El delito de negar el Holocausto: una deuda de España y un guiño de Gallardón al pueblo judío…

octubre 25, 2012

Consejo de Ministros

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Justicia, Alberto Ruíz-Gallardón, miran el reloj poco antes de la rueda de prensa. (EFE/Chema Moya)
  • España quiere que negar el Holocausto sea un delito en el Código Penal.
  • Gallardón lo plantea en el anteproyecto de reforma presentado recientemente.
  • El ministro de Justicia es «un amigo sincero» del pueblo judío y de Israel
  • Las asociaciones judías en España se muestran satisfechas, pero piden cautela.

El Gobierno quiere incluir como delito en el Código Penal la negación y trivialización del Holocausto (el exterminio de seis millones de judíos por el régimen nazi durante la II Guerra Mundial). Esta medida, anunciada por el ministro de JusticiaAlberto Ruiz Gallardón tras el Consejo de Ministros del 11 de octubre, está contenida en el anteproyecto con el que trabaja el ministerio.

El Ejecutivo, al recoger esta mención específica —en el borrador no se alude al término Holocausto, pronunciado por Gallardón en rueda de prensa, sino que se apunta a delitos que «hubieran sido declarados probados por los Tribunales de Nüremberg»—, cumple así con una de las exigencias más demandadas por lasasociaciones judías: que el negacionismo sea considerado en sí mismo un delito.

El Gobierno ha ido más lejos que lo que pedía Europa en la redacción de este artículoGallardón justificó la inclusión del delito, penado hasta condos años de cárcel y no reflejado en el actual Código, por el «compromiso adquirido»con una Decisión Marco del Consejo de Europa, de 2008, que insta a homogeneizar la legislación de los Estados miembros en la lucha contra el racismoy la xenofobia.

Pero esta normativa europea no exigía hilar tan fino como ha hecho el Ejecutivo. Obliga sí, a condenar la «apología pública, la negación o trivialización flagrante» de «crímenes de genocidio», pero sin hacer referencias concretas al Holocausto ni a otros episodios genocidas del siglo XX, como los de Ruanda o Sebrenica.

«Una redacción sinuosa»

La forma, todavía provisional, en la que está redactado el nuevo artículo es «extravagante», según fuentes jurídicas consultadas por 20minutos.es, y la referencia a los crímenes probados en Nüremberg «ampliamente sobrepasada e innecesaria».

Esteban Ibarra, presidente del Movimiento contra la Intolerancia, considera que era necesario incorporar una referencia explícita al Holocausto, sobre todo, argumenta, por «el crecimiento exponencial del negacionismo difundido a través de Internet«, pero también reconoce como«sinuosa» y «ambigua» la prosa utilizada por los juristas.

Según juristas, incluir una referencia a Nüremberg es una «extravagancia» además de algo «innecesario»Además de introducir una referencia extemporánea a los crímenes cometidos por los nazis, el nuevo artículo contiene una coda final que limita los delitos de negación de genocidioa cuando estos «favorezcan un clima de violencia, hostilidad, odio o discriminación«.

Un matiz «interpretativo» que, en palabras de Ibarra, «seguramente trata de vadear» una sentencia del Tribunal Constitucional del año 2007. En esta sentencia, el TC declaróparcialmente inconstitucional el punto 607.2 del actual CP porque la prohibición de negar el Holocausto chocaba con el derecho a la libertad de expresión.

Un ministro «amigo sincero» de Israel

Gallardón, impulsor de esta nueva reforma del Código Penal, es el ministro del Gobierno que públicamente ha mostrado más simpatías hacia IsraelFue el primer miembro del gabinete de Rajoy que visitó el país, en mayo de este año. Una gira diplomática en la que, además de participar en una ceremonia de homenaje a las víctimas de la Shoahrecibió el doctorado Honoris Causa de la Universidad de Haifa por su «trayectoria a favor de las relaciones de amistad y cooperación entre España e Israel desde todos los puestos oficiales que ha ocupado».

