La justicia argentina reabre la causa por los crímenes del franquismo…

septiembre 3, 2010

El Gobierno de España deberá informar si está investigando la existencia de un plan de exterminio de republicanos durante la Guerra Civil y la dictadura.

NATALIA JUNQUERA – Madrid – 03/09/2010

Argentina reabre la causa contra el franquismo. La Sala Segunda de la Cámara Criminal y Correccional Federal ha declarado hoy nulo el auto de la juez Servini de Cubría por el que archivó la querella por genocidio presentada en Buenos Aires el pasado 14 de abril por familiares de desaparecidos españoles y numerosos organismos de derechos humanos.

En el auto, firmado por el juez Horacio Holando Cattani, declara nulo “carecer de fundamentación y de sustento en el ordenamiento procesal vigente” el archivo de la causa y estima la petición de los querellantes de que se libre exhorto por vía diplomática “a fin de que el Gobierno español informe si efectivamente se está investigando la existencia de un plan sistemático generalizado y deliberado de aterrorizar a los españoles partidarios de la forma representativa de gobierno a través de su eliminación física, llevado a cabo en el período comprendido entre el 17 de julio de 1936 y el 15 de junio de 1977”.

El juez señala que “el derecho a la tutela judicial efectiva implica que la razón principal por la que el Estado debe perseguir el delito es la necesidad de dar cumplimiento a su obligación de garantizar el derecho a la justicia de las víctimas, entendiendo a la persecución penal como un corolario necesario del derecho de todo individuo a obtener una investigación judicial a cargo de un tribunal competente, imparcial e independiente en el que se establezca la existencia o no de la violación a su derecho, se identifique a los responsables y se les impongan las sanciones pertinentes”.

DOCUMENTO (PDF – 525,47Kb) – 14-04-2010

Texto de la querella presentada en Buenos Aires por genocidio y crímenes de lesa humanidad cometidos por la dictadura franquista

Argentina solicita al Estado Español la investigación de los crímenes del franquismo

El País.com

ARTÍCULO DE PÚBLICO.ES:

Argentina sí investigará los crímenes del franquismo

Dos de los demandantes, Inés García Holgado y Darío Rivas (Izquierda y centro)EFE

Aunque ya habíamos publicado en nuestro blog y la propia página de FB desde ayer noche la noticia, no queremos dejar pasar la oportunidad de editaros de nuevo la misma anexando el artículo de Público.es, en el que aparece nuestra compañera y amiga en Argentina INÉS GARCÍA HOLGADO como una de las demandantes en la causa contra los crímenes del franquismo. En agradecimiento a su infatigable labor por la causa y su inestimable fidelidad a estas páginas y a todos los que formamos parte del equipo de La Memoria Viv@.

Tantas veces nos has apoyado tu y nos las has dado  amiga, que no queríamos dejar pasar esta oportunidad para darte la enhorabuena y felicitarte. Gracias Inés por tu apoyo, colaboración y lucha incansable. Un beso compañera de parte de todos nosotros.

La Memoria Viv@ al completo.


La “mala memoria” de Carme Chacón…

julio 31, 2010

Nuestra Ministra de Defensa pasa de las históricas condenas de Nuremberg y de la Asamblea General de Naciones Unidas a ‘museizar’ a la “División Azul”.

La División Azul

MIGUEL ÁNGEL RODRÍGUEZ ARIAS.


Se ve que no tiene claro qué era y qué no era legalmente el ejército español igual que se le ha pasado por alto una pequeña condena histórica de nada. La División Azul es la única “unidad militar”, formada por nacionales españoles citada por su nombre y condenada en una resolución internacional.

NUEVATRIBUNA.ES – 30.7.2010

Lo de Carme Chacón es, por partida doble, cosa de “mala memoria”: mala memoria y olvido, de las condenas internacionales a las hazañas criminales de la banda armada “División Azul”, pero también memoria histórica de la mala, de la equidistante y sesgada, de la que no pone a víctimas y a verdugos en su respectivo lugar, que los mezcla indebidamente.

“c) Pruebas incontrovertibles demuestran que Franco fue con Hitler y Mussolini, parte culpable de la conspiración de guerra contra aquellos países que finalmente en el transcurso de la guerra mundial formaron el conjunto de las Naciones Unidas. Fue parte de la conspiración en que se pospondría la completa beligerancia de Franco hasta el momento que se acordara mutuamente”.

