ARTE y MEMORIA: “Lorca está en Granada y con eso basta”

junio 30, 2011

La bailaora y coreógrafa Eva Yerbabuena estrena en julio el espectáculo ‘Federico según Lorca’ en los Jardines del Generalife, en el que ha incluido las voces de Enrique Morente y Juan Diego

PAULA CORROTO MADRID 30/06/2011

Una escena de la última coreografía de Eva Yerbabuena. ruben martín

Una escena de la última coreografía de Eva Yerbabuena. ruben martín

Eva Yerbabuena (Fráncfort, 1970) llora cuando habla de Federico García Lorca. Se emociona con el poeta al que ha dedicado su último espectáculo, Federico según Lorca, que se estrena el próximo 12 de julio en los Jardines del Generalife de Granada y que se podrá ver hasta el 27 de agosto. En él ha contado también con una grabación de Enrique Morente y con la voz en off de Juan Diego. Para la bailaora, que fue premio Nacional de Danza en 2001 y que llegó a trabajar con la coreógrafa Pina Bausch, el autor de Bodas de sangre supone un regreso emotivo a su infancia y a sus raíces granadinas. Y esa sensibilidad no disminuye a lo largo de una entrevista en la que evoca sus comienzos en la danza y su futuro.

Usted habla de Lorca y empieza a llorar. ¿Qué le causa tanta conmoción?

Cuando empecé a ahondar en la biografía de Federico, en sus obras, sus poemas, decidí que quería profundizar más en su condición de persona. Y ahí me di cuenta de que lo que a él le rodeaba me sonaba, que también lo había tenido muy cerca. Por eso tiene para mí una carga tan emotiva. En el fondo es algo que yo reconozco desde muy niña.

¿Qué es lo que reconoce exactamente?

Él fue un ejemplo a la hora de defender en lo que creyó. Su libertad, expresarse como ha querido, poder amar Y no me refiero sólo al sexo. Para él la vida sin amor no tenía sentido. Y eso es lo que me llevo.

Su nuevo espectáculo consta de 11 coreografías. ¿Qué significado tienen?

Soy una persona intuitiva. Estoy en el estudio y ni siquiera sé por qué hago las cosas. Empecé a estudiar qué le influyó y cómo le influyó. Por ejemplo, la religión: en qué se convierte o nos convierte. O su vivencia en la Residencia de Estudiantes, que puede ser su felicidad o una pesadilla, la represión, el miedo a salir de una ciudad que no deja de ser un pueblo y encontrarse con algo que sólo conoce por referencias. Estas coreografías hacen referencia a todo esto, a lo que le despertó de su niñez y le llevó después a ser quien fue.

Usted es lectora de poesía y, además de la obra de Lorca, también ha bailado a partir de textos de Miguel Hernández y Blas de Otero. ¿Cómo casa la literatura con la danza?

Creo que lo que surge entre un músico y un bailarín no deja de ser poesía. Cuando ponemos la música, la danza, el vestuario, ocurre algo muy mágico que acaba siendo poesía.

En esta obra, la música pasa de lo más ortodoxo a lo contemporáneo. Una línea que siempre ha transitado.

Hay veces que escucho algo muy ortodoxo y otras, algo muy contemporáneo. Sí, esto en mi trayectoria no ha sido algo provocado. Las cosas se hacen por necesidad. A mí no me gusta moverme siempre igual. Eso simplemente me está diciendo que tengo que moverme y no siempre de la misma manera. Por tanto, una trata de sentir lo que están tocando, lo que está sonando. Y por muy contemporáneo que sea el movimiento, el alma no va a dejar de ser flamenca.

Al referirse a su infancia y a su tierra, ¿no se siente más desnuda que con otros espectáculos?

No sé si más desnuda. Ha habido un proceso de vuelta atrás. A mí el baile lo que me hace es evocar el pasado para conocerme mejor. Lorca es un poeta que te devuelve a la infancia y eso no significa que sean recuerdos dulces. Por ejemplo, la vecina de mi abuela era la única que tenía teléfono en el pueblo y, además, era soltera. Yo eso lo veía como algo normal, pero cuando leí Doña Rosita la soltera, lo vi de otra manera. Es decir, Lorca me ha hecho mirar las cosas de mi infancia de forma diferente.

En los últimos meses, la figura de Lorca ha vuelto a estar de actualidad al abrirse la fosa en busca de sus restos. ¿Qué opinión tiene acerca de su exhumación?

Para mí Lorca empezó a morir cuando nació en Valderrubios. Los que decidieron quitarle la vida, por el motivo que fuese, lo que hicieron fue darle un nacimiento eterno. Pero realmente hay tantísima gente que murió como él que yo en lo que creo es en sus vivencias, en su niñez, en lo que estudió y todo lo que eso le provocó.

¿Entonces, no está de acuerdo con la exhumación?

Para mí está en Granada y con eso basta. Una persona cuando muere esto [se toca la piel del brazo] no vale para nada. La carne es carne y lo que vale es la energía y la historia que nos ha dejado.

A pesar de su infancia en Granada, usted nació en Fráncfort, ya que sus padres fueron una pareja más de los miles de emigrantes de los años sesenta y setenta. ¿Aparece esa condición en su obra?

Mis padres regresaron cuando yo tenía 15 días, aunque he vuelto, he estado en la casa donde nací, que está igual que estaba. Y en Wuppertal conocí a un ángel que es Pina Bausch. Pero que mis padres fueran emigrantes no me ha pesado. Las cosas pasan porque tienen que pasar. No creo en las casualidades. Que mis padres emigraran a Alemania me hizo entender ahora a Federico y lo que sintió cuando fue a otros países y ciudades.

En Granada, desde muy pequeña empezó a dar clases de baile. Usted lo tenía claro.

Yo creo que se nace con ello, aunque normalmente te lo suele decir otra persona, y en este caso fue una hermana de mi madre que murió con 29 años. A raíz de su muerte, decidieron cumplir uno de sus deseos que era llevarme a una escuela de baile. Y por eso estoy aquí. Uno nace y luego se hace.

Y uno tiene que tener personas que le ayuden. En su caso, la figura de Enrique Morente fue muy importante.

He tenido muchas personas importantes que no son tan conocidas como Enrique. Y, gracias a ellos, uno está con los pies en la tierra. Empezando por mis padres, mis abuelos. Luego hay compañeros que están a tu alrededor. Como figuras consagradas, pues sí, Enrique. Él fue una persona muy luchadora, nada fue gratuito para él. También era de Granada y tenía esa melancolía tan especial, ese misterio. Su forma de sentir Eso es lo que me atrapa de Enrique.

