“¡He encontrado a mi madre!”

diciembre 4, 2011

Jueces y fiscales tienen abiertos 1.500 expedientes de robo de niños o adopciones irregulares. El 28% de los casos han sido archivados. Dos de las pocas víctimas que han logrado hallar a su familia biológica narran a EL PAÍS su historia y los años de dura lucha para averiguar sus orígenes

NATALIA JUNQUERA Y JESÚS DUVA 04/12/2011

He encontrado a mi madre! Estoy en shock. Pensé que nunca iba a conocerla”. Randy Ryder, nacido en Málaga y vendido por 5.000 dólares a un matrimonio extranjero en marzo de 1971, acaba de encontrar a su madre biólógica. Justo cuando había perdido toda la esperanza. Cuando casi había desistido, desanimado por tantas gestiones infructuosas y en algún caso dolorosas, como el resultado negativo de una prueba de ADN con una mujer que creía ser su hermana y con la que ya se había encariñado. El caso de Randy es uno de los escasísimos reencuentros que se han producido entre víctimas del robo de niños o adopciones irregulares. En todos ellos ha sido la casualidad, la investigación en medios como EL PAÍS y, sobre todo, la tenaz búsqueda, casi detectivesca, de los afectados lo que ha permitido que madres e hijos hayan vuelto a reunirse. Solo un puñado lo ha logrado: apenas seis de casi 1.500 denuncias que están siendo investigadas en fiscalías y juzgados de toda España.

 

Concentración de afectados por adopciones irregulares y robo de niños

 
 Concentración de afectados por adopciones irregulares y robo de niños ante la Fiscalía General del Estado, el pasado 27 de enero. Ese día, ANADIR presentó una denuncia colectiva ante la fiscalía.- ULY MARTÍN
 
Randy Ryder fue entregado a una austriaca que lo inscribió como hijo suyo

 
 Randy Ryder fue entregado a una austriaca que lo inscribió como hijo suyo. Ahora ha hallado a su madre biológica.- L. SEVILLANO

 
 Randy Ryder, vendido al nacer en un hospital en Málaga, acaba de descubrir que es hijo de una actriz sudafricana

Las asociaciones de afectados exigen más apoyo y más esfuerzo del Estado para localizar a sus familiares

Randy llevaba 12 años buscando sus orígenes. Ya se había hecho una prueba genética con Marimar, que, tras ver su foto el pasado marzo en EL PAÍS, se convenció de que él era el hijo que le habían robado a su madre en 1971. Aquella prueba salió negativa. Sin embargo, el pasado martes le llegó a Randy el dictamen de otra analítica destinada a comparar su huella genética con la de otra mujer. Y esta vez sí: el ADN prueba que ambos son madre e hijo con una seguridad del 99,999%. Coinciden 15 de los 15 marcadores que analizan los laboratorios.

Randy Ryder ha tenido éxito y ha encontrado a su madre. Todavía no se conocen personalmente. Apenas les ha dado tiempo a contarse, por correo electrónico, algunos detalles de sus respectivas vidas. “Ella es sudafricana, pero vive en Londres, y yo, en Austin (Texas). Tenía 25 años cuando se quedó embarazada de mí en Málaga. Era actriz. Estaba soltera y no planeaba tener hijos en aquella época. Me ha dicho que fue un accidente y que su madre le obligó a darme en adopción”, explica desde EE UU. “Vamos a vernos muy pronto”. Randy va a conocer a su madre a los 40 años. “Ella tiene ahora 65. Me dice que está muy bien de salud y que hace ejercicio todos los días…”.

Ella quiere guardar por ahora el anonimato. Si ha encontrado a Randy es por casualidad. A raíz del reportaje publicado en este periódico sobre él, la cadena británica BBC incluyó su historia en un documental sobre las tramas de robo de niños en España. La madre de Randy lo vio y pensó que podía ser ese hijo que le habían obligado a dar en adopción hace 40 años. Su único hijo, porque no volvió a quedarse embarazada.

A Randy le cuesta asimilar lo sucedido. “Me siento extraño. Hace 12 años me cayó encima una bomba”, cuenta, recordando el día en que su padre adoptivo, Randolph Edward Ryder, le contó que no era su padre. “Me dijo que había pagado 5.000 dólares por mí [unos 3.700 euros] y que había seleccionado al mejor niño de todos los que había. También me contó que mi padre era un extranjero que trabajaba en un bar de Málaga”.

Toda la documentación oficial de Randy asegura que es hijo biológico de Randolph Edward Ryder, natural de Seymore (Texas), y de Roswitha Huber, de Hollabrunn (Austria). “Según los datos obrantes en este Registro Civil, no ha sido nunca adoptado y su madre biológica es la que figura en la inscripción de nacimiento, doña Roswitha Huber, como así consta igualmente en el parte del facultativo que asistió al nacimiento, el doctor don Manuel Muñoz Nieto”, se lee en un oficio que la juez María Dolores Moreno envió en 1999 al Consulado General de España en Houston respondiendo a la solicitud de Ryder. Pero toda esa documentación es falsa: el matrimonio no podía tener hijos y Roswitha jamás estuvo embarazada.

Al contrario que la mayoría de los niños robados o apropiados en adopciones irregulares entre los años cincuenta y casi los noventa en España, Randy no tuvo especial suerte con sus padres adoptivos. La austriaca Roswitha Huber era alcohólica. “Cuando era pequeño y estaba ebria, me decía que me había cogido de una mujer en España. Nunca le hice mucho caso porque cuando yo le preguntaba a mi padre [adoptivo], él me decía que no la creyera, que se volvía loca cuando bebía. Ella misma lo negaba después, cuando estaba sobria”.

El matrimonio se divorció en 1973, dos años después de haber adoptado a Randy. El niño fue a vivir con su madre a Viena, pero como esta seguía bebiendo mucho, los servicios sociales lo llevaron a una casa de acogida cuando tenía 11 años. Cuando iban a darle en adopción por segunda vez a otra familia, su padre adoptivo fue a recogerle.

Ahora, los planes inmediatos de Randy son: “conocer a su madre” y “buscar justicia en los tribunales porque tengo pruebas de que todo se hizo de forma ilegal. Quiero que el doctor que firmó que mi madre biológica era Roswitha Huber responda por esto”.

El doctor Muñoz Nieto, que aún ejerce en Málaga, aseguró el pasado marzo: “Yo no hice el seguimiento del embarazo de esa mujer. Me llamaron del sanatorio San Ramón porque su médico no podía atender el parto y fui. No ir hubiera sido denegación de auxilio. No hablé con ella. Cuando llegué, el anestesista la durmió enseguida. ¿Que por qué puse aquel nombre [Roswitha Huber] en el parte? Porque fue el que me dijeron que pusiera en el sanatorio”.

Otro de esos escasísimos reencuentros entre hijos y madres separados al nacer por engaños o por dinero se ha producido en Cataluña. Una mujer ha localizado 37 años después a la hija que le dijeron que había muerto en el parto. Dos pruebas de ADN han confirmado que son madre e hija. Ruegan que no se difundan detalles que sirvan para identificarlas porque hay una investigación abierta y no quieren dar excesivas pistas a los responsables y porque no toda la familia conoce lo sucedido. Pero acceden a contar su historia, por primera vez, a EL PAÍS.

“Mis padres adoptivos siempre me dijeron que era adoptada y que cuando quisiera conocer mis orígenes, me ayudarían a buscar. Mi padre adoptivo decía que detrás de una adopción siempre había alguien que había sufrido. Así que con 20 años me acompañaron a la Diputación a pedir los papeles de mi adopción. La sorpresa fue que con el sobre de la supuesta renuncia de mi madre biológica venía un certificado de defunción con mi nombre. Pensamos que era un error sin más, y yo no me atreví durante muchos años a llamar a mi madre biológica utilizando los datos que me habían dado. Hasta que al final me decidí y la llamé”, relata María (nombre ficticio).

