IU pregunta al Gobierno si va a buscar a los niños robados

febrero 4, 2011

D. B. MADRID 04/02/2011 01:00 Actualizado: 04/02/2011 05:50

IU va a presionar al Gobierno en el Congreso para que investigue el robo de niños durante el franquismo

 El diputado de la coalición de izquierdas Gaspar Llamazares ha registrado una pregunta parlamentaria al Ejecutivo para que explique si va a colaborar en la investigación de las adopciones irregulares masivas denunciadas en la Audiencia Nacional y en la Fiscalía General del Estado.

La pregunta está basada en la instancia administrativa que el fiscal de la Audiencia Nacional Javier Zaragoza hizo al Ministerio de Justicia para que se ocupara de las denuncias, tras oponerse a una investigación penal en su tribunal. El Fiscal General del Estado, Cándido Conde Pumpido, optará previsiblemente por descartar una investigación judicial única para los casos y se inclina por una investigación caso por caso en las fiscalías regionales.

Llamazares reclama al Gobierno que facilite “la apertura de los archivos del Tribunal Tutelar de Menores, de los archivos eclesiástico y de las clínicas en las que se realizaron las sustracciones y entregas de niños”. Algunos investigadores sostienen que si esos documentos fueran abiertos a la investigación miles de ciudadanos conocerían a sus verdaderos padres.

El escrito de IU cita los casos denunciados de robo de recién nacidos en distintas clínicas privadas de Madrid, Valencia o Zaragoza junto con los casos probados de la posguerra cuando los golpistas se hicieron con los hijos de las presas republicanas y con los niños evacuados durante la Guerra Civil.

http://www.publico.es/espana/359697/iu-pregunta-al-gobierno-si-va-a-buscar-a-los-ninos-robados


La fiscalía investiga en Sevilla cuatro robos de bebés…

febrero 3, 2011

EP – Sevilla – 03/02/2011

La Fiscalía de Sevilla investiga cuatro supuestos robos de bebés, dos de ellos datados en 1977 en el Hospital Virgen del Rocío, antes llamado Hospital García Morato. Estas diligencias de investigación se han abierto después de que los padres de los bebés denunciaran los hechos ante el ministerio público y tras el rechazo de la Fiscalía General del Estado para abrir una causa general que investigue las denuncias repartidas por todo el país.

La primera pareja denunciante procede de Utrera y pidió que se investigue el posible robo en 1977 de sus hijas gemelas, pues la familia sospecha que podrían haber sido “robadas” y dadas a otras familias, frente a la versión de los médicos, que defendieron que ambos bebés habían nacido muertos.

El hospital sevillano tiene a disposición de las familias y “de cualquier autoridad judicial que la solicite” la información relativa a este caso. El centro ha recabado la información clínica de dicha asistencia, y asegura que en todas las historias clínicas figuran los informes de historia tocoginecológica y de las pruebas diagnósticas.

El País (Edición Andalucía)/Sevilla

OTRAS NOTICIAS RELACIONADAS:

Ascienden a cuatro los casos de bebés ‘robados’ que investiga la ‎ – Canarias 7


La Fiscalía del Estado rechaza abrir una investigación nacional por el robo de niños…

febrero 2, 2011

Conde-Pumpido cree que las fiscalías provinciales deben analizar caso a caso.

NATALIA JUNQUERA – Madrid – 02/02/2011

Familiares de niños robados concentrados ante la Audiencia Nacional el pasado 27 de enero.- ULY MARTÍN

El fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, no abrirá una investigación sobre los 261 casos de robo de niños durante el franquismo y los primeros años de la democracia que la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares (Anadir) dejó sobre su mesa la semana pasada, según fuentes de la fiscalía.

Pumpido cree que el robo de niños no obedecía a un plan sistemático a nivel nacional, y que los posibles implicados no están relacionados entre sí, por lo que es partidario de que cada fiscalía territorial analice los casos denunciados provincia a provincia. La denuncia presentada la semana pasada recoge posibles robos de niños en todas las comunidades autónomas, salvo Cantabria. Madrid y Andalucía son las que tienen un mayor número de casos documentados.

El modus operandi, sin embargo, si coincidía en casi todos los robos, como los testimonios de las madres que han denunciado el robo de sus hijos y que repiten, desde distintas ciudades, que en las clínicas en las que dieron a luz les dijeron que su bebé había muerto, que ellos se encargaban de todo y que era mejor que no lo vieran porque estaba deformado o muy deteriorado.

El fiscal general del Estado no se pronunciará sobre la posible prescripción de los delitos denunciados: falsificación en documento público, suposición de parto (simular haber dado a luz a un niño vivo), secuestro y detención ilegal, y dejará en manos de los fiscales territoriales esa interpretación.

La denuncia que Anadir presentó en la Fiscalía del Estado incluía un listado de las pruebas que podría aportar a los fiscales provinciales, como partidas de nacimiento y defunción falsificadas, y los testimonios de una enfermera que trabajó en la Clínica San Ramón (Madrid) y asegura que la venta de niños era habitual allí; de un funerario de Málaga que relata cómo rellenaba los pequeños ataúdes que le llegaban vacíos de algunas maternidades; de una mujer que confiesa haber comprado una niña en un parque de Melilla en 1979 y de otra que cuenta cómo le dijeron que fingiera un embarazo antes de regalarle un bebé.

Anadir aún no ha recibido notificación oficial alguna por parte de la Fiscalía. No obstante, el abogado de la asociación, Enrique Vila, asegura que si Pumpido decide enviar los casos a todas las fiscalías, “será un éxito, porque ese era precisamente nuestro objetivo, que se abrieran por toda España investigaciones como las que ya ha abierto la Fiscalía de Cádiz”.

En caso de que no se abran esas investigaciones, por considerar los fiscales que los delitos han prescrito, Anadir piensa acudir al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

El País.com

Nota de la Redaccion de La Memoria Viva:

Al conocer esta noticia, nuestro amigo y colaborador Francisco González de Tena nos envía el siguiente comentario :

TIRAR PIEDRAS CONTRA EL PROPIO TEJADO PRODUCE GOTERAS

 ¡Y luego nos quejamos de la falta de eficacia de la Justicia!  Para poder adelantarse un poco a los acontecimientos no hace falta ninguna bola de cristal, basta con observar atentamente los movimientos de los estrategas.  Advertí en un artículo mío anterior que Garzón, a pesar de ser una pieza importante (por su significación jurídica y simbólica) no era ni mucho menos el objeto principal del pulso a la Justicia, y su dignidad, por parte de grupos muy bien situados de poder real, dentro y fuera de la judicatura. Y también mostraba mi preocupación por el efecto negativo que una clara división entre los grupos de víctimas por enfoques contrapuestos con la excusa ideológica y la pervivencia, o no, del llamado franquismo sociológico.

 Hoy hemos tenido la respuesta a mis preocupaciones. Conde-Pumpido ha usado con total contundencia la excusa que los entusiastas de “médicos carentes de ética, y otro personal vinculado, se limitaron a robar a título individual, sin la más mínima posible vinculación a componentes ideológicos”. En otras palabras, no existe para estos observadores –además, miembros de plataformas de afectados– ningún dato que pruebe que la impunidad de que han disfrutado (y siguen disfrutando) estos delincuentes pueda enmarcarse ni de lejos en una continuidad del franquismo sociológico. 

