 14 de julio de 1941 por dos razones: intentar que condonen la pena de muerte impuesta a su padre, diputado republicano del partido de Alejandro Lerroux, y hacer méritos delante de una chica, Rosario Mendoza. “Es curioso. Un familiar mío en Valencia me contaba que conocía a una mujer, su tía Charo, que decía que había sido medio novia de mi padre. Y ahora ato los cabos: ¡era cierto!”, recuerda García-Berlanga. Desgraciadamente, Mendoza falleció el año pasado. Hay también mucha escritura de creación; el famoso Soneto a una pistola, el único poema publicado en vida de Berlanga; textos sobre los hermanos Marx, Josef von Stenberg o Paul Valéry; una escaleta para un posible guion; bastantes hai-kais, que es como se denominaban en esa época a los haikus; greguerías; fragmentos de una alocución; un texto que sería la base de su corto El circo; dibujos y más dibujos con autorretratos e incluso un perfil de Rosario Mendoza… Y un artículo laudatorio de José Antonio Primo de Rivera. “Es lógico. Tenía 20 años y su mejor amigo era José Luis Colina, falangista antifranquista, que le mete en vena esa visión romántica de Primo de Rivera”, explica Losada. A la vuelta de la guerra, Colina se convertiría en su coguionista.

Una de las cartas que Berlanga esbozó en sus cuadernos está destinada a Colina. Arranca con En campaña, a 1 de enero de 1942 y escribe: “Estoy sentado solo en la habitación, hace escasamente dos horas que ha empezado el año y acabo de bajar del servicio”. Aunque Berlanga no pegó un tiro, su servicio entrañaba cierto peligro. Día sí, día no, subía a una torre, un gigantesco depósito de agua, en Kritivischchi, cerca de Stalingrado, y desde allí oteaba con prismáticos a los rusos que se encontraban a unos 500 metros, al otro lado del río Wolchov. En un año, no vio gran cosa. Pero justo en su día de asueto, los soviéticos derribaron a cañonazos la torre, matando al otro vigía, el también valenciano Eduardo Molero.

Los cuadernos confirman que Berlanga era un gran escritor. Que el cine ganó un genio, pero que la poesía perdió a un artista. Tanto Losada como Rodríguez repiten: “Él quería haber sido considerado poeta”. Ahora ya podemos leer por qué.

LOS TESOROS DEL CINEASTA

Escritos sobre cine.

“El cine ha perdido su mejor cualidad: la violencia”.

“El cine llegaría a la perfección el día en que Gabriel Miró llegara al alma del cinema”.

“Los hermanos Marx nos hacen ver la verdadera naturaleza de las rígidas formas establecidas; así, si no llega a ser porque ellos nos lo han descubierto, una corbata hubiera seguido siendo un elemento de lujo en la indumentaria, en vez del suculento bocado que en realidad es”.

“Hoy, más que nunca y ya para siempre, el cine ha dejado de ser ese simple espectáculo, ese puro entretenimiento de la tarde del sábado para convertirse en la más formidable fuerza de nuestra época; y su trascendencia llega ya a todos los sectores, tanto culturales como políticos, sociales o económicos de cualquier nación poderosa. Aquí está Von Sternberg que sin ser un vanguardista, lo que equivale a un fracaso económico, es un revolucionario del cine, pero de un cine francamente comercial, de fácil éxito en cualquier público. Y esta es la ventaja de Sternberg sobre los demás intelectuales del cine, su abierto camino hacia el gusto del gran público, sin ninguna concesión por su parte, que es lo más difícil. Cada uno de sus films, tiene ya la unidad artística suficiente para constituirse por sí solo en exponente completo del estilo, personalísimo y mágico, de este genio azul y violento, Von Sternberg, maestro de la fluidez cinematográfica”.

Poemas a Rosario Mendoza

R O S A r i o = Belleza

r o s a R I O = Limpieza

r O S A R I O = Tristeza

r o s A R I O = Pureza

r O S A R i o = Valentía

r O S A r i o = Fortaleza

r o s a r I O = Independencia

r o s a r i o = Religiosa devoción

Aún no

huele a carbón el aire,

yo espero desde aquí

que tú pases,

que vengas y me digas el aire

necesario para amarte.

