CARTA A MARIANO RAJOY…

septiembre 13, 2011

DOS PROPUESTAS al líder de la actual oposición Sr. Mariano Rajoy para…

Texto remitido y  retocado en partes esenciales,  como alternativa al recibido por Arturo Peinado de Federación Estatal de Foros por la Memoria, como alternativa al mismo… Por Paco Tena

Lo añadido es sólo la parte esencial de una seria llamada de atención para que se corte de raíz una campaña de acoso a la Memoria Históricas por parte de los mismos que alentaron el corte de otras cabezas discordantes con su teoría del “olvido selectivo”.

Att: Don Mariano Rajoy…

Presidente del Partido Popular

Estimados Sr.:

Como representantes de organizaciones por la recuperación  de la memoria histórica en la comarca del Valle del Tiétar y La Vera, nos dirigimos a usted, en su calidad de Presidente del Partido Popular, para manifestarle nuestra profunda preocupación por los acontecimientos que desde hace algún tiempo vienen dándose en esta comarca, y que culminaron con la profanación y destrucción de una tumba en la localidad de Poyales del Hoyo, el pasado 30 de julio. Dicha actuación estuvo dirigida por el alcalde Antonio Cerro, miembro del Partido que usted preside, y en su presencia se arrojaron los restos de las nueve víctimas del franquismo que hasta ese momento allí descansaban, a un osario común. Sería deseable que, en lugar de admitir como buenas las explicaciones erráticas de dicho alcalde, procurase informarse de fuentes más fidedignas. Hay pruebas documentales sobradas –que se han aportado a las denuncias presentadas– que contradicen en la parte fundamental lo que el señor Cero viene manifestando.

A raíz des estos hechos, las organizaciones memorialistas y familiares de las víctimas, convocamos una concentración ante el Ayuntamiento de Poyales, el pasado 7 de agosto. Allí tuvimos que soportar graves insultos y amenazas por parte de un grupo de vecinos encabezados por los concejales del Partido Popular en dicha localidad abulense. Sobre todos estos hechos se han presentado las pertinentes denuncias en los Juzgados de Arenas de San Pedro, y aportado las pruebas a las que antes nos hemos referido.

Para su información (ya que no evidencian conocimiento suficiente) debemos hacer constar, que previamente a estos lamentables acontecimientos, en la comarca del Tiétar y La Vera se han venido produciendo coacciones y diversos atentados contra los monumentos de homenaje a las víctimas del franquismo, tales como amenazas en la inauguración del mausoleo de Candeleda; ataques con daños a ese mismo monumento y al que señala la fosa donde estuvieron enterradas tres mujeres asesinadas en esa misma localidad; y el cierre, mediante cadenas y candados, del cementerio de Pedro Bernardo por parte del Ayuntamiento también gobernado por miembros de su partido, para evitar un homenaje a las víctimas del franquismo de la localidad.

Aunque creemos que estos acontecimientos revisten especial gravedad, no son hechos aislados: es fácil comprobar que desde las pasadas elecciones autonómicas y municipales, en todo el país han sido noticia actos lamentables protagonizados por alcaldes del partido que usted preside, que evidencian actitudes y comportamientos totalmente incompatibles con una sociedad democrática europea del siglo XXI: Horcajo de Santiago; Guadalix de la Sierra; Coruña; Elche; Villamayor de Calatrava; Mahón; Méntrida; Mota del Cuervo; Melilla…

Podríamos entender, por diversas declaraciones realizadas, que no se muestre usted especialmente interesado en las actividades del movimiento social por la recuperación de la Memoria, pero creemos que como Presidente de un Partido que se autodefine como democrático, y por meros sentimientos humanitarios, no puede usted oponerse a la recuperación de los restos de las víctimas del franquismo por parte de sus familiares, (ya que el Estado ha utilizado una Ley, la 52/2007, para eludir su propia responsabilidad) y a que en España se aplique de manera efectiva el Derecho Internacional en materia de desaparecidos, según la definición precisa de Naciones Unidas y que parece que aquí no nos afecta, a pesar de tener suscritos todos los Convenios Internacionales en la materia. Tenemos la obligación de resaltar con toda rotundidad que, en nuestro propio marco legal, existen suficientes mecanismo como para imputar a todo aquél que, teniendo conocimiento de un delito, y máxime si es un miembro de la propia organización, como es el caso del Partido Popular, lo disculpa, justifica o encubre, ya que puede ser imputado como cómplice o incluso coautor (artículo 28 y concordantes del vigente Código Penal).

Por lo expuesto, entenderemos que, de no producirse una inmediata condena de estos actos salvajes (que retratan, no sólo a sus autores, sino a quienes pretenden mirar para otro lado, por coincidencia ideológica o mera simpatía) los responsables máximos del Partido Popular aceptan, disculpan o incluso animan la realización de una aparente campaña que ataca directamente a sentimientos muy profundos. El encadenamiento de hechos como los aquí apuntados tiene unas consecuencias muy graves en nuestra convivencia democrática y supone de hecho una acumulación de daños morales de los que se tendrá que responder, individual por parte de los delincuentes en la responsabilidad que les compete, y colectivamente si se demostrara connivencia en su aliento, disculpa y justificación.

