18 de Julio: LA BRUTAL INDEFENSIÓN Y OLVIDO DE LAS VÍCTIMAS DEL TERRORISMO Y SUS FAMILIAS EN ESPAÑA

julio 22, 2012

(por Isidro López Miera)

LA MONARQUÍA ESPAÑOLA ES HEDERERA DEL TERRORISMO FRANQUISTA

Existe acuerdo tácito entre algunos organismos internacionales para entender que víctima es toda persona que haya sufrido daños, individual o colectivamente, incluidas lesiones físicas o mentales, sufrimiento emocional, pérdidas económicas o menoscabo sustancial de sus derechos fundamentales, como consecuencia de acciones que constituyan una violación manifiesta de las normas del Derecho Internacional.

En España, desde 1939 a 1979 existió una dictadura criminal. Desde entonces hasta hoy no ha habido una democracia plena, porque ese sistema se ha utilizado para cubrir todos los crímenes del régimen anterior. No ha sido así, por fortuna, en Argentina.

También, en los casos en que corresponda y de conformidad con el derecho interno de cada país, el término comprende a la familia o personas a cargo de la víctima y que hayan sufrido daños como perseguidos, retenidos, apresados o torturados.

NINGÚN MILITAR FRANQUISTA FUE PROCESADO POR SUS CRÍMENES EN ESPAÑA, COMO VIDELA EN ARGENTINA

Las víctimas, unidas por el dolor y por los daños causados a sus vidas por acción de una dictadura, comparten el mismo origen y como integrantes de la población civil son los que, por tanto, tienen que ser protegidos de la arbitrariedad, tortura y malos tratos de un régimen criminal. Y contra algo aún más miserable: el olvido histórico.

Bajo una dictadura, se violentan los derechos y una vez recuperadas las libertades las víctimas y sus allegados deben tener el derecho a la verdad, a la justicia y a la reparación.

El ejercicio de estas prerrogativas ha de ser garantizado por el Estado a través de sus instituciones y de los tratados internacionales, asegurando a las víctimas y a sus familias un acceso igual y efectivo a la justicia, una reparación adecuada, efectiva y rápida del daño sufrido y acceso a información pertinente, de manera de que los procedimientos jurídicos y administrativos que ellas deban enfrentar para obtener verdad, justicia o una reparación, no den lugar a un nuevo trauma.

La desinformación general, junto con la ausencia de la protección del Estado desde 1939 en adelante, han llevado a la terrible situación de injusticia en la que se encuentran desde hace décadas las víctimas del terrorismo franquista, que no son reconocidas como tales ni gozan de ningún derecho. Y el Estado español, con gobiernos socialistas y populares, les deniega expresamente su acceso a la justicia.

CIENTOS DE MILES DE VÍCTIMAS DEL TERRORISMO EN FOSAS COMUNES QUE LA MONARQUÍA BORBÓNICA QUIERE IGNORAR

Hoy su dolor se repite nuevamente por los daños sufridos y por la desidia voluntaria de los gobernantes.

Por eso, aplaudimos la valentía, coraje y sentido ético del gobierno argentino en su constante trabajo por reparar el daño causado por los militares asesinos de la dictadura, asi como por la persecución de los culpables de tanto crimen.

En España, desgraciadamente, la transición supuso el silencio sobre los culpables y la desaparición de miles de personas, raptadas,  masacradas, enterradas vivas, fusiladas, a las que ni a ellas ni a sus familiares, 72 años después de la proclamación de la dictadura de Franco, se les ha negado no solo la reparación moral, económica y jurídica, sino la verdad histórica.

Quienes silencian el pasado terrorista de Franco y sus sucesores, serán ante la historia culpables del genocidio al que el pueblo español fue sometido durante más de 40 años. Mientras esas víctimas del terrorismo sigan olvidadas, sumergidas en el ostracismo y la mentira, no habrá otras.

http://tenacarlos.wordpress.com/2012/07/18/18-de-julio-la-brutal-indefension-y-olvido-de-las-victimas-del-terrorismo-y-sus-familias-en-espana-por-isidro-lopez-miera/


La Iglesia se volcó con los golpistas…

julio 22, 2012

Las autoridades eclesiásticas envolvieron de legitimidad religiosa el levantamiento militar.