“Mi madre reaccionó fatal. Me insultó. ‘¿Pero quién eres? ¿Qué quieres de mí? Esto es una broma de muy mal gusto. Yo tuve un hijo en ese hospital en esa fecha, pero era un niño ¡y se murió!’, gritaba”. Teresa (nombre ficticio) no la creyó. A ella le habían dicho que había alumbrado un niño, no una niña, y que el bebé había muerto al nacer. Eso era lo que había creído durante 37 años. Tenía 20 cuando dio a luz y abandonó el hospital sin un solo papel. Estaba soltera.

Teresa no creyó a María, pero le generó una inquietud insoportable y volvió a contactar con ella. “A los pocos días me llamó porque quería ver esos papeles que yo tenía. Y quedamos. Resultó que ella tenía otra hija, dos años menor que yo. Éramos idénticas”. “Mi madre me aseguró que ella no había firmado nunca aquellos papeles de renuncia a mí. A la investigación incorporaremos una prueba grafológica”, relata María.

Al principio, ninguna de las dos entendía lo que había ocurrido, porque entonces aún no se hablaba de los niños robados. “Hemos pasado por todas las fases: negación, tristeza, rabia…”, relata María. “Repetimos las pruebas de ADN en dos laboratorios distintos porque mi madre no se creía los resultados. Para ella ha sido especialmente difícil. Yo no he sufrido porque he tenido unos padres estupendos, pero mi madre ha sufrido muchísimo por todos estos años que yo he existido y ella no lo sabía. Se ha perdido 37 años de la vida de su hija”.

Teresa no ha podido conocer a los padres adoptivos que han criado a su hija porque estos fallecieron hace unos años. “Pagaron más de 600.000 pesetas por mí [unos 3.600 euros], pero a un notario. Nunca pensaron que detrás hubiera nada raro”, afirma María.

Su caso es uno de los 1.414 que han recibido en menos de un año las fiscalías de toda España por robo de niños o adopciones irregulares. Nunca en la historia de la justicia española se habían cursado tantas denuncias por un mismo asunto, como recordaba hace poco el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido. De todas ellas, solo seis han terminado en reencuentro. Otras 334 han sido archivadas. Se han realizado 14 exhumaciones, 73 análisis de ADN ordenados por los jueces y han sido interrogados dos médicos señalados directamente por las víctimas. Pero la dificultad de investigar, tantos años después, es enorme y los resultados no siempre son los esperados.

En Madrid, donde hay más de 200 denuncias, las investigaciones se han topado con una seria dificultad que impide la línea de actuación seguida en otras regiones: es imposible hacer exhumaciones de cadáveres porque entre 1980 y 1990 fueron destruidos todos los cuerpos de neonatos que había hasta entonces en nichos y tumbas o bien fueron llevados a osarios comunes.

Las 14 exhumaciones realizadas han permitido, por ejemplo, comprobar que no tenían base las denuncias presentadas por una mujer de Zaragoza y otra de Albacete, que pensaban que sus hijos no habían fallecido, como les decían los médicos, sino que les habían sido robados. En ambos casos, el análisis de ADN probó que los fetos inhumados eran realmente hijos de esas mujeres. Es decir, que no se los habían sustraído, sino que efectivamente murieron.

Muchas de las investigaciones abiertas se han cerrado porque, según fuentes de la Fiscalía General del Estado, “se ha acreditado que el niño no fue robado, sino que fue vendido con el consentimiento de la madre”. Ha quedado constatado, pues, que en España hubo redes de tráfico de bebés no solo en el franquismo, sino durante los 20 primeros años de democracia. En otros supuestos, las pesquisas judiciales han dejado al descubierto muchas adopciones irregulares, según fuentes de la fiscalía.

Los casos que se están investigando son los de detención ilegal (secuestro), consistentes en la sustracción del menor. La Fiscalía General del Estado sostiene que, bajo ese prisma, se trata de un “delito permanente”, que solo termina cuando la víctima se entera de lo que le sucedió en el pasado. Eso permite que estos asuntos no hayan prescrito y que, por tanto, puedan ser investigados judicialmente. Por eso, la Audiencia de Valencia ha ordenado ahora a un juez de Gandía que reabra unas diligencias que había cerrado por creer que el tema había prescrito.

La activa movilización de los miles de afectados se ha saldado solo con el interrogatorio de dos ginecólogos (uno de Madrid y otro de Vizcaya). Próximamente será citada por la Fiscalía de Madrid una monja que aparece repetidamente nombrada por las víctimas en relación con el tráfico de bebés.

Pese a los esfuerzos de los Ministerios de Justicia e Interior, las diversas asociaciones de afectados no están contentas. Creen que el Gobierno debería dar más medios y facilidades para ayudarles en la búsqueda de sus familiares. Los fiscales, por su parte, consideran que no pueden hacer más porque su competencia se limita a perseguir delitos y porque la Ley de Protección de Datos les impide ir más allá.

El fiscal jefe de la Audiencia de Madrid, Eduardo Esteban Rincón, aconsejó recientemente a Mar Soriano, portavoz de la Plataforma de Afectados por el robo de niños, que pida al Gobierno la creación de una agencia estatal que coordine las acciones penales y civiles y pueda cruzar datos obtenidos en centros médicos y en otros registros. “El día 12 presentaremos a Justicia un proyecto para la creación de esa agencia”, anuncia Soriano. Esta se queja de que el Estado no esté utilizando todos sus resortes para aclarar estos casos, aunque aplaude que la fiscalía considere que el robo de niños es un delito de detención ilegal.

Antonio Barroso, fundador de la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir), fue vendido por una monja por 200.000 pesetas [1.200 euros] hace 40 años . Él fue quien interpuso la primera denuncia en España. Ha visto su caso archivado tres veces y ahora va a proseguir su pelea por la vía civil. “La justicia no tiene interés en aclarar un escándalo que afecta a miles de personas. Es incomprensible que se hayan archivado tantas denuncias”, se lamenta, a la vez que exige un mayor compromiso del Gobierno y ayudas económicas para las asociaciones de damnificados.

A pesar de las dificultades y el desgaste que les supone, miles de hombres y mujeres están resueltos a proseguir la batalla en pos de sus orígenes. Cueste lo que les cueste.

 

Las cifras de un drama

» Total de casos abiertos: 1.414.

» Archivados por las fiscalías: 296.

» Archivados por los jueces: 38.

» Imputados: 2 ginecólogos.

» Exhumaciones: 14.

» Pruebas de ADN: 73 realizadas.

Por COMUNIDADES:

» ANDALUCÍA: 513 casos en investigación; 9 exhumaciones; 66 pruebas de ADN; 75 casos archivados por la fiscalía; 6 archivados por la autoridad judicial.

» ARAGÓN: 24 casos; 17 archivados por la fiscalía y 4 por los jueces.

» ASTURIAS: 25 casos; 19 archivados por la fiscalía y 1 por los jueces.

» BALEARES: 10 casos; 5 archivados por la fiscalía.

» CANARIAS: 28 casos; 1 prueba de ADN.

» CANTABRIA: 5 casos.

» CASTILLA-LA MANCHA: 28 casos; 2 exhumaciones de cadáveres; 2 pruebas de ADN; 14 casos archivados por la fiscalía y 1 por los jueces.

» CASTILLA y LEÓN: 62 casos abiertos; 28 archivados por la fiscalía y 2 por los jueces.

» CATALUÑA: 54 casos abiertos, pero son muchos más porque hay un expediente en el que se recogen 101 denuncias; 19 casos archivados por la fiscalía y 2 por los jueces.

» EUSKADI: 356 casos; 1 ginecólogo imputado; 1 exhumación; 10 denuncias archivadas por la fiscalía y 17 por los jueces.

» EXTREMADURA: 5 casos abiertos; 1 exhumación; 1 prueba de ADN; 2 casos archivados por la fiscalía.

» GALICIA: 20 casos; 9 denuncias archivadas por la fiscalía y 1 por los jueces.

» LA RIOJA: 7 casos en fase de estudio e investigación; 7 archivados por la fiscalía.