Y después llegó Pina Bausch. De nuevo, ese viaje entre la ortodoxia y la vanguardia.

Conocer a Pina ha sido una de las cosas más maravillosas que me han podido pasar en la vida. Ella solía decir: “No me interesa saber cómo se mueve la gente, sino qué las conmueve”. A raíz de ahí, entendí todo. Entendí que un movimiento contemporáneo no lo es porque tú quieres que lo sea, sino que tiene una forma diferente de contar algo que no deja de ser flamenca.

En 1998 montó su compañía. Ahora es un momento difícil. Los presupuestos de los festivales han mermado. ¿Usted lo está notando?

Ahora uno tiene que invertir en su trabajo y arriesgar, y sobre todo creer en tu trabajo. Hay crisis para todo el mundo y todos lo estamos notando, pero hay que seguir viviendo y seguir respirando.

Por cierto, es curioso que en el mundo del flamenco muchas mujeres hayan montado su propia compañía. Y no es un fenómeno sólo de ahora. Ahí están Carmen Amaya o La Argentinita.

Creo que estaban y estamos un poco cansadas del machismo. El flamenco es un mundo muy machista hasta el punto de que ha habido muchas mujeres que han cantado o han bailado muy bien y nadie se ha enterado porque su marido o su padre han decido que no: “Canta donde yo te diga y como yo te digo”, dicen ellos. Pero llega un momento en el que una dice “quiero hacer esto y lo voy a hacer”. Este machismo ha cambiado algo, pero no ha desaparecido. Sigue ahí.

¿Usted lo ha sufrido?

No. Mis padres me han apoyado siempre. Conocí a Paco [Jarana], que me sigue apoyando en todo. No he tenido ese problema. Desde que cumplí 11 años, lo tenía muy claro: a mí no me va a decir un hombre lo que tengo que hacer. Mi padre no lo ha hecho y yo no voy a consentir a nadie que lo haga. De hecho a mi padre le dije: “Yo dejaré a un novio, pero el baile no”.

Tiene una hija, Manuela. ¿Cómo casó la maternidad con el baile y la compañía?

Fácil no es. Sobre todo porque a veces te sientes mala madre. Te pierdes muchas cosas de tu hija, de la infancia. Tienes que viajar Y los niños saben cómo hacerte chantaje. Pero si tú en ese momento dejas de bailar, el ejemplo que le estás dando a tu hijo no es el mejor. Si lo hago, lo único que provocaré el día de mañana es reprocharle a mi hija no sentirme realizada.

Pero para una bailaora, cuyo trabajo es físico, ¿es difícil parar y ser madre?

Con 25 años, sí me fue difícil. De hecho, estuve bailando hasta los seis meses y, a los tres meses de tener a mi hija, ya estaba de gira en Londres. Pero hoy sí me sería más fácil parar. De hecho, algo que me curro todos los días es el desapego. Es decir, la mente podrá estar en el mejor momento, pero el cuerpo ya no me responde igual. Y habrá un momento en el que se acabó. No quiero que la gente me recuerde arrastrándome. El baile es importante en mi vida, pero no es lo más importante.

¿Y ese momento de dejarlo está cercano?

No lo sé. Quiero ver plasmadas las ideas que tengo en la cabeza. Pero también quiero parar un poco, leer, ir al cine. Y ya empiezo a hacerlo.

La ficha

Sus padres eran emigrantes en Alemania y Eva nació en Fráncfort, aunque creció en Granada.

A los 17 años apareció en el documental de Mike Figgis, ‘Flamenco Women’. Poco después actuó en el Teatro Real y en el City Center de Nueva York.

En el año 1998 crea su compañía y estrena el espectáculo ‘Eva’.

Con 31 años obtiene el Premio Nacional de Danza y el galardón Time Out.

Hasta la fecha ha estrenado seis espectáculos en los que combina la danza contemporánea y el flamenco.

http://www.publico.es/culturas/384636/lorca/granada/basta


Todos los españoles deberían visitar el Valle de los Caídos…

junio 30, 2011
«Todos los españoles deberían visitar el Valle de los Caídos»
Inés baucells
Jerónimo Tristane

El escritor Jerónimo Tristane publica la novela histórica «El valle de las sombras»

SERGI DORIA / BARCELONA
Día 30/06/2011 – 10.19h

A pocas semanas del 75 aniversario de la Guerra Civil, quienes juegan a la ruleta rusa con la memoria histórica se deben frotar las manos. A los «hunos y los hotros», Jerónimo Tristante dirige su novela «El valle de las sombras» (Plaza & Janés).

El Valle de los Caídos como paisaje moral y literario: «Al igual que millones de ciudadanos, me molesta muchísimo, me ofende, que se arrojen los muertos a la cara unos y otros con el mezquino propósito de arañar unos pocos votos en una forma muy hispana de hacer política: el guerracivilismo».

En Cuelgamuros, un expolicía republicano y un héroe de la España nacional comparten afanes contra las corruptelas y el trato humano hacia los presos que redimen penas por el trabajo en la inhóspita roca de la sierra madrileña. La amistad entre dos hombres de bandos enfrentados, superadora de la guerra incivil. «Somos latinos, con una emocionalidad capaz de lo mejor y lo peor», apunta Tristante.

En «El valle de las sombras», los vencidos picaron piedra durante dieciocho años. El escritor se documentó sobre el proceso de construcción, las empresas participantes —como la de José Banús—, la personalidad del arquitecto Muguruza, el día a día de los presos.

En 1943, cuando se iniciaron las obras, «la represión se había relajado y las condiciones en Cuelgamuros eran mejores que en las cárceles o los campos de concentración». El mausoleo fue el autohomenaje que se hizo «el supuestamente tímido Francisco Franco; no es, como han dicho los de derechas, un monumento a la reconciliación, ni allí habían muerto miles y miles de presos como perjuraban los de izquierdas. Se produjeron accidentes con heridos y muchos trabajadores enfermaron de silicosis, pero no murieron diez mil personas como afirma la izquierda, sino dieciocho…».

La mayor parte de españoles espera a estas horas una Historia documentada, y lectores de derechas e izquierdas le han felicitado por su novela. Insiste Tristante: «Me ofende que algún historiador, digamos conservador, intente colarnos que la masacre de la plaza de toros de Badajoz a manos de los nacionales no existió, o cuando algún vivo, supuestamente de izquierdas, quiera venderme la moto de que lo de Paracuellos fue poco más o menos que una alegre romería».

Republicano de corazón y votante de Zapatero en 2004, cree que el todavía presidente ofrece una visión idílica de la República: «Estamos pagando su insuficiente preparación, tanto en el terreno económico como en el histórico».