– La verde verdad

Por el cielo, amor, por el cielo

se cruzan,

blanco y velo, las palomas

del sueño.

Por el cielo, sí.

Por el cielo, no.

Ay que bajan.

Ay que vienen.

Ay que las tengo yo.

Ay sueño de recién casada.

Fabuloso ojo determinado

y ciego.

¿Cómo verás, caleidoscopio

del mar

a la ciudad

desnuda?

¿Cómo verás, cómo, la lenta verdad

en la ciudad?

No, es más allá

junto a lo que es campo y viento

desconocido.

Silencio. A callar,

que veo, que ya estoy viendo

la ciudad.

Otros textos

[Extraído de una novela]

Podía haber hecho contigo un cuento, quizá un libro, otros lo hicieron con menos motivos; pero he preferido guardar para mí solo, este trozo doloroso de esa vida que se desenvuelve paralela a la mía y que en tantas ocasiones llega a encajar perfectamente.

[Extracto de

El circo]

Es por esto por lo que los viejos deportistas no conformes con los nuevos modos, decidieron seguir practicando el “sport” a su manera. Y como todos los estados del mundo estaban guardados por viejas bayonetas del Marne y de Verdún, no tuvieron otro remedio que construirse sus campos. Y nació el circo.

Porque el circo no es otra cosa que el olvidado estadio de 1900 cubierto con una lona.

Texto político

Se es falangista o no se es. Este dilema fundamental surge inconscientemente ante cualquier problema con el que nos tropecemos. Y la manera de reaccionar define, si es que se puede definir, el estilo.

En campaña, a 1 de enero de 1942

Yo también tengo muchas cosas que decirte. Pero yo no puedo escribir 25 cuartillas. Estoy sentado solo en la habitación, hace escasamente dos horas que ha empezado el año y acabo de bajar del servicio. Leí tus cartas hace dos o tres días cuando las recibí; ahora quería releerlas pero no lo he hecho. Prefiero escribirte así, con más espontaneidad, sin estar demasiado sujeto a tus palabras.

El País.com

http://www.elpais.com/articulo/cultura/recuerdos/Division/Azul/elpepicul/20111113elpepicul_1/Tes 


Gracias a vosotros sumamos tres años de Memoria Viva

noviembre 9, 2011
Para que nadie nos tape la boca. Foto tapia cementerio de Mérida. Derechos reservados LMV.

Son tres  años de existencia de este blog y persiste porque vosotros visitais nuestras páginas : ¡ 3629 posts publicados y 4345 comentarios vuestros!

Habeis entrado  670393 veces para  leer, comentar, compartir , informar pedir ayuda o buscar datos en La Memoria Viva. 

Gracias y enhorabuena . Vuestro aliento sustenta nuestros deseos de Verdad Justicia y Reparación. Ni nos callaremos ni nadie nos tapará la boca, pese a los que nos gobiernan y a los que pretenden remplazarlos proximamente (claramente contrarios a la Memoria Historica).

Tambien tengo que agradecer el inagotable trabajo de Jordi Carreño Crispín y sus publicaciones siempre agudas y al día. Últimamente  sólo Jordi publica regularmente, sólo él. Gracias hermano, Brother como yo le llamo.

Un saludo cordial y un abrazo fraternal.

Pedro Vicente Romero de Castilla Ramos. Presidente de La A.I. La Memoria Viva.


¿Cuántas cosas no cambiaron Sr. González?

noviembre 5, 2011

Sin menos cabo de lo mucho que avanzó el país en la época de Felipe González, para lo bueno y para lo malo también, y reconociéndole que quizá haya sido el presidente más carismático de joven democracia española, no puedo obviar y dejar de ser crítico desde la visión que me impone la vicepresidencia y mi sentir memorialista y reflexionar sobre el tema que  me ataña preguntándome… ¿Cuántas cosas no cambiaron? Y visto lo visto al día de hoy,  y en el tema que me ocupa, nada cambió con los gobiernos del Sr. González, todo siguió atado y bien atado.