 Tenemos, pues, un cortafuego perfecto para impedir que esta llegada masiva de casos por la puerta falsa de la Audiencia Nacional pudiese ofrecer, siquiera de lejos, un elemento a la defensa legítima del magistrado Garzón. Blanco y en botella.

 Creo que los entusiastas de la teoría “puramente de intereses económicos” tienen muy poco de lo que enorgullecerse.

 Francisco González de Tena

1 de febrero, 2011


El robo de bebés bajo el franquismo

enero 31, 2011
 

grupo de hijos de presas en 1955 en la carcel de Ventas de Madrid. Foto Santos Yubero

 

Denunciantes e investigadores discrepan sobre la responsabilidad de la dictadura en las adopciones irregulares

DIEGO BARCALA MADRID 30/01/2011

El 16 de octubre de 2008, el juez Baltasar Garzón denunció ante la opinión pública un hecho tan grave que pocos le creyeron. En España, miles de niños han crecido en una familia que no era la suya. Sus verdaderos padres fueron castigados políticamente por una dictadura tan fascista que aplicó el exterminio a todo aquel que no pensara como ellos decían que había que pensar. A los que permitió vivir, les quitó lo que más querían: sus hijos. Muchos se han acordado de ese auto durante esta semana, cuando una asociación ha presentado ante la fiscalía una denuncia conjunta de 261 adopciones irregulares desde la década de 1950 hasta la de 1980, pero el ideólogo del escrito de Garzón, el historiador Ricard Vinyes, niega cualquier relación: “El franquismo fue suficientemente perverso como para que le atribuyamos unos delitos que al caerse por su propio peso borren las verdades”.

 Las asociación que ha presentado la denuncia, Anadir (Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares), huye de cualquier vinculación con la causa abierta por Garzón. Ya sea por el portazo judicial que la Audiencia Nacional dio a la investigación, por las pruebas que han reunido o por cuestiones ideológicas, esta asociación repudia cualquier relación con el franquismo. “No existe la represión política en nuestros casos. No les importaba el origen de la familia. Obviamente no le robaban un niño a un Guardia Civil, pero aunque admito que el origen del mal puede estar en el robo a las reclusas, pasados los años se convirtió en un vil negocio”, opina el abogado de la Anadir Enrique Vila.

 “No hay pruebas que digan que eran parte del proyecto de Estado”, dice Vinyes

Una maquina inexistente

El presidente de la asociación denunciante, Antonio Barroso que descubrió con 38 años que había sido un niño comprado en una adopción por 200.000 pesetas va más allá en la crítica a los que ven la mano del dictador detrás de las adopciones. “Hemos descubierto que una de las intermediarias que se hizo multimillonaria con la venta de bebés era la guerrillera comunista Pilar Conesa”, denuncia. No aporta pruebas. Las asociaciones que conocen al detalle la biografía de todas las maquis desconocen ese nombre. Ni en la Agrupación de Guerrilleros de Levante y Aragón, ni en La Gavilla Verde tienen registrada ninguna Pilar Conesa. La vehemencia en la denuncia de Barroso se palpó el pasado jueves cuando algunos de los denunciantes acudieron a la fiscalía con carteles con el siguiente eslogan: “No somos memoria histórica”.

 “Estoy de acuerdo en que detrás de los casos de los sesenta y los setenta no está la represión política, pero sí la moral”, analiza la periodista de TV3 Montse Armengou que junto con Ricard Belis hizo el documental Los niños perdidos del franquismo, basado en la investigaciones que Ricard Vinyes reunió en Irredentas. Las presas políticas y sus hijos en las cárceles franquistas (Temas de hoy, 2002). Armengou  presentará el próximo miércoles Devolvedme al niño. Los niños robados del franquismo, en el que demostrará que “la fiera creada por el franquismo en los años cuarenta necesitaba seguir alimentándose una vez que ya no había presas a las que robar. Y detrás de la maquinaria siempre está el establishment de Franco con sus médicos, sus jueces y sus religiosas que engañaban a las madres solteras para que entregaran a sus hijos”, denuncia la periodista.

“El franquismo necesitó madres a las que robar cuando no quedaban presas”, dice Armengou

La tesis defendida por Armengou tiene en marcha una vía judicial. Otra plataforma de afectados por adopciones irregulares en clínicas y hospitales consiguió adjuntar su causa a la abierta por Garzón y de momento no ha conseguido progresar judicialmente. Sin embargo, el fiscal de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, que se opuso ferozmente a que su tribunal investigase el genocidio franquista, pidió el pasado 22 de noviembre al Ministerio de Justicia que abriera una oficina administrativa para atender los casos de niños robados.

“No existe ni una prueba empírica que demuestre que estos robos pertenecen a un proyecto del Estado en lugar de a la delincuencia común”, insiste Vinyes.

No opina lo mismo el sociólogo Francisco González de Tena, autor del informe que estuvo sobre la mesa de Garzón cuando el magistrado decidió adjuntar los robos en las clínicas maternales de O’Donell y San Ramón a su proceso . De Tena concluye que “la impunidad moral creció en España hasta el punto que estas redes fueran intocables”. Para el autor de El papel de la Iglesia en el Auxilio Social (Sepha), el nexo entre los robos a las presas denunciados por Vinyes y los de Anadir está en el poder de los obispos con Franco. “Que la Iglesia abra los archivos para demostrar por qué no bautizó in artículo mortis a los niños que se supone nacieron muertos. En cada clínica había un capellán que cobraba por ello”, denuncia.

La impunidad moral del franquismo que arguyen Armengou y De Tena para justificar las responsabilidad del Gobierno franquista tampoco convence a Vinyes. “Esa impunidad es para todo el país y todas las cosas. También para meter mano a un niño de cinco años y para eso no hace falta estar en dictadura o en democracia. El franquismo no tenía moral y si la tenía era la de la Iglesia. A veces las explicaciones de las cosas no son tan complicadas. Basta con que una enfermera conozca a un militar y le robe un niño”, ejemplifica el historiador que será citado como testigo por la defensa de Garzón en el Tribunal Supremo.

Por una vía o por otra cientos de madres robadas al dar a luz e hijos que han descubierto su identidad falsa se debaten en cinco plataformas en cómo conocer la verdad. Para Loli Díez, Belén Montes, Eloisa Arcos, Encarnación Caballero, Humildad Calvente, Josefa García y Gracia Maqueda desconocen si fue el franquismo, una mafia o una familia poderosa los que le robaron parte de su vida. Sólo quieren saber la verdad.

http://www.publico.es/espana/358847/el-robo-de-bebes-bajo-el-franquismo

Enlaces relacionados:

http://www.publico.es/espana/358592/hay-quien-ha-llevado-flores-a-un-ataud-vacio

http://www.publico.es/espana/358594/la-denuncia-por-adopciones-ilegales-masivas-llega-al-fiscal

https://lamemoriaviva.wordpress.com/2009/06/30/aviso-importante-y-peticion-de-colaboracion-sobre-desapariciones-de-recien-nacidos-en-madrid-maternidad-de-o%c2%b4donell-desde-1940/

https://lamemoriaviva.wordpress.com/2009/10/27/los-ninos-el-auxilio-social-y-la-iglesia/

https://lamemoriaviva.wordpress.com/2010/12/13/mensaje-de-anadir-denuncia-conjunta-de-casos-de-ninos-robados-por-el-franquismo/

https://lamemoriaviva.wordpress.com/2011/01/17/investigan-el-robo-de-bebes-durante-el-franquismo/

Noticia relacionada:

  Documental Montserrat Armengou 2 de Febrero 2011 Estreno en TV3, miércoles 2 de febrero a las 21.50h. en el Sense Ficció.