» MADRID: 212 casos; 1 ginecólogo imputado; 1 cadáver exhumado; 2 pruebas de ADN; 81 casos archivados por la fiscalía.

» MURCIA: 8 casos.

» NAVARRA: 4 casos; 3 archivados por la fiscalía y 2 por los jueces.

» VALENCIA: 53 casos (en 23 de ellos hay 71 denunciantes); 9 casos archivados.


“Yo estoy enterrado en el Valle de losa Caídos”

diciembre 4, 2011

Le dieron por muerto y trasladaron lo que pensaban que eran sus restos al mausoleo

Eugenio Azcárraga, excombatiente del bando nacional, nunca aclaró el error

 
4 DIC 2011 –
 

Eugenio Azcárraga en su casa de Valencia, mostrando su libroEste muerto no soy yo. / CARLES FRANCESC

Yo estoy enterrado en el Valle de los Caídos. Registro número 8.273, columbario 1.718”, cuenta un hombre de 95 años (96 en enero), por supuesto vivo, que acaba de llegar a su casa de Valencia tras pasar el día navegando en el mar, su gran pasión. Se llama Eugenio Azcárraga y está cargado de razón. Su nombre, efectivamente, figura en el libro de inhumaciones de los monjes benedictinos junto a otros caídos en la batalla de Teruel. Lo descubrió hace años en su única visita al mausoleo y nunca ha subsanado el error. El enredo es fruto de una aparatosa historia que arranca en 1936 y en la que estuvo varias veces a punto de morir… de verdad.

“Yo tenía 20 años cuando estalló la Guerra Civil y ninguna inquietud política. Por aquel entonces a mí me interesaba la natación —era campeón de 400 metros en mi ciudad— y las chicas. Vivíamos en Valencia y los republicanos mataron a un primo y una prima mía, de 20 y 19 años, por ser hijos de marqueses. Por ser ricos. Y yo decidí pasarme a la zona nacional. Si a mi me hubieran preguntado: ‘¿Usted qué prefiere: ser rojo, franquista o estar tranquilo?’, hubiese dicho que tranquilo, sin dudar. No me gustaba la boina roja, ni andar levantando el brazo para saludar. Mi familia era más bien liberal”, cuenta el nieto de Marcelo Azcárraga, varias veces presidente del Gobierno durante la regencia de María Cristina. “Decidí ir voluntario al Ejército en el cuartel de artillería de San Sebastián. En un camión camino de Oviedo me ascendieron a cabo, y allí, en el frente de Asturias, me hirieron en una pierna, pero nada serio”.

Como había pasado varios meses en primera línea en el frente y tenía estudios —“había hecho el preparatorio de Derecho”— le hicieron alférez provisional y le enviaron a Villaespesa (Teruel). “Para mí, el peor recuerdo de la guerra es en Teruel, en los sótanos del seminario donde se había refugiado la población civil. Yo ya había visto muertos en Asturias, pero vestidos de caqui. En aquellos sótanos había cadáveres de mujeres destrozadas con abrigos rosas. Y niños deshidratados, porque allí no había ni comida, ni agua, ni nada. A los heridos les ponían vendas que les quitaban a los muertos. Yo estaba en la trinchera y solo bajé allí dos veces, pero de verdad que prefería estar en el sitio de más riesgo que ver aquello”.

Fue en Teruel donde empezó a fabricarse el enredo de su muerte. “Allí había un oficial navarro que se parecía bastante a mí: alto y rubio. Y ahí supongo yo que empezó todo el lío…”

A Eugenio Azcárraga le acababa de escribir una carta una madrina de guerra navarra. “Y a mí, de Navarra no me interesaba porque si me daban un permiso, me quería ir a San Sebastián, o sea que yo la quería vasca. Así que le di la carta al compañero navarro”. Eugenio no sabe con certeza si le confundieron con aquel alférez que se le parecía y al que le había entregado una carta dirigida a él, pero el caso es que le dieron por muerto. “Cuando los nacionales volvieron a entrar en Teruel, desenterraron los cadáveres que habían quedado tras la batalla para identificarlos y se los llevaron. Yo, en teoría, estaba ahí. A mi madre le enviaron un telegrama comunicándole mi muerte e incluso hubo un funeral por mí en San Sebastián. Pero yo no estaba muerto. Yo estaba, en aquellos momentos, prisionero”.

Con la caída de Teruel, Eugenio Azcárraga cayó en manos de los republicanos, que lo trasladaron con otros presos al castillo de Montjuic, en Barcelona. “Pasé allí un año largo, muerto de hambre, porque recuerdo que teníamos la broma de cuántos garbanzos nos habían tocado a cada uno. Y cuando los nacionales iban a liberar Barcelona nos metieron a todos los prisioneros en un tren, yo creo que sin saber muy bien adonde querían llevarnos. Me tiré del vagón en marcha, con otros 15 compañeros. Uno murió en el acto. Los demás caímos sobre un metro de nieve. Los republicanos se dieron cuenta un poco después y empezaron a perseguirnos, pero salieron, pegaron un par de tiros al aire, y con el frío que hacía debieron pensar: que les zurzan. Así que empezamos a caminar para cruzar el Pirineo.Tardamos toda la noche. Uno se quedó en el camino, no pudo más. De los 15 que nos tiramos del tren, llegamos a Francia 13”.

En otro tren llegaron a Irún, ya en manos de los nacionales. Eugenio pudo reencontrarse con su familia. “Mi madre había estado de luto al principio, pero luego un tío mío había descubierto que estaba prisionero en el castillo de Montjuic, o sea que no le sorprendió que no estuviera muerto. Tenía mucho sentido del humor mi madre y solíamos hacer muchas bromas con esto. Había recibido decenas de cartas dándole el pésame por mi muerte”, relata. “Eso sí, volví hecho polvo porque en Montjuic había perdido lo menos 20 kilos y todo lo que comía, lo vomitaba”.

“Un día, el alcalde de Teruel me dijo que en el cementerio había una lápida con mi nombre y fui a verla y efectivamente, allí decía: Eugenio Azcárraga Vela, caído por Dios y por España. Es verdad que pude haber arreglado el error, pero por entonces yo era muy joven y no me paraba a pensar esas cosas. Mi madre me dijo que lo arreglara porque le daba pena que la gente pasara por allí, viera la tumba sin flores y pensara que no me querían, pero fui a hablar con el sacerdote y me dijo que esperara, así que durante algunos años, solía gastarle bromas a mis amigos llevándoles a ver el monumento más importante de Teruel, mi lápida. Hasta que un día fui, y ya no estaba. El enterrador me dijo: ‘Esas tumbas de los que no reclamaron las familias las han llevado al Valle de los Caídos’. Nos habían trasladado [a los muertos en Teruel] poco antes de la inauguración del monumento. Fui a verlo unos años después y efectivamente, allí estaba mi nombre. Columbario 1718. No le dije nada a nadie. Ahora hubiese puesto más interés, pero entonces seguían interesándome más las mujeres que la política. Pero sí, me hizo gracia verme allí”.

Pese a haber estado inscrito como muerto en el cementerio de Teruel primero, y en el Valle de los Caídos después, Eugenio Azcárraga mantuvo siempre su documentación oficial y jamás se le planteó un problema.