 Para cualquier aclaración o duda, nos ponemos a su entera disposición.

 Reciba un cordial saludo

CARTA DE ARTURO PEINADO…

Att: Don Mariano Rajoy…

Presidente del Partido Popular

Estimado Sr.:

Como representantes de organizaciones por la recuperación de la memoria histórica y democrática en la comarca del Valle del Tiétar y La Vera, nos dirigimos a usted en su calidad de Presidente del Partido Popular, para manifestarle nuestra profunda preocupación por los acontecimientos que desde hace algún tiempo vienen dándose en esta comarca, y que notoriamente  se ha manifestado con toda crudeza en la profanación y destrucción de una tumba emblemática en el cementerio de la localidad de Poyales del Hoyo, el pasado 30 de julio. Dicha actuación estuvo dirigida por el alcalde Antonio Cerro, miembro del Partido que usted preside PP, y en su presencia se arrojaron os restos  los restos de nueve de las 10 víctimas del franquismo reconocidas y homenajeadas que hasta ese momento allí descansaban, a un osario común.

A raíz de estos hechos, las organizaciones memorialistas de Valle del Tiétar y algún familiar de las víctimas, convocamos una concentración ante el Ayuntamiento de Poyales  el pasado 7 de agosto. Allí tuvimos que soportar graves insultos y amenazas por parte de un grupo de vecinos encabezados por los concejales del Partido Popular y en ausencia del Alcalde, en dicha localidad abulense. Sobre todos estos hechos se han presentado las pertinentes denuncias en el Juzgado de Arenas de San Pedro.

Debemos hacer constar, que previamente a estos lamentables acontecimientos, en la comarca del Tiétar y La Vera se han venido produciendo coacciones y diversos atentados contra los monumentos de homenaje a las víctimas del franquismo, tales como amenazas en la inauguración  de la Tumba-Mausoleo en el cementerio de Candeleda; ataques con daños a ese mismo monumento y  al-que se levantó en la fosa donde estuvieron enterradas las  mujeres hoyancas asesinadas en esa misma localidad; y el cierre, mediante cadenas y candados del cementerio de Pedro Bernardo por parte del Ayuntamiento gobernado por el PP, para evitar un homenaje a las víctimas del franquismo de la localidad.

Aunque creemos que estos acontecimientos revisten especial gravedad, no son hechos aislados: es fácil comprobar que desde las pasadas elecciones autonómicas y municipales, en todo el país han sido noticia actos lamentables protagonizados por alcaldes del Partido que usted preside, que evidencian actitudes y comportamientos totalmente incompatibles con una sociedad democrática europea del siglo XXI: Horcajo de Santiago; A Coruña; Elche; Villamayor de Calatrava; Mahón; Méntrida; Mota del Cuervo; Melilla…

Podremos entender, por diversas declaraciones, que no se muestre usted especialmente interesado en las actividades del movimiento social por la recuperación de la Memoria, pero creemos que como Presidente de un Partido que se autodefine como democrático, y por meros sentimientos humanitarios, no puede usted oponerse a la recuperación de los restos de las víctimas del franquismo por parte de sus familiares, y a que en España se apliquen de manera efectiva los Derechos Humanos y la Ley de Memoria Histórica actualmente en vigor para todo el mundo.

Por tanto, esperamos de usted que, en nombre de las normas mínimas de convivencia y para evitar que hechos como los que señalamos sirvan de ejemplo y pongan en cuestión la credibilidad democrática del Partido Popular, se produzca una pronta rectificación así como la condena pública y explícita de este tipo de comportamientos, y en concreto, la desautorización del alcalde y los concejales del Partido Popular en Poyales del Hoyo y en Pedro Bernardo, tanto por la profanación y destrucción de la fosa antes citada, como por los insultos y agresiones realizadas el pasado 7 de agosto, así como el cierre de un cementerio público municipal para impedir un homenaje, respectivamente.

Comunicarle, también, que integrantes de estas asociaciones memorialistas abajo firmantes han pedido, públicamente, a la Fiscalía del Estado, que intervenga de oficio abriendo diligencias por estos hechos y que, ante la pasividad de Presidencia de Gobierno y de la judicatura en general, ha cursado diversas denuncias en los juzgados y avanza en el estudio de encausar por la vía penal a los cargos públicos que a nuestro entender incumplen las leyes y se hacen merecedores de ser llevados ante los tribunales.

De igual manera, le ponemos en su conocimiento que hacemos llegar una carta dirigida a Ministerio de la Presidencia cuestionando su responsabilidad en los hechos que aquí le exponemos para que se posicionen de igual manera sobre la actitud, a nuestro entender, de pasividad e inhibición, en cuanto al incumplimiento y aplicación de las Leyes vigentes en esta materia, que demuestra, una vez más, que existe una gran desidia gubernamental para con la reparación de las víctimas de la guerra civil y del franquismo y sus familiares.

Para cualquier aclaración o duda, nos ponemos a su entera disposición.

Reciba un cordial saludo.


LA NOCHE MÁS TRÁGICA DE CÁDIZ…

septiembre 13, 2011

De “NIÑODENADIE”  en homenaje a las  víctimas Gaditanas.