Tristante se opone a quienes pretenden dinamitar el Valle de los Caídos o exhumar y trasladar el cadáver de Franco: le parece mejor crear un Centro de Interpretación Histórica. Recuerda cómo le sobrecogió la visita al mausoleo pensando en los presos que dejaron la piel en su construcción y las treinta mil personas allí enterradas… Confiesa que lloró: «Todos los españoles, de cualquier ideología, deberían visitarlo. Y no creo que, en absoluto, deba ser derruido. El que proponga algo así es un memo, pues forma parte de nuestra historia nos guste o no, y debemos conocer bien nuestra historia, incluso lo malo».

ABC.es vía google noticias


Mardi 7 juin 2011, Jorge Semprún est mort.

junio 10, 2011

Foto EFE

Murió Semprún,
En el periódico local de Espalion dispongo de una crónica en la que, cada semana, esribo algo sobre libros. Ahí va lo que saldrá esta semana…
Raquel.

En 1992 , retourné pour la première fois à Buchenwald avec son petit-fils Thomas, Jorge Semprún  disait : Dans quelques années, il n’y aura plus personne pour avoir une mémoire directe des camps d’extermination. Je voulais ce regard différent, sans contact direct avec l’histoire, à mes côtés.

Cette transmission d’un certain savoir me paraît importante…

 Mardi 7 juin 2011, Jorge Semprún est mort.

 Le samedi 29 novembre 1997, au théâtre de Montauban, il donnait une conférence-débat sur le thème « Combat pour la mémoire ». Théâtre comble, public passionné… Soirée inoubliable…

 Je voudrais savoir comment vous, vous arrivez grâce à vos récits… comment avec des souvenirs qui reviennent sans arrêt… comment vous faites pour affronter ces souvenirs, lui demandait une fille de déporté.

 Il répondait : Pendant toute une période je… je n’ai pas pu les affronter justement… les affronter dans l’écriture… Et… il a fallu à peu près quinze ans, l’espace d’une génération pour que cela devienne possible. C’est le sujet de « L’écriture ou la vie ».

 Un autre lui demandait : Quelles sont les racines du mal absolu ?

Il disait : Les racines, les racines du mal absolu ne sont pas dans l’inhumain mais sont dans l’humain… Les racines, sans jeu de
mots, indéracinables du mal absolu, sont dans l’être humain, et dans la liberté de l’être humain. C’est parce que l’être humain est libre qu’il peut choisir, le mal et le bien.

Et il ajoutait cette phrase de René Char : L’homme est capable de faire ce qu’il est incapable d’imaginer.

 Un troisième demandait : Est-ce que vous ne pensez pas que la liberté individuelle passe avant la raison d’Etat ?   … ce qu’on appelle en général raison d’Etat c’est l’arbitraire d’Etat. En général quand on dit raison d’Etat, c’est pour invoquer le secret défense, ou le secret de ci ou le secret de ça, ou les écoutes illégales, c’est-à-dire des choses qui ont contraires à la raison d’Etat : c’est une minorité qui abuse du pouvoir. Si l’Etat n’est pas l’intérêt général, ce n’est pas l’Etat, c’est la faction…

 Et les échanges se poursuivaient, heure après heure… Personne ne quittait la salle…

 Annonçant son prochain roman « Adieu vive clarté », il avait cité ces deux vers de Baudelaire :

            Bientôt nous plongerons dans les froides ténèbres

            Adieu vive clarté de nos étés trop courts…

 Minuit passé, Jorge Semprún, toujours disponible, dédicaçait ses livres… Sur la page de titre de « L’écriture ou la vie », il avait écrit : Pour une fille de Rouge qui a connu le camp de Septfonds.

Affectueusement.

J. Semprun.

Nota: Voluntariamente no se ha traducido el texto en francés que Raquel nos envia.


La dictadura terrorista y totalitaria

junio 9, 2011

Ilustración de Mikel Jaso

VICENÇ NAVARRO

A la vuelta de un largo exilio, uno de los hechos que más me sorprendieron de la vida política española fue la percepción –ampliamente aceptada por el establishment político, y promovida por los medios de mayor difusión– de que la Transición de la dictadura a la democracia había sido modélica, creando una democracia que era homologable a las existentes en la Europa occidental. La realidad, sin embargo, mostraba con toda su crudeza una democracia muy incompleta y un bienestar muy insuficiente, realidad que continúa hoy, 33 años después.

España continúa teniendo el gasto público social (que financia al Estado del bienestar) per cápita más bajo de la UE-15. Y políticamente acabamos de ver cómo las fuerzas conservadoras han intentado prohibir la participación en el proceso democrático de un partido político, Bildu, debido a su origen, enraizado en una fuerza terrorista, ETA, y ello a pesar de que tal partido se ha distanciado de la violencia y ha aceptado las reglas del proceso democrático. Pero esto parece no ser suficiente para el Partido Popular, que desea que este partido condene tal pasado terrorista, intentando llevar a la cárcel a todos aquellos que todavía hoy defienden a ETA.

Este comportamiento sancionador del terrorismo contrasta, sin embargo, con el comportamiento del propio Partido Popular, que nunca ha condenado explícitamente y por su nombre a la mayor fuerza terrorista que existió en España durante el siglo XX, responsable del mayor número de asesinatos políticos que haya ocurrido en la historia del país. Ningún otro régimen ha asesinado a tantos españoles como la dictadura iniciada por un golpe militar, liderado por el general Franco, en contra de un sistema democrático, la II República. Fue un régimen basado en el terror, con asesinatos políticos (por cada asesinato político que cometió Mussolini, Franco cometió 10.000), torturas (sistemáticamente realizadas en sus cárceles), campos de concentración y exilio. Aquel golpe fue realizado por los que falsamente se autodefinieron como los nacionales (la mayoría de sus tropas de ataque eran mercenarios y extranjeros, y su victoria se debió única y exclusivamente al apoyo extranjero de Hitler y Mussolini) que estaban en una “cruzada” (cuyas tropas de choque, paradójicamente, eran musulmanas) y que supuestamente defendían a la patria (imprimiendo un enorme retraso económico, político, cultural y social al país). En realidad, era una minoría en contra de la mayoría de las clases populares de los distintos pueblos y naciones de España, lo cual requería el terror para su propia supervivencia. El terror fue sustancial en la existencia de aquel régimen hasta su último día.

