La Generalitat acusa de “desleal” a Cultura por el ‘caso Centelles’…

noviembre 30, 2009

Sergi Centelles sostiene una fotografía hecha por su padre, ante la mirada de su hermano Octavi.- C. RIBAS

El ministerio sabía que el fondo iba a ser patrimonio catalán, según la consejería.

N. JUNQUERA / C. GELI – Madrid / Barcelona – 30/11/2009

“Malestar” y “sorpresa” y, en voz baja, la asunción de que sólo la gestión política puede ya cambiar el sino de los casi 10.000 negativos del fotógrafo Agustí Centelles, que el Ministerio de Cultura ha adquirido a los herederos del fotógrafo por antonomasia de la Guerra Civil en Cataluña y que, en principio, destinará a engrosar los fondos del Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca. Esos son los sentimientos que dominan en el Departamento de Cultura de la Generalitat, donde un portavoz calificó ayer de “desleal” la actitud de la Administración central: “No puede ser que ofrezcamos 500.000 euros y luego otra administración pública ponga 200.000 más, como si fuéramos dos casas de subastas privadas; estamos gestionando dinero público”.

La noticia en otros webs

Las mismas fuentes aseguraron que hoy el consejero de Cultura, Joan Manuel Tresseras, hablará con la ministra para intentar reconducir un tema que tiene una altísima carga simbólica para Cataluña: Centelles se llevó consigo al exilio una maleta con sus negativos para evitar que fuera a parar precisamente a Salamanca. Cuando la parte catalana de los papeles de Salamanca, tras años de arduas gestiones, vuelven lentamente, el archivo del Robert Capa catalán hace el camino inverso. “Parece la torna, una compensación para Salamanca”, apunta un técnico de la Generalitat.

La verdad es que todas las partes arrastran culpas. Así, tras años de cierta indolencia de la Administración catalana por hacerse con ese fondo (de lo que ya se quejó en vida el fotoperiodista), hace cerca de un año se intensificaron las conversaciones. Los herederos, los hijos Sergi y Octavi, pasaron de casi donar el fondo, según la Generalitat, a exigir “mejoras sustanciales” de la última oferta por escrito que se les hizo llegar: 500.0000 euros, dos años de cesión de derechos (que los expertos evalúan en, mínimo, más de 100.000 euros al año) y, a partir de 2012, la cotitularidad; amén de exposiciones en el extranjero, un premio con su nombre y un catálogo definitivo…

Ya antes de que esta última oferta no obtuviera respuesta y ante la insinuación de los herederos de que tenían ofertas “japonesas, estadounidenses y de Salamanca”, la Generalitat se curó en salud y el 15 de octubre inició un expediente de inclusión del archivo en el catálogo de patrimonio cultural de Cataluña. Un hecho del que, según la Generalitat, fueron informados tanto el ministerio como los herederos el 26 de octubre. En la práctica, implica unos requisitos técnicos (de accesibilidad y conservación) y la necesidad, por un lado, de avisar a la Generalitat si se efectúa una venta. Esto último no ha ocurrido. -“Ahí han dado un paso en falso”, afirmaban ayer desde la Generalitat- y la posibilidad de tanteo y retracto. No hay mucho resquicio: al tratarse del Estado, no se cree que se pueda reclamar como sí sería factible ante otra comunidad autónoma. “Aquí Madrid nos ha fallado: hemos tenido ocasión, por ejemplo, de hacernos con el archivo de Juan Negrín y lo redirigimos hacia el ministerio”, recordaban ayer. Mientras, la directora del centro de Salamanca, María José Turión, ya había visitado en mayo el fondo en Barcelona.

Según fuentes de la negociación, el ministerio decidió comprar el archivo el 23 de octubre, que se formalizó el pasado jueves. Seis días después de que el Gobierno central decidiera adquirir el material, el 29 de octubre, la Generalitat solicitó a los herederos su petición económica final. Sin embargo, el 4 de noviembre, recibieron una carta donde se les advertía que el 26 de octubre, es decir, tres días antes de aquella comunicación en la que les pedían una oferta económica, la Generalitat había incoado ya el expediente.