18 JUL 2006

El 20 de julio de 1936 el general Emilio Mola, principal organizador de la sublevación militar, llegó a Burgos, una ciudad que desde el domingo 18 vivía horas de fervor patriótico y religioso. Las campanas de la catedral volteaban anunciando a la población la llegada del general. “Escuadras tradicionalistas y fascistas”, según contaba el Diario de Burgos del día siguiente, escoltaron a la comitiva hasta la sede de la Sexta División, en la plaza de Alonso Martínez. Instantes después acudió allí, a “cumplimentar” al general, el arzobispo de la diócesis, Manuel de Castro, acompañado de su secretario particular, el canónigo Alonso Hernández. El público, al darse cuenta de la presencia del prelado, “le aplaudió entusiásticamente”.

más información

La escena se repitió en todas las ciudades donde triunfó desde el principio la sublevación militar. España ardía en una guerra civil causada por un golpe de Estado que la partió en dos y la Iglesia católica no lo dudó. Estaba donde tenía que estar, frente a la anarquía, el socialismo y la República laica. Y todos sus representantes, excepto unos pocos que no compartían ese ardor guerrero, ofrecieron sus manos y su bendición a los golpistas.

Como han confirmado las principales investigaciones, la sublevación no se hizo en nombre de la religión. Los militares golpistas no incluyeron a la religión en los bandos de declaración del estado de guerra y mostraron más preocupación por otras cuestiones: por salvar el orden, la Patria, decían ellos, por arrojar a los infiernos al liberalismo, al republicanismo y a las ideologías socialistas que servían de norte y guía a amplios sectores de trabajadores. Pero la Iglesia y la mayoría de los católicos pusieron desde el principio todos sus medios, que no eran pocos, al servicio de esa causa. Y lo hicieron, además de para defender al mismo orden y a la misma Patria que los militares, porque no soportaban a la República, ese régimen de representación parlamentaria y de legislación anticlerical en el que los valores católicos ya no eran los dominantes. Ni los militares tuvieron que pedir a la Iglesia su adhesión, que la ofreció gustosa, ni la Iglesia tuvo que dejar pasar el tiempo para decidirse. Unos porque querían el orden y otros porque decían defender la fe, todos se dieron cuenta de los beneficios de la entrada de lo sagrado en escena.

La autoridades eclesiásticas, desde sus refugios y palacios episcopales, captaron ese espíritu de rebelión contra la República y lo forraron de legitimidad religiosa. Ningún obispo se lanzó a la calle a reclutar fieles o a arengar a las masas católicas. Ésas no eran sus armas. Ellos estaban para otras cosas, para cumplimentar y abrir las iglesias a las autoridades militares, para unir la espada y la cruz en una misma empresa y para hablar y escribir sobre esa guerra santa y justa que otros ya estaban librando. Siempre quisieron demostrar, sin embargo, que sólo entraron en escena cuando la violencia anticlerical y revolucionaria que se extendió por la zona republicana no les dejó otra opción. Sabían que ése era el mejor planteamiento para justificar el derecho a la rebelión y la guerra de exterminio que le siguió.

Julián Casanova es catedrático de Historia Contemporánea de la Univehttp://elpais.com/diario/2006/07/18/espana/1153173630_850215.htmlrsidad de Zaragoza.


La querella argentina contra los crímenes del Franquismo…

julio 22, 2012

Cabecera análisis de Carlos Slepoy

Perturba la pasividad internacional ante la clamorosa impunidad de que gozan los autores y cómplices de uno de los mayores genocidios cometidos en el siglo XX
| 20/julio/2012
La querella que se interpuso en Argentina el 14 de abril de 2010 para investigar los crímenes cometidos por y durante la dictadura franquista se fundamenta en el principio de justicia o jurisdicción universal. Este principio jurídico se basa en la sencilla noción de que quienes cometen crímenes que ofenden y lesionan a la humanidad deben ser judicialmente perseguidos, por los tribunales de cualquier país, cualquiera sea el tiempo y lugar en que los hubieran perpetrado.