Al terminar la Guerra Civil, pensó en seguir con la carrera militar. “Estuve una temporada en los regulares de caballería en África, en una zona de nieves perpetuas, Muluya, así que pasé frío en África. Después, un tío mío me convenció de que el Ejército pagaba muy mal y que cuando me casara iba a ser un lío andar con los niños de aquí para allá, así que lo dejé. Me dediqué a trabajar en una empresa de exportación de materiales refractarios y la verdad es que me fue muy bien. He estado en los cinco continentes, y en sitios muy raros, como Irán, Irak, Ciudad del Cabo, Brunei…”

Adonde no volvió es al Valle de los Caídos. La propuesta anunciada esta semana por el Gobierno en funciones de exhumar los restos de Franco le parece “un disparate”. Por el momento elegido para “dejarle el muerto” al Gobierno que viene, y porque “no tiene sentido discutir sobre un pasado tan penoso como la Guerra Civil”. “Yo lo dejaría como está. Las guerras civiles son todas absurdas y la nuestra también lo fue. Dependiendo de en qué sitio estuvieras, te tocaba de un bando o de otro y pasaban esas cosas absurdas como que dos hermanos estuvieran luchando entre ellos o que un gallego estuviera pegando tiros en Teruel. Nos matábamos unos a otros. Hay que olvidar. Y que conste que yo luché en el lado franquista, pero creo que Franco se equivocó al 100% con la represión posterior. Después de haber ganado, matar a tantísimas personas siempre me ha parecido una animalada. Pero a mis nietos, me gusta hablarles de natación, de vela… no de mis batallitas de la guerra”.

Eugenio Azcárraga sí comprende que haya familias de republicanos enterrados hoy junto a Franco en el Valle de los Caídos que reclamen los restos para enterrarlos lejos del verdugo. “Entiendo ese deseo y deberían facilitárselo en la medida de lo posible, aunque yo estas cosas las veo de otra manera, un poco más moderna. Yo nunca he ido al cementerio a dejarle flores a mi madre el 1 de noviembre o esas cosas. Creo que no sirve de nada. Sirve que me acuerde de ella. Eso sí”.

“El Gobierno ha hecho el ridículo”

Nicolás Sánchez Albornoz, en su casa de Madrid. / ÁLVARO GARCÍA

Lo intentaron muchos y lo consiguieron muchos menos. No se sabe con certeza cuantos. Una de esas fugas de presos del Valle de los Caídos, la de Nicolás Sánchez Albornoz el 8 de agosto de 1948 con Manuel Lamana se llevó al cine (Los años bárbaros, Fernando Colomo). Porque fue de película: en el coche del escritor Norman Mailer, con Paco Benet, la hermana de este y Bárbara Probst Solomon. Les pararon decenas de veces en su huida e incluso se les averió el coche, pero ningún guardia pensó que aquella estampa fuera algo distinto a lo que parecía: dos jóvenes españoles que habían ligado con dos jóvenes americanas.

 Han pasado 63 años. Con 85 cumplidos, Nicolás Sánchez Albornoz, hijo del también historiador Claudio Sánchez Albornoz, está indignado por la forma en que el Gobierno en funciones ha presentado un plan para el Valle de los Caídos. “Dicen que esperan que Rajoy no meta el informe de la comisión de expertos en un cajón, cuando su desidia sobre el asunto ha sido absoluta. Todos los Gobiernos democráticos han tenido la oportunidad de resolver este asunto y no lo han hecho. Entiendo que el de González no lo hiciera, porque estaba muy reciente todo, pero este ha tenido ocho años y una ocasión de oro con la Ley de Memoria Histórica. Han hecho el ridículo”.

Le gusta el plan de los expertos, pero está convencido de que Rajoy no lo va a ejecutar. “Mientras tanto”, dice, “confío en la naturaleza. Que haga lo que tenga que hacer sobre ese atentado ecológico”. Sobre los restos de Franco, cree que lo correcto sería entregárselos a la familia. “No soy partidario de hacer como Angela Merkel, que ha tirado al mar las cenizas del lugarteniente de Hitler”.

No ha vuelto al Valle de los Caídos desde que se fugó y no piensa hacerlo. “Para mí, Franco es el hombre que me estropeó la vida, y Cuelgamuros, el sitio que se construyó por megalomanía. Se gastó una barbaridad de dinero en levantar ese monstruo cuando la gente vivía en chabolas. Ese monumento es hacer el ridículo delante de Europa porque ningún país europeo tiene monumentos faraónicos para sus dictadores”.

En su consejo de guerra le condenaron a seis años de prisión por pertenencia a organización clandestina, la FUE (Federación Universitaria Escolar). “El fiscal había pedido la mitad”, recuerda. “Pensé en fugarme incluso antes de llegar a Cuelgamuros”. Tuvo la suerte de que le ubicaron de escribiente en la oficina. “Hacía los planillos de los recuentos de presos, cada tres horas. Había tres destacamentos: los que trabajaban en la construcción de la carretera, sin una sola máquina; los del monasterio y los que horadaban la cripta. Unos 800 en total. No todos eran presos políticos. Mi vecino de litera era un mallorquín encantador que había matado a un italiano”.

Está convencido de que las obras de construcción del Valle fueron “un gran negocio”. “Las constructoras nos tenían alquilados. El Régimen cobraba 10,50 pesetas y por nuestra manutención decían que pagaban cinco”. Todavía le hace gracia releer el expediente de su fuga, que recuperó hace poco, y en el que presos interrogados se muestran sorprendidísimos de que alguien quiera fugarse de allí: “El trato es inmejorable”, dicen. Según la propia literatura franquista, murieron 14 en las obras.

Pero lo que más le hace reír, todavía, es un encontronazo, al año siguiente de la muerte de Franco, con uno de los guardias civiles que le persiguió por la sierra el día de su fuga. “Trabajaba en un archivo y se negó a darme unos papeles. La directora me explicó que aún recordaba las ampollas que le habían salido aquel día por mi culpa”.

El País.com
http://politica.elpais.com/politica/2011/12/04/actualidad/1322975960_136936.html
 

Los expertos tampoco quieren a Franco en el Valle de los Caídos…

diciembre 4, 2011

Proponen que se mantengan los de Primo de Rivera. Recomienda negociar con la Iglesia la autorización. 

PÚBLICO.ES Madrid 29/11/2011

 La Comisión de Expertos impulsada por el Gobierno para estudiar el futuro del Valle de los Caídos ha recomendado al Ejecutivo exhumar los restos del dictador Francisco Franco para ser trasladados al sitio que designe la familia o, en su caso, al que se considere digno y más adecuado.Se cumpliría, de esta forma, con una de las principales reclamaciones de las asociaciones de víctimas del franquismo. [Informe de la Comisión de Expertos para el Futuro del Valle de los Caídos (en PDF)]

Sin embargo, los restos del fundador de la Falange, José Antonio Primo de Rivera, permanecerían en el Valle de los Caídos. Se aconseja dejarlos en el mausoleo, pero no en un lugar preferente, para estar en igualdad con los más de 33.000 enterrados.

La Comisión de expertos, de la que se desvincularon los obispos, ha aclarado que la distinción se debe a que mientras Primo de Rivera sí murió durante el conflicto —fue fusilado en los primeros meses del conflicto—, Franco lo hizo decenas de años después. En definitiva: el dictador no fue ningún “caído” en la contienda. “Franco es la única persona allí enterrada que no falleció en la guerra o con ocasión de la guerra”, ha aclarado el ex ministro y ex rector de la Universidad de Alcalá de Henares Virgilio Zapatero.

Los restos del dictador se encuentran en el interior de una basílica cuya gestión corresponde a la Iglesia, por lo que será esta la que deba autorizar o denegar el traslado, que debe hacerse “al lugar que designe la familia o al lugar más digno y adecuado”.

Tres de los expertos de la Comisión, que insta al Ejecutivo a “buscar los más amplios acuerdos parlamentarios” y la autorización de la Iglesia para proceder a las exhumaciones, presentaron su voto particular en contra de la decisión. Entre los que se opusieron están Miguel Herrero de Miñón y Pedro José González-Trevijano. Ha sido la única discrepancia del informe, marcado por la unanimidad.

En cualquier caso todas las actuaciones se deben de llevar a cabo con  consenso: “Si no hay acuerdos parlamentarios las recomendaciones serían inviables”, ha señalado Zapatero, uno de los copresidentes, junto con Pedro José González-Trevijano, que han presentado junto al ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui, las conclusiones del estudio.