El País.com

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Generalitat/acusa/desleal/Cultura/caso/Centelles/elpepucul/20091130elpepicul_5/Tes


Franco incautó 3.500 millones de pesetas republicanas entre la Guerra y la Posguerra…

noviembre 30, 2009

La cifra equivaldría a más de 5.300 millones de euros, y los afectados piden su restitución.

EUROPA PRESS – 29/11/2009 18:10

El Gobierno franquista incautó al menos 3.500 millones de pesetas republicanas entre la Guerra Civil y los primeros años de la Posguerra, según las actas del Banco de España franquista, a las que ha tenido acceso Europa Press.

Esta cifra figura en las estimaciones que hizo el propio Banco de España después de que el Gobierno franquista, con sede en Burgos, emitiese un decreto el 17 de septiembre de 1938 en el que prohibía “la tenencia de papel moneda puesto en curso por el enemigo” e ordenaba su incautación.

Estiman que una peseta republicana equivaldría a día de hoy a 1,5 euros

El objetivo del Gobierno franquista era cambiar el papel moneda impreso por la administración republicana por moneda franquista, aunque según denuncia la Agrupación de Perjudicados por la Incautación Franquista, miles de familias se quedaron sin cobrar pese a entregar sus ahorros a la autoridad y tener un recibo oficial que así lo certifica.

La entidad se puso en marcha en el año 2005 y agrupa a 2.000 familias de todo el Estado, de las que 800 viven en Cataluña.

Reclaman que el Estado reconozca la confiscación y que se les restituya el dinero con un valor actualizado al curso. Estiman que una peseta republicana equivaldría a día de hoy a 1,5 euros, por lo que en la actualidad, el valor de la cantidad confiscada superaría los 5.300 millones de euros.

Cifra aún mayor

Alfredo Martín Cano, que es profesor de historia de un instituto en Murcia, explicó que logró tener acceso a las actas del Banco de España franquista. En ellas, se estimó con fecha al 9 de mayo de 1938 que la estimación de la incautación sería de 3.561 millones de pesetas.

Martín Cano apunta que esta cifra podría ser mayor, aunque indicó que no ha podido consultar más libros de actos del Banco de España ya que la entidad argumenta que aún no están catalogados.

El papel-moneda impreso por la República fue utilizado como arma de guerra

Tanto Martín Cano como la historiadora Laura Cervera, ambos poseedores de un recibo heredado de sus familiares, coinciden en destacar que la Guerra Civil no sólo fue un concepto armado, sino que también fue una “guerra monetaria”, por lo que el papel-moneda impreso por la República –tanto el anterior como el posterior al Alzamiento Nacional– fue utilizado como arma de guerra.

Eso sí, explican que la incautación tenía que hacerse lo más rápido posible, con la finalidad de evitar que los tenedores de billetes republicanos que fuesen extranjeros pudieran denunciar la incautación o su anulación ante instancias internacionales.

Ambos también apuntan la hipótesis de que el Gobierno franquista utilizase los fondos que obtuvo de la incautación para contribuir al Tesoro Nacional, que se habría quedado bajo mínimos después de que el gobierno republicano lo utilizase para la compra de armas, entre otros fines, en el episodio llamado como el ‘oro de Moscú’.

Esta orden gubernativa franquista ordenaba la incautación del papel moneda impreso por el Gobierno Republicano a partir de 1936, que también pusieron en circulación algunos ayuntamientos situados en territorio republicano e incluso cooperativas. Con esta finalidad, se creó el ‘Fondo de Papel Moneda puesto en Circulación por el Enemigo’. Así, vecinos de toda España tuvieron que entregar sus ahorros al Banco de España, entidades bancarias privadas y a los Ayuntamientos, y nunca cobraron la cantidad abonada.

La estimación de la incautación sería de 3.561 millones de pesetas

“Pedimos justicia”, dice una de las impulsoras de la Agrupación, Lidia Jiménez, después de que se hayan restituido los bienes de partidos políticos o sindicatos, y que también se haya pedido con los medios de comunicación que fueron incautados.

Jiménez también recordó que les han llegado casos de afectados a quienes les incautaron viviendas y vehículos, entre otros bienes, y que no recibieron nada a cambio.