España seguramente requería de temas y asuntos mayores para  los  ejecutivos socialistas, eso indudablemente nadie lo puede discutir, pero tampoco es discutible que perdieron una gran oportunidad histórica de gestionar mucho mejor y con más valentía el espinoso tema de la Recuperación de La Memoria Histórica. Y es que hay asuntos que es mejor no tocarlos, sobre todo si son políticamente incorrectos, si pueden costar votos y además son el acicate que pueden provocar controversias por las reminiscencias del pasado,  sobre todo, cuando no se cree que el asunto sea  de importancia y la mejor opción es fomentar el olvido.  Pero  precisamente  por todo ello, porque el tema no es baladí desde el punto de vista legal e histórico, sobre todo para los afectados, no implica que temas mayores impidan que se deje de hacer justicia legal e histórica.

Los familiares de las víctimas del franquismo seguimos siendo obviados y olvidados, y sólo se nos menta cuando es necesario un apoyo político o cuando salir en la foto es apropiado u ocurrente. No estoy de acuerdo con el ensalzamiento (sin desmerecer los méritos conseguidos) gratuito de aquellos que tuvieron la oportunidad de cambiar y hacer justicia no sólo con la historia del país, sino con las víctimas y familiares de los represaliados por el franquismo,  aún olvidados, por tanto, no cambiaron tantas cosas, sólo las maquillaron con la pintura de la urgencia futura. Nos dejaron abandonados y olvidados a conciencia. Desde Suresnes hasta el día de hoy el Sr. González no se acordó nunca de los vencidos tricolores, es más, él también renunció a su esencia republicana por unas migajas de democracia impuesta y continuista del régimen anterior. ¿Cuántas cosas no cambiaron Sr. González?

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A. I. La Memoria Viv@

¡Cuántas cosas cambiaron…!

MARCO SCHWARTZ

Acarisma nadie le ganaba. “Felipe, capullo, queremos un hijo tuyo”, le gritaban las mujeres en los mítines, y él se dejaba querer. Las elecciones del

28-O de 1982 eran su tercer intento para llegar a la Moncloa; en los dos anteriores, había topado con el amable heredero del ancien régime Adolfo Suárez. El González sin corbata y con aire de Curro Jiménez de previos carteles electorales se presentaba ahora con corbata, incipientes canas en las patillas y una mirada ensoñadora dirigida hacia algún punto álef elegido por el asesor de imagen. El lema: “Por el cambio”. Él ya había iniciado el suyo: ocho años antes, en Suresnes, había desalojado del poder del PSOE a los duros llopistas con el apoyo de los popes del socialismo europeo, Palme, Brandt y

Nenni. Y una de sus primeras acciones fue eliminar la invocación marxista de los estatutos del partido. Arrasó. Obtuvo 202 escaños, un récord hasta ahora imbatido en democracia. Se convirtió en el jefe de Gobierno más joven de Europa. El partido de Suárez, UCD, se hundió en el abismo; Alianza Popular, de Fraga, surgió como segunda fuerza. Y llegó “el cambio”. Los mercados, al comienzo aterrorizados, comprobaron que no había motivos para el pánico: los socialistas no venían con planes quinquenales, sino con un pragmatismo a prueba de hoces y martillos que encontró en Miguel Boyer, ministro de Economía, su máximo exponente. Del “OTAN, no”, se pasó al I love OTAN. Y surgieron aberraciones como los GAL. Al mismo tiempo, se desarrollaron políticas sociales desconocidas desde la República y se tomaron medidas osadas para su tiempo, como la renovación del Ejército o la despenalización del aborto que, aunque insuficiente, encabritó a la caverna huérfana del caudillo. Muchas cosas cambiaron, y el impulso duró su tiempo: para que la Moncloa cambiara de inquilino hubieron de pasar casi 14 años.