En aplicación del mismo actuaron en su día, y lo siguen haciendo, los tribunales españoles respecto de crímenes contra la humanidad en distintos lugares del mundo, entre ellos los cometidos por y durante la dictadura argentina. Sus decisiones cumplieron un rol fundamental para poner en evidencia la impunidad entonces reinante en Argentina y fueron determinantes para darle fin.

Paradójicamente, y por razones de todos conocidas, cuando se trató de investigar crímenes de igual tenor cometidos en España, por españoles contra españoles, el Tribunal Supremo español no sólo procesó al juez que pretendió hacerlo sino que ha decidido que dichos crímenes no deben ser investigados penalmente y sus autores no pueden ser sometidos a la justicia.

Asesinatos, torturas y desapariciones
La dictadura franquista no sólo produjo  con su alzamiento contra las instituciones elegidas democráticamente una Guerra Civil, motivo ya suficiente para procesar y juzgar a todos los que formaron parte de la misma mientras duró,  sino que planificó el exterminio de todas aquellas personas y grupos políticos, sociales, culturales, etc., que se oponían a sus dictados y a su concepción de nación. Durante su largo reinado se aplicó en la represión y eliminación de todo tipo de disidencia a través de asesinatos, torturas y desapariciones. Legalizó la práctica del secuestro, apropiación y sustitución de menores de edad. Utilizó como fuerza de trabajo esclavo a miles de presos políticos. Provocó el exilio de cientos de miles de ciudadanos. Sus tribunales juzgaron y condenaron a decenas de miles de personas a penas de muerte o de larguísimos años de prisión.

Ninguna de las víctimas del franquismo en cambio ha recibido hasta hoy el amparo de la justicia.

La equiparación que se pretende desde algunos sectores entre quienes se levantaron contra el orden democrático y quienes lo defendieron y el deliberado intento de soslayar que, durante décadas, los primeros fueron enaltecidos y los segundos perseguidos, juzgados y asesinados, es un oprobio para la justicia española y para la justicia internacional.

Sin embargo, como ha ocurrido en otros procesos históricos en los que la impunidad y el olvido parecían consolidados e inamovibles, la protección de que disfrutan los criminales cesará finalmente.

La infamia de la impunidad
Y esto ha de garantizarlo el vasto y creciente movimiento social que no se resigna a la infamia de la impunidad. Ya ha logrado que se frustrara el propósito de olvido y silencio. Por doquier han ido surgiendo miles de personas y cientos de asociaciones que claman por verdad, justicia y reparación.

La querella argentina es hija de esta magnífica movilización social.

Lo  llamativo no es que un tribunal de justicia de un país distinto a aquel en que se cometieron los crímenes se interese por su investigación y pretenda enjuiciar a sus responsables. Lo que perturba es la pasividad de la comunidad internacional ante la clamorosa impunidad de que gozan los autores y cómplices de uno de los mayores genocidios cometidos en el siglo XX. Lo que debería asombrar no es que exista una querella en marcha en Argentina, sino que a ella no se sumen los juzgados y tribunales de otros países. Si otros se implicaran, ¡qué distinto sería el futuro de justicia, y qué cercano!

Ha de ocurrir. Dentro y fuera de España se seguirán alzando voces e iniciativas para poner fin al escarnio que constituye la impunidad de los crímenes del franquismo.