“¡DEVOLVEDME A MI HIJO!” (Los niños robados del franquismo)
Cientos de personas han denunciado la “desaparición” de su hijo recién nacido en los años 60 y 70. Podría ser usted uno de esos niños robados? De Montse Armengou y Ricard Belis
De los autores de “Los niños perdidos del franquismo”, un documental que prueba como el régimen permitió la apropiación de niños y las adopciones irregulares.

Adelanto de la emisión del documental y corte en

http://adoptadosbilbao.blogspot.com/2011/01/documental-montserrat-armengou-2-de.html


No son cosas del pasado…

enero 30, 2011

Desde el jueves el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, tiene una denuncia colectiva para investigar el robo de 261 niños recién nacidos en clínicas y centros hospitalarios en las dos últimas decadas del franquismo y primeros años de la transición democrática. Cada robo acumula toda una serie de delitos -tráfico de niños, falsificación de documento público, secuestro, coacciones, engaño…-, pero todos juntos esbozan un cuadro que, por la indefensión de las víctimas, la impunidad de los autores y el clima de dominación social en que se producen, muestra rasgos propios de un delito de lesa humanidad, por naturaleza imprescriptible.

Lo que piden investigar al fiscal general del Estado no son cosas del pasado, que hay que aceptar para no reabrir heridas, como algunos han dicho de las víctimas del franquismo amontonadas en fosas comunes, sino cosas que afectan a personas todavía vivas a las que una actividad criminal les arrebató la madre, les quitó al hijo o les cambió el hermano. Habría que preguntarse más bien por qué hechos terribles ocurridos en el franquismo han tardado tanto tiempo en salir a la luz, quizás hasta que han llegado generaciones liberadas del trauma de sus padres.

Los casos denunciados podrían aumentar. Parece que su motivación fue el lucro, aunque recubierta de justificaciones morales. En esos años tales robos carecían de la motivación ideológica -apartarles de madres incapacitadas para educarles como quería el franquismo- de los que padecieron presas y mujeres republicanas represaliadas en los cuarenta y que han quedado impunes. El juez que intentó abrir una causa penal por esos hechos está imputado por prevaricación, hurtando a las víctimas un pronunciamiento judicial sobre su naturaleza criminal, aunque estén prescritos o amnistiados. Es de esperar que no corran la misma suerte los robos de niños en el último franquismo y que no se busquen pretextos para no perseguirlos.

El País.com:

http://www.elpais.com/articulo/opinion/cosas/pasado/elpepiopi/20110129elpepiopi_2/Tes?print=1

 


El mercado negro se inició con el franquismo, según un auto de Garzón…

enero 29, 2011

28/01/2011

MÁS INFORMACIÓN 

EDICIÓN IMPRESA EN PDF

Página 45 edición papelEsta noticia pertenece a la edición en papel. 

Ver archivo (pdf)

Un auto del juez Baltasar Garzón, que trato de abrir una causa para escalecer el franquismo, sitúa el origen de este mercado negro. Desde finales de los años 30 hasta 1977 más de 30.000 niños fueron secuestrados de forma sistemática, según el auto. El objetivo, en el que la Acción Social de La Falange y la Iglesia jugaron un papel importante, era limpiar “la raza” del marxismo a una edad temprana. Los niños robados acababan en brazos de parejas adeptas al régimen que deseaban tener hijos y no podían.

Pero, según algunos investigadores y la asociación Anadir, el negocio de bebes robados continuó hasta finales de 1987. En ese año el Ejecutivo presidido por Felipe González promulgó una ley de adopción que acabó con la legislación anterior, suficientemente irregular, según los expertos, para que apenas hubiera control sobre las adopciones que se producían.

De acuerdo con los informes, los casos más numerosos se registraron durante los años 60 y 70 y los más famosos son los de las clínicas de San Ramón y O´Donnell, ambas en Madrid, Santa Isabel y La Cigüeña en Valencia, Zamacola en Cádiz, la Maternidad de Barcelona y la maternidad de Zaragoza, entre otras.

elperiódicodearagon.com

 

 


Cientos de casos de niños robados llegarán a la fiscalía…

enero 23, 2011

Una asociación de afectados presentará la semana próxima una denuncia colectiva

ÁNGEL MUNÁRRIZ Sevilla 21/01/2011 23:00 Actualizado: 21/01/2011 23:04

La abuela de Jesús Díaz, con un bebé.

La abuela de Jesús Díaz, con un bebé.

Unos 300 personas que afirman ser afectadas por robos de bebés nada más nacer a lo largo de las cinco últimas décadas presentarán el jueves 27 de enero una denuncia colectiva ante el Fiscal General del Estado. “Queremos que abra una investigación como han hecho otras fiscalías andaluzas”, explica María Labarga, portavoz de la Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Ilegales (Anadir).

En las últimas semanas el goteo de casos de supuestos robos y denuncias encuentra cada vez más eco social. Esta semana la Fiscalía de Sevilla anunció que investiga la posible desaparición de dos gemelas recién nacidas en 1977 en Sevilla, denunciada por unos padres de Utrera. Las denuncias se van acumulando en las fiscalías de Cádiz, Algeciras, Sevilla, Málaga, Granada…

La Subdirección General de Archivos de Madrid también está investigando el fallecimiento de bebés en maternidad de la comunidad entre 1961 y 1971.

“Ahora que está empezando a salir esto a la luz, nos llegan cada día correos y referencias de muchos casos. En esta primera denuncia va a haber unos 300, pero pronto tendremos que ampliarla y doblarla en número. Tenemos casos en todas las provincias de España. Abarcan desde la década de los 50 hasta casi la actualidad. La mayoría de los casos son en los 70 y los 80 en Andalucía”, cuenta Labarga.

La portavoz de la asociación puntualiza que “cada caso es un mundo”, pero hay rasgos en común: “A las madres no se les dejaba ver el cadáver, se ponían impedimentos para el entierro, las causas de muerte no encajaban…”.

Aluvión de denuncias

Serían casos como el de Jesús Díaz Carrasco, que según la mujer que afirma ser su madre, Adela, podría vivir ahora creyendo que es hijo biológico de quienes son padres adoptivos. O como el de Antonio Barroso, fundador de Anadir, que con 39 comprobó que su partida de nacimiento había sido falsificada y tras investigarlo descubrió no ser hijo biológico de los que creía sus padres

Público.es


Madrid estudia el robo de niños en sus hospitales durante el franquismo…

enero 23, 2011

La Plataforma de Niños Robados durante el franquismo centraliza buena parte de estas quejas

Vida | 22/01/2011 –

Sergio HerediaSERGIO HEREDIA

Periodista

“Somos siete hermanos y todos muy sanos. Mi hermana era la tercera. Mi madre no tuvo ningún problema durante el embarazo. Pero antes de dar a luz, la durmieron. Cuando se despertó, le dijeron que la niña había nacido deformada, aunque ella nunca llegaría a verla. El hospital se encargó de envolver a la bebé en una sábana y de su entierro. Sin embargo, el acta de fallecimiento nunca llegó a manos de mi madre. Ocurrió en 1969. Y creo que mi hermana fue robada”.