18 de julio, como la sota de basto me recordará la explosión de Cádiz 1947. La noche  gaditana, más trágica de su historia.

Esa noche, nació sin luna como queriendo demostrar sería fúnebre y  quedara en la más profunda obscuridad para que la verdad nunca se descubriera

Muchos años han trascurrido de esa terrible catástrofe, que las autoridades del régimen quisieron ocultar. Pero en el corazón de los que la vivimos, quedó gravada hasta el último día de nuestra existencia.

Hasta el día de hoy, poco hay escrito sobre ella,  Esas fueron las intenciones que las  autoridades de aquel entonces de ocultar los hechos. Por esos motivos, es lógico que casi toda la población Gaditana ignore en la actualidad y se desinterese de conocer lo que en verdad ocurrió. Solo la Diputación de Cádiz intenta dar a conocer esos crímenes procurando nunca olvidemos esas víctimas.  Sería conveniente dar aún más propaganda por memoria a los que murieron y sufrieron. Sé que existe un pequeño monumento como memorial, cerca del instituto hidrográfico, pero pocos gaditanos lo conocen.  Os ofrezco lo que viví, en recuerdo esas víctimas inocentes.  Podéis ver en You Tube   http://www.youtube.com/watch?v=n3AkSPMo40c  que solo es algo de lo poco escrito sobre ese hecho.

Comenzaba la noche del 18 agosto, cuando al poner sobre la mesa la carta “Sota de basto” en breves segundo y sin comprender el motivo que me lo produjo, me encontré por tierra al mismo tiempo,  de un terrible ruido, acompañado de un estampido, con corte eléctrico que obligó mi cerebro comunicarme que el edificio de derrumbaba. El pánico me dominó.

Me encontraba jugando a las cartas con un amigo de mi edad, en compañía de varios de sus familiares cuando eso ocurrió. Mi primera intención fue salir al exterior por miedo el edificio me callera encima. Tentando los muros llegué a la puerta de la calle que me separaba como unos cincuenta metros de ella. Fui la sola persona que tuve esa reacción. Al llegar a ella miré al cielo; lo ví completamente rojo y me pareció ver estrellas se desplazaran a la misma dirección. En ese momento pensé era el fin del mundo. En mi ignorancia y miedo, pensé que la tierra había chocado con un satélite o un planeta. Me encontraba en la calle Virgili nº 10; mi reacción  fue salir corriendo por mi izquierda.  Al entrar en la calle Soledad de la primera puerta a mi izquierda, las prostitutas al verme me cogieron y me metieron en esa casa. Algunas puertas de ventanas y balcones, aún se desprendía lo que era un peligro. Eso sería lo que esas chicas temían por mi corta edad. Muchos piensan que esa clase de personas son indeseables, cuando por experiencia puedo asegurar, son de corazón tiernos y muy humanitarias.

Entre ella escuchaba sus comentarios. Unas  decían pudiera ser la explosión de un barco, y otras que si los depósitos del gas. Fueron mucho los comentarios que eso me ayudó para que pronto nadie me pusiera atención, dándome oportunidad de poder continuar mí fuga. Mi deseo era llegar hasta mi madre la única cosa que yo tenía. Mis dos hermanas Ana y María se encontraban en el Puerto de Santa María, en lo que le llamaban “Las colonias” de la Sesión Femenina. Ellas se marchaban todos los años por un periodo de  tres meses; lo que les permitían poder comer como personas. Mi pobre madre se encontraba sola en el momento de la explosión.

Corriendo siempre por medio de esas solitarias calles, por miedo a un trozo de cristal, como de una puerta o ventana. Por suerte esa vez yo tenía posiblemente zapatos que alguien me diera ya usados o unas alpargatas que mi madre me hubiese comprado. Ya que muchas veces yo andaba descalzo. Las calles estaban cubiertas de cristales, destrozos, con noche bien obscura. No tardé mucho en recorrer la distancia hasta la calle Mateo de Alba. Por suerte vi con satisfacción que mi madre estaba con vida. Sentada en su eternal silla de mimbre, la única que poseíamos. No estaba herida ni había caído por tierra, solo me dijo que la plancha de planchar salió despedida por la onda y le cayó en el plato de berenjenas que tenía por delante. Muy posiblemente sería la única cosa que nuestra pobreza le ofreció esa noche como cena.

Como nos encontrábamos bien lejos del punto de la explosión, solo vi que de su ventana desaparecieron todos los cristales e dos muros deteriorados que uno nos unió con al vecino. Pasaba el tiempo yo miraba al exterior;  las calles permanecían desiertas. Pronto llego mi tía que vivía en la calle virgili donde me encontraba en el momento de la explosión: desde el patio preguntando si yo estaba en casa. Ya que todos los vecinos pensaban yo me hubiese caído en el pozo (Aljibe) de la calle virgili ;  su tapa se destrozó por motivo de la explosión, dejándola al descubierto. Tuve suerte que al salir de ese edificio tentaba las paredes de mi derecha y esa aljibe se encontraba a mi izquierda. Mi tía se puso muy furiosa porque yo no le dije a nadie iría al lado de mi madre.