Gallardón recibió un doctorado Honoris Causa en Israel en el mes de mayoEste mismo mes de octubre, dos días antes de la presentación en Consejo de Ministros de las los cambios en el Código Penal, entre ellos los referidos al Holocausto, Gallardón se reunió con el presidente del Comité Judío Americano, David Harris, y el Presidente de Comunidades Judías en España, Isaac Querub.

Según fuentes ministeriales, en la reunión se trataron temas relacionados con los problemas que afrontan los judíos en Europa, uno de ellos el crecimiento del ‘virus’ del negacionismo, pero «de ninguna manera hubo presión» sobre el ministro para que incluyera sus peticiones en el borrador de reforma, porque «éste estaba redactado con anterioridad a dicha cita».

Gallardón se ha manifestado siempre, desde sus comienzos políticos como presidente de la Comunidad de Madrid y también siendo alcalde de la capital,  como defensor y «amigo sincero» de la causa de Israel, aunque crítico con su postura en relación con el conflicto palestino. Fue vicepresidente de la Casa Sefarad, a quien concedió en 2009, no sin polémica,un palacete en el centro de la ciudad como sede de la institución, y ha participado en celebraciones judías ataviado con la kipá (tradicional gorro usado en los rituales judíos).

El negacionismo en Europa

Si finalmente la reforma del Código Penal incorpora la tipificación como delito del negacionismo, para cualquier genocidio, pero también y específicamente referido al Holocausto, España seguiría la estela –aunque con varias décadas de retraso— de otros países que contemplanmedidas similares en sus ordenamientos jurídicos.

Francia y Alemania incluyeron en su ordenamiento medidas similares hace varias décadasDentro Europa, los países que consideran delito negar lasolución final —entre ellos Francia y Alemania (cuya población judía en 2009, según la Jewish Agency For Israelera de 485.000 y 120.000 personas, respectivamente)— fueron potencias que, a diferencia de España (donde residen actualmente unos 12.000 judíos), sí combatieron en la II Guerra Mundial. En éstos, la conciencia social por laresponsabilidad en los crímenes del nazismo sigue presente en el imaginario político e histórico.

Son Estados, además, en los que hay una fuerte presencia de escuelas revisionistas de pseudohistoriadores, cuyos argumentos negacionistas gozan de amplia difusión, y que cuentan con partidos políticos de extrema derecha que, como en el caso del Frente Nacional francés, trivializan abiertamente el Holocausto.

«Una forma de prevenir el antisemitismo»

Las asociaciones judías en nuestro país consultadas han mostrado su satisfacción por la medida, aunque de forma «discreta», porque se trata del primer paso de una reforma que tardará meses en ser aprobada, y que está sujeta a cambios durante su tramitaciónparlamentaria.Las asociaciones judías en España muestran su satisfacción, pero también sus reservas

«Estamos muy contentos, es una forma de prevención delantisemitismo«, dice Yessica San Román, del área de Holocausto de la Casa Sefarad en España, «aunque nosotros no hemos pedido expresamente al Gobierno que legisle en este sentido». San Román recalca que, desde su óptica, «todos los escritos revisionistas tienen un claro contenido judeofóbico».

Desde la Federación de Comunidades Judías de Madrid también se valora positivamente que se legisle en este sentido, aunque expresan sus «reservas», puesto que la redacción final de la norma aún no se conoce y prefieren no pronunciarse sobre algo todavía «etéreo».