Público.es

http://www.publico.es/273934/franco/incauto/millones/pesetas/republicanas/guerra/posguerra


CORIA DEL RÍO: Inauguración en el paseo de la Constitución. Coria honra la memoria de la II República y de los represaliados del franquismo…

noviembre 29, 2009

ENLACE A L APÁGINA CON LAS IMÁGENES DEL MONUMENTO:

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Coria del Río ha inaugurado un monumento en honor a la II República Española y en homenaje a los ciudadanos de la localidad represaliados, desaparecidos y asesinados por la dictadura franquista.

La asociación asegura en un comunicado que en Coria hay constatados más de 200 ciudadanos que perdieron la vida durante el franquismo por causas políticas, mientras que “son innumerables” los que sufrieron la represión.

La inauguración del monumento, ubicado en el Paseo de la Constitución y realizado por Ángeles de la Torre, ha estado presidida por el alcalde de Coria, José Vicente Franco (PSOE), que estuvo acompañado por todo su equipo de gobierno, y por el presidente de la asociación, Mariano Baquero.

También asistieron el parlamentario europeo Luis Yáñez-Barnuevo, la diputada y presidenta de la Comisión de Justicia del Parlamento español, Carmen Hermosín, el secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, y representantes de la Consejería de Justicia, de la Diputación y de todos los partidos locales excepto del PP.

Entre los centenares de asistentes al acto, la asociación de memoria de Coria destaca al rector de la UNIA, Juan Manuel Suárez Japón, al escritor Antonio Rodríguez Almodóvar, al actor Joan Dalmau, que ha participado en películas como “Soldados de Salamina” o “Mar adentro)”, además de los sindicatos UGT, CCOO y CGT.

En el acto intervino Francisco Salas, nonagenario, que es el integrante más veterano de la Asociación Memoria Histórica de Coria y del partido socialista local.

Los asistentes concluyeron el acto entonando de viva voz el himno de Riego, coreado espontáneamente después de que lo comenzara el cantautor Marcos Peñalosa, precisa la asociación.

La placa del monumento subraya que se honra “a los que fueron expoliados, represaliados y pagaron con su vida la defensa de la legalidad republicana, la libertad y la democracia”.

La asociación de la memoria histórica de Coria lamenta que, más de 70 años después de la “rebelión fascista, en España se sigue sin conocer qué pasó, quién ordenó las ejecuciones, quién practicó las detenciones y qué sucedió con los, al menos, 114.266 desaparecidos que se han documentado judicialmente”.

elmundo.es/Google noticas

OTRAS NOTICAS RELACIONADAS:


Rosas para las víctimas de la Guerra en Órgiva…

noviembre 29, 2009

El PSOE recuerda en el Carrizal a los fusilados por las tropas franquistas.

29.11.09 – RAFAEL VÍLCHEZ | ÓRGIVA.

Las balas asesinas de las escuadras negras franquistas, 73 años después de los fusilamientos en el barranco de El Carrizal… se cambiaron ayer por rosas rojas en honor a los allí fusilados.

Suspiros, tristes recuerdos, música clásica de Jules Massenet, Basch y Pau Casals, ofrecida por Fernando Cornejo, Encarna Pastrana y María del Carmen Coronado, poemas de Clara Vigil, lágrimas y emociones contenidas se sucedieron ayer en un acto organizado por el PSOE en memoria de las víctimas franquistas.
Dicen algunos ancianos de Órgiva y Lanjarón que en las laderas de este barranco, ingente estrado de verdor, yacen sepultados en fosas más de 3.500 cuerpos de republicanos de las provincias de Granada y Málaga.
Familiares de represaliados, vecinos, alcaldes, representantes de la Junta y la Diputación, la presidenta de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica, Maribel Brenes, el secretario general de los socialistas granadinos, Francisco Álvarez de la Chica, y la consejera de Justicia, Begoña Álvarez, homenajearon ayer a los republicanos, cuyos cuerpos enterrados en cal, yacen amontonados en el barranco de El Carrizal, según el historiador Juan González Blasco. Todos y todas quisieron honrar su recuerdo.
Begoña Álvarez indicó que «en el barranco de El Carrizal se supone que hay más de 4.000 cuerpos, víctimas de la guerra y la posguerra. Hemos venido a este lugar para acompañar a los familiares de los ejecutados. Venimos a decirles que estamos con ellos, con una mano en el corazón y con otra en la Ley de la Memoria Histórica», señaló.
Álvarez de la Chica manifestó que «durante la dictadura, lo que ocurrió en este barranco estaba silenciado y olvidado por la derecha. Y nosotros, un año más, venimos a romper ese silencio. A recuperar el testimonio de las personas que recuerdan a sus familiares desaparecidos injustamente en este lugar. Y a que todas aquellas lagrimas que no pudieron salir a luz durante tantos años de represión, puedan aflorar en paz y sin rencor, recordando que aquellas personas entregaron su vida sin desearlo», opinó.
La alcaldesa de Órgiva, María Ángeles Blanco, dijo que «con esta clase de actos lo que se hace es dignificar a todos los que hay aquí enterrados».