Una de las veces que miré al exterior, oí anunciaba por un altavoz que pasó por la esquina de la calle Sagasta que nos  fuéramos rápidamente para la playa que se esperaba otra explosión. Mientras mi madre se preparaba lo más rápida que sus facultades le permitían,  yo impaciente miraba al exterior. Antes, que yo no veía a nadie por la calle, vi salir de las casa las personas como si fuera de unos hormigueros. ¿TODO EL MUNDO A LA PLAYA, SE ESPERA UNA 2ª EXPLOSIÓN! Decía el altavoz.

A lentos pasos por su invalidez, y apoyándose por los muros de las casas, avanzábamos  los 500 metros que nos separaban de la playa. Todos nos adelantaban y nadie se ocupaba de nosotros. Ella estaba casi inválida cosa que no le permitía avanzar normalmente. Recuerdo me decía ¡Adelántate tú que yo llegaré a mi paso! Esta vez, yo no podía obedecerle ni abandonarla a su suerte; ella no podría llegar si no era apoyada a mí como de costumbre. Tengo que reconocer que esos 500 metros me parecieron interminables. Reconozco llegamos de los últimos a la playa de la caleta, mucho llegaron después por motivo a la distancia que le separaban, fueran más larga que la nuestra.

Difícilmente llegamos hasta la misma balaustrada de esa playa, mi madre se apoyo sobre ella y esperábamos un hueco entre las gentes para bajar y  ponernos bajo la protección de la muralla. Cosa que no era fácil al ver la cantidad de personas que se encontraron en ese lugar. Por suerte antes de bajar, pasó un automóvil anunciando que el peligro había desaparecido y podíamos regresar a casa. Pensé en ese momento que si se hubiese producido la segunda explosión, no nos podíamos haber podido salvar.

Todo el mundo nos volvió a adelantar con la misma velocidad anterior. Posiblemente temerían que sus hogares fueran desvalijados. Nosotros esta vez la   prisa no nos agobiaba. No teníamos ni casa, ni muebles ni nada que podían robarnos. Pasamos una larga noche sin poder dormir, yo como de costumbre en el suelo encima de una manta y mi madre en su eterna silla de mimbre. Las ambulancia pasaban por la calle de la Rosa con las sirenas y nosotros al oírlas decíamos ¡Otra más! No podíamos contarla, solo nos enteramos que los heridos lo ponían por los suelos en los corredores, por falta de camas.

Pasaron varios días sin electricidad ni agua. Venia algunos camiones cisterna con agua potable que yo con una lechera de aluminio la llenaba para nosotros  beber. Puedo decir que al día siguiente decían no dejaban salir de Cádiz ya que la explosión ocurrió cerca de la entrada a la vieja ciudad Gaditana. Era la única salida para el exterior; aparte de por mar, que para ello hacía falta una barca como mínimo. Estábamos atrapados como ratas en una ratonera. No puedo decir con certeza la cantidad de muertos y heridos que esa explosión provocó.  Como tampoco cual fuera el motivo que esas miles de bomba explotaran al mismo tiempo. Nunca fuimos informados y hasta el “Diario de Cádiz” junto con las autoridades guardaron el secreto. Hacían mucha propaganda procurando no pensáramos  en conocer la verdad de lo ocurrido distrayéndonos en la desgracias  de esas criaturas abandonadas (como nos decían)  de la casa de cuna donde  todos murieron en compañía de esas pobres monjitas. Con esas intenciones nos hacían pensar en las desgracias de unos niños que nacieron malditos solo mara morir pronto e injustamente. Eso fue un crimen contra la humanidad. Nunca se debe colocar miles de bomba defectuosas en una ciudad como Cádiz donde no existía nada más que una salida. Más tarde las autoridades se ocupaban más bien en felicitarse entre ellos y repartirse medallas, mientras la ciudad gaditana curaba sus propias heridas.

El periódico local “Diario de Cádiz” ayudó mucho al régimen para ocultar lo que en realidad ocurrió. Solo se dedicaba hacer propaganda de que si los damnificados, esto y lo otro. Que en realidad las victimas recibieron muy poca ayuda. Las fronteras estaban cerradas por motivo que las naciones no reconocían en ese momento al gobierno. Solo teníamos correspondencia con Portugal e Argentina. Esta última nación que yo sepa, prometió e envió una ayuda considerable que se perdió en camino y los gaditanos ni  la vieron.  No sé si los damnificados recibieron algo, solo sé que los barracones provisionales que hicieron como vivienda, duraron años y años. Yo veía esos barracones con envidia de no poder vivir como ellos. Ni mi madre, ni hermana ni yo, estábamos en las listas de los damnificados. No teníamos nada, no perdimos nada. Me robaron hasta mi dignidad al nacer ¿Qué podría yo perder? La única cosa “Mi madre” y eso es irremplazable.

Día más tarde anunciaron que un barco argentino llegaría para socorrernos. Yo que era un mendigo, un niño de la calle como nos llamaban, un pillo porque me comía los que me encontraba en la basura, un despreciado porque era pobre; me encontraba en buena posición para ver y comprender que las solas personas que fueron beneficiada por la llegada de ese barco, fueron las señoritas prostitutas. La propaganda de esa ayuda era fuerte, pero sin resultados para los gaditanos.