Sin pretender establecer categorías, el número de víctimas de aquel terror (asesinatos políticos) fue de casi 200.000, una cifra mucho mayor que la realizada por ETA (839). Las víctimas de aquel régimen terrorista continúan ignoradas durante el periodo democrático, sin que el Estado las haya homenajeado como se merecen. El contraste entre el comportamiento del Estado hacia las víctimas de ETA y las víctimas de la dictadura es vergonzoso e ilustra no sólo la diferente vara de medir el terrorismo, sino la baja calidad del estado democrático, cuyo Tribunal Supremo, por cierto, está enjuiciando al único juez que ha intentado en España que el Estado se responsabilizara de encontrar a los desaparecidos en aquella dictadura y de enjuiciar a los responsables de tanto dolor y terror.

La entrada dedicada a Franco del Diccionario Biográfico Español –publicado por la Real Academia de la Historia, e iniciado y financiado por el Gobierno del PP dirigido por José María Aznar– es una alabanza y una apología del responsable del mayor terror que haya existido en España. A pesar de ello, un dirigente del PP alabó la biografía de tal terrorista, presentándola como obra ejemplar. Utilizando el mismo criterio que tal partido aplica a ETA, el autor de tal biografía debiera estar en la cárcel y la Real Academia de la Historia tendría que haberse cerrado. Y, al propio portavoz del PP que hizo tal alabanza, se le hubiera tenido que llevar a los tribunales.

El hecho de que todo esto no ocurra muestra el enorme poder de las fuerzas conservadoras que hegemonizaron el proceso de la Transición y el periodo democrático. ¿Cómo, si no, puede explicarse que incluso hoy, en los libros de texto de la asignatura obligatoria de cultura cívica se sostengan posturas dignas de la ultraderecha del Tea Party de EEUU, tales como definir al feto como ser humano, considerar el aborto voluntario como un asesinato, o definir al darwinismo como una doctrina sospechosa? ¿Y, cómo, si no, pueden explicarse la visión tan sesgada y negativa que se da de la II República y el silencio sobre el terror del régimen que la derrocó que están presentes en los libros de texto de las escuelas públicas?

Pero la represión de aquel régimen fue también psicológica e ideológica, precisamente debido al carácter totalitario del mismo. La ideología que imponía era el nacionalcatolicismo, mezcla de un nacionalismo españolista extremo e imperialista, con características racistas (el día nacional se llamaba el Día de la Raza, y la película que realizó el dictador se llamó Raza) y de un catolicismo reaccionario en extremo que, junto con su caudillismo, un machismo muy acentuado y una hostilidad al mundo obrero y sindical, constituyó una ideología totalizante, pues quería cambiar “al hombre”, penetrando en las áreas más íntimas de las personas, desde el sexo hasta la lengua, todo ello normatizado. Tal régimen tuvo pleno control de los medios y de las instituciones. Considerar aquel régimen como meramente autoritario es ignorar la asfixia intelectual, política, económica y cultural que la mayoría de las clases populares sufrieron para mantener la “placidez” de aquellos que se beneficiaron de tal terror.

Vicenç Navarro es catedrático de Ciencias Políticas y Políticas Públicas de la Universitat Pompeu Fabra

Ilustración de Mikel Jaso


” Hartos de comprobar…” (sobre el diccionario Biográfico)

junio 1, 2011

Estamos hartos de comprobar día tras día cómo los herederos del franquismo se crecen a cada paso, hasta el punto de amenazar gravemente la convivencia de los españoles. Como ciudadano y conocedor de la basura que oculta aquél período de nuestra desgraciada Historia, exijo la inmediata retirada de la edición del Diccionario Biográfico que tan flaco favor le hace a nuestra ciencia de la Historia. Los fascista que, al amparo de una dignidad académica impropia, han colado al Ministerio este gol de casi seis millones y medio de euros de nuestros magros impuestos, deben ser expulsados de inmediato de una Academia que debiera vigilar con mayor celo científico lo que publica.

Falta por añadir un dato muy importante y que no menciona ningún libro de Historia.
Francisco Franco Baamonde (lo de la “h” fue un añadido hagiográfico) fue expulsado del Ejército junto con todos los traidores golpistas el día 21 de julio de 1936, por “un delito consumado de alta traición”, por quién tenía en esos momentos la legitimidad plena reconocida internacionalmente como único poder legal en España, el Gobierno legítimo de la II República. 
A partir de ese Decreto todo lo que siguió era un puro montaje falaz: ni los que se presentaban como “generales” lo eran, ni todos y cada uno de sus actos pretendidamente recubiertos de falsa legalidad tenía la más mínima consistencia, desde el falso “Bando de Guerra” dictado por el traidor Gonzalo Queipo de Llano, cuando la guerra aún era una amenaza pero no una realidad, hasta las macabras falacias de los “juicios de guerra sumarísimos”. Nos preguntamos perplejos, 75 años después, ¿a qué seguridad jurídicia se refieren los que dictan resoluciones pretendidamente solemnes, aludiendo a que lo hacen “de Ley a Ley”? ¿se están refiriendo por casualidad al marco “legal” fraudulento del paréntesis franquista? ¿quieren explicar estos altos magistrados en qué momento histórico concreto ha sido derogada la Constitución legal de la II República Española?    
Por esto, al que se permite rescribir la Historia a su conveniencia ideológica -amparado en la impunidad de falso científico- debe ser repudiado por la comunidad académica, y ser expulsado con toda justicia de cualquier ámbito de influencia intelectual, no digamos de una Real Academia de la Historia a la que hace flaco favor.
Por favor, un poco de seriedad, incluyendo a nuestros altos representantes políticos y judiciales.
 
Francisco González de Tena (sociólogo y vicepresidente de AFAREDES) 
Madrid, 1 de junio, 2011.


Ana Ruiz y las dos Españas en Colliure…

mayo 16, 2011
Voz de memoria

Voz de memoria

Por Félix Población

13 may 2011

La compañía teatral La Pajarita de Papel ofrece en el Teatro La Puerta Estrecha un excelente espectáculo actoral que recrea, con la presencia integrada del público como visitante/partícipe de los escenarios en que discurre, las últimas horas de la madre de Antonio y Manuel Machado en el hotel de Colliure donde doña Ana Ruiz y el poeta de Campos de Castilla fallecieron en el exilio.

Muy pronto el espectador se sume en la atmósfera tenebrista de frío, soledad y tristeza que envuelve la habitación de la madre abatida entre los delirios y evocaciones del pasado. La voz adusta de la sirvienta francesa que nos conduce a presenciar los cinco cuadros de los que consta cada uno de los dos actos, aporta un frío distanciamiento al drama humano vivido por tan singulares huéspedes.

Hay momentos muy logrados en el montaje, como cuando irrumpen en la sala donde se encuentra doña Ana los soldados republicanos heridos y enfermos de rabia y derrota. El espectador puede llegar a sentir entonces un escalofrío, clave quizá para introducirlo en el conflicto que personalmente eché de menos al salir de La Puerta Estrecha.