LAS CLAVES

3.500 enterrados. Los vecinos de Lanjarón y Órgiva estiman que en El Carrizal hay enterrados entre 3.500 y 4.000 fusilados por las tropas del dictador Franco durante la Guerra Civil.

Justicia. La consejera de Justicia, Begoña Álvarez, y el secretario de los socialistas granadinos, Francisco Álvarez de la Chica participaron en este acto organizado por el PSOE en el marco de los actos que se vienen celebrando por la Memoria Histórica.

Ideal Digital.es/Google noticias


Las aristas de la memoria histórica…

noviembre 29, 2009

Un momento de las excavaciones en la fosa de Cabacheros, ayer. Foto:NACHO ARIAS

La fosa de Cabacheros abre el debate sobre la regulación de las exhumaciones.

29/11/2009 J. CUEVAS

La aplicación de la Ley de Memoria Histórica no deja a nadie contento. Mientras muchos familiares de las víctimas del franquismo esperan el día en el que puedan llorar a sus abuelos frente a una lápida, ni los partidos políticos ni las asociaciones acaban de ponerse de acuerdo sobre la forma en la que tiene que ejecutarse.

El último ejemplo se ha podido ver en el municipio allerano de Cabacheros. La excavación de una fosa común por parte de Foro por la Memoria y de la Asociación de Memoria Allerana se llevó las críticas de otras dos asociaciones, Todos los Nombres y Amigos de la Fosa Común de Oviedo, que pusieron en duda los argumentos aportados para la exhumación.

“Tenemos un protocolo de actuación que está registrado en la Oficina de las víctimas de la guerra civil, un organismo que depende del Ministerio de Justicia”, apuntó ayer Javier Ruiz, del Foro por la Memoria, que prefirió huir de una polémica que, a juicio de quienes han llevado a cabo las exhumaciones, “han provocado otros”.

Según recordó Ruiz, la llegada de este colectivo a Aller se produjo a raíz de la petición de los familiares de las personas cuyos restos supuestamente se encuentran en la fosa. Y añade más. Hace año y medio, la asociación participó en otras excavaciones que se llevaron a cabo en Matallana de Torío (León). En aquella ocasión, las palas no hallaron la fosa esperada, pero el procedimiento, aseguran en el Foro por la Memoria, fue el mismo allí. El colectivo lamenta que la polémica no haya podido solucionarse de una forma consensuada. “Los objetivos de las asociaciones no son los mismos”, indicó, “pero las cosas se pueden hablar”.

En el otro lado, Todos los Nombres ve en la falta de una regulación autonómica el origen de todo el problema. Su presidente, Luis Miguel Cuervo, apuntó ayer que “la ley permite excavar, pero no deja claro cómo hay que hacer las excavaciones”. Por este motivo, adelantó que solicitarán a la Consejería de Bienestar Social una normativa que especifique los criterios para ello.

Como modelo, toma la Ley de Fosas de Cataluña, que regula no solo la exhumación sino el derecho de las familias a exigirla. A día de hoy, aseguró Cuervo, la falta de regulación es tal que la exhumación podría llegar a realizarse sin la presencia de un arqueólogo. “En Asturias están los deberes por hacer y para excavar solo hace falta pico y pala”.