Ese barco que era un crucero, estuvo anclado en el puerto, cerca de un mes si bien recuerdo. Lo que mejor recuerdo fue el día que zarpó. Podría decir que casi toda la población parecía haber ido a despedir ese magnífico crucero ya que el puerto de mar estaba repleto de gentes.  Yo que rondaba por ese lugar en esos momentos, me subí en un camión estacionado ceca de la Comandancia de marina con intención de observarlo. Mi estatura no me facilitaba el panorama, decidí acercarme a él que gracia a mi esquelético cuerpo  pude  meterme entre el púbico y ponerme muy cerca de la escala del barco. Me llamaba mucho la atención porque tenía como dos grandes esfera de acero que tendrían que ser cañones. Como niño me encantaba mirar tal técnica.  Pero lo que mejor recuerdo es lo siguiente.

Mirando los marinos argentinos subir al barco a la llamada de sus sirenas  viéndolos todos sonrientes  porque regresaban a su país y fueron bien recibidos en el nuestro. Recuerdo sobre todo uno de ellos, un joven alto de ojos azules que me miró con una sonrisa que yo nunca había recibido a parte de las de mi madre. Al mismo  tiempo me entregaba algo que nunca me lo esperaba.  Puso en mi mano el primer trozo de queso que yo comí en mi vida a mis doce años de edad. Ese gesto tan humano me hizo amar esa nación Argentina a la que sigo queriendo.

Sé positivamente que esto que relato no tiene valor por salir de los recuerdo de un anciano mendigo gaditano. Solo intento recordar algo que ocurrió por fanatismo político; procurando al mismo tiempo no olvidemos esas víctimas.  Recordarla con amor y perdonar los culpables. Mis respetos por los familiares que aún existan y mi agradecimiento el pueblo Argentino de Antonio Guardia “NIÑODENADIE”

Remitido por Leonor Villegas  para La Memoria Viv@ y Escrito por Antonio Guardia.


“España debería aclarar dónde y quiénes están en las fosas comunes”, según la ONU

septiembre 2, 2011

labores de exhumacion en la fosa de la Legua (Gumiel) ARMH

    • EFE. 29.08.2011 – 18.37h

    El presidente del Grupo de Trabajo de la ONU sobre Desapariciones Forzadas e Involuntarias, el sudafricano Jeremy Sarkin, recordó este lunes al Estado español su obligación de aclarar la situación de las personas desaparecidas a consecuencia de la Guerra Civil (1936-1939) y la posterior represión franquista.

    “El Estado español debería aclarar dónde están las fosas comunes y quiénes son las personas que están en esas fosas”, dijo Sarkin en la víspera de la conmemoración del Día Internacional de la Víctimas de Desapariciones Forzadas, que este año se celebra por primera vez bajo el paraguas de la ONU.

    Es necesario estar al servicio de estas familias, sin olvidar la importancia de la reconciliación Sarkin declaró que las desapariciones “son una violación continúa de los derechos humanos” y subrayó que, de acuerdo con la doctrina internacional, aquellas que “siguen sin resolverse tienen la consideración de delitos que todavía se están cometiendo”. El relator especial de las Naciones Unidas dijo que el deseo de su grupo es que “en España se siga trabajando en este asunto, que se trabaje para identificar todas las fosas comunes que hay en el país”.

    Sarkin destacó que “las familias de los desaparecidos tienen derecho a conocer la verdad, aunque las desapariciones ocurrieran hace más de 70 años, porque el derecho a la verdad es crucial”. “Es necesario estar al servicio de estas familias, sin olvidar la importancia de la reconciliación”, agregó.

    España es uno de los 28 países que han ratificado la Convención sobre la Protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas, en vigor desde diciembre pasado, pese a haber sido adoptada por las Naciones Unidas en 1982, y que en opinión de Sarkin ayudará a avanzar en la resolución de este problema.

    113.000 desaparecidos

    La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) recordó este lunes que, en el caso de España, son 113.000 las personas que siguen en fosas comunes sin ser identificadas, según el intento frustrado del juez Baltasar Garzón de investigar este caso.

    La ARMH denunció “el abandono que sufren por parte del Gobierno español los familiares de los desaparecidos como consecuencia de la represión franquista” y subrayó que la desaparición forzada “es el delito más grave que existe en el Derecho Penal”.

 http://www.20minutos.es/noticia/1144430/0/onu/


El Papa, Cuelgamuros y la lógica soberana del fascismo español

agosto 31, 2011

Dibujo de J. Kalvellido

 

Por

Dos imágenes. Cajamarca, 1532, Pizarro se encuentra con Atahualpa y le hace un requerimiento para que se someta a la autoridad del emperador Carlos I y del Papá Clemente VI. Para ello le entrega una Biblia y ordena a “Felipillo” su traductor que le explique que allí está la palabra de Dios. Atahualpa, hijo de una milenaria cultura oral, se lleva la Biblia al oído y la tira al suelo porque no escucha nada. El gesto desata la furia de los españoles que realizan una matanza que se salda con el asesinato de 5.000 indígenas . Mediados de los ochenta, en plena democracia, un Instituto de Enseñanza Media, como muchos otros en aquella época, organiza una excursión para visitar, El Escorial, El Valle de los Caídos y el Palacio de la Granja, es decir, los dos palacios imperiales y el mausoleo fascista de un dictador que se creía heredero y continuador de esos dos imperios.  Durante el recorrido, entre bocadillos de tortilla de patata y hormonas desenfrenadas, no se hace ninguna reflexión crítica sobre la historia de estos lugares y nadie resulta sorprendido de que se nos anime a admirar la belleza y grandiosidad de los monumentos. Eso es España: un lugar donde el pasado violento se niega, se ignora, se trivializa o, pero aún, se celebra sin ningunos escrúpulos.