En estos contundentes términos se expresaba la famosa resolución de 12 de Diciembre de 1946 de la Asamblea General de Naciones Unidas, donde se denunciaba la complicidad criminal de un régimen “fascista”, el de Franco, “impuesto al pueblo español por la fuerza con la ayuda de las potencias del Eje y a las cuales dio ayuda material durante la guerra”. Un régimen que, decía Naciones Unidas, “no representa al pueblo español”.

Y dicha resolución internacional se basaría, expresamente, en un par de acciones gravemente contrarias a la legalidad internacional del régimen de Franco, la primera de todas, adivínenla: “de 1941 a 1945, la División de Infantería de la Legión Azul, la Legión Española de Voluntarios y la escuadrilla Aérea Salvador, pelearon en el frente oriental contra la Rusia soviética”.

De tal modo que resulta que la División Azul es la única “unidad militar”, formada por nacionales españoles citada por su nombre y condenada en una resolución internacional.

Y digo unidad formada por nacionales españoles, que no unidad del ejército español, ya que el único ejército español legal era el de la República y, según el derecho vigente, lo de Franco no fue otra cosa que una banda criminal armada con “control efectivo” de amplias parte del territorio desde el mismo momento en el que traicionaron la Constitución española y se sublevaron.

Otro despiste de nuestra Ministra de Defensa que se ve que no tiene claro qué era y qué no era legalmente el ejército español igual que se le ha pasado por alto una pequeña condena histórica de nada. ¿Si alguna unidad se sublevase mañana a la Señora Ministra la seguiría considerando “ejército español” y le parecería bien que se le terminase poniendo en un museo como si tal cosa?. Espero que no.

Es sorprendente que toda una ministra del Gobierno de España no haya tenido más presente nada de esto, ya que la impactante inadmisión inicial de nuestro país en las Naciones Unidas – recomendación incluida a todos sus Estados miembro de retirada de sus embajadores en Madrid – fue precisamente debido a tales correrías de nuestros divisionarios y creo que es como para que la sociedad española tenga el derecho a conocer ese pequeño detalle cuando visiten el Museo de Carme Chacón.

Pero claro, ¿para qué mencionar nada de eso – los mayores actos criminales de nacionales españoles en guerra en la historia contemporánea–, en su Museo?

¿Para qué mencionar tampoco que en el Tribunal Militar Internacional de Nuremberg tales andanzas en el este de Europa fueron calificadas como constitutivas de crimen de agresión, crimen de de conspiración, así como de distintos crímenes de guerra y contra la humanidad – incluido el Decreto “noche y niebla” por el que se inventarían con ocasión de tal invasión las desapariciones forzadas que llegarían después a Chile, a Argentina…–?

Esa sí que es toda una contribución española que había que llevar cuanto antes a un Museo, sí señor, la pena es que se olvidasen de mencionarla…como se han olvidado de mencionar la condena penal, y castigo, del propio Mariscal Keitel, máxima autoridad militar a cuyas órdenes sirvió la División…

Nada, nada, que pase la gente por ese museo y que se la mantenga consciente y deliberadamente en el desconocimiento informativo de la clase de unidad museizada que tienen delante, como si se hubiese perpetrado actos de guerra “normales” y no actos criminales de la peor calaña contra toda la comunidad internacional.

Porque ese es uno de los mayores problemas de todo este asunto – al margen del posicionamiento poco ético y honesto a este respecto de nuestra Ministra y la desafortunada elección del lugar –, la desinformación, toda esa gente, miles de personas, que pasen por allí sin tener porque haberse especializado en derecho internacional y a la que nuestra Ministra de Defensa pueda despistar con su despiste.

El lugar de la División Azul no es, de ninguna manera, un Museo del Ejército, sino la sección de crímenes internacionales de un Museo de los Crímenes del Franquismo, aún pendiente de ser construido en nuestro país. Aunque mejor que vayan preparando un buen solar para albergarlos. El Alcázar de Toledo hubiera ido de maravilla: ningún otro sitio mejor para ubicarlo y no el del Ejército.

Y que no se olviden, de paso, de incluir el relato de todos esos crímenes de guerra y sus víctimas, en los libros de texto de todos los niveles, empezando por los de formación en las academias de las fuerzas armadas y de orden público, como dice también con normalidad Naciones Unidas (“garantías de no repetición” lo llama, aunque con el caso que se le hace en nuestro país…).