No entiendo cómo habiendo escrito en el programa de mano que doña Ana Ruiz vivió en sus propias carnes y personificado en sus hijos el trágico desagarro de las dos Españas, el libreto de Eusebio Calonge deja sin señalación argumental esa circunstancia, que de seguro habría prestado mayor tensión dramática al personaje de la madre y al espectáculo en su conjunto.

Estos días azules, este sol de la infancia, las palabras que Antonio Machado dejó manuscritas en un papel encontrado en el bolsillo de su abrigo después de su muerte, resuenan a evocación del tiempo en que él y su hermano Manuel estaban fraternalmente unidos, mucho antes del conflicto armado que separó el destino de ambos. Debió de ser muy duro para don Antonio sentir esa sensación de añoranza, ya enfermo, junto a su anciana madre enferma, y cuando España se desangraba en una guerra fratricida que dejaría tras de sí a un país enfermo de muchos males de larga y difícil curación.

Opinión Público.es


Traumas niños de la guerra y del exilio…

abril 25, 2011

Traumas niños de la guerra y del exilio

La pequeña Pilar en tiempo de guerra
página 471

Testimonio de dos niñas en las colonias infantiles en Málaga y Valencia del cual soy autora

Saludos

MJBarreiroLG
familiar de fusilados sepultados
RadioBCN Estación Mediterránea ABF
http://agenciabarreiroforever.blogspot.com/
http://juanlopezdegamarra.blogspot.com/
http://resistenteconcausa.blogspot.com/
Estación Atlántica
http://estacionatlantica.blogspot.com/
Estació Collserola
http://estaciocollserola.blogspot.com/
Estación Malagueña
http://memoriamalaga.blogspot.com/
Estación Oran-Wahrān وهران
http://memoriaoran.blogspot.com/
Estación Soviética
http://exilioenrusia.blogspot.com/

La Tate recupera al Miró político..

abril 12, 2011

El museo presenta la mayor retrospectiva del pintor en 50 años

CONXA RODRÍGUEZ LONDRES 12/04/2011

En 1973, el joven anarquista Salvador Puig Antich fue ejecutado. Se convirtió con su asesinato en el último muerto a garrote vil del franquismo. El pintor Joan Miró contaba entonces 80 años de edad y no quedó impasible ante el atroz acontecimiento: pintó La esperanza del condenado a muerte (1974), un tríptico de grandes dimensiones, un círculo de desgarrada línea negra sin cerrar en cada uno de los tres lienzos. El próximo 14 de abril, la Tate Modern de Londres inaugura la exposición con el título La escalera de la fuga, en la que se destaca la sensibilidad política del pintor catalán.

Según explica a Público Marko Daniels, uno de los dos comisarios de la muestra, hay una identificación de Miró con el joven anarquista y contra la represión de la dictadura: “Es un mensaje poderoso que acerca a Miró a su propio sentido de la mortalidad. Tiene 80 años y está al final de su vida, por eso reacciona con esta obra abstracta tan controlada”. El efecto visual del tríptico también ha sido señalado por la relación con la caligrafía japonesa, tan admirada por el artista. La obra ha llegado a Londres desde la Fundación Miró de Barcelona, que aporta obras junto la National Gallery de Washington y la mencionada Tate. La exposición viajará en octubre a Barcelona y en 2012 a Washington.

La idea inicial de la exposición fue concebida por el anterior director de la principal institución inglesa de arte, el valenciano Vicente Todolí, que estos días remata la particular lectura que ha hecho de la obra de Miró. Sin embargo, nadie se percató hasta bien avanzado el diseño de la muestra que hasta por las fechas de inauguración y cierre será una exposición que definirá en todos los sentidos a Joan Miró: arranca el 14 de abril, el 80 aniversario de la proclamación de la Segunda República; y finaliza el 11 de septiembre, día nacional de Catalunya.

La guerra por su cuenta

“Fue puramente accidental, una coincidencia”, asegura Marko Daniel, quien se muestra entregado a la trayectoria de Miró. El artista residió en París, al menos en los largos inviernos, hasta 1940, comprometiéndose desde allí con la defensa de la Segunda República Española en la Guerra Civil. La obra Aidez L’Espagne, un hombre con el brazo y el puño en alto, se ha convertido en un símbolo de la resistencia al golpe de Estado de 1936. De 1937 es Naturaleza muerta con zapato viejo, un retrato sublime de la Guerra Civil en la que la violencia está simbolizada en un tenedor clavado en una manzana.

“De las tres guerras que presenció, la española fue la que más le afectó”

“De las tres guerras que presenció, aunque no participó en ellas, la española fue la que más le afectó”, cree Daniels. Cuando los nazis avanzaron hacia Francia en la Segunda Guerra Mundial, los personajes más ruidosos del grupo surrealista, Salvador Dalí y André Breton entre otros, huyeron a América. “Miró es, probablemente, el más surrealista de todos nosotros”, escribió Breton. El artista catalán, más silencioso que su compatriota Dalí, se refugió, a partir de 1940, en Mallorca, de donde era su esposa, y continuó desarrollando su lenguaje pictórico, lo que él describió como “llevar la línea de paseo”.

“El hecho de que evitase las guerras no significa que no cumpliese con su deber de ciudadano; participó, a su manera, con sus obras”, añade Daniels. En Mallorca pintó Mayo 68, uno de sus trabajos más enérgicos, en el que plasmó con un festival de símbolos y colores la celebración de la libertad que reclamaban en París. En Barcelona le hacían la primera exposición retrospectiva y le colocaban una placa en su casa natal y, de paso, se reconciliaba con la simbiosis amalgamada entre un sustrato cultural y catalanista de la sociedad y el telón de la dictadura franquista.

Reencuentro en Londres

La exposición de la Tate Modern está integrada por unas 150 obras, la mayoría pinturas, media docena de dibujos y una docena de esculturas. Es la primera gran muestra del pintor en Reino Unido desde la retrospectiva que se le dedicó en 1964.

La figura de la escalera que da título a la muestra es recurrente en las imágenes creadas por Joan Miró. No sólo escaleras que conectan la tierra con el cielo o se encaraman al firmamento, sino que el artista hizo también una escultura, en 1971, de una escalera unida a la tierra que acaba con una cabeza: hombre y tierra. Para Marko Daniel, “la escalera es un símbolo muy visual y muy hermoso, con muchos significados; aquí nos permite abarcar toda la exposición porque Miró, a pesar de estar comprometido con todo lo que ocurría a su alrededor, de vez en cuando desconectaba y se escapaba o se fugaba”.