La comisión recomienda crear un monumento en la explanada con los nombres de los 33.847 enterrados

La Comisión de Expertos ha relatado cómo durante el debate sobre qué hacer con el Valle de los Caídos se contemplaron dos posibilidades: “Dejarlo tal cual está y que el paso del tiempo vaya deteriorando el conjunto” o “reconfigurarlo”. Ganó la segunda opción porque “tuvo mas peso el hecho de que allí están enterrados 33.847 españoles muertos en la guerra a los que debemos memoria y respeto, sea cual sea el bando en el que estuvieran luchando. Los españoles tenemos una obligación moral con estas personas, que están hermanados e igualdados en la muertes”, ha recalcado Zapatero.

Desde la Comisión se dio por supuesto que el conjunto del Valle de los Caídos “estaba más identificado con una parte” de los bandos que lucharon en la Guerra Civil. Con las modificaciones propuestas se pretende que el conjunto “se convierta en un punto de referencia para todos”.

El informe aconseja construir un centro de interpretación que explique la historia 

Ese sentido es, precisamente, lo que la Comisión pretende conseguir con determinadas actuaciones, como que en la explana delantera de la basílica se construya “una potente intervención artística con un memorial que recuerde a todos los fallecidos en la guerra”. Allí deberían inscribir los nombres de los muertos. Asimismo se ha planteado abrir un centro de interpretación en el que se expliqué por qué se creo el Valle, quién lo hizo, quién lo construyó. Es decir, una zona en la que se narre “la historia y el sentido del monumento”.

Se trata, en definitiva, de “construir, no destruir”. En este contexto se enmarca la decisión de no cambiar el nombre del Valle de los Caídos al conjunto, ya que sería una medida “hasta cierto punto exótica”.


Firmas para renombrar el franquismo…

diciembre 4, 2011
Por PATRICIA CAMPELO 03 dic 2011

Una nueva iniciativa en Actuable.es pide firmas para que la Real Academia de la Lengua incluya en su definición de la dictadura el terror sistemático

Cuando el pasado mayo Público alertó de las definiciones que sobre Franco y el franquismo había elaborado la Real Academia de Historia, pocas fueron las miradas que se posaron sobre otro glosario de referencia que también edulcora la realidad del pasado reciente.

La Real Academia Española (RAE) mantiene, desde hace tiempo, la siguiente definición del franquismo: “Movimiento político y social de tendencia totalitaria, iniciado en España durante la Guerra Civil de 1936-1939, en torno al general Franco, y desarrollado durante los años que ocupó la jefatura del Estado”.

La nueva iniciativa en la web de Actuable solicita firmas para remitir una carta a José Manuel Blecua, director de la RAE instándole a una conversión democrática de esa entrada. Para ello, a juicio de los firmantes, la definición del franquismo no puede obviar las 113.000 desapariciones forzosas durante los años de la represión, ni las detenciones ilegales, ni la utilización del poder absoluto -concentrado en la figura de Franco- con el que se eliminó a los opositores.

Durante las casi cuatro décadas que duró el régimen “los derechos humanos no estaban garantizados para la ciudadanía y la educación seguía un modelo fascista de exaltación del caudillo”, termina el texto de la misiva impulsada por Pedro Sanz. (Firmar la iniciativa)

Imagen que ilustra la iniciativa en Actuable.es

Imagen que ilustra la iniciativa en Actuable.es

“AUTORITARIO”

El Diccionario Biográfico Español, la obra de la Real Academia de Historia que costó a las cuentas públicas 6,4 millones de euros, no define en ningún momento a Franco como un dictador, sino como un general que montó un régimen “autoritario, pero no totalitario”, yendo un paso mas allá del concepto que la RAE mantiene desde hace años.

Las entradas polémicas generaron gran revuelo y el portal de Actuable registró varias iniciativas. Una de ellas, que concitó el apoyo de 2.138 firmantes, pidió la dimisión de Gonzalo Anes, director de la RAH y otra, en un tono más jocoso y suscrita por 636 personas, proponía el traslado de los restos de Franco a la sede de la Academia de Historia. La presión ciudadana y de los colectivos de víctimas hizo que el Gobierno exigiera a la Academia la revisión de su controvertida obra.

El activismo on line en defensa de la memoria histórica incluye iniciativas como la impulsada por la plataforma ciudadana Franconohamuerto.com, que remitió 2060 firmas al Congreso para la derogación de la Ley de Amnistía de 1977. Los promotores de la acción trataron así de visibilizar uno de los grandes obstáculos con los que se topó el juez Baltasar Garzón en su intento de investigar los crímenes franquistas, causa por la cual declarará ante el Tribunal Supremo el próximo 24 de enero.

VENTANAS DE OPORTUNIDAD

El canal de presión ciudadana que supone la web de Actuable cuenta con un palmarés de conquistas cívicas que vienen a reforzar la idea de que la ciudadanía, organizada, puede saltar las piedras que la dejan fueran del sistema político y contribuir a cambiar la dirección de la senda institucional defendiendo las mas variopintas causas sociales.

“En ocasiones se abren ‘ventanas de oportunidad’ en las que la intervención masiva de cientos, miles o cientos de miles de personas provoca que el cambio finalmente se produzca”, sostuvo Francisco Polo, fundador de Actuable.es en una reciente charla digital con los lectores de este diario.

Público.es

http://blogs.publico.es/memoria-publica/2011/12/03/firmas-para-renombrar-el-franquismo/


Guillena nombra hijas predilectas a las ‘17 rosas’…

diciembre 4, 2011

Una a una. Con sus nombres y apellidos. Las conocidas como 17 rosas andaluzas, las 17 mujeres que los falangistas fusilaron en 1937, durante la Guerra Civil, tras ser paseadas con las cabezas rapadas y obligadas a ir a misa, son desde ayer hijas predilectas de su pueblo, Guillena (Sevilla): Eulogia Alanís García, Ana María Fernández Ventura, Antonia Ferrer Moreno, Granada Garzón de la Hera, Granada Hidalgo Garzón, Natividad León Hidalgo, Rosario León Hidalgo, Manuela Liánez González, Trinidad López Cabeza, Ramona Manchón Merino, Manuela Méndez Jiménez, Ramona Navarro Ibáñez, Dolores Palacios García, Josefa Peinado López, Tomasa Peinado López, Ramona Puntas Lorenzo y Manuela Sánchez Gandullo.

El Ayuntamiento aprobó por unanimidad, en un pleno extraordinario, la concesión del título póstumo a instancias de la asociación que desde hace años está luchando por recuperar sus cuerpos, aún en una fosa común en el cementerio de la localidad vecina de Gerena, para darles un enterramiento digno. Se trata, además, de uno de los escasos homenajes públicos que las instituciones han realizado a mujeres represaliadas.

Hallazgo

“Es un honor y el mejor impulso que hemos podido recibir para comenzar mañana”, explicó Lucía Sócam, sobrina nieta de Granada Hidalgo. Mañana es hoy, cuando los familiares esperaban poder iniciar la exhumación, retrasada desde hace ya un par de días a la espera de un nimio trámite municipal. “Estas mujeres fueron despojadas de sus propios valores de libertad, justicia, tolerancia… Se merecen este reconocimiento público para que sus nombres y sus vidas nunca caigan en el olvido”, reza el documento que la Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica 19 Mujeres de Guillena –dos de ellas recibieron un indulto– registró en el Ayuntamiento.

“Es de justicia el reconocimiento de la valentía, lealtad y solidaridad de quienes sufrieron y murieron por la defensa de la legalidad de la Segunda República, la libertad, la democracia y la justicia social”, respondió el alcalde, el socialista Lorenzo José Medina.

Ha costado años, esfuerzo y momentos de frustración para los familiares, que han tenido que luchar contra el silencio y el miedo todavía palpable 74 años después. Ahora ven más cerca que nunca el hallazgo de estas mujeres, asesinadas porque sus maridos o familiares estaban vinculados supuestamente a partidos y sindicatos de izquierda. La asociación está pendiente de recibir los 40.000 euros concedidos provisionalmente por la Junta de Andalucía para la exhumación y las posteriores pruebas de ADN, para las que han dado su autorización los familiares de todas las víctimas.