Y ni me detengo a mencionar el proyecto nazi-fascista al que dicha unidad, la División Azul, sirvió y ayudó a sostener en el tiempo… su ineludible conexión con el holocausto y todos los demás crímenes perpetrados en la Alemania nazi cada día de existencia de ese régimen al que la División Azul defendió.

De modo que lo de Carme Chacón es, por partida doble, cosa de “mala memoria”: mala memoria y olvido, de las condenas internacionales a las hazañas criminales de la banda armada “División Azul”, pero también memoria histórica de la mala, de la equidistante y sesgada, de la que no pone a víctimas y a verdugos en su respectivo lugar, que los mezcla indebidamente.

Y si para ello hay que saltarse un poco, o del todo, Nuremberg y a las Naciones Unidas, pues se saltan.

Que a estas alturas, con más de 3000 fosas clandestinas todavía llenas hasta rebosar de cadáveres y con más de 100.000 asesinatos llamados “sentencias” sin anular siquiera, no se crean que eso de pasarse por las narices las resoluciones internacionales que haga falta va a ser mucho problema para nuestra Ministra o para nuestro Gobierno, ay.

Miguel Ángel Rodríguez Arias es militante del PSOE, profesor de Derecho Penal Internacional de la Universidad de Castilla-La Mancha, autor del libro “El caso de los niños perdidos del franquismo: crimen contra la humanidad” y otros trabajos pioneros sobre desapariciones forzadas del franquismo que dieron lugar a las actuaciones de la Audiencia Nacional.

Nueva Tribuna.es


Europa se avergüenza de la simbología franquista de la Constitución española…

julio 30, 2010

El pasado 27 de junio de 2010 el Parlamento Europeo decidió retirar el ejemplar de la Constitución Monárquica de 1978, que se exponía junto al resto de constituciones europeas. El documento original fue un regalo realizado en 1996 por el propio Congreso de los Diputados de España.


La decisión de la retirada fue adoptada por el Comité Artístico del legislativo europeo al comprobar que los símbolos con los que se aprobó la Carta Magna son los mismos que los utilizados por las instituciones franquistas, como el Águila de San Juan, el yugo y las flechas y el lema “una, grande y libre”.

Miguel A. Muga del Foro por la Memoria, exige en un artículo que, en contra de la opinión de los diputados de ERC en el Parlamento Europeo, quienes solicitaron su retirada, el mantenimiento de la Constitución Española en la exposición permanente de dicha institución. “Porque aún estando de acuerdo en que la portada de la Constitución es ofensiva para cualquier demócrata, deja constancia de una realidad incontestable: que los defensores de la transición a la democracia aceptaron sin rechistar que se llevara a cabo dicho proceso, ensalzando y utilizando los símbolos de una dictadura fascista, cruel y asesina. Reconociendo, por otro lado, que el sistema que disfrutamos es heredero directo del Franquismo”, señala Miguel A.Muga.

“Mi propuesta, desde el derecho de las víctimas a la Verdad como uno de los principios establecidos por Naciones Unidas, es que se mantenga el original expuesto en el Parlamento Europeo para que los ciudadanos tengan conocimiento de los símbolos que los voceros de la transición otorgaron a una supuesta Constitución “democrática”, que impuso al pueblo español la monarquía, la bandera y lo que es peor, el silencio y la impunidad para los crímenes franquistas. Y además, que desde el Parlamento Europeo se solicite al Estado Español una copia de la Constitución Española de 1931, como el texto legítimo y legal que debería representar a todos los españoles”.

Muga pide “que no se esconda la Historia, la historia de nuestra transición y los símbolos que representan el actual sistema político en España, muestra del desprecio que aún persiste hacía las víctimas del Franquismo y hacia todos los defensores de la libertad, la igualdad y la justicia social, que significó la II República”.

http://www.larepublica.es/spip.php?article20707


Aunque la injusticia se vista de seda…o de “ilegitimidad”…

julio 9, 2010

Miguel Ángel Rodríguez Arias es profesor de Derecho Penal Internacional de la Universidad de Castilla-La Mancha, autor del libro "El caso de los niños perdidos del franquismo: crimen contra la humanidad"

Miguel Ángel Rodríguez Arias.

Zapatero y Conde-Pumpido juegan al scattergoris con el dolor de las familias de los fusilados y seguimos sin aplicar la doctrina de los tiradores del muro de Berlín a “jueces” y a integrantes de los pelotones de fusilamiento.