El colectivo asturiano aclaró que la fosa exhumada esta semana es solo una de las muchísimas que podrían encontrarse entre Moreda y el puerto de San Isidro. Respecto a la de Cabacheros, para Luis Miguel Cuervo, la investigación realizada por el colectivo que se hizo cargo de los trabajos no era lo suficientemente rigurosa. “Primero hablaron de cuarenta cuerpos y ahora de nueve”, criticó.

Lo cierto es que no toda la fosa ha podido salir a la luz. Parte permanecerá bajo la carretera. Algunos de los restos, aseguró Cuervo, se perdieron en los trabajos de ampliación del firme. Y las familias? El responsable de Todos los Nombres aprovechó para solicitarles “un mínimo de solidaridad”. “Esto mismo podría pasar en todos los sitios, pero las cosas no pueden hacerse así”, señaló.

La Voz de Asturias/Google noticias

OTRAS NOTICIAS RELACIONADAS:

La Justicia llega a la fosa de Aller El Comercio Digital (Asturias)


Cultura gana el pulso a la Generalitat por el archivo Centelles…

noviembre 29, 2009

19 de julio de 1936. Guardias de asalto en la calle Diputación de Barcelona.- AGUSTÍ CENTELLES

El Ministerio de Cultura acaba de adquirir por 700.000 euros el archivo fotográfico de Agustí Centelles, nacido en Valencia, pero criado en Cataluña, y considerado como el Robert Capa español o el fotógrafo sentimental de la Guerra Civil. Porque, a diferencia del primero, no fotografiaba la guerra, sino su guerra mientras veía cómo la iba perdiendo.

 

La noticia en otros webs

 

Los hijos han custodiado su obra sin apoyo institucional.

“Teníamos una oferta mayor de Christie’s”, aseguran los herederos.

La compra se formalizó el jueves, después de meses de negociaciones y tras una visita decisiva de la directora del Centro Documental de la Memoria Histórica de Salamanca, María José Turión, al archivo el pasado mayo. La venta podría desencadenar un nuevo enfrentamiento entre el Gobierno central y la Generalitat, que alega ahora que la obra de Centelles es “patrimonio cultural de Cataluña”.

Las negociaciones arrancaron con una gestión del ex ministro de Cultura César Antonio Molina. El pasado 4 de noviembre el subdirector general de Archivos y Gestión Documental de la Generalitat, Ramón Alberch, se dirigió por carta a uno de los hijos del fotógrafo, Sergi Centelles, para comunicarle que el 26 de octubre la Dirección General de Patrimonio Cultural de Cataluña había incoado un expediente de inclusión del archivo en el catálogo de Patrimonio Cultural de Cataluña. Sergi y Octavi Centelles temen que la Generalitat quiera ahora impugnar la compra o impedir la salida del archivo de Cataluña.

Pero el material hace ya semanas que abandonó Barcelona. Ahora está en Madrid, donde un grupo de expertos lo está catalogando. Y los abogados de los Centelles preparan un contencioso administrativo.

Los hermanos Centelles han recibido ofertas de compra desde 1986. Si se han decidido a venderlo ahora al Ministerio de Cultura no es, aseguran, por motivos económicos, sino porque, tras valorarlo con un grupo de expertos, era la opción que les ofrecía más posibilidades de difusión, con un proyecto de exposiciones en Estados Unidos y Latinoamérica. “Teníamos una oferta mayor de la casa de subastas Christie’s, por 850.000 euros, pero optamos por vender el archivo al Ministerio de Cultura a cambio del compromiso de que lo difundan de la mejor manera posible: creando un premio de fotografía con su nombre, por ejemplo”, explica Sergi Centelles.

El archivo contiene más de 10.000 negativos con algunas de las imágenes icónicas de la Guerra Civil española, como los bombardeos de Lleida o el juego de un grupo de niños que simula fusilar a sus amigos.

Desde la muerte de su padre, Sergi y Octavi Centelles han custodiado su obra sin ningún apoyo institucional. El único reconocimiento que recibió en vida el fotógrafo fue el Premio Nacional de Artes Plásticas en 1984. Alfonso Guerra entregó el galardón a sus hijos. Centelles, que murió meses más tarde, confesó sentirse “molesto” porque las instituciones catalanas no habían demostrado en ninguna ocasión el más mínimo interés por su obra. “No es una cuestión económica la que reivindico, sino el interés por la recuperación de un patrimonio gráfico como el que poseo a través de tantos años de continuada dedicación”, dijo entonces.