En las catas fueron hallados restos de huesos amontonados, restos textiles como corchetes, algún botón o pedazos de suelas de goma, y casquillos de bala. Los familiares, ayer, no cabían en sí.

Público.es

http://www.publico.es/espana/410214/guillena-nombra-hijas-predilectas-a-las-17-rosas


Arte y política…

diciembre 4, 2011

Vicenç Navarro
Catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra
Ilustración de Mikel Jaso

En los últimos meses ha habido conmemoraciones de tres figuras relacionadas con el arte pictórico que merecen especial atención por su significado político, oculto e ignorado en dos de ellas. La primera es Gertrude Stein, figura prominente en la vida artística europea, mecenas del mundo cosmopolita artístico parisino. En estos días su nombre ha aparecido en la prensa internacional a raíz de la exposición de las pinturas que acumuló a lo largo de sus años en París (La aventura de los Stein en el Grand Palais de París). Tal exposición se mostrará posteriormente en el Metropolitan de Nueva York y en el Museo de Arte Moderno de San Francisco, y no cabe duda de que pasará en algún momento por algún museo español. Como es costumbre, la exposición va acompañada de libros y artículos sobre Gertrude Stein.
Lo que el lector no leerá en ninguno de estos documentos y artículos es quién era Stein y cómo se posicionó durante el periodo histórico que le tocó vivir en París. El silencio sobre ello se debe a que Gertrude Stein (procedente de una de las familias judías más adineradas de EEUU) tenía claras simpatías fascistas. Gran admiradora del general Pétain –jefe de Estado de un Gobierno títere de la ocupación nazi–, tradujo al inglés y publicó 32 discursos de tal general, incluso aquellos en los que justificaba la exclusión de los judíos de puestos de responsabilidad, alabando la colaboración del régimen de Vichy con la dictadura nazi liderada por Hitler (en 1944, a sólo 30 millas de donde vivía Gertrude Stein, 44 niños judíos fueron deportados a Auschwitz: todos ellos fueron asesinados). En su admiración por el general Pétain, llegó a definirlo como el “general Washington de Francia que restauraría en Francia los valores occidentales”. Apoyó el golpe militar de Franco y defendió la dictadura fascista que este estableció. Profundamente anticomunista, justificó el rechazo al judaísmo europeo por lo que ella consideraba simpatías comunistas. Detestaba al presidente Roosevelt y el New Deal, el programa de intervención pública que expandió notablemente los derechos sociales y laborales del pueblo estadounidense.

El otro caso cuyo pasado fascista ha permanecido oculto es el de Salvador Dalí. Tal personaje fue una de las voces que defendió a la dictadura fascista (que en España se llama franquista) con mayor insistencia en los círculos artísticos internacionales. Dalí mostró gran simpatía por la Falange, el partido fascista, utilizando en su discurso la narrativa fascista, tal como documenta Ian Gibson en su libro The Shameful Life of Salvador Dalí (del cual extraigo la mayoría de datos). Su proximidad a la cúpula del partido fascista era bien conocida y su servilismo y adulación hacia el dictador alcanzó niveles nauseabundos. Se refirió a uno de los dictadores más sangrientos conocidos en Europa (por cada asesinato que perpetró Mussolini, Franco ordenó 10.000), el general Franco, como “el político claridividente que impuso la verdad, la claridad y el orden en el país en un momento de gran confusión y anarquía en el mundo”. Su apoyo al fascismo se mantuvo hasta el final de la dictadura, y mostró su máxima expresión en la defensa del dictador y de la dictadura frente a la protesta nacional e internacional por la ejecución, el 27 se septiembre de 1975, de cinco prisioneros políticos. En declaraciones a la Agencia France-Press, indicó que “dos millones de españoles salieron a la calle aplaudiendo al mayor héroe existente en España, el general Franco, mostrando que todo el pueblo español está con él (…). Es una persona maravillosa. Y su acto garantiza que la monarquía que le suceda sea un éxito. En realidad se necesitan tres veces más ejecuciones de las que han ocurrido”. Tales declaraciones ampliamente distribuidas en la prensa internacional fueron determinantes para que se generara un gran desprecio por su figura, pasando de ser un genio a un despreciable ser humano. No así en Catalunya y en España, donde Dalí tiene un monumento en la plaza mayor de Cadaqués, donde veranea la burguesía catalana, para la cual Dalí continúa siendo el gran genio al cual se le dedican incluso óperas en el Teatro del Liceo de Barcelona.

Este olvido del pasado comienza a perderse. Lo cual me lleva a Josep Subirats, un pintor extraordinario que ha permanecido olvidado por haber sido miembro activo de la lucha popular en contra del golpe fascista. En otra sociedad, con claro espíritu democrático, Dalí sería aborrecido y Subirats sería un punto de referencia fundamental en la cultura artística del país. El único de los tres personajes aquí citados que no tiene un pasado a ocultar permanece oculto porque la burguesía continúa dominando la cultura artística del país.

Subirats fue desde su juventud un pintor dedicado a las clases populares con las cuales se sintió identificado. Analizar sus pinturas es comprender y estimar la enorme lucha del pueblo catalán y español en su lucha contra el fascismo. Desde el póster de la UGT que animaba a los campesinos a apoyar a la República, a la llamada de apoyo en Catalunya al pueblo madrileño que estaba resistiendo al asedio fascista, pasando por los dibujos de los campos de concentración donde estuvo preso, y la descripción gráfica de las barracas donde vivían los trabajadores después de la guerra. En todos ellos puede verse con gran belleza y expresión la historia del pueblo catalán y español. La expresión visual de un compromiso es lo que explica su represión y veto. Por fin, tras años y años de silencio, su obra pictórica se mostró en el Museu d’Història de Catalunya, del 4 de octubre al 20 de noviembre de 2011. Sería de desear que se mostrara a lo largo de todo el territorio español.

http://blogs.publico.es/dominiopublico/4319/arte-y-politica/


Franco se saldrá con la suya…

diciembre 4, 2011

Juan Carlos Escudier

No contento con el engendro de un ley de la Memoria Histórica que salda los crímenes de la dictadura con diplomas a los represaliados y permite al Estado desentenderse de su obligación de localizar a los desaparecidos bajo las cunetas, el Gobierno decidió culminar su hazaña constituyendo una comisión de expertos para dictaminar qué se debe hacer con el Valle de los Caídos, una manera a lo Romanones de quitarse el muerto de encima. El estrambote ha sido la entrega del dictamen a un Ejecutivo en funciones, una nueva burla de quien no ha tenido arrestos para asumir sus responsabilidades.

Si esta extemporánea presentación del informe no era prueba suficiente del deseo del Gobierno socialista de hacer la estatua, su recomendación de elevar un memorial en piedra abunda en esa idea. Nada hay en él que se desconociera de antemano, empezando por la supuesta imposibilidad de identificar los restos de los republicanos enviados a Cuelgamuros, otra añagaza más porque una cosa es que dicha identificación sea muy costosa y otra que sea imposible. Si realmente se hubiera trabajado con la premisa de intentar devolver los restos a las descendientes de los allí inhumados, ¿por qué no hacerlo con los de José Antonio, sobre los que no cabe duda alguna?

Más inquietante aún es que la comisión dé por buena la propaganda franquista y proponga que el Valle de los Caídos se perpetúe como un monumento a la reconciliación, cuando en realidad debiera serlo a los horrores de la dictadura. Franco quiso hacerse enterrarse sólo junto a los suyos, y la razón del traslado de miles de asesinados por su régimen fue la oposición de los familiares del bando nacional y de muchos Ayuntamientos a vaciar sus cementerios y dejar enterrados allí sólo a los rojos.

Tan ofensivo como que Franco siga en el Valle y su momia no haya sido ya devuelta a su familia, es que la comisión establezca como requisito para el traslado la autorización de la misma Iglesia que antes le paseaba bajo palio. Se cuenta con que el PP no moverá un hueso; sólo falta saber cuánto han cobrado los señores comisionados por su sesudo memorando.