En cualquier caso, consideran que una medida así «sería muy necesaria», según su portavoz, María Royo. «Era un tema pendiente y ya era hora que el España lo incluyera», comenta telefónicamente a 20minutos.es.

http://www.20minutos.es/noticia/1621434/0/gallardon/holocausto/delito-codigo-penal/


Rita Barberá no quitará la medalla a Franco ni suprimirá honores y calles de franquistas en Valencia…

octubre 25, 2012
Los concejales del PP exige informes al PSOE, caso por caso, y alegan un “enorme gasto para los vecinos” ante lo que consideran contrario al espíritu de la transición.
Rita Barberá no quitará la medalla a Franco ni suprimirá honores y calles de franquistas en Valencia.
Rita Barberá no quitará la medalla a Franco ni suprimirá honores y calles de franquistas en Valencia
Retablo de José Bellver (1942) que preside el altar mayor en la Iglesia del Carmen de Valencia. A la derecha el autor reflejó la corte celestial. A la izquierda el poder terrenal, Jaime I, reyes, emperadores y, arrodillado en primera fila con su capa verde, Francisco Franco.
A. DEL CAMPO | 23/octubre/2012
Franco seguirá ostentando la medalla de honor de Valencia junto a falangistas, miembros de acción católica, mártires de la cruzada, familiares e incondicionales del dictador que también continuarán dando nombre a diversas calles de la ciudad. La moción presentada ayer ante la Comisión de Cultura por el grupo municipal socialista que pretendía su eliminación, fue contrarrestada por otra moción del grupo popular negando la mayor. Saldría muy caro para los vecinos, dicen los de Rita, que exigen que se aporten informes históricos y jurídicos caso por caso para demostrar que la actuación de las personas referidas son contrarias a la Ley de Memoria Histórica. “Rita Barberá quiere a Valencia anclada en el franquismo”, declaró a ELPLURAL.COM Matías Alonso del Grupo de Recuperación de la Memoria Histórica de Valencia.

“Lo han hecho para ganar tiempo, ha sido una treta”, manifestaba Matías Alonso del GRMHV autor de la solicitud de retirada de honores y nombres de calles de aquellos cuya actuación fuera contraria a la Ley de Memoria Histórica. “No tuvieron más remedio que acatar la sentencia judicial de retirar el título de hijo adoptivo a Franco, pero hasta ahí podíamos llegar. Ahora, si cualquier ciudadano plantea el cambio de un nombre por motivo de ilegalidad, tiene que gastarse el dinero y documentarlo con historiadores y juristas”.

Cumplir con la Ley
Los concejales socialistas del Ayuntamiento valenciano llevaron ayer a la Comisión de Cultura municipal una petición del Grupo de recuperación para la memoria histórica de Valencia planteándolo como propuesta de acuerdo en estos términos: “Para cumplir con la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, que se dejen sin efecto, los nombramientos referidos en el Cuadro de Honores del Ayuntamiento de Valencia: Hijos Predilectos, Hijos Adoptivos, Medallas de Oro, Medallas de Plata y Concejales Honorarios del anexo I. Para cumplir con la Ley 52/2007, de 26 de diciembre, que se cambien los nombres de calles referidas en el documento anexo II”. (Vea aquí relación de nombres presentados por el grupo socialista del Ayuntamiento de Valencia).

Retirar menciones de la sublevación y la represión
La propuesta se argumentaba así: “La Ley 52/2007 dice textualmente, en el punto 1 de su artículo 15, que “las Administraciones públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión de la Dictadura. Entre estas medidas podrá incluirse la retirada de subvenciones o ayudas públicas. Asimismo, por “absoluto respeto a la ley”, en palabras del vicealcalde Alfonso Grau, el Pleno del Ayuntamiento de Valencia del pasado 28 de septiembre de 2012 aprobó una moción por la cual cualquier grupo político o miembro del consistorio, cuando se detecte la presencia en la ciudad de algún símbolo que atente contra la Ley 52/2007, se traslade a la Comisión de Cultura y Educación para que esta tome un acuerdo para que se cumpla la referida ley”.

La moción popular
Frente a esta propuesta de acuerdo, el grupo popular presentó otra moción en la que planteaba “en aras a conseguir un mayor rigor histórico, que siempre debe estar presente en la adopción de los acuerdos municipales se considera procedente que en orden a ejecutar el acuerdo pleno de 28 de septiembre de 2012, de cumplimiento de la Ley 52/2007 de la Memoria Histórica, se aporten al expediente que se instruya los estudios y dictámenes previos, caso por caso, en aras a garantizar al máximo el principio de seguridad jurídica”.