NUEVATRIBUNA.ES – 7.7.2010

Los prodigios de ZP no tienen límite, y ahora resulta que el nuestro es un Gobierno, capaz de haber establecido en 2007 la plena nulidad jurídica de las “sentencias” franquistas sin mencionar siquiera la palabra “nulidad” – reclamada una y otra vez por las familias, completamente proscrita durante la elaboración de su ley –. Según parece haber declarado esa misma nulidad llamándolas, sin más, “nulas” en su articulado hubiese resultado demasiado poco original y aburrido, había que esforzarse en llamarlas otra cosa, usar cualquier palabra menos “nulidad”…O eso se desprende de lo que acaba de decirnos nada menos que Candido Conde-Pumpido, su Fiscal General del Estado, de oficiante de la milagrosa liturgia de la transmutación del agua en vino, de la mera “ilegitimidad” adjetiva en la categoría jurídica de la “nulidad de pleno derecho” que en ningún sitio se reconoce en el texto publicado en el BOE. Y Amén. Si no se puede decir ahora que uno y otro se están comportando de forma indecorosa, mintiendo descaradamente a la ciudadanía, jugando a las palabras con las víctimas y robándoles sus derechos, no sé cuando se podrá.

Sorprenden y avergüenzan – y no precisamente a partes iguales a estas alturas – las últimas manifestaciones del Sr. Fiscal General del Estado, Cándido Conde-Pumpido, en relación a la “sentencia” de Blas Infante que, tal y como recogió este viernes pasado Europapress, éste calificó como ya completamente anulada en virtud de la ley “de la memoria histórica”.

Con ello el Sr Fiscal General del Estado – al que más le valiera velar por el respeto de la legalidad y los derechos fundamentales recogidos en el Convenio Europeo de Derechos Humanos y negados en España a las víctimas del franquismo –, está mintiendo al conjunto de la ciudadanía, al tiempo que se toma el pelo y se ofende – una vez más – a las familias de los fusilados del franquismo; familias ya sobradamente olvidadas y pisoteadas en sus derechos durante décadas de esta democracia sui generis nuestra con todas sus hipotecas, sin necesidad de semejante nueva aparición estelar de nuestro Ministerio Público jerárquicamente sujeto a Moncloa….

Y todo por intentar lavar la cara a toda una lamentable política del Gobierno plagada de ilegalidades y decir que una mala ley sí que dice en realidad lo que en su día omitió pero que debió haber dicho…

Por supuesto y como bien sabe el Sr. Conde-Pumpido, porque sin duda lo sabe perfectamente, – él y cualquiera que se haya licenciado en Derecho y haya dedicado un mínimo tiempo a leerse la malhadada ley de impunidad en cuestión – lejos de declarar la nulidad de nada, dicha norma tan sólo se limita a adjetivar, las que aún reconoce como “sentencias” vigentes franquistas, como “ilegítimas”; actos de derecho, en todo caso, pero con defectos de forma y fondo y no como actos criminales claramente definidos como tales por el Estatuto de la Corte Penal Internacional, que en su artículo 8.2.c) iv, define expresamente como uno de los tipos de crimen de guerra “Las condenas dictadas y las ejecuciones sin previo juicio ante un tribunal regularmente constituido, con todas las garantías judiciales generalmente reconocidas como indispensables”.

Es que en España estamos tan atrás en todo esto que ni se habla de enjuiciar penalmente a los “jueces”-asesinos de los Consejos de Guerra autores principales de tales crímenes de guerra, ni a los soldados ejecutores que participaron en los pelotones de fusilamiento- Todo ello a diferencia de lo que sí que se hizo con los tiradores del muro de Berlín (246 procesados en Berlín y en Postdam, de ellos 80 soldados tiradores condenados y otras autoridades implicadas en dar tales órdenes…); procesos que, dicho sea de paso, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos respaldó entendiendo en su histórico pronunciamiento de marzo de 2001 que tales ejecuciones suponía una tal violación del derecho a la vida que una incompleta invocación del principio de legalidad penal o de una irretroactividad inexistente en realidad, no podía determinar la impunidad y la ausencia de responsabilidades penales ex artículo 7 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. Porque a juicio del Alto Tribunal el hecho de que tales conductas fuesen legales dentro del sistema jurídico de la antigua RDA no lo justifica ni lo convierte en legal a la luz de los derechos humanos violentados, sin obediencia debida que valga.