La querella argentina es una de ellas. Ya se han sumado a la misma más de cien querellantes y, a diario, son recibidas querellas y denuncias de víctimas, represaliados y asociaciones. La jueza María Servini de Cubría,  a cargo de la misma, tras haber requerido de las autoridades españoles para que le informen acerca de las investigaciones judiciales en curso y haber recibido la falaz contestación de que éstas se estaban realizando, resolvió pedir datos sobre distintos aspectos del plan criminal, la localización de fosas comunes, el número de personas desparecidas, los niños que fueron apropiados y privados de su identidad, los responsables vivos de los crímenes cometidos, las empresas estatales y privadas beneficiarios del trabajo esclavo, etc. Nuevamente las autoridades españolas, a través de la Fiscalía General del Estado, como era de esperar, negaron la información solicitada y hasta tuvieron el inigualable cinismo de solicitarle que remitiera sus actuaciones a España para ser incorporadas a supuestos expedientes judiciales.

Estas medidas son apenas el comienzo del proceso. La próxima e inmediata, prevista para el mes de septiembre, será el traslado de la jueza a España para tomar declaraciones a aquellos que deseen prestarlas y su participación en distintas actividades relacionadas con la causa.

Víctimas reparadas, criminales castigados
Para un futuro próximo, y en atención a la numerosa prueba ya colectada en el procedimiento y a la que cotidianamente se va incorporando,  se prevé la imputación de numerosos represores vivos: ministros, jueces, asesinos, torturadores, etc., el librado de órdenes internacionales de detención contra los mismos a efectos de que sean aprehendidos donde se los encuentre y la solicitud de su extradición para ser juzgados en Argentina.

La previsible negativa de las autoridades españolas a extraditar a quienes se encuentren en España pondrá de manifiesto que el único lugar del mundo en el que tienen refugio seguro es aquél en que cometieron los crímenes, revelará quiénes los protegen y encubren, se convertirá en un formidable alegato contra la impunidad y estimulará a las víctimas y a quienes sin serlo en forma directa con ellas se solidarizan, dentro y fuera de las fronteras españolas.

Cada avance que se produzca en el procedimiento permitirá que se profundice en la investigación de la verdad, acercará y ensanchará el camino de la justicia y agrietará, hasta romperlo, el muro de impunidad.

Si así ocurre, y ocurrirá, las víctimas serán reparadas y los criminales recibirán el castigo que merecen en la medida que la justicia humana puede hacerlo, se fortalecerá el principio fundamental para el futuro de los seres humanos de que los responsables de crímenes contra la humanidad no pueden ni deben quedar impunes y, también, se respirará mejor en el mundo.

Carlos Slepoy Prada  es abogado integrante del equipo jurídico que impulsa la querella argentina

(Para mayor información y formas de participación en las distintas modalidades en la querella, tanto de personas individuales como de asociaciones, puede consultarse la documentación de la “Campaña de apoyo a la querella argentina contra los crímenes del franquismo” que está siendo distribuida por la recientemente creada “Red Ciudadana de Apoyo a la Querella Argentina contra los Crímenes del Franquismo”  en http://www.lacomunapresxsdelfranquismo.org/2012/06/14/campana-de-apoyo-a-la-querella-argentina-contra-los-crimenes-del-franquismo/)

http://www.elplural.com/2012/07/20/la-querella-argentina-contra-los-crimenes-del-franquismo/


Defensores de la memoria…

julio 22, 2012

Familiares de fusilados por Franco les recuerdan al colocar por quinta vez la placa que retira el Consistorio de Granada.

Un momento del homenaje a las víctimas del franquismo en la tapia del cementerio de Granada. / M. ZARZA

La tapia del cementerio de San José de Granada fue testigo del asesinato de cerca de 4.000 personas, entre las que se encontraban profesores universitarios, abogados, sindicalistas o los concejales de la corporación del Ayuntamiento de Granada en 1936, incluido su alcalde, Manuel Fernández Montesinos, cuñado de Federico García Lorca. Los familiares de aquellos represaliados acuden alrededor del 20 de julio a esos muros, donde aún pueden verse los impactos de las balas que acabaron con aquellas vidas no sólo durante la guerra, sino incluso hasta 1956, y colocan una placa conmemorativa en su memoria.