El PP “coherente con el espíritu de la transición”
Sobre el cambio de nombre de calles ahora ligadas a personas pertenecientes al régimen franquista añade la moción popular la necesidad de habilitar crédito. De ahí, el Partido Popular salta a otro tema “este equipo de Gobierno Municipal es coherente con el espíritu de la Transición, en el que todas las partes implicadas aprobaron una Constitución, que resolvía las diferencias y que enterraba las heridas producidas, y que en modo alguno queremos resucitarlas, y tiempo ha habido desde la primera etapa de los ayuntamientos democráticos en abril de 1979, con gobiernos socialistas y comunistas para haber llevado a efecto tales acuerdos y que en ningún caso se plantearon, haciéndolo ahora, en estos momentos, sin ningún rigor histórico y sin aportar la más mínima documentación acreditativa que lo sustente…”

Que el grupo proponente pague la documentación
Después la moción alternativa retrocede al asunto económico de nuevo, “la decisión municipal debe ser ponderada en razón de los intereses generales, por cuanto se estaría afectando a un gran número de ciudadanos (viviendas y comercios) que tendrían la obligación de modificar la totalidad de su documentación personal y comercial (dirección postal, bancaria, etc…) Por lo que concluyen “se aporten a los respectivos expedientes individualizados que se instruyan… los pertinentes informes históricos y jurídicos de Instituciones oficiales y personas con la suficiente relevancia y rigor objetivo, y que se determinen con absoluta claridad e independencia, indicando el artículo de la mencionada Ley en que encaja el supuesto planteado, correspondiendo ello al Grupo proponente…”

Demostrar que Franco era anticonstitucional
“Es decir, que hay que demostrar con informes de expertos a concejales que han jurado la Constitución que Franco era anticonstitucional”, señalaba a este diario Matías Alonso. En cuanto al tema económico, aclaraba “cambiar las placas de unas calles no es un gasto extremado, pero lo que demuestra la tibieza del argumento económico es lo referido al cuadro de honores: No estamos hablando de una enorme placa de mármol con letras impresas, sino de una relación de personas. ¿Cuánto cuesta que un funcionario borre en un listado de ordenador una serie de nombres? ¿Es ese un gasto impactante para el erario municipal?”

“Rita quiere a Valencia anclada en el franquismo”
El Grupo de recuperación de la memoria histórica de Valencia piensa seguir adelante solicitando dictámenes de expertos en derecho e historiadores. “Ya veremos si también lo discuten a los especialistas que documenten estos temas, que todo es posible”, ironizaba Alonso. “Es crucial que los ciudadanos sepas que Rita Barberá, su alcaldesa,  se empeña en mantener lo que debía ser el orgullo de la ciudad, el cuadro de honores, anclado en el franquismo, como pretende que siga Valencia”.

http://www.elplural.com/2012/10/23/rita-barbera-no-quitara-la-medalla-a-franco-ni-suprimira-honores-y-calles-de-franquistas-en-valencia/


MEMORIAS INÉDITAS DE ‘JALISCO’ ‘Testamento’ de un resistente

octubre 25, 2012

‘Jalisco’ en una imagen de un documental realizado por la cadena ‘24 horas’ de RTVE y en una foto de su juventud

MEMORIAS INÉDITAS DE ‘JALISCO’. F. Fernández / León

El fallecido Pedro Juan Méndez ‘Jalisco’ dejó escrito un esbozo de memorias que desvela La Crónica

Recuerdo, cuando todavía era un niño, haber visto a los primeros republicanos asesinados y abandonados al borde de la carretera. Esta marca del crimen ha perpetuado mis recuerdos que se convirtió en odio a los protagonistas”.