Bajo las etiquetas de surrea-lista y abstracto, el pintor trabajó más de seis décadas, silenciosamente, un estilo vinculado a la naturaleza y al Mediterráneo. “Miró vivió casi todo el siglo XX; su obra es un testimonio de las convulsiones de ese tiempo, aunque la riqueza, la imaginería y la fuerza de sus cuadros van más allá de los acontecimientos históricos con los que tuvo que convivir”, señaló Marko Daniels.

Público.es


Ian Gibson: “El Holocausto español”

abril 11, 2011

10 abr 2011

Llega la primavera y, con ella, editado por Debate, el nuevo libro de Paul Preston, El Holocausto español. Odio y exterminio en la Guerra Civil y después. Se trata de un grueso tomo de 859 páginas, producto de diez años de trabajo, que, sin lugar a dudas, va a ser objeto de apasionada discusión a lo largo de los próximos meses y años. Empezando, claro, con el título, justificado, a juicio del gran historiador inglés, por el “afán exterminador” y la dimensión alucinante de la represión, premeditada y fría, ejercida por Franco y los suyos contra quienes no pensaban como ellos.
Preston no minimiza las cifras de la represión llevada a cabo en el otro lado, por más señas muy inferiores a las de la “nacional”, pero tiene claro que no es lo mismo una masacre promovida por quienes se levantan contra la legalidad vigente como la reacción popular consiguiente. “Resulta difícil concebir –escribe– que la violencia en la zona republicana hubiera existido siquiera de no haberse producido la sublevación militar, que logró acabar con todas las contenciones de una sociedad civilizada”.
El libro, de lectura muy amena pese a su ingente documentación, no podría llegar en un momento más oportuno, cuando el Partido Popular se empeña en culpar a quienes quieren exhumar a las víctimas de estar “reabriendo heridas”; parecen cada vez más evidentes las deficiencias de la Ley de la Memoria Histórica; y estamos en vísperas del juicio contra Garzón por haberse atrevido a aceptar investigar jurídicamente los crímenes del franquismo. Hay que leerlo.

Público.es


Paul Preston: “Las mentiras de Carrillo sobre Paracuellos son infantiles”

abril 11, 2011

Ha publicado ‘El Holocausto español. Odio y exterminio en la Guerra Civil y después’

EUROPA PRESS MADRID 11/04/2011 14:11 Actualizado: 11/04/2011 14:48

Paul Preston, antes de comenzar la presentación de su libro.

Paul Preston, antes de comenzar la presentación de su libro.DANI POZO

El nuevo libro de Paul Preston, El Holocausto español. Odio y exterminio en la Guerra Civil y después detalla las masacres cometidas por el ejercito franquista y las matanzas del bando republicano durante la Guerra Civil, como la cometida en Paracuellos del Járama y la directa implicación de Santiago Carrillo.

“Sus mentiras son tan infantiles, es una ridiculez decir que no sabía nada de los hechos”, alega Preston y explica que Santiago Carrillo era el responsable de Orden Público y nombró a como director de Seguridad a Segundo Serrano Poncela, quien “organizó a diario las sacas”. “Es inconcebible que Carrillo no lo supiera y encuentro absurdo que durante todos estos años haya estado mintiendo”, alega Preston, y asegura que tras leer todas las entrevistas que ha concedido Santiago Carrillo, ha encontrado “deslices” en donde cuenta “toda la verdad”.

“Es la mayor atrocidad cometida en territorio republicano”

Para Paul Preston, las ejecuciones de Paracuellos constituyen “la mayor atrocidad cometida en territorio republicano durante la Guerra Civil española” y denuncia las miles de vidas que se cobraron ambos bandos y de ahí que el título de su libro sea El Holocausto español porque “describe el sufrimiento de cientos de miles de inocentes”.

No obstante, en su libro, Paul Preston precisa que la represión organizada, por uno y otro bando, fue muy diferente tanto de manera “cualitativa” como de forma “cuantitativa”. Así cifra en 20.000 los muertos republicanos a finales de marzo de 1939 y alude a las cifra de 130.000 nombres de víctimas obtenidas por los “investigadores locales”.

En total, Paul Preston asegura que hubo cerca de 50.000 muertos en la zona republicana, un cifra que es “bastante exacta”, matiza, e indica que las grandes autoridades republicanas hacían un esfuerzo por identificar a las víctimas.

Preston espera que sus páginas sean un “grano de arena” para la reconciliación

En esta misma línea, señala que la represión orquestada por los militares insurrectos fue una operación “minuciosamente” planificada con mucha “disciplina” y recuerda las palabras del general Emilio Mola que llamaba a “eliminar sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no sean como nosotros”. Según Preston, la represión en la zona republicana fue mucho más “impulsiva” y se “intensificó a medida que los refugiados traían noticias de las atrocidades del Ejército y los bombardeos rebeldes”.

No obstante, Preston aclara que con este libro, editado por Debate, no pretende subrayar la idea de que los españoles eran “especialmente violentos” y espera que sus páginas sean un “grano de arena” para la reconciliación y no se utilicen como “arma política”. “Cualquier sociedad necesita conocer su pasado”, subraya este historiador, quien defiende la identificación de los muertos y no está de acuerdo con quienes aseguran que identificar a las víctimas sea “remover las cenizas”.

En esta misma línea, critica que muchas investigaciones, de uno y otro lado, “son muy sesgadas” y están hechas en ocasiones para utilizarse como “arma política”.

Preston, Príncipe de Asturias de Historia Contemporánea española y director del Centro Cañada Blanch para el Estudio de la España Contemporánea de la London School of Economics ha redactado casi 900 páginas para analizar la represión de ambos bandos durante la guerra e inmediata posguerra.

Más de un millar de libros leídos y casi 20 años de trabajo han sido necesarios para publicar este volumen que se inicia con un capítulo dedicado a los años 30 y concluye con la represión que impuso Franco tras el fin de la guerra, con un ritmo de ejecuciones de “proporciones increíbles”.

Público.es


Ana Cañil presenta en Sevilla ‘Si a los tres años no he vuelto’

abril 4, 2011

La novela narra la historia de una mujer enfrentada a una tirana directora de prisiones implicada en el robo de niños.

La autora de 'Si a los tres años no he vuelto', Ana Ramírez Cañil.-

EL PAÍS – Sevilla – 04/04/2011

Ana Cañil (Madrid, 1958) es periodista desde los 19 años. En 2008 recibió el Premio Espasa de Ensayo por La mujer del maquis y ahora presenta en Sevilla su primera novela, Si a los tres años no he vuelto, una historia de amor en tiempos de posguerra.