Público.es

http://blogs.publico.es/escudier/1145/franco-se-saldra-con-la-suya/


La Fiscalía investiga un posible fraude en Cataluña con la memoria histórica…

diciembre 4, 2011

La Fiscalía investiga un posible fraude en Cataluña con la memoria histórica

El ecosocialista Joan Saura.

Antonio Fernández  04/12/2011 

Algo huele mal en el Memorial Democrático. El Gobierno catalán investiga desde el pasado mes de febrero unas supuestas irregularidades dentro de este organismo, creado para salvaguardar la memoria histórica y bajo control directo del ecosocialista Joan Saura en el último Gobierno. Cargos de la Consejería, trabajadores del Memorial, proveedores y asesores han ido desfilando por los despachos oficiales para declarar durante este tiempo.

Paralelamente, la Sindicatura de Cuentas descubrió actuaciones sospechosas durante los últimos años que apuntan a favoritismo hacia una empresa determinada y el gasto de millones de euros que no parecen tener suficiente justificación. “Al menos de forma indiciaria, se pueden haber producido conductas irregulares que podrían comportar responsabilidades penales”, dice el informe, que ha sido enviado a Fiscalía.

El informe detalla los favores realizados a la compañía Stoa Propostes Culturals i Turístiques. Esta empresa participó en la elaboración de las bases para conceder las subvenciones de la Dirección General del Memorial Democrático de la Consejería de Interior entre los años 2008 y 2010 sin ningún tipo de contrato que sustentase esta intervención. La fiscalización, no obstante, se circunscribe sólo al año 2009, cuando se destinaron al Memorial Democrático alrededor de 2 millones de euros. Stoa, además, efectuaba la valoración de los proyectos presentados. Su puntuación se sumaba a la que le concedía la propia Dirección General y se sacaba la media aritmética. Paralelamente, sin embargo, asesoraba a algunos de los entes locales que presentaban proyectos a subvencionar (y que lógicamente la propia empresa calificaba). Miembros de la Consejería y el administrador de la empresa también participaron en reuniones con posteriores beneficiarios de las ayudas públicas.

Por si esto fuera poco, Stoa fue beneficiaria de la adjudicación de varios proyectos subvencionados. En otro de los puntos, el informe de la Sindicatura señala que existen indicios “de que en la licitación del contrato por la reproducción, realización y postproducción de la exposición Derecho a la Memoria, por 203.000 euros, se podría haber favorecido a la empresa Wasabi”.

La historia es cuando menos curiosa: los técnicos de la Consejería dieron más puntuación a la empresa Mercuri Sociedad General de Producción que a Wasabi para organizar esta exposición. Pero los técnicos de Stoa le dieron la vuelta al marcador al calificar con una nota mayor a Wasabi que a Mercuri, por lo que la primera se llevó el contrato.

Empresas vinculadas

Sin embargo, todo era una trampa, ya que, según especifica la Sindicatura, “Wasabi Produccions comparte tres socios fundadores con la empresa asesora [Stoa]”. Esta particularidad implica un indicio muy serio de responsabilidad penal. Paralelamente a esta adjudicación, el mismo día se le concedió otro contrato a Stoa por 66.120 euros para “el comisariado, coordinación y contenidos” de la misma exposición. Para aparentar legalidad, a este concurso se presentaron tres empresas, dos de las cuales estaban vinculadas entre sí. Una vez adjudicado, se subcontrataron algunas de las funciones sin comunicarlo a la Administración. Además, una de estas subcontrataciones fue al director del Museo del Memorial en el Exilio (Mume), que facturó a la compañía 2.000 euros.

La guinda de las irregularidades se produjo en el año 2009, cuando tres técnicos de Stoa fueron contratados directamente por la Consejería “y formaron parte de la comisión de evaluación de los proyectos que optaban a subvención, mientras que la sociedad continuaba asesorando a los entes locales que presentaban proyectos”. Esta relación de los antiguos trabajadores de Stoa decidiendo sobre los proyectos a subvencionar, según fuentes consultadas por este diario, “hace daño a la vista. No puede ser que los ex trabajadores de una empresa evalúen los proyectos en los que participa la misma empresa que les pagaba hasta días antes. Su decisión habría de estar, necesariamente, contaminada debido a las relaciones laborales que habían tenido hasta ese momento”.

“Amistades personales”

Fuentes de la Administración catalana señalaron a El Confidencial que al margen de la denuncia por las irregularidades del año 2009, “la investigación interna sigue su curso, ya que hay cosas que estéticamente no pintan muy bien, más allá de las amistades personales que pudiera haber en adjudicaciones sospechosas”. Porque, además de la concesión de poder de decisión a una empresa determinada o el encargo de trabajos a esta misma empresa, el Gobierno quiere saber, por ejemplo, porqué se construyeron “cinco espacios de la memoria en el Ebro y de ellos sólo está abierto al público uno. Son decisiones desconcertantes de los anteriores responsables

El Periódico de Cataluña vía Google Noticias


Asociación de Memoria Histórica critica al Gobierno…

diciembre 4, 2011

[youtube=http://youtu.be/Tz6NYR32OMg]

Vídeo: Asociación para Recuperación de Memoria Histórica Europa Press

 Deja “enterrado” el informe del Valle de los Caídos

MADRID, 30 Nov. (EUROPA PRESS) –

   La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha criticado las palabras del ministro de la Presidencia en funciones, Ramón Jáuregui, en las que reclamaba al líder del PP, Mariano Rajoy, que “no entierre en el cajón” el informe de la comisión sobre el futuro del Valle de los Caídos ya que precisamente ha sido su Gobierno quien ha dejado el asunto enterrado en un cajón.

   En una entrevista a RNE recogida por Europa Press, el presidente de la asociación, Emilio Silva, ha valorado que este informe sobre el futuro del Valle de los Caídos “se podría haber hecho hace tiempo”. “El informe llega cuando este Gobierno habla de que otro Gobierno no lo entierre en un cajón y éste lo está dejando enterrado en un cajón”, ha recalcado.

   Por ello, Silva ha señalado que estas conclusiones se podrían haber desarrollado hace cuatro años cuando se aprobó la Ley de la Memoria Histórica o hace siete de la creación de la Comisión para el estudio de las víctimas. “Ésto se podía haber hecho antes”, ha reiterado.

“DEBERÍA OCURRIR CON NORMALIDAD”

   Silva ha reclamado que se paguen las deudas con las familias de las 130.000 personas que están todavía en fosas comunes y murieron asesinadas por la represión. “Es una cosa que debería ocurrir con total normalidad, lo gestione la izquierda o la derecha”, ha manifestado.

   Al hilo de esto, ha valorado que nuestra democracia “todavía no ha sido capaz de poner orden en nuestro pasado. “Por ejemplo es el caso de Garzón, un ejemplo de la incapacidad que tiene todavía la sociedad española para ordenar el pasado reciente”, ha puntualizado.

   En este sentido, el presidente de la asociación ha criticado que la persona más cercana al PP en la comisión, Miguel Herrero de Miñón, haya pedido que no se realice el traslado de los restos de Franco con argumentos “un tanto vetustos”. “Los españoles estamos divididos por un montón de cosas, es un falso argumento cuando alguien no quiere defender esa situación”, ha insistido.

   “Si se lo tenemos que solicitar al Gobierno como le solicitamos al Gobierno de José María Aznar que abriera las fosas comunes o se lo hemos solicitado a Zapatero se lo solicitaremos al siguiente”, ha subrayado.

   Por otra parte, ha reconocido no entender que la Iglesia tenga que dar su visto bueno, debido a que los restos están ubicados en el interior de la Basílica. Silva ha recordado que se trata de un monumento propiedad del Estado que depende de Patrimonio Nacional y se sostiene con dinero público. “No entiendo que un Estado soberano sobre un edificio que pertenece al Patrimonio Nacional no pueda tomar esa decisión”, ha concluido.