Agustí Centelles, que fue condenado al exilio en 1939, encarcelado en el sur de Francia, retornado clandestino en 1944 y depurado luego, luchó contra viento y marea por preservar su material. “Durante el tiempo que pasó en el campo de concentración de Bram, en Francia, dormía abrazado a la maleta donde llevaba sus fotos y los demás pensaban que allí dentro debía tener oro o dinero”, cuenta su hijo Sergi. Después escondió los negativos en la buhardilla de la casa de una familia de Carcasona, a la que mandaba turrón cada Navidad como señal de que estaba vivo.

Fue a recuperarlos en cuanto murió Franco. Pero el régimen le había cerrado para siempre la puerta del fotoperiodismo y sus últimos años de vida laboral los había dedicado a la fotografía publicitaria.

Se busca a este hombre

Los hijos de Agustí Centelles se han embarcado en una singular investigación: buscar la identidad del hombre de esta foto. El joven afroamericano había cruzado el Atlántico para luchar por una causa con la que nada tenía que ver: la permanencia del Gobierno de la Segunda República. Era 1938. Estaban en Barcelona. Poco más se sabe de este hombre cuyo retrato terminará el próximo semestre en manos del presidente de EE UU, Barack Obama.

Los hermanos Octavi y Sergi Centelles saben ya quién quiere regalarle esa imagen al hombre favorito del planeta, pero de momento prefieren mantener el misterio: “Será un regalo institucional”, dicen. Están entusiasmados con la investigación casi detectivesca que han iniciado, arropados, entre otros, por un profesor de la Universidad de Columbia de Nueva York, para desvelar uno de los enigmas que encierra la obra de su padre. “Queremos encontrar a los descendientes de este brigadista, conocer su historia. Creemos que era de Alabama”, cuenta Sergi Centelles.

De momento, se han hecho con una lista de 450 brigadistas afroamericanos que participaron en la Guerra Civil. Uno de ellos es el de la fotografía. Pertenecía al Batallón Lincoln, la primera fuerza armada estadounidense que integraba a blancos y negros en igualdad de condiciones. Acababa de llegar a Barcelona para participar en la Guerra Civil española en las brigadas internacionales, del lado republicano.

La mayoría se había alistado al Partido Comunista, que entabló fuertes lazos con la comunidad negra, convencida en aquel momento de que la batalla contra la opresión era universal, y empujada finalmente hacia la lucha contra el fascismo a raíz del bombardeo de Etiopía por Mussolini en 1935. “Lucharon en las batallas del Jarama, Brunete y el Ebro. Los que pudieron volver con vida a EE UU fueron despreciados porque habían estado luchando con comunistas o murieron de enfermedades contraídas en España”, relata Sergi Centelles. Otros fueron enterrados en España. En el mejor de los casos, su heroicidad pasó inadvertida, y en el peor, fueron acosados durante la caza de brujas del senador McArthy por considerarlos peligrosos amigos de la URSS. “Queremos recuperar su historia, difundirla en EE UU y que se conozcan allí las fotos de nuestro padre”, explica Octavi Centelles. Por eso la serie de nueve fotos de los brigadistas afroamericanos del archivo Agustí Centelles saldrán pronto de gira por EE UU y España para que ambos países conozcan la historia de estos héroes olvidados. Se unirán a los actos por el centenario del nacimiento del fotógrafo.

El País.com

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Cultura/gana/pulso/Generalitat/archivo/Centelles/elpepicul/20091129elpepicul_3/Tes


Defensa abre con reservas los archivos de la justicia militar…

noviembre 28, 2009

El País, – 28 Noviembre 2009

Los consejos de guerra franquistas podrán ser consultados.

MIGUEL GONZÁLEZ – Madrid – 28/11/2009

El acceso de los descendientes de fusilados o represaliados y de investigadores e historiadores a los millones de rollos y legajos donde se conservan actas, resoluciones y sentencias de los consejos de guerra y los juicios sumarísimos celebrados en España durante la Guerra Civil y el franquismo será más fácil a partir de hoy.