“Mientras Arsenio Juan (su padre) luchaba en Asturias las hordas fascistas habían saqueado la casa varias veces, unas los grupos fascistas de Vega de Espinareda, otras los de Cubillos y Cortiguera. Esta violencia y agresión fue el cotidiano de mi niñez que me ha traumatizado igual que a mi hermano y a mi madre. Mi identidad era esa, represión fascista, así se fue forjando en mi espíritu la rebeldía contra tanta injusticia”.

Son dos de los párrafos del esbozo de memorias del maquis berciano Pedro Juan Méndez, Jalisco, apenas 10 folios en los que marca las líneas generales de lo que deberían ser unas memorias que ya no escribirá pues falleció en Cacabelos, donde residía, después de una larga y penosa enfermedad que puso un cruel colofón a una vida no menos dura. Estos apuntes biográficos los conserva uno de los bercianos que más ha investigado el fenómeno del maquis en aquella comarca, Santiago Macías, también uno de los fundadores de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).

Jalisco era uno de los últimos guerrilleros vivos de la mítica partida de Manuel Girón Bazán, al irse él ya solo vive Quico, residente la mayor parte del tiempo en tierras del Mediterráneo.

En las escasas reseñas que vieron la luz a su muerte se incidía en un aspecto, cómo le marcó la muerte de su padre, también asesinado, y que completa lo que ya apunta en los dos párrafos ya recogidos. En este esbozo de memorias está presente esa trágica desaparición. Recuerda como su madre acudió a familiares residentes en Burgos y bien relacionados con el Régimen buscando evitar la muerte de su marido, el padre de Jalisco, preso en San Marcos. Una historia que recuerda mucho a la de Leopoldo Panero pero con un final muy diferente pues la madre del poeta logró la libertad para su hijo, la madre de Jalisco tuvo mucho peor suerte. “Al caer Asturias, donde él combatía, estuvo preso primero en Gijón y después en León. Procesado, le han condenado a muerte. Ante tal evidencia, mi madre pidió ayuda a sus familiares que vivían en Burgos y eran adictos al régimen franquista, para ver si su influencia podía salvarle de la muerte. Estos hicieron grandes elogios al humanismo de Franco pero no han movido ni un dedo por salvar a mi padre del fusilamiento. Quizás más bien han contribuido con su sarcasmo de que al fin y al cabo era un rojillo peligroso. (…) Así fue juzgado y ejecutado en el Polígono de Tiro de León el 19 de agosto de1939”.

Pedro Juan Méndez, nacido el 17 de diciembre de 1928 en Sancedo, tenía entonces 10 años y, como ha contado en los párrafos reseñados, marcaron su trayectoria vital. Pese a su corta edad apunta en una nota entre paréntesis de quien le mecanografió las memorias que “en esta incertidumbre de huérfano era creciente su curiosidad por las causas que había dado su padre la vida, como tantos huérfanos más el antifranquismo era ya una condición impuesta por habérseles escogido como víctimas”.

Y en esa búsqueda recuerda Pedro Juan Méndez como antes de cumplir veinte años fue entrando en contacto con la resistencia antifranquista, comenta que era difícil conectar con la oposición por la represión existente pero, señala, “se perfilaba entre los antifascistas las sutiles coincidencias y afinidades aunque aún no eran públicas”. Hasta que ya logró entrar en contacto con la guerrilla. “Hacia 1948 pude tomar contacto con una de las guerrillas que vivían y operaban en el Bierzo. Los guerrilleros que conocí en esa ocasión fueron: Alfonso ‘Pájaro’, El Gasta, Orozco y Quico. En un segundo encuentro conocí a Travesado y Chapa (…) Para no caer en manos de la policía, el 27 de octubre de 1948 me incorporé a las guerrillas. Mi primer paradero fue en casa de Gloria, Carracedo. Quedamos dos meses por El Bierzo y en diciembre fuimos hacia Cabrera, en donde conocí a Girón y su guerrilla, compuesta por Alida, Cardeña, El Bailarín, Enrique El chaval y Orozco ”.