Denuncias de este tipo han llegado estos días al archivo regional de la Comunidad deMadrid: espoleados por las noticias que en los últimos tiempos van salpicando las páginas de los diarios, familiares de bebés desaparecidos durante el franquismo se plantean interrogantes. La Subdirección General de Archivos de la Vicepresidencia de la Comunidad de Madrid pretende ofrecerles algunas respuestas. “A partir de las denuncias de estas familias, se está escarbando en los archivos de la antigua y desaparecida Maternidad Provincial de Madrid –dicen fuentes autonómicas a este diario–. Estamos ordenando los archivos de nuestros hospitales. Buscamos datos sobre las muertes de bebés en estos hospitales entre 1961 y 1971. Así, si un juez nos pide algún informe, esos datos ya estarán listos”.

La Plataforma de Niños Robados durante el franquismo centraliza buena parte de estas quejas. Hay 300 familias en el núcleo de esta entidad, colectivo que ha decidido elevar sus quejas ante la justicia internacional, decepcionado por las últimas decisiones de Javier Zaragoza, fiscal jefe de la Audiencia Nacional.

En diciembre, el fiscal descartó la vía judicial en España para la investigación del robo de niños durante el franquismo. Dijo que esta investigación no le compete a la Audiencia. Aun así, y sustentándose en la ley de Memoria Histórica, Zaragoza también pidió al Ministerio de Justicia que apoye “las legítimas pretensiones” de los denunciantes en la vía administrativa. El ministerio estudia abrir una oficina de intercambio de datos con las familias y elaborar una base de datos de ADN para cotejar los casos.

“Sin embargo, esto no nos basta. Agotaremos las instancias para esclarecer esta trama organizada de tráfico de niños”, dice Mar Soriano, portavoz de la plataforma. Sus miembros centran la mayoría de los casos entre los primeros años de la dictadura franquista y los primeros de la democracia (1940-1980).

http://www.lavanguardia.es/vida/20110122/54104901034/madrid-estudia-el-robo-de-ninos-en-sus-hospitales-durante-el-franquismo.html


LA SEGUNDA CAÍDA DE LAS VÍCTIMAS…

enero 23, 2011

Nuestro amigo y colaborador Paco González Tena en la presentación de su libro "Niños invisibles en el cuarto oscuro" en la Feria del libro de Madrid del año 2009

Nadie duda que estamos instalados en un conflicto social en España de imprevisibles consecuencias para la convivencia presente e incluso futura. Los actos de violencia más o menos verbal son casi cotidianos, y casi todos hemos presenciado o vivido episodios de esta desagradable realidad. En una reflexión mía anterior ponía el énfasis en la transmisión de consignas bien dosificadas que numerosos palanganeros, disfrazados de periodistas “de investigación”, se encargan de difundir por conocidos medios de intoxicación   por todos los canales. Para alguien acostumbrado a analizar los conflictos sociales del  pasado los componentes del actual resultan paradójicos. Los viejos “conflictos de clase” con sus valores identificativos enfrentados ya no sirven ni para un análisis incluso somero.

¿Qué identifica hoy a este enfrentamiento nada teórico? El que asegure que las clases sociales son cosas del pasado debería pararse un poco a comprobarlo. Lo que en realidad está ocurriendo delante de nuestras propias narices es que los que provocaron una serie encadenada de crisis son ahora sus primeros beneficiarios, y los perjudicados, no sólo están pagando un precio desorbitado por pecados ajenos, sino que además están asumiendo con pasión los postulados de sus propios verdugos y además saltan como fieras desbocadas dispuestos a machacar con argumentos infectados a quien se atreva a defender un mínimo espacio de cordura, no digamos de convivencia. Nunca unos sinvergüenzas, corruptos sin paliativos, tuvieron tan fácil acceder a la impunidad que otorga estatus político, prescripciones forzadas, anulación de pruebas de delitos evidentes (y probados) y evadir, sin retorno posible, el producto de sus rapiñas. Y todo ello con la complacencia, cuando no la encendida defensa, de los no admitidos al banquete.

Este estado alarmante de alteración de líneas éticas tiene un correlato en un asunto que, a poco que nos molestemos en analizarlo, comprobaremos que tiene mucho que ver con las tramas perfectamente organizadas para dar un vuelco a la decencia, hasta hacerla irreconocible. La opinión pública, española e internacional, se vio hace pocos meses convulsionada por la terrible noticia de que en España se han estado robando y vendiendo neonatos como si se tratase de cachorros de mascotas de lujo. El estupor dejó paso a la incredulidad de que este tráfico inhumano se haya podido producir hasta hace muy pocos años en la más absoluta impunidad.

En la primavera del 2008 me llegó el primer caso que ahora no repetiré, ya que ha sido suficientemente aireado y en pocos días volverá a plantearse en sede judicial. Ese caso y otros que le siguieron, investigados con técnicas sociológicas retrospectivas, dieron lugar al primero de mis informes entregado al titular del Juzgado número 5 de la Audiencia Nacional, el magistrado don Baltasar Garzón. Esto sólo lo apunto para que se pueda seguir el hilo argumental de la causalidad (que no casualidad) que está llegando a desbordar el vaso, probablemente por un líquido ni inodoro ni incoloro. El concepto de “robo de niños” aparece en mi informe y en el auto que provocaría después (entre otras y de forma al parecer incidental) la expulsión de su labor como juez del magistrado señor Garzón.

Hasta aquí una somera descripción de los hechos ya sobradamente conocidos. Ocurre que ahora, justo cuando existen varias plataformas que se preparan para presentar los casos que cada una ha reunido, resulta que comienza a detectarse un fuerte oleaje como mar de fondo que amenaza con convertirse en un maremoto. Algunas voces, antes pidiendo la búsqueda de una respuesta al desconcierto que trae la pérdida inexplicable de un hijo, el desconocer si también está vivo y se dio en adopción al margen de su familia de origen, y sobre todo demandar una verdad que oprime cada día, ahora esas voces han cambiado inopinadamente empujadas por un viento insospechado hace sólo unas semanas. Recibo algún correo que afirma con ardor que “eso nada tiene que ver con el frankismo” (reproducción literal de la grafía del remitente), “sólo hubo un robo de niños por motivos económicos; nada más”. Todo demasiado orquestado como para permanecer impasible.

España se ha convertido, por la labor implacable de los lacayos del bulo, en un patio de manicomio lleno de ruido y furia, como ya se nos anticipaba hace años. Lo más grave es que los infectados por ese virus de la desinformación se han convertido en propagandistas entusiastas, a su vez, de esa mancha de aceite envenenado que hace muy difícil la convivencia entre discordantes, hasta convertirlos en enemigos declarados. Las razones y los argumentos documentados son despreciados, cuando no puestos en solfa por los corifeos de este drama nacional. Por estas razones me abstendré ahora de exponer las líneas de mi investigación, dejando eso para el informe final.