Y que ni siquiera se hable de nada de esto en nuestro país, es un error. Porque la obediencia debida a la “legalidad” por parte de “jueces” o ejecutores franquistas – ambos asesinos – tampoco evitaría ninguna responsabilidad aquí. Y que el Fiscal General del Estado se dedique a desinformar a la ciudadanía diciendo que tales sentencias han sido anuladas por la ley de la memoria, como digo, es más incomprensible todavía.

De modo que, en nuestra ley de la memoria, ni se sigue la definición de dicho artículo 8 del Estatuto de la Corte Penal Internacional que haría calificar tales “sentencias” en todo caso como crímenes de guerra imprescriptibles, perpetrados contra prisioneros de guerra y población civil protegida, ni se declara su nulidad – lo mínimo de lo mínimo, pero tampoco nos podemos quedar sólo ahí – ni nada: de sentencias “ilegítimas” es de lo que habla y el término jurídico de la “nulidad” simplemente no está presente ni por equivocación en todo su articulado, no digamos ya la expresión de la “nulidad radical” o “nulidad de pleno derecho” muy al contrario de lo que ha tenido a bien desinformar nuestro Sr. Fiscal General del Estado, ay.

Esa “ilegitimidad” sin “nulidad” declarada – rehuida esta palabra como la mismísima peste bubónica en el redactado de la ley – es otra de esas ocurrencias de bombero del Gobierno de Rodríguez Zapatero para el que tanto le gusta jugar con poco rigor con las palabras y los conceptos de cara a la ciudadanía, como bien sabemos por esa crisis que no era crisis, sino “desaceleración de la economía”, “enfriamiento”, “ralentización” y no sé cuantas cosas más… y al final ya sabemos lo que era… y lo mismo pasa con los miembros del Gobierno de Rodríguez Zapatero a los que les pareció bien votar favorablemente la tramitación del proyecto de ley y seguir a pies juntillas la terminología de Franco y llamarlas todavía “sentencias” como él decía – en vez de crímenes de guerra como dice el Estatuto de la Corte Penal Internacional – y lo que fuese en vez de hablar lisa y llanamente de “nulidad”, ay…aunque supongo que cada cual toma como referente lo que le parece más oportuno y con ello mismo queda retratado… más todavía cuando parte de esa misma ley de la memoria se le copia directamente además a una orden del dictador de mayo de 1940…

Es así, pues, como la ley de la memoria eludió mediante un subterfugio lingüistico declarar la llana y normal “nulidad” debida de “condenas”, “normas” y “tribunales” creados sin la más remota legalidad por una banda criminal fascista; completamente de espaldas a la Constitución española de 1931, simplemente porque consiguieron que Hitler y Mussolini les dieran las suficientes armas y suministros – sin que nadie hiciese nada para impedirlo – como para masacrar el país de arriba a abajo. Ese es su único “título” jurídico o constitucional, la capacidad de violencia masiva, – ninguna “legalidad” – , como para emanar cualesquiera “actos jurídicos”…según parece bastante como para que un Gobierno tan perdido como el nuestro le copie nada, como bien se apreciaba en su propia web en estos días al hablar del Presidente del Consejo de Ministros “Francisco Franco”…

Según parece a partir de este momento tendremos en nuestro ordenamiento – en cuanto a la validez y vigencia de normas y actos jurídicos – tendremos lo nulo de pleno derecho, lo anulable, lo ilegítimo (¿?)… y cualquier otro cambalache de conveniencia que se le ocurra a nuestro Gobierno y para el que dispongan de fieles servidores dispuestos a salir a la palestra sin importar su propio descrédito personal y hasta el de las mismas instituciones que ocupan…

¿Para qué vamos a limitarnos a las categorías jurídicas existentes si las podemos retorcer a placer desde el poder, y podemos contar con todo un Señor Fiscal General del Estado que nos siga la corriente despreciando el sufrimiento y los derechos de víctimas y familiares que aún esperan la “nulidad”?

Ellos podrán ser los reyes del Scattergoris pero “pulpo” nunca va a ser de verdad un animal de compañía.

De verdad, ¿qué está pasando en este país cuando la máxima instancia del Ministerio Público garante de la legalidad y de los derechos fundamentales de los ciudadanos puede actuar de semejante manera?