Narra después como él se fue hacia Galicia y algunas bajas en el grupo que se fue hacia El Bierzo “por la traición de Pedro el de Berlanga en Ocero. Cayeron Alfonso y Orozco, la muerte de Alfonso me afectó mucho, ya que había sido uno de los primeros compañeros que conocí”.

Va relatando Jalisco otros pasajes repletos de muertes, de infiltrados —“Antonio el de Verín y Saúl nos buscaban, Antonio llevaba largo tiempo ausente y se le creía muerto. Tanto él como Saúl hemos considerado más tarde que hacían parte del engranaje de infiltración del enemigo que nos había ocasionado muchas caídas”—, de sabotajes, de operaciones, de emboscadas, de refriegas, de hechos que forman parte de la historia de la guerrilla —“es después del tiroteo de Corporales que nos llegaron varias noticias de José Cañueto en su desesperada búsqueda para incorporarse con nosotros, tema de engaño y de traición, como se vio más tarde ante el asesinato de nuestro entrañable compañero Girón—”, y un largo etcétera.

Es duro con Cañueto con frases como “para perfeccionar su crimen no tuvo escrúpulo en asesinar a dos de sus vecinos” o “su cobardía llega hasta a asesinar a Girón por la espalda, porque quizás le temblase el pulso la mirada de frente”.

Y llegó después la huida a Francia “con los tres que me han acompañado, Travesado, Manolo y Quico”. Remata su esbozo de memorias reafirmando sus convicciones, su lucha por “la libertad, la paz y la justicia social. Es esa identidad de la que me siento partícipe y deseo serle siempre digno”.

– Pienso que este pequeño esbozo de mi vida y de mis razones de guerrillero pueden completar los argumentos históricos que hacen por su parte mis compañeros Manolo y Quico; escribe Jalisco antes de firmar sus memorias en julio de 1987. No las acabó. Ya no las acabará.

No se trata ahora que se ha ido de ir desmenuzando cada linea. Ya hay investigaciones muy serias como las de Secundino Serrano en sus libros y ponencia, como las de Santiago Macías en ‘El monte o la muerte’, las de Daniel Álvarez e Inaki Pinedo en el documental ‘El hombre que murió dos veces’, la novela de Carlos Reigosa ‘La agonía del León’ y tantas otras. Se trata de dejar constancia de las reflexiones y los recuerdos de un huérfano, un rebelde, un guerrillero, un exiliado y un luchador, todo en uno solo: Jalisco. Y el protagonista de una bella historia de amor que tuvo un paréntesis de más de medio siglo, los que iban desde que el joven tuvo que tirarse al monte hasta que el viejo regresó del exilio y se reencontró con su antigua novia, como recordaba el ‘chascarrillo’ de este periódico cuando él se fue.

http://lacronicadeleon.es/2012/10/21/vivir/testamento-de-un-resistente-164068.htm

Be Sociable, Share!

La matrona de los exiliados…

octubre 25, 2012

Elisabeth Eidenbenz, una joven maestra suiza, ayudó a nacer a 597 niños entre 1939 y 1944, la mayoría hijos de exiliados republicanos que permanecían en campos de concentración en Francia, entre 1939 y 1944.

ALEJANDRO TORRÚS Madrid 20/10/2012

Elisabeth sostiene en brazos a un niño nacido en la maternidad. Imagen cedida por la asociación 'També hi son'.

Elisabeth sostiene en brazos a un niño nacido en la maternidad. Imagen cedida por la asociación ‘També hi son’.

En mitad de la desolación de los campos de concentración del sur de Francia, donde se hacinaban los cerca de 500.000 republicanos españoles que atravesaron la frontera de los Pirineos, hubo una joven maestra suiza que se dedicó a buscar y recoger a las mujeres embarazadas. Elisabeth Eidenbenz, que así se llamaba la joven, había llegado a España el 24 de abril de 1937 como enfermera voluntaria de la Asociación de Ayuda a los Niños de la Guerra y se había marchado junto a los exiliados al sureste de Francia, cuando cayó la República. Allí buscó un lugar donde crear una maternidad. Lo encontró en un antiguo palacete abandonado en la pequeña ciudad de Elna, donde fundó un espacio de paz y humanidad en medio de una Europa en guerra en el que nacieron 597 niños. La mayoría, hijos de exiliados republicanos que se encontraban en los campos de concentración de Francia, aunque también fueron atendidas madres judías que huían de los nazis.