Interesa salir al paso de un movimiento calculado, otro más, de esa estrategia de los ideólogos de la caverna para poner todos los diques  posibles a una, cada vez más débil, resistencia a sus planes de convertir esto en un desierto de ideas. Nunca podría imaginar que algunas de las víctimas (directas, colaterales o incidentales) del robo de niños podría introducir consignas dispersantes, siguiendo pautas de los herederos, cómplices o simples comparsas, de los asesinos de crimen tan repugnante. Alguna persona vinculada a ese colectivo ha estado sembrando un germen muy peligroso en estos momentos: rechazar toda vinculación entre la impunidad con la que un colectivo de médicos, sacerdotes, enfermeras, monjas, abogados, notarios y registradores civiles actuaron durante años (con connivencias muy notorias) actuando, protegiendo y mediando en el robo de niños, todo ello en el marco social de una ideología totalitaria dominante durante décadas en España. A ese coro increíble se han unido algunas voces académicas negando la pervivencia, ya innegable, de un franquismo sociológico que muestra cada día su penetración en sectores claves de la magistratura, la política y, mayoritariamente, de los medios de mayor influencia en las masas desinformadas. Esos mantras incansables de la demagogia rancia introducen, además, un elemento que reforzará el rechazo de las instancias judiciales que más fuerza han demostrado para frenar todo intento de resarcir, al menos moralmente, a las víctimas de esos robos. Es cierto que no todas las madres víctimas se pueden enmarcar en una clase social heredera de los perdedores. Muchas eran simplemente pertenecientes a familias que no habían conseguido un estatus social elevado (incluso una de ellas hija de un militar franquista de alta graduación que se vio perjudicada, precisamente, por esa moral reaccionaria) pero es indudable que rechazar, sin investigar con rigor el universo social afectado, tratando de despreciar mi trabajo serio y concienzudo, es simplemente hacerle el caldo de cultivo a los que intentan reforzar el rechazo judicial.

El marco al que nos enfrentamos judicialmente es preocupante, para qué negarlo. Baltasar Garzón es una pieza importante para esta jauría de los pregoneros deldesastre socialista, pregonado curiosamente desde el primer día de la derrota electoral de las gaviotas pardas, y mucho antes de los primeros escollos financieros importados y de los espejismos propios. El magistrado es un elemento simbólico, y de largo alcance internacional, pero ni mucho menos es el único objetivo. No nos engañemos; aquí existe un plan muy bien elaborado que, por desgracia, está siendo coreado con entusiasmo por los mismos que han padecido las consecuencias de los juegos malabares en las finanzas “imaginativas” y de los vendedores de ladrillos inflados. Para mayor sensación de desamparo los llamados a poner coto a este coro de trompeteros desaforados, instigadores de la caverna y cómplices varios con toga o sin ella, es decir el Gobierno de España, está ausente (y no se le espera) para poner coto a tanto acoso y derribo, incluido el del propio Gobierno. Ahora toca introducir un elemento de descrédito al colectivo que sólo pide ser amparado en una vulneración gravísima de sus derechos fundamentales de la persona, en el marco de Derechos Humanos básicos e incluso del Derecho Internacional comparado. Gritar que “todo esto nada tiene que ver con el frankismo” (así escrito literalmente) es hacer una afirmación gratuita, sin base empírica y sin posibilidad alguna de ser demostrada. Pero a estos voceros de la reacción no les hace falta demostrar nada. Sólo gritar, aunque dañen a miles de ciudadanos y, de paso, a ellos mismos.

Francisco González de Tena

Madrid 21 de enero, 2011.

·  · Compartir · Eliminar

 


España: los niños robados del franquismo…

enero 18, 2011

David Posada Menéndez, – 17 Enero 2011

Varias instituciones españolas inician, tímidamente, la investigación de robos de bebés y niños durante la dictadura de Francisco Franco

Varias instituciones españolas inician, tímidamente, la investigación de robos de bebés y niños durante la dictadura de Francisco Franco. Lo que comenzó como parte de una operación de exterminio político en las cárceles femeninas de postguerra, acabó convirtiéndose en una red mafiosa que se extendería hasta los primeros años de la democracia. Se estima que el número de víctimas podría alcanzar hasta los 300 mil menores.

n los últimos meses de 2010 se dieron los primeros pasos para investigar el robo de niños durante la dictadura del general Francisco Franco en España. Después de décadas de silencio y de varios años de infructuosas denuncias públicas, el Archivo Regional de la Comunidad de Madrid da a conocer que está realizando un estudio estadístico sobre los fallecimientos de bebés que se produjeron en la Maternidad de O’Donnell entre 1961 y 1971, muchos de los cuales podrían ser falsos. El fin es “ponerlo a disposición” de aquellos que crean que sus familiares pudieron ser robados y adoptados por otras familias.

Asimismo, el Fiscal-Jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, ya en el mes de Noviembre, solicitó al Ministerio de Justicia la creación de una oficina de atención a las víctimas en la que se coordinen las actuaciones en todos los casos. La plataforma que aúna a los afectados por estos robos de niños pretende que sea la Audiencia Nacional quien investigue los hechos, pero un problema de competencias, el debate sobre la posible prescripción de los delitos y la Ley de Memoria Histórica vigente suponen un obstáculo para su investigación penal.

El caso comenzó su devenir por los tribunales españoles de la mano del juez Baltasar Garzón, dentro de la causa por él iniciada para investigar los crímenes del franquismo. Un problema añadido en este caso es el hecho de que se entremezclan dos motivaciones: primero, una ideológica, de exterminio de una facción política, y segundo, una trama mafiosa que extendería su vida hasta los años 80.

LOS ROBOS DE POSTGUERRA

“Yo sé que lo parí. Se lo llevaron para bautizarlo, pero no me lo devolvieron. No lo volví a ver más. Supongo que un matrimonio que no tuviera hijos se lo quedó, pero a mi no me pidieron permiso”. Este es el estremecedor relato que la ya fallecida Emilia Girón, presa y torturada por ser hermana del guerrillero Manuel Girón, “El León del Bierzo”, hizo para el documental “Los Niños Perdidos del Franquismo”.

La España de postguerra es un país sumido en uno de los episodios más negros de su historia, donde las cárceles están atestadas de milicianos defensores de la legalidad republicana. Los avances que la II República trajo para la mujer española la convirtieron en una protagonista más de su historia pero, tras la victoria fascista, fue devuelta al ostracismo. Un olvido que tiene su imagen más esclarecedora en las cárceles femeninas, donde a las vejaciones habituales por motivos políticos, se les añade el castigo al atrevimiento de elevarse sobre el papel sumiso que la nueva España de Franco tenía reservado a las mujeres.

En estas cárceles comenzó el operativo franquista para cortar los hilos de la generación republicana con sus hijos, en un intento por eliminar a futuros opositores y convertirlos en fieles adeptos al régimen a partir del adoctrinamiento desde la cuna. Así es que los casos de bebés sustraídos no son pocos.

En prisión, junto con sus madres, entraron muchos niños, de los cuales nunca se ha tenido registro. En el caso de embarazadas era bastante común que tras el parto se comunicara a la reclusa que su hijo había muerto. Y si éstas estaban condenadas a muerte, eran ejecutadas inmediatamente después de dar a luz. La gran mayoría de estos pequeños jamás acababan en manos de sus familiares, sino en una institución llamada Auxilio Social.