La placa dura apenas unos días, porque el Ayuntamiento de Granada, que mantiene intacto un monolito que saluda a la romana dedicado a José Antonio Primo de Rivera en pleno centro de la ciudad, asegura que no cumple con la normativa del camposanto y que los familiares de los represaliados ya disponen de un conjunto escultórico de una Piedad realizado por Eduardo Carretero que, según el alcalde, José Torres Hurtado (PP), “homenajea a todas las víctimas de la Guerra Civil”.

Pese a que la placa ha sido retirada hasta en cuatro ocasiones por el Ayuntamiento, los familiares de las víctimas y las Asociaciones de Memoria Histórica de Granada, han instalado este viernes, cuando los termómetros de Granada aún rozaban los 40 grados, la quinta, con los colores de la bandera tricolor republicana, con la esperanza de que la declaración de la tapia como “lugar de memoria” por la Junta haga desistir al equipo de gobierno en la capital de volver a repetir la historia de cada año.

El director general de Memoria Democrática, Luis Naranjo, que ha asistido al acto de homenaje junto a representantes de la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica, la Asociación Verdad, Justicia y Reparación y la Unidad Cívica Andaluza por la República, ha pedido al Ayuntamiento que tenga en cuenta el deseo de los familiares y sea sensible a sus inquietudes y le ha recordado que la tapia será protegida “muy pronto” por el catálogo de bienes culturales.

Naranjo ha anunciado que en un futuro un elemento “permanente” recordará en el lugar la memoria de aquellos fusilados, un proyecto para el que la Asociación Granadina para la Recuperación de la Memoria Histórica ya ha propuesto que sea un listado con los 4.000 nombres de las víctimas de la represión franquista.

http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/07/20/andalucia/1342805604_566035.html


“Los grandes bancos y empresas que apoyaron el golpe militar de franco siguen mandando en España”

julio 22, 2012
Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, 12/07/12 – 16 julio 2012

Entrevista a  José María Pedreño, presidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria

 DUPO – 12/07/12

El presidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria, José María Pedreño, ha asegurado que en nuestro país existe un gran desconocimiento sobre lo que significó la guerra civil

El presidente de la Federación Estatal de Foros por la Memoria, José María Pedreño, ha asegurado que vivimos en una sociedad en la que los grandes bancos y empresas, que son los que apoyaron a Franco, siguen mandando en nuestro país. De hecho, el dinero va para los mismos y no para la gente pobre, por lo que las relaciones de dominio provienen de ahí. De hecho, los banqueros no quieren que se hable de esto y se haga justicia, porque después de esa justicia tendrían que asumir una responsabilidad civil. Además, las grandes empresas que cotizan hoy en el Ibex-35 se crean al albor del franquismo. Si esto se judicializa y se empieza a hablar de todos los estamentos que apoyaron el golpe de Estado, estaremos subvertiendo el orden establecido en este momento”, ha declarado Pedreño.

En este sentido, ha afirmado que en el Estado y en la sociedad española en general existe una gran desinformación sobre lo que significó la República, el golpe de Estado, la guerra civil y la dictadura en nuestro país. A su entender, los 40 años del régimen de Franco trataron de ocultar la verdad de lo que sucedió, ya que sólo se ha contado una parte de la Historia, que además ha sido manipulada. “La gente sabe que hay muertos en las cunetas porque en los últimos 10 años, se ha hablado mucho de ello en la prensa, pero desconoce las razones de qué querían los unos, qué estaban defendiendo los otros y de lo que estaba pasando realmente en el país”.

Según ha explicado Pedreño, lo que realmente sucedió es que se produjo un golpe de Estado capitaneado por parte del Ejército español, apoyado por la jerarquía eclesiástica, los grandes capitalistas, los terratenientes y la banca, además de por la Italia fascista y la Alemania nazi. También con la connivencia de las sociedades occidentales que crearon el comité de la intervención, que impidió que el Gobierno democrático pudiese acceder a los mercados habituales para comprar armamento y las cosas que necesitaba para abortar ese golpe de Estado. Y esa realidad de los hechos no se está contando así, a su entender.