“Era el mes de abril y por los altavoces del campo informaron de que Franco había ganado la guerra –relata Remei Oliva en el libro de la historiadora Assumpta Montellà La maternidad de Elna– ya hacía meses que estábamos rodeados de alambres, vigilados como criminales y mal alimentados. La sarna, el polvo y la arena fina se colaban por todas partes, la ropa, la comida, los ojos (…). Yo no quería que mi hijo naciera en estas condiciones. Tenía miedo de que no sobreviviera. Había visto con mis ojos cómo morían los hijos de otras mujeres”. La mortalidad infantil en los campos de concentración del sur de Francia superaba el 90%.

“En la enfermería me informaron de la apertura inminente de una maternidad para los refugiados. Se encargaba de todo una mujer muy joven, extranjera, pero no era francesa. La había visto alguna vez hablando con mujeres embarazadas. Llevaba un delantal blanco y siempre iba muy limpia, con el pelo largo recogido en una trenza replegada en un moño. Le llamaban la señorita Isabel”, prosigue Remei Oliva. El 7 de diciembre de 1939 nació el primer bebé en la recién creada maternidad. Su nombre: José Molina.

A José Molina le siguieron una larga lista de niños de republicanos exiliados. Adela Aguado, Alberto Álvarez, Azucena Baquero, Faustino Bretos, etc. Entre ellos, Celia García, que nació el 14 de febrero de 1941 y permaneció en la maternidad hasta abril de 1944, cuando soldados de la Alemania nazi clausuraron la institución. Celia, recuerda para Público desde su casa en Perpiñán lo que significó la pequeña isla de paz de Elisabeth Eidenbenz.

«En la maternidad no había judíos ni cristianos. Todos eran iguales», recuerda Celia, quien nació allí en el año 1941

“Mi madre me contaba que cuando acudió a la maternidad fue maravilloso. Siempre decía que allí fue recibida como una persona y no como un animal, que era como se había sentido hasta el momento en Francia. Allí las madres estaban unidas y todas eran iguales. No había ni blancos, ni negros, ni judíos, ni cristianos. Todos iguales”, recuerda Celia, que señala que la maternidad es uno de los lugares más importantes de su vida, ya que fue en sus jardines donde vio por primera vez a su padre con tres años de edad.

Marruecos, el paritorio

La maternidad estaba instalada en un palacete de tres pisos construido en 1900. Un espacio de tranquilidad y relativo confort que contrastaba con la Europa de destrucción de la época. El espacio disponía de aproximadamente 50 camas, distribuidas por habitaciones de entre cuatro y ocho camas cada una. La mayoría de estas habitaciones habían sido bautizadas con nombres de ciudades españolas: Barcelona, Bilbao, Madrid, Santander, Sevilla y Zaragoza. El paritorio se llamaba Marruecos.

“Cuando llegamos a las puertas de la maternidad ya nos esperaba la señorita Isabel. La casa era preciosa y estaba muy limpia. Ella nos explicó las cuatro normas y nos dijo que las mujeres que se encontraran bien y con ánimo podían colaborar en las tareas de la casa. Quien pudiera planchar, que planchara, quien estuviera más fuerte, limpiaba las baldosas, los platos… Trabajo había para todo el mundo”, explica Joana Pascual, exiliada española en la maternidad de Elna, que recoge Assumpta Montellà en su obra.

                                                                     Sergio Barba junto a una de las enfermeras

Entre esas madres que se quedaron en la  maternidad a cuidar del resto y a ayudar en el mantenimiento del hogar está la madre de Celia, de quien heredó el nombre. “Mi madre siempre decía que en la maternidad pasó los cuatro mejores años de su vida en Francia. Después, todo fue luchar y luchar. La integración en Francia no fue nada fácil”, señala Celia.