Los latinoamericanos que han venido he España a aplaudir al Papá harían bien recordando la complicidad de la Iglesia con La Conquista, la Cruz y la espada, harían bien recordando que, aunque haya teología de la Liberación e Iglesia de los pobres, ésta es precisamente la Iglesia que rechaza la curia romana, deberían recordar la imagen de un furibundo Juan Pablo II levantado por la solapa al sacerdote y ministro sandinista, Ernesto Cardenal, culpable tan sólo de haber luchado contra la miseria y la injusticia social. Esta historia, la de Iglesia que justificó la conquista y el genocidio de los pueblos originarios de América, la de la Iglesia de los latifundistas y los nobles, la de la Iglesia que facilitó que Franco desfilara bajo palio, es la que converge y cristaliza en el fastuoso monumento de la Santa Cruz del Valle de los Caídos.

Cuelgamuros, como llaman los presos al Valle de los Caídos, fue un campo de trabajos forzados y  es hoy un monumento fascista, probablemente el último que pueda visitarse en Europa sin otra mediación que una guía compuesta por Patrimonio Nacional que, al menos hasta hace poco, seguía exaltando las virtudes del régimen. La propia presencia de la cruz y la estrecha alianza de Franco con la jerarquía eclesiástica ha confundido a más de un politólogo, seguidor de las teorías revisionistas de Juan Linz, que consideran que la dictadura franquista fue un régimen autoritario, pero no fascista, pues el fascismo es incompatible con el catolicismo. No llamar a las cosas por su nombre es propio de quiénes se creen no sólo dueños del dinero, sino también de los adjetivos, pero lo cierto es que el fascismo español combinó perfectamente la existencia de “células cancerígenas” en la sociedad española –la anti-España, esa amalgama de comunistas, masones, feministas, homosexuales, judíos y en general cualquiera que pensara en una sociedad más justa – con la idea de la Guerra Civil como santa cruzada contra los enemigos de la Iglesia. Como muestra valga una de las muchas citas que pueden entresacarse de los escritos de Franco: “Nuestra cruzada  –escribe el dictador–no se libró contra nuestros hermanos españoles, sino contra todo el sistema que los aprisionaba. Así podemos decir que constituyó una verdadera guerra de Liberación, la indispensable operación quirúrgica que la gran invasión del mal nos exigía, llevada a cabo con el mismo dolor con que se amputa un miembro a un ser querido”.

Esta lógica responde a un concepto de soberanía específicamente fascista. Carl Schmitt, teórico de la Alemania Nazi y a la sazón uno de los maestros de Manuel Fraga, define el poder del soberano como aquél que es capaz de decidir entre la vida y la muerte de sus súbditos. El soberano está por necesidad a la vez dentro y fuera de la ley, puede suspender en cualquier momento el orden jurídico y sobre todo es capaz de dar muerte sin cometer un homicidio. La multiplicación de las metáforas biopolíticas (i.e. el cáncer marxista) y la retórica religiosa (la cruzada) son la expresión de ese poder soberano del dictador que autorizó en distintos grados, la supresión de los derechos civiles, la tortura y la muerte de todas y todos aquellos que consideraba infrahumanos.

El Valle de los Caídos es la expresión arquitectónica de ese poder soberano del que la Iglesia es cómplice y participe. El decreto mismo de fundación habla de un “lugar perenne de peregrinación en que lo grandioso de la naturaleza ponga un digno marco al campo en que reposen los héroes y mártires de la Cruzada”, pero además, cuando las cárceles franquistas empezaron a rebosar y el régimen se dio cuenta de que necesitaba mano de obra esclava para reconstruir el país, fue un jesuita, el padre Pérez del Pulgar, el que diseñó un “sistema de redención de penas” para justificar la existencia de campos de trabajo forzado, una expresión más del poder soberano del dictador. Pérez del Pulgar escribía en 1939, “es muy justo que los presos contribuyan con su trabajo a la reparación de los daños a que contribuyeron con su cooperación a la rebelión marxista” y así estableció un sistema por el cual determinados días de trabajo podían contribuir a la reducción de la condena. La idea transpiraba una tufillo de depuración espiritual, perdón y redención, pero en realidad se trataba de seguir imponiendo sobre los vencidos, la lógica soberana y deshumanizadora de los vencedores.