El acceso de los descendientes de fusilados o represaliados y de investigadores e historiadores a los millones de rollos y legajos donde se conservan actas, resoluciones y sentencias de los consejos de guerra y los juicios sumarísimos celebrados en España durante la Guerra Civil y el franquismo será más fácil a partir de hoy. El Consejo de Ministros aprobó ayer el Reglamento de Archivos Judiciales Militares, que por vez primera regula el acceso público a dichos fondos, aunque con severas restricciones. En concreto, su artículo 9 reconoce el derecho a poder consultar dichos documentos a “quienes hubiesen sido parte en los procedimientos judiciales militares o sean titulares de un interés legítimo”. Aunque el decreto no aclara qué se entiende por tal, Defensa interpreta que es legítimo el interés de los herederos de los protagonistas de aquellos hechos y de los investigadores acreditados.

Pero ni siquiera ellos tendrán acceso sin restricciones. “El acceso por el propio afectado a sus datos de carácter personal sólo podrá ser denegado en los supuestos en que así lo prevea una ley”, señala el reglamento. A los demás, se les podrán negar todos aquellos documentos que “tengan carácter reservado o estén clasificados conforme a la ley de Secretos Oficiales de 1968″. La alusión expresa a dicha ley supone, según las fuentes consultadas, la desclasificación de hecho de los documentos anteriores a su entrada en vigor.

En todo caso, no podrán consultarse documentos que “puedan afectar a la seguridad de las personas, a su honor, a la intimidad de su vida privada y familiar y a su propia imagen”, salvo que se tenga el consentimiento expreso de los afectados o “haya transcurrido un plazo de 25 años desde su muerte, si su fecha es conocida, o, en otro caso, 50 años a partir de la actuación que ponga fin al procedimiento”, de acuerdo con lo dispuesto en la Ley del Patrimonio Histórico Español de 1985.

Con ser muchas las limitaciones, se trata de un avance, pues se regula por vez primera la posibilidad de recurrir si, transcurridos dos días, el funcionario no ha permitido consultar el documento solicitado. Hasta ahora existía un vacío legal, ya que tanto la normativa sobre archivos judiciales como la que afecta a los archivos militares excluían expresamente a los tribunales castrenses, lo que dejaba un amplio margen para la arbitrariedad.

Además, se trata de cumplir la llamada Ley de la Memoria Histórica, que establece el derecho de acceso a los fondos públicos y privados relacionados con la Guerra Civil y la dictadura.

Pero, para que la documentación pueda ser accesible, primero debe ser conservada y catalogada. Por eso, el reglamento crea tres tipos de archivos: los de gestión (donde se guardan los asuntos que están en trámite en la jurisdicción militar); los archivos de los tribunales territoriales y central (a los que se remitirán todos los procedimientos que se den por concluidos y no tengan ningún trámite pendiente) y los archivos históricos militares (donde se guardarán, después de que una comisión técnica evalúe, en función de su interés, si deben ser conservados o destruidos) todos los procedimientos que lleven 25 años archivados en los tribunales.

Este sistema supondrá la concentración de fondos ahora dispersos por toda España, lo que puede provocar nuevos contenciosos como el que generó el traslado a Madrid de los legajos de los consejos de guerra del Tribunal Militar Territorial Primero, que se almacenaban en Valencia en condiciones de agudo deterioro.

El reglamento pretende zanjar cualquier polémica al dejar claro que la titularidad de dichos archivos pertenece al Ministerio de Defensa, pero intenta rehuir el conflicto al señalar que el traslado de todos los procedimientos anteriores a 1980 (cuando entró en vigor la actual planta judicial militar) se hará “progresivamente, de acuerdo con las disponibilidades presupuestarias”.

Defensa asegura que su propósito es no sólo evitar roces con las comunidades autónomas, sino llegar a acuerdos como los ya firmados con Andalucía, Cataluña y Aragón para digitalizar los fondos y dejar una copia en su actual emplazamiento.

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Defensa/abre/reservas/archivos/justicia/militar/elpepucul/20091128elpepicul_5/Tes