Apenas dos meses después de Celia nació en la Maternidad Sergio Barba. Era el 12 de abril de 1941, ya habían pasado casi 10 años desde el advenimiento de la II República española y sus partidarios debían parir fuera de su país. Barba se quedó a vivir en Francia. Allí preside la FFREEE, la asociación de los hijos e hijas de españoles de Republicanos Españoles y Niños del Exilio. Barba, desde Francia, recuerda para Público la labor de la señorita Isabel.

“Mi madre siempre me habló de la suerte que tuvo de poder darme a luz en la Maternidad. Siempre decía que Elisabeth era una mujer estupenda, que cuidaba de todas y cada una de las mujeres y que había conseguido crear un ambiente caluroso, como de una gran familia. Pero lo formidable y fantástico fue que hubiese un lugar para las madres republicanas españolas y después para las madres judíos y gitanas perseguidas por los nazis”, señala Barba.

Refugio para mujeres judías

Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial, la Maternidad acogió también a madres judías que huían de la persecución nazi. Se calcula que nacieron allí alrededor de 200 niños judíos. La voluntad de Elisabeth de proteger a los niños y madres judíos de la barbarie alemana hizo que la Gestapo visitase frecuentemente la Maternidad. Celia García recuerda una de las visitas de la Policía alemana que le contó su madre.

“Mi madre me dio la vida. Elisabeth, la esperanza en el género humano”, dice Barba, hijo de exiliados españoles “Un día Elisabeth fue al hospital de Perpiñán y vio a una Lucie, una chica judía embarazada de 18 años. Elisabeth se la llevó a la maternidad y trató de protegerla. Pero poco tiempo después la Gestapo se presentó en la Maternidad y la reclamó. La matrona les dijo que Lucie no estaba allí, pero los alemanes dijeron que si no entregaban a la chica se la llevarían a ella y a otras mujeres presas. Finalmente, la tuvo que entregar a los alemanes. La cogieron, le pegaron, la tiraron al suelo, le escupieron (…). Eso la señorita Elisabeth no se lo pudo perdonar nunca” relata Celia.

Finalmente, durante la Pascua de 1944 el ejército alemán, en uno de sus últimos coletazos, cerró la Maternidad, poniendo punto y final a uno de los cientos de episodios olvidados de la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial. Elisabeth desapareció entonces de la vida de los casi 600 niños a los que ayudó a nacer, aunque ellos nunca lo olvidaron.

El reencuentro

El palacete estuvo abandonado hasta que un artesano vidriero francés lo adquirió en la década de los noventa sin saber el pasado del edificio. En 2001, el artista conoció a Guy Eckstein, uno de los niños judíos que había nacido en la Maternidad, quien se acercó hasta el palacete para conocer el lugar donde había nacido. En 2002, el ayuntamiento de la ciudad le dedicó un homenaje institucional a la matrona de los exiliados, entregándole la Medalla de los Justos Entre las Naciones, otorgada por el Estado de Israel. Al acto acudieron algunos de los 597 niños a los que la señorita Isabel había ayudado a nacer.

En 2004 el edificio fue adquirido por el Ayuntamiento de Elna, gobernado por Nicolás García, nieto de españoles exiliados en Francia que lo convirtió en un espacio de recuerdo a las víctimas de la barbarie y a la labor de Elisabeth. Sergio Barba resume en una sola frase todo lo que ha aprendido de la labor de la señorita Isabel. “Mi madre me dio la vida. Elisabeth, la esperanza en el género humano”, concluye.

Foto de familia en el reencuentro de 2002. En el centro de la imagen vestida de gris se encuentra Elisabeth.

*Actualmente se está celebrando la exposición La maternidad de l’Elna en el casal Les Monges(Roda de Berà, Tarragona). Organiza la Asociación També hi som.

 http://www.publico.es/espana/444201/la-matrona-de-los-exiliados