De ello habla muy elocuentemente el libro fundacional de Daniel Sueiro –La verdadera historia del Valle de los Caídos— en el hay un testimonio de un preso del Penal de Ocaña que cuenta que el mismo Juan Banús acudió al penal para proveerse de reclusos: “Me miró los dientes y me palpó los brazos; y me preguntó los años, claro, yo entonces tenía veinticinco, estaba en la flor de la vida, pero como no percibía alimentos de fuera de la prisión, pues estaba como un paraguas viejo, arrugado”. La cuestión, entonces, no sólo es sólo cuántos presos murieron en Cuelgamuros o si se vivía mejor allí que en la Prisión de Burgos, lo importante es que los presos eran pura vida desnuda, es decir, menos que humanos, no muy diferentes a un caballo. Esa lógica era la lógica soberana del fascismo español en su doble arista católica (la cruzada), y biopolítica (la enfermedad en el cuerpo social).

Con estos antecedentes sólo cabe calificar la consulta de José Luis Rodríguez Zapatero al Papá sobre el Valle de los caídos como una farsa total (Marx dixit: “la historia siempre se repite dos veces, primero como tragedia y después como farsa”). El Papá no tiene legitimidad ni derecho para decidir sobre el futuro de El Valle de los Caídos. Se trata de una cuestión de Estado en la que la Iglesia lo mejor que podría hacer es reconocer su complicidad en está historia de represión y terror para ganar al menos cierta legitimidad frente a la ciudadanía, no sería un mal principio para ganarse el respeto también de los laicos. Si alguien tiene que ser consultado sobre el futuro de El Valle de los Caídos son justamente los presos que con su sangre, su sudor y su libertad levantaron semejante testimonio de barbarie. Algunos, como Nicolás Sánchez Albornoz, ya han expresado en numerosas ocasiones que lo primero que tiene que pasar es que los cadáveres de Franco y José Antonio sean exhumados y devueltos a sus familias para que los entierren tan cristianamente como deseen. Mientras Franco y José Antonio sigan enterrados en Cuelgamuros (curioso para un dictador sólo autoritario ser enterrado al lado del fundador de la Falange), se seguirá cumpliendo la “ley del padre” y seguirá en funcionamiento el concepto de soberanía descrito anteriormente. De la pervivencia de esta forma de soberanía habla elocuentemente el doble rasero de la policía con los manifestantes laicos. La lógica soberana del estado de excepción antes de arrogarse el privilegio de matar impunemente, despoja a los sujetos de sus derechos; que haya quiénes puedan manifestar fervorosamente su fe y quienes sean apaleados por expresar su laicismo no es ajeno a esta lógica ni al testamento de Franco.

Por último, el Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero habla frecuentemente de transformar el Valle de los Caídos en un lugar para la reconciliación y el perdón. Hacer esto equivaldría a no cambiar absolutamente nada, puesto que en 1959, derrotadas las potencias del Eje y en otro contexto político, fue Franco mismo el que resignificó el monumento y lo transformó en lugar para la reconciliación y el olvido. El filósofo francés Jacques Derrida nos ha recordado en un texto deslumbrante sobre la memoria del Apartheid en  Sudáfrica que el perdón no puede ser un instrumento de gobernanza ni un cálculo político y que la experiencia de la justicia no debe quedar contaminada por los temas judeocristianos del perdón y la reconciliación. Dicho de otro modo: que se haga justicia o no es del todo independiente de que haya reconciliación y perdón.

Me consta que en la comisión interministerial para el futuro del Valle de los caídos hay gente valiosa como Francisco Ferrándiz, les animo a que piensen que lo que se necesita hacer en Cuelgamuros es Justicia, no electoralismo. El señor Rodríguez Zapatero todavía podría, como en Estrella Distante, la novela del chileno Roberto Bolaño, dejar una fulgurante estela al caer que nos deslumbrara a todos con un último acto de Justicia. Sin esperanza, con convencimiento.

Luis Martín-Cabrera es Profesor de Literatura y Estudios Culturales en la Universidad de California, San Diego y Coordinador de The Spanish Civil War Memory Project para recoger testimonios de supervivientes de la Guerra Civil y la represión franquista

El Papa, Cuelgamuros y la lógica soberana del fascismo español

 


Pajares de Adaja, 28 08 2011: homenaje con mucha dignidad

agosto 29, 2011

Flores del 28 08 2011. Foto LMV

Varias asociaciones y amigos memorialistas arroparon a los familiares de las víctimas de Pajares de Adaja.

El acto homenaje articulado sobre declaraciones reclamando una respuesta de nuestros gobernantes sobre el destino de los desparecidos de esta localidad (que se encuentran en Cuelgamuros , ver enlace aquí abajo), música en directo y poemas, se llenó de emoción respeto y dignidad. No caben más palabras. El sitio lo ocupan estas imagenes, sus nombres y sus familiares.

Placa en el monolito con los nombres y apellidos. Foto LMV

Poema en la otra parte del monolito. Foto LMV

Familiares de las víctimas, finalizando acto. Foto LMV

Un solidario, fraternal y respetuoso recuerdo desde La Memoria Viva.

En Pajares de Adaja (Ávila), homenaje a diez asesinados por la barbarie fascista, un encuentro lleno de emoción.