 

La novela une a dos jóvenes, Luis y Jimena, de dos mundos distintos, y más en la época que retrata el texto. Ella que procede de un mundo rural y él ha sobrevivido a la guerra en un ambiente urbano. Jimena termina en la cárcel de mujeres de Ventas, dirigida por la tiránica María Topete. En la prisión y, posteriormente, en la maternal de San Isidro, María Topete fundamenta su trabajo con las presas y sus hijos en las disparatadas teorías del psiquiatra Vallejo-Nágera.

El libro se había concebido inicialmente como un ensayo, fruto del trabajo premiado por Espasa hace tres años, pero el trabajo de investigación y recopilación de testimonios llevó a la autora a adentrarse por otro camino narrativo que le permitiera reflejar, por una parte, la vida de María Topete y, por otra, los testimonios de las presas y las historias de los niños robados, de actualidad gracias a las intervenciones de las fiscalías para esclarecer estos hechos.

La novela es, además, un homenaje a la fortaleza de las mujeres que sobrevivieron a los peores momentos de la historia de este país.

El País.com (Edición Andalucía)


Manuel Rivas: “El juez estrella no se jugaría la cabeza”

marzo 15, 2011

El escritor gallego conversa con Baltasar Garzón en el libro, ‘La fuerza de la razón’, y considera que la memoria histórica es una tarea de futuro

Manuel Rivas durante la presentación en Madrid del libro, 'La fuerza de la razón', junto con Baltasar Garzón./ M. PATXOT

En su último trabajo, el periodista y escritor ha conversado durante varias horas con el magistrado de la Audiencia Nacional, Baltasar Garzón, un momento congelado por la cineasta Isabel Coixet en el documental Escuchando a Garzón.

Ayer, amigos y ex compañeros del juez, víctimas del franquismo, políticos, actores y escritores arroparon la presentación de La fuerza de la razón, el libro que recoge la amplia entrevista que Rivas hizo al magistrado suspendido en funciones por intentar investigar los crímenes franquistas.

Entre los muchos autores que evocó ayer el escritor durante la presentación del libro, Montesquieau le sirvió para explicar la esencia de la entrevista con Garzón: “Una injusticia hecha a uno solo, es una amenaza hecha a todos”.

Rivas se reconoce “intermediario” entre el magistrado y el público en la tarea de “escuchar” al destinatario de tantas iras. “La gente tiene que escucharle de verdad en medio de tanto silencio mudo”, sostuvo. 

Víctor Klemperer fue otro de los autores que Rivas trajo al calor de su discurso narrativo para ilustrar la importancia de las palabras como “dosis ínfimas de arsénico”, que despliegan su efecto pasado un tiempo.

Para el escritor, el intento de derrotar a Garzón “es un intento de deconstruir aquello en lo que los demócratas confiamos”. Y apunta hacia el narrador de El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad, para explicar que el juez “encarna todo aquello en lo que el ser humano quiere confiar”.

Con todo, el autor de ¿Qué me quieres amor?, presentó ayer el libro de conversaciones con el juez como “el antídoto contra ese arsénico que hoy es la injusticia evidente y la demolición mediática”.

¿Es Garzón un personaje incómodo para algunas instituciones españolas?

El problema de Garzón es todo lo que encarna. Es incómodo porque ha demostrado valor y porque no pueden decir ‘es uno de los nuestros’, sino que es un personaje incorruptible y con el valor suficiente como para que la justicia universal no tenga fronteras. Aquí todos vemos con naturalidad que se juzgue a los dictadores del resto del mundo, es decir, ‘bienvenidos todos los típicos tópicos siempre que sean nuestros’, pero falta una determinación del pensamiento liberal y progresista español. Esto no es una cuestión de izquierdas sino del partido de la humanidad. Hay dos partidos, el de la humanidad y el de la no humanidad. Personas del campo del libre pensamiento se abstienen y ven esta cuestión incómoda porque lleva riesgos y bofetadas pero, como decía Pío Baroja, “el reaccionario es un tozudo y el liberal es muy inconsistente y muy volátil”.

¿El juez estrella se ha comido al hombre de verdad?

Lo que veo es que el juez estrella no resistiría. Si realmente estuviéramos hablando del juez estrella sería cual piuma al vento. Si le interesase estar en la cresta de la ola jugaría con todos, como hacen algunos. Pero la condición de que no es juez estrella es que precisamente se está jugando la estrella de juez, se está jugando la cabeza. Eso no lo hacen las estrellas. 

¿Se podrán juzgar algún día en España los crímenes franquistas?

No es un caso cerrado. Ha pasado mucho tiempo, pero también es cierto que en los últimos años se ha hecho muchísimo más que en todo el periodo anterior de suspensión de conciencias, de silencio. Creo que la sensación negativa se debe al equívoco de pensar que si se juzgaba el franquismo y el régimen se ponía en cuestión la convivencia. Hay que darle la vuelta al argumento y decir que no tendremos realmente una convivencia y que la propia democracia estará contaminada mientras nos movamos en esa especie de balsa sobre los huesos de las víctimas. Sobre todo es una cuestión de círculos de conciencia que tendrán que ir aumentando. 

¿Qué queda de la herencia del franquismo?

El caso de Garzón es la demostración de que hay un hilo umbilical  en ciertos estamentos con una percepción y una mentalidad revisionista. Estos estamentos quieren dejar en suspenso ese periodo histórico, en una especie de amnesia retrógrada que es una amnesia selectiva. Y ya es hora de al franquismo llamarle fascismo. Esos sectores, esas élites como son parte del poder judicial o de la iglesia, son sectores de poder muy fuertes pero también está demostrada la fuerza de la gente y que sus conciencias no pueden ser amputadas.

¿Hay algún vínculo entre la impunidad del franquismo y la impunidad de la que gozan actualmente algunos casos de corrupción política?

No se puede hacer un manga de todo pero sí hay un problema de corrupción asociado al propio modelo que tiene que ver con la Transición incluso con el sistema electoral como es la duración de los mandatos. Hay un problema nuclear: la corrupción tiene una naturaleza autoritaria. Es el poder que trata de suplantar a los ciudadanos. Es un poder que se mueve en lo oculto, hay un dinero sucio que trata de esconderse tras lo honesto. Y en medio de este magna yo invito a una reflexión: si detrás de la Gürtel— que es el caso de corrupción más amplio que se ha dado en democracia— y si los responsables no son juzgados, debemos preguntarnos si no existe peligro de estar gobernados en España por redes mafiosas. 

¿Por qué cree que algunos de los afectados por las adopciones irregulares de las últimas décadas de la dictadura y primeros años de la democracia insisten en que no son memoria histórica?