http://www.publico.es/especial/elecciones-generales/2011/carteles/6/


Nicolás Sartorius: “El 20-N Franco falleció en la cama pero su dictadura murió en la calle”

noviembre 5, 2011

La Constitución de 1978 implicó la ruptura con el franquismo, asegura el político y sindicalista

RAFAEL FRAGUAS | Madrid 04/11/2011

La Constitución de 1978 implicó la ruptura democrática con el franquismo, cuyo titular falleció el 20-N en la cama, si bien su dictadura murió en la calle. Este razonamiento del expolítico, dirigente sindical y exparlamentario Nicolás Sartorius resume su intervención en el tercer ciclo de la Fundación Progreso y Cultura dedicado a la Transición democrática en España en una conferencia-coloquio sobre “El ocaso del franquismo” celebrado este jueves en Madrid. En el evento han participado también el profesor y exparlamentario Antonio Chazarra y el escritor Javier Alfaya, que intervino como introductor y moderador del ulterior debate.

Alfaya abrió el tema negando la especie, que considera muy extendida, según la cual la agonía del franquismo anunciaba una liberalización política interior del régimen. Por el contrario, el escritor gallego aseguró que “los últimos años de la dictadura fueron momentos de verdadero terror, con las cárceles llenas de prisioneros políticos, procesos judiciales abiertos contra dirigentes de los sindicatos obreros clandestinos y una lucha incesante y muy arriesgada de los movimientos obrero y estudiantil, pese a lo cual no consiguieron derrocar al Gobierno”. Antonio Chazarra, exparlamentario autonómico socialista, destacó por su parte que el declinar franquista “ha sido objeto de un revisionismo reaccionario” y que la transición democrática “fue consecuencia del desgarro entre una sociedad española ya europeizada y unas estructuras dictatoriales incapaces de satisfacer los anhelos sociales de libertad”. Chazarra remarcó el papel de la cultura y de los intelectuales en aquel tránsito entre la dictadura y la democracia, y rechazó “la atribución de un protagonismo crucial en tal proceso a figuras providenciales”, protagonismo que atribuyó a las luchas ciudadanas.

Para Nicolás Sartorius, que vivió el ocaso del franquismo desde la primera línea política como dirigente del Partido Comunista Español y del sindicato clandestino Comisiones Obreras, “no fue lo mismo la agonía de Franco que la agonía de la dictadura, porque Franco falleció en la cama y la dictadura murió en la calle” en referencia a las luchas sociales obreras, estudiantiles, profesionales y campesinas desencadenadas por las fuerzas de oposición antifranquista. Más adelante, el presidente de la Fundación Alternativas reiteró que “no es lo mismo una democracia otorgada, como pretenden definirla quienes manipulan aquel proceso, que una democracia conquistada como la que entonces las luchas populares lograron adquirir”. De igual modo recordó el político comunista y dirigente sindical que “entre la muerte física del dictador y la legalización de partidos y sindicatos medió un largo año y medio jalonado por numerosas situaciones de represión, incertidumbre y retrocesos bajo el mandato de Carlos Arias Navarro, represor de Málaga en el primer franquismo”. Atribuyó Sartorius al Rey Juan Carlos “la certeza de que la monarquía no era compatible con la dictadura, consciente del desenlace político que acarreó el juego de Alfonso XIII con la dictadura del general Primo de Rivera”. En el coloquio, Nicolás Sartorius remarcó la idea central de su discurso, según la cual “la Constitución de 1978 supuso la ruptura democrática con el franquismo”. Por otra parte, el exlíder sindicalista informó de una reunión secreta entre el ministro del Gobierno predemocrático, Enrique de la Mata Gorostizaga, con la dirección clandestina de Comisiones Obreras en la cual el ministro pidió a los sindicalistas que aceptaran retardar la legalización sindical, a lo cual se opusieron. “Si quieren salir de la crisis económica, legalicen los sindicatos”, aseguró Sartorius que respondieron, y el Gobierno acabó por avenirse. En otro momento del debate dijo que “en ningún momento se depuraron responsabilidades políticas y policiales por la represión” y añadió “no haber oído nunca” la interpretación según la cual la continuidad del franquismo sin Franco, encarnada por el almirante Luis Carrero Blanco, hubiera polarizado la hegemonía de la transición democrática hacia la izquierda comunista, posibilidad que el asesinato del almirante a manos de ETA en 1973 truncó, permitiendo a otras fuerzas políticas no comunistas aprovechar aquella situación en beneficio propio.