NECROLÓGICAS: Fallece Heribert Barrera, expresidente del Parlamento catalán…

agosto 28, 2011

Heribert Barrera, en el Parlamento catalán (1987).- ANTONIO ESPEJO

NOTICIAS RELACIONADAS:

El hombre que hizo presidente a Pujol, por E. COMPANY

El histórico dirigente de Esquerra ha muerto hoy a los 94 años

IVANNA VALLESPÍN | Barcelona 27/08/2011

El expresidente del Parlament y de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) Heribert Barrera, ha fallecido hoy a los 94 años. Barrera, de 94 años, fue ingresado el pasado 21 de julio en la clínica Hospital de Barcelona a causa de una embolia, de la que no se ha podido recuperar. El histórico militante de ERC fue el primer presidente que tuvo el Parlament de Cataluña desde la restauración de la democracia, cargo que ocupó de 1980 a 1984. Barrera también ejerció de presidente de ERC entre 1991 y 1995.Nacido el 6 de julio de 1917, inició su carrera política en 1934, como miembro de la Federació Nacional d’Estudiants de Catalunya e ingresó en las Juventudes de Esquerra Republicana de Catalunya un año más tarde. Su padre, Martí Barrera, también fue diputado en el Parlamento de Cataluña y Consejero de la Generalidad de Cataluña durante la Segunda República.

Durante la Guerra Civil, Barrera luchó en el bando republicano y en 1939, tras la victoria franquista, se exilió en Francia, donde permaneció hasta 1952, cuando regresó a Cataluña para encargarse de la reorganización de Esquerra Republicana de Catalunya en la clandestinidad. En 1976, fue elegido secretario general del partido, cargo que ocupó hasta 1987. Entre 1991 y 1995, ejerció de presidente de la formación.

Barrera ejerció de diputado, tanto en Barcelona como en Madrid y Bruselas. En el Congreso de los Diputados estuvo entre 1977 y 1980, mientras que en el Parlament ocupó un escaño entre 1980 y 1988. Además, presidió la Cámara catalana de 1980 y 1984. También fue eurodiputado entre 1991 y 1994 bajo las siglas de la coalición Por la Europa de los Pueblos. En el año 2000 el Parlament catalán le concedió la Medalla de Honor.

A pesar de su larga carrera política, Barrera era licenciado en Ciencias Químicas por la Universidad de Barcelona, pero durante sus años de exilio se licenció también en Física como en Matemáticas en la Universidad de Montpellier. Fue ingeniero químico en el Instituto Químico de Montpellier y profesor en la Universidad de esta ciudad, y catedrático de Química Inorgánica en la Universidad Autónoma de Barcelona.

El País.com


IU exige al nuevo Ayuntamiento de Logroño el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica…

agosto 28, 2011

Ha recordado que el anterior Equipo de Gobierno “no tuvo coraje”

Foto de la Noticia

Foto: Ministerio Cultura

LOGROÑO, 22 Ago. (EUROPA PRESS) –

   Izquierda Unida ha exigido, a través de un comunicado, al nuevo equipo de gobierno municipal del PP el “inmediato cumplimiento” de la Ley de Memoria Histórica en Logroño, sustituyendo el nombre de, al menos diecisiete calles logroñesas que todavía mantienen “nombres fascistas y de exaltación al golpe de estado de 1936 o a la dictadura franquista, tal y como recomendó la Comisión municipal creada el año pasado para el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica en Logroño”.

   Para IU, es “lamentable” que cuatro años después de la aprobación de la Ley de Memoria Histórica en 2007, Logroño “siga sin cumplir una ley que obliga a todas las instituciones del estado para el establecimiento de una cultura verdaderamente democrática en nuestra ciudad”.

   Así, IU criticó ya la actitud del anterior equipo de gobierno municipal PSOE-PR, que “no tuvo el coraje y la valentía política de aplicar la ley, a pesar de que su obligación era el estricto cumplimiento de la ley en su ámbito de actuación municipal”. Por ello, IU insta al gobierno del PP a “acabar de una vez con esta anomalía antidemocrática que todavía pervive en nuestra ciudad y establecer una memoria histórica colectiva plenamente democrática en Logroño”.

   Durante estos cuatro años desde la aprobación de la Ley de Memoria Histórica, IU ha criticado además otras “vulneraciones de la ley” como la aprobación de ayudas económicas desde el Ayuntamiento de Logroño y el Gobierno central para obras de restauración de la concatedral de la Redonda, cuando la Ley de Memoria Histórica prohíbe estrictamente la concesión de ningún tipo de subvención pública a aquellas entidades privadas que mantengan símbolos o inscripciones de exaltación al golpe de estado fascista de 1936 o la dictadura franquista, como es el caso de La Redonda.

   Por todo ello, la formación ha exigido al equipo de gobierno municipal que proceda de manera “inmediata” al cumplimiento de la ley, sustituyendo los nombres de al menos diecisiete calles logroñesas, de acuerdo con los criterios establecidos por la Comisión municipal creada el año pasado y proceda al borrado y desaparición de las inscripciones de “tipo fascista” que todavía figuran en las fachadas de la catedral de La Redonda de Logroño.

Europapress vía google noticias


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 334 seguidores