En las manos del Auxilio Social también caían los niños reclamados por España al extranjero, en una operación de propaganda política. Durante la guerra civil muchas familias republicanas se vieron obligadas a poner a salvo sus hijos enviándolos fuera del país, especialmente a Francia y a la Unión Soviética. Con la colaboración de las Francia y Bélgica ocupadas, se calcula que retornaron a España más de 20 mil niños de los 32 mil que fueron evacuados a estos países. Muchos de los familiares de estos niños fueron dados por desaparecidos, por lo que el Estado se hizo cargo de ellos.

A principios de los años 40, Franco creó el marco jurídico para legalizar los robos. En 1940 la ley permitía a las reclusas permanecer con sus hijos hasta que estos alcanzaran la edad de 3 años, tras lo cual pasaban a manos del Estado. Al año siguiente legisló sobre los niños abandonados, donde el Estado se haría cargo de “los niños que los rojos obligaron a salir de España”. Estas disposiciones permitían “que los padres de los niños que ingresaban en el Auxilio Social perdieran la patria potestad, que pasaba al Estado” y “el cambio de apellidos siempre y cuando la familia adoptante fuera profundamente católica y adicta al régimen”, asegura el historiador Ricard Vinyes.

EUGENESIA DE LA HISPANIDAD

El corpus teórico de esta operación, en la línea de las aberraciones del III Reich, era ofrecido por el psiquiatra Antonio Vallejo-Nájera, Jefe de los Servicios Psiquiátricos Militares. Según sus teorías, expuestas en obras como “Eugenesia de la Hispanidad y Regeneración de la Raza”, se comprueba “la inferioridad mental de los partidarios de la igualdad social y política (…). La perversidad de los regímenes democráticos favorecedores del resentimiento promociona a los fracasados sociales con políticas públicas, a diferencia de lo que sucede con los regímenes aristocráticos donde sólo triunfan socialmente los mejores”.

En su obra también hace gala de su misoginia, asegurando que “cuando desaparecen los frenos que contienen socialmente a la mujer (…) entonces se despierta en el sexo femenino el instinto de crueldad (…) que no queda satisfecha con la ejecución del crimen sino que aumenta durante su comisión”.

Vallejo-Nájera concluye que “el marxismo es una enfermedad y en nuestras manos está en gran parte su tratamiento”, el cual consistió, en parte, en arrancar a la nueva generación de españoles de las manos de sus madres republicanas para educarla bajo la doctrina del nuevo Estado que acababa de nacer.

LA MAFIA DE LAS MATERNIDADES

Lo que empezó siendo parte de una operación de exterminio de una tendencia política en las cárceles de postguerra, se extendió y generalizó por diversas maternidades hasta los años 80. Acabó por convertirse en un lucrativo negocio de compra-venta de recién nacidos, en el que estaban implicados abogados, religiosos, médicos y personas vinculadas al aparato del Estado franquista que legalizaban las adopciones.

Según el informe del sociólogo Francisco González de Tena, presentado por la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), la trama consistía en retirar bebés perfectamente sanos a sus madres con motivo de llevarlos a las incubadoras. Poco tiempo después, un cura o monja comunicaba a la familia su muerte, sin que los padres vieran los cuerpos. El miedo a la Iglesia y al Estado dictatorial concluía la operación, evitando cualquier tipo de denuncia.

Al mismo tiempo, en otra habitación, otra mujer, que ha ingresado fingiendo un embarazo, espera a que le entreguen el bebé por el cual ha pagado una significativa cantidad. Según las investigaciones de varios de los afectados, a mediados de los años 70 el precio rondaría las 200 mil pesetas, que a precios actualizados de hoy serían en torno a los 16 mil dólares.

Uno de los datos más macabros los arroja la Clínica San Ramón en la cual, según publicó la revista española “Interviú” en varios reportajes sobre la trama ya en el año 1982, dispondrían del cadáver de un recién nacido congelado. Su fin, presuntamente, sería mostrarlo en el caso de insistencia de los progenitores que están siendo objeto de robo.

Es significativo también el caso de la Maternidad de O’Donnell de Madrid donde, según publica el periódico español “Diagonal”, en sus registros, consta que el 18 de enero de 1964 fallecieron hasta 7 bebés con un mismo diagnóstico: otitis. Sin embargo, según el estudio de González de Tena, no hay documentado ni un solo caso de muerte por otitis en dicho año.

El informe señala casos similares en Bilbao, vinculados a la ya fallecida Mercedes de Grass, a la cual llegaban variadas peticiones de adopción desde toda la geografía española. Según parece, de 1965 a 1980, y con menor actividad incluso hasta 1995, la ciudad vasca fue sede de una red de viviendas donde se alojaban mujeres embarazadas en situación de peligro social, a las cuales se les sustraía su bebé.

Estamos ante otro episodio oscuro de la historia de España que, debido al silencio y a la falta de investigación, aún solo comenzamos a conocer. En total, los investigadores estiman que podríamos estar hablando de más de 300 mil niños a los que, por motivos políticos o económicos, han pisoteado su derecho a la identidad. Una trama que sólo ha podido ser posible gracias a la colaboración del Estado y la Iglesia, dos de los pilares de los casi 40 años de dictadura en España.

http://observadorglobal.com/espana-los-ninos-robados-del-franquismo-n14698.html

Artículo extraído de la página de la Federación Estatal de foros por la Memoria:

http://www.foroporlamemoria.info/2011/01/espana-los-ninos-robados-del-franquismo/

 


Investigan el robo de bebés durante el franquismo

enero 17, 2011

 

Desde Argentina en  Página/12  :

Investigan el robo de bebés durante el franquismo

Una de las clínicas está vinculada con la esposa de José María Aznar. Mientras juzgados madrileños activan causas, el Tribunal Supremo debe decidir si los casos corresponden a la Justicia local o a la Audiencia Nacional.

Un día el cielo se llenó de globos. De globos con historias, lanzados al aire por familiares de niños arrancados por el franquismo. El cielo se pintó de colores porque después de un largo batallar, la comunidad de Madrid anunció que abrió sus archivos para dar con algunos de los miles de bebés que fueron arrebatados.

“Sabemos que estos globos no van a llegar justo donde ellos están pero es algo simbólico”, explicó a Página/12 Mar Soriano, al teléfono desde su casa en Madrid, después de participar en la ceremonia en el parque Puerta del Sol la semana pasada. Busca a su hermana robada en los años ’60 en una clínica madrileña. “Lo que las familias quieren es que esos niños sepan que han sido queridos.”

Hace dos semanas el gobierno de la capital española anunció que abrió una investigación en sus archivos sanitarios para encontrar irregularidades que permitan dar con los bebés robados en las maternidades.

En la capital española hay tres clínicas denunciadas por haber convertido la sustracción de niños en una rutina: la Clínica San Ramón, la maternidad Santa Cristina y la Clínica O’Donnell. La última tuvo como fundador y director al ginecólogo José Botella Llusía, tío de Ana Botella, la mujer del ex presidente derechista José María Aznar.

En esas tres clínicas como en otras que pueblan el territorio español, entraban madres embarazadas por una puerta y por la otra ingresaban las futuras familias apropiadoras. Las madres recibían la noticia de que su hijo había muerto mientras los apropiadores se iban a casa con un recién nacido. “Les daban las criaturas a familias ‘de bien’, afines al régimen”, explicó a este diario el sociólogo Francisco González de Tena. Esa práctica se repitió semana tras semana desde los años ’50 hasta casi los años ’80 y sus víctimas, en su mayoría, fueron las madres solteras y pobres, portadoras de un grave pecado para el régimen ultracatólico.