Europa press vía Google Noticias


Financiados siete proyectos sobre memoria histórica…

diciembre 4, 2011
RESOLUCIÓN DEL MINISTERIO DE PRESIDENCIA:

Las ayudas del Gobierno central rondan los 250.000 euros en total. En toda España se han otorgado fondos para 178 iniciativas de recuperación.

Edición en PDF

 Version en PDF de la noticia, página 16
Esta noticia pertenece a la edición en papel de El Periódico de Aragón. Para acceder a los contenidos de la hemeroteca debe ser usuario registrado de El Periódico de Aragón y tener una suscripción.

Pulsa aquí para ver archivo (pdf)

 

A. IBÁÑEZ 04/12/2011

El Ministerio de Presidencia ha aprobado esta semana conceder definitivamente las ayudas económicas para sufragar proyectos de recuperación de la Memoria Histórica. De los más de cinco millones de euros destinados para 178 proyectos en toda España, algo más de 250.000 euros se destinarán a siete proyectos aragoneses. La mayoría de los proyectos están relacionados con la exhumación de varias fosas y la identificación de restos humanos.

Otros proyectos que tendrán financiación tienen como objetivo realizar estudios y prospecciones con fines culturales sobre los hechos históricos de la batalla del Ebro, una de las más sangrientas de la Guerra Civil y que se desarrolló en los límites provinciales de Tarragona y Zaragoza. Otros tres proyectos se han rechazado por incumplir los criterios que establecía la convocatoria de las ayudas. Todos los beneficiarios de estas ayudas van a tener un año para culminar sus trabajos.

Desde hace cinco años, el Gobierno central ha invertido más de 24 millones en la recuperación de la Memoria Histórica, un programa de dignificación y reparación de los daños a las víctimas que será revisado con el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy, crítico con este proyecto de ley aprobado por Zapatero.

Uno de los planes aragoneses que recibirá más cuantía, con un total de 60.000 euros, es la exhumación de cinco fosas comunes en la localidad turolense de Olba, a cargo de la Asociación por la Recuperación de los Desaparecidos en el Franquismo. Otros 39.000 irán destinados a la localización y exhumación de los restos de otra fosa común en la comarca del Campo de Belchite, donde hay soldados enterrados. En este caso no se financiará la identificación de los restos a través del ADN. Otros 20.000 euros serán para las excavaciones de una fosa en el cementerio de Calatayud y otros 40.000, cuyo beneficiario es la Asociación Rebellar, se invertirán en la exhumación de los restos de un vecino de Sos del Rey Católico y otro de Los Pintanos.

Asimismo, la Asociación Memoria Histórico-Militar Ebro 1938, recibirá 49.014 euros para iniciar la segunda fase de la localización y documentación de restos de soldados muertos en la zona de Fayón y Mequinenza durante la batalla del Ebro. Además, 43.000 euros irán para dos proyectos documentales y de investigación de recuperación de parajes en los que se produjo la batalla del Ebro, entre Tarragona y Zaragoza.

 El Periósico de Aragón vía Google Noticias


El parque temático del franquismo…

diciembre 4, 2011

Amadeu Fabregat

 Siempre me pareció que había una contradicción entre la obsesión de Zapatero por desenterrar la memoria histórica y, al mismo tiempo, borrar parte de sus huellas. Borrado selectivo, en todo caso, como si el nuevo reetiquetado pudiera modificar piadosamente, con efecto retroactivo, los terribles acontecimientos del pasado. El voluntarismo aplicado a la historia. El zapaterismo ha sido muy amante de las grandes declaraciones, mientras la realidad se le escurría por los desagües del país. Sus cachorros quisieron reinventar la Transición, que ellos no pudieron protagonizar porque aún andaban de exámenes. También fue un régimen con poco sentido del humor, y menos aun de la ironía, valor a la baja gracias además al nuevo esquematismo que imparte Internet. Todos y todas acabaron por copiar las poses trascendentes del presidente, esa grave entonación que enfatizaba las palabras aunque perdiera de vista los hechos. Si uno le ponía un adjetivo ambiguo a una señora era condenado por machismo, y si profería una leve ocurrencia sobre la adopción homosexual ni te cuento. Durante la Transición, y bajo el primer felipismo, ya se hizo una limpia de emblemas del franquismo en calles y plazas, que tenia su sentido en aquellos momentos épicos de efervescencia democrática. Lo de quitar las estatuas ecuestres de Franco fue también un acto de justicia estética. Eran horrorosas, y las recuerdo como una panza montada encima de otra, la del caballo y la del achaparrado jinete. Es un enigma histórico que el dictador y su señora no mandaran fusilar al artista. Todavía hay muchas calles rotuladas con nombres representativos del franquismo, no tanto por voluntad de esos ayuntamientos como por la incultura de sus mandatarios, capaces de confundir al general Mola con un espía de Stalin. Zapatero se erigió en intérprete de la memoria histórica y llevó su fijación hasta los límites de la desmemoria, sin entender que era misión imposible de ejecutar porque los hechos sucedieron y el país está llenó de vestigios que aún los evocan y los convocan, y hay que dejar que cada cual se entienda o se desentienda con sus recuerdos. Ahora parece que casi nadie fue franquista en España, pero los partidarios del general acabaron siendo probablemente más numerosos que sus víctimas. La democracia la instauró el sucesor designado por el dictador, sin romper jurídicamente con el totalitarismo anterior. El arco parlamentario aceptó al denostado príncipe de España, hazmerreír de la izquierda clandestina y carne de cruelísimos chistes durante años. Todo muy poco ejemplar, si se observa con gafas severas. Pero así se escribe la historia, con renuncias y claudicaciones que con el paso del tiempo tendemos a olvidar porque recordarlo todo nos haría la vida insoportable. No quiero ni pensar lo que hubiera sido de nosotros con Rodríguez Zapatero liderando al PSOE de la Transición. El presidente en funciones ha pretendido despedirse con una gran traca, con el asunto de la tumba del general. Visité el Valle de los Caídos siendo un niño, en una memorable y supongo que franquista excursión escolar. Hace unos años volví para acompañar a unos periodistas bonaerenses que tenían curiosidad por el monumento. Imagino que a los argentinos les habría encantado enterrar a Evita en un mausoleo tan excesivo y costoso como éste. No me resultó nada grato. Fue como meterme en el túnel del tiempo del franquismo. Me sobrecogió penetrar en el recinto, y hasta miré con temor a los guardias civiles de la entrada. No había casi nadie en la basílica, y una señora escupió disimuladamente sobre la tumba del Caudillo. El desahogo me pareció poco higiénico pero pensé que sus razones tendría la dama. En lugar de borrar la historia que no nos gusta, un infantilismo muy aclamado por la izquierda trivial, resultaría más útil hacer imposible su olvido. Los llamados expertos han hablado de convertir aquello en un centro de meditación. Acaso pretendan traspasárselo al Dalai Lama. Mejor seria dejar el engendro arquitectónico como lo que es, una obra maestra del mal gusto, el parque temático del franquismo. Si el zapaterismo hubiera ejecutado todas sus mentecatas ideas sobre la memoria histórica, al final habríamos concluido que Franco nunca existió. La tumba del gallego es el vergonzoso recordatorio de que su régimen sólo acabó porque la naturaleza así lo quiso, que la mayor parte del país terminó por adaptarse a las circunstancias, gracias al bálsamo del progreso económico que hizo olvidar tantas otras cosas, y que únicamente una minoría arriesgó su vida para devolvernos la libertad. En el siglo XXI resulta estupendo ser antifranquista de diseño, ahora que ya no está el general para meternos en la cárcel, y queda superguay en Twitter. Aunque a mí, como a la mayoría de los españoles, me importe una berza el futuro del excelentísimo cadáver, tratamiento que no sé si continúa ostentando el anterior Jefe del Estado. El panteón real de El Escorial también está lleno de Habsburgos dementes y de Borbones canallas.

levante emv.com vía Google noticias