“Parece que la democracia española es maravillosa, porque en la transición nos pusimos de acuerdo y nos olvidamos de todo. Pero no se dice que el fascismo estaba vinculado a la derecha española y la defensa de la democracia a la izquierda, con algunas excepciones. Hubo partidos de derecha liberales que se mantuvieron fieles al Gobierno democrático, como el partido conservador liberal que funcionaba en Castilla y León o Unión Democrática de Cataluña”, según el presidente.

Con respecto al número de desaparecidos en la guerra civil, asegura que es muy difícil hacer estimaciones, puesto que han pasado muchos años y ha existido una gran ocultación de datos en torno a este tipo de crímenes. La localización de fosas es muy difícil, puesto que a veces los testimonios son de hasta tercera generación. Además, los registros civiles en aquella época no funcionaban como ahora y se han destruido muchos, con lo cual es muy difícil evaluar los desaparecidos de cada pueblo. Lo que ha dejado claro Pedreño es que conforme han ido avanzando las investigaciones, el número de personas fieles al Gobierno democrático de la II República desaparecidas, asesinadas y ocultadas en fosas comunes, cada vez es mayor.

Con respecto a la Ley de Memoria Histórica, José María Pedreño sostiene que es una ley muy pobre donde no se avanza en la línea que marca Naciones Unidas, cuando en verdad deberíamos luchar para que haya justicia y no impunidad, para que todo aquello no vuelva a ocurrir. En esta ley se iguala a los dos bandos “aunque no se puede comparar a un golpista con otro que defendía el régimen democrático. Pero sucede que una parte de las víctimas han estado muy reconocidas durante los 40 años de dictadura, mientras que las otras están en cunetas, desperdigadas y en basureros o descampados, y no han obtenido ninguna reparación”, ha finalizado.

http://www.upo.es/diario/2012/0712_1.htm

 

COMENTARIO DEL EDITOR:

” ATADO Y BIEN ATADO”

España es un país sin memoria  porque así lo planificó el Caudillo, porque así lo mantuvo su delfín y actual Jefe de Estado y porque así les interesó a los antiguos poderes facticos del régimen y aventajados del mismo. El “Atado y bien atado” no es una frase histórica, no es una falacia de los “rojos”, no es un invento revisionista de la historia, por desgracia, es un hecho real. Setenta y tres años después de finalizar la “Guerra Incivil española” provocada por un golpe de Estado tal y como bien indica el compañero J.M. Pedreño, pocas cosas han cambiado en el horizonte de la tramoya del Estado español que sigue manteniendo sin ser legitimado por el pueblo a un Jefe de Estado impuesto por la “dedogracia” del General Francisco Franco, aceptado cobardemente por las fuerzas políticas de la “Intransición dedocrática” a cambio de unas migajas de una democracia descafeinada por causa de la instauración monárquica que juró fidelidad al Movimiento Nacional y ensalzó la figura histórica del sátrapa dictador (a las hemerotecas me remito o para los más jóvenes los vídeos de YOUTUBE),y que  también mantiene en activo a jueces en altos órganos del Estado que formaron parte de ése entramado dictatorial; y como no, empresarios, funcionarios, etc, etc., que garantizan el pasar de los años para que las generaciones venideras vayan obviando de su conocimiento y memoria el hecho de que este país esconde sus miserias bajo tierra y en archivos polvorientos que están llamados al más absoluto e irreverente olvido.

Si no se habla de ello es que no sucedió. Y así nos va, con los cachorros de esa filosofía ruín mandando como caciques mientras nos roban las carteras, al tiempo que pagamos los platos rotos los de siempre, el pueblo vencido hace más de setenta y cinco años y cuyo único pecado fue anhelar la libertad y un  o mundo mejor. No hay avance hacia el futuro mientras se arrastra con cadena larga la bola pesada del pasado, y eso lo saben muy bien nuestros hermanos argentinos. Todo sigue igual en el siglo XXI en España, “Atado y bien atado”, lo único que ha cambiado es que somos dos veces más campeones de Europa y del Mundo de fútbol.

Jordi Carreño Crispín

Vicepresidente de la A.I. La Memoria Viv@