El robo de niños en la España franquista se extendió desde los años ’40 hasta la caída del régimen. Sólo hasta la década de 1950, el juez Baltasar Garzón estimó que se habían apropiado de más de 30 mil niños y niñas de madres republicanas que estaban en las cárceles del régimen. A lo largo de los años, la práctica siguió teniendo a nuevas víctimas.

En Madrid, dos juzgados territoriales se declararon incompetentes para juzgar los casos de los niños robados a lo largo de la dictadura franquista. Los jueces devolvieron la investigación al Juzgado 5 de la Audiencia Nacional, que era ocupado por el juez Garzón. El magistrado que llevó adelante en España causas contra los represores argentinos fue acusado el año pasado de prevaricato y apartado de la investigación.

En 2008, Garzón había dicho que en el país ibérico se llevó a cabo un plan sistemático de sustracción de niños. Ahora le tocará a la máxima instancia judicial española dirimir a quién le corresponde investigar el robo de bebés: a la Audiencia Nacional o a los juzgados locales. “El Tribunal Supremo tendría que decidirlo a la brevedad”, explicó a este matutino el abogado Fernando Magán.

Magán explicó que uno de los escollos que los familiares de las víctimas deben sortear es la actitud de la fiscalía de la Audiencia Nacional. Semanas atrás, organizaciones de derechos humanos se reunieron con el fiscal Javier Zaragoza, quien se mostró esquivo a impulsar la investigación judicial pero sí les propuso crear una oficina administrativa para atender a los familiares.

“Esa es una táctica dilatoria, es una forma de contener el deseo de saber de las familias”, denunció el abogado Fernando Magán . Y agregó: “Es absurdo que un fiscal haga una recomendación de este tipo ya que no es su función. Está ejerciendo de político. No se está sometiendo a la ley de procedimiento criminal”.

Una oficina similar a la propuesta por el fiscal Zaragoza existe desde 2009 para canalizar la búsqueda en las más de mil fosas comunes pero poco se ha avanzado en esa tarea, a pesar de que así lo ordena la ley de Memoria Histórica promulgada en diciembre de 2007. “Esa norma es deficiente, insuficiente, incompleta y vergonzosa. Nosotros somos los que le tenemos que dar información al Estado, que es el que debería hacerlo. Hemos sido pioneros en los derechos humanos a nivel internacional pero lo que pasa al interior de nuestras fronteras quieren olvidarlo y taparlo”, se quejó Pedro Romero de Castilla Ramos, que tiene un abuelo asesinado y  desaparecido por la dictadura franquista y actualmente dirige la Asociación La Memoria Viva.

A pesar de que los principales juzgados de España tratan de dar vuelta esta página de la historia, las organizaciones de víctimas del franquismo no se dan por vencidas. En España, la Convención sobre la Desaparición Forzada entró en vigor hace menos de tres semanas. Ese tratado estipula que la desaparición de personas es un delito continuado, es decir, que es un crimen que se prolonga hasta que la persona no aparezca. Por lo tanto, no sería un delito prescriptible. “Se nos abre un nuevo panorama”, se alegró Magán.

Por eso en la Puerta del Sol el cielo se cubrió de colores. Globos para remontarse a una infancia que no se pudo compartir. Para volar porque el dolor sigue estando, pero ahora hay esperanza.

Informe: Luciana Bertoia

http://www.pagina12.com.ar/diario/elmundo/4-160500-2011-01-15.html

Varios artículos relacionados: 

Otro artículo de interés:

Niños robados, y no es Argentina

“Es de estricta justicia atender a las peticiones de los afectados mediante la creación de una oficina de atención a estas víctimas.” -Javier Zaragoza, fiscal jefe de la Audiencia Nacional-

En varias ocasiones en los últimos años, en encuentros con estudiantes, he hecho un experimento: les he pedido que me digan el nombre de un país donde haya habido una dictadura con episodios terribles de represión, desaparecidos, torturas, prisioneros políticos, exiliados y niños robados. La mayoría respondía Argentina o Chile, y muy raramente se acordaban de España, pese a que el franquismo cumple esos mismos requisitos.

Hagan la prueba hoy mismo con sus conocidos: pregúntenles por un país donde haya habido robo de niños a sus padres para entregarlos a otras familias, y ya verá cómo se acuerdan de Latinoamérica. Y eso que esta misma semana apareció en la prensa una noticia sobre robo de niños que no se refería ni a Argentina ni a Chile: la petición del fiscal jefe de la Audiencia Nacional para que el Ministerio de Justicia abra una oficina que investigue lo sucedido con miles de niños que fueron dados por muertos ante sus padres, y luego entregados a otras familias.

Se ve que entre tanto ruido de cables diplomáticos y controladores militarizados la noticia ha pasado desapercibida. Pero sobre todo, seguimos teniendo más sensibilidad y conocimiento sobre otras dictaduras y otras víctimas antes que por las nuestras. ¿Niños robados? Ah, sí, pobres argentinos. Ya lo decía Garzón en su auto de despedida: hubo robo sistemático de niños en el franquismo “a pesar de lo terrible que puede parecer hoy día y de que a gran mayoría de los ciudadanos les puede resultar casi inverosímil.”

Sí, tan inverosímil que no nos provoca la misma indignación, horror y emoción que los niños robados por otras dictaduras, pese a que fueron miles, y se hizo ‘legalmente’, en hospitales e inscribiéndolos con otro apellido.

Lo gracioso, lo ‘typical spanish’, es que el fiscal Zaragoza diga que es “de estricta justicia” atender a las víctimas después de que él mismo les negó esa justicia al cerrarles la vía judicial hace un mes. Así que propone una oficina de atención a las víctimas, en vez de investigar él mismo y buscar a los responsables. Es decir, burocracia en lugar de justicia.

 Isaac Rosa

http://blogs.publico.es/trabajarcansa/2010/12/13/ninos-robados-y-no-es-argentina/


Miles de ninos robados por monjas durante el Franquismo en España…

enero 16, 2011

Aunque se trata de un reportaje ya emitido hace algún tiempo, por su interés, actualidad y por haberme sido remitido por una informante reciente sobre “niños robados”, te envío esta copia que espero sea de tu interés.

Toca de pasada temas centrales en mi investigación sobre pautas de interacción social en los Hogares, aunque lo aquí reproducido tenga interés intrínseco por su propia relevancia.

Me temo, por las noticias que van goteando sobre los procesos fraudulentos abiertos al magistrado Garzón, que todo esto volverá a ser algo recurrente el próximo mes de febrero.

Por todo ello no deja de ser un documento de importancia muy actual. Desgraciadament volveremos sobre ello.
Los huevos de la serpiente siguen estando calientes. Si lo dudas sólo tienes de informarte sobre actividades recientes de Luciano Varela y el magistrado Prego, en relación con la llamada Hermandad del Valle de los Caídos.

Francisco Glez. de Tena.



La ‘Plataforma de Niños Robados durante el franquismo’, dispuesta a acudir a la justicia internacional…

enero 9, 2011

En España la Audiencia Nacional ha descartado la vía judicial pero ha abierto la puerta a la investigación y la identificación por la vía administrativa, a través de la creación de una oficina de búsqueda a nivel nacional.