Puede que sea un asunto táctico y de autodefensa frente a los prejuicios. Pero lo que es evidente es que desde una perspectiva rigurosa de la historia todo esto es una trama que se remonta a la posguerra y no es algo oculto, sino organizado dentro del plan sistemático del franquismo. Invito a leer, no solo el auto de Garzón, sino los trabajos de historiadores y a ver documentales donde se documenta el origen histórico determinado y las directrices del régimen que respondían a la idea de arrancar hasta la última raíz de pensamiento de izquierdas. 

¿Cómo valora el papel del Gobierno frente al trabajo de las asociaciones de memoria histórica?

Este movimiento empezó como una iniciativa cívica, sin apoyo estatal porque no se habían perdido esos depósitos de memoria y de esperanza. La memoria es un movimiento hacia delante, una tarea de futuro que va del campo didáctico hacia el campo de la justicia. Poner trabas es echar más tierra sobre los muertos. Esto va a seguir aunque desde las fuerzas políticas no sepan entender en toda su dimensión lo que esto significa. 

  • Garzón plantea su libro como su despedida como juez en España

  • Intelectuales y artistas salen en apoyo de Garzón

  • Discrepancias entre los colectivos de apoyo al juez Garzón

  • Garzón considera “un honor” ser juzgado por investigar el franquismo

  • http://www.publico.es/especiales/memoriapublica/366214/manuel-rivas-el-juez-estrella-no-se-jugaria-la-cabeza


  • Presentado el cómic de memoria histórica ‘Vuestro grito romperá su silencio’

    marzo 15, 2011

    EDITADO POR DIPUTACIÓN, REPASA LA ETAPA DE LA REPÚBLICA, EL ALZAMIENTO Y LA REPRESIÓN EN EL PUEBLO DE ESPERA.

    Publicado el 14-03-2011 

    CÁDIZ.- El pueblo de Espera fue pionero en el desarrollo de un proyecto emblemático de la Segunda República: la Reforma Agraria, la primera que se realizó en aquella época en toda Andalucía. Esta significación influyó en que la represión en Espera fuera muy severa, como demuestra el hecho de que cuatro de sus alcaldes republicanos fueran fusilados. Todo ello se narra en el cómic “Vuestro grito romperá su silencio”, que ha sido presentado en Diputación.

    La diputada de Ciudadanía, María Naval y el guionista, Fernando Sígler han presentado a los medios este cómic que a través de sus viñetas repasa la evolución del pueblo desde las reformas que se dieron a cabo durante la Segunda República hasta la dura represión que se vivió tras la contienda y la llegada al poder de Franco.

    El dibujante es Juan Kalvellido, quien se ha basado en el guión y las notas históricas que le ha ofrecido Fernando Sígler. Los ejemplares se van a distribuir a los municipios y las bibliotecas de la provincia.

    El cómic, editado por el Ayuntamiento de Espera y los Servicios de Memoria Histórica de la delegación de Ciudadanía de Diputación, se basa en dos documentos: el estudio sobre la Reforma Agraria de la Segunda República en el pueblo y el libro “Su silencio es nuestra voz”.

    La historia se articula en torno a una alumna a la que le encargan en la escuela un trabajo sobre la República, la Guerra Civil y la postguerra. La joven pregunta a su abuelo y éste le va contando cómo fue el acontecer en la villa serrana.

    “Pretendemos con este cómic divulgar la realidad de la represión mediante un formato accesible, especialmente a las nuevas generaciones educadas en la cultura visual” escribe en la introducción el guionista Fernando Sígler.

    Teleprensa World vía google noticias


    ”VERDADES ESCONDIDAS “

    marzo 10, 2011

    . VENTA DE ENTRADAS A TRAVES DE:

    http://www.telentrada.com/Telentrada/Espectaculos/Musica/Espectaculo+Luc%C3%ADa+Socan+%22Verdades+Escondidas%22

    Este proyecto colectivo donde han participado mas de 120 trabajos relacionado con la Memoria Histórica . ha  recibido en solo tres meses tres premios uno el de las consejerías de agricultura y pesca y para la igualdad y bienestar social ,reconocieron  a Lucia Sòcam entre las ocho mujeres rurales excepcionales en Andalucía por el proyecto Verdades Escondidas y otros dos por del Excmo Ayto. De Marinaleda y el de Guillena(Sevilla)

    Estos reconocimientos no son solo para el trabajo de nuestra compañera Lucia Sòcam y nuestra modesta cooperativa Utopía Producciones es al esfuerzo colectivo de miles de personas que están colaborando activamente en el proyecto: Autores,poeta,músicos,asociaciones memorialistas,historiadores y gente sensible a nuestra causa que la siguen divulgándolo por los cinco continentes nuestras“Verdades Escondidas “esas Historia muy personales e intimas de sus sentimientos mas profundos, de la verdadera historia contada de primerísima mano de un periodo donde solo se pudo escuchar la voz de los vencedores y nunca el murmullo de los que sufrieron el atropello brutal ,la represión indiscriminada ,el asesinato ,el exilio por la España Fascista de la dictadura franquista. 

    Verdades Escondidas” ha llegado en tan solo tres meses de su lanzamiento aun total de setenta mil descargas directas del CD y unas vente mil del DVD.

    Esperando la desinteresa colaboración en la difusión de la actividad, reciba un cordial saludo:

    Jose Gabriel Rodriguez

    Coordinador de “Verdades Escondidas”

    telf:685974178

    Email:utopiaproducciones@hotmail.com

    Nota:Adjunto enlace de descarga de CD y el DVD es totalmente GRATIS http://produccionesutopia.blogspot.com/

    ENLACES VIDEOS:

    http://youtu.be/R5VC4HETI-o

    dibujando la memoria-TODOS LOS NOMBRES

    http://youtu.be/vnNb5_7Qcn8

    LAS 17 ROSAS DE GUILLENA

    http://youtu.be/oIiB9w_9iJg

    Albino Garrido

    http://youtu.be/0S_KYcbXDk8

    LA ESCALERA DE MAUTHAUSEN

    http://youtu.be/P9zo0jQnmsI

    EL ANGEL ROJO


    LA FUERZA DE LA RAZÓN, Baltasar Garzón en conversación con Manuel Rivas

    marzo 10, 2011

    Presentan el libro DVD con el documental del Isabel Coixet sobre Baltasar Garzón y la larga entrevista que le realizó al magistrado el escritor Manuel Rivas. Adjuntamos invitación. Para asistir hay que confirmar telefónicamente. El acto será en la Sala de Columnas del Círculo de Bellas Artes de Madrid, el próximo lunes 14 de marzo a las 19:30.

    Y contará con la asistencia de Isabel Coixet, Manuel Rivas y Baltasar Garzón. 

    S.R.C.: 91 535 81 90.

    Invitació.. Garzon