El escritor Javier Alfaya, que cubrió informativamente la Revolución de los claveles en Portugal en 1974, aseguró haber recabado testimonios en medios de la izquierda gallega según los cuales “hubo entonces un tráfico de armas españolas hacia grupos contrarrevolucionarios portugueses, con complicidades de las autoridades españolas, para intentar sofocar aquella revolución”.

Durante el coloquio, los participantes tildaron de falacia la identificación del llamado “Estado de obras franquista” con el Estado de derecho como, a su juicio, las versiones manipuladoras o edulcoradas de la Transición han pretendido establecer.

El País.com


Vidas rotas, sepultadas y olvidadas…

noviembre 5, 2011
Sábado, 05 de Noviembre de 2011

Escrito por LQSomos. Clamor Republicano. Noviembre de 2011

ETA ha anunciado el cese definitivo de la violencia armada. Tendría que ser una buena noticia para todos, pero las felicitaciones son de baja intensidad pues deja con el pie cambiado a los que hasta hace cinco minutos tenían un gran argumento político de increíble rédito electoral en su existencia.

Los candidatos a la presidencia el próximo 20 de noviembre han leído un comunicado casi calcado donde hablan de la victoria de la democracia, donde han recordado la lucha contra el terrorismo y la heroicidad de las fuerzas de seguridad del estado y de los jueces y fiscales, ha sido una retahíla de felicitaciones que ha llegado hasta el presidente francés. Pero en lo que todos han enfatizado es en las víctimas, de tal manera lo han hecho que parecía que esta noticia era mala para ellas, cuando deberían alegrarse de que nadie más comparta su suerte. Es como si hubiera miedo a decir abiertamente que hoy es un día histórico que cambia el panorama político de este país, ni los políticos, ni los periodistas, ni los analistas políticos han hecho una valoración de lo que puede suponer esto, teniendo en cuenta que era una noticia que se olía en el aire. Nadie ha hecho una valoración mínimamente digna de un país maduro democráticamente, que ilusa, si no lo somos. Todos han tirado de hemeroteca para enseñarnos atentados, asesinatos, víctimas, como si mirar hacia adelante y seguir el camino de la paz fuera una traición a las víctimas de ETA. Y a este punto quería llegar.

El presidente Zapatero ha dicho que la historia la escribirán las víctimas, todas inocentes, pobre Melitón Manzanas, pobre Carrero Blanco. Las víctimas de ETA tienen un caché, un poder mediático y un valor en el mercado de los votos, cotizan en la bolsa política, son un actor más, y en su dolor no están solas ni moralmente, ni económicamente. Pero en este país hay muchas víctimas, mucho más numerosas que las 857 que han nombrado hoy hasta la saciedad. Estas víctimas hoy no sonríen sino que exigen que se les pida perdón, que los terroristas se rindan y se entreguen para cumplir las penas que les impongan, porque como ha dicho el presidente de la asociación de víctimas de Catalunya tiene que haber vencedores y vencidos. Esto nos ubica en la realidad de la que muchos disfrutan y otros sufren, en la de un estado donde tiene que haber quien venza y quien pierda y de eso sabemos mucho los familiares de otras víctimas que no tienen voz ni voto, las vencidas, las y los antifascistas que defendieron la República.