MARTA DEL VADO   08-01-2011

La Plataforma de Niños Robados durante el franquismo está dispuesta a ir a la justicia internacional para que se investiguen los casos de desapariciones de menores durante la dictadura. En España, la Audiencia Nacional ha descartado la vía judicial pero ha abierto la puerta a la investigación y la identificación por la vía administrativa, a través de la creación de una oficina de búsqueda a nivel nacional.

Las 300 familias que denuncian, a través de la Plataforma de Niños Robados, casos de desapariciones de menores durante el franquismo quieren que sea la Justicia la que lleve a cabo las investigaciones, identificaciones y posibles condenas a los responsables de los casos de robos de menores durante la dictadura. El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, descartó en diciembre esta vía pero los afectados insisten en que van a agotar todas las instancias posibles, tanto a nivel nacional como internacional, para que se esclarezca lo que ellos describen como una “trama organizada de tráfico de niños”.

Mar Soriano, afectada y portavoz de la Plataforma asegura que “la prioridad es encontrar a sus familiares desaparecidos” pero que “no es justo que tengan que renunciar a una investigación judicial”. Por eso van a agotar todas las instancias en España donde puedan denunciar y, si no sale adelante, “recurrirán a la justicia internacional”.

Todo esto a la espera de que el Ministerio de Justicia abra una Oficina a nivel nacional para que esas investigaciones se lleven a cabo por lo administrativo, tal y como les dijo el fiscal. Según Soriano, “será la que coordine todo el tema de búsquedas.

Zaragoza nos dijo que se abriría una base de datos donde se recogerán los ADNs, tanto de los que buscan como de los buscados”. La oficina, que se tendrá que poner en marcha previo Real Decreto, se encargará también de facilitar a las familias el acceso a información en cualquier organismo público, administración u hospital. Los afectados están a la espera de reunirse con el ministro Francisco Caamaño durante las próximas semanas.

http://www.cadenaser.com/sociedad/articulo/plataforma-ninos-robados-durante-franquismo-dispuesta-ir-justicia-internacional/csrcsrpor/20110108csrcsrsoc_2/Tes


450 globos al aire para recordar a más de 30.000 niños robados…

enero 8, 2011

A través de: jordigraug el 07 Ene 2011 – URL Permanente

Mar Soriano, una representante de esta plataforma, que se ha concentrado en la Puerta del Sol de Madrid para hacer una suelta de globos como símbolo

450 globos al aire para recordar 

Madres y hermanos de niños sustraídos al nacer durante el franquismo y los primeros años de la democracia han lanzado al aire esta mañana en la puerta del Sol de Madrid 450 globos para recordar su búsqueda.
“Quiero que mi padre encuentre a su hija, aunque su hija no le vea como un padre porque han pasado 46 años”, explicaba Mar Soriano, hermana de Beatriz, robada al nacer.
En la clínica O’Donell de Madrid a sus padres les dijeron que había muerto de otitis y que no podían verla porque ya la habían enterrado en una fosa común.
Pedro Soto, hermano de una niña robada en 1979, relataba a su lado: “A mi madre le dijeron que había nacido sin pulmones, aunque según la partida de defunción, mi hermana fallecido 12 horas después.
Mi madre siempre decía que se la habían robado, y en casa siempre pensamos que decía aquellas cosas por la frustración de que se le hubiera muerto su hija, hasta que hace cuatro meses conocimos a gente con situaciones parecidas, empezamos a investigar y descubrimos muchas irregularidades”. Pedro asistió recientemente a una reunión con el fiscal de la Audiencia Nacional Javier Zaragoza, quien les dijo que no podía hacer nada por ellos porque el robo de niños no entraba dentro de las competencias del tribunal.
Así lo ha reivindicado Mar Soriano, una representante de esta plataforma, que se ha concentrado en la Puerta del Sol de Madrid para hacer una suelta de globos como símbolo de los niños que les fueron robados a sus padres al nacer en las clínicas con la excusa de que éstos habían fallecido. “Lo que tenemos es el denominador común de la búsqueda de familiares que le dieron por muertos y no lo podemos olvidar”, ha explicado a los periodistas Soriano, quien ha relatado que su hermana fue robada en 1964 en el hospital madrileño de ODonnell.
Soriano ha lamentado con lágrimas en los ojos cómo su hermana nació sana y a pesar de eso los médicos insistieron en meterla en una incubadora como “un procedimiento habitual” que se hacía con los recién nacidos.
Ha recordado que en la reunión que representantes de la plataforma mantuvieron el pasado 21 de diciembre con el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, éste les dijo que les apoyaría a través de la vía administrativa.
Sin embargo, Soriano le trasmitió que aunque los familiares se fueran a limitar exclusivamente a la búsqueda de los hijos desaparecidos, “en algún momento se toparían con la Justicia” y por ello ha considerado necesario que ésta les “eche una mano”.
La Plataforma de Niños Robados espera ahora poder reunirse con el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, después de que el fiscal Zaragoza les recomendara que acudieran al Gobierno

 


Niños robados, y no es Argentina…

diciembre 13, 2010

“Es de estricta justicia atender a las peticiones de los afectados mediante la creación de una oficina de atención a estas víctimas.” -Javier Zaragoza, fiscal jefe de la Audiencia Nacional-

En varias ocasiones en los últimos años, en encuentros con estudiantes, he hecho un experimento: les he pedido que me digan el nombre de un país donde haya habido una dictadura con episodios terribles de represión, desaparecidos, torturas, prisioneros políticos, exiliados y niños robados. La mayoría respondía Argentina o Chile, y muy raramente se acordaban de España, pese a que el franquismo cumple esos mismos requisitos.

Hagan la prueba hoy mismo con sus conocidos: pregúntenles por un país donde haya habido robo de niños a sus padres para entregarlos a otras familias, y ya verá cómo se acuerdan de Latinoamérica. Y eso que esta misma semana apareció en la prensa una noticia sobre robo de niños que no se refería ni a Argentina ni a Chile: la petición del fiscal jefe de la Audiencia Nacional para que el Ministerio de Justicia abra una oficina que investigue lo sucedido con miles de niños que fueron dados por muertos ante sus padres, y luego entregados a otras familias.

Se ve que entre tanto ruido de cables diplomáticos y controladores militarizados la noticia ha pasado desapercibida. Pero sobre todo, seguimos teniendo más sensibilidad y conocimiento sobre otras dictaduras y otras víctimas antes que por las nuestras. ¿Niños robados? Ah, sí, pobres argentinos. Ya lo decía Garzón en su auto de despedida: hubo robo sistemático de niños en el franquismo “a pesar de lo terrible que puede parecer hoy día y de que a gran mayoría de los ciudadanos les puede resultar casi inverosímil.”

Sí, tan inverosímil que no nos provoca la misma indignación, horror y emoción que los niños robados por otras dictaduras, pese a que fueron miles, y se hizo ‘legalmente’, en hospitales e inscribiéndolos con otro apellido.

Lo gracioso, lo ‘typical spanish’, es que el fiscal Zaragoza diga que es “de estricta justicia” atender a las víctimas después de que él mismo les negó esa justicia al cerrarles la vía judicial hace un mes. Así que propone una oficina de atención a las víctimas, en vez de investigar él mismo y buscar a los responsables. Es decir, burocracia en lugar de justicia.

Público.es

Isaac Rosa