¿Entenderán alguna vez que el que una ley de la reestablecida democracia española (o más o menos) siga convalidando como “sentencias” esos asesinatos, crímenes de guerra” – respecto los que ninguna inocencia de los asesinados se hace necesario probar – atenta contra el derecho al honor de esas personas y sus familias? …

¿Entenderá el Sr Fiscal General del Estado que en vez de dedicarse a hacerle el caldo gordo a un Gobierno tan autodesprestigiado como éste y mentir descaradamente a la ciudadanía española desde la muy alta dignidad que ocupa debería haberse dedicado, hace tiempo, a emprender una “investigación oficial efectiva e independiente”, como dice el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, de todos esos crímenes en aplicación de esa misma doctrina de los tiradores del muro de Berlín?

¿Entenderán el deber que supone impulsar el enjuiciamiento penal de los responsables de las desapariciones en las más de dos mil fosas clandestinas que salpican nuestro territorio, de los miles de niños perdidos, de los asesinados y demás condenados a trabajos forzados, etc, víctimas de crímenes de guerra como Blas Infante, Miguel Hernández, Antonio Escobar, o el President Companys, entre tantos y tantos y tantos otros?

¿Entenderá el Sr Fiscal General que hace tiempo que tenía que haber impulsado las actuaciones necesarias para que los fiscales que a él están jerárquicamente subordinados en todo el territorio actúen de oficio en las fosas, en la búsqueda de esos niños, ante el botín de guerra robado, o ante la aplicación de la ley de partidos a cualquier acto falangista que suponga hoy un enaltecimiento de los genocidas?

¿Qué tendrá que decir de esta actuación la Unión Progresista de Fiscales?

Por tanto, como los prodigios de ZP no tienen límite, ahora resulta que el nuestro es un Gobierno, capaz de haber establecido en 2007 la plena nulidad jurídica de las “sentencias” franquistas sin mencionar siquiera la palabra “nulidad” – reclamada una y otra vez por las familias, completamente proscrita durante la elaboración de su ley –. Según parece haber declarado esa misma nulidad llamándolas, sin más, “nulas” en su articulado hubiese resultado demasiado poco original y aburrido, había que esforzarse en llamarlas otra cosa, usar cualquier palabra menos “nulidad”…O eso se desprende de lo que acaba de decirnos nada menos que Candido Conde-Pumpido, su Fiscal General del Estado, de oficiante de la milagrosa liturgia de la transmutación del agua en vino, de la mera “ilegitimidad” adjetiva en la categoría jurídica de la “nulidad de pleno derecho” que en ningún sitio se reconoce en el texto publicado en el BOE. Y Amén.

Si no se puede decir ahora que uno y otro se están comportando de forma indecorosa, mintiendo descaradamente a la ciudadanía, jugando a las palabras con las víctimas y robándoles sus derechos, no sé cuando se podrá.

El Sr Conde-Pumpido debe rectificar de forma inmediata y pedir perdón por la falsedad hecha pública a las familias de los fusilados durante el genocidio franquista en España.

Y el Presidente Zapatero por lo mismo y por unas cuantas cosas más de su ley de la memoria. Nos has fallado ZP. Nos has fallado a todos los que creíamos que tu Gobierno representaría un giro hacia el cumplimiento la legalidad internacional respecto el precedente Gobierno de derechas de José María Aznar. Nos has fallado estrepitosamente en los derechos humanos tomados en serio, y no sólo como palabras vacías con las que llenarse la boca: víctimas del genocidio franquista, justicia universal, minas antipersona y venta de armas a varios Estados de la que tu Secretaria de Estado todavía no sabe que cuentas dar…

Y es hora de que la gente del PSOE empecemos a encajar la decepcionante dimensión de todo esto, como les tocó hacer en su día a muchos que habiendo votado a José María Aznar en el 2000 salían a la calle impotentes contra la guerra de Irak ante un Gobierno endiosado y demasiado alejado de la gente, y de la realidad, como para admitir y rectificar con honradez sus abusos más arbitrarios. ¿Por qué?

Miguel Ángel Rodríguez Arias es profesor de Derecho Penal Internacional de la Universidad de Castilla-La Mancha, autor del libro “El caso de los niños perdidos del franquismo: crimen contra la humanidad” y otros trabajos pioneros sobre desapariciones forzadas del franquismo que dieron lugar a las actuaciones de la Audiencia Nacional.

Nueva Tribuna.es

Publicado en FB por Mª José Barreiro