Transición bendecida
Aquí en el año 77 se pactó una ley de amnistía, ley de impunidad y punto final por la que los encarcelados por luchar contra el franquismo pudieron salir a la calle a cambio del salvoconducto de intocable para los asesinos, verdugos, autores y cómplices del terrorismo de estado de la dictadura franquista. Un asqueroso chantaje que los que tenían algo que decir bendijeron y subieron a los altares bautizando como inmaculada nuestra execrable Transición.

Nadie entonces salió a leer un comunicado diciendo nos alegramos de que haya desaparecido el dictador y su régimen dictatorial y recordamos en este momento a todos aquellos que lucharon hasta las últimas consecuencias para derrocarlo, a los que vinieron de fuera a ayudar a la democracia y ante todo a las víctimas, a las cientos de miles de víctimas que el franquismo aniquiló, torturó, aterrorizó y desapareció. Tenemos que pensar en ellas y en su sacrificio, su pena y su dolor. Nada de esto pasó, simplemente se ignoraron, se silenciaron, se pasó por encima de ellas para construir la tan bonita transición democrática que acabó coronada y con una mordaza para las víctimas del franquismo. Víctimas invisibles que a partir del año 81 fueron soterradas hasta la entrada en el siglo XXI, cuando la llamada Memoria Histórica explotó en la conciencia de los hijos y sobretodo de los nietos de los represaliados y se hizo visible y reivindicativa.

Todas son víctimas del terrorismo aunque no todas son iguales, todo es terrorismo, el de ETA y el del estado, el de la dictadura y el de los gobiernos democráticos que intentaron eliminar a la banda terrorista con armas inadmisibles en un estado de derecho, pero no todo el terrorismo es igual. Las víctimas no son iguales porque no han sido tratadas de la misma manera, unas pueden decir abiertamente que lo son, las de ETA; otras a pesar del tiempo transcurrido aún tienen miedo de hacer público que fueron víctimas del franquismo. Las primeras despiertan la conmiseración de toda la sociedad, las segundas son tratadas de revanchistas llenas de rencor que no hacen más que sacar a la luz cosas que deben olvidarse por el bien del buen funcionamiento de la democracia española, incluso desde supuestas izquierdas son ninguneadas. Unas merecen loanzas y prebendas, otras ponerse un punto en la boca porque sus exigencias son inadmisibles, la verdad, la justicia y la reparación no son para ellas.

Las víctimas del franquismo han vivido muchas décadas sin que nadie les pida perdón, sin que nadie sea juzgado ni condenado por los crímenes que cometieron con estas, y la mayoría sin exigir que los que quedan vivos y ocupan incluso cargos públicos en todos los estamentos del poder o dirigen grandes corporaciones, sean juzgados por sus crímenes, por colaboración necesaria, cobertura o complicidad.

No he visto rostros de pesar unánimes en la clase política en su totalidad al recordar o nombrar a las víctimas del franquismo, sí aburrimiento, desdén, burla o escarnio directamente por parte de los herederos de los ejecutores.

Así, el presidente del gobierno central, presidentes autonómicos, incluso aquellos que en un momento decisivo para su pueblo están de viaje por los EE.UU., candidatos del bipartidismo, el rey y las víctimas han tenido sus minutos televisivos en igualdad de condiciones. Esto es su democracia y su estado de derecho del que participan los que cumplen los requisitos para entrar en el club de los buenos demócratas.

El otro día una señora se presentó ante los conferenciantes de paz en Donosti para entregarles un tomo de título “Vidas rotas”, era un libro gordo y contundente, lo llevaba para decirles a los mediadores internacionales que son unos indocumentados y que no saben lo que pasa en este país. El día que las víctimas del franquismo y de la transición tengan que ir a los que están al frente de las instituciones, unas democráticas y otras no, pagadas de nuestros bolsillos, a decirles que no se enteran de lo que pasa y que no saben tan siquiera lo que es respetar los derechos humanos no habrá carretillas suficientes para llevar tomos y tomos de vidas rotas, sepultadas y silenciadas por el terrorismo de estado, por el fascismo.

http://www.loquesomos.org/component/content/article/24-la-diana/371-vidas-rotas-sepultadas-y-olvidadas